Connect with us

Opinión

“Los padres del ciclón Yaku y el Niño Costero”, por Umberto Jara

Lee la columna de Umberto Jara.

Avatar photo

Published

on

Las imágenes dramáticas y angustiantes de modestas familias que pierden sus casas o padecen la inundación de las viviendas que construyeron con enorme esfuerzo, eran posibles de evitar al igual que la destrucción de carreteras, puentes, calles y plazas.

Lo que estamos viendo tiene varios autores. No es solamente la furia de la naturaleza. Es la clase política que, además de ejercer la corrupción, tiene en común el infame rasgo de despreciar a los que más necesitan.

Recordemos una escena ocurrida en el verano de 2017. El fenómeno del Niño Costero abatía a las regiones de Tumbes, Piura y Lambayeque. El 13 de marzo los despachos periodísticos informaban que las lluvias no se detenían. Ya habían 75 muertos y más de 700 mil damnificados. En la mañana de ese 13 de marzo de 2017, mientras las inundaciones destruían el norte del país, el entonces presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, se refrescaba, ajeno al drama, en la piscina del Lima Golf Club. Una escena de desprecio hacia el país que él mismo había pedido gobernar.

PPK luego de un chapuzón en el Lima Golf Club. 13 de marzo de 2017 a las 11 am.

A PPK y su gobierno de lujo —así se autodenominaron— no les interesó el drama de las poblaciones norteñas. El Niño Costero había empezado en enero y la mañana del piscinazo presidencial ya era marzo. En los dos meses perdidos, el ministro de Transportes y Comunicaciones tuvo a su cargo “liderar” las acciones. ¿Quién era? Martín Vizcarra. El 22 de marzo, el primer ministro Fernando Zavala, lo anunció como el posible “Zar de la reconstrucción”. Así eran los del gobierno de lujo: ostentaban con frases huecas su ineptitud.

El último día de aquel marzo, Defensa Civil informó cifras mayores. 101 fallecidos, 353 heridos, 19 desaparecidos y casi un millón de afectados. Padres, hijos, nietos y abuelos refugiados en carpas y en improvisadas viviendas de esteras y triplay, con necesidades de agua, alimentos, vestimenta y bajo un agobiante calor por encima de los 30 grados centígrados.

¿Qué hicieron PPK y su gobierno de lujo? Nada. Recién el 4 de mayo de 2017 —cuatro meses después de iniciado el fenómeno climático— se les ocurrió nombrar como Director Ejecutivo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, eso sí, con rango de ministro de Estado, a Pablo de la Flor. ¿Era un experto en materia de desastres y reconstrucción de poblaciones devastadas? No. Venía de ser gerente de la División de Asuntos Corporativos del Banco de Crédito del Perú. Apenas cinco meses después, De la Flor —que nunca se instaló en el Norte— renunció.

La tragedia que hoy los peruanos vuelven a padecer, se originó en el gobierno de PPK y su desprecio por los más necesitados.

Luego vino Martín Vizcarra. Este sujeto nombró como jefe de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios a un miembro de su corrupta camarilla de gobernadores, Nelson Chui Mejía. Venía de ser Gobernador de Lima y al asumir el cargo declaró, como anuncio de su impunidad: “Todo fue una sorpresa para mí; no conozco los detalles de cada región”. Tenía una denuncia penal por el presunto delito de peculado en agravio del Estado y Vizcarra le entregó 7 mil millones de soles “para invertir en obras”. Fue el año 2019.

En diciembre del 2020, Francisco Sagasti, el poeta, fue a Piura y declaró: “Vamos a dejar al país, a Piura y otras regiones enrumbadas hacia el Bicentenario. Lo importante de estos proyectos es que sean una infraestructura para los próximos decenios y hasta centurias”. Apenas tres años después, Piura está inundada. Sobre Castillo solo cabe decir que tuvo informes a la mano pero el pro-senderista deseaba la destrucción del país.

Las escenas que estamos viendo con los desbordes de ríos y activación de quebradas, tienen un manto de infamia que abarca a Kuczynski, Vizcarra, Sagasti y Castillo. Con ellos, la llamada Autoridad para la Reconstrucción con Cambios se convirtió en un ente burocrático con millones de millones de soles a disposición. Si se levanta la alfombra de podredumbre que la cubre se podrá hallar lo anunciado por el portal Infobae en una reciente entrevista al Contralor de la Republica: “Contraloría halló más de 840 funcionarios con responsabilidades penales y civiles en la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios. Según el contralor Nelson Shack, la entidad creada tras el Niño Costero del 2017 ha tenido un gasto de 25 mil millones de soles”.

Ineptitud y corrupción criminal si vemos las dolorosas imágenes de miles de familias afectadas por el ciclón Yaku. Seis años después el mismo drama de 2017.

Escucho decir: “No estamos preparados para los desastres”. No es verdad. Los desastres pueden ser evitados o mitigados porque existe dinero. Pero se desvía, se malgasta y se roba. ¿Qué se pudo hacer? Defensas ribereñas, sistemas de drenaje, descolmatación de ríos. Nada se hizo.

Los que arriban al poder, sean de derecha o de izquierda, no se conmueven con el dolor de los que padecen y, además, los une la miserable ambición del dinero mal habido. Lástima que frente a ellos están los ciudadanos empeñados en dividirse y odiarse en lugar de controlar y exigir lo que necesita el país. Las marchas para exigir obras no existen. Las marchas para el odio y la violencia sí.

Diversos personajes del “gobierno de lujo” de PPK y varios de sus allegados que obtuvieron ventajas, ya tenían la mancha imborrable de ser responsables del surgimiento de Martín Vizcarra y la avalancha de informalidad y corrupción. Ahora, con la destrucción causada por el ciclón Yaku, se les añade otro sello de deshonra. Desde la comodidad de sus casas ¿sentirán algo al ver a las poblaciones desesperadas, ellos, que nada hicieron el 2017? ¿Seguirán creyendo que eran profesionales de lujo?

En cuanto a sus sucesores, Vizcarra, Sagasti, Castillo, a ellos también los alcanza un huayco que enloda sus nombres en la historia nacional de la infamia.

Comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Opinión

El Perú, frente a los podridos

Lee la columna de Tino Santander Joo

Avatar photo

Published

on

Por Tino Santander Joo

El Perú nace administrativamente con la conquista española y tiene como antecedente el Tahuantinsuyo. El virreinato fue el inicio del mestizaje y del pacto entre curacas y encomenderos para enriquecerse robándole al rey el impuesto del quinto real. Los primeros querían reconstruir los viejos reinos y señoríos que precedieron al incario y los españoles querían hacerse nobles y ricos. La independencia no emancipó ni al mestizo, ni al indígena; fue la libertad de los criollos que se convirtieron en clase dominante.

La clase dominante se convirtió en una plutocracia corrupta que puso al Estado al servicio de sus intereses. El militarismo resguardó los intereses plutocráticos. La plutocracia se enriqueció con el caucho, el guano y la mano de obra barata del campo y la ciudad. Sin embargo, el ideal de “justicia social” cruzo el atlántico y llegaron las ideas anarquistas y el marxismo. El movimiento popular las hizo suyas y las ideas se trataron de imponer a la realidad.

El movimiento popular ansioso de libertad creía que el socialismo lo podíamos construir en pocos años. La revolución mexicana, la soviética, y posteriormente la China, promovieron en el tercer mundo la fantasía ideológica frente a la realidad. Queríamos colectivizar los medios de producción sin tener fábricas, queríamos ingenuamente crear riqueza sin capital, ni infraestructura. NO habíamos leído bien el capital de Marx, ni comprendido el proceso de acumulación capitalista.

La revolución era un sentimiento, una ideología, un mito que se imponía sobre la razón; así empezamos a luchar por los derechos sociales olvidando nuestros deberes. Entramos en la lógica de los podridos que utilizaban la ley para imponer sus intereses. Los derechos laborales, las luchas por infraestructura básica; los presupuestos locales y regionales se convirtieron en un negocio. Millones de peruanos se refugiaron en el crimen organizado que lava dinero del narcotráfico y de la minería ilegal, el contrabando, la tala ilegal de árboles; todo ello con la participación del oligopolio bancario. El viejo pacto virreinal esta más fuerte que nunca.

Los gremios empresariales han coaptado a las centrales sindicales, incluso, marchan juntos “por la seguridad ciudadana”; conviven en saraos y seminarios sobre “la gobernabilidad democrática”. La prensa tradicional resalta el espectáculo y la noticia policial. Todo esto bajo la hegemonía política del fujimorismo. Los podridos de izquierda y de derecha supuestamente antitéticos se disputan el poder para enriquecerse.

Ante esta dramática realidad varios colectivos sociales se han reunido y han aprobado un programa para el debate que resumimos:  1) pacto político para que la gran minería financie la infraestructura agraria, educativa, y de salud; 2) democratizar el crédito y acabar con el oligopolio bancario a través de la competencia  financiera; para lograr este objetivo hay que cambiar la ley de bancos y modificar la SBS; 3) políticas públicas para derrotar al crimen organizado y la corrupción política; 4) reforma del proceso de regionalización y los gobiernos locales; 5) construir la red ferroviaria que una toda la costa, los andes y la amazonia; 6) agua y desagüe para las diez millones de familias que carecen de este servicio; 7) construcción de viviendas populares dignas y no las ratoneras de los gobiernos neoliberales; 8) reforma integral del poder judicial hecha por la comunidad jurídica para evitar su politización.

Los colectivos promueven la insurgencia democrática que expulse a los podridos del poder. No habrá transformación con contubernios electorales, ni pactos con los gremios empresariales, ni sindicales vendidos al sistema, ni con los partidos políticos tradicionales. No hay marcha atrás. Ha llegado la hora de la gran revolución social. 

Comentarios
Continue Reading

Opinión

18 años sin Fabián Bielinsky

Lee la columna de Edwin Cavello

Avatar photo

Published

on

Han pasado 18 años desde la muerte del cineasta argentino Fabián Bielinsky, recuerdo claramente que gocé con su película titulada “Nueve Reinas”, que se proyectó en el 5to Festival Latinoamericano de Cine de Lima. “Nueve Reinas” era un guion que Bielinsky había trabajado durante 15 años, un guion que ya había sido presentado en otros concursos pero que extrañamente pasó desapercibido.

Luego de un año apareció otro concurso de guiones en Buenos Aires, un amigo cercano le cuenta a Bielinsky que participara, y le dice: “por qué no te presentas”. Bielinsky respondió: “no, ya lo presenté el año pasado y creo que ni siquiera lo leyeron”. Su amigo que trabajaba como asistente de dirección le responde: “si me lo permites, ya que presento el mío, voy a llevar el tuyo”. A lo que Bielinsky le dice: “bueno, haz lo que quieras”.

Así comenzaría el reconocimiento a uno de los grandes directores del cine argentino. Con su película “Nueva Reinas” ganó 21 premios en diferentes festivales a nivel mundial. Bielinsky decía que “La película es una especie de gran salto de comunicación con el espectador. A mí me interesa el cine, a mí lo que más me interesa —por sobre todos los conceptos temáticos que uno maneja— es el cine. Y explorar las herramientas y usarlas, y disfrutar y encontrar el placer y la belleza de lo estrictamente cinematográfico”.

Entre los trabajos que realizaba también se encontraba la publicidad. Es así que luego de participar en los premios Cóndor de Plata donde ganó seis estatuillas por su película “El Aura”, aparece un viaje a Brasil para realizar un casting para filmar una publicidad. Se hospedó en el hotel Marriot de Sao Paulo. Esa noche la pasó en silencio, sin llamadas y sin pedir nada, curioso detalle, que al día siguiente 28 de junio de 2006, se convertía en el día de la muerte de Fabián Bielinsky.

Ese oscuro día, para ingresar a su habitación el personal del hotel tuvo que derribar la puerta, luego de unos golpes, pudieron ver el cuerpo de Bielinsky sumergido en un profundo sueño; estaba muerto. La cortina de su habitación salía por la ventana acariciada por el tibio viento que apuntaba en dirección a su país, a su Argentina.

Bielinsly dejó una esposa viuda, un hijo de 11 años y dos joyas cinematográficas en el cine argentino.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Lucho Barrios, el rey del bolero

Hoy, el cantante chalaco habría cumplido 89 años.

Avatar photo

Published

on

El bolero cantinero en el Perú marcó la devoción por la música y el desahogo entre amigos a través de las juntas para ‘calmar la sed’.

Desde los años 50 los boleristas le cantaban al amor y al desamor, describiendo el dolor que originaba una ruptura amorosa. Pero luego culminaba el desaliento para creer nuevamente en el amor y se daba paso al inicio de un nuevo romance.

Quizá en esta época y aunque suene insólito, algunos jóvenes consigan cortejar a una chica con el ritmo de un reggaetón, pero cuando recordamos la historia que nos contaron nuestros abuelos, padres y tíos, comprobamos que algunos de ellos se enamoraron al son de un bolero.

Cómo no recordar al más grande bolerista que dio nuestra tierra. Lucho Barrios Rojas nació en el Callao un día como hoy, 22 de abril de 1935. El querido “Mr. Marabú”, este año habría cumplido 89 años.

Tras residir en la zona de Barrios Altos y descubrir géneros como el vals, tango, marinera y boleros, a los 17 años ingresó a la Escuela Nacional de Ópera de Lima, porque quiso ser cantante lirico; sin embargo, desde que Edith Barr lo llevó a Radio Callao, a los 22 años empezó su camino a la cumbre y tras grabar discos con el sello Smith, el ‘Ruiseñor de América’ Julio Jaramillo lo invitó a cantar en Guayaquil, especializándose en boleros y vals peruano, hasta llegar a grabar solo en el país norteño 60 discos sencillos. Desde ese momento la carrera de Lucho Barrios no tuvo otro destino que el ascenso, grabando discos para Capitol en México y convertirse en ídolo en Chile.

En Perú, Lucho Barrios se entregaba al publico y participaba en el “Festival del Bolero” de Santiago Salcedo en diferentes cinemas de barrio y en locales como El Eslabón, La Palizada y El Sachún, deleitando con “Marabú”, “Me engañas mujer”, “No me amenaces” y Mi Niña Bonita”.

Lamentablemente, el 5 de mayo de 2010, debido a una complicación pulmonar Lucho Barrios falleció en el Hospital Dos de Mayo, a los 75 años. 

El bolero nunca morirá, porque siempre habrá quien recuerde la declaración de amor que le hizo a su amada, con la complicidad de un bolero del gran Lucho Barrios.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

La niña santa, de Lucrecia Martel

Lee la columna de Mario Castro Cobos

Avatar photo

Published

on

Cómo estar cerca. Quieres estar cerca. Imposible no estar cerca, aún de lejos. Qué conocimiento escondido hay ahí. Acercarse a los cuerpos. Los cuerpos, tomados como mentes. Y lo son. Los sentidos, tomados como miembros del cuerpo. Las puntas de los dedos como parte del cerebro. La más pequeña sensación, un acontecimiento que debe ser registrado… Y si el cuerpo está lejos, la mente está cerca, el cuerpo de la mente que es la imaginación está cerca…

La premisa explícita, la superficie argumentativa, pareciera mística (vocación, misión, en un ambiente enrarecido ‘que es así’ y que nadie cuestiona mucho, la religión católica arbitraria y represiva) pero, sobre todo, qué película tan abierta (de las maneras más sutiles) y atenta y ocupada de lo sensual. Pero no de lo sensual… de una manera superficial o usual. No. Para qué. No sería tan ambiguo, atmosférico, epidérmico (la piel, bien sentida es un órgano sexual) ni tan subterráneo como se necesita. La clave (incluso con la borrosa divinidad, pero más con los terrícolas) es el contacto.

Las taras sociales y religiosas dificultan, problematizan en el contacto, pero el contacto, finalmente, o en principio, sí se da. Las escalas en que el contacto se da, y no se da, y está en potencia o a punto de darse, eso es La niña santa.

El nivel de sugerencia (en general), la delicadeza inmersiva con la que se presentan dichos contactos, es fundamental, la trama tiene su indudable importancia, pero es más que nada envoltorio de la cercanía de los cuerpos; bultos, masas, concentraciones, reacciones musculares, geografías pesadas o suaves, paisajes que esperan y se tensan, juguetean, y claro: desean.

El sonido parece evanescente, resulta lo más sólido. -Las columnas que sostienen la película-. Los diálogos llegan a ser sustancias es un sentido muy material, casi pegamento cósmico de todo lo demás.

Se evade el clímax, el final melodramático con el juego de víctimas y victimarios, de buenos y malos, la repartición mecánica de premios y castigos.

O es otro el clímax, de liberados y frescos fetos acuáticos, más tranquilo, decisivo y vasto, el ser hermanas (sin excluir lo erótico) de las dos jóvenes. Se impone con felicidad el contacto gozoso, al margen de las demandas exteriores.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Emergencia de dengue en el Perú

Lee la columna de Raúl Allain

Avatar photo

Published

on

Perú acumula 134.034 casos de dengue y suma 137 muertes en lo que va de 2024, informó el Ministerio de Salud, al indicar que son las regiones de costa las que están concentrado la mayoría de contagios, especialmente Lima. El departamento de Lima es donde más muertes por esta enfermedad se han registrado (26), seguida de La Libertad (24), Áncash (23), Lambayeque (18), Piura (17) e Ica (17).

Del total de los fallecidos, 73 eran personas de más de 60 años, 40 eran adultos y 13 eran niños. El número de muertes (137) es un 251,28 % mayor que las registradas en 2023 en el mismo periodo de tiempo (39), detalla la página web del ministerio, que actualiza cada semana los datos que deja esta enfermedad.

En cuanto al número de casos, también es la región de Lima donde más se concentran (29.975), seguida de La Libertad (27.808), Piura (17.771), Ica (18.068) y Áncash (12.262), todos ellos departamentos de la costa norte y central del país.

En comparación con el año anterior, los contagios de dengue han aumentado un 296,22 %, y hasta el 7 de abril de 2024, la incidencia de la enfermedad por cada 100.000 habitantes es de 392.94, mientras que en 2023 era de 99.98.

El miércoles de la semana pasada, el Perú aprobó un decreto de urgencia que permite otra transferencia de presupuesto a gobiernos regionales y locales para que continúen realizando las acciones contra el dengue.

“Se acaba de aprobar un decreto de urgencia en el Consejo de Ministros que permitirá transferencias de presupuestos a todas las regiones y gobiernos locales. Transferencias ya consideradas en el plan emergencia aprobado previamente para 19 regiones”, dijo el ministro de Salud, César Vásquez, en conferencia de prensa tras el Consejo de Ministros.

Añadió que esto permitirá que no se interrumpan las intervenciones y actividades para combatir esta enfermedad, puesto que a finales de semana se ejecutarán las transferencias.

Pero el ministro dijo que el mapa epidemiológico muestra en los últimos 15 días una “ligera desaceleración del aumento de nuevos casos”, lo que indica una tendencia a la baja para las próximas semanas.

Explicó que esta disminución de casos está explicada por una bajada de temperaturas progresiva y el trabajo articulado que están realizando desde varios niveles de gobierno.

PLAN CONTRA EL DENGUE

A inicios de año, el Ministerio de Salud (Minsa) indicó que la ampliación de las medidas de prevención y control del dengue en respuesta del preocupante aumento de casos entre confirmados y probables, marcando la necesidad de una acción urgente para contener la propagación del zancudo Aedes aegypti.

El Plan de Prevención y Control del Dengue 2024 implementado por el Minsa, contempló una asignación extraordinaria de fondos que asciende a 107 millones 585,222 soles. Estos recursos están destinados a potenciar las labores de control larvario, la identificación y eliminación de criaderos potenciales del mosquito, así como las campañas de fumigación en las áreas más vulnerable.

En tanto, hace una semana, el Ejecutivo aprobó un decreto de urgencia que brinda medidas extraordinarias en temas económicos para combatir el dengue. De esta manera, el Minsa, el Instituto Nacional de Salud (INS) y diversos gobiernos regionales y locales tendrán disponible un fondo para implementar estrategias contra esta enfermedad.

Por ello, se aprobó una asignación presupuestal de S/ 46 millones 134 mil 48 destinadas a los entes mencionados. Esta inversión se realiza en el contexto de la emergencia sanitaria que enfrenta el país, buscando reforzar la infraestructura sanitaria y la capacidad de respuesta ante la crisis de salud.

PREVENCIÓN

Es importante tener en cuenta estas recomendaciones para evitar que el dengue habite por zonas cercanas a tu hogar.

  • Eliminar el agua estancada de recipientes como macetas, neumáticos y recipientes de almacenamiento de agua en el hogar, para evitar que los mosquitos se reproduzcan.
  • Tapar bien los recipientes de agua para consumo y uso doméstico para evitar que se conviertan en criaderos de mosquitos.
  • Utilizar repelentes de insectos de acuerdo con las instrucciones del fabricante, especialmente durante el día, que es cuando los mosquitos Aedes son más activos.
  • Colocar mosquiteros en puertas y ventanas para evitar que los mosquitos entren en las viviendas.
  • Permitir a los profesionales ingresar para la desinfección.

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Melgar: el poeta político

Lee la columna de Carlos Rivera

Avatar photo

Published

on

En Mariano Melgar confluyen diversas facetas que condicionan sus valoraciones que los críticos han elevado a condición de sus emociones o contextos en los que fueron escritos. Confluye la peregrina voz de un romántico de acalorados versos naturales, intimistas, y musicales y el hombre que ama la libertad de su patria y busca en esa causa los tranquilos designios de su propósito de vida. Más allá del amor o a pesar de él ostentan un conjunto de actos de fe que lo definen en la realidad de su entorno: una idea de patria.

El crítico y poeta Juan Yufra ha dicho lo siguiente comentando la Antología Esencial (Aletheya,2015)editada por José Gabriel Valdivia: “En   principio,   permite   situar   tanto   al  autor  como  a  su  producción  en  un  escenario  convulsionado,  el  mismo  que  se   desarrolla  entre  las  dos  más  importantes  rebeliones:  la  de  Túpac  Amaru  en  1780  y   la  de  Pumacahua  en  1814,  que  anticipan  a  la Independencia, donde la subjetividad que  se simboliza en los textos de dicho período, revela la crisis del aparato institucional colonial así como las estrategias discursivas que se evidencian como un metarrelato alterno  y transcultural”.

Le preguntan a José Gabriel Valdivia estudioso   de la vida y obra del poeta en una entrevista   acerca de  su obra: Mariano Melgar 200 años: crítica, nación e independencia (Centro de Estudios Literarios Antonio Cornejo Polar / Latinoamericana Editores,2016). Lo siguiente:

Entonces, ¿La imagen de Melgar y del yaraví es parte de una singularidad especial de la creación literaria?

“Hay un interés no solo por el héroe sino por el poeta y por los yaravíes. Interesa el héroe por su participación en la emancipación; importa el poeta por las formas neoclásicas de su primer momento, pero después, a finales del siglo XIX, surge el yaraví como un objeto de estudio a tener en cuenta. Es así que la crítica del siglo XX ha querido desentrañar ¿qué cosa era el yaraví? Y me parece que ha sido esclarecido este fenómeno. Sin embargo, paralelamente, aparecerá otro aspecto, y es la discusión sobre la cuestión nacional, y allí Mariátegui critica las formas del yaraví y de la nación”.

Ya el otro gran poeta insurgente (y no de guerras ni de escaramuzas) sino de las exquisitas formas, Martin Adán anota bien en su tesis De lo barroco en el Perú los puntos de referencia de don Marcelino Menéndez Pelayo que los versos de Melgar “son naturales y sencillos” o como “los ensayos de un estudiante aprovechado” obviamente lo dice con cierto resquemor valorativo   sin ningún asombro de un talante de genio o con rigor de esteta. Pero agrega -siguiendo a Adán- que fue “un buen humanista”.

Estas condiciones “humanísticas” que Menéndez y Pelayo le atribuye deben ser sustentadas en un espíritu del conocimiento que lo valide. Melgar  

Veamos un verso romántico:

Todo mi afecto puse en una ingrata,  

Y ella inconstante me llegó a olvidar.

Si así, si así se trata

Un afecto sincero,

Amor, amor no quiero

 No quiero más amar.

Nótese el desafío juvenil, sensiblero y lastimero. Un tanto musical pero escaso en un horizonte de estética lograda.

Podemos contraponer este verso Gustavo Adolfo Beker, otro romántico:

Mientras las ondas de la luz al beso
palpiten encendidas;
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista;

mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías;
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá poesía!

Otro poeta romántico, Carlos Augusto Salaverry, nos dice en unos de sus más famosos versos:

ACUÉRDATE DE MÍ

¡Oh! cuánto tiempo silencioso el alma

mira en redor su soledad que aumenta

como un péndulo inmóvil: ya no cuenta

las horas que se van!

No siente los minutos cadenciosos

a golpe igual del corazón que adora

aspirando la magia embriagadora

de tu amoroso afán

Otro poema de Melgar con mejor factura:

La cristalina corriente
de ese caudaloso río
lleva ya del llanto mío
más aguas que de su fuente.
Llega al mar, y es evidente
que el mar, con ser tan salado,
lo recibe alborotado
y aun rechazarlo procura,
por no probar la amargura
que mis lágrimas le han dado
.

Becker o Salaverry eran románticos puros. Por eso José Gabriel Valdivia grita “A Melgar lo hicieron romántico los románticos del siglo XIX.”

Alfonso Rabí Do Carmo escribe: “La importancia de  Melgar  descansa  en  varios   factores.  Uno de ellos es  la  visibilizarían  de  la   tensa  dinámica  entre  Lima  y  las  provincias.  Si   bien la mayor  parte  de  la  literatura  colonial  se   produjo en Lima, como observan varios críticos,  los  que  se  consideran  los  dos  primeros  poetas  peruanos   provienen   del   interior:   Olmedo   de   Guayaquil y Melgar de Arequipa”.

Leamos este otro poema:

A LA LIBERTAD

Por fin libre y seguro
Puedo cantar. Rompióse el duro freno,
Descubriré mi seno
Y con lenguaje puro
Mostrará la verdad que en él se anida,
Mi libertad civil bien entendida.

Oye, mundo ilustrado,
Que viste con escándalo a este mundo
En tesoros fecundos
A ti sacrificado,
Y recogiendo el oro americano,
Te burlaste del preso y del tirano.

MARCHA PATRIOTICA

Ya llegó el dulce momento
En que es feliz Arequipa,
Ya en mi suelo se disipa
El Despotismo feroz:

Ya se puede a boca llena
Gritar: que la Patria viva,
Que la libertad reciba
Que triunfe nuestra Nación.


El historiador Eusebio Quiroz Paz Soldán nos dice que “Melgar es un símbolo social de la Arequipa mestiza”

El crítico literario Marco Matos sentencia que es una poesía que marca nuestro incipiente republicanismo.

En los Siete ensayos el amauta José Carlos Mariátegui escribe lo siguiente:

“Melgar es un romántico. Lo es no sólo en su arte sino también en su vida. El romanticismo no había llegado, todavía, oficialmente a nuestras letras. En Melgar no es, por ende, como más tarde en otros, un gesto imitativo; es un arranque espontáneo. Y éste es un dato de su sensibilidad artística. Se ha dicho que debe a su muerte heroica una parte de su renombre literario. Pero esta valorización disimula mal la antipatía desdeñosa que la inspira. La muerte creó al héroe, frustró al artista. Melgar murió muy joven. Y aunque resulta siempre un poco aventurada toda hipótesis sobre la probable trayectoria de un artista, sorprendido prematuramente por la muerte, no es excesivo suponer que Melgar, maduro, habría producido un arte más purgado de retórica y amaneramiento clásicos y, por consiguiente, más nativo, más puro. La ruptura con la metrópoli habría tenido en su espíritu consecuencias particulares y, en todo caso, diversas de las que tuvo en el espíritu de los hombres de letras de una ciudad tan española, tan colonial como Lima. Mariano Melgar, siguiendo el camino de su impulso romántico, habría encontrado una inspiración cada vez más rural, cada vez más indígena”.

Líneas siguientes nos dice Mariátegui que Melgar “es un poeta romántico, entregado apasionadamente a la revolución. En él la revolución no es liberalismo enciclopedista. Es, fundamentalmente, cálido patriotismo. Como en Pumacahua, en Melgar el sentimiento revolucionario se nutre de nuestra propia sangre y nuestra propia historia.” Discrepamos con esta tesis del amauta tratando de encajar su particular visión ideológica en los móviles del espíritu que motivaron a Melgar su involucramiento en la causa emancipadora. Su formación clásica, sus estudios en el seminario de San Gerónimo, su visión jurídica y política del entorno, la amistad con Corbacho sus aquelarres en la Tertulia Literaria de Arequipa dan cuenta de un hombre en progresiva formación humanística capaz de comprender por cuenta propia los conceptos europeos de los nuevos aires por la libertad ajenas a los primitivos ensayos de un incipiente comunismo.

Acerca de su poesía agrega:

“Tienen, a veces, en sus imágenes sencillas, una ingenuidad pastoril que revela su trama indígena, su fondo autóctono. La poesía oriental, se caracteriza por un rústico panteísmo en la metáfora. Melgar se muestra muy indio en su imaginismo primitivo y campesino”.

En el mismo libro  del amauta dice José Carlos que “González Prada no interpretó este pueblo, no esclareció sus problemas, no legó un programa a la generación que debía venir después”.

Agrega luego en tono crítico:

“El proceso biológico del Perú no necesitaba literatos sino políticos. La literatura es lujo, no es pan”.

A diferencia del maestro de la juventud Melgar entonces supo articular un sentimiento de patria, una formación con horizonte histórico y cultural y desde luego política (¿el germen de una visión programática como quería José Carlos?), un anhelo de libertad con plenitud de conciencia de su vida y de su obra. Abrazar la memoria de sus ideales tachonados como los más grandes sueños de los hombres que le dieron candor a sus hazañas y levantar los estoicos cimientos de una tierra libre de yugos entregando el sacrificio de sus angustias románticas (el amor a Silvia, sus dolorosos Yaravíes, su mestizaje y folclorismo integrador e intentando un pedacito de cielo en el maravilloso   porvenir de la humanidad.

Comentarios
Continue Reading

Opinión

La autopublicación

Lee la columna de Julio Barco

Avatar photo

Published

on

¿Qué pasa si usted, lector, mañana decide publicar su primer libro? Tiene varios caminos: el más adecuado es darse por vencido y zanjar sus ambiciones literarias como una veleidad más. Sin embargo, si la vocación de escribir es inevitable, no será fácil que se le pasa por la mente ver su objeto de trabajo vivo en una hoja. Pensemos en un cineasta que guardó todos sus fragmentos audiovisuales y los tiene como pequeñas moléculas saltarinas.

Así, un libro de poemas son miles de mariposas que danzan en el aire hasta que se nos da la gana de ponerle un camino hacia el otro. En ese sentido, la literatura solo puede nacer del contacto entre lectores y autores, en ese vínculo de la otredad. Entonces: ya pasaron los meses y tiene usted su obra literaria entre las manos.

Doscientas páginas de Word, A-5, letra-Georgia-tamaño-12 con 1.5 de espacio, y un título en negrita-cursiva. Tiene pues su obra literaria entre las manos. Tiene además un imperativo: editarlo o no editarlo. En ese trámite que va de la obra inédita a la pública hay todo un descubrimiento del sistema literario.

En el Perú, el mundo editorial tiene las vicisitudes de un anfibio: va entre la tierra a pasos lentos y en los charcos de nuestra cultura se fagocita y expande. A veces, los editores son marinos: buscan autores, editan a los mejores que existen, ayudan a los escritores que requieren un buen trabajo editorial. Otras nulos. Ese trabajo es, en realidad, de los agentes literarios, tan escasos en la tierra del ceviche y la corrupción.

La ruta para no desfallecer es la de invertir en su obra. Piense que muchos autores –Vallejo, Whitman, Baudelaire, Oquendo de Amat-tomaron la misma ruta. Piense que mejor una obra libre en el mar de lectores que encerrada para siempre en el olvido de un cajón ilustre. Corre, claro, problemas: fallas ortográficas inesperadas, demora y erratas en la diagramación, mal empastado de páginas, falla del ISBN, o del Depósito Legal. No obstante, tendrá su bello ejemplar entre las manos y entonces será un–malo, bueno, genial- escritor. Bienvenido.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

El Planeta de gato por liebre

Lee la columna de Gabriel Rimachi Sialer

Avatar photo

Published

on

Por Gabriel Rimachi Sialer

Con las colecciones de libros del diario El Comercio muchos lectores tuvimos nuestras primeras “bibliotecas” de literatura, como aquella de 2002, de Grandes Autores de la Literatura Latinoamericana, o la del 2003 que ofrecía a todos los Premios Nobel, (otro diario lanzó por aquellos años esa colección de Adobe donde descubrimos a Bellatin o Mempo Giardinelli, por ejemplo), en fin, colecciones que muchas veces hemos atesorado porque eran grandes títulos -buen criterio editorial- y porque llegaron a un precio bastante accesible. Había honestidad editorial en esas colecciones. Pero ¿Qué pasa cuando quieren venderle de contrabando a los lectores títulos que nada tienen que ver con lo que el diario ofrece?

El anuncio dice así: “La nueva colección de libros, llamada “Planeta lector 2″, lanzada por El Comercio en colaboración con Editorial Planeta, reunirá grandes clásicos de la literatura universal en 15 entregas hasta el 23 de mayo”. Estupendo, piensa el lector mientras va sacando cuentas de cuánto invertirá en esa colección. Entonces el corazón se acelera y continúa leyendo:

“La colección consta de un total de 15 entregas que incluyen títulos fundamentales como “Cumbres Borrascosas”, “Mujercitas”, “El Principito”, “Lazarillo de Tormes”, “La Divina Comedia”, “Don Quijote de la Mancha”, “La Vida es Sueño”, “Edipo Rey”, “Hamlet”, “La Casa de Bernarda Alba”, “La Hora Final”, “Asesinato en el Expreso de Oriente”, “Cuentos de los Hermanos Grimm”, “Estación Final” y “La Máquina del Tiempo”. Estas obras, representadas por autores de la talla de Emily Brontë, Louisa May Alcott, Antoine de Saint-Exupéry, entre otros, son piezas clave en la literatura mundial”. Y ahí, entonces, a uno se le tuerce la ceja.

¿”Estación final” de Carlos Paredes y “La hora final” de Hugo Coya son consideradas por los editores de Planeta como “piezas clave de la literatura mundial”? ¿Quién fue el pícaro criollo que quiso pasar de contrabando estos dos títulos? ¿A quién le encargaron armar esta colección de grandes clásicos de la literatura universal? El lector avisado -que no es tonto- siente que, de pronto, quien le estuvo ofreciendo estos títulos a toda velocidad no es un editor con criterio editorial, sino el mismísimo Marco Antonio, el de los telemercados, que mientras te vendía un molde para hacer empanadas te enchufaba también un foco ahorrador y de yapa un rayador de verduras, con perejil incluido.

En tiempos donde hay gente que cree que la Tierra es plana o que Venezuela no es una dictadura, ofrecerles este tipo de productos bajo un rótulo engañoso alimenta aún más su confusión y resulta casi perverso: está bien ganar dinero, pero no a costa de la ignorancia de las personas y, peor aún, de los nuevos lectores o lectores en formación, en un país donde se hacen enormes esfuerzo desde muchos frentes por acercar el libro a nuevos lectores.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

PUBLICIDAD

PRNEWS

PARTNER

 

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending