Connect with us

Opinión

El otro Alva del Congreso

Lee la columna de Edwin Cavello.

Avatar photo

Published

on

En la Comisión de Energía y Minas del Congreso, que viene siendo presidida por el parlamentario Carlos Enrique Alva Rojas, están sucediendo cosas extrañas, es por eso que su gestión viene siendo cuestionada.  Se le critica por la forma que se viene manejando algunos Proyectos de Ley, como es el caso del PL N°679/2021-PE, un proyecto sobre la masificación del gas que beneficia especialmente a las grandes empresas, pero a la vez terminará incrementando el costo de electricidad en los recibos de luz.

¿Cuál es su reacción cuando se le cuestiona esto? la respuesta del congresista Alva Rojas fue: “Este dictamen ya no se encuentra en la Comisión de Energía y Minas, está fuera de nuestro alcance hacer alguna mejora o modificación de parte de la Comisión, no obstante, los congresistas que quieran plantear algún texto sustitutorio o modificatoria pueden hacerlo en aras del principio democrático que rige el pleno del congreso. Quien hace estas acusaciones no sabe de técnica legislativa ni mucho menos conocimiento del procedimiento legislativo”.

Lo que no dice Enrique Alva, es que ante las críticas de distintos medios que tuvo el PL N° 679, los congresistas acordaron que el proyecto retorne a la Comisión de Energía para realizar sus mejoras, sin embargo, él como presidente de la comisión, nunca citó a ninguna reunión ni hizo las gestiones necesarias para cumplir con el acuerdo del pleno de la Comisión, con la finalidad de revisar y modificar el Artículo 7 del dictamen para evitar el alza del costo de la electricidad.

Pero antes los cuestionamientos de Lima Gris, la reacción del congresista Enrique Alva Rojas, es la amenaza judicial. Sobre el tema el 30 de junio pasado, mencionó: “Definitivamente existen autoridades e intereses por no aprobar la masificación del gas. Rechazo todos los comentarios que difaman mi buen honor y reputación, tomaré las acciones legales pertinentes para que los encargados de esta red social puedan retractarse sobre los comentarios realizados. ¡Basta de hacer pseudoperiodismo! ¡Basta de difamar!”.

Publicado por el congresista Alva Rojas.

Sin duda, el congresista se siente intocable, una especie de semidiós que no tolera los cuestionamientos del periodismo.  Pero su amenaza judicial contra los medios de comunicación parece ser una costumbre. El 27 de junio pasado, también lanzó una amenaza contra un diario: “No es la primera vez que el Diario La Industria emite información tendenciosa y falsa respecto a mi labor parlamentaria. No voy a permitir que se continúe mal informando, afectando mi imagen y dignidad personal. Hoy mismo estaré cursando carta notarial a las autoridades del diario”.

Publicación de Alva Rojas contra el diario La Industria.

¿Acaso el cuestionado señor Jack Gary Salazar, tendrá algo que ver con la actitud y las decisiones del presidente de la Comisión de Energía? ¿Será tal vez una especie de asesor en la sombra? Sería importante que Alva aclare ¿por qué presiona tanto con uñas y dientes para que este proyecto se vaya al pleno? Una pregunta pertinente es ¿qué intereses ocultos existen?

Podrán amenazarnos, pero no podrán callarnos. La verdad siempre sale a la luz.

(Columna publicada en el diario La Razón)

Comentarios

Edwin Cavello Limas. Periodista y cinéfilo. Es CEO y director de la revista, radio y TV Lima Gris. Actualmente es editor de la revista ONCE, columnista del diario La Razón y conductor del programa Lima Gris que se transmite por Fuego TV a nivel nacional.

Opinión

¿Vuelve Alberto Fujimori?

Lee la columna de Tino Santander

Avatar photo

Published

on

Por Tino Santander

Alberto Fujimori nunca dejó el poder, ni siquiera estando preso; los expresidentes que lo sucedieron gobernaron con el alma fujimorista; todos ellos siguieron la política económica del dictador; consolidaron el oligopolio de los cuatro bancos en la economía nacional; el estado fue capturado por mafias que promovían obras de infraestructura corrupta; fueron y son cómplices del crimen organizado como lo hizo Alberto Fujimori.  Nada cambió.

La derrota militar del terror senderista por la alianza de las Fuerzas Armadas con los comuneros andinos, no trajo la paz. La tecnocracia neoliberal aliada a la dictadura reinsertó al Perú a la comunidad económica internacional; acabó con la hiperinflación; estabilizó la economía nacional, sin embargo, fue nuevamente una oportunidad perdida para el país, porque, se corrompieron con el dinero de las privatizaciones y de las concesiones. El país empezó a perder la confianza en los políticos que se convirtieron en los primeros ladrones al mejor estilo del fujimorismo.

La inmensa mayoría de peruanos apoyaba el golpe de Estado de Fujimori, con la esperanza de que la dictadura trajera orden y seguridad al país. La ilusión de la derrota militar del terrorismo no significó ni orden ni seguridad; millones de peruanos están al margen del Estado solucionando sus problemas de vivienda, salud, educación, agua y desagüe; combatiendo a los delincuentes con sus propias manos. Otro sector de la población cruzó la línea y esta aliada al narcotráfico, la minería ilegal, la tala de árboles; el contrabando, el lavado de activos. Estas actividades ilícitas se han convertido en un mecanismo de subsistencia de millones de peruanos; el crimen organizado controla grandes extensiones del territorio nacional. 

El nuevo senderismo no es marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo. Los nuevos terroristas son: el crimen organizado que promueve movimientos regionales, partidos políticos que gobiernan regiones, municipios y están en el parlamento y el ejecutivo; los viejos senderistas con su lenguaje anacrónico se han convertido en la guardia pretoriana del crimen organizado. Fujimori, lo sabe y quiere representarlos a través de su hija Keiko. Gobernar, para él, significa mandar.

Por otro lado, están los podridos, es decir, los partidos políticos de derecha que tienen sutiles diferencias con el fujimorismo; la izquierda en todas sus versiones esta desprestigiada por su incompetencia y corrupción política. No es una alternativa seria frente al fujimorismo; los herederos políticos de Vargas Llosa seguramente volverán a zapatear el baile del chino en nombre de la “libertad”.

El fujimorismo lidera a los podridos; el Apra, Acción Popular y los partidos de izquierda se van a subordinar rastreramente al fujimorismo, porque, van a pactar que nada cambie y que sigan los privilegios en el parlamento, en los gobiernos regionales, en las municipalidades; los medios de comunicación van a seguir recibiendo inmensas cantidades de dinero por publicidad innecesaria; el crimen organizado recupera a su viejo socio que hoy camina feliz por los centros comerciales gracias al indulto de PPK.

Estos son los enemigos del pueblo y de la revolución social. Las organizaciones sociales, los emprendedores, los trabajadores del campo y la ciudad, las juntas de regantes, los mineros informales, las mujeres y los sindicatos libres tienen la obligación de armonizar intereses y construir un gran frente popular nacional en la que todos tengamos participación. El partido “Salvemos al Perú” es el instrumento de esta inmensa tarea. No hay marcha atrás, o nos unimos y hacemos la revolución social o el fujimorismo consolida la corrupción de la clase política podrida.

Comentarios
Continue Reading

Opinión

El “musculoso aceitunero” *

Un artículo de Carlos Rivera

Avatar photo

Published

on

Por Carlos Rivera

Nace una estrella

Aún recuerdo la nota en IDL–Reporteros con el pomposo y moralista título de “Corte y corrupción” (7 de julio,2018) y con una prosa plana reporteril invocando un acto de moralización jamás antes ensayado ante la opinión pública de la política peruana donde un medio de comunicación revelaba los entresijos mafiosos de la Corte Superior de Justicia del Callao y de otros magistrados. Gustavo Gorriti fue ensalzado como adalid de esta causa y su palabra revestida de autoridad como ningún otro peruano. Por más vasallaje que ciegamente le brindaron quiso imponer hasta los ritos narrativos (o replana) del caso bautizándolo como ‘Lava Juez’ y nunca coreando el de ‘Los Cuellos Blancos’ como aparecían en la Fiscalía y en el imaginario de los peruanos. Es un síntoma de su pedantería porque a pesar de los años y de su lenguaje no pudo someter la realidad. 

Su trayectoria periodística es importante y sería de necios negar su aporte en el periodismo peruano. Se le pudo ver en Caretas en la década de los años 80, 90 (con un intervalo como director adjunto del diario La Prensa en Panamá en 1996) y en el 2000 como Subdirector del diario La República. Sus artículos y reportajes eran dignos de un alto valor periodístico y con repercusiones que le valieron muchos reconocimientos internacionales. Era un Gorriti que investigaba, desnudaba mafias políticas  con artículos bien estructurados y nos presentaba semblanzas y minuciosas pesquisas del poder como un Hércules Poirot.

Digámoslo claramente: es un especialista en la esgrima verbal (conoce muy bien los recursos literarios) y también sufre de incontinencia de panegíricos y adjetivos cacosmicos producto de alguna herencia familiar acostumbrado a repetir los pivotes ideológicos con sabor a hoz y martillo. Como campeón de judoca sabe doblegar sin misericordia a sus adversarios; como un tipo de izquierda odia a las burguesías y las acusa de fascistas ( tiene en su cabecita un recuerdo diáfano de las camisas negras de Musolini y de sus remedos en el Perú sanchecerrista) y como conocedor de  filosofía se orienta por  un autoritarismo  de la idea la cual confunde con opinión como lo hizo notar el filósofo e historiador José Ignacio López Soria:

“Por otra parte, afirmar alegremente que “la razón de fondo” de la inclinación de Heidegger por el nazismo “fue la cobardía”, sin referencia alguna al proceso del pensamiento del filósofo alemán ni a las circunstancias históricas en que dicha inclinación tuvo lugar, me parece realmente una osadía. No se trata de defender a Heidegger ni de polemizar sobre la racionalidad o irracionalidad de su adhesión al nazismo. De lo que se trata es de pedir al periodismo, por su condición de hacedor de opinión, mesura en sus afirmaciones y comparaciones”. (“Los intelectuales” de Gorriti, La Republica,20/03/2006).

Cuando no le ganaba la política podía hacer cosas muy buenas como este texto: “Hay otro factor frecuente en los creadores: una herida primaria, un dolor recóndito en almas sensibles que una vida cuadrada y previsible jamás curará. Así, la desventaja, el contraste, incluso el trauma son a veces el impulso que lleva a lanzarse a esfuerzos ambiciosos, con el acicate del hambre que conocen bien desde los artistas hasta los boxeadores, para lograr la trascendencia que realice la creación y alivie u olvide el dolor.” (“Algún día tendrás la razón” dedicado a Steve Jobs. Revista Caretas, 2011).

Gorriti chalequeando al expresidente Alejandro Toledo.

De periodista a operador

Otro recuerdo fue leer un artículo publicado en La República titulado  “Votar por Toledo, no por Pachacútec (3/04/2001). Gorriti había ayudado a construir la figura de un inca vengador poseedor de voluntades supremas sobre el destino del Perú luego de 500 años de conquista. El mensaje era claro: contener las edificaciones mesiánicas y apostar por un estadista humano con vicios y virtudes pero que cumpla con eficiencia su gestión. Había que atenuar las pasiones autoritarias de los demócratas y las esperanzas del populacho para no sucumbir a los delirios de un inkarri posmoderno.

Creemos que ese fue su debacle al saborear entre el 2000 y 2001 las mieles del poder y sus infinitas posibilidades primero desde “La marcha de los cuatros suyos” y luego como victorioso de la campaña electoral con Alejandro Toledo (2001-2006) llegando a Palacio de Gobierno.

Fue voceado como ministro de Defensa del reciente electo presidente al ser un personaje que garantizaba una transición democrática respetando el estado de derecho y las libertades plenas. Obviamente un cargo de esta naturaleza no le era ajeno porque desde su trabajo periodístico tenía un conocimiento del sector Defensa. Gorriti sabía que Toledo era proclive al juego sucio, a las medias verdades (caso Zaraí, las rumbas con alcohol y drogas) que ensuciarían su gobierno y era mejor que él regresara a sus fueros periodísticos. Intentó en Frecuencia Latina un programa semanal llamado “Periodistas” el cual tuvo un equipo de primera con algunos excelentes reportajes, pero ni la ayuda del actor Gianfranco Brero pudieron mejorar la predisposición corporal del conductor pareciendo una estatua la cual solo profería frases. Era mejor intentar otros juegos…

Gorriti luego de haber estado en medios explícitamente periodísticos pasó a formar parte del Instituto de Defensa Legal y su rama IDL-Reporteros, entonces lo que algunos años atrás fue solo una referencia periodística ahora contaba con un respaldo institucional y los recursos (Open Society, una de las ONG del magnate George Soros,) para entrar a las mismas entrañas del poder. Pero era ya un hombre maduro avasallado por los aplausos el cual podía dedicar todas sus fuerzas a hacer excepcionalmente lo que el mismo declaró en una entrevista: “Hay ocasiones, creo, en las que uno debe estar dispuesto a sacrificar (que otra cosa no es) la carrera periodística y servir a la Republica desde el Estado o la política ¿Cuándo? Solo en circunstancias extremas; peligro inminente del sistema democrático, amenazas sustantivas a la Nación, guerra, confrontación con una dictadura.” (Revista ideele, N° 174, diciembre 2005).

Ese momento llegó cuando se consolidaron las figuras de Alan García (segundo gobierno: 2006-2011) y Keiko Fujimori (3 veces candidata presidencial).   El antifujimorismo y antiaprismo estaban en su esplendor político y ansiaba apasionadamente ese privilegio de dar la estocada final a sus enemigos.

Cuando uno cruza la línea que separa el interés periodístico de las agencias del poder político es imposible recuperar los principios que forjaron una conducta. La política y el periodismo no pueden ser aliados (en algunos casos camuflando complicidades) ni ser trincheras de intereses de cualquier tipo. Ninguna alianza superior por el bien común justifica su contubernio o sus excesos sobre inocentes. ¿Qué autoridad creía tener para otorgar una tregua a un político como Alan García?  Bob Woodward y Carl Bernstein quienes revelaron el caso Water Gate (el espionaje del presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon a sus rivales políticos) dijeron estas palabras  al recibir el Premio Pulitzer en el año 1973:  “El periodismo no es ningún mesianismo. Un reportero es una persona normal, que debe cumplir tan sólo una regla de oro: buscar la verdad de una, forma paciente y obstinada, y transmitirla”.

Respondiendo a un artículo de Martha Meier Miró Quesada no tuvo ningún reparo ni desparpajo en calificarla con una supina elegancia de lord: “…cuyo razonamiento y nivel intelectual pueden describirse con tres palabras: caca, pichi, poto. (IDL-Reporteros “Columna de reporteros”, 31/05/2011). Al grupo La Resistencia lo bautizó como “La Pestilencia” y los acusa de ser una “banda” que realizan “atentados”, “ataques” confabulados con grupos neofacistas y un poder de ataque como Fuerza Delta del legendario mayor Scott McCo (Chuk Norris).

César Romero, periodista de La Republica, realizó algunas importantes críticas al periodismo de investigación (su monopolio y falsos héroes). Acá uno de los tuits: “Políticos que ante la falta de partidos políticos operan desde los medios de comunicación. Periodistas que ante la ausencia de políticos actúan en influyen políticamente. Difícil diferenciar. Difícil competir. Se confunde todo”. (6 de mayo,2019).

Gorriti le dedicó una extensa columna donde lo bautizaba como Cacatustra y se planteaba lo siguiente: Al final, las únicas preguntas que cuentan son: ¿Ha valido la pena investigar la corrupción del caso Odebrecht o no? ¿Valdrá la pena investigar lo que resta de Lava Jato y el club de la construcción o no? Dado el poder y las fortunas de los investigados ¿había que hacerlo con decisión o no? A la luz de los resultados obtenidos hasta hoy ¿ha sido un buen trabajo o no? ¿Conveniente para el Perú o no?”.  (“De criterios y cretinos”, IDL-Reporteros,18/05/2019). 2024 y todas esas respuestas se las da el sagrado tiempo con vuelto y todo.

Hacen mal Claudia Toro y el Dr. Luis Pacheco Mandujano en tratar de exponer a Gustavo Gorriti con el sambenito de que no es periodista porque no registra título en la SUNEDU. Hay que desnudarlos desde sus miserias más recurrentes (sus juntas sombrías y perversas venganzas) y no caer en el barato juego del acusete en el cual Gorriti se ríe a sus anchas por tan “duras” calificaciones.

Umberto Jara escribe: “La síntesis de la carrera de Gorriti es esta: un individuo financiado desde el exterior que usa el disfraz de periodista para actuar como operador político y constante desinformador.” (“Gorriti, el eterno guardaespaldas toledista”, Lima Gris, 31/05/2023).

Alto Mariátegui también le agrega su rosario: “Gorriti NO es un periodista. Definámoslo correctamente: es un activista político que ha usado al periodismo como herramienta para manipular a la Fiscalía en contra de otros. Ha utilizado la data que conseguía no para informar al público, sino para demoler sistemáticamente a los que aborrecía políticamente.” (Perú21, “Ocho apuntes sobre Gorriti”, 11/02/2024)

Los delirios de Casandra

Cuando Jaime Villanueva mencionó el nombre de Gustavo Gorriti al instante se activaron las alarmas en su defensa. Desde estrambóticos besamanos o impulsar el apoyo internacional de personalidades y colgarse de una victimización amparándose en los riesgos del periodismo de investigación a la cual bautizaron como “Campaña de desinformación” contra el sagrado periodista. Rosa María Palacios, Pedro Salinas, Mávila Huertas, Fernando Carvallo,  Glatzer Tuesta, Curwen, Claudia Cisneros y Sol Carreño quien casi llora al defender a Gorriti) se han desgañitado de dolor sacando cara por su camarada colega. ¿Cuál es el problema?, ¿Qué tiene de malo que Gorriti investigue?  En novedosa pose gualipolera han salido sus lloronas a echar culpas y no ponerse a reflexionar desde omisiones o errores cometidos  tal vez involuntariamente, pero nada. Ni pizca de perdón. Nunca nos dimos cuenta que son superiores. Cecilia Valenzuela directora de Perú21 en entrevista Canal N lo dijo claramente: “Creo que hoy en Perú no debes —ahora ni hace un buen tiempo — ponerte en una posición antinada porque la polarización está destruyendo nuestro país y si  nosotros  dejamos que nos ciegue el anti, entonces, compartimos y colaboramos a que esa polarización se marque más”. (Valenzuela, Calderón, Chincha y Zegarra: crisis política, poder y la prensa; mensaje presidencial,11/08/2022). Gorriti cayó en esos delirios y nunca pudo salir.

Romina Mella periodista de IDL-Reporteros en entrevista a Pedro Salinas no aclara la mención de Villanueva sobre su participación en el despacho de José Domingo Pérez ni las injerencias de una institución periodística en el Ministerio Público.  Romina cree que somos idiotas y que nadie en el Perú puede pensar por cuenta propia y esbozar sus propias críticas a los medios de comunicación o sus referentes. Todos son fujiapristas o son parte de la mafia y son ellos los únicos que luchan con la verdad y la información.

Gorriti no es un santo y poco a poco fue mostrando su implícito poder (y desde luego que no hay recibos  ni explicitas  directivas  con papeleo en mano que movilicen una decisión judicial). Gorriti trató en el 2018  al fiscal coordinador del equipo especial, Hamilton Castro como “lento y formalista”, “demasiado lento y cauto” porque no se prestaba a sus comisiones. ¿La cautela no era una virtud ante un proceso tan complejo? Poco después Castro fue destituido del cargo para sorpresa de él mientras se encontraba en una diligencia en Francia. Vela y Pérez entraron al equipo y trabajaron de la mano. Canal N desarrolla la nota de esta manera:  “un conocido periodista y ‘gurú’ de casos emblemáticos acude a la Fiscalía y le explica al fiscal su punto de vista sobre la necesidad de establecer “alianzas” entre medios de investigación y el Ministerio Público […] Enseguida la sugiere que el medio de comunicación al que él representa conozca con antelación los viajes que, por entonces, se tornaban ineludibles”. ¿Acaso eso no coincide con el testimonio de Villanueva y no revela injerencia?  ¿Qué tiene que ver esto con el periodismo de investigación?

Joseph Goebbels afirmaba “Miente, miente, miente, que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá” y de eso lo saben muy bien el IDL y el IDL-Reporteros porque refuerzan sus mentiras y acusan a todos de mentirosos y de montar espeluznantes campañas. Recuérdese las versiones de  Carlos Rivera Aguilar acerca de la diligencia del fiscal Rodrigo Álvaro Rurush y llegó al local de IDL-Reporteros en la mañana del 10 de julio del 2018. Ante el programa de Juliana Oxenford declaró lo siguiente: “Se pretendió desarrollar una diligencia fiscal sin un mandato” (Latina Noticias,11 de julio,2018). Como había que continuar con el plan de la mentira Gorriti fue entrevistado por Mávila Huertas mostrando su repudio por el supuesto allanamiento que nunca fue tal: “Fue realizado de una forma tan burda y poco inteligente que me hace pensar de la capacidad intelectual de quienes definen esto… (…) me pongo a pensar que ha tenido algún intento intimidatorio, pero que ha sido hecho de una manera tonta, cretina más certeramente y hemos reaccionado como debe reaccionar todo periodista de investigación en un régimen democrático. Pero también debo añadir de que eso no ha sido toda la política de la fiscalía de la nación he recibido mensaje de solidaridad de varios fiscales.” (Canal N, 11, jul 2018)

En otra declaración refuerza su reclamo:

“Camino hacia aquí yo hablé con el fiscal de la nación quedó muy sorprendido y tomo acciones inmediatas.”

¿Qué periodista de investigación tiene la confianza y mandato imperativo sobre la máxima autoridad del Ministerio Público y lo haga retroceder de las medidas que disponen sus fiscales de manera autónoma?

Pero no fue ilegal y todo se debió a desarrollar una exhibición de documentos amparados en las funciones de acuerdo a ley como lo señaló la ex procuradora Katherine Ampuero citando   el Código Procesal y como se puede ver en el video que registra la exposición de Glatzer Tuesta y de Carlos Rivera Aguilar conciliando las cosas y no desglosando abuso alguno en la intervención  aun cuando Gorriti refunfuñaba e insultaba la capacidad del fiscal y sus subalternos calificándolos desde ignorantes hasta pobres diablos. (Milagros Leiva “Entrevista” – Enero, 10 – 2/4)

Augusto Álvarez Rodrich intenta marcar un poco el territorio de la sensatez:

“Para que quede claro lo que se quiere plantear: en estos ‘tiempos modernos’ la corrupción solo es corrupción si el investigado es alguien con pensamiento distinto al de quien tenga alguna capacidad de influencia no oficial en la sociedad: la academia que analiza lo mismo con prisma distinto según la ideología del corrupto; medios que pactaron con autoridades —como los fiscales anticorrupción— información privilegiada a cambio de ‘buena prensa’, como lo practicaron un portal y un par de unidades de investigación, la del gran diario y la de un dominical de TV; o las ONG que ante la corrupción preguntan primero de quién se trata para recién luego pronunciarse…” (La Republica, “Las banderas que se eligieron para lavar”,18/02/2024).

Marco Sifuentes y Víctor Caballero (“El diario de Curwen”,18/02/2024)  se han sentado a mirarse como dos actores eróticos dignos de la mejor película de Berlanga. Intentaron vender en clave de sorna (la cual no dominan por obvias  limitaciones culturales) un Gorriti laborioso, objetivo e inmaculado y quisieron destruir el mito que  Gorriti  no investigó a Vizcarra, Castillo o Sagasti. Entonces parecen gritarnos todo lo que hizo este sacrosanto periodista: “La información más sólida, más bacán y amplia sobre Karelim López es de IDL-Reporteros”.

Estos son algunos de los artículos sobre dicho personaje:

IDL-Reportero,“¿DePinchi Pinchi a Karelim López?”,28/02/2022)

IDL-Reporteros, “El sombrero sin cabeza”,03/12/2021

IDL-Reporteros, “La delación fallida”,16/12/2021

IDL-Reporteros “El entorno de los brujos”,29/12/2021

Leídos uno encontrará escritos en son de burla, sin ganas ni rigor periodístico, cachita de los usos políticos de la derecha peruana o dudas de las cosas que se revelaban, y además siempre tratando de exculpar a Castillo porque al igual que César Hildebrandt consideraba al expresidente chotano como un simple pájaro frutero. De Vizcarra tampoco hizo gran cosa. Es evidente el sesgo en el manejo de la información en el caso de Gorriti y su medio y que ese par de dateros snobs (Sifuentes y Curwen) nos quieren vender como manifestación reveladora que ilustren a la audiencia y salven a su patrocinador.

Gorriti como un personaje de Woody Allen, delirante y sentimental, ha sucumbido a sus infiernos entre la comedia y la tragedia. No distingue lo ético de lo perverso, la razón de la falacia. Su vanidad, como a todo literato enloquecido, solo le permite ver sus poderosas fantasías, pero desecha la realidad por aburrida al mismo estilo del ingenioso Alonso Quijano. En su heroica batalla ha terminado imitando las argucias de su principal enemigo (Vladimiro Montesinos) y como una historia diabólica (sin risas ni aplausos) digna de Stephen King ahora paladea el delirio de su pervertido ejemplo.

_________________________

*Este apelativo se lo debemos al diplomático José Rodríguez Elizondo quien en 1997 realizó este artículo, “Presentando a Gorriti” para la revista Caretas. Tomado de la Mula,11/11/2010.

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Reinventar la universidad peruana

Lee la columna de Edwin A. Vegas Gallo

Avatar photo

Published

on

Por Edwin A. Vegas Gallo

En este tiempo de creación a diestra y siniestra de universidades públicas, por parte del Congreso de la República, se hace necesario que del seno de la Academia se plantee la reinvención de la Universidad peruana, habida cuenta que los políticos de la Comisión de Educación no lo harán por sus propios intereses partidario.

Hay que entender que la educación es un derecho humano básico, condición intrínseca para la paz con seguridad ciudadana y por ende desarrollo.

En ese derrotero la universidad peruana, tiene un rol estratégico e insustituible de formar profesionales completos para la construcción de la sociedad peruana más sostenible, resistente y pacífica.

Ello requiere de política de Estado de “no dejar a nadie atrás” en términos de acceso y calidad y asimismo sea considerada como bien público evitando su tragedia en la que está inmersa.

Esto en concordancia con los desafíos que se han generado a nivel Perú como: el cambio climático y la perdida de la biodiversidad en el concepto de “una sola salud”, la violencia con aumento de los niveles de delincuencia y corrupción, el aumento de desplazados por aquella, el aumento de la pobreza y la creciente desigualdad económica. Ni que decir del declive de la democracia peruana, lo que trae menos libertad académica, menos pensamiento crítico independiente, menos tolerancia a la investigación científica sobre temas sensibles socialmente como de género, descolonización del currículo, étnica.

La reinvención de la Universidad peruana pasa por acceso equitativo, sostenible, con financiamiento, con diálogo abierto, con ínter y transdisciplinariedad, con  un enfoque de “aprendizaje a lo largo de la vida”, con un modelo educativo que considere experiencias de aprendizaje universitario pedagógicamente informadas y tecnologías educativas enriquecidas.

Para ello la universidad peruana urge renueve su pensamiento, su diálogo, sus decisiones y sus acciones a través de su misión, alejada del ruido de los políticos de turno.

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Los 85 años de Alfredo Bryce Echenique

El autor de “Un mundo para Julius” y “No me esperen en abril”, celebra la vida con humor.

Avatar photo

Published

on

El escritor peruano Alfredo Bryce Echenique, acaba de cumplir 85 años de vida sugestiva, alucinada y novelesca; fiel al estilo del pequeño y solitario “Julius”, no solo por mofarse de su estrato acaudalado; sino, de la hipocresía social en general.  

El autor de las galardonadas novelas “Un mundo para Julius” y “El huerto de mi amada”, tuvo una niñez acomodada y se desenvolvió en un ecosistema aristocrático, como buen hijo y descendiente de banqueros y como tataranieto de José Rufino Echenique, quien fuera presidente del Perú entre 1851 y 1855.

El joven sanmarquino obtuvo un doctorado en Letras y en 1964 se trasladó a Europa, consiguiendo una licenciatura en literatura francesa en La Sorbona. Asimismo, hizo periodismo, colaborando en la revista Oiga, como un firme opositor del régimen de Alberto Fujimori.

Pero no todo fue ‘color de rosa’ para Bryce. En 2007 protagonizó uno de los más bochornosos escándalos por acusaciones de plagio de artículos periodísticos de cercanos amigos. En aquella época el escritor negó todas las acusaciones y se confinó en su casa de Asia, al sur de Lima. Sin embargo, en 2009 Indecopi lo sancionó a pagar una multa de S/177, 500, por plagiar 16 artículos de 15 autores.

A pesar de ello, la narrativa de Bryce, es el deleite de los lectores y en especial—por su imperturbable sentido del humor que mezclaba con embriaguez—cuando presentaba sus nuevos títulos. Recuerdo, cuando lanzó por primera vez sus antimemorias II, “Permiso para sentir” en un elegante salón del Miraflores Park Plaza y su intervención fue tan larga y divertida, que el público no paraba de reír, e incluso, el gordo Massa se paró de su asiento para aplaudir a su amigo.   

Algo curioso en Bryce Echenique, tiene que ver con la decisión de no haber engendrado hijos, por temor a tener descendencia.

“Para mis padres fue traumático ese hijo (Paquito); pasaban la Navidad triste, no había Navidad. Mis hermanos tuvieron miedo de que les saliera un niño que sea como mi hermano. Un hijo me hubiera complicado la vida, no creo que me la hubiera alegrado, creo que más me hubiera alegrado la vida un perro bóxer”.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Grupo Neón, la luz de los noventas

Lee la columna de Rodolfo Ybarra

Avatar photo

Published

on

Uno de los principales grupos poéticos de los noventas fue “Neón”, fundado inicialmente en los pasillos de San Marcos por Rubén Grajeda (AKA Leo Zelada) y el mítico Carlos Oliva. Luego se integrarían Héctor Ñaupari, Miguel Ildefonso, Mesías Evangelista, Paolo de Lima, Isabel Matta Bazán y muchos otros más en su segunda fase: Harold Alva y la nueva horneada que le darían un nuevo empuje.

Tuvieron recitales masivos como Poesía con Cólera y estuvieron en el ojo de la tormenta cuando Christian Vallejo, jefe editor de La República en ese entonces, los sacó al fresco, pero resistieron la embestida. Estaban hechos de acero inoxidable y el tiempo les daría la razón. Recuerdo que Mario Vallejo, periodista y compañero de estudios (sobrino de Christian) me dijo un día: mi tío quiere hablar contigo y fui al jirón Camaná. Y defendí a Neón no solo porque eran mi generación sino porque eran mis amigos y su poesía siempre me fue de alta estima y consideración.

Tuvieron momentos difíciles y graves como el fallecimiento de Oliva quien dejó inédito el libro: Lima o el largo camino de la desesperación y la partida de Juan Vega, viejo amigo que siempre me guardaba espacio en el cine club del BCR y del cual hasta ahora no se han podido editar sus textos. Ñaupari partiría el 2023 y con él se fue la alegría de este grupo.

Cuando Ildefonso gana el Copé en el año 2001, ganó también Neón. La estética de las calles, la soledad de los bares, la nostalgia, la memoria estaban presentes en la poesía de este vate. Recuerdo que todos los amigos fuimos a un bar a celebrar y Zelada dijo: “Miguel, ya ganó todos los premios, qué más puede haber”. Y siempre habría más. Premios y reconocimientos. Mientras otros acentuarían su carrera en la investigación y la docencia como Paolo de Lima (que acaba de editar: Poesía y Guerra Interna en el Perú, 1980-1992).

Este escriba recuerda cuando fue invitado a participar de Neón, pero otras responsabilidades me lo impidieron (estudiaba en dos universidades) y estaba como director de Aedosmil en la ANEA.

Finalmente, hasta ahora seguimos esperando los libros de Mesías Evangelista, quien regenta un colegio en Ate-Vitarte y siempre ha sido un gran conversador y una de las armas secretas de Neón. Ojalá se anime pronto. Este texto está dedicado a él.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Otra vez el show de Paolo, doña Peta y el abogado

Lee la columna de Umberto Jara.

Avatar photo

Published

on

Por: Umberto Jara

Paolo Guerrero destaca por dos razones: lleva 40 años tomado de la mano de su mamá y pudo convertirse en ídolo popular gracias a los 13 goles que anotó en 46 partidos en las Eliminatorias Mundialistas.

Es una cifra sencilla pero, en un país en el que faltan el pan, la honradez y los goles, fue suficiente para convertirse en ídolo popular. El problema es que usa de manera incorrecta el sitial que millones de hinchas le dieron y, en estos días, sin ningún respeto a los peruanos, Guerrero vuelve a ejercer la misma actitud ilegal que ejerció en el famoso (y falso) caso de la llamada “contaminación cruzada” y vuelve a escena el mismo trío: Paolo, doña Peta y el abogado Julio García.

Esta vez, Guerrero firmó un contrato y, de pronto, se arrepintió y como quien devuelve el chupetín que le compró mamá, dice: ya no quiero. Atribuye la culpa a la inseguridad ciudadana. El problema es que la ola de violencia ya existía cuando firmó el contrato. Al igual que con la “contaminación cruzada” , existe otra razón que oculta pero ya se revelará.

Por de pronto hay una extraña suma de hechos. El 13 de febrero, César Acuña, el gobernador regional de La Libertad “reveló el verdadero motivo por el que Paolo Guerrero no quiere jugar en César Vallejo: amenazaron a su mamá”. El anuncio no lo hicieron los directamente afectados: Paolo y su mamá.

Al día siguiente, 14 de febrero, el jefe de la Región Policial La Libertad, general José Antonio Zavala, en una entrevista en Panamericana Televisión, desmintió a César Acuña señalando que no se había registrado ninguna amenaza contra la madre de Paolo Guerrero.

Si bien, según Dina Boluarte, César Acuña es el papá de La Libertad, resulta que no es el papá de Paolo Guerrero. Además, como al pequeño gobernador nadie le creyó, recién el 15 de febrero el futbolista tuvo que aparecer para decir que su madre había recibido amenazas TRECE días atrás. Guerrero sostiene que se trata de un episodio gravísimo pero no lo dijo el 2 de febrero, cuando supuestamente ocurrió, sino trece días después y cuando la policía contradijo el anuncio de Acuña.

En la curiosa cronología aparece también el dato de que la denuncia ante la policía la realizaron recién el 14 de febrero. Si según Paolo el hecho es tan grave a tal punto que no puede cumplir con su contrato ¿por qué la denuncia se hizo recién doce días después?

No se sabe si han entregado a la policía los mensajes amenazantes recibidos vía whatsapp. Tampoco se sabe si se hará el peritaje correspondiente para ver si son reales porque tales mensajes de los “peligrosísimos extorsionadores” son bastante peculiares.

Otro dato: para que exista extorsión el delincuente necesita tener a la víctima al alcance para intentar un secuestro o un acto de violencia directo que obligue a pagar el monto exigido por los extorsionadores. En este caso, Paolo Guerrero y su familia están en Brasil y doña Peta en Lima. Resultan bastante tontos los miembros de la banda “Los pulpos de Trujillo” que, además, presentan su CV en uno de sus mensajes. Todo muy parecido a la farsa de la “contaminación cruzada”.

Algo más. Paolo Guerrero al no lograr convencer pasó a usar un tono altisonante y soberbio contra la periodista Fátima Aguilar, quien, con legitimo derecho por ser trujillana, le hizo notar el daño que le estaba haciendo a su ciudad y a los trujillanos porque estaba convirtiendo a Trujillo en el peor lugar para vivir.

Lo concreto es que Paolo Guerrero firmó un contrato y al momento de firmarlo ya sabía que en Perú existe una ola de violencia y que Trujillo y Pataz tienen un alto índice que no combate el gobernador regional, Cesar Acuña, precisamente el factótum del club que lo contrataba. Entonces, Guerrero ¿a sus 40 ingenuos años no preguntó a dónde iba antes de firmar?

También aparece un argumento insólito en este show montado para incumplir con un contrato. En el programa “Ocurre ahora” el futbolista dijo textualmente: “Yo le dije al señor Richard Acuña que no quiero que las amenazas lleguen a oídos de mi mujer porque eso sí sería fatal y por eso fue la determinación de que yo no iba a cumplir con mi contrato porque mi mujer no quiere”.

Allí hay una pista. No hay que olvidar que el 30 de enero la prensa anunció que Guerrero y su pareja, la brasileña Ana Paula Consorte, habían terminado su relación. Luego hablaron de reconciliación pero en esos días de firma del contrato había revuelo familiar.

Lo cuestionable es que Guerrero vuelve a usar su condición de figura deportiva para eludir sus obligaciones. El mensaje es pésimo hacia los niños y jóvenes porque sugiere que aquel que llega al sitial de ídolo puede hacer lo que le de la gana. Es al revés. Una figura pública, un ídolo está obligado a tener un comportamiento muy correcto en retribución a la confianza que la gente depositó en él.

También es cuestionable el comunicado demagógico tratando de disculparse ante el pueblo trujillano después de haber puesto a Trujillo como un lugar tan peligroso como invivible. Guerrero debería enterarse que la ciudad en que vive, Río de Janeiro, tiene un índice de criminalidad de 77.35 mientras que Trujillo alcanza el 66.83 (Base de datos Numbeo).

Una acotación final. El 5 de octubre de 2017, un examen antidoping halló en la orina de Paolo Guerrero rastros de benzoilecgonina, el principal metabolito de la cocaína. Entonces, el futbolista, doña Peta y el abogado Julio García, armaron toda una farsa para justificar que Paolo había sufrido una “contaminación cruzada” por haber tomado un anís en una taza que tenía residuos de mate coca. Fue una versión absurda y, sobre todo, muy ignorante porque pretendió cuestionar a la ciencia médica. Fracasaron. Guerrero fue sancionado con quince meses de suspensión y no lograron sacarle ni un dólar al Swissôtel. Aquella vez publiqué el libro “Así nos robaron” que contiene la investigación que demuestra la gran mentira de la “contaminación cruzada”.

Esperemos que esta vez, los medios de comunicación no se alineen con Paolo Guerrero como lo hicieron la vez aquella del doping, y cumplan con su deber de investigar. Detrás de este show para no cumplir un contrato, existe algo concreto: entre el 2 de febrero y el 13 de febrero algo ocurrió. ¿Qué es lo que Paolo Guerrero oculta?

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Paulo Mauro, dignidad y honor frente a Scotiabank

Lee la columna de Rafael Romero

Avatar photo

Published

on

Por Rafael Romero

No es un ciudadano más que levanta su voz de protesta frente a una entidad financiera. Es el adulto mayor y comandante de la Benemérita Guardia Civil del Perú, Paulo Mauro Retamozo, emprendedor desde que era cadete de esta institución emblemática que existió hasta antes de la unificación policial -junto a la PIP y GR- dictada por el primer gobierno de García. Además, es el autor del libro “Perú: seguridad en rojo” y su hermano “Pochito”, Guardia Civil como él, ofrendó su vida por la patria al enfrentarse a Sendero Luminoso en las alturas de Sayán.

Incluso Paulo Mauro Retamozo, a partir de su libro consultado por diversas autoridades, bien pudo haber sido convocado al Ministerio del Interior, pero un juicio con Scotiabank -que dura más de un cuarto de siglo-, no solo atenta contra su proyecto de vida sino que pende como espada de Damocles sobre su propiedad, honor y dignidad, y como él dice, “pese a haber demostrado en sede judicial, que la deuda que se me cobra fue cancelada y que las demandas vienen sin fundamento ni asidero desde que Scotiabank era el Banco Wiesse”.

Para este tema, y su respectiva investigación, tomé contacto con Scotiabank, pero representantes de esta entidad prescindieron aparecer en cualquier entrevista, argumentando que el caso está judicializado.

Paulo Mauro es autor del libro “Perú: seguridad en rojo”

Pues bien, la versión documentada de Paulo Mauro plantea que ha denunciado a Scotiabank por vulnerar sus derechos humanos, mediante el acoso judicial y la extorsión, peor cuando señala que su caso tiene calidad de la cosa juzgada desde el 24 de setiembre del 2008, con la Resolución N° 19, recaída en el Expediente N° 06953-2006.

Paulo Mauro, adulto mayor con sus derechos vulnerados, dice que la patraña e infundio se inició con un crédito promocional dirigido a la pequeña empresa, solicitado a COFIDE en 1993. Este era uno más de los muchos créditos que obtuvo y que honró desde el lejano 1973. En todas las veces que recibió un crédito demostró su diligencia y pagó sus deudas porque eso lo aprendió de su familia y durante su formación profesional en aulas de la Escuela de Oficiales de la Benemérita Guardia Civil, desde el año 1966.

Así, para 1993, recurrió a COFIDE y su representante le consultó si tenía cuenta con algún banco. Entonces Retamozo le dijo que tenía una cuenta en el Banco Wiesse, ya que el crédito solicitado a COFIDE se canalizaba por medio de un banco. El desembolso fue de US49,000 dólares americanos y todo ese montó lo canceló en 1998.

Paulo Mauro y su hermano “Pocho”, emboscado y asesinado por columna senderista en Sayán

Pero, tiempo después, el Banco Wiesse generó un conflicto que dio lugar al Exp. 06953-2006, con la participación del Scotiabank, propiciando incidentes ante el Décimo Juzgado Comercial y un magistrado resolvió en justicia, descubriendo y demostrando que la conversión o división de un crédito en tres fue fraudulento y a todas luces en contra de Paulo Mauro Retamozo. Además, existe en el referido Exp. N° 06853-2006, una Carta de Cancelación emitida por COFIDE, la misma que confirmó que solo hubo un único crédito y no tres.

También señala el denunciante que terceras personas, aprovechando su viaje y residencia en los EE.UU., procedieron a festinar nuevos procesos para desconocer que el Exp. 06953-2006 concluyó con dos Resoluciones, la N° 18 (Dieciocho) del 31 de julio del 2008 y la N° 19 (Diecinueve) del 24 de setiembre del mismo año, que declaró a su favor la cosa juzgada. El juez del 10° Juzgado Civil Comercial al ver que la resolución no fue apelada por el banco, determinó que quedó consentida y conforme a ley ordenó su archivamiento, resolviendo la improcedencia de la Ejecución de Garantía solicitada por el banco, además que la deuda fue total, completa y absolutamente cancelada por la persona de Paulo Mauro Retamozo.

Lamentablemente, señala el denunciante, el banco se entera que viajó a los EE.UU., y malos “operadores de justicia” del Séptimo Juzgado Civil Comercial y de la Primera Sala Superior de la Corte Superior de Lima, tramaron otro proceso judicial (Exp. N° 08877-2011), similar al proceso de Ejecución de Garantías, pese a que ya tenía calidad de cosa juzgada desde el 24 de setiembre del 2008.

Para el inicio del referido expediente, se requería un Acta de Conciliación como prerrequisito para entablar cualquier juicio. Sin embargo, Retamozo nunca fue notificado en su domicilio real en los EEUU. Scotiabank ignoró este incidente y para sus propósitos, vulnerando la buena fe, inventó otra inasistencia de Paulo Mauro Retamozo, acción que se sumó a la fraudulenta pretensión de utilizar copias fotostáticas de los tres títulos valor que el juez había declarado fraudulentos, indica el denunciante.

Desgraciadamente, esto fue avalado por el juez del Séptimo Juzgado Comercial, aprovechando que Retamozo estaba residiendo en el extranjero; y todo ello ocurría en un segundo intento de despojo de su inmueble.

De otro lado, por ser derecho de Paulo Mauro, éste requirió ante el 27 Juzgado Civil el levantamiento de la hipoteca, en el año 2017 (Exp. N° 03113-2017), pero se dio cuenta que el abogado “defensor” de aquel entonces, después de consumado el Expediente 06953-2006, dizque “se distrajo”, pese a su experiencia, e “ignoró” lo que tenía que hacer, “postergando” el pedido de levantamiento de la hipoteca, ventaja que fue utilizada deslealmente por el banco para realizar otra vez la misma pretensión, a espaldas de Retamozo, quien también informa que aquella Acta de Conciliación irregular fue presentada en el Expediente 08877-2011, y ello carecía de verosimilitud.

En tanto, el juez de entonces -mediante Resolución Uno, del 11 de noviembre del 2011-, declaró la inadmisibilidad de la demanda, requiriendo al Banco Scotiabank para que subsane su demanda amañada con otro nombre (Banco Continental), requiriendo asimismo hasta cinco observaciones respecto de su demanda, las que nunca fueron subsanadas.

Aun así, el proceso continuo y con Resolución Dos, del 22 de diciembre del 2011, sin absolver la Resolución Uno, el Poder Judicial la admite, cambiando la suscripción inicial de Banco Continental (resolución uno), por Scotiabank (resolución dos). En esta resolución dos, Scotiabank nuevamente persuade ilícitamente y requiere que se notifique a los emplazados, pero en una dirección inventada o falsa, con el propósito de que éstas primeras notificaciones de ley no lleguen a conocimiento de Paulo Mauro Retamozo.

Scotiabank y los operadores del Séptimo Juzgado aludido, indica Retamozo, vulneraron el debido proceso, y se resolvió de manera amañada, en medio de varios incidentes, hecho que fue denunciado por él ante la OCMA. Está instancia resolvió, favoreciendo al Juez, aduciendo que resolvió de acuerdo al “Principio de Discrecionalidad”.

Gianfranco Castagnola, presidente de Scotiabank Perú, y Elena Conterno, miembro del directorio y ex ministra de Estado.

Durante el desarrollo del Exp. 08877-2011, el juez y sus contradictorias Resoluciones, dio lugar hasta cinco apelaciones. Las mismas fueron decretadas “sin efecto suspensivo”. Así, Scotiabank, empoderado por el sesgo de aquella autoridad judicial, incurrió en desfachateces hasta el punto de aducir que no tenía el Contrato de Cuenta Corriente en Monedas Extranjera Nro. 025-30266, cuya existencia era fundamental para determinar un supuesto saldo deudor. Incluso ese banco adujo, descaradamente, que no tenía el susodicho contrato, y por lo mismo su pretensión no tenía fundamento para continuar. Sin embargo, el juez resolvió que este caso irregular continúe.

Según Retamozo, la Primera Sala Superior Comercial, resolvió a favor de la parte económicamente poderosa, avalando ilícitamente imposibles jurídicos, como es la de resolver de manera incoherente las apelaciones que fueron signadas “sin efecto suspensivo”, en una sola, sin valorar coherentemente cada una de las apelaciones requeridas, lo que para él constituye no solo un abuso sino también otra ilegalidad.

Pese a ello, Retamozo dice que no todos los jueces son perversos y ahí está aquel magistrado que resolvió sobre la improcedencia de la Ejecución de Garantía y también está el juez del 27 Juzgado Civil, que resolvió ordenándole a Scotiabank el levantamiento de la hipoteca. También señala que en el Exp. 03113-2017 obra la Carta de Cancelación de COFIDE N° CF-00501–2007/UAO del 22 de enero del 2007, la misma que el juez del 27 Juzgado Civil advirtió que es la única operación de crédito que tuvo como intermediario el Banco Wiesse, y que ya fue cancelada el 31 de diciembre de 1998, y es parte del Exp. 06953-2006. Todos estos fundamentos obran en autos de ambos expedientes judiciales.

Sin embargo, el juez de Séptimo Juzgado Civil, en el Exp. 08877-2011, no tuvo en cuenta el sospechoso “error” del abogado que contestó la demanda en el contexto de una estrategia malvada “para resolver en contra mía”, indica Paulo Mauro, quien ha verificado que Scotiabank influenció en su contra, para que los operadores judiciales resuelvan, además de las premeditadas infracciones denunciadas, ignorando el precedente de cumplimiento obligatorio, tal como lo establece el Sexto Pleno Casatorio de la Corte Suprema de la República.

Finalmente, Retamozo dice que debido a la influencia del banco se ignora su pedido sobre sustracción de la materia, realizado hasta en tres oportunidades. Por eso acaba de demandar a Scotiabank y los que resulten responsables, por extorsión y coacción en su agravio. También he presentado un Recurso de Amparo en defensa de sus derechos fundamentales. ¿Otra vez la historia nos pone a un David contra Goliat? Seguiremos informando

Comentarios
Continue Reading

Opinión

“Isla Bonita”, la profunda pobreza de nuestro cine

Lee la columna de Edwin Cavello

Avatar photo

Published

on

Una nueva historia filmada en la amazonia peruana estuvo por algunos días en cartelera de los cines limeños, se trata de la película “Isla Bonita”, dirigida por Ani Alva Helfer. Por esos días no la quise ver, ya que las últimas producciones peruanas han sido una rotunda decepción. Pero mi curiosidad por conocer lo que se hace actualmente en nuestro país me llevó a cometer el error de pulsar play en Netflix. Fue así que pude constatar nuevamente que lo que se hace es un remedo que no llega a llamarse “cine”, y donde nos saturan con personajes trillados que saltan a la pantalla grande sin saber actuar.

Patricia Barreto, Emilia Drago y Saskia Bernaola inundan la pantalla con su deficiencia actoral frente a cámaras, todo es muy forzado, todo es muy torpe. La “película” parece un trabajo producido en el taller de algún colegio, donde no importa el guion, la actuación, la fotografía y todo lo que se conoce como lenguaje cinematográfico.

Ani Alva Helfer supuestamente estudió cine en la Universidad de Palermo en Buenos Aires. Me pregunto ¿cuántas veces habrá faltado a clases? Porque el resultado de Isla Bonita parece más el producto de alguien sin estudios ni preparación cinematográfica. Aquí no se ve una educación cinematográfica, ni la influencia del cine argentino que tiene entre sus respetados representantes a Leonardo Favio, Lizandro Alonso, Lucrecia Martel, Sorín, Campanella, Bielinsky, Solanas, Caetano, Subiela y Gaspar Noé.

Preocupa realmente que una persona con supuestos estudios cinematográficos termine realizando algo tan paupérrimo. La selva tiene su belleza, pero esa belleza y misticismo hay que saberla mirar, tal como lo supieron hacer Armando Robles Godoy con “La muralla verde” y Werner Herzog con “Fitzcarraldo”.

A la directora no le pido una obra maestra, pero caer en el conformismo de películas como “Cementerio General” o “Isla Bonita”, es de mediocres. Y eso es lo que se tiene que erradicar de nuestro cine. Basta de historias que parecen un largo comercial de supermercados o detergentes. Los artistas —en este caso los cineastas— se deben arriesgar a construir historias que perduren en el tiempo.

Alguien dirá, pero la película tuvo casi 300 mil espectadores en los cines. Señores, las moscas son millones y les encanta la caca. Hay que entender que no todo lo que se consume masivamente es bueno.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

 

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending