Connect with us

Literatura

PLACERES ONÍRICOS: Andrea Cabel “Aprendí a escribir por necesidad, porque quería expresarme de alguna forma”

Avatar photo

Published

on

 

Andrea Cabel “Aprendí a escribir por necesidad, porque quería expresarme de alguna forma”

Entrevista Luis Chávez A.

Andrea Cabel es una poeta que ya anda consolidándose en el largo trajinar que debe de seguir un autor peruano, para llegar a ser reconocido. No obstante y pese a su prolífica formación académica, ella no pierde la perspectiva de mujer aventurera como “un puñado de agua” que se dispersa pero que luego va cobrando cauce firme. Y aunque es más conocida por sus versos, ella ama la literatura y nunca se verá desligada a ella, a tal punto que quizá se encuentre macerando algún trabajo inédito.

Conversamos con ella, y entablamos una entrevista, en la cual de manera irreverente e inteligente responde una serie de preguntas sin preocuparle las opiniones externas; pues, si de algo está segura, es de la pasión que le  pone a cada acto de sus días, sin importarle las posturas ni convencionalismos que muchas veces esclavizan a algunos autores en la actualidad.

“Latitud de Fuego” es su última publicación, y nos habla de ella con absoluta satisfacción que solo ella sabe expresar…!   A continuación la entrevista:

1.       ANDREA: ¿TUVISTE UNA ADOLESCENCIA ALGO AGITADA? O  ¿FUISTE EL MODELO DE NIÑA RECATADA?

              AC:  En mi adolescencia tuve que enfrentar muchos retos, y sobre todo, tuve que enfrentar el hecho de que si hacía algo, lo tenía que hacer bien, esa es la premisa principal para hacer mis cosas, si empiezo algo, lo acabo y lo hago bien.  ¿”Agitada”? Siempre, mi vida ha sido una montaña rusa, un día puedo tenerlo todo y al día siguiente estoy endeudada y sintiéndome vacía, no es muy cómodo andar así, preferiría algo más estable y por eso trato de tener disciplina en mis trabajos y en mis rutinas; no obstante, creo que esta “suerte” con la que he nacido, no creo que cambie así que ahí voy, resignándome de la mejor forma a esto y tratando de sacarle el provecho posible. A los 17 tuve que entender mi primera ruptura amorosa, el primer enamorado, con el que había estado (creo) tres años, de pronto me terminaba, y yo, bueno, adolescente (que “adolece”)  aprendía esa palabra: adiós. Proceso duro porque luego venía (casi a los pocos meses) el momento de decir a qué universidad ir, qué carrera estudiar, y sobrellevar un poco las expectativas del colegio, de los familiares, ser realista con los presupuestos, y lo peor, ser honesta conmigo misma para saber qué quería hacer, para que era realmente buena.

Me equivoqué desde un comienzo y fui para estudiar Economía en la Universidad del Pacífico, y ahora siento que si bien fue una excelente experiencia porque conocí gente increíble, profesores muy buenos, y formé parte, aunque sea por un momento  de cómo se ve la vida desde los números, desde algo más concreto y tangible que la literatura, tuve que lidiar con el hecho de dejar la carrera, de dejar todo eso que había ido construyendo y postular a otra que no tenía nada que ver. Ingresé a PUCP por traslado externo, te digo, no fue nada fácil por una “Evaluación de Talento”, fueron muchos exámenes y lo que me molestaba (mucho) era enfrentar el fracaso de haber dejado una carrera a medias,  y comenzar otra con toda la culpa de lo invertido en la anterior y no saber ni siquiera si realmente podría irme bien en Literatura, si finalmente, era lo que quería hacer. Si esta vez la intuición no me fallaba. Y enfrentar los comentarios familiares, y empezar otra rutina, construir otras redes sociales, moverme en otros círculos académicos, aprender de otras formas otro lenguaje y otra forma de ver las cosas. Estudiando literatura tomé la decisión de viajar al extranjero un tiempo,  y bueno, de ahí todo se fue complicando un poco como suele pasar con las subidas luego de las bajadas en las montañas rusas.

Siempre me dicen que soy como un puñado de agua, eso no sé si responde a lo que comentas de adolescencia “agitada”. El recato lo tuve siempre, hasta ahora, y para muchas cosas, y bueno, lo agitado prefiero relacionarlo con las 3 horas de entrenamiento que tenía cuatro veces a la semana desde que tuve 7 años hasta que cumplí los 17. Entrenaba atletismo y básquet y me gustaba mucho emplear mi tiempo en ello, en el arte de ir contra la velocidad, ver si podía alcanzarla, y en el básquet me divertía, me sentía bastante libre y a la vez, podía desfogar bastante de las cosas que como adolescente que era yo, no podía decir en palabras. De hecho, creo que tuve una adolescencia bastante muda. No escribía nada, no hablaba mucho, y si lo hacía era sobre temas concretos, me guardaba mucho lo que sentía o pensaba y trataba de invertir mi tiempo en cosas que me hicieran evitar maquinar tanto, pensar tanto. ¿Viste que pensar mucho a veces hace daño., más cuando eres una adolescente, y más cuando tus días viajan en una montaña rusa que varía de tamaño e intensidades constantemente? Complicado. Ciertamente. En el cole no tuve muchos amigos, en la secundaria igual socialicé más, saliendo de ahí y ya en todos mis cambios universitarios cambié bastante. Pero no fui mucho a fiestas, de hecho, te diré que como adolescente fui a fiestas contadas con los dedos de una mano. Las ganas y la necesidad de fiestas vinieron después, mucho después.

2.-HABLANOS UN POCO DE TU PRIMER POEMARIO: LAS FALSAS ACTITUDES DEL AGUA. Y ¿CÓMO ES QUE SE PUBLICA?

AC : La primera edición se publicó en el 2006, en Lima. Yo comencé a escribirlo desde el 2005, para ese momento ya había renunciado al trabajo que había conseguido en la PUCP. Mi primer trabajo en la universidad fue en el centro de informática, sí, trabajaba en di-consulta, ganaba poquísimo, trabajaba bastante y no entendía casi nada de todo ese gran sistema que no estaba ni siquiera expresado en mi idioma. Me trataban bien los compañeros de trabajo (ingenieros todos) porque finalmente, yo era una chica muy joven que hacía de todo para aprender, y que era de literatura;  pero bueno, en ese contexto, una relación larga e intensa se fue apagando, o eso parecía, y comencé a desesperarme. Mencioné ya lo de la montaña rusa, ¿no? , odio los juegos de ese tipo. Solo he ido a un parque de “diversiones”  con juegos mecánicos dos veces, una por curiosidad y la otra por masoquismo, creo, y los odio, pero por miedo. Me asusta todo ese sonido, toda esa aparente felicidad que sube y baja a tanta velocidad, tanta luz, tan poca naturalidad; y mi libro nació así, en una montaña rusa afectiva y personal que por primera vez, en verdad, se me fue de las manos. Aprendí a escribir por necesidad, porque quería expresarme de alguna forma. Porque necesitaba decir todo eso que no sabía cómo, y que nadie quería escuchar, que pensaba que me ayudaría a ver mejor las cosas. Yo no había escrito poemas antes. Solo largas cartas, largos correos electrónicos, muchos  ensayos las clases en la facultad, y dado que había renunciado al trabajo en informática y no asistía en ese semestre tanto a las clases en la facultad…y  me quedaba encerrada en casa tratando de escribir algo. Muchísimas horas, eso sí, muchísimas, frente a la computadora, imprimiendo, corrigiendo, todo muy intuitivo, muy sugestionado por la tristeza e impotencia. Creo que lo hice porque por ahí me dijeron que era “terapéutico” y así comenzó todo. Se publicó porque ganó un premio (no porque yo tuviese dinero o una editorial que me ofreciera algo) y fue una sorpresa que todo eso, ese vértigo tan fuerte, de pronto, se objetivizara en un papel y alguien que no supiera nada de mi y que quizás no entendiera mis versos tal cual yo esperaría en un primer momento, los leyera y se lo llevase consigo. Entonces sentí algo extraño. Solidaridad, quizás. Y eso, a mí, en ese momento, me ayudó mucho.

3.       ¿POR QUÉ PREFERISTE POESÍA EN LUGAR DE LA NARRATIVA?

AC : No prefiero la poesía, sucede que en este género me siento más cómoda, más libre, y creo que expreso mejor no solo mis ideas si no también mis afectos, mis contextos, mis referentes, mis verdades, mi rutina; la poesía me da un espacio que coincide con el espacio que yo necesito para respirar, y este es amplio. Muy amplio. No obstante, leo mucha narrativa, y escribo narrativa también, otra cosa es que no quiera publicarla (aún) y creo que uno no elige esas cosas tampoco, todo va fluyendo, son etapas y también creo que para escribir poesía necesita cualidades diferentes que para escribir narrativa. Una sensibilidad diferente o una que se va cambiando y forjando con las experiencias y el tiempo. A los 16 años yo te hubiera dicho que para mi escribir poesía era imposible, a los 17 igual, a los 18 igual, a los 19 igual, te hubiera dicho que no entendía de eso, que lo leía y que bien, pero que de ahí a escribirla…eso era demasiado complicado, y ¿de qué iba a hablar? ¿y por qué? Y no, no pensaba sentirme “así” como me siento escribiendo poesía.  Pero eso no quiere decir que “la prefiera”. La narrativa es parte de mi vida, de mi forma de entender a otras personas; la narrativa para mi también es una forma de entender al mundo, al mío y el que esta afuera. Leer a Bolaño fue importante en mi adolescencia, también a Roberto Arlt, a Borges, a Arguedas, a Dostoievski, a Augusto Monterroso, a Ricardo Palma, a Afanasiev, a Cortázar entre otros muchos otros grandes escritores…No solo la poesía es mi lenguaje, a mi me gusta la literatura, y me gusta mucho.

4.       EN TUS INICIOS, ¿TE HA COGIDO ALGUNA VEZ EL PÁNICO DE LA HOJA EN BLANCO?

AC : Creo que escribir, como dar un beso, es un acto circular. Sin principio ni fin, solo con un proceso intenso y perfectible, eternamente perfectible. El miedo a la hoja en blanco está aquí y ahora, y siempre estará. Lo extrañísimo, para mi, sería que de pronto no esté. Ese miedo me ayuda a escribir, a buscar palabras, a tallarlas, a hacerlas hablar, a hacerlas mías aunque sea por un momento. Mis inicios son todos los días, a cada momento.

5.       DE HECHO, PUBLICAR EN NUESTRO MEDIO ES MUY DIFÍCIL.   ¿FUE TU CASO?

AC: Como pocas veces en mi vida, en algo, tuve suerte. Mi primer libro fue un premio, me pagaron la edición, que fue hermosa y muy costosa para los que apostaron por mi trabajo y por mi. Al año siguiente, la segunda edición abrió la colección “Taquicardia” de la editora Mesa Redonda, y en esta segunda edición tenía siete poemas nuevos, importantes para mí, estaba un nuevo diseño, y un nuevo rostro para mi libro. Ya no era la misma portada, y dentro de esta segunda edición me atreví a colocar una foto. La foto está en blanco y negro y son las manos de mi amigo, manos abiertas y llenas de ruta; manos que dan frío de verlas. Esta edición, que fue tan bonita, que tuvo la portada de Polanco y que fue dedicada a mi abuelo, que había fallecido en ese año, no me costó la suma abismal que te imaginas, en lo absoluto. Y tuvo una excelente acogida. Luego publiqué gracias a la prestigiosa colección Underwood de la PUCP “Uno rojo” (Lima, 2009). Para mi esa plaqueta es un libro entero de vida y de muerte. Y la muerte es un tema que toco con pinzas y muy poco, recién, por primera vez, en esta publicación. En esta publicación como en todo lo de Underwood, no invertí más que mis textos y mi participación en el cuidado de la edición.

Significa mucho para mí estar en Underwood, un sello tan prestigioso y cuidadoso, un sello que además, se caracteriza por su belleza. Y anticipo que este año sale la segunda edición de “Uno rojo” también por Underwood, razón doble para sentirlo como un libro completo para mí. Ahora “Latitud de fuego” ha significado, por primera vez en toda mi vida, una real inversión de dinero, ya que en los dos anteriores no lo significó en lo absoluto. Y fue un dinero que no tenía y que fui consiguiendo y que de una u otra forma se fue aminorando gracias a la editorial, a las ventas y a los ahorros que por ahí tenía.  

¿Difícil?  El proceso de hacer el libro, concebir la idea, planteártela, hacerla, dejarla nacer, dejarla crecer, nutrirla, perfeccionarla, dejarla ser libre, e imprimirla, y dejarla nuevamente, y saber siempre que podría ser mejor, y sumado a ello todos los problemas “técnicos”…he tenido mucha suerte, pero es complicado publicar un libro. Sobre todo si quieres hacerlo BIEN. Es decir, si realmente eres detallista y obsesivo con los detalles, las comas, los puntos, el papel, el sellado, el cosido, la portada, con todo, con absolutamente todo, claro que es difícil.  Además, sabes que no vas a recuperar tu inversión, sabes que tu libro no se va a vender como pan caliente, que los medios para difundirlo son limitados…que las editoriales tienen más cosas que hacer que promocionarte…entonces, bueno, ahí viene también la parte de la frustración. Porque si sacas 500 ejemplares de un material, no es para guardarlos, es una postura pública que quieres dar a conocer, y que por el bien de la editorial (que trabajan en esto, que apuestan por esto, que es la literatura es decir, algo poco consumido….) tienes que vértelas.

No siempre te abren las puertas en los diarios y revistas, siempre hay cosas más importantes. Pero así es, nadie dijo que seria de otra manera. (Léase, nadie dijo que sería fácil) Y es difícil también que haya pocos diarios que tengan un real interés en difundir los nuevos poemarios, que deben ser muchos, yo creo que en este país hay más escritores que lectores. De alguna manera, trato de decir que si antes hacer un libro y publicarlo era como comprarse un carro, ahora, por la oferta de las editoriales independientes es más sencillo, pero lo difícil es mover el libro, hacer que se interesen en él, que lo quieran leer, que se den cuenta que vale la pena invertir un poco de tiempo en el. Además, como me repiten constantemente, el público en general no pide poesía, pide a veces clásicos, a veces otros tipos de lecturas, pero “poesía”, y “joven” y “femenina”, ¿demasiados labels, no?  Parece que cada una de estas etiquetas que deberían significar mayor interés en un público general, son razones para omitir esa lectura.

            

6.       ALGUNOS PIENSAN QUE LA POESÍA NO TIENE QUE VER CON LA LITERATURA, PORQUE ES CATARSIS DE LA VIDA REAL.  ¿QUÉ OPINAS AL RESPECTO?

AC: Opino que se están mezclando conceptos y que hay que aclarar varias cosas. La literatura es un arte, implica práctica, disciplina, técnica, y dentro de ella hay géneros.  Como producción variada, la literatura se expresa en diferentes formas. Los que escriben poesía pensando en que simplemente botan su rabia, su pena, su frustración o lo que sea, y ese es EL poema, creo que no entienden que la poesía se trabaja, se va moldeando, como lo hace un artesano, y tienes que ir practicando; la poesía es una de las columnas vertebrales de toda la Literatura, así como la narrativa, así como el teatro, así como el género epistolar. ¿Cómo pensar la literatura sin poesía? Es inconcebible. La poesía puede ser hasta cierto punto y en determinado momento una especie de catarsis, pero no es solo eso. En lo absoluto. Es mucho más que eso y se manifiesta de muchas formas. La literatura no es solo técnica, concepto, crítica, va más allá. Alberga por ello géneros como los ya mencionados…y en cada uno de estos géneros hay algo de catarsis, del autor o de los personajes, o del lector. En todo caso, la obra la hacemos todos. Los que leemos y los que escribimos, es dialógico el proceso. Los que piensan que la poesía no tiene que ver con la “Literatura” quizás tienen un concepto muy mal elaborado de lo que es la literatura y muy extraño de lo que es la “vida real” quiero decir, la literatura tiene licencia para incluir realidades (véase los libros de poesía en los que se habla de la violencia cotidiana en las calles, de la política, de la burocracia, de la rutina, es decir, de todo eso que se podría llamar, quizás torpemente “vida real”) La poesía sirve para denunciar actos corruptos, actos indignos, no solo para hablar del amor y otros demonios u enfermedades, la poesía también fue una herramienta de revolución, de manifiesto contra injusticias sociales. Eso es innegable.  Creo que la poesía es variada, formal, en cuartetos, siguiendo normas en su rítmica y métrica y puede ser también en prosa y puede hablar de todo un poco. No hay que discriminar que la “vida real” inspira a la poesía y da temas para tratar y explotar.

7.       ¿CREES QUE EN LA POESÍA EXISTE MÁS EL OFICIO O DISCIPLINA, QUE LA INSPIRACIÓN?

AC: Creo que para la poesía necesitas la predisposición, el talento, la disciplina sin duda, la perseverancia. No te va a salir lo que tu quieres al momento tal cual, tienes que darte tu tiempo, procesar lo que pasa, objetivizarlo de la mejor manera, que creo, es la manera que uno construye, elige, y va trabajando. La inspiración es la chispa. No todo en el proceso de hacer un poema se basa en la inspiración. Si bien hay momentos en los que tienes más ganas, más razones, más predisposición, o léase, inspiración,  sí, es innegable que estamos ante un chispazo pero mantener la chispa viva y hacerla que crezca y se mantenga es también importante.

El proceso importa muchísimo, no solo el comienzo y el final, el largo proceso de corrección, de volver a reescribir todo cuantas veces sea necesario…todo eso no implica necesariamente inspiración si no más voluntad. En este caso es bueno ser disciplinado y no dejar ahí los textos empolvándose, dejarlos ahí secándose o pudriéndose sin querer volver a ellos en un tiempo; después de todo, una palabra nace cuando la dices, y si la tratas con cariño y cuidado puede representar con su sencillez,  tu mundo, puede comenzar a construir tu realidad, y con ello, tu propia forma de ver las cosas. La inspiración comienza el proceso. La disciplina hace que la chispa se mantenga, produzca, y el oficio, (no entiendo bien que tratas de decirme con “Oficio”) pero creo que te refieres a la habilidad que uno tiene para expresarse en los versos,  ayuda mucho a expresar lo que uno quiere decir con las palabras. Unos lo hacen mejor con una guitarra, sin siquiera tener que cantar, y tienen que practicar mucho, no se puede tocar una buena pieza en guitarra a los dos días de coger las cuerdas, uno tiene que conocerlas, y reconocerse en ellas. Eso es como la poesía. Un aprendizaje de todos los días, ahí la perseverancia, la disciplina gratuita, natural, no forzada, no forzosa. Ahí también la inspiración.

8.       ¿QUÉ PIENSAS DE LA PIRATERÍA? ¿TE DISGUSTARÍA FIRMAR UN LIBRO TUYO PIRATEADO?

AC:  No me molesta que me pirateen. En lo absoluto. He firmado libros míos que han estado anillados y hechos fotocopia, han estado subrayados, y me ha resultado hasta halagador y  conmovedor también. No soy una comerciante de libros, no me voy a hacer millonaria vendiendo mis poemas, no tengo planes de hacer de mi poesía un negocio, y lo que valoro es que me lean, que quieran leerme, que se tomen el trabajo de buscarme entre las letras y que me subrayen y me coloquen apuntes, que mi libro llegue a las personas, eso me interesa, que el dinero no sea un problema, que la difusión centralizada usualmente en Lima no bloquee a que llegue a otros lados. Internet ayuda en eso también.

 Por otro lado, entiendo que no sucede lo mismo en la música y en otras artes. Pero en mi caso, muy particularmente, muy personalmente, no tengo problema con el tema. Sin embargo, claro, respeto los acuerdos con las editoriales, los precios de venta, pero si mi libro cuesta S/.25 y el 50% por ley va para la librería que lo expone, y el 40% para la editorial (eso es negociable, depende, puede ser un poco menos) el resto, los 2.5 soles, tampoco me van a matar ni de hambre ni de nada. En otros casos, claro, los derechos de autor se entienden de otra manera, porque uno paga para que su obra sea “original” pero para mí siempre es original, más aún cuando tiene apuntes tan originales como los que he leído.

Lo que sí no soportaría es que usen mis versos y pongan otro nombre, que me cambien el nombre o el apellido o la palabra, eso sí me parece que no es ni legal ni ético ni nada en lo absoluto. Entiendo que comprar el producto original es apoyar el trabajo del autor, y de la empresa que lo saca a la venta y lo digo con mi bolsillo fracturado por lo que ha costado mi libro “Latitud de fuego”, y lo digo sabiendo que la editorial necesita vender los libros que publica, pero, personalmente, no tengo problema con que se descentralicen las letras, y que lleguen a todos lados. No todos tienen dinero para comprar un libro, pero tienen todas las ganas, y ¿Por qué negárselas? (Disculpen mis editores)

9.       HABLANDO UN POCO DE TEMAS EXISTENCIALES,  ¿CREES QUE HAY GENTE MUY MALA Y TAMBIÉN MUY BUENA?

AC: Creo que todos somos malos y buenos, en acto y en potencia, dependiendo del contexto, lo que nos exija la circunstancia y nuestra formación nos permita aceptar o negar. Muchas veces hacemos cosas que no queremos, pero lo hacemos, y con el corazón, por no hacer daño, por procurar ser coherentes entre lo que uno dice y hace, entonces nos ven como “los malos de la película”, cuando en el fondo nos creemos los buenos, y es un juego de distancias y perspectivas también, creo que uno debe saber ubicarse: ni muy lejos para congelarse, ni muy cerca para incendiarse. Creo en el bien y en el mal, no solo por teoría, si no porque estoy viva, porque respiro;  pero también creo que uno tiene el poder de controlar, al menos un poco, cuánto afecta lo bueno y lo malo en uno mismo. Uno tiene que aprender a cuidarse, no solo de lo que esta afuera, si no, sobre todo, de uno mismo, solo así creo que uno puede vencer lo que está “afuera” de nosotros: venciéndonos a nosotros mismos primero. Tomando el riesgo de conocernos, de aceptar nuestros vacíos, aprendiendo de lo malo para seguir intentando lo bueno;  tratar de poner buena cara en el mal tiempo…eso es todo un reto, y toma tiempo. Toda una vida posiblemente.  Hay gente feliz y gente triste que es buena. Hay gente buena y muy infeliz por el contexto que les toca; hay gente mala que vive una alegría y una seguridad constante, y siempre hay gente sola, que es mala y buena, también. La bondad y la maldad existen en todos los lugares, no solo en las personas. Hay gente mala y gente buena de todas las nacionalidades y en todos lados, las hay, y seguirá habiendo más maldad y bondad de más formas, no solo de una, y aprenderemos a entenderlo, no solo de una forma.  

10.   ¿Y PARA AMAR… CREES QUE ES IMPORTANTE EL GÉNERO? O SIMPLEMENTE EL SENTIMIENTO?

AC: Creo que para amar hay que ser valientes, porque expones tu sensibilidad y eres más vulnerable, corres riesgos porque abres tu mundo, conoces otro, y te llenas de ilusión o de una extraña energía capaz de convencerte de que todo es posible. Lo más importante es eso, la fuerza del sentimiento, lo intenso de la vinculación, la lealtad, lo que se construye y sobrevive a la rutina. El género no es un problema, pero tampoco una respuesta. 

11.   DICEN POR AHÍ QUE LA EXPRESIÓN DEL ARTE CAMBIA LA VIDA DE LAS PERSONAS.  ¿ESTÁS DE ACUERDO?

AC: Depende de la persona, creo. En todo caso, que expresar lo que sientes de un modo “artístico” te conecta más contigo mismo, te relaciona con las personas de un modo distinto, te hace querer más cosas, diferentes cosas, cosas que nunca pensaste antes, y te vuelves un poco diferente quizás. No ves las cosas como si fueran objetos concretos, si no como algo que puede producir belleza, que puede mostrarte tal cual eres, que puede darte una alegría que nadie más podría darte. Un poema hecho por ti, como una canción, como una pintura o algo que implique expresarte en un lenguaje que vincula otros y que se convierte en tu particular forma de mostrarte, sin duda, de alguna manera, te abre puertas, ventanas, techos, te hace una casa diferente, te hace ciudadano de las letras, es decir, del mundo, eres dios por un ratito. Cambias, sí, pero para otros el asunto es más frío, más simple, menos idealista, y puede haber magia pero dura poco, es decir, puede haber un cambio eterno, o cambios constantes y pequeños, cada uno somos una personas que evolucionan todos los días de diferentes maneras, el arte nos deja crecer de un modo diferente que otras carreras. El arte nos obliga a abrir nuestra mente, a ser transgresores. Y eso es un cambio.

12.   ¿LEES POESÍA ACTUAL? O  ¿SIMPLEMENTE TE INCLINAS POR LA RELECTURA, COMO LO HACEN MUCHOS AUTORES?

AC: Recuerdo que cuando entré a la facultad de Humanidades en PUCP , en mi primer día de clases me dijeron dos cosas; la primera hora de clase dictada por un profesor que no mencionaré se resume literalmente en esto: “cuando se mueran, El Quijote seguirá siendo leído, Los ríos profundos también, La vida es sueño también, es decir, hay demasiado para leer, muchísimo, no les va a alcanzar la vida para leer, así aprovechen y consuman lo bueno, que es muchísimo y variadísimo, tienen que ser selectivos…” pasaron unos 45 minutos y entró otro profesor que nos dijo esto tal cual: “tienen que leerlo todo. Todo. No piensen que porque es reciente, o nuevo, es menos o peor que los grandes clásicos, que lo de siempre, tienen que leerlo todo, aprovecharlo todo, lo que es lejano y desconocido, lo que se tache de chicha y de literatura sin sentido, porque hay demasiado pero tienen que permitirse el acceso a todo eso para que puedan elegir, para que puedan crear con más herramientas, los clásicos son inevitables, pero vean también lo que pasa ahora, lean arquitectura, textos de viaje, lean todo lo que puedan, hasta lo que piensen que es intrascendente, así irán formando su criterio…así irán entendiendo las nuevas teorías y podrán hacer otras….” Bueno, claramente había dos posturas en un mismo día, yo elegí la segunda.

Me gusta leer literatura actual (narrativa, poesía, textos críticos, ensayos…) no solo peruana si no latinoamericana, y las que están en otros idiomas que no conozco, pues me busco las traducciones o me voy buscando reseña s y cosas así para ir completando el mapa. A veces el no saber muchos idiomas te limita las lecturas, pero vas aprendiendo a acortar las distancias y vas nutriéndote de eso, del solo intento de abrirte a otras realidades como por ejemplo la de “Don Goyo” , un libro de narrativa clásica ecuatoriana que yo no conocí si no hasta este año, y que me gustó muchísimo, y claro, la poesía actual es muy interesante. Ver qué pasa en ciertos países nórdicos, europeos o en otros latinoamericanos es algo que conmueve y te da más herramientas de trabajo, más perspectivas de análisis, más recursos para tu paisaje. Yo releo y leo cosas nuevas, de todos modos, la relectura siempre te da nuevas perspectivas, nunca una sola., por eso es que vuelves a leer, porque sabes que es el mismo texto pero que tus ojos ya no son los mismos, ya están más listos para aprehender nuevas y más cosas.  Así que sí, leo todo lo que puedo y aprendo todo lo que puedo también, más aún, cuando es reciente y puedo tener contacto con el autor, entonces el dialogismo con la obra comienza a ser más interesante. Siempre las lecturas te dan una dirección, pero encontrar los ojos que construyeron esas palabras enriquece mucho y esa es la ventaja de leer literatura (poesía también) actual, que estás más cerca del autor, que puedes buscarlo, preguntarle, repreguntarle, y encontrar más respuestas o más preguntas, en todo caso, siempre hay mucho que leer, y todo de alguna manera, siempre es un poco nuevo.

13.   HAY POETAS CULTOS, ORDENADOS, DE BUENA PINTA QUE ESCRIBEN CON HORARIOS ESTABLECIDOS. Y LOS HAY TAMBIEN DESALIÑADOS, IRREVERENTES QUE NUNCA SE ORGANIZAN.  ¿CON CUÁL DE ELLOS TE IDENTIFICAS?

AC: Creo que no necesito identificarme con ninguno de los bandos tan claramente establecidos. Me parecen más prejuicios que “categorías” o “grupos”. A veces tengo más cosas que hacer que solo escribir y tengo que ocupar mis horarios con trabajos, o quiero viajar, o no quiero hacer nada. Usualmente no me preocupa demasiado andar “bien vestida” pero tampoco creo andar desaliñada; creo que estas categorías son prejuicios que se tienen de los que quieren verse como “poetas malditos” o como “escritores serios” y cosas así que a mi me tienen sin cuidado. No necesito estar siempre haciendo escándalos, llamando la atención de la gente con mi vida, me interesa más llamar la atención por mis textos, por mi trabajo, y no tengo horarios establecidos para eso, para escribir y trato de ser ordenada, pero no llego a la manía. Escribir es mi vida y mi vida es muchas cosas, no es solo horarios y orden o desorden e irreverencia. Eventualmente se necesita un poco de orden, y también, luego, de desorden, no me identifico con ninguna de esas construcciones culturales que se han hecho y que aparentemente permanecen y siguen siendo parte del imaginario popular de nuestro medio. Un poeta, como cualquier artista, creo, eso sí, siempre anda curioseando, leyendo, queriendo saber de tal o cual libro, queriendo intercambiar opiniones, queriendo saber más, pero no por dar un examen, por hacer un ensayo, si no por querer saber, es decir, por un fin en sí mismo. Un escritor suele ser una persona que maneja varios temas porque los necesita y porque usualmente tiene sed de querer saber.

14.   LA METÁFORA EN TUS VERSOS NOS REGALA ESE ACTO VISUAL.  ¿ESO, SIMPLEMENTE TE FLUYE; O TE LO PROPONES?

AC: Bueno, dicen que todo entra por los ojos, y siempre este ha sido el sentido privilegiado. En “Pedro Paramo”, un libro que me encanta, se privilegia más a las voces que a las imágenes, cuando lo leo siento que es un libro más para adiestrar un poco tu forma de encontrar las voces; hay otros en los que tu olfato está cerquísima del mar, casi tocándolo, sintiendo como la espuma te aleja o te devuelve a diversos puertos, algunos inexistentes, pero en los ojos, el hecho de que las imágenes entran y nos marcan, es decir, que se imprimen en nuestra sensibilidad y en nuestra mente, es lo que me hace escribir mucho. Mis afectos, mis emociones están aprehendidos por todos mis sentidos pero coincido en que mi lenguaje privilegia lo visual. Creo que es porque me gusta que el lector pueda ver lo que siento, pueda ver lo que yo vi, como si los poemas fueran fotos, escenas, y yo pudiese jugar a mostrar los recuerdos de ese momento, de este espacio. Fluye siempre la idea, varía, se va moldeando, en ese fluir hay un proceso de trabajo intenso. Sí me propongo crear una imagen pero porque me propongo transmitir con palabras algo indefinible como los afectos o ciertos momentos, y para eso, claro, fluyen ideas, palabras, sonidos, pero la metáfora en sí que aparece como una idea que la voy puliendo poco a poco hasta que se parezca lo más posible a lo que viví, sentí, y quise decir.  

15.   ¿CUÁLES SON TUS IMPRESIONES SOBRE TU ÚLTIMA PUBLICACIÓN “LATITUD DE FUEGO”?

AC: Estoy contenta con el libro. Ha sido trabajado con cuidado y con rigurosidad tanto en los textos como en la edición. Me siento bastante satisfecha con el resultado y la acogida que está teniendo entre los jóvenes escritores y entre los mayores también. Pensé hacer un libro como este desde siempre, pero recién ahora encontré las razones, y sobre todo, recién ahora aparecieron en mi vida los personajes necesarios para que yo pudiera crear este espacio, esta latitud y sentirme completamente parte de ella. Creo que es un libro que explora no solo temas existenciales y vivencias particulares, subjetivas, íntimas, si no que más allá de eso, decide entregarse al vacío, al vértigo. Desafiar el miedo al miedo, y que consigue renacer de sus cenizas en casi todos sus momentos, hay otros en los que gana el pasado, la nostalgia y en donde no se puede ser tan valiente, entonces queda la honestidad de dejar la página en blanco y solo el silencio. Y literalmente eso hice, comencé a experimentar con las palabras, con versos libres, y lugares, momentos  concretos y  personas concretas, eso alimentó mucho el material con el que hice este refugio, este lugar que ya es como una trinchera.

16.   PARA TERMINAR ANDREA: ¿QUÉ PROPUESTAS O POLÍTICAS CULTURALES LE SUGERIRÍAS A LOS GOBIERNOS CENTRALES Y LOCALES?

AC: Como en algún momento dijo Guillermo Cortés, en un artículo acerca de las políticas culturales (entendiendo con ello las “políticas culturales del Estado”)  El Estado debe concebir a la cultura como un elemento esencial de su composición, como un espacio fundamental de participación ciudadana, y no como un elemento secundario ni como un ornamento del desarrollo que el país intenta alcanzar. Por ello, debería  asumir el reto de pasar de la idealista visión de la multiculturalidad y de la pragmática folclorización de la cultura a la concepción de la cultura como un espacio de construcción de la interculturalidad, que permita el reconocimiento de las diferencias, donde las culturas regionales y locales, y las nuevas modalidades de creatividad y expresión cultural puedan convivir y enriquecerse mutuamente. Lo que en breve, es importante y creo que por ello me haces esta pregunta para cerrar la entrevista, porque hoy, más que nunca, construir políticas culturales supone la posibilidad de iniciar procesos transformadores de la realidad, es decir, que existe realmente ya la posibilidad de formular un proyecto como país que no se focalice sólo en el crecimiento económico, sino en la construcción de democracia, convivencia y ciudadanía, desde y hacia adentro.

Aún hay un alto índice de analfabetismo, podríamos empezar por aminorarlo, y desaparecerlo. En Lima misma hay muchas mujeres jóvenes con hijos, casadas y analfabetas, que por la misma limitación que esto genera no pueden ayudar a sus hijos en el colegio y no pueden ellas mismas acceder a una mejora académica que les abriría muchas posibilidades laborales, personales, sociales. Si respetásemos la diversidad étnica que convive en nuestro país y la respaldásemos como nuestra, es decir, si no la viésemos como ajena y por ello como algo negativo, por ejemplo, se conocería más del arte de la Selva, de su pintura, de sus mitos y leyendas, de su literatura oral, de sus tradiciones; podrían promoverse las facilidades para que hayan conversatorios libres entre representantes de regiones en los que lleguen a acuerdos y se continúe en esto para consolidarlo y hayan más participantes y todos podamos conocer un poco de lo amplia que es nuestra tradición. Luego, las instituciones privadas y el Estado podrían financiar los costos de edición para mantener en discos o impresos los acuerdos, las propuestas, las participaciones, esto estimularía a los participantes y dejaría que se retomen más temas y se innove en otros. Por otro lado, los escolares con el plan lector tienen una cierta ayuda pero muchas veces los mismos profesores no los preparan correctamente para llegar a las metas que se proponen. Un adolescente de catorce años de nuestro país, por lo menos este año, por ser éste, debería conocer bien la vida y obras de Eguren, Arguedas, Westphalen, y sin embargo se le da más énfasis a lo extranjero y a lo “clásico” y “universal” cuando eso mismo también lo tenemos aquí.

Comentarios
1 Comment

1 Comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público.

Literatura

Entrevista al poeta cusqueño Pavel Ugarte: “Estamos en el país de las maravillas, aquí es posible todo” [VIDEO]

El también antropólogo desde hace muchos años se viene haciendo un nombre, a pulso, dentro de la poesía peruana.

Avatar photo

Published

on

Lima Gris conversó con el escritor, poeta y antropólogo cusqueño Pavel Ugarte Céspedes, quien hizo una revisión de la novena edición de la Feria Internacional del Libro (FIL) del Cusco, y la constante lucha para que ese evento se llegue a realizar en la Plaza Mayor de su ciudad, señalando, en un principio, la oposición del alcalde cusqueño de que se dé en ese punto estratégico de la ciudad.

Las comparaciones son odiosas, pero a veces toca mirarse con sus vecinos más cercanos, y eso lo sabe muy bien Pavel, quien mira con envidia sana las ferias en la ciudad de México, en donde se acostumbra año a año a realizar en la Plaza de la Constitución, o mejor conocida como el Zócalo; o la que se realiza en Buenos Aires – Argentina, en la Plaza San Martín. El poeta, desde su visión crítica cree conveniente que la FIL del Cusco permanezca en la Plaza Mayor, porque es ahí donde se puede revalorizar aún más a la literatura peruana, y sobre todo la cusqueña.

Por otro lado, el autor del poemario “Andes Ground” (2019) ha resaltado el homenaje que se le ha dado a la escritora indigenista Clorinda Matto de Turner (Cusco, 11 de noviembre de 1852 – Buenos Aires, 25 de octubre de 1909), en ocasión de la celebración del festival, considerando que el Perú aún mantiene una gran deuda con esa escritora, periodista y luchadora social.

Asimismo, no deja de lado la coyuntura política, sintiéndose decepcionado del Presidente Pedro Castillo, así como de las instituciones del Estado, viéndolos como una oposición extrañamente “agresiva”.

Al respecto de la futura candidatura de Antauro Humala, el poeta no vacila en responder que los ciudadanos peruanos cada vez que van a las urnas crean un mundo muy parecido a las novelas de García Márquez: “Estamos en el país de las maravillas, aquí todo es posible”.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Novela mística como espejo social: El grito de Asterión de Malku Abraxas

Lee la columna de Julio Barco.

Avatar photo

Published

on

Hablar de la narrativa peruana última es sujetarnos a diferentes enfoques de nuestra propia tradición. Tenemos, sin duda, ya una buena cantidad de autores que nos permiten observar que tendencias son más hegemónicas, y cuales terminan siendo experimentadas dentro de pequeños cenáculos. La literatura, como cualquier otra arte, se divide en el río de las influencias y originalidades, resolviéndose en la creación de lo nuevo.

En esta obra, El grito del Asterión de Malku Abraxas (Ed. Caja Negra), como en las novelas del alemán Herman Hesse, hay una exploración hacia lo místico, amplificando el viejo registro de lo real. El grito de Asterión permite observar una primera capa de influencia indigenista, pasando por el realismo hegemónico, y, finalmente, como una suerte de novela de iniciación espiritual. Lo gnóstico, como un enfoque crítico dentro de las diversas interpretaciones religiosas, termina cobrando un papel de vigente actualidad.

La historia versa sobre un puñado de jóvenes, de diversos estratos sociales, que terminarán coincidiendo por el azar objetivo en la Lima de hoy: las huelgas, marchas, bares, calles, Centros Culturales, pasaran a formar parte de sus páginas, para darnos un registro de lo artificial del momento y del deseo de alcanzar aquel grito, aquel llamado que devuelva la conexión última; hacia ese fondo van estás páginas, donde la estructura va cobrando un énfasis de corte místico.

Este escenario no puede alejarse de contexto político nacional, donde fue predominante la política de la más radical izquierda, que congregó a diferentes movimientos en una guerra contra el Estado.   El tema de esta novela entonces nos arroja hacia nuestra propia época, en un ejercicio de memoria, conectando lo histórico con los personajes, protagonistas de una época en crisis, donde los goces mundanos no logran responder las interrogantes de quienes se atreven a observar interiormente.

Es un libro de personajes entrañables, de niños que aman a los conejos, de niñas de provincia que se escapan de su pueblo, de mujeres y guerrilleros, de un joven solo en la ciudad de Lima buscando su destino. Si bien la narrativa moderna tiene su origen en los diferentes autores europeos, especialmente los franceses, el fin de la actualidad con este género siempre revolucionario es el de determinar una suerte de espejo grande sobre nuestra propia realidad.

Si la poesía es el canto desde la emoción, la prosa es la reconstrucción desde una cavilación de escenarios donde el efecto de la prosa permite que fluyan y nos generan un relato interno. Si la poesía es honda en la claridad del yo, la prosa despeja el escenario de la acción del yo, o los yoes. Cuando el narrador del viejo Yo romántico (como Víctor Hugo, por ejemplo) cede su espacio al narrador omnisciente, y Flaubert determina que el recurso literario debe forjarse desde lo aséptico, la narrativa cobra una dimensión de relato sociológico. Ya es como Emile Zola (y en el siglo XX, con Sartre, Vargas Llosa, Ciro Alegría, Arguedas) asegura que la prosa puede abrir y hacernos vislumbrar los divergentes registros de nuestro entorno.

El grito de Asterión, novela de aliento diverso, novela del interior, de la sed verdadera, nos introduce a su propia atmósfera, desde el corazón y la voz de jóvenes que reflejan el espíritu de nuestros tiempos: dudas y escepticismo con respecto al futuro, crisis política, crisis interna. Si como dicen los medios de comunicación, ya siendo 8 mil millones de personas en todo el mundo es obvio que nuestra propia interrogante ética sea cada día más inquietante. Donde se desfalca el estado de supervivencia animal, sea por el clima y su degradación, o la dura violencia que se respira, surge el deseo de materializar estas inquietudes desde la carga de una historia. Malku Abraxas se pone del lado de los que buscan una respuesta a las inquietudes de nuestros tiempos, desde una ética interior. Es una narrativa desafectada de ínfulas retóricas, y funcione con la intención de expresar una verdad, más no de abrir una nueva estética o lenguaje. Es una novela de fondo, más que de forma. Sin embargo, no deja de ser un buen debut y una ventana fresca para observar nuestro presente.

Comentarios
Continue Reading

Literatura

Mario Guevara, escritor y fundador de la revista ‘Sieteculebras’ [VIDEO]

Lima Gris conversó con uno de los editores más reconocidos de la ciudad del Cusco.

Avatar photo

Published

on

Lima Gris llegó a la ciudad imperial para cubrir todos los días de la novena edición de la Feria Internacional del Libro (FIL) del Cusco, donde pudo conversar con el escritor y editor Mario Guevara, quien nos habló sobre la movida literaria de su ciudad y cómo se encuentra en un segundo plano, a comparación de los escritores de la capital.

Me parece muy grato llegar al Cusco y saber que no solamente estas participando en un stand en la FIL del Cusco con tu sello ‘Sieteculebras’, sino que el día sábado (5 de noviembre) vas a recibir un reconocimiento por tu labor dentro de la literatura.

Sí, justamente este sábado 5 de noviembre la DDCC (Dirección Desconcentrada de Cultura) del Cusco me otorga un reconocimiento por los 40 años de trabajo que tengo dentro de la literatura cusqueña y peruana, y creo con justicia porque me lo merezco.

¿Te sorprendió? ¿Cómo fue ese anuncio?

Me llamaron por teléfono. Yo no tengo buena relación con la DDCC o con el Ministerio de Cultura, y eso que yo trabajé ahí a inicios de los noventas, en lo que era el INC del Cusco, pero duró solamente unos menos porque el director, quien era el poeta Ángel Avendaño Farfán, lo sacaron de su cargo por defender una zona arqueológica que fue invadida por un grupo de locutores.

¿Estás hablando de la zona arqueológica de Marcavalle que fue invadida por los periodistas?

Claro, ahí se perdieron casi 22 mil metros cuadrados; en ese lugar se podría haber hecho el Museo del Tawantinsuyu.

Parece un poco absurdo que periodistas invadan un sitio arqueológico en vez de defenderlo.

Se aprovecharon porque era una zona residencial. Como te digo, eran 22 mil metros cuadrados, y si ahora sacamos números actualmente el metro cuadrado cuesta más de 2 mil dólares, y en total serían casi 50 millones de dólares.

¿Esa fricción que hubo en ese momento generó tu distanciamiento?

No, esa vez yo estudiaba arqueología. Sacábamos comunicados [sobre la invasión] pero no nos hacían caso porque la mayoría de periodistas estaban metidos en ese terreno. Mi distanciamiento sucedió mucho después, ya en el nuevo milenio. Lamentablemente hay directores que se aprovechan del cargo, no es posible que un instituto o la DDCC mande cientos de millones de dólares al erario público, pero que no se invite a los escritores a las ferias, y eso sucede porque los directores nunca han reclamado por los derechos de los artistas del Cusco.

Desde el ombligo del mundo para todas las mentes sedientas de literatura. Portada de la edición número 44 de la revista ‘Sieteculebras’.

Pasando a tu trabajo como escritor y editor, ya son 31 años de existencia de la revista ‘Sieteculebras’, ¿en qué número ya van?

Estamos trabajando en el número 51. La revista no solamente se ha difundido acá sino por toda Latinoamérica; tengo colaboradores en diferentes países. Hemos llegado a tener más de 300 colaboradores. He hecho bastante trabajo, tengo más de 3 mil páginas publicadas, pero a las autoridades cusqueñas no les interesa.

Me comentabas que primero sacaste una revista llamada Origen.

Sí, de arqueología, cuando estudiaba ahí. Se llamaba ‘Origen’, ahí fue mi inicio en el mundo de las revistas, que en Perú no cuentan con ni un apoyo. No hay una política cultural para las revistas. Tú sabes que en España el Estado compra las revistas para colocarlas en bibliotecas, centros culturales y universidades; o en México se les da becas a los directores de revistas. En cambio, en Perú pareciera que quieren que desaparezcan.

Es una noticia alentadora que en estos 31 años la revista ‘Sieteculebras’ ha estado viajando por el mundo

Claro, cuando vienen amigos de Colombia o Bolivia es posible que las ediciones puedan salir del país.

¿Cómo esta el panorama de la literatura cusqueña?

Esta en un gran avance por los jóvenes, mayormente en la poesía que en la narrativa. Hay un evento donde se congregan decenas de poetas y eso hace que se mueva. Pienso que de acá a unos diez años va a salir una buena camada de narradores cusqueños.

¿Cuál es tu resumen de esta novena edición de la feria en el Cusco?

Me imagino que por culpa de la pandemia no ha habido los fondos suficientes para esta edición porque no se han invitado a tantos escritores internacionales. Me parece que esta es la última vez que lo organiza la DDCC, ya que actualmente hay una comisión de un grupo de editores que está viendo la organización de las venideras.

Me parece que es la Cámara del Libro del Cusco.

Claro, el gran problema es ver si consiguen las subvenciones para la organización, acá en el Cusco es un complicado conseguir dinero. Creo que si entre ellos existe una buena compenetración, y se encargan de conseguir los auspiciadores durante los meses previos del evento, yo creo que se puede hacer un buen trabajo.

La del cierre, recomiéndanos un libro

Que compren “Gringas sí, yankees no”, y un libro de Ángel Avendaño sobre Túpac Amaru que se esta vendiendo justamente en el stand de ‘Sieteculebras’.

Comentarios
Continue Reading

Literatura

La prosa poética desquiciadamente urbana de Bazalar López  

Lee la columna de Julio Barco.

Avatar photo

Published

on

De Gabriel Bazalar López (El Callao, Perú, 1981) vemos una conexión vital tanto en la pintura como en el verso. En ambos registros, manifiesta un poderoso esfuerzo por situarse en los márgenes, hablar desde un yo quebrado, expresar la mente rabiosa de ideas y laberintos personales. Por estos motivos, lo agregué a la antología Andenes de la Nueva Lírica Peruana[1] En Pequeña novela posplástico se explora el eterno divagar de un joven en la ciudad moderna. Caos y experiencia, pesadumbre y fiesta: el lenguaje busca representar la música de un universo en perpetua destrucción y abismo. La poesía no se ancla en un solo sonido: transpira, oscila, encuentra música donde hay solo desesperación o vacuidad. Se desespera, pero canta; dice, se refuta; se oye a sí misma, se sostiene; oscila en el nihilismo, se metamorfosea en el delirio; empuja dentro de su propia forma; se pierde; se encuentra: el yo poético que se resuelve dentro de un eje que fluye, como río. Río nocturno: interno y oscuro. Si bien el título nos habla de una historia y de prosa, el aliento lírico nos da la factura de una entrega en las dos orillas. ¿Qué diferencia hay entre verso y prosa? La visión. La mirada. La música. Y lo plástico surge como el ecosistema donde se configura la música mental de este autor. Plástico en los teléfonos celulares, en las bolsitas del pan, en las pantallas diarias. La poesía como realidad íntima y la prosa como expresión de lo cotidiano:

Vidrio y plástico rabioso

El destino negro y la mala fe

Afuera justifican el silencio y se pudre la verdad

Afuera mueren escarabajos del engaño sometidos

Afuera violan niños y los queman en las canastas navideñas (Pequeña novela posplástico, pág. 13-14)

     ¿Escarabajos del engaño sometidos? ¿Kafka? Así, el tono de esta poesía es desgarradora y sincera: destruye cualquier artilugio donde pueda yacer el yo poético para, en digna embestida, mostrar una realidad decadente. Salpica rabia, enjuga tristeza, exprime desesperación. Sigue la senda de Vallejo y de Pessoa, de no permitir un diálogo tan cercano: de poner astillas en el mismo lenguaje. El yo poético duda del lenguaje, pero habla. Signo de su espejo: mirar limita. Esta historia que implica una etnografía social es la que se repite en muchos lados del mundo, donde la vida se torna brutal y excesiva para muchos. Acercarnos al arte de la poesía nos permite participar en la realidad de forma más intensa y despertar a nuevos matices, a nuevas realidades que se abren cuando el uso del lenguaje se expande. Podríamos sostener que la poesía es un registro de experimentalismo, un escenario donde cada época pone en duda las grandes verdades. Escribir poesía es trabajar con el elemento vivo de la realidad, que siempre arroja nuevas metáforas, y abre más expresiones sobre el registro de lo humano. En ese sentido, hacer poesía es participar en el diálogo de una época: esta voz, por eso, resulta necesaria de atender, por su singularidad y crítica. Pequeña novela posplástico es un híbrido de género, lo que resulta una propuesta refrescante para estos tiempos:

[Soy la percepción o la interpretación de un cuerpo ordinario que se reestablece en la desdicha. Soy el arte inexplorado, la prevalecencia del yo en un espacio donde no hay espacio, recorriendo un tiempo donde no lo hay. ¿Qué narrativa puede prevalecer en un arte carente de humanidad?] (Ibid. Pág.28)

     Estas modalidades de poesía nos llevan a interrogarnos sobre los límites de lo qué es lo poético. La mezcla de poesía y verso se ve en poetas clásicos como Rubén Darío, que hace una sección de cuentos en su obra Azul; o, en nuestra localidad, César Vallejo, desarrollando una obra llamada Poesía en Prosa. Vemos que la fusión de ambos elementos es vieja y nos permite saber que la prosa, en su integración de diferentes ejes, puede ser la nueva poesía de estos tiempos. Tiene el poder de aglomerar más sentimientos mentales, tiene la capacidad de arrojarnos diferentes interpretaciones de espacio y tiempo; sin embargo, la propia poesía, en su musicalidad, tiene la ventaja de lo resumido. Gabriel Bazalar apuesta por una obra con ambos registros: tanto lo atómico como lo desparramado, su voz se torna un agente propiciador de la imagen y del sentido. A esto añade una crítica a lo artificial de nuestro tiempo, a lo plástico, a este tiempo que, como sugirió Fisher, es el fin de las utopías y el nacimiento del capitalismo realista. ¿Qué es la prosa en el capitalismo realista? ¿En qué se diferencia de la poesía? Preguntas que nos llevan al propio texto parar observar una mutación de los dos géneros en un lienzo de construcción verbal chispeante. El contexto de esta obra es mundo nada positivo, donde se compite, donde se vive de modo individual, donde se consume el opio diario de medios de comunicación, ¿qué poesía puede surgir? Leer este poemario nos arroja, de manera imprevista, un súbito lirismo sucio y descripciones al borde del delirio de la ciudad. Si algo dejó el experimentalismo y la poesía transgresora de la década —del 2010 al 2020 — fue el arrebato de usar la lírica para meterse y habitar la piel de lo privado, logrando un puente entre lo que le pasa a uno y lo que sucede en el mundo. Digamos que aquí ubico a poetas como J. Stiven Medina, Ray Paz, Chumbile, Omar Livano, Álvaro Cortés Montúfar, Yhan Coronel, Julia Wong, Eduardo Borjas, por citar a unos cuantos; y, claro, abrió una zanja entre lo muy culto (Montalbetti) y lo muy urbano (lldefonso) En suma, esta triada de autores, esculpe inagotables senderos, donde la poética de Gabriel Bazalar transita, sin deuda, aunque con conocimiento lírico de causa, y con propia naturalidad. ¿Y cuál es esa? Me animo a intuir que un intenso viaje dentro de sí mismo; lo que nos recuerda que el tema del Yo no ha sido finiquitado. Otro asunto es que se malverse en temas anodinos, pero es aún una mina por explotar…¿o acaso alguien puede decir que se conoce a sí mismo de modo cabal? Pienso en que todos los poetas citados intentan una experiencia desde la Urbe, un canto desde el Yo, una suerte de épica convulsa desde su propia voz interna. Por ende, estas poéticas son parte de una época dura y de un contexto de capitalismo salvaje; áspera dualidad que no impide la rabia del verso. Este mundo no da opciones a ningún tipo de arte, salvo el crear un soporte vital; y todos los poetas, lo saben. Las reglas del mercado no favorecen la poética. Por eso, lo que van a leer en breve es un libro de corte urbano, con un enorme registro verbal y de abrupta crítica social, sin obviar el nihilismo. Ahí donde otros autores encorsetan su ritmo interno bajo lo retórico, en Bazalar suena suelto y anárquico. A modo de cierre, no puedo dejar de reflexionar en el uso de alucinógenos, reiterativo en diversos poemas. Este registro, lo acerca a libros como El almuerzo desnudo, y nos arroja un espejo sobre los males que acechan nuestra cultura. Si para Gastón Bachelard la poesía era una suerte de droga (pues permitía imágenes psicotrópicas), veremos en este poemario muchas imágenes que rozan esa experiencia desde un lenguaje tanto onírico como abismal. Esta experiencia se transmite de modo descarnado y directo, sin lirismo. Quizás en este mundo plástico, lo más desnudo sea el lenguaje: la palabra, al no ser imagen, se torna esencia. Semilla pura, palabra, signo: no hay escapatoria, el lenguaje es una molotov que abre nuevas direcciones internas. Hablar es mostrar y mostrarse. Se quiebran las lunas de este prólogo, ahora les toca recorrer el camino solos. 

Lima, Setiembre -2022


[1] Leer aquí: https://cultura.fundacionneruda.org/2021/11/25/antologia-general-de-la-poesia-peruana-entrega-final/

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Algunas ideas generales sobre Oswaldo Reynoso

Lee la columna de Julio Barco.

Avatar photo

Published

on

1

Borges, Vargas Llosa, Bolaño, Reynoso no se me van de la mente. Justo por estos días, a nivel Perú, hubo una polémica sobre Reynoso y la venta de sus libros para ser editados en Alfaguara.  Por estos mismos días, Vargas Llosa recordó que Borges se enojó con él porque le cuestionó la precariedad con la que vivía; o eso sentí; y Bolaño, pues, pienso en lo que solía decir sobre los escritores de su tiempo; que eran de la clase media más baja, y que en general, aspiraban a ser parte de la vida burguesa del momento.  Al final, estos tres escritores difunden su obra por todo el orbe; y esas posturas quedan solo como modo de entender la ubicación ideológica de cada autor en su tiempo; lo que me hace ver y leer las posturas en las que se ubicaron. Supongo que, en parte, ese discurso antisistema es lo atrayente de Bolaño, ahora que es industrializado en Alfaguara. Igual de curioso es lo que pasó con M. Gutiérrez y una de sus últimas novelas, editadas en el mismo sello.

2

De fondo, el texto anterior era una radiografía de un tiempo: el instante donde las novelas de temas contra el sistema se volvían parte del mismo. Yo lo miré desde lejos, pero sentí cólera. Habíamos perdido ese idealismo que todavía flotaba en los años finales de la segunda mitad del siglo XX.  Y hoy que retomo estos apuntes para pensar en algunas ideas sobre Oswaldo Reynoso aspiró la dulce nostalgia de un pasado que se va: ahora todo es vender y a ello se reduce lo que entendemos por éxito literario. Si tu libro vende, no lo dudes, es bueno; si nadie lo compra, escúchalo bien: es malo. Sin embargo, Reynoso vendía. Y vendía harto, incluso antes de ser devorado por las transnacionales. Lo vemos ahí en los colegios, sentado en carpetas toscas de madera marrón oscura, ofreciéndoles una charla sobre educación, arte, política y ortografía a un puñado de adolescentes aburridos y angustiados de tener que pasarse la hora del salón frente a un viejo canoso. Pero la imagen no es exacta: Reynoso tocaba fibras. Y, siendo un intelectual, gustaba. Las fibras de esos jóvenes inocentes se estremecían: que no sabían que la literatura trababa de ellos. Jóvenes como ellos, aunque de otros barrios, con el desorden de existir propio de la edad, reinan en esa novelita escrita por los cincuentas con epígrafe de Jean Genet. La importancia de Reynoso es descubrir la ciudad. Él pertenece a esa camada de arequipeños que aprovecharon a Lima como tema de trabajo. Mario Vargas Llosa, por ejemplo. En realidad, el tema de lo arequipeño no es baladí: hay una tradición muy enriquecida de autores del sur, de donde viene Reynoso. De Arequipa también son Hidalgo, Montesinos, A. Guzmán. Volviendo al literato: asimila la calle, la jerga, lo popular, pero con ojos de niño, de poeta, con ojos limpios. Como dijo el puneño Oquendo de Amat: con el lenguaje del primer hablar. Sigue, tal vez, la onda de Baudelaire: la genialidad es la infancia recuperada a tesón. O, de repente, lo que sugiere Bataille: solo en la infancia es posible la libertad. Habla de peluquerías y uno siente el sabor dulzón del lenguaje de las tijeras cortando una cabeza y ¡zas! ya estás andando por el centro de Lima, Plaza San Martín, y observas todo el lenguaje de la realidad más inmediata:

Diligente como dueña de casa desplegó un paño blanco, blanco. Limpió acomedido máquinas y tijeras. Abrió un frasco de perfume y aspiró, goloso, y, con disimulo coquetón, se miró en el espejo. Don Lucho, entre tanto, prendió un inca. (Fragmento de Los inocentes (1992) Editoria: Aladino)

      La Lima reynosiana tiene sinestesia: sabor, olor, textura: verde caramelo de menta, semáforos. La obra de Reynoso es fenomenológica: se acerca a la realidad, busca la belleza de lo concreto. No importa que su Lima no sea la Lima que observamos, porque lo enriquecedor de la literatura no es copiar la realidad, sino, interpretarla. Su arte prosístico no linda con lo denotado, busca connotar, interpreta: dice metafórico, dice en sublime. Hay algo de furioso gozo en su Ubre. La ciudad se dice en los colores, los sabores, en la virtud de los climas internos: en el monólogo. Es, como quería Barthes, una literatura del placer. Y un joven, al abrir este trabajo, como si pelará una fruta, siente la furiosa sinceridad de este libro y termina cobrando empatía por Cara de Ángel, el Príncipe, Manos Voladoras, entre otros. Degusta un libro vivo, un helado de sentires urbanos.

Reynoso termina de dar su charla y se sienta en una mesa. Pone una pila de sus libros y dice:

-Bueno jóvenes, a precio popular. Solo a 10 soles.

Los muchachos, altos y entusiastas, hacen cola a borbotones. Y mientras el escritor pregunta, con antelación, los nombres, para sellar su firma, nosotros comprendemos de dónde viene la urgencia del trabajo diario. Nos da así un ejemplo en vida del ser escritor y comunicarse con la realidad. En algún diario, declarará que no hace literatura para los burgueses que pueden pagarse un libro de 50 soles. No, lo hace para los estratos populares. Así fue cercano al frágil imperio de los Populibros de Manuel Scorza, donde se publicó en un tiraje alto este libro con otro nombre: Lima en rock. Y puntualizo lo de tiraje largo porque en el Perú, señores, no se publica más de 500 libros, porque aquí la gente no lee y no se trata de desperdiciar el dinero, aunque para el poeta librero -o librero poeta- Ángel Yzquierdo Duclós esto sea vital: porque él desea sacar 50000 ejemplares de su Albatros o nunca sacarlo. Volviendo al tema. Sin embargo, hay que aclarar, que es este Reynoso, profesor en diferentes universidades del Perú e incluso de Venezuela, no es el único que recordamos. Su obra juvenil -que influenció a Sergio Galarza, Óscar Malca, Richard Parra, entre otros tantos autores-, y que dibujó a un Reynoso juvenil y escolar (o, mejor dicho, comprometido con la escolaridad, es decir, con la infancia) no es el único Reynoso. Está también el gran conversador de la bohemia de Lima, en las mesas del Queirolo, junto a poetas de la generación del 70, del 80, y en el mítico Don Lucho, que tuvo por años una foto del maestro de un homenaje hecho por Miguel Ildefonso, a pocos años de su muerte. Hombre de ideas donde se mezclaba su conocimiento de la Historia Peruana, la Literatura Francesa, la Guerra entre Sendero y el Estado… Ese rey de los diálogos, la buena charla, las citas exquisitas y los comentarios profundos de política y toda clase de temas. Este autor no era pues un vargasllosiano alejado de los bares, corriendo, religioso, por las mañanas y escribiendo bajo un horario. Le gustaba el ambiente: había una poesía en sentarse, beber una cerveza y desperdiciar algunas horas frente a una hermosa conversación. Sentir el gozo visual: la espuma dorada brotando de las mesas. En el Bar Ciro, por ejemplo, y donde estuvo hasta el final su cuadro. Hubo un tiempo donde se lo robaron, así que pusieron un segunda que ya nadie pudo robar porque llegó la pandemia y el bar fue clausurado. ¿Me preguntó dónde estará ese cuadro de marco negro y con vidrio que, en noches de bohemia, nos recordaba al escritor? Haciendo memoria, Reynoso también se me presenta en el parque de Huancayo, allá por el año 2013 en una Feria del Libro, donde fuimos junto a Omar Livano -poeta tajador- y su novia de entonces; y Nelcy, una amiga que estudiaba inglés y de reynosiana sensibilidad. Me acuerdo que en ese mismo evento conocí al poeta horazeriano Sergio Castillo, el del parche negro y de versos como:

Y eres un otorongo escapado de la noche
La sublime violencia de los justos
El signo dulce de aquellos extremistas
Eres tan denso que haces brillar la noche en tus ojos
Encendidos
(De “Los broches mayores del sonido (209) Mora, Tulio. Editorial: Cultura Peruana)

       Reynoso tenía facilidad de palabras y se movía entre ferias del libro y colegios, o en eventuales mesas de bohemia. ¿Será que el aliento lírico de su obra En octubre no hay milagros nace de aquella ráfaga de experiencias? Si Los inocentes es el gozo, este libro es la herida, el dolor. Prosa a cinceladas, a mordiscones dulces, como de fruta cortada en proporciones jugosas y geométricas. El fondo, el mismo, pero más pútrido: la realidad social, la corrupción, la hipocresía. ¿Qué milagros pedirle a la efigie del Señor de los Milagros si la sociedad limeña se ahoga en su propio caos? Hay una dualidad en los limeños: por un lado, le rezan y hacen pedidos a una efigie; por otro, tratan mal a sus semejantes. Un provinciano (como Reynoso o Vargas Llosa, los de Arequipa) pueden sumergirse en esa naturaleza axiológica. Sin embargo, la respuesta del autor no es solo ética, es estética: el valor de una novela sin moral ni principios es sostenerse por una poesía bruñida, por un lenguaje sonoro y ardiente de calles, de soledad, de morado: exceso de morado, que torna lila a veces el cielo, o color chicha morada… De fondo, claro, un golpe a la sociedad limeña, a sus hipocresía y sinsabores. Líneas arriba, el poeta horazeriano Castillo hablaba de otorongos, para referirse quizás a la propia intensidad: Reynoso eligió otro animal: un insecto: el Escarabajo. ¿Homenaje kafkiano? Este es su libro Metaliterario. Habla del propio esfuerzo del artista por convertir, como aquel insecto, su desperdicio diario en una sólida hoja de palabras. Literatura hablando de literatura. La metáfora es clara como la dorada cerveza: escribir es utilizar todos tus recursos internos, incluso los más miserables e ínfimos. El inicio, la oralidad del primer diálogo es importante: Reynoso capta el decir de la calle, escucha el ritmo del hablar diario, embalsamado de refranes, de ritmos, de palabras con más tono y peso, palabras que guardan una distancia con lo dicho y ofrecen contrastes; y, luego, escribe. En eso se diferencia de Ribeyro, pero se acerca a Cronwell Jara, otro autor de una furiosa poética escatológica. Sin embargo, Ribeyro, Jara, Reynoso son poetas a su manera de la Urbe, de la realidad más inmediata.  También entre los que le cantaron a Lima podemos ubicar al memorable Ladislao Plasencki, y a autores de su propia generación como Enrique Congrains.

         Durante todos estos años mis ejemplares de la obra de Reynoso han ido desapareciendo. Lo que resulta bastante positivo para saber qué la obra de este autor se mueve, se cambia, se vende, se pierde y encuentra: ese movimiento dice mucho de la vida de este libro. El último ejemplar que conseguí de Los inocentes fue editado en 1992; en principio este cuentario se publicó en 1961 y el último libro de Reynoso salió en el 2012. En busca de la sonrisa encontrada podemos afirmar este goce textual:

Leer estos textos es abrir una ventana para contemplar la aventura de la vida desde el goce fáustico de la palabra y de los sentidos. (Del libro En busca de la sonrisa encontrada (2012) Editorial: Cascahuesos Editores)

     Aquí vemos un pasaporte al gozo textual: riqueza de imágenes, prosa mística y sinestésica. Sin embargo, también en este trabajo podemos encontrar algo de filosofía fenomenológica:

y entonces descubrí que su sonrisa y el resplandor de su mirada venían también de una milenaria cultura refinada que no solo había dejado huellas en su cerámica, en sus tejidos o en sus monumentos de piedra o de barro, sino también en la belleza de los rostros de los muchachos pobres, indios, mestizos, selváticos o afroperuanos, de mi patria, sin futuro. (Del libro En busca de la sonrisa encontrada, ibidem)

 Sobre la publicación de Los inocentes, Arguedas dijo que:

Quisiéramos afirmar que con “Los inocentes”, de Oswaldo Reynoso, se inicia el hallazgo de las formas de revelarlo. Reynoso ha creado un estilo nuevo: la jerga popular y la alta poesía reforzándose, iluminándome. Nos recuerda un poco a Rulfo, en esto. (Del libro Los Inocentes, ibidem)

Cierto: la prosa del mexicano Rulfo mantiene un estilo bastante cuidado, donde la prosa logra atmósferas solo concebidas por la poesía. No es pues tiempo de clasificar un género en otro: Reynoso hace poesía haciendo prosa, como Vila-Matas hace ensayo haciendo novelas, o Balzac (o Palma) hacen historia haciendo novelas. Reynoso escribió sus obras con pulso poético, lo que impide que su fulgor pereza y su música nos siga encantando. Entre los vídeos y documentos que hay en internet, sorprende encontrar uno (https://www.youtube.com/watch?v=8LA7IzH1j2Y) donde el escritor regresa a Arequipa, junto al narrador Orlando Mazeyra; en este vídeo se observa al autor tocando puertas y descubriendo una donde estaba una sobrina de su profesora, la señorita Alicia, y que nos permite entrar más a fondo en la vida adolescente del autor. Y ver más a fondo de donde parte la obra de Reynoso, como joven mataperros silbando sus versos cerca al Río Chili… con seguridad riendo, porque aquí en el Perú el gozo es rebeldía, la sonrisa imposible y la inocencia un crimen. Sin embargo, y aquí la prédica de Reynoso, era necesario cambiar esos parámetros luchando por una mejor educación, alimentándonos de libros y de rebeldía.

(Publicado en la revista Poetas de Asfalto número 171-172)

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Ensayo crítico sobre el poemario “Resumen (Ciudad Lila)” de Julio Barco, por Ana Abregú

Avatar photo

Published

on

Por Ana Abregú

El yo subjetivo de los poemas de Ciudad lila de Julio Barco, como un apartamiento del habla adquiere formas lexicales de diversos orígenes; la sangre del poeta es la vivencia de la ciudad, Lima, para el caso, homenaje a un cuerpo presente que late con el cotidiano de su estar, que no oculta sus referencias y permiten expresar lo corporal, los sentimientos y el rigor intelectual desde una focalización en una flotación de las imágenes con énfasis en trazos panópticos que tienden a denotar una interioridades reflexivas, mientras la ciudad acontece.

“Café”, “caos”, y “un estado en la mente/ una revolución silenciosa.”, íntimo, propio; abierta y cerrada composición de un espacio ciudadano bajo una luz propia, lila, dice Barco de Lima la gris: “Cuando el panadero destruye la tarde y nos encontramos de nuevo en la noche lila,…”. Panadero, es también el nombre de los dientes de león; si hay claves en la poética de Barco, la ciudad lila y los dientes de león, son una huella de anclaje entre dos fuerzas, la ciudad, las raíces, el vuelo del alma, el vuelo al azar, la búsqueda, pivotes referenciales de reacciones exacerbadas.

Toda mi época es poca para explicar lo que siento.

Toda mi época es luz sobre mi poesía.

Toda mi época es luz en una conversa de sueños podridos.

Como recortes de existencia, la introspección como tropo, funcional dentro del espacio de significaciones entre opuestos, luz, poesía, sueños podridos, relativiza operaciones de cambio de escenario, revela las instancias de decisión bajo el impacto de cambios históricos, personales, en el resultado de cuestiones poéticas, individuales. La ciudad, las influencias, la necesidad de la escritura, participan de un conflicto ancestral que enfrentan los poetas, escritores, aquello indecible, la función referencial del lenguaje para dar cuenta de lo que significa el yo interior, el estar, la expresión fundante de la identidad, la simbiosis con la realidad.

Medias con huecos, y tantos cuadernos, tanta escritura que pretendió descifrar nuestra forma última como un puñado de signos crípticos.

Exhibición de una opacidad deliberada entre pequeños símbolos sobre hechos de la realidad social del poeta, los elementos de su cotidiano como decodificadores de la función referencial. Las carencias y las necesidades que acompañan la formulación de ideales estéticos, la poesía, que impregnan su voz y escritura y restituyen un hecho lírico sobre un espacio de insuficiencia, imponen el poder del poema por sobre las circunstancia.

Si la voz de los escritores del Boom, Carlos Fuentes –La nueva novela hispanomericana–, produjo un cambio sustancial en la visión de la literatura, como vehículo para retratar una sociedad y una política específica de Latinoamérica, vivimos otro impacto de orden tan manifiesto como aquel: la era de la Internet; nuevas formas de expresión que desdibujan los límites geográficos, idiomas, géneros y distorsión del tiempo; es dentro de este sistema de múltiples referentes cuando parecen perderse los anclajes, donde Julio Barco exhibe Ciudad lila, una perspectiva territorial, un lenguaje con potente fuerza comunicativa, una cuña fundacional que clava en el centro mismo de su ciudad y la hace suya bajo el peso del orden jerárquico que impone su poesía.

pero aquí, en Lima,

venden a granel a peso a tristeza

Barco diseña una fenomenología de transformación de percepción de la realidad en estilo literario, una estética que privilegia las experiencias cotidianas, convirtiendo tropos en simbologías que atraviesan planos antitéticos a modo de deslizamientos atravesados por una dicotomía, el comercio, el producto el sentimiento, venden, granel, tristeza, como un resumen en la tríada de lo que es vivir en Lima. A propósito de ello, el título de este texto: Resumen: Ciudad lila, expone esta búsqueda cifrada en diferentes entonaciones que abordan el relato de su vida.

En la poética de Barco, no es inusual encontrar puntos en fuga entre versos subsumidos en una lógica urbana y sus sentimientos, así como descripciones del barrio donde vive, susceptible a las demandas de la vida como si necesitara moldear todo en la escritura de instantes, conformaran un proceso escritural que elude la frecuencia temporal, se puede asimilar esa característica a un poeta de la Internet, el tiempo pierde su sincronía para convertirse en relieves que miden un punto, pero no el transcurrir. La síncopa de los versos, son como el latido de la ciudad: indiscreta, perturbadora, cruel.

En esta soledad donde mi corazón se expande

y mi pecho se carga de tenazas de cangrejo.

Parque de Seremsa: 11 y 30 de la noche.

Cuestiona y resignifica el anclaje connotativo: es un lugar no muy seguro, hay una opresión, un corazón desvalido, en un espacio del desamparo.

Quisiera ahora

ver una estrella sobre el cielo sobre Lima

pero no hay nada. Veo nubes, nubes amorfas y

lilas.

A veces no parece haber conflicto entre literatura y vida, la enfática relación entre ciudad y estar conmueven los diversos planos de relación marcadas por un efecto conmovedor.

La poética de Julio Barco muestra un poeta sensible al entorno, a su época, al lenguaje; en Ciudad lila hay una propuesta de consolidar una obra del estar espacial, histórico, testimonial, que pone la carga significativa en dar cuenta de todo ello en un canto poético y vivencial.

La lectura se desliza, incrementando la incidencia de un yo autobiográfico hacia vivencias vertiginosas en el entorno social; palabras que celebran y no transige su propio destino de poeta.

Leer el libro en versión online aquí: https://www.academia.edu/86606429/Ciudad_Lila_Julio_Barco

Comentarios
Continue Reading

Cultura

José Córdova: “El Hay Festival en Arequipa es un evento elitista” [VIDEO]

Desde Arequipa, una entrevista con el director del sello editorial Cascahuesos.

Avatar photo

Published

on

Hace unos días, Lima Gris llegó hasta la ciudad blanca para conversar con José Córdova, director de la editorial Cascahuesos, sello literario que en unas semanas cumple 15 años de actividad, y que ya lleva más de 150 títulos publicados. A José lo encontramos en su stand de la Feria Internacional del Libro de Arequipa, evento que lamentablemente dejó mucho que desear, ya que no tuvo la convocatoria que se esperaba.

En esta entrevista, Córdova nos habla de su experiencia como editor, su mirada a la tradición literaria arequipeña y sobre la polémica de los escritores peruanos a la FIL de Guadalajara. También califica al Hay Festival, como un evento elitista, y reflexiona sobre los porcentajes abusivos que cobran las librerías.

El director de Cascahuesos también criticó a las autoridades arequipeñas: “El Gobierno Regional o la Municipalidad Provincial, tienen grandes presupuestos para el aniversario de Arequipa, pero no tienen presupuesto para hacer un fondo editorial o para poder contratar derechos de autor. Despilfarran el dinero en otras cosas pero no en el aspecto cultural”, mencionó Córdova.

Libros editados por José Córdova.

Otro de los temas que se cuestionó, fue la incomprensible decisión de la Municipalidad Provincial de Arequipa, de no permitir que la feria del libro se realice en la Plaza de Armas, tal como se realiza la FIL de Cusco. Además, sobre el Ministerio de Cultura, José Córdova señaló: “La DDC de Arequipa acá es nula, nunca hemos sabido su quehacer, nunca lo hemos visto con algún tipo de actividad o algún proyecto que pueda visualizarse. Creo que esto pasa en varias regiones”.

Y sobre la polémica de la FIL de Guadalajara mencionó: “El señor Alejandro Neyra se zurró en el acuerdo que tenía el Ministerio de Cultura con nosotros, que somos actores culturales de regiones. Hizo toda una lista que lo dejó para el cambio de gobierno y ahí vino el conflicto“.

Además, nos habló de Pionono de Vitrina, libro de Zully Pinchi, que se convirtió en uno de los más vendidos de la Feria Internacional del Libro de Lima y sobre el gran lanzamiento que hará Cascahuesos por la celebración de sus 15 años.

Aquí la entrevista completa con José Córdova.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Entrevista a Kareen Spano, actriz, poeta y agente literario

Avatar photo

Published

on

El mundo del libro es tan fascinante como controvertido. Convertido en producto comercial una vez salido de la imprenta y colocado en librerías, el libro requiere de un largo proceso de tiempo durante su creación, pero, también, de un experto que lo coloque en el mercado local e internacional.

Estos expertos reciben el nombre de Agentes Literarios, y los hay tan megafamosos como Carmen Balcells, Willy Schavelzon o Andrew Willy (solo por mencionar a tres referentes inmediatos). En el Perú esa figura no existe, debido en parte a lo limitado del mercado lector y a la falta de espacios fuera de Lima dónde desarrollar actividades de promoción comercial del libro (además de su alto costo como producto).

Sin embargo, hay figuras como la de la actriz y poeta Kareen Spano, que han empezado por apostar por este rubro inexistente en el país. Y de ese y otros temas conversó con ella el escritor y periodista Gabriel Rimachi Sialer.

Una entrevista interesante y llena de anécdotas. Que la disfruten.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending