Connect with us

Patrimonio Cultural

Tres observaciones al proyecto de “Mejoramiento y remodelación de la plazuela de San Francisco”

Published

on

El pasado 11 del presente mes, posteé un comentario en mi muro Facebook sobre las serias discrepancias surgidas entre los religiosos de la Provincia de los XII Apóstoles del Perú (Lima) y Prolima, el Programa Municipal para la Recuperación del Centro Histórico de nuestra ciudad, que a golpe de la 1:10 de la madrugada del 5, con ayuda de la Policía Nacional, dio inicio al proyecto de: Mejoramiento y remodelación del servicio de recreación pasiva en la plazuela de San Francisco de la zona de intervención 01: San Francisco del eje estructurante Áncash, en el Centro Histórico de Lima; código único de inversiones Nº 2498290.

El proyecto ha sido elaborado atendiendo las recomendaciones del Centro de Patrimonio Mundial de la UNESCO y autorizado por el Ministerio de Cultura mediante la Resolución 000009-2022-DGPC/MC, especificando que se trata de un proyecto de remodelación integral. Como no podría ser distinto, en tanto que ciudadano limeño y profesional veo con suma complacencia que nuestro municipio emprenda este tipo de obras inscrita en Plan Maestro del Centro Histórico de Lima al 2028 con visión al 2035; sin embargo, me preocupa y haré aquí algunas observaciones y sugerencia al mencionado proyecto; y claro, lamento la manera de proceder de Prolima con los religiosos en consideración a que, en principio, la gestión cultural debe ser participativa y dialogante.

Hecha necesaria abstracción de la planificación, formulación y gestión realizada para ejecutar el proyecto, no conocido en detalle por los religiosos, todo comienza en la madrugada del 5 de los corrientes, cuando el personal de Prolima valiéndose del uso de maquinaria pesada derribó el muro perimétrico de 145 metros que protege el conjunto monumental franciscano, construido el año 1987 por el propio municipio limeño en representación del Estado peruano, a solicitud de Unesco, como condición para declararlo patrimonio de la humanidad. Admitido y cumplido este compromiso, el 9 de diciembre de 1988 el Comité a cargo inscribió a San Francisco en la lista del Patrimonio Mundial, «confirmando el valor excepcional y universal que posee… [y que como tal debía] ser protegido para el beneficio de la humanidad».

Muro demolido por la Municipalidad de Lima.

Y en efecto, el conjunto monumental del que me ocupo posee el mayor interés histórico y cultural no solo limeño y peruano. Está constituido por el convento que luce una sobria portada reconstruida y modificada en el siglo XVIII, y cuyo interior conserva bienes muebles de excepcional valor patrimonial. Asimismo, la iglesia de San Francisco de Jesús el Grande, de planta basilical realizada por el arquitecto luso Constantino de Vasconcellos, y construida por el notable albañil o aparejador mulato cajatambino, Manuel de Escobar, quien en el periodo 1659-1662 dio inicio a los trabajos que pudo culminar entre los años 1669 y 1674, gracias a la diligentemente actuación del Comisario General de la Orden fray Luis de Cervela. La iglesia destaca por su gran monumentalidad (26 m de largo por 30 m de alto), pétreo imafronte volumétrico expansivo, las dos torres que la franquean y su suntuoso interior.

Esta monumentalidad y originalidad arquitectónica es representativa del nuevo estilo barroco virreinal americano, en conceptos del bate Antonio San Cristóbal Sebastián. Señalo esto sin dejar de recordar que el edificio también influenció a través del grabado de fray Pedro Nolasco (1673) en la construcción de la fachada de la iglesia benedictina del monasterio de Villanueva de Lorenzana, en Galicia (España), estudiado cumplidamente por Folgar de la Calle y García Iglesias. A la basílica, se suma la iglesia de Nuestra Señora de la Soledad de los hermanos asociados ya en 1571 y reconocidos canónicamente como cofradía penitenciaria en 1603. Tras la construcción de la primitiva capilla en 1604, la iglesia que se conserva fue la levantada entre 1669 y 1672. Custodia en su interior el Cristo yacente o del Descendimiento,articulado, labrado por Pedro de Noguera en 1619, y que procesionaba, como hoy, en Lima en Semana Santa. Además de las anteriores, la iglesia del Milagro, cuya titular Inmaculada durante el terremoto de 1630, rotó, según la tradición para interceder por los limeños; noticia recogida por Juan Antonio Suardo en el Diario de Lima (1629-1639), el primero de nuestra historia capitalina. La iglesia sobrevivió en 1835 al pavoroso incendio que destruyó su capilla mayor, aunque la devoción popular la volvió a levantar entre 1840 y 1843. Finalmente, las catacumbas, descubiertas en 1943, abiertas al público en 1950. Estas criptas fueron lugar de enterramiento de los fieles hasta 1808, año en que el virrey Fernando de Abascal mando construir el Cementerio General, trazado por el presbítero Matías Maestro. Señalamos esto, pero sin olvidar que el conjunto es a la vez un espacio capitalino relevante de prácticas religiosas seculares, que son manifestaciones tangibles de nuestra identidad cultural.

Las tres observaciones

En la presente oportunidad expondré tres observaciones al proyecto.

Primera. – La destrucción del muro perimétrico que protege al conjunto. Prolima la juzga imprescindible para la ejecución del proyecto de «Mejoramiento y remodelación del servicio de recreación pasiva en la plazuela de San Francisco…», porque encuadra sustantivamente su intervención en las obras de peatonalización del Centro Histórico; es decir en potenciar los espacios públicos que lo integran. Sin embargo, lo hace sin calibrar suficientemente el impacto negativo que la citada destrucción tendrá en la preservación del valioso conjunto monumental. La solución supletoria que el Programa Municipal Prolima nos plantea para tal efecto: la reconstrucción de un pretil, es inviable, dado que vulnera principios de la restauración monumental.

Segunda. – Por voz del arquitecto Luis Martín Bogdanovich, Prolima revela un segundo aspecto que interesa al proyecto: “restituir la integridad y la autenticidad del monumento barroco más importante de Lima”. Y es todo, y precisamente preocupante. Aunque el proyecto a partido de una investigación arqueológica e histórica, es del todo manifiesto que se ha limitado al sector de la iglesia de la Soledad y algo del tramo del recorrido del pretil frente a la portería del convento.

Así, sorprendentemente, ha quedado fuera de prospección arqueológica todo un amplio sector de la plazuela, a pesar de tener un carácter básico en este tipo de intervenciones, por dos razones:

Una, la prospección arqueológica en todo el sector de la plazuela nos podría proporcionar información científica y por tanto segura sobre el conjunto monumental virreinal, y en relación de ello, acabar con las especulaciones, y conocer su historia constructiva y social válidamente. Pero hay algo más, y urgente: habiendo sido Lima fundada sobre el pueblo o sitio del asiento prehispánicos del curacazgo de Limac, la prospección arqueológica en la plazuela nos podría ofrecer importante información sobre este mismo, que incluye datos sobre la presencia inca desde 1470, o incluso de periodos anteriores. Practicar este tipo de investigaciones se hace más necesario aún, por la sospecha investigativa actual de que el convento se encontraría situado en lo que habría sido la parte Hanan del curacazgo.

La arqueología pre fundacional española es un tema que con mucho está pendiente en el Centro Histórico de Lima, cubierto secularmente de adobe y cemento, adobe, cemento e indiferencia que hasta ahora nos impiden conocer nuestra historia por entero. En este importante punto, sin embargo, los hallazgos en la casa palacio del armador y mercader Martín de Osambela (1981), en la iglesia de Santa Ana (2009) y en la propia Casa de Gobierno (2009-2010?) , son muy estimulantes y plantean un desafío multidisciplinar en el imprescindible objetivo de desvelar la larga historia limeña; es decir a partir de lo que Raúl Porras llamó en 1953 “La raíz india de Lima”.

Así, pues, todas las intervenciones para poner en valor el Centro Histórico deben tener muy presente este pendiente. Es preciso seguir la metodología empleada en las intervenciones de restauración que se operan en las ciudades antiguas no solo europeas; ciudades en que las civilizaciones se sobreponen en el tiempo dejando huellas de enorme valor histórico y cultural que se deben respetar escrupulosamente.

En Sevilla las excavaciones que se han realizado por 10 años han dado magníficos resultados: en el terreno del monasterio de la Encarnación, destruido durante la ocupación francesa, se proyectó levantar un nuevo mirador y un mercado; pero ello obligó a realizar prospecciones arqueológicas que el 2005 ha devuelto a la historia urbana hispalense un hermoso conjunto romano del siglo II a. C., luego integrado como el museo Anticuarium en el subsuelo del Metropol Parasol.

No voy poner aquí una tirada de ejemplos, solo agregaré que el año pasado el proyecto destinado a construir un hotel en la plaza de San Francisco supuso practicar calas arqueológicas que desenterraron una monumental muralla romana que como todos los hallazgos serán visibles y objeto de estudios y visitas turísticas. El Programa Municipal Prolima, el Ministerio de Cultura y la Unesco deben hacer correctivos; y poner la atención que exige el conocimiento de nuestra Lima, y en particular el Centro Histórico cuyo pasado aún está por ser desentrañado. Lima no es una ciudad cualquiera, y hay que tenerlo presente, y elevar la voz. El que conoce de estos temas sabe que el proyecto de «Mejoramiento y remodelación del servicio de recreación pasiva en la plazuela de San Francisco…» debe comenzar por la prospección arqueológica en toda la plazuela; y como debo ser claro, exijo realizar pozos y trincheras equidistantes, y solo sobre sus resultados recién emprender todos los trabajos que sean pertinentes. Con ello se evitará, para comenzar, el hundimiento de la rueda de un pesado camión cargado con sacos de cemento.

Tercera observación. –  Me preocupa el empeño insólito de reconstruir el pretil que el citado comisario Luis de Cervela mandó construir concluidas las obras de edificación del conjunto, y todavía sobrevivía en 1867, pero que no ha llegado a estos tiempos. Definitivamente, no se puede sostener que la pretendida reconstrucción responde a un interés histórico artístico de proteger el conjunto monumental y devolverle su esplendor, incluso mediante el empleo de mármol. A decir verdad, si es de aceptar que el pretil daría cierta seguridad puertas adentro al conjunto; también lo es que todo apunta a que el especial interés de Prolima por reconstruirlo radica en marcar los espacios delimitatorios entre ambas propiedades, la monacal y la municipal; aunque, por cierto, este punto no es motivo de controversia alguna, habida cuenta de que la orden seráfica reconoce públicamente que no es su propiedad. Prolima está interesada en remarcar el carácter de espacio público de la plazoleta, y así sentirse en plena libertad de intervenirla a los efectos de potenciarla como espacio público y consolidar la peatonalización del Centro Histórico. Sobre este punto, el día 16 de los corrientes, posteé en mi muro Facebook una exhortación a dicho programa municipal para que no intente reconstruir el pretil; y, detallo ahora, ni total ni parcialmente, por ser en primer término contrario a la teoría de la restauración de monumentos.

Es verdad que la Carta del Icomos Australia para sitios de significación cultural, adoptada en 1979 y con varias actualizaciones posteriores (Carta de Burra), contempla en el capítulo Principios de Conservación, la Reconstrucción (Art. 20); pero también lo es que, en primer término, en la práctica ha sido usado en casos excepcionales (como lo fue la aceptación de la anterior reedificación de los edificios de la ciudad de Varsovia arrasada por los alemanes tras el levantamiento de 1944); en segundo término, aunque a la luz de la Carta existe información suficiente para recrear el pretil,  este no es punto importante y decisivo para oponernos a dicha reconstrucción. El problema que plantea la pretendida reconstrucción consiste en que, hoy y en el futuro atenta gravemente contra la visualización del conjunto. Ya el art. 8 de la Carta de comento establece que la conservación que se efectúe «requiere el mantenimiento de un entorno visual apropiado y otras relaciones que contribuyan a la significación cultural del sitio». Esto punto, que es elemental, no ha sido tomado en cuenta al formular el proyecto de intervención de Prolima. 

La intervención debe tener presente la visualización general o facilitar los estudios científicos que se hagan del conjunto franciscano; tiene que contribuir a la mejor apreciación, disfrute o compresión histórico cultural de este mismo; bajo ningún pretexto debe convertirse en factor perturbador. La reconstrucción del pretil a cercana distancia de los muros, fachadas y portadas de las iglesias y el convento conspiran ostensiblemente con tan fundamental principio de la conservación, y Prolima lo debe comprender. Para hacerlo entender más fácilmente, seré aquí más didáctico. Propongo observar y analizar brevemente el material gráfico que se conserva sobre pretil; tres figuras serán suficientes.

La primera es una perspectiva del proyecto de Prolima, que deja apreciar con claridad lo alto que sería necesariamente el pretil reconstruido.

La segunda es un grabado coloreado de un artista tripulante de la expedición científica francesa a bordo de La Bonite, que circunda el mundo en el segundo tercio del siglo xix. Está inserto en el libro Voyage autour du Monde executé pendant les années 1836 et 1837 sur la Corvette la Bonite. Observemos bien: el artista se ha tenido que subir a un caballo o un coche, para sortear —solo hasta donde pudo—, la dificultad que le planteó la altura del pretil. O sea, ha tenido que elevar su punto de vista, para describir lo mejor que se podía el conjunto monumental franciscano.

Y la tercera es una foto, y como documento probatorio, formidable; porque nos permite inferir con bastante exactitud, lo alto que era el pretil, y por tanto el que debería reconstruir Prolima. En 1867, el fotógrafo Rafael Casto y Ordóñez retrata en los exteriores de la iglesia de San Francisco a un transportista subido en la carreta con que labora, de pie, sujetando las riendas de la brida con que gobierna a su burro.

Y como vemos, en segundo plano, tras él, aparece el alto pretil franciscano, que a ojo de buen cubero desde el talón hasta el alzado o cuerpo tendrá algo más de 2.50 m., a lo que de tramo en tramo hay que sumar el montante de la Cruz, a manera de Calvario. En conclusión, reconstruir el pretil significaría el absurdo de obstaculizar la visualización del conjunto monumental, Patrimonio Cultural de la Humanidad. De ser reconstruido el pretil, quien esté interesado en admirar el conjunto monumental, de cerca o de lejos, enfrentará con desventaja irremediable el mismo problema del pintor de la corbeta La Bonite por los años 1837 – 1840.

Recomendaciones:

1.- Prolima debe comenzar los trabajos intervención para el «Mejoramiento y remodelación del servicio de recreación pasiva en la plazuela de San Francisco de la zona de intervención 01», por los de prospección arqueológica en toda el área de la plazuela, en busca de información concerniente al monumento colonial y periodo prehispánico.

2.- No reconstruir el pretil, ni siquiera parte de él; en particular por obstaculizar la visualización del conjunto monumental.

3.- Si se insiste en retirar el muro perimétrico y visto que no se debe reconstruir el pretil, colocar un par casetas de vigilancia permanente (las 24 horas del día), ubicadas en los jirones Ancash y Lampa; para evitar que el conjunto sea utilizado como urinario, lugar para pernoctar o cualquier otra suerte de inconductas cívicas.

4.- Queda claro que tratándose de que la plazuela de San Francisco es un espacio por definición relacionado a las prácticas religiosas masivas y turísticas, la colocación de bancas debe sin embargo reducirse al máximo y ser perimétricas; asimismo, dado que existe colocada una fuente de agua decorativa, debe activarse de manera controlada; y, por último, no es recomendable solería de lajas.

Comentarios

Patrimonio Cultural

Destrucción arqueológica en Lima: patrimonio cultural en riesgo

Published

on

El antropólogo José Joaquín Narváez Luna es uno de los autores que ha investigado y documentado el “arrasamiento” de zonas arqueológicas en Lima a lo largo del siglo XX en su estudio titulado “La destrucción del patrimonio arqueológico en el valle del Rímac-Perú”, publicado en https://equiponaya.com.ar/congreso/ponencia3-3.htm

“En el valle bajo del río Rímac, donde ahora se encuentra ubicada la ciudad de Lima, capital de la República del Perú, se dio en tiempos prehispánicos una larga y compleja sucesión de ocupaciones humanas que dejaron las evidencias de su presencia en los numerosos sitios arqueológicos que se encuentran ahora dentro del casco urbano de la moderna ciudad. Sin embargo, tan valioso patrimonio arqueológico ha venido siendo destruido desde el arribo mismo de los españoles, durante toda la Colonia y comienzos de la República por obra de las grandes haciendas que se distribuían en el valle. Pero será en el siglo XX cuando ocurrirán los peores destrozos debido a la expansión urbana moderna de la ciudad, especialmente a partir de la década del 40”, afirma.

Anota que la apariencia del valle bajo del Rímac en la actualidad es radicalmente distinto a la que tenía hace sólo 50 años. “El crecimiento explosivo poblacional de la ciudad se puede ver en cifras: según el censo de 1940, Lima albergaba a 645,172 habitantes; en 1961 la cifra se triplicó a 1’652,000 habitantes, en 1972 se quintuplicó a 3’302,523, en 1981 el volumen fue siete veces mayor, 4’492,260 (Matos Mar 1988: 72). El censo de 1993 arrojó nada menos que 5’706,127 personas. Esta expansión de Lima desde su núcleo original arrasó a su paso muchos monumentos arqueológicos que se erigían en el valle bajo del Rímac”, explica.

Narváez Luna plantea que fueron cinco formas de destrucción de los monumentos arqueológicos del valle de Lima de los últimos 50 años: destrucción por urbanizadoras (especialmente entre las décadas del 40 y el 60); destrucción por el estado y municipios (al construirse obras de carácter público); por invasiones, y al reconstruirse sitios arqueológicos para habilitarlos al turismo.

En cuanto a la “voracidad” de las urbanizadoras, el caso más representativo es el de Huaca Pucllana, pirámide de 30 metros de altura ubicada en Miraflores y perteneciente al Intermedio Temprano-Horizonte Medio 1 y a la cultura Lima o Maranga.

“Pucllana sufrió daños desde la Colonia al ser huaqueada y utilizada como atalaya para el avistaje de piratas. En 1854 sirvió de parapeto durante la batalla de La Palma entre Rufino Echenique y Ramón Castilla quienes se disputaban el poder y durante la batalla de Miraflores entre los ejércitos peruano y chileno durante la Guerra del Pacífico en 1883 (Ravines, 1985:74)”, afirma. Sin embargo, escribe Narváez, los mayores destrozos ocurrieron cuando la Compañía Urbanizadora Surquillo lotizó completamente el sitio y lo vendió en parte entre 1930 y 1965 al amparo de resoluciones del Ministerio de Fomento y Obras Públicas. Con grandes maquinarias demolieron amplios sectores de la parte baja del monumento, destruyendo plataformas, plazas, recintos, etc. La enérgica intervención del Patronato Nacional de Arqueología pudo detener los destrozos aunque gran parte del sitio había quedado afectado. Abandonada por mucho tiempo, en 1982 por iniciativa de la Municipalidad de Miraflores se inició la recuperación del monumento con extensas excavaciones a cargo de la Dra. Isabel Flores Espinoza, quien ha dedicado toda una vida al estudio y rescate y fue directora del Museo de Sitio hasta el año 2020 realizando importantes trabajos de investigación. Actualmente, Pucllana es buen ejemplo de conservación y puesta en valor de un sitio arqueológico.

Si bien Pucllana, a pesar de los grandes destrozos, pudo salvarse, otros monumentos arqueológicos no tuvieron mejor suerte. Según un estudio que Narváez efectuó en 1994, “sólo se conserva el 27% de los monumentos arqueológicos existentes en 1944 en los distritos de Lima (Industrial), Breña, San Miguel, Pueblo Libre y Magdalena del Mar”. Otro caso ocurrió en 1943, año en que se demolió la pequeña huaca llamada San Isidro, situada entre la Huaca Pan de Azúcar y el Golf de San Isidro, a solicitud de la sucesión Luisa Paz Soldán de Moreyra (Ravines, 1985: 74).

En cuanto a la destrucción por el Estado y municipios, está el caso de la destrucción de la Huaca Concha durante la remodelación del Estadio de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Asimismo, las invasiones y asentamientos humanos modernos en zonas arqueológicas se han dado por ejemplo en Armatambo (cerca al Morro Solar en Chorrillos), Cerro La Regla y Garagay (San Martín de Porres), Pampa de Cueva (Independencia), Canto Chico y El Sauce (San Juan de Lurigancho), Huaquerones (Ate-Vitarte), Villa el Salvador y El Ferroviario (Villa el Salvador), etc.

Este tema lleva a Narváez a una reflexión final: “¿Por qué en un país donde el discurso oficial, desde la fundación de la República enaltece el pasado prehispánico y la riqueza de su Patrimonio Arqueológico, ocurren tan masiva destrucción de dicho Patrimonio? Más aún, ¿Por qué si existe desde la Independencia una serie de leyes que protegen el Patrimonio Arqueológico y normas legales que sancionan a los destructores en la práctica en muy pocas ocasiones se sanciona a tales destructores y en cambio la mayoría de los casos quedan en la más completa impunidad? Da la impresión de haber por un lado un discurso oficial, que es compartido en mayor o menor grado por los miembros de la nación, y por otro lado un comportamiento radicalmente distinto. Y es que la nación ha hecho un uso oportunista del Patrimonio Arqueológico Nacional. Es muy útil cuando se trata de reforzar en algún momento los sentimientos de nacionalidad, de regionalismo y de identificación y unidad nacional, si así el momento político lo requería. Pero no se titubeó en destruirlo cuando se interponía en las grandes obras públicas y privadas o en las obras de carácter electoral, sea por parte del gobierno central o los gobiernos locales”.

El problema que surge para Narváez es que se dieron nuevas leyes que legitiman la destrucción del patrimonio, por ejemplo los Decretos Supremos Nº 028-97-PCM y el 017-98-PCM, que pretenden regularizar la situación de las poblaciones que ocupan zonas arqueológicas para darles títulos de propiedad; asimismo la ley Nº 26961, “Ley para el Desarrollo de la Actividad Turística” en la cual se entiende a los sitios arqueológicos como “Zonas de Potencial Turístico” y ya no como Patrimonio Cultural considerándosele solamente como un mero producto económico, y el Decreto Supremo Nº 008-98-AG “con la cual se transfieren terrenos eriazos al Sector Privado para desarrollo agrícola, así contengan sitios arqueológicos, frente a los cual el INC sólo tendría quince días para pronunciarse sustentado su posición con planos perimétricos, memorias descriptivas y ubicación de coordenadas UTM, cuando en la mayoría de los casos no existen dicha información para los sitios conocidos y menos aún para los sitios desconocidos, y que evidentemente se encuentran en zonas eriazas”.

(*) Escritor, sociólogo y analista político. Consultor Internacional en Derechos Humanos para la Asociación de Víctimas de Acoso Organizado y Tortura Electrónica (VIACTEC).

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Atentado contra el Patrimonio Cultural: Candelabro de Paracas es dañado por desconocidos [VIDEO]

Famoso geoglifo de hace 2500 años es considerado Patrimonio Cultural de la Nación desde el 2016.

Published

on

Todos hemos visto en nuestras clases de historia las imágenes de un famoso geoglifo ubicado al noreste de la bahía de Paracas -Ica, y es que su figura representa a un candelabro, el cual dataría de aproximadamente 2500 años de antigüedad. Su elaboración hasta el día de hoy sigue siendo un misterio, pero lo más increíble de todo es que jamás se ha borrado a pesar de encontrarse sobre una superficie de arena.

Lastimosamente, ese geoglifo de 180 metros de largo acaba de ser dañado por personas desconocidas que caminaron sobre él hace casi más de una semana, según un reporte del Ministerio de Cultura.

Como parte de su protocolo de acción, la entidad del Estado, a través de la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC) de Ica, junto a la Policía Nacional del Perú (PNP), Sernanp, guías oficiales de turismo y personal de embarcaciones turísticas, iniciaron las investigaciones del caso.

Según indica el reporte, se constató varias huellas de pisadas, muy cerca de la figura, en su lado derecho, las mismas que ascienden desde la parte baja (planicie) hacia la cima del cerro. Se trataría de pisadas de zapato de hasta tres personas, quienes habrían ingresado a bordo de una camioneta hasta la cima del cerro colorado.

El pasado domingo 10 de julio, el equipo de Sernanp reportó que nuevamente se encontró hechos de afectación al geoglifo. Esta vez se constató dos senderos de pisadas, que van desde la parte baja hacia la cima, en forma zigzagueante, ingresando al brazo derecho, brazo izquierdo y parte central de la figura El Candelabro.

Qué viene haciendo el Ministerio de Cultura

La DDC de Ica, en coordinación con la Policía Nacional del Perú, Sernanp, guías oficiales de turismo y personal de embarcaciones turísticas, continúan trabajando con el objetivo de identificar a los responsables de los daños al Patrimonio Cultural de la Nación.

En ese sentido, se coordina las labores de restauración “borrado de estas huellas” con el equipo especializado del Sistema de Gestión para el Patrimonio Cultural del Territorio de Palpa y Nasca, a fin de que el bien cultural vuelva a su estado anterior.

En tanto, el Viceministerio de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, a través de la Dirección de Paisaje Cultural (DPC), en coordinación con la DDC de Ica, promoverá acciones con el fin de sensibilizar a los operadores turísticos y asociaciones que operan en el distrito de Paracas; así como instituciones públicas y privadas de la zona sobre la importancia de la conservación del Paisaje Cultural “El Candelabro de Paracas”, recordando que, atentar contra el patrimonio cultural constituye un delito.

Próximamente se llevará a cabo una mesa de coordinación para la implementación del plan de gestión conformada por Sernanp, las autoridades locales, los representantes de los operadores turísticos y las instituciones públicas y privadas, y se instalarán paneles informativos acerca de la prohibición del ingreso a esta zona.

Candelabro Paracas solamente puede ser apreciado desde una gran altura o desde el mar. Foto: difusión.

Cabe recalcar que el Código Penal, en su título VIII referido a delitos contra el patrimonio cultural, tipifica en el artículo 266° los atentados contra monumentos arqueológicos.

Este señala que, quien explore, excave o remueva monumentos arqueológicos prehispánicos o zonas paleontológicas declaradas como patrimonio paleontológico del Perú, sin autorización, será reprimido con pena privativa de la libertad no menor de tres ni mayor de seis años y con ciento veinte a trescientos sesenta y cinco días multa.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Municipalidad de Jesús María se burla de vecinos y envía documento sin respuesta

A pesar de la gravedad del hecho por el robo de las puertas de bronce del Campo de Marte, la Municipalidad de Jesús María se tardó 3 semanas en responder a los vecinos con una carta que no dice “nada”.

Published

on

Alcalde de Jesús María, Jorge Quintana (Acción Popular)

La Municipalidad de Jesús María envió a los vecinos del distrito una “respuesta” firmada por el Sub Gerente de Serenazgo, Eduardo Velarde Orellana, luego de las cartas que los ciudadanos Jesusmarianos ingresaron por mesa de partes los días 10 y 16 de junio, adjuntando la firma de 200 vecinos que exigen saber: dónde están las puertas de bronceque fueron robadas del Monumento a los héroes del 41, ubicado en el Campo de Marte.

Esta respuesta retrasada que acaba de enviar la MJM, mediante la Carta Nº 007-2022-MDJM-GSC-SGS, tiene fecha de 1 de julio, y lo más insólito es que NO EXPLICA NADA. Es decir, cumplieron con la formalidad de enviar un documento físico, pero no tiene un “contenido especifico” que responda las interrogantes de los vecinos. 

 Carta Nº 007-2022-MDJM-GSC-SGS con fecha 01 de julio.

Es increíble que la comuna de Jesús María se haya tardado más de 20 días para emitir esa respuesta que lo único que demuestra es una falta de respeto a los vecinos y en general, a los ciudadanos, y sobre todo una inexistente voluntad de investigar este escandaloso robo y/o de esclarecer los hechos.

En la respuesta escrita de la Sub-Gerencia del Serenazgo se han burlado de la inteligencia de los vecinos, porque solamente adjuntaron un “comunicado pasado de la MDJM”, que tampoco dice nada, y que se visualizó en una nota publicada por El Comercio; pero jamás fue publicado en ninguna otra parte o medio de difusión oficial del municipio de Jesús María.  

Comunicado de Municipalidad Jesús María.

En dicha municipalidad, jamás hicieron de conocimiento oficial absolutamente nada a los vecinos del distrito y es por eso, que ellos dudan de la denuncia que la municipalidad afirma haber realizado ante la Fiscalía; a diferencia de las gestiones y denuncias ciudadanas que los propios vecinos compartieron y documentaron.

Ambas cartas han sido derivadas desde mesa de partes, a la Gerencia de Desarrollo Económico Local. Algo que resulta muy extraño… porque ¿Qué tendría que ver esa gerencia con el robo de las puertas del Monumento a los Héroes del 41?

¿Por qué no derivaron el documento a la Gerencia de Seguridad Ciudadana que es la responsable de brindar seguridad en el distrito?

Sin duda, la municipalidad de Jesús María, una vez más muestra su desprecio hacia los vecinos y protege a su gerente de Seguridad Ciudadana Jorge Valenzuela, porque la carta la firmó el sub gerente de serenazgo, el mayor Eduardo Velarde Orellana.

Realmente, la falta de empatía de los funcionarios de la MDJM no tiene límites y prueba de ello es la mofa que ejercen a través del informe No. 012-2022-MDJM-GDEL del Gerente de Desarrollo Económico que dice “la gerencia no tiene competencia sobre los monumentos históricos” y que más bien debe derivarse al área competente. ¿Por qué no fueron claros y mencionaron que tendrían que derivarla a la Gerencia de Seguridad Ciudadana?

Informe No. 012-2022-MDJM-GDEL del Gerente de Desarrollo Económico.

No cabe duda que el alcalde de Jesús María, Jorge Quintana, del partido Acción Popular, no tiene la más mínima intención de esclarecer este extraño robo de invaluables piezas de bronce que significan el patrimonio histórico de la ciudad de Lima.

Por su parte, los vecinos de Jesús María, van a continuar con las denuncias y no van a desfallecer hasta que den con los verdaderos responsables de aquel atentado contra la cultura y la memoria del distrito.  

Comentarios
Continue Reading

Cultura

MINCUL: Incendio forestal puso en alerta el distrito de Machu Picchu [VIDEO]

Siniestro viene afectando inmediaciones del complejo arqueológico de Llamakancha.

Published

on

Ayer por tercer día consecutivo las brigadas conformadas por bomberos, guardaparques, policías, y especialistas de la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC) de Cusco, estuvieron combatiendo un fuerte incendio que se inició este 28 de junio cerca al complejo arqueológico de Llamakancha, en el distrito de Machi Picchu, provincia de Urubamaba, Cusco, y que hasta el momento viene afectando cerca de 20 hectáreas.

De acuerdo con información proporcionada por RPP, el incendio se habría registrado ayer en la zona que contiene andenerías incas y edificaciones de piedra. Las hectáreas afectadas habrían sido sede de vegetación y se teme el posible daño a los restos arqueológicos aledaños del lugar.

Asimismo, La Municipalidad Distrital del Machu Picchu emitió un reporte indicando que el incendio se habría propagado producto del fuerte viento en el lugar; además, pese a haber sido originado hace más de 24 horas, los esfuerzos no habrían sido los suficientes para acabar con él.

La Municipalidad del distrito arqueológico compartió imágenes por redes en las que se muestra el incendio y las afectaciones que este estaría produciendo en pajonales del monumento de Llamakancha. Además, se reportó el ingreso de las llamas a una pendiente y demás áreas naturales protegidas. Según jefe de Gestión de Riesgos, Roberto Abarca, el incendio se habría originado como consecuencia de la quema de restos agrícolas que realizan algunos agricultores antes de iniciar una nueva siembra.

Ministerio de Cultura informa que incendio forestal no viene afectando la ciudadela de Machu Picchu.

A través de su oficina de comunicaciones el Ministerio de Cultura viene indicando que hasta el momento el siniestro originado el último martes no viene poniendo en riesgo la Llaqta o Ciudad Inka de Machu Picchu, y que personal de la DDC de Cusco se encuentra en constante labor para mitigar el incendio.

“Según la última información proporcionada por la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco (DDC-Cusco), el siniestro ubicado a 10 kilómetros de la llaqta está controlado en más del 90 %. Los brigadistas vienen trabajando arduamente a la altura del kilómetro 95 de la vía férrea Ollantaytambo – Machupicchu Pueblo.”, se lee en el comunicado de prensa.

Labores de contención por parte de brigadistas de la DDC de Cusco y otras autoridades. Foto: Ministerio de Cultura.

“Desde el lunes 28 de junio, dia que se inició el incendio, el Ministerio de Cultura, a través de la DDC-Cusco, viene apoyando en las labores de mitigación del fuego a fin de proteger nuestro patrimonio cultural. Las brigadas de la DDC-Cusco vienen trabajando en la zona junto a personal del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP), serenazgo de la Municipalidad distrital de Machupicchu, Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) y Policia Nacional.”, prosigue el mensaje del Ministerio de Cultura.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

¿El robo del siglo en Jesús María? Desaparecen puertas de bronce de Monumento del Campo de Marte

El Monumento a los Héroes del 41 se construyó en 1944 y se terminó en la década del 60. Desde ese momento era custodiado y mantenido por el Ejército Peruano; sin embargo, actualmente las puertas de bronce desaparecieron ¿fue un robo o un retiro arbitrario?

Published

on

El pasado 08 de junio los vecinos de Jesús María alertaron sobre la desaparición de las 4 puertas del Monumento a los Héroes del año 41; pero al no tener más información al respecto, decidieron constatar con fotografías ese mismo día la ausencia de las 4 puertas.

Y en efecto, en el registro fotográfico se puede observar que las puertas ya no permanecen en el monumento. Asimismo, al final del reel fotográfico se observa una foto de archivo con las puertas colocadas en sus habituales lugares.

Imágenes donde se muestra las 4 puertas de bronce.

Lo más sorprendente, es que no se ha vertido ningún tipo de información que señale las razones por las que las mencionadas puertas han sido “retiradas”, o robadas.

Así luce actualmente el monumento, sin las 4 puertas de bronce.

La Municipalidad de Jesús María no ha emitido ningún comunicado o pronunciamiento que presumiblemente indiquen que estos elementos que conforman el monumento a los caídos del 41 estén en proceso de reparación o mantenimiento; tomando en cuenta que los monumentos están bajo la tutela del Ministerio de Cultura en este caso, en coordinación con el Ejército peruano o el Comando Conjunto de las FFAA.

Cabe indicar que, esto no es reciente, ya que el hecho habría ocurrido a inicios del mes de marzo de 2022.

Debido a que la zona ya estaba enrejada y los accesos restringidos a los ciudadanos por la campaña de vacunación del MINSA, desde el año pasado se han colocado vallas que amplían mucho más la zona “restringida” de acceso al público y en la zona central del Campo de Marte, detrás del monumento, se han colocado carpas del Ministerio de Salud, en uno de los pocos espacios públicos que tenemos en el distrito.

Monumento a los Héroes del 41.

Las Vecinas de Jesús María, Sandra Roca y Esther Fernández realizaron las denuncias pertinentes ante la Municipalidad de Jesús María, la Comisaría de Jesús María, la División de Investigación de Delitos Contra el Patrimonio Cultural DIRPOFIS – PNP, el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Cultura y el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y la Comandancia General del Ejército, por la desaparición de las cuatro puertas de bronce que forman parte integrante del elemento escultórico principal denominado Monumento a los Defensores de la Frontera, y/o Monumento a los Héroes del 41, ubicadas en el centro de la escultura, en el área central del Campo de Marte, declarado área verde intangible por Ley No. 16979 de abril 1968 y Monumento y Ambiente Urbano Monumental, integrante del Patrimonio Monumental de la Nación, por Resolución Jefatural N° 509-88-INC/J del 01 de septiembre de 1988, y que no están en el lugar en el que se han ubicado desde el año 1944; es decir, desde hace más de 78 años.

La escultura principal llamada «La Victoria» resalta el sacrificio de los soldados y las necesarias pérdidas de las familias para triunfar en el campo de batalla; mientras que dos estatuas alegóricas de la «Justicia» y del «Derecho» recuerdan que el Gobierno siempre afirmó haber llevado este enfrentamiento en el marco de la legalidad internacional y americana, en búsqueda de la paz.

El monumento se encuentra ubicado en el Campo de Marte.

Por su parte, la escultura de la «Solidaridad» y las cuatro puertas doradas que representan a varios sectores de la población y de las Fuerzas Armadas, reafirman la cohesión y unidad de todos los peruanos durante este difícil momento, y borran la posibilidad de eventuales disensiones internas entre el Gobierno y los militares. 

Los elementos escultóricos desaparecidos, ubicadas dos en la parte delantera flanqueando a “La Victoria” y a la “Confraternidad” resguardan la lámpara votiva o pebetero ubicado en el interior del monumento en el área central del Campo de Marte. Cada una de las puertas tiene un peso aproximado de 120 kg. y 2.10 m. de alto en promedio.

¿Acaso el patrimonio cultural arquitectónico no tiene valor para las autoridades? ¿Por qué los funcionarios de la Municipalidad de Jesús María no dan una explicación sobre la desaparición de las 4 puertas de bronce?

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Cusco: El 24 de junio empieza el Inti Raymi de manera presencial luego de 2 años

Ombligo del mundo espera recibir a más de 60 mil visitantes nacionales y extranjeros.

Published

on

La Fiesta del Sol está de vuelta y absolutamente nadie se lo quiere perder. El mes de junio es considerado el periodo más importante del calendario festivo para el pueblo cusqueño, debido a que a lo largo de sus 30 días se celebran las festividades más solemnes y majestuosas del año como el Inti Raymi, el Corpus Christi y el Señor de Qoyllur Riti.

Entre todas esas festividades la que más destaca por su imponencia es el Inti Raymi que permitirá la reactivación del turismo y la economía de la región, resaltó John Sánchez Gonzáles, presidente de la Cámara de Comercio de Cusco, quien además destacó que en este momento la ciudad imperial registra la temporada más alta para el turismo.

“Por estas fechas hemos visto un gran número de turistas nacionales y se percibe un incremento en el arribo del turismo receptivo o extranjero, provenientes de Norteamérica y Europa, al estar en un mes de temporada alta”, acotó el presidente del gremio de empresarios.

Ante este contexto, la Empresa Municipal de Festejos de Cusco (Emufec) informó que a la fecha se vienen vendiendo más de 1800 boletos de los 3700 que se está ofreciendo para apreciar la escenificación del Inti Raymi 2022 para este viernes 24 de junio.

Ante la alta demanda que habrá en los próximos días, Fernando Santoyo, presidente del directorio de Emufec, confirmó que se han agotado los packs para la primera escenificación de recepción y saludo a las delegaciones del Tahuantinsuyo en el templo Inca del Coricancha.

La Fiesta del Sol recibirá a miles de turistas

En años de prepandemia llegaban al Cusco aproximadamente 200,000 personas y en esta oportunidad se esperan entre 50,000 y 60,000 “que es mucho menos, pero entendemos que es parte del proceso de reactivación del turismo a escala nacional”, dijo Santoyo.

En cuanto a la expectativa de los ingresos económicos, el presidente de Emufec refirió que las expectativas de los cálculos realizados llegan a 50 millones de soles, los que se van a incorporar a la economía local y brindarán soporte a un gran número de familias que no sólo están vinculadas al turismo sino además al artístico, en la confección de trajes, enseñanza y preparación de danzas, entre otros rubros. Asimismo, para el Inti Raymi se espera recibir a más de 60,000 visitantes nacionales y extranjeros para este año.

El dato: Para este viernes 24 de junio la Municipalidad del Cusco ha declarado feriado para ese día.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Entrevista con Fabricio Valencia sobre el abandono del patrimonio cultural

El especialista en temas jurídicos de patrimonio cultural, nos habla sobre la realidad en que se encuentra el sector, la falta de políticas para la cultura y sobre la negativa gestión del MINCUL.

Published

on

En el set de televisión tuvimos como invitado a Fabricio Valencia Gibaja, especialista en temas jurídicos de patrimonio cultural. Con él conversamos sobre toda la problemática que vive el sector cultura y sobre los recientes acontecimientos ocurridos en la fortaleza Kuélap, patrimonio cultural que sufrió cuadro derrumbes en sus muros que fueron construidos por los Chachapoyas.

Fabricio Valencia nos explica que esta situación no es nueva y que el Ministerio de Cultura lamentablemente no cumple sus funciones de conservar y proteger el patrimonio. “Esto denota que el Estado como gestor de la parte turística y cultural, es un mal gestor”, mencionó Valencia.

Además, el especialista mencionó que el Ministerio de Cultura con el poco presupuesto que tiene, no llega a ejecutar el 100% del presupuesto que recibe. Otro de los temas es la falta de propuestas de normas para que el privado intervenga en el patrimonio cultural mediante un beneficio tributario.

A esto se suma que la mayoría de ministros de Cultura que han sido designados, no conocen el sector, como el actual ministro Alejandro Salas, que llegó al cargo para ser parte de la cuota de poder de Somos Perú.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Ministerio Público inicia investigación preliminar contra implicados en el caso del hotel Sheraton del Cusco

La investigación de la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción recae sobre la empresa R&G SAC, funcionarios de la Municipalidad del Cusco, funcionarios de la DDC del Cusco, como el señor Edwin Ricardo Ruiz Caro y otros responsables.

Published

on

Construir un edificio de más de 10 pisos en pleno centro histórico del Cusco, contraviniendo la normativa urbanística, y los estudios técnicos de arqueólogos que recomendaban que se iba a construir sobre murallas Incas, que de por sí es considerado patrimonio cultural, era desde un principio una idea descabellada. Y de más está ahora hablar si se debe demoler o no dicha instalación hotelera: el daño ya está hecho y lastimosamente es irreversible.

Al respecto de esto último, ya en el año 2019 una sentencia judicial ordenaba solamente la demolición de las infraestructuras en un 10%, es decir, el otro 90% restante iba a permanecer intacto.

Fuente: Ministerio Público.

Ante ello el primer despacho de la Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios del Cusco ha dispuesto la apertura de investigación preliminar contra los implicados en el caso hotel Sheraton de la ciudad imperial, por haber cometido los presuntos delitos de cohecho, tráfico de influencias y organización criminal.

Entre los implicados se encuentran tanto los propietarios del inmueble donde se construyó el hotel, funcionarios de la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC) del Cusco, funcionarios de la Municipalidad Provincial del Cusco, entre ellos figuran: Edwin Ricardo Ruiz Caro, José David Ugarte Vega Centeno, José Miguel Zegarra Balcazar, José Carlos Silva Gonzales, Luis del Castillo Pardo, Yuliana María Aguirre Hidalgo, Gloria Choque Centeno, Angelo Baca Cussi, José Carlos Cárdenas Chamorro, Sabino Quispe Serrano, Fredy Villalba Gonzales, entre otros. Según el documento fiscal estos personajes “habrían también incurrido en irregularidades para emitir la Licencia de Edificación”, se lee en la apertura de investigación preliminar.

Fuente: Ministerio Público.

Asimismo, se ordena en un plazo de ocho meses, a la Policía Nacional del Perú, que se cumplan las diligencias requeridas para recabar todo tipo de información sobre el caso.

Ya en febrero del 2020, durante una entrevista ofrecida para Lima Gris, el abogado Heracleo Cecereda Vergara, quien es miembro de la Comisión contra la Corrupción y por la Defensa Social, manifestó lo siguiente:

“El Caso hotel Sheraton de la calle Saphy del Cusco, es un ejemplo de impunidad y contubernio entre las autoridades incompetentes, la corrupción y los destructores del patrimonio cultural de la nación, es el colmo que la fiscalía anticorrupción del Cusco no formalicé la denuncia penal N° 41-2016 presentada en febrero del 2016, denuncia debidamente formulada con medios probatorios irrefutables y contundentes. No entiendo cómo el Ministerio Público lejos de velar por los intereses del patrimonio Cultural de la Nación proteja la corrupción y ampare la destrucción de arquitectura de la época inca en el corazón del Cusco patrimonio Cultural de la Nación.”

Así era el muro inca antes de la construcción del hotel Sheraton en Cusco. Foto: diario La República.

El dato:

El hotel Sheraton se construyó demoliendo inmuebles antiguos de la calle Saphi, signados con los números 674 y 704, y otra casa cuya fachada daba a la calle Don Bosco N.° 5. Las tres casas formaban parte del Patrimonio Cultural de la Nación. Eran edificaciones pequeñas de adobe y, en su interior, según un informe de Contraloría y reportes de la Dirección Desconcentrada de Cultura Cusco, existían tres muros de la época inca, elementos líticos incas, canales y empedrados de la época colonial.

En enero de 2011, cuando empezó la construcción, la inmobiliaria R&G SAC desmontó los tres muros prehispánicos sin cuidar la intangibilidad. Los otros vestigios también habrían desaparecido. En 2017, Contraloría determinó que esas evidencias de la época inca y colonial fueron destruidas, por lo que la afectación “es irreversible”.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending