Connect with us

Columna Pirata / Rodolfo Ybarra

POEMA CEMENTERIO

Published

on

El sentido de la pérdida es algo que a veces no tomamos en cuenta –o no lo hacemos a la medida que corresponde– en nuestras vidas diarias. A veces es momento de hacer memoria y hurgar en los recuerdos todavía frescos; detenernos a observar cómo cae la tarde en línea vertical, cómo se ahoga el aullido de los perros en una calle solitaria, o cómo la vida se va convirtiendo en esa imagen de catarata del Niágara que nos devuelve el espejo.

En mi caso, perdí a mi única abuela, a mi padre y a un hermano antes de cumplir los siete años. Crecí con mis circunstancias, impertérrito, herido de un ala, luchando contra mis pocas probabilidades de convertirme en eso que mi familia quería que yo fuera, y lo que brotaba de mis manos casi como lava ardiente o como la sangre de algún estigma: la palabra. Y, gracias a ello, creo que sobrevivo, sostenido en las muletas de la poesía, apoyado en la silla de ruedas del verbo, empujando esta pesada carreta que es la vida misma.

En la década de 1980, uno de mis hermanos, que era predicador religioso y pacifista vegano, recibió un disparo en la espalda y mis mejores amigos fueron víctimas de la insania policial y militar y la bestialidad de los gobiernos, que, en su afán de sofocar el descontento popular, lanzaron los cañones y la metralla contra el pueblo desvalido. Luego la guerra hizo lo que sabe hacer: matar, desaparecer, descuartizar, convertir en polvo el sueño de miles o millones de inocentes. Ante esta brutalidad sin parangón en la historia peruana, muchos jóvenes optaron por el suicidio o por sus variantes: una vida de excesos y sin luz de buhardilla, soma, catarsis y locura. Seguir perdiendo se hizo una costumbre para todos y para mí también.

Recuerdo los rostros de mis mejores amigos. Recuerdo la última vez que estuve con ellos hablando de pájaros rara avis, de caracoles, cornucopias, mancias; de lo que harían cuando acabaran sus carreras; de la pedida de mano que harían a sus enamoradas o del “sí” matrimonial, que ya estaba más que cantado entre todos los conocidos. Recuerdo, la última vez, que una hermosa y combativa compañera de estudios me dijo: “Ybarra, préstame tus apuntes, mañana te los traigo. No fallaré, no te fallaré”. Y luego, ella, que redactaba las noticias para un medio de izquierda, se convirtió en noticia: su cadáver estuvo en todas las carátulas de los periódicos.

Cuando este mundo se recomponía para desmoronarse otra vez y el fuego de panoplias se apagaba, me aferré a lo que llaman “amor eros-filia-ágape” y su finita eternidad. No me fue mal: amé las flores, los pájaros, el cielo y los atardeceres; ni siquiera me atrevía a matar a las arañas o a los insectos que corrían presurosos por las paredes de la casa. Tuve una docena de mascotas y un hermoso jardín en una casa rodhesiana. Me gustaba pasear por el mar y verla a Ella caminar por la orilla buscando un atrapasueños, baratijas o cualquier resto de algún posible naufragio. Una vez nos encontramos una botella con un mensaje y otro día nos dedicamos a limpiar cinco kilómetros de playa.

Pero mi ventura, a contracorriente de los cuentos de hadas, no duró mucho. Quedé viudo antes de los treinta años. Todavía recuerdo su cabello al viento y las palabras que yo debía pronunciar cuando Ella ya no estuviera. “No te preocupes por mí, yo estaré bien, siempre seré tu ángel de la guarda”, me dijo y desapareció en una tormenta de arena, agua, muñequitas de biscuit y cartas de tarot volando por todas partes.

Sé que he vivido rápido, se me apresuraron las fechas, un muerto me creció en el pecho y algún impostor cometió un crimen en mi nombre −perdón por mis primeros dicterios contra la máquina−, pero nunca me negué a hablar en voz alta, a gritarle a los muros alambrados de Jericó. Ni siquiera ahora en que, para ahorrarme cualquier explicación de yo-soy-otro, he puesto una fotografía de mi efímera infancia al fondo de la billetera.

Siempre intenté alcanzar mi mano al desvalido, dar mi voz a quien lo necesitaba y honrar a los que ya no están o no estarán. Por eso, cada vez que puedo, repaso los nombres de todos mis muertos y comprendo que yo soy y seguiré siendo una proyección de sus sueños. Mi palabra y el eco de mi voz vienen y van hacia ellos. Cada uno es todos. Y aun así, tengo que decirlo, el sentido de la pérdida es algo que se tiene que encarar con la fuerza de mil caballos moribundos. No hay más mensaje.

“Hoy se sufre y mañana se ríe”, me dijo un tío budista que se extravió para siempre en uno de los pasadizos del Hospital Obrero, mientras mi familia esperaba a que ocurriera un milagro, que se quedara un tiempo más en el mundo –¡este mundo que detestamos!–; pero los milagros no existen. Y otra vez, hace unas semanas, tuvimos que vestirnos de luto y seguir esperando a que amanezca mañana. Que amanezca ayer o anteayer, o hace diez o veinte años atrás. Que amanezca antes de que termine de escribir este poema cementerio a los que ya no están.

Comentarios

Rodolfo Ybarra. Ha estudiado matemática pura, física, electrónica y comunicaciones. Ha publicado una veintena de textos entre novelas, cuentos, poemarios y ensayos. Ha dirigido un programa de televisión de contracultura y política, y editado revistas y fanzines. Se expresa también vía el vídeo y la música. Desde el 2007 maneja el blog www.rodolfoybarra.blogspot.com.

Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Actualidad

PERIODISTA DE CANAL 7 TV PERÚ PIDE AYUDA POR COVID-19

Published

on

Periodista de “Tv Perú” pide ayuda urgente y se derrumba todo lo que nos cuentan por televisión. Se trata de Brenda Osorio Roca, quien trabaja en el área de producción de canal 7 Tv Perú, y que ha denunciado, vía su cuenta de Facebook, que su madre se encuentra  grave y que no tiene cama y que los del Minsa, en dos semanas de estar llamando por teléfono, no han llegado; así como la dramática situación de su esposo que se encuentra con oxígeno alquilado particularmente.

Aquí su testimonio:

 “Me dediqué por semanas a las actividades del presidente sin pensar que me volvería parte de la noticia, soy periodista y estoy contagiada con COVID-19, contagié a toda mi familia, ahora mi madre lucha por su vida sin oportunidades.

Dónde están las camas de UCI? Mi mamá está luchando por su vida y esperando en el hospital de Collique en Comas donde ya no hay ninguna disponible, hace tres días no nos llaman para avisarnos de su estado (tenemos derechos como familiares).

Hace dos semanas y nadie del Minsa ha venido a hacernos las pruebas ni moniterearnos, de manera particular hemos logrado confirmar lo que tanto temíamos.

Por favor ayúdenme para que le den una oportunidad de vida a mi madre Norma Rocca Leguía.

(…) “Mi esposo está con oxígeno alquilado por nosotros (en casa) dio positivo. Se hizo la prueba en una clínica. Recién hoy (domingo 3 de mayo) ha venido personal de la Villa Panamericana y todos los demás hemos dado positivos”, indicó. Sin embargo, pese a dar positivo a la enfermedad, afirma no les brindaron alguna solución médica.

Asimismo, ante este llamado de urgencia diferentes autoridades han hecho eco del mismo. Entre ellos, el congresista Gino Costa quien, vía twitter, pidió una respuesta inmediata del @Minsa_Peru y @EsSaludPeru. Finalmente, la Defensoría del Pueblo ya tomó cartas en el asunto.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

ÉXODO: NIÑO MUERE EN BRAZOS DE SU MADRE

Published

on

No hay palabras, señores. Esto es el Perú real. No el que nos venden por televisión. No el que imaginan los ministros y las autoridades: Teodocia Méndez había traído a Lima a su pequeño hijo para un tratamiento del estómago cuando la sorprendió la cuarentena y tuvo que quedarse en un cuarto alquilado por todo este tiempo. Y ante el hambre, la falta de dinero y el nulo apoyo de las autoridades, decidió caminar hacia su tierra Huaraz.

En el camino, la gente solidaria la apoyaba cargando al niño convaleciente por tramos y alcanzándole el poco alimento y agua que tenían consigo, hasta que en el trayecto de Tunan-Huaricanga-Chasquitambo, después de mucho dolor y sufrimiento, el pequeño niño de 3 años dejó de respirar en los brazos de su madre.

Los demás caminantes acudieron en el auxilio de Teodosia, pero nada pudieron hacer. Recién en la zona de Chasquitambo, carretera de penetración Huaraz-Pativilca, la Policía Nacional auxilió a la madre de familia conduciéndola hacia el hospital de Barranca donde los médicos certificaron el cadáver del pequeño

En estos momentos, las autoridades provinciales cumpliendo los protocoles de ley, realizan los trámites correspondientes y así trasladar el cuerpo del niño de iniciales M.T.B. a Pomabamba donde se encuentran sus familiares para darle la última despedida.

Este es el verdadero Perú que duele en el alma, señores. El Perú de las enormes desigualdades. El Perú que tiene hambre y no tiene trabajo. El Perú que tiene enfermedades pero no tiene la cura. El Perú que no sale en los noticieros y el que los políticos obvian y ocultan en sus mensajes y peroratas.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

ESTE ES EL VERDADERO MARTILLO DE VIZCARRA

Published

on

Las cárceles se levantan porque hay cientos de presos enfermos con coronavirus y el estado no hace nada. No hay mascarillas. No han sido aislados (no hay donde) y no hay medicinas. Y no hay ninguna medida sanitaria, eso aparte del brutal hacinamiento y otras enfermedades preexistentes como la tuberculosis MDR. Y qué hace Vizcarra, pues los manda a masacrar. Resultado: 8 personas fallecidas y decenas de heridos. Esto aparte de los muertos por Covid-19 y que se quiere minimizar diciendo que solo son 500 los infectados.

Para los que entienden que un penal guarda solo a gente que más bien debiéramos exterminar, hay que recordar que más de la mitad de la población carcelaria no tienen juicio o están en prisión preventiva. Y casi 2700 lo están por no haber pagado la pensión a sus hijos y, en muchos casos, son padres que no tienen trabajo y que seguro se quedaran más tiempo presos porque a estas alturas son pocos los que podrían tener o conservar un empleo.

A esto hay que agregarle que Antauro Humala ha dado positivo, habiéndose hecho dos veces las pruebas rápida que, como sabemos, no sirven para nada y recién el sábado 25 se le hizo una prueba molecular y arrojó que tiene Covid-19. El partido etnocacerista sacó un comunicado donde “responsabiliza al gobierno por este hecho, ya que el mayor Antauro es un preso político, a quien se le mantiene en la práctica secuestrado hace quince años siendo inocente de los crímenes que se le acusa (homicidio y secuestro), utilizando un juicio viciado en el que, entre otras atrocidades, el poder judicial se negó a realizar la imprescindible reconstrucción de los hechos. Por otra parte, la defensa del mayor Antauro había solicitado el 31 de marzo que se le examine en un hospital a través de un habeas corpus, pues estuvo expuesto a personal sospechoso de infección con coronavirus; sin embargo, este fue rechazado. Hoy el mayor Antauro presenta síntomas tales como dolor de garganta, fiebre y tos, y su salud y vida están en riesgo. Exhortamos a las autoridades competentes a que se le dé inmediata y adecuada atención en un hospital, lo cual el Grupo Parlamentario Etnocacerista verificará que se cumpla.”

Algo que es importante y grave es que los presos reciben visitas de familiares y están siendo fajas de conducción de la peste, infectando y reinfectando a la sociedad civil. Por cualquier lado, es lamentable que Vizcarra y sus genios inútiles no se den cuenta de que los problemas se preveen y se solucionan inmediatamente, no después cuando ya no hay nada que hacer.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

¡HASTA SIEMPRE, SUPERMÁN CHOLO!

Published

on

Escribe: Rodolfo Ybarra

Falleció Margarito Machahuay, el gigante de Óscar Wilde, y, más, el gran gigante bonachón de  Roald Dahl. Y ahora se va nuestro Supermán cholo, nuestro amigo de las calles que una vez por Las Carrozas, en Barrios Altos, nos salvó el pellejo. Cómo olvidar tu abrazo solidario, viejo amigo. Buen viaje, Margarito!!! Buen viaje, Avelino!!! Nuestros superhéroes nos están dejando solos.

Esteban Avelino Chávez Martínez, el verdadero nombre de nuestro superhéroe, nunca subió a un avión, nunca encontró a su Superchica, nunca levantó su mano contra nadie. Alguna vez se disfrazó del che Guevara, y, la responsabilidad del personaje, lo llevó a vestirse mejor de Supermán, alguien con superpoderes para combatir a los malvados y tan lejano como Hollywood. No obstante, su planeta Krypton siempre fue el centro de Lima cuando deambulaba por la plaza de Armas o por el Jirón de la Unión, con el brazo arriba en señal de vuelo y las estatuas humanas lo saludaban y hasta lo reverenciaban, pues él siempre fue el veterano de los personajes callejeros limensis.

Los niños se le acercaban para tomarse una foto y los turistas lo retrataban como símbolo de un Perú que pocos pueden entender. Una vez, en una entrevista para el diario El Trome, le preguntaron cuánto había logrado recaudar para operarse del glaucoma en Cuba, y nuestro Supermán cholo volteó para un lado, escarbó en su bolsillo y dijo que solo tenía 9 soles; y apuntó: “Nunca pude ahorrar, porque en mi casa somos pobres y siempre había gastos”. Ahí también dijo que los verdaderos superhéroes son los que luchan, trabajan y salen adelante por su familia.

Seguro hay muchos anécdotas con este querido personaje. Solo diré que un día, hace unos años, estaba haciendo un trabajo periodístico, cerca a la temible Huerta Perdida, y ya llegando a Las Carrozas, unos delincuentes con cuchillos en mano me cerraron el paso. Y de pronto, de la nada, salió Avelino, el Supermán cholo y les habló a los facinerosos: él es mi amigo. Y me sacó de ese escenario como un Deus ex machina y nos fuimos a tomar una gaseosa.

Gracias por darle alegría a nuestro pueblo, gran Avelino, nuestro Superman Cholo. Seguro te vas acompañado de otro grande de verdad como Margarito Machihuay. Que la Tierra les sea leve.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

¡PATRIA O MUERTE!

Published

on

Escribe: Rodolfo Ybarra

En esto, sí, creo, nadie nos gana ni siquiera Francia, España o Italia. Y a la falta de respiradores artificiales, trajes especiales para nuestros médicos o de camas UCI, ya tenemos “Comando Humanitario” para recoger cadáveres. Incluso el alcalde Forsyth, de La Victoria, ha mandado a hacer bolsas de óbito a los comerciantes de Gamarra (o sea, “damos trabajo en plena crisis”, y, además, dice que sabe exactamente cuántos van a morir!!!). Y en provincias, como en Ascope o en Chiclayo, los alcaldes y gobiernos regionales están comprando, al ‘gana gana’, terrenos o rellenos sanitarios para hacer fosas comunes y quemar a los muertos que os agradecerán por tan enorme esfuerzo de no dejarlos tirados en la calle a vista y paciencia del respetable. Los traficantes de tierras prenden velas al nuevo dios Covid-19.

Apuntemos que el Coronavirus mata a los de arriba y a los de abajo. No escatima en sexos. Niño, joven o anciano. Todo vale. Los cálculos ya están dados y el porcentaje de muerte es del 3 al 5 %. Esto significa que si toda la población peruana se infectara, tendríamos entre uno y dos millones de muertos. (¡Gran negocio para los enterradores y agencias funerarias que están haciendo su agosto!).

Hace poco Chile tenía el doble de infectados que Perú, pero tenía muchos menos muertos que nosotros porque aquí los sistemas de salud están colapsados desde hace años y lo que nadie nombra es las otras enfermedades endémicas como la TBC multidrogoresistente, el raquitismo, la malaria o la anemia, etc., y que nuestro país está mal alimentado, desnutrido, pura comida chatarra, puro arroz, fideos y papas fritas, puro carbohidratos son el menú de millones de enclenques peruanos. Nuestro panorama es sombrío hasta para el más optimista. Solo ver los testimonios de los médicos y de los enfermeros que están desertando es lastimoso y pinta de cuerpo entero la verdadera situación que estamos pasando.

Pero, no nos acongojemos. Y como medida de refuerzo a estas medidas de salubridad, todo enfermo de Covid-19 es mandado a su casa a pasar su cuarentena y a morir tranquilamente en paz y en armonía con el universo. El estado asegura el recojo de los cadáveres de manera aséptica y sin más complicaciones. “El grupo humanitario que hemos creado responde a la necesidad de manejar los cadáveres con mucha dignidad y respeto”, agregó el titular de la cartera de salud. Por eso, pide a los familiares hacerse a un lado y dejar que el personal especializado haga lo que tenga que hacer para lo cual se cumplirá con un protocolo y el apoyo de nuestra gloriosa Policía Nacional del Perú que estrena trajes especiales para estos casos. Pero, eso sí, quedan abolidas las ceremonias y los sacerdotes tendrán que echar los santos óleos o despedir a los finados por streaming, faceboock o WhatsApp. Las flores serán de plástico o, mejor, virtuales con emoji.

¡Patria o Muerte, Venceremos!

Pasen la voz.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

DONALD TRUMP, RICARDO PALMA, ANTONIO RAIMONDI Y EL CORONAVIRUS

Published

on

Escribe: Rodolfo Ybarra

La papa, un tubérculo propio del Perú, al que los incas le extrajeron el ácido prúsico (un veneno), salvó de la hambruna al mundo en las épocas de la pestes europeas. “Literalmente el mundo le debe la vida al Perú y a la papa”, repetía nuestro maestro Virgilio Roel. Y ahora, los estudios indican que la hidroxicloroquina podría ayudar a combatir el Coronavirus. Y la hidroxicloroquina se extrae de la quina, el arbolito que sale en nuestro escudo nacional y que, por cientos de años, los nativos peruanos la han usado para combatir el paludismo, la terciana o la malaria.

Esto pone al Perú otra vez como farmacosalvador y herbolario del mundo. Incluso Donald Trump (que se roba todo) ha pedido a sus laboratorios que le produzcan este medicamento a toda máquina y sin poner peros: “No tenemos tiempo para decir: ‘Venga, vamos a tomarnos un par de años para probarlo’, y vamos a probar con tubos de ensayo y laboratorios. Me encantaría hacerlo, pero tenemos a gente muriéndose hoy”. Y más, ha generado que las farmacéuticas que producen quinina industrial, suban sus acciones en un 15%. Y que todos los laboratorios del mundo pongan sus ojos en el Perú.

Mientras tanto, aquí, en nuestra amazonía, este remedio se sigue produciendo de manera artesanal cortando trozos del árbol de la quina y metiéndolo en una botella para que se fermente con aguardiente y miel por varios días. Y que, en Lima, lo podíamos encontrar en los mercados artesanales o en las ferias provinciales que llegan todos los años en diciembre (la hemos visto en “La Feria de los Deseos” del Campo de Marte). Habría que recordar que en el año 1629, una epidemia de Malaria mató a 27 cardenales en Roma y la quinina peruana le puso fin. Y curó al hijo de Luis XIV rey de Francia. Igual en la Segunda Guerra Mundial salvó a miles de soldados norteamericanos que combatían en el Pacífico y que habían contraído la malaria. En esos años, el Perú le había declarado la guerra a Alemania y como parte de su aporte en la lucha con el Eje, donó cientos de árboles de quina que ocasionó la depredación casi total de este árbol milenario y milagroso.

Don Antonio Raimondi menciona que “El género Chincona comprende muchas especies útiles a la Medicina, suministrando las preciosas cortezas que se conocen en el comercio con el nombre de Cascarilla, de la que se extrae el más activo y seguro febrífugo que posee la Terapéutica, esto es, la Quinina”. Agrega que “Para beneficiar la Cascarilla se usa cortar el árbol casi a raíz de la tierra, quitarle su epidermis, dividir su corteza en muchas tiritas, que se despegan por medio de un cuchillo, y en seguida se hacen secar al sol; la corteza de las pequeñas ramas, siendo delgada, se enrosca sobre sí misma, y constituye la Cascarilla en canuto; la de las ramas más grandes y la del tronco, se somete a una presión, de modo que quede en pedazos llanos. En fin, para expedirla a Europa, se envuelve la corteza en cueros frescos, los que, secándose, se contraen y adquiere una gran solidez y constituyen los fardos que se conocen con el nombre de zurrones” (Raimondi 1857: Elementos de la botánica aplicada a la medicina y a la industria en los cuales se trata especialmente de las plantas del Perú. Pgs. 194, 196).

Por cierto, en una de sus tradiciones, don Ricardo Palma narra cómo la bella Condesa de Chinchón, que pintó Goya en uno de sus celebrados cuadros y que fue la esposa del XIV virrey del Perú, don Luis Jerónimo Fernández Bobadilla y Mendoza, se salvó milagrosamente de morir cuando ya había sido desahuciada por los médicos de la época. Y lo hizo bebiendo los polvos del árbol de la quina. La historia de RP, muy avisado y siempre dado a más sentidos que el literal, se tituló: “Los polvos de la Condesa”. Ese milagro médico relacionado a tan afamado personaje, dio el nombre científico a nuestra quina: Cinchona officinalis. La incluimos aquí como un homenaje a este arbolito que pocos conocen y que muchas veces confunden con el árbol del ficus. Y de hecho el árbol que aparece en nuestra bandera propuesto por Bolívar en 1825, en muchos casos, no es la quina, sino el ficus, tal y como afirma el investigador Roque Rodríguez: “Ese ejemplar copioso del distrito de Tinco, en la región Ancash, que sirvió de modelo para el escudo no oficial, no es quina ni ningún género de cinchona, sino un ficus, que fue tomado por lo frondoso y hermoso”.

Finalmente, la quina viene también incluida en nuestra bebida de sabor nacional, el pisco sour, en forma de agua tónica y del amargo de angostura. Todo vale en estos tiempos de Coronavirus. Están servidos y aprovechemos los últimos 500 árboles de quina que quedan en el Perú. Nuestro arbolito y símbolo patrio en extinción.

                                                                                                 
Salud y leamos.

LOS POLVOS DE LA CONDESA / Ricardo Palma (1833-1919)

I

En una tarde de junio de 1631 las campanas todas de las iglesias de Lima plañían fúnebres rogativas, y los monjes de las cuatro órdenes religiosas que a la sazón existían, congregados en pleno coro, entonaban salmos y preces.

Los habitantes de la tres veces coronada ciudad cruzaban por los sitios en que sesenta años después el virrey conde de la Monclova debía construir los portales de Escribanos y Botoneros, deteniéndose frente a la puerta lateral de palacio.

En éste todo se volvía entradas y salidas de personajes más o menos caracterizados.

No se diría sino que acababa de dar fondo en el Callao un galeón con importantísimas nuevas de España, ¡tanta era la agitación palaciega y popular!, o que como en nuestros democráticos días se estaba realizando uno de aquellos golpes de teatro a que sabe dar pronto término la justicia de cuerda y hoguera.

Los sucesos, como el agua, deben beberse en la fuente; y por esto, con venia del capitán de arcabuceros que está de facción en la susodicha puerta, penetraremos, lector, si te place mi compañía, en un recamarín de palacio.

Hallábanse en él el Excmo. Sr. D. Luis Jerónimo Fernández de Cabrera Bobadilla y Mendoza, conde de Chinchón, virrey de estos reinos del Perú por S. M. D. Felipe IV, y su íntimo amigo el marqués de Corpa. Ambos estaban silenciosos y mirando con avidez hacia una puerta de escape, la que al abrirse dio paso a un nuevo personaje.

Era éste un anciano. Vestía calzón de paño negro a media pierna, zapatos de pana con hebillas de piedra, casaca y chaleco de terciopelo, pendiendo de este último una gruesa cadena de plata con hermosísimos sellos. Si añadimos que gastaba guantes de gamuza, habrá el lector conocido el perfecto tipo de un esculapio de aquella época.

El doctor Juan de Vega, nativo de Cataluña y recién llegado al Perú, en calidad de médico de la casa del virrey, era una de las lumbreras de la ciencia que enseña a matar por medio de un récipe.

-¿Y bien, D. Juan? -le interrogó el virrey más con la mirada que con la palabra.

-Señor, no hay esperanza. Sólo un milagro puede salvar a doña Francisca.

Y D. Juan se retiró con aire compungido.

Este corto diálogo basta para que el lector menos avisado conozca de qué se trata.

El virrey había llegado a Lima en enero de 1639, y dos meses más tarde su bellísima y joven esposa doña Francisca Henríquez de Ribera, a la que había desembarcado en Paita para no exponerla a los azares de un probable combate naval con los piratas. Algún tiempo después se sintió la virreina atacada de esa fiebre periódica que se designa con el nombre de terciana y que era conocida por los incas como endémica en el valle del Rimac.

Sabido es que cuando en 1378 Pachacutec envió un ejército de treinta mil cuzqueños a la conquista de Pachacamac, perdió lo más florido de sus tropas a estragos de la terciana. En los primeros siglos de la dominación europea, los españoles que se avecindaban en Lima pagaban también tributo a esta terrible enfermedad, de la que muchos sanaban sin específico conocido y a no pocos arrebataba el mal.

La condesa de Chinchón estaba desahuciada. La ciencia, por boca de su oráculo D. Juan de Vega, había fallado.

-¡Tan joven y tan bella! -decía a su amigo el desconsolado esposo-. ¡Pobre Francisca! ¿Quién te habría dicho que no volverías a ver tu cielo de Castilla ni los cármenes de Granada? ¡Dios mío! ¡Un milagro, Señor, un milagro!…

-Se salvará la condesa, excelentísimo señor -contestó una voz en puerta de la habitación.

El virrey se volvió sorprendido. Era un sacerdote, un hijo de Ignacio de Loyola, el que había pronunciado tan consoladoras palabras.

El conde de Chinchón se inclinó ante el jesuita. Este continuó:

-Quiero ver a la virreina, tenga vuecencia fe y Dios hará, el resto.

El virrey condujo al sacerdote al lecho de la moribunda.

II

Suspendamos nuestra narración para trazar muy a la ligera el cuadro de la época del gobierno de D. Luis Jerónimo Fernández de Cabrera, hijo de Madrid, comendador de Criptana entre los caballeros de Santiago, alcaide del alcázar de Segovia, tesorero de Aragón y cuarto conde de Chinchón, que ejerció el mando desde 14 de enero de 1629 hasta el 18 del mismo mes de 1639.

Amenazado el Pacífico por los portugueses y por la flotilla del pirata holandés Pie de palo, gran parte de la actividad del conde de Chinchón se consagró a poner al Callao y la escuadra en actitud de defensa. Envió además a Chile mil hombres contra los araucanos y tres expediciones contra algunas tribus de Puno, Tucumán y Paraguay.

Para sostener el caprichoso lujo de Felipe IV y sus cortesanos, tuvo la América que contribuir con daño de su prosperidad. Hubo exceso de impuestos y gabelas, que el comercio de Lima se vio forzado a soportar.

Data de entonces la decadencia de los minerales de Potosí y Huancavelica, a la vez que el descubrimiento de las vetas de Bombón y Caylloma.

Fue bajo el gobierno de este virrey cuando en 1635 aconteció la famosa quiebra del banquero Juan de la Cueva, en cuyo banco -dice Lorente- tenían suma confianza así los particulares como el gobierno. Esa quiebra se conmemoró, hasta hace poco, con la mojiganga llamada Juan de la Cova, coscoroba.

El conde de Chinchón fue tan fanático como cumplía a un cristiano viejo. Lo comprueban muchas de sus disposiciones. Ningún naviero podía recibir pasajeros a bordo, si previamente no exhibían una cédula de constancia de haber confesado y comulgado la víspera. Los soldados estaban también obligados, bajo severas penas, a llenar cada año este precepto, y se prohibió que en los días de Cuaresma se juntasen hombres y mujeres en un mismo templo.

Como lo hemos escrito en nuestros Anales de la Inquisición de Lima, fue esta, la época en que más víctimas sacrificó el implacable tribunal de la fe. Bastaba ser portugués y tener fortuna para verse sepultado en las mazmorras del Santo Oficio. En uno solo de los tres autos de fe a que asistió el conde de Chinchón fueron quemados once judíos portugueses, acaudalados comerciantes de Lima.

Hemos leído en el librejo del duque de Frías que en la primera visita de cárceles a que asistió el conde se le hizo relación de una causa seguida a un caballero de Quito, acusado de haber pretendido sublevarse contra el monarca. De los autos dedujo el virrey que todo era calumnia, y mandó poner en libertad al preso, autorizándole para volver a Quito y dándole seis meses de plazo para que sublevase el territorio; entendiéndose que si no lo conseguía, pagarían los delatores las costas del proceso y los perjuicios sufridos por el caballero.

¡Hábil manera de castigar envidiosos y denunciantes infames!

Alguna quisquilla debió tener su excelencia con las limeñas cuando en dos ocasiones promulgó bando contra las tapadas; las que, forzoso es decirlo, hicieron con ellos papillotas y tirabuzones. Legislar contra las mujeres ha sido y será siempre sermón perdido.

III

Volvamos a la virreina, que dejamos moribunda en el lecho.

Un mes después se daba una gran fiesta en palacio en celebración del restablecimiento de doña Francisca.

La virtud febrífuga de la cascarilla quedaba descubierta.

Atacado de fiebres un indio de Loja llamado Pedro de Leyva, bebió para calmar los ardores de la sed del agua de un remanso, en cuyas orillas crecían algunos árboles de quina. Salvado así, hizo la experiencia de dar de beber a otros enfermos del mismo mal cántaros de agua en los que depositaba raíces de cascarilla. Con su descubrimiento vino a Lima y lo comunicó a un jesuita, el que, realizando la feliz curación de la virreina, hizo a la humanidad mayor servicio que el fraile que inventó la pólvora.

Los jesuitas guardaron por algunos años el secreto, y a ellos acudía todo el que era atacado de tercianas. Por eso, durante mucho tiempo, los polvos de la corteza de quina se conocieron con el nombre de polvos de los jesuitas.

El doctor Scrivener dice que un médico inglés, Mr. Talbot, curó con la quinina al príncipe de Condé, al delfín, a Colbert y otros personajes, vendiendo el secreto al gobierno francés por una suma considerable y una pensión vitalicia.

Linneo, tributando en ello un homenaje a la virreina condesa de Chinchón, señaló a la quina el nombre que hoy le da la ciencia: Chinchona.

Mendiburu dice que al principio encontró el uso de la quina fuerte oposición en Europa, y que en Salamanca se sostuvo que caía en pecado mortal el médico que la recetaba, pues sus virtudes eran debidas a pacto de los peruanos con el diablo.

En cuanto al pueblo de Lima, hasta hace pocos años conocía los polvos de la corteza de este árbol maravilloso con el nombre de polvos de la condesa.

Ricardo Palma

Lima, Octubre 15, 1872

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

GRAN SOLUCIÓN ESTRATÉGICA AL CORONAVIRUS EN EL PERÚ

Published

on

Escribe: Rodolfo Ybarra

Ya que las tácticas y estrategias de Vizcarra no están funcionando, o, por lo menos, no como debieran, en parte por esos “tecnócratas” fracasados que lo acompañan en el “Comando Covid-19”. Y también debido a la falta de pruebas moleculares y rápidas, la escasa tecnología que manejamos y que se han empleado en Wuhan China para acabar con esta peste, como son los cascos inteligentes con cámaras térmicas para medir temperatura corporal en un radio de 5 metros y con alarma o los teledrones para transportar medicinas y alimentos o asignados a la vigilancia, o los salvoconductos que generan código QR con sistema de semáforo (rojo-amarillo-verde) para transitar según estado de salud en últimos 14 días, etc., PROPONGO que la Fuerza Aérea fumigue la ciudad de Lima, la que concentra más del 70% de infectados, con poderosos somníferos y nos pongan a dormir a todos hasta que la peste se extinga o muera por inanición. Así ya no consumiremos alimentos, no habrá recibos de agua, luz o internet o gastos de gasfitería por los desagües atorados, o ganas de darnos un par de vueltas por la realidad.

En caso de que la Fuerza Aérea no esté en capacidad de esta labor onírica, se puede apelar a comprar unos cuantos miles de arrobas de valeriana y vaciarlos en la Atarjea y así todos los ciudadanos de Lima beberán y dormirán de lo lindo por un tiempo prolongado o lo que demore esta jodida cuarentena. Todo quedará en manos de un equipo especial de las Fuerzas Armadas, Defensoría del Pueblo y representantes democráticamente elegidos del FREPAP. (¡Líbranos de todo mal, oh purpurado Ataucusi!)

Y así se evitará el contagio de persona a persona, y, en un par de semanas, o un poco más, todos volveremos a la normalidad como si nada hubiese pasado. Y, como un plan de acción oportunista, recomendamos que mientras los más 10 millones de limeños duermen la mona, la gloriosa banda de la Guardia República (¡existe?) nos acompañe con su tocada marcial. Y que, por horas, se dicten clases masivas de urbanismo con megáfonos puestos en todas las esquinas de Lima-limón. A ver si así cambiamos algo. ¡Aprendemos mientras dormimos! También se pueden enseñar clases de inglés, francés, ruso o chino para hablar en el lenguaje de este maldito virus con corona. Y por las noches que toquen todos los Nocturnos de Chopin.

PD: Este texto está dedicado a nuestro amigo Demóstenes Mamani, fallecido de Coronavirus en España. También va dirigido a nuestro buen amigo RFG, paciente extemporáneo de Covid-19, que ha sido puesto en cuidados intensivos y que se rió mucho con esta parodia solo hace unos días. Recupérate amigo. Y ríamos, mantengamos el sistema inmunológico arriba que es al final de cuentas lo único y último que nos puede defender de esta peste. ¡Avanti popolo!

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

HAPPY BIRTHDAY OSWALDO REYNOSO

Published

on

Escribe: Rodolfo Ybarra

I

Feliz cumpleaños Oswaldo Reynoso, amigo, maestro. Seguro más tarde celebraremos con otros cófrades almorzando o cenando en el D’Giulio o en Tabla Caliente de San Felipe junto a nuestro querido amigo freiriano José Rouillon que ahora también te acompaña en el cielo.

Te dejo este post como una flor.

Oswaldo Reynoso y Rodolfo Ybarra.

II

Un año más sin Oswaldo Reynoso.

Revisando unos papeles encontré esta nota de O.R. Algunas veces le acompañé a conseguir diversas prendas. Él era muy exigente con sus sacos y con sus camisas, le gustaba que le queden a la talla y sin nada de arrugas. Lo último que me pidió que le buscara fue un saco de cuero negro con bolsillos en los costados, estilo medio rocker. Y se lo conseguí. Fue todo un honor, maestro, amigo, hermano, gran timonel de las letras peruanas.

Ah, por cierto, para los que piensen que hay algo de frivolidad en todo esto, un día le dije que había encontrado un saco de un muerto que podía ser su talla y él me dijo que no importaba y mejor, pues, si era reciclado. El legado de O.R. es enorme y no solo es literario.

III

Este texto regresa de la nube y aquí lo dejo:

Adiós Oswaldo Reynoso, mi amigo, mi hermano, mi maestro, el que siempre habló claro y con la verdad, el que nunca se calló, el que siempre enseñó con el ejemplo, aún en las épocas más difíciles cuando levantar la voz era un peligro para todos. Recuerdo cuando me escapaba de mis clases de Redacción Periodística y te visitaba en tu casa de Jesús María y me recibías amablemente y yo me quedaba hurgando en tu biblioteca, en tus papeles y en tu vieja máquina de escribir Olivetti Lettera 32 y tú me decías: “Ybarra, yo era como tú…”. Y francamente no sabía a qué te referías, si a mi curiosidad o a esto de estar siempre inquieto buscando algo al fondo de las cosas. O cuando nos reuníamos, a mediados de los noventas, en la casa del novelista Manuel Rilo, en Barrios Altos, junto a otros amigos, para cocinar y conversar y hablar de esto que es la literatura, los buenos cuentos, los buenos poemas. (“Mira, Ybarra, ya a nadie le interesa la buena prosa, ahora todos quieren escribir por escribir…”). Hace poco tiempo nos encontramos en un bar de san Felipe y nos enseñaste, a mí y a Isela de Sirona, todos tus rayos x y demás resultados médicos, y nos dijiste “para qué quiero todo esto, si lo que quiero es tener calidad de vida”. Y terminaste lanzando todos esos papeles al piso. “A la m… con la medicina, ya estoy viejo para esto”. Y pediste una gaseosa y una cerveza. Y brindamos por el encuentro y por, después de tantas cosas, estar todavía vivos y por caminar bajo los árboles de esta Lima, la horrible, donde las letras valen menos sin tu pluma, ágil, poética, aguda y ácida como las lágrimas. Hasta siempre don Oswaldo Reynoso, de verdad te vamos a extrañar.

IV

“Algún día encontrarás un corazón a la altura de tu inocencia”. OR.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending