Connect with us

Fotografia

Cobertura del conversatorio de fotoperiodismo

Published

on

Entre la noche de la  bohemia barranquina, muy cerca del boulevard que ahoga los sueños  en vasos de licor, se realizó el ‘III conversatorio de fotoperiodismo’, organizado por Martin Pauca  y Paul Vallejos del diario  Perú21, Roberto Guerrero, Alberto “chino” Valderrama. En esta oportunidad se presentó al reconocido reportero gráfico Jaime Rázuri, donde pudimos conocer la su visión y experiencia dentro está vertiginosa profesión.

Comentarios

Cine

Los festivales culturales que migraron a lo digital

Published

on

Cuando se inició la emergencia sanitaria y surgió el confinamiento social el circuito cultural en Perú se vio afectado. Las galerías de arte, los cines, los teatros, las bibliotecas y los museos tuvieron que cerrar sus puertas. De golpe se cancelaron importantes ferias y festivales culturales; sin embargo, en el país algunas de esas organizaciones han sido tenaces y se reinventaron con el único fin de no truncar sus misiones y sus ofertas culturales. En ese sentido, importantes marcas como el Festival de Cine de Lima, el Festival de Cine Al Este, el Hay Festival Arequipa y la Alianza Francesa de Lima asumieron el reto e inauguraron sus eventos de forma no presencial utilizando como herramienta, la tecnología para ingresar al mundo virtual.

Revista impresa Lima Gris N° 20.

Lima Gris conversó con cada uno de sus directores para que nos den sus impresiones sobre los avatares que tuvieron que afrontar en esta pandemia que le declaró la guerra a la cultura.

Iniciada la pandemia muchos festivales fueron cancelados; solo algunos festivales lograron organizarse a pesar de tenerlo todo en contra. Marco Muhletaler, director del 24º Festival de Cine de Lima, mencionó:El miedo estaba ahí todo el tiempo. Yo creo que sí, fuimos muy claros en el momento de que lo que haríamos era llegar a hacerlo, y hemos tenido idas y venidas básicamente por temas de recursos, hasta que fuimos encontrando los aliados, los soportes y las plataformas. Yo quería estar seguro de que íbamos a poder atender al público de la mejor manera posible, porque quería que las películas se puedan ver bien, que los cineastas y los distribuidores con quienes trabajamos hace más de 24 años, puedan confiar en nuestra plataforma para tener una buena manera de exhibir sus películas, y cuando lo tuvimos, recién lo anunciamos”.

Marco Muhletaler director del CCPUCP y del Festival de Cine de Lima. Foto: PUCP.

En la ciudad blanca el Hay Festival también migró a lo virtual, con una clara premisa: resistir.  Ángela Delgado Valdivia, directora de Desarrollo del Hay Festival Arequipa 2020, señaló:La situación fue compleja y difícil. Cuando se decretaron las medidas de confinamiento estábamos a casi dos semanas de hacerlo en Gales, pero la decisión se tomó rápido y se migró a lo digital. A Arequipa no le tocaba otra solución que atender a las medidas de seguridad por la pandemia y seguir adelante. Lo que quiere el Festival es sentar continuidad y dejar un precedente; dejar el alma, y dejar la huella”.

Ángela Delgado. Foto: Julio del Carpio.

Otro de los festivales de cine que fue golpeado por la pandemia es el XI Festival de Cine Al Este, dirigido por David Duponchel. Para él, el tema económico fue importante ya que se tuvo que realizar una inversión onerosa para migrar a lo virtual. “Pienso que ha sido más caro, porque se ha tenido que hacer una plataforma. Nosotros, lo que hemos tenido como suerte en esta edición, es la respuesta de los directores”, señaló Duponchel.

Otro importante eje cultural en el Perú, es sin duda la Alianza Francesa. Para su director Nicolás Mezzalira, ha sido una experiencia intensa migrar en corto tiempo a lo virtual.“El teatro lo tuvimos que parar, pero hemos logrado terminar con suerte nuestro gran festival llamado Temporada Alta de Teatro Experimental, que fue hasta la quincena de febrero. Pero sí tuvimos que anular luego toda la temporada de artes escénicas y también la galería de artes visuales; aunque esta galería se ha reiniciado hace un mes y medio cumpliendo con los protocolos y ya está funcionando con un aforo súper reducido; pero el teatro todavía no. Y el cine según la fase cuatro abrirá a fin de mes”, explicó Mezzalira.

Con la pandemia también se tuvo que prescindir de muchos trabajadores; Marco Muhletaler manifestó: El equipo fue mucho más pequeño. Tuvimos que adaptar la organización a las realidades de esta nueva forma de hacer festival. Algunos empezaron a aprender cosas nuevas, y tuvimos que estar en otras posiciones a las habituales. Para muchos, era como aprender a hacer algo nuevo”.

Pero como en toda crisis, también aparecen nuevas oportunidades, una de ellas fue nuevos puestos de trabajo en áreas de comunicación digital y community manager. En ese sentido, Ángela Delgado precisó: “Nuestro equipo de comunicaciones del Festival tomó contacto con cada una de las personas y grupos presentes que están involucrados en el asunto de community manager, o de emprendimientos culturales y comunicativos a partir de la plataforma internet. Hemos dado más énfasis y creo que se lo seguiremos dando al equipo de comunicación digital que es tan necesario y tan pertinente en este tipo de estrategias”.

Una de las preguntas pertinentes ante la nueva experiencia virtual fue ¿cuál será la respuesta del público? David Duponchel afirmó: “Aproximadamente sumado a todo lo que es gratis, siempre ha sido entre diez mil y doce mil espectadores. Este año todavía no tenemos las cifras, pero lo que ha pasado es que hay más miradas de películas; entonces hubo menos gente que ha comprado su ticket. Pero la gente también ha visto más películas porque había películas gratis y también hubo un pago que hacer y había una preventa que nos ha ayudado también a pagar algunos derechos de películas”.

David Duponchel. Foto: Al Este de Lima.

En el caso de la Alianza Francesa, Mezzalira explicó: “En abril fue 40% menos. Somos una sociedad sin fines de lucro, pero el 90% de los ingresos de la Alianza Francesa vienen de las clases; entonces si haces el cálculo: 40% sobre el 90% es un golpe súper fuerte. El mercado del idioma no ha sufrido mucho con referencia a los otros mercados; como, por ejemplo, el de los restaurantes, que han sido destrozados durante seis meses. Y te puedo decir que octubre de 2020 fue mejor que octubre de 2019 en volumen de inscripciones, y por eso hemos mantenido todos los sueldos y todos los empleos al cien por ciento”.

Ante una crisis provocada por la pandemia, el respaldo de algunos auspiciadores se mantuvo en algunos casos; en otros, se tuvo que bregar ante la ausencia de marcas. Marco Muhletaler mencionó: Nosotros contamos con la colaboración del BBVA que se ha mantenido este año tal cual, y estamos muy agradecidos por seguir apostando por el Festival de Cine. La verdad, es que tampoco hicimos una campaña muy agresiva para salir a buscar a otros auspiciadores, pero ahí se unieron algunos auspiciadores en el camino”.

Además, agregó: “El Festival se ha hecho con casi el 8% del presupuesto regular y las entradas tenían los precios más bajos. Una entrada era para toda una familia, o para un grupo de personas que comparten una pantalla; pero también la virtualidad llevaba a otras salidas desde el punto de vista presupuestal; porque no teníamos deudas tan grandes en pasajes y en hoteles y otros costos que son muy altos”.

Por su parte, Ángela Delgado manifestó: Se han portado súper bien, porque sabemos que es un año difícil. Y si ustedes ven nuestra lista de patrocinadores, son empresas que nos han seguido casi desde el primer año; fieles, sólidas y comprometidas con los objetivos. Ahora, es evidente que el monto ha descendido por las propias circunstancias y lo entendemos bien. Lo que no entendemos y en esto me permito ser muy cuidadosa con lo que estoy diciendo: es que haya instituciones como el Gobierno Regional de Arequipa que se comprometió a un patrocinio para el Festival, pero lamentablemente no contestó nuestras cartas; lo ha hecho recién hace unas semanas diciéndonos que no pueden por la pandemia, pero nosotros también nos cuestionamos y nos gustaría saber qué tipo de políticas y qué tipo de consideración tienen hacia el área cultural”.

Una de las estrategias que utilizaron los festivales virtuales, fue la preventa. Una importante herramienta que evitó que el golpe económico sea más fuerte. En ese sentido, David Duponchel afirmó: “Hemos vendido mucha preventa a 29 soles, pero también había muchos estudiantes y por eso este año hemos vendido muchos tickets, pero al final hay poca recaudación porque tienes que cobrar 12 soles a los estudiantes nacionales para que vean 60 películas, pero atrás de esas 60 películas hay titulación y está la plataforma que tiene un costo. Lo que pasó realmente es que se divide el ingreso de dinero con el cine; por ejemplo, Cineplanet te toma la mitad, más el impuesto de la municipalidad, y no te queda mucho sobre el boleto final y eso es un problema, porque los festivales todo el tiempo no pueden contar con el apoyo del Estado, porque también se tienen que sostener”.

Pero cada festival también tuvo sus propias limitaciones; en algunos casos la ausencia de público fue mayor. Para Marco Muhletaler este año: “Ha sido menor y necesariamente tenía que ser así, porque recordemos que este año el Festival tuvo 30 películas, versus las 167 películas que tuvo el año pasado en su sección principal, más otras 300 en la sección de la Muestra Itinerante. Por otro lado, se pensaba que por el hecho de que sean virtuales los tickets iban a ser ilimitados. Pero los distribuidores nos marcaron a nosotros un numero de tickets y el universo total de tickets que nosotros podíamos vender ha sido de 15 mil, pero eso no significaba que eran 15 mil personas y de acuerdo a la estadística que hicimos, cada ticket vendido significaba que cada día era visto por 2 personas en promedio”.

Instituciones comola Alianza Francesa en plena pandemia apostaronpor una inyección cultural permanente, para ellos las redes sociales jugaron un papel importante como plataforma. Estamos muy orgullosos de todo el equipo, porque tuvimos una semana donde sabíamos qué hacer y lo hicimos con una onda un poco ligera, desde el 16 de marzo subimos una canción por ahí, un libro y una visita virtual al Museo del Louvre. Pero como actividad más fuerte empezamos a partir de la quincena de abril con danza en casa y luego nos tomó como dos semanas para montar el primer festival en línea en danza. Y eso no se improvisa; la política cultural tiene que ser muy clara porque consideramos que los artistas iban a ser muy impactados”, destacó Nicolás Mezzalira.

Nicolás Mezzalira. Foto: Rqphoto.

En todo cambió se suscitan también nuevos problemas. La tecnología es un gran aliado, pero muchas veces hay cosas que suceden de forma inesperada. Marco Muhletaler nos cuenta ese curioso momento del Festival de Cine de Lima: “Sin duda este año el tono que debía tener toda la comunicación no era celebratorio. Celebrar la fiesta del cine no era el enfoque en ese momento, pero sí era el momento propicio para seguir viendo cine y pensamos que debería ser un espacio de conversación, difusión y de reflexión sobre dónde estábamos en ese momento y en la inauguración hicimos un conversatorio sencillo pero profundo a la vez. Y en la clausura llegamos a hacer lo mismo, pero tuvimos la primera baja fuerte de internet en toda la emisión del festival, porque no habíamos tenido ni un solo problema serio, pero en plena clausura se cortó la trasmisión a la mitad y tuvimos que grabarla para poder emitirla, pero el público fue muy cálido también”.

Otro de los retos que tuvieron que afrontar los festivales, fue la difusión en los medios de comunicación. Vender un evento virtual en plena pandemia no fue una tarea fácil. David Duponchel detalló: “Ha bajado y ha subido. Internacionalmente ha subido; hemos tenido un montón de artículos en Argentina y hemos tenido artículos en la prensa de América Latina. Y nacionalmente un poco menos, porque no tuvimos televisión local este año. Solo en cable estuvimos en Wantan Night y en prensa escrita, en El Comercio y Correo”.

Al pasar de un festival presencial a uno virtual, sin duda se pierde algo, pero también se gana. Para los directores de los festivales, ¿qué se perdió y qué se ganó con esta nueva experiencia?

Marco Muhletaler: “Yo creo que ganamos la posibilidad de que el contenido sea más democrático y llegue a más regiones del país. Ahora, lo que más perdió el Festival es el espacio de comunicación y de encuentro físico que no solamente se vive en las salas, porque se viven en los pasillos, en la cafetería, en la sala de prensa y en el día a día”.

Ángela Delgado: “Si somos conscientes de las circunstancias, creo que vamos ganando en presencia mediática a nivel internacional; vamos ganando en conocimiento respecto al Festival hacia diversos públicos. Qué hemos perdido… yo creo que eso es temporal y momentáneo. Se pierde la calidez del contacto directo, eso es un factor humano irresistible y además imprescindible en el contacto humano porque es nuestra propia naturaleza”.

David Duponchel: “Lo que hemos perdido son quizás los encuentros que uno hace en un festival y la calidad de la proyección, porque hay películas que necesariamente se tienen que ver en una sala de cine. Pero también sentí que ganamos en las clases virtuales, porque hubo como un calorcito que lo vivimos en directo y los contactos con mi equipo… nos hemos visto casi siempre vía conversa”.

Nicolás Mezzalira: “Yo vengo de las artes escénicas de la calle y siempre militaré para que volvamos a los espacios físicos, porque creo que a nivel antropológico las artes escénicas es más que presenciar un espectáculo. Es recrear el círculo mágico de la palabra, el enlace social y el vínculo social. Somos animales y necesitamos abrazarnos. Y la otra cosa es que el arte y la cultura están ahí para eso, y no es casualidad que sea el sector más impactado por todos, porque al final arte y cultura es donde desde miles de años nos hemos encontrado nosotros. Y se ha ganado algo para capacitaciones, porque todas esas herramientas como zoom, y google earth, todo eso existía antes del 16 de marzo, pero no estaba en nuestro pensamiento y a nadie se le había ocurrido hacer un Congreso Mundial de las Alianzas Francesas con zoom, en lugar de que todos vayan a París”.    

(Articulo publicado en la revista impresa Lima Gris N° 20)

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Tres fotógrafas peruanas fueron premiadas en el POY Latam 2021

Published

on

Fotografía de Carina Escudero.

Uno de los premios más importantes de fotografía documental se lo llevaron tres fotógrafas peruanas. Uno de los galardones fue para Carina Escudero (Categoría Deportes – tercer lugar con su foto “Cholitas Wrestling”), el segundo premio se lo llevó Florence Goupil (Categoría Fotógrafo iberoamericano – mención de honor) y el tercero fue para Natalie Fernández (Categoría Vida cotidiana – mención de honor- con su foto “Mom”).

Con estos tres premios la fotografía peruana se posiciona en unos de los concursos mas prestigiosos del fotoperiodismo y foto documentalismo en Iberoamérica el POYLatam 2021, que en su sexta edición transmitió en vivo el juzgamiento y la selección de finalistas, entre el 14 y el 16 de enero, a través de las redes sociales del concurso.

Fotografía de Florence Goupil.

El jurado del certamen estuvo integrado por la mexicana Gael Almeida, la argentina Gisela Volá, la ecuatoriana Karla Gachet, la franco-cubana Magdalena Herrera, el portugués Daniel Rodríguez y la estadounidense Mallory Benedict. Los jueces se conectaron, a través del formato virtual, desde siete países para la deliberación y selección de los ganadores.

La misión del Pictures of the Year Latam (POY Latam), que este año cumple su décimo aniversario, es reconocer la excelencia en la fotografía documental y el fotoperiodismo en Iberoamérica. Para Pablo Corral Vega, se trata de una reflexión visual sobre la situación de los derechos humanos y los temas que nos comprometen y afectan.

Fotografía de Natalie Fernández.

Un 42% de mujeres fotógrafas se hicieron acreedoras a los premios del POY Latam, demostrando el poder de la mirada femenina en Iberoamérica. El jurado estuvo compuesto por cinco mujeres y un hombre.

El POY Latam fue creado por el estadounidense Loup Langton y el ecuatoriano Pablo Corral Vega en el año 2011, con el objetivo de celebrar la excelencia en la fotografía documental, periodística y artística de Iberoamérica. Es la primera vez que se realiza el juzgamiento, selección y premiación de forma virtual. El jurado del POYLatam tuvo valorar 22.288 imágenes de los 1.084 fotógrafos que postularon en 14 categorías.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

EL CENTENARIO DEL FALLECIMIENTO DE EUGENIO COURRET

Published

on

Por Enrique Mori
(Bibliotecario-BNP)

Hace cien años partió hacia la inmortalidad el fotógrafo francés Eugenio Courret, Michel Eugene Courret Challet, era su nombre completo de este artista; nacido en 1839 (año en que el mundo conocía el daguerrotipo) llego a las costas peruvianas en 1861 para laborar en el estudio de otro compatriota que ya hacía unos años hacia labor con la cámara oscura, Eugene Maunoury. Eugenio y su hermano Aquiles, ya independizados de Maunoury abrieron su propio estudio fotográfico, “Fotografía Central,” la cual desde el primer momento tuvieron éxito con sus retratos y por la popularización de las tarjetas de visita, un formato fotográfico por el que se podría decir que “democratizo la fotografía,” el daguerrotipo (primera técnica fotográfica llegada al país, estaba con los días contados).

Para 1865, Eugenio y su hermano, adquieren los locales que poseía Maunoury, uno de ellos en el Callao, lo que los hace tener un gran comercio sobre el retrato en la ciudad.

Pero Eugenio Courret no solo se aventuró a los retratos de estudio, también cubrió hechos de importancia desde mediados de la década de 1860’s hacia adelante, una de estas primeras aventuras lo llevo a la Polinesia francesa a fin de retratar a los nativos que eran llevados al Perú a trabajar en condiciones terribles; el combate del 2 de Mayo también fue otra acción que retrato, soldados, artillerías y escenarios del conflicto bélico que sello el intento de la corona española de recuperar sus antiguas posesiones de ultramar; la nefasta guerra con Chile es otra serie de imágenes que han quedado capturadas en las frías placas de vidrio y en cuyas emulsiones plasma la destrucción de Chorrillos y Miraflores, principales balnearios de la Lima del 800 y a las fuerzas invasoras posando dentro del estudio del galo artista, nos muestra una vez más que los actos beligerantes de los hombres no tiene dimensiones en su afán de ganar guerras insensatas; el conflicto civil de 1895 es otra serie de imágenes del accionar de las tropas pierolistas en diversos puntos de la capital; por esta serie de eventos que Eugenio Courret vivió para retratarlo es que algunos los consideran como pionero del periodismo gráfico en el país.

Muy aparte de sus retratos de civiles, militares, políticos y religiosos, están sus muy buscadas fotos de la ciudad que lo acogió, Lima, la ciudad de los reyes, las tres veces coronadas o la perla del Pacifico, sirvió de escenario para una larga lista de calles, avenidas, plazas, plazuelas, edificios públicos, privados y religiosos que hasta el día de hoy nos asombra por sus detalles con nitidez a tal punto de creer que pudieran haber sido tomadas en el momento actual… pero estas escenas se complementaban con los retratos de los tipos populares de la ciudad, el panadero, el aguatero, comerciantes de a pie, fruteras entre otros fueron captados por el lente de Eugenio y muchas veces comercializados en formato tarjeta de visita (carte de visite en su nombre francés), otras veces estas tarjetas eran montadas en álbumes junto con vistas de las vías férreas del ferrocarril central, señal del desarrollo y modernidad que el Perú vivía producto del boato del guano y antes de la guerra con el vecino país del sur, estos álbumes eran expuestos o eran vendidos con el nombre de “Vistas del Perú” y que actualmente se pueden ver, en formato digital, en alguna Biblioteca Nacional extranjera.

A lo largo de la vida del Estudio Courret, sus retratos y vistas fueron premiadas, ya sea cuando Eugenio lo administraba o cuando ya le había traspasado el estudio en 1887 a su más cercano colaborador Adolfo Dubreuil, es así  como en 1869 logran la medalla de oro en la Exposición Nacional de Lima por una composición realizada por el artista francés A. Carpelt, una foto oleo a partir de una fotografía de Courret del combate del 2 de Mayo; en 1872 se inaugura el Palacio de la Exposición y se celebra la Exposición Industrial de Lima en donde Courret obtiene no solo el derecho exclusivo para fotografiar el evento como la infraestructura, sino también gana la Medalla de oro en dicha exposición; pero quizás una de las más importantes sea la ganada en la Exposición Universal de 1900 en París, medalla de oro que el estudio recibe bajo la administración, ya por entonces, de Dubreuil.

Pero quizás, dentro de este recuento de actividades y logros, la mayor importancia del legado de Eugenio Courret y del estudio que termino dirigiendo Rene Dubreuil, es los personajes retratados, sin los cuales sería muy difícil ilustrar la historia política, cultural, social del Perú republicano, en sus vidrios han quedado atrapados las imágenes de los gobernantes de la Republica desde Ramón Castilla hasta Sánchez Cerro en donde se puede apreciar, la sencillez, al inicio, de los fondos o elementos decorativos, a pasar a fondos más complejos y muebles más detallados a fines del S. XIX; así también encontramos retratos de figuras de nuestra literatura nacional como Mercedes Cabello, Atanasio Fuentes o Manuel Gonzales Prada; el clero también fue participe de retratarse ante el más emblemático estudio de la ciudad, en ello podemos encontrar religiosos y monjas de distintas ordenes, así también como altas jerarquías de la iglesia de la capital; pero lo que quizás nos llena de orgullo y emoción es ver y a los que han tenido el honor de tocar las placas de los que participaron en la Guerra con Chile, el solo hecho de apreciar la placa de Miguel Grau lo llena a uno de una serie de preguntas sobre ese momento capturado en la emulsión que al día de hoy sobrevive al paso de los años; Cáceres, Iglesias, Piérola son otros personajes que también encontraremos, pero quizás uno de los grandes personajes por rescatar de estas placas son los anónimos soldados que hasta el día de hoy no se ha iniciado algún estudio serio por agruparlos e identificar a los cientos retratados para de esta manera rendir un homenaje por su sacrificio a la patria. Mención también merece    las fotografías post mortem de niños y adultos que nos muestra una práctica ya olvidada de la sociedad limeña del S. XIX y entendible a causa de las incesantes epidemias y males que de vez en cuando asolaban a la ciudad y el pésimo estado sanitario en que Lima tenia por entonces y que a muchas familias les arrebataba a los hijos esperados y amados y que como único consuelo solo quedaba la fría y triste imagen del bebe muerto sobre el papel albuminado; el otro recuerdo, ya casi olvidado, es el de las novias de negro, muy cuestionables a la fecha ya que muchos aseguran que si fue producto de la Guerra con Chile o una moda importada de Europa debido a que por entonces las damas europeas se casaban de vestidos de novias de colores oscuros hasta la imposición del vestido blanco como tributo a la pureza y a la castidad de la novia.

El Estudio Courret ha sido motivo de múltiples estudios e interpretaciones por especialistas en el arte, la historia y las humanidades, desde los primigenias interpretaciones de Hugo Neira, pasando por ser parte de un estudio más grande para entender la fotografía en el S. XIX por McEllroy, los difusores de Peñaherrera, Milla Batres o Tauro del Pino, para llegar a las grandes interpretaciones de su obra y legado realizado por el MALI, Deustua, Schwarz y finalmente llegar al estudio de la familia Courret que ha iniciado la investigadora Tauzin y del cual se debe el encontrar la partida de defunción de Michel Courret; comentar el estado del arte, del Estudio  Courret, como de Eugenio es muy amplio y merece un artículo o estudio bibliográfico aparte.

Michel Eugenio Courret fallecía un día como hoy, 23 de Junio, en las lejanas tierras francesas y nos dejaría no solo un legado simbólico por la importancia que significa su archivo como documentos históricos de mucha importancia para la historia de nuestra vida republicana (y que esperan ser declarados “Patrimonio Cultural de la Nación” por el MINCUL) sino por bien físico que supone este archivo, hoy resguardado y difundido su contenido por la Biblioteca Nacional del Perú (BNP) con un total de más de 55 mil placas de vidrio y acetato adquiridos por nuestra primera institución cultural del país en el año de 1986 durante la gestión de Juan Mejia Baca; si bien el proceso ha sido lento en cuanto a su tratamiento (desde 1991 en que se inician las coordinaciones para poder iniciar su digitalización hasta el año 2008 en que es trasladado a la nueva sede de la BNP en San Borja para una mejor conservación optima) hoy podemos asegura que su legado está asegurado para las futuras generaciones y será una fuente abundante para nuevos estudios e interpretaciones de nuestra historia y de nuestra sociedad republicana.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

LOS FOTÓGRAFOS CUSQUEÑOS

Published

on

Miro y vuelvo a soñar. Una hermosa e histórica tarjeta fechada el 28 de julio de 1921 ha capturado desde la Plaza de Armas del Cusco, la antigua Huacaypata, el vuelo sincrónico de Enrico Rolandi, aviador italiano que realizó el 24 de mayo de ese año, el primer vuelo de Lima a Cusco y que en la fecha patria, hizo como homenaje al aniversario de la independencia, este vuelo excepcional para admiración, sorpresa y susto de los antiguos cusqueños. Lo que no se sabe, es qué el fotógrafo tuvo el privilegio de estampar esta hazaña en su primigenia cámara.

Las calles asimétricas de Cusco, la ciudad Puma de Manko Chapaq y Atawallpa, con nombres que nos recrean su historia como Qayaukachi, K’illipata, wakapunku, Loreto, Concebidayoc, han sido perpetuadas gracias a anónimos artistas callejeros que se ganaban la vida fotografiando a estudiantes, paseantes o aquellas fiestas rituales como el Corpus o la procesión del Señor de los Temblores, o el Cruz Velacuy.

Mercado.

No conocemos sus nombres pese a haberlos visto cualquier día de los años 50, 60 0 70, montando su trípode en el cruce de la Plaza de Armas y Triunfo o por la plazoleta de San Francisco. Ellos fueron también los que se contrataba en matrimonios, velorios y otras reuniones familiares.

De esos tiempos, nos quedaron hermosas postales de  beldades de la época, paseos a la antigua Recoleta o Sacsayhuaman, procesiones, bailes carnavalescos, fiestas populares, paisajes y anónimos personajes que la tradición hizo notables.

San Cristóbal con vista a la Plaza de Armas.

RECOPILANDO LOS TIEMPOS VIEJOS

El arqueólogo Oscar Montufar Latorre, es un  amante de la fotografía, y aparte de hacer constantes incursiones por parajes desconocidos para guardarlos en su cámara, ha tenido la virtud de recolectar fotografías desconocidas de anónimos retratistas.

Gracias a su acuciosidad, pudimos conocer a Luis Hernán Figueroa Lozano-Alvarez, (Cusco, 1980) fotógrafo autodidacta, docente de fotografía en el Centro de Extensión en la Universidad San Ignacio de Loyola y fundador de Foto Club Cusco.

Lucho, para abreviar, pertenece a la dinastía de los hombres de la cámara chica como sus antecesores y homónimos Juan Manuel Figueroa Aznar y  Luis Figueroa Yábar, ambos fotógrafos y el segundo iniciador del denominado Cine Club Cusco y responsable principal de la película Kukuli, primera filmación con diálogos en quechua, estrenada el 27 de julio de 1961 en el cine Le Paris de Lima. “Por coincidencia llevamos el mismo apellido, pero no somos parientes”, aclara.

Calle Procuradores, Cusco.

En una amena entrevista on line, se refirió a los antecedentes de la fotografía cusqueña, su desarrollo y permanencia, dando los nombres de los principales artífices de este arte que se hizo universal por el talento de grandes cultores como Cisneros, Chambi, Figueroa. Por los años 60, la prestigiosa revista LIFE, reprodujo muchos de sus trabajos.

“El primer fotógrafo que llegó al Perú fue Maximiliano Danti el 8 de mayo de 1842 y a Cusco,  Emilio Colpair en 1860.”

“Pablo Macera denominó Escuela de Fotografía Cusqueña a los que cultivaron el mismo gusto estético y tuvieron  igual discurso artístico, entre ellos nombramos a Daniel Cisneros, Miguel Chani, José Gabriel Gonzáles, Juan Manuel Figueroa Aznar que llegó de Ancash, Martín Chambi de Puno, quien trabajó un tiempo con los hermanos Vargas en Arequipa.  Figueroa y Chambi compartieron el mismo estudio en Cusco, pero Chambi se quedó finalmente a cargo.”

La hija de Martín Chambi, Julia, fue una de las primeras mujeres pioneras de la fotografía cusqueña y realizó de manera anónima un relevante trabajo desde el estudio paterno ubicado en la calle Marquez y al fallecer su padre y mentor, se hizo cargo del famoso archivo.

Agregamos el nombre de Jorge Cornejo Bouroncle, quien no era cusqueño, parece ser fue de Arequipa pero radicado en la capital incaica, asumió el reto de amarla y guardar sus atractivos en un hermoso archivo fotográfico que fuera exhibido en Lima por los años 80.

Figueroa menciona a  los hermanos Crisanto y Filiberto Cabrera, quienes dejaron impresas numerosas placas del terremoto del año 50 lo mismo que Eulogio Nishiyama, otro artífice del CCC.

Y cómo no recordar al famoso Alcides Lechuga, “Lechuguita” quien con un cigarrillo en la oreja, La Cumparsita en su silbido, supo llevar las mejores fotos de acontecimientos políticos, cívicos y sociales a los diarios de Cusco y a La Prensa de Lima.

El antropólogo Ricardo Guevara, pertenece a la nueva hornada de fotógrafos, pero con una nueva visión. Sus fotografías surrealistas nos dan una perspectiva distinta de las calles cusqueñas.

ÉPOCA DE ORO

De acuerdo a Luis Figueroa, la edad de Oro de la fotografía en Cusco, es la etapa más resaltante porque el fotógrafo local, tenía un concepto nacido en los Andes. “Su discurso fue propio, no lo habían importado de ningún lado”, nos dice.  “Aparte que desarrollaron un gusto paisajista y personalmente cada uno guardó una serie indefinida de fotos, muchas de ellas perdidas.”

“Se tomaban las fotos poniendo un telón de fondo y algunos aderezos como jarrones  y otros objetos de utilería brindaban un mayor aporte. Y las poses resultaban muy estiradas, no había naturalidad, pero nos sirve para rescatar modas y costumbres de una época.” Subrayando las palabras de Luis,  podríamos decir que los fotógrafos cusqueños cumplieron una labor antropológica y social de primer orden, como muchos de sus pares en otras ciudades del Perú de entonces.

Fotógrafos recientes son: Carlos Nishiyama, que viaja a los pueblos andinos para registrar sus rituales, Adriana Peralta, Jazmín Lezama, Gustavo Vivanco, Andrés Allain, Jiro Gonzáles, Diego Nishiyama, Iván Gavancho, James Aragón y otros.

Luis Figueroa, fue formado por su abuelo, el hacendado Don Alejandrino Lozano-Alvarez, quien le enseñó los elementos de la óptica y el uso de cámaras de formato medio. “Era aficionado a la fotografía y sacó muchas fotos de  parajes de su hacienda ubicada en La Raya, camino a Juliaca, nos dice, además de registrar reuniones familiares y su ganado ovino y de auquénidos.”

 Luis Figueroa, rescata el patrimonio vigente del hombre andino con su proyecto Machupicchu, cultura viva.

Ha participado en numerosas exposiciones colectivas en Cusco, Lima, Miami, Laussane (Suiza), Dubai (Emiratos Árabes) y ha realizado exposiciones personales en Cusco, Lima, Terni (Italia).

Comentarios
Continue Reading

Fotografia

Fotografías en color del descubrimiento de Machu Picchu (1911)

Published

on

Fotografías en color del descubrimiento de Machu Picchu en 1911 en Cusco. Fotos: Ministerio de Cultura.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

La vida en Pucallpa en medio del coronavirus

Published

on

El fotógrafo Gino Rossi nos muestra cómo se vive el día al día en Pucallpa, una de las más importantes ciudades en la amazonia peruana. Con su lente captura lo cotidiano en medio del estado de emergencia impuesta por el presidente Martín Vizcarra.

Rossi explora la calle, los mercados y las costumbres de una particular ciudad de la amazonia. Aquí no hay glamour, aquí solo vemos el reflejo de una región que hace lo posible para adaptarse y sobrevivir ante una cuarentena nunca antes experimentada.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Proyecto fotográfico “COn + VIDas”

Published

on

COn + VIDas es un proyecto fotográfico a corto plazo que recoge la mirada de todos los ciudadanos y ciudadanas, sobre sus vivencias en casa durante el Estado de Emergencia.

Proponemos documentar y visibilizar la vida diaria de todos los ciudadanos y ciudadanas, quienes, mediante la acción responsable de permanecer en casa, están aportando a la prevención del COVID-19 y la recuperación de más vidas, durante el tiempo que dure la cuarentena como medida adoptada por la emergencia sanitaria a causa de la pandemia.

Dicho registro, se hará desde la mirada activa de cada uno de los protagonistas que, a través de las herramientas con las que cuenten, irán documentando sus experiencias en casa.

Aquí el Facebook del proyecto para más información.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

PetroPerú cancela inauguración de exposición fotográfica por coronavirus

Published

on

Hoy se iba a realizar la inauguración de la exposición fotográfica «Ojos de la Amazonía» en el Centro Cultural PetroPerú en San Isidro, pero ha sido cancelada por prevención al coronavirus.

En el comunicado emitido por PetroPerú mencionan: “Frente a la pandemia COVID-19 que se viene registrando en nuestro país y el mundo, y en líneas de las medidas emitidas por el Estado, la empresa informa la cancelación de la ceremonia de inauguración de la exposición fotográfica “Ojos de la Amazonía”, que se tenía programa para el jueves 12 de marzo en el Centro Cultural”.

El comunicado también señala que la muestra fotográfica estará abierta al público desde mañana 13 de marzo hasta el 15 de mayo desde las 11 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

“Ojos de la Amazonía” es una exhibición que plasma en imágenes las costumbres, vivencias, tradiciones y actividades cotidianas de los pueblos amazónicos, efectuadas por ellos mismos y en su propio entorno, mostrando su vida a través de sus propios testimonios, con historias familiares y comunitarias que buscan dar a conocer sus preocupaciones y costumbres en torno al espacio en el que viven.

En la exposición fotográfica se resume los trabajos producidos en los talleres de fotografía realizados con la participación de las comunidades Nueva Musa Candashi, Nazareth, San Antonio y Kigkis, en Loreto. En esta oportunidad, la muestra se nutre de dos nuevos talleres de fotos que la asociación Ojos Propios, por encargo de la petrolera estatal, realizó en 2019.

https://www.limagris.com/muestra-fotografica-ojos-de-la-amazonia-en-petroperu/  

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIBRERÍA

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending