Connect with us

Opinión

La intensidad de Óscar Málaga

Lee la columna de Julio Barco

Avatar photo

Published

on

En más de medio siglo de publicaciones, la obra de Óscar Málaga cubre dos periodos concretos: del ardiente sentimiento beatnik —con sus emblemáticos poemas editados en Estos 13— al viento espiritual y oriental. Como Kerouac y compañía, el tránsito va del lenguaje urbano al viaje interno. Su más reciente libro, Baladas de la rivera de los sauces (2024), es acaso un punto de fusión de El libro del atolondrado (2004) y La salvaje melodía del aire (2014). Elijo la palabra fusión dado que dos ímpetus internos —la experiencia intensa del exilio y la perplejidad; y, por otro lado, la sabiduría poética—son los sabores patentes. Si bien pertenece a una generación de corte político y poesía comprometida, su poética se arroga una libertad sin otro ideal que el gozo y la belleza. Estamos frente a otro fruto del exilio del viaje. A manera de prólogo, el vate afirma: China es un país del cual nadie sale ileso. Los aviones nos depositan en los aeropuertos, pero ahí acaba su trabajo y también nuestras decisiones. Así, el poeta desata su voz tras los años de experiencia china, sin atisbar otro propósito que “purificar su corazón” y “abandonar las caligrafías (…) que no han sido capaces de asaltar el alma/ de un fresco bambú elevándose entre las nubes” (pág. 13). Como en los poetas de la Dinastía Tang, el tono es intenso y cargado de imágenes fulgurantes: ” Soy un extranjero/ viviendo en un país extranjero” (pág. 16) o ” Un tazón de vino en armonía con su corazón/ es mejor que diez mil años de gloria” (pág. 20) Se dan cita versos que celebran la comida, cuyo símbolo lo acerca a las jerarquías de la cultura oriental: ” Y cada fin de año el Dios de la Cocina / me ha recomendado calurosamente/ al Emperador del Cielo” (pág. 17) Así, con su nuevo poemario eleva lo poético a un acto sagrado. Difícil no leer sus versos sin saborear al éxtasis, la firmeza de la pasión y la emoción internas. Cada nuevo libro de Málaga es una prueba fiel a los ideales de toda su estética: sentir la intensidad.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios

Julio Barco Ávalos (1991) poeta peruano, nacido en el distrito de El Agustino, Lima-Perú. Fundador del grupo Tajo. Redactor de las revistas Literalgia, Asia Sur, The fucking Times. Sus poemas aparecen en diferentes revistas online de Latinoamerica. Autor de los poemarios Me da pena que la gente crezca (2012) , Respirar (2018), Arder (gramática de los dientes de león), La música de mi cabeza volumen 7 (lenguajeperueditores), Arquitectura Vastísima (2019) (Primer puesto Huauco de oro, 2019). Novela: Semen (música para jóvenes enamorados), Des(c)iertos (2020) (editorial Metaliteratura). Participó y participa activamente en ferias, eventos, talleres, recitales a lo largo de todo el Perú. Actualmente trabaja los espacios Poético Río Hablador y dirige la web lenguajeperu.pe. A su vez activa la editorial Higuerilla, colecciones de poesía y prosa.

Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Opinión

Viaje a México, de Teo Hernández (1989)

Lee la columna de Mario Castro Cobos

Avatar photo

Published

on

Michoacán y Ciudad de México son los dos de lugares de la Tierra, los dos juguetes elegidos por Hernández para sus hermosos y ultradinámicos propósitos. Nos llevan al gozo del reencuentro con lo conocido como si fuera también desconocido. Las imágenes no son fotos fijas, pero casi lo parecen, son casi usadas como si lo fuesen. Si quiero describir brevemente mi impresión usaría la palabra visor más que la palabra cámara. El sabor amateur de la película es liberador. Hay un efecto de manipulación, en el sentido directo de mano, como si jalara y casi arrancara unas imágenes para mostrar otras a una gran velocidad. Intensifica la mirada sobre ellas. La velocidad misma parece la real protagonista, tanto o más que las dos ciudades, sus construcciones, sus habitantes. Si por lo general son imágenes de duración muy corta también hay repeticiones desde otros ángulos a o vuelta a las mismas o imágenes similares. Me recuerdan a la experiencia -en mi caso infantil- de los painted slides, de las diapositivas en camaritas de de plástico, y esa aparente ‘falta de seriedad’ da cuenta de la importancia mítica de su activa magia. Puedes ver el mundo como quieras, no es un producto final, es una incitante materia prima. Idea nada secreta para el arte y sobre todo para el más experimental.

Es de veras un viaje al México DE Teo Hernández. Solo él podía atreverse a mirar justo así. O si quieres se trata de una muestra brillante de cuando el cine de vanguardia recuerda no al cine, o mejor dicho, a lo que ya aburrida e inconscientemente consideramos ‘cine’, sino a una clase de juego más intenso y con cierta clase de movimiento -y así vamos de vuelta a la esencia, al origen, con felicidad, o como mínimo a varias de las características principales del cine-. Me refiero a un cine más libre y fructífero, además, porque juega, es decir, porque es más serio, más flexible y más profundo, porque es capaz de investigar, de buscar nuevas posibilidades, de explorar nuevos recursos, de reconfigurar percepciones, en fin, quiero decir, en un sentido más amplio, porque no se somete al poder, que quiere mundos cerrados. El arte tiene que lanzarse al vacío y a la incertidumbre propias de toda aventura.

Película

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Señor ministro de Defensa, ¿qué pasa en los colegios del Ejército?

Lee la columna de Rafael Romero

Avatar photo

Published

on

Por Rafael Romero

El Ministerio de Defensa tiene aspectos propios y directamente involucrados en materia de defensa y seguridad nacional, de acuerdo a la Constitución y su ley orgánica, sin embargo, dentro de su estructura y organigrama también tiene direcciones y jefaturas que supervisan las instituciones educativas, liceos o colegios donde los hijos del personal militar y administrativo del Ejército, la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea estudian en los niveles de Educación Inicial, Primaria y Secundaria.

No obstante, el clima institucional se deteriora en algunas Instituciones Educativas del glorioso Ejército del Perú, debido a la falta de compromiso, identificación y respeto por el buen clima laboral de tres o cuatro funcionarias cuestionadas que después de haber estado en la dirección de algunos colegios de inicial o primaria, sencillamente tras ser jaladas en las evaluaciones meritocráticas armaron berrinches “para no volver más a las aulas”.

Incluso en los concursos o evaluaciones esas personas han sido jaladas o no han tenido buen puntaje, pero ellas se las ingenian para condicionar u obligar a sus jefes y superiores con el objetivo de que ellos las mantengan inclusive en altos opuestos de supervisión, como si fueran “especialistas” o “asesoras”; y todo eso existe por el simple hecho de que no quieren regresar a los salones a dictar clases.

Urge, por tanto, al más alto nivel, desde el despacho ministerial, tomar conocimiento de esta situación caprichosa o anómala que reciente y atenta contra el buen servicio y la calidad educativa que se debe bridar a los niños en edad escolar del personal del histórico y emblemático Ejército del Perú.

Hay abundante evidencia de que tres o cuatro docentes que llegaron al cargo de directoras y que tras haber estado algunos años en dirección, ahora que no aprobaron las evaluaciones hacen lo indecible para no regresar a sus aulas o para incordiar con colegas. Sin embargo, también habrían quebrantado una serie de normas y requisitos con el objetivo de tener mejores puestos y sueldos, por encima del docente de aula, pese a que sus evaluaciones no las facultaban para ser supervisoras, asesoras ni especialistas.

La pregunta es, señor ministro y señores del gabinete de asesores del despacho ministerial, ¿pueden ser “especialistas” aquellas personas que ha sido desaprobadas en las evaluaciones pedagógicas y profesionales? ¿Están en el puesto de “asesoras” personas que no reúnen los requisitos de idoneidad y sólo con el único objetivo de no regresar a las aulas?

La JAE, que es la Jefatura de Apoyo Educativo, que pertenece al COBIENE (Comando de Bienestar del Ejército), ¿tiene conocimiento de que hay docentes trabajando irregularmente durante años, a las que se suman otras dos funcionarias desde este año 2024, que desaprobadas incluso las evaluaciones como para ser hoy “asesoras”?

O al revés, si el Ejército tiene a sus verdaderas especialistas nombradas bajo el amparo del Decreto Legislativo 276, entonces ¿por qué no están en el lugar que les corresponde y si están las exdirectoras que no quieren volver a las aulas? Es decir, al personal idóneo se le mantiene en aula solo por el hecho irregular de dejar el campo libre a unas cuantas exdirectoras con el falaz encargo de “especialistas” o “asesoras”, y solo para favorecerlas ante el escándalo que hicieron para no regresar a dictar clases.

Ese personal aprovechado o favorecido postuló tres o más veces a cargos directivos, pero fue jalado, pero de un tiempo a esta parte no quieren ir a aula. Es decir, están en oficinas administrativas, cuando su perfil es para estar en las aulas, o viceversa, violándose las normas, por lo que se necesita un reordenamiento funcional impostergable, pues, reiteramos, ¿no deberían estar en el cargo de “especialistas” de educación aquellas personas que sí lo son y que el Ejército los tiene porque han sido nombradas con el Decreto Legislativo 276? O sea, ¿las funciones andan al revés en algunos colegios del Ejército?

Por tanto, es menester una profunda investigación que arrastre por lo menos a los últimos cuatro años (2020 al 2024) frente a esta clase de ilegalidades porque de no hacerlo se estaría incurriendo en negligencia funcional o en supuestos delitos de omisión de funciones, falsedad genérica, ocultamiento de información, encubrimiento y omisión de denuncia. ¿Quién le pone el cascabel al gato para que todo marche bien dentro de las instituciones educativas del Ejército de nuestro héroe Francisco Bolognesi y Andrés Avelino Cáceres, entre otros prohombres del patriotismo ejemplar?

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Elección presidencial 2026

Lee la columna de Luiz Carlos Reátegui

Avatar photo

Published

on

La campaña hacia el sillón presidencial 2026 ha empezado con cierta anticipación en virtud a la disposición de los plazos actuales y sinceramente desde que tengo uso de razón, no recuerdo una elección tan pero tan atomizada, definitivamente es un golpe brutal a la legitimidad social, ciudadanos orillados y empujados a siempre tener que terminar votando por el menos malo, a (como diría Mario Vargas Llosa) elegir en segunda vuelta entre el cáncer y el sida.

El “remedio” de la reforma para el fortalecimiento de los partidos es peor que la enfermedad misma, cualquier hijo de vecino oportunista y a veces (para peor) sin experiencia en gestión se hace como dueño de un partido a granel y empieza a vender al mejor postor los espacios y las candidaturas, justamente ahí empieza el caldo de cultivo de este sistema político tradicional corrupto en donde todo se compra y todo se vende, los principales responsables son los partidos tradicionales ya que desde los años 90 han institucionalizado el clientelismo, ellos provocan adrede este caos para pescar a río revuelto, por esos partidos tradicionales (Acción Popular, Fuerza Popular, Apra, Ppc, App, Avanza País, Podemos Perú, entre otros), por esos nadie debería votar porque solo han legislado a conveniencia.

Lamentablemente en esta nueva elección tendremos candidatos que pasen otra vez a una segunda vuelta con un risible 10% ó 12% como ocurrió en la elección anterior, valiéndose de su miserable voto duro. Sumado a que en consecuencia se tendrá a senadores y diputados electos con solo 3 mil ó 5 mil votos. Una burla y una metida de dedo a todos los peruanos por donde se lo mire. Por culpa de ellos (los partidos tradicionales) somos el hazmerreír internacional pues por primera vez en la historia del mundo un país como el Perú ingresaría a una contienda electoral con casi 50 partidos que tendrían lista su inscripción para participar con todas las de la ley. Una vergüenza que ya se empieza a comentar en diversos medios extranjeros.

Pero ante este desmadre provocado estratégicamente por los partidos tradicionales (ninguna crisis política ni socioeconómica es casualidad), ante tantas argucias y globos de ensayo que son más que evidentes ¿qué podría salirles mal en su cálculo? El latente voto de protesta que a veces aparece como un oasis de agua fresca en medio de la nada apática. Un partido nuevo recién inscrito que presente buenos cuadros, con perfiles técnicos responsables que sepa capitalizar el descontento ciudadano generalizado.

Se debe apostar por el recambio generacional en todas las líneas, Gobierno Central, Gobierno Regional y Gobierno Local, por los jóvenes y nuevos políticos que marquen la diferencia, que tengan nuevas ideas, que garanticen de alguna manera la tan anhelada honestidad y transparencia, con ideales firmes de ser parte de una camada de autoridades impecables e intachables con pasión de querer hacer las cosas bien, a esos hay que mirarlos, con ellos debemos estar atentos, a ellos hay que elegirlos para que nos devuelvan la paz. Tengamos Fe en el Perú.

(Columna publicada en diario La Razón)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Ron King y la contracultura

Lee la columna de Rodolfo Ybarra

Avatar photo

Published

on

En los ochenta, uno de los bastiones de la contracultura musical era la avenida La Colmena, al pie de la Villarreal, en el centro de Lima, ahí acudían todos los interesados en otro tipo de música, aparte de lo que salía en “1160”, radio Panamericana o Estudio 92; y era común ver a ciertos personajes como Vicente Fu, “Borrego”, Paco de a luca, Alipio “Petete” o Ron King que vendían, casetes, vinilos y merchandising: polos, pines, fanzines y un largo etcétera de accesorios porque los buenos soldados anarcos y metaleros necesitan sus propios pertrechos.
Beto Ortiz, en ese tiempo periodista de Caretas, le hizo un reportaje a Marco Antonio Ramos, aka Ron King, el “rey del ron” que, con su casaca de cuero negro, sus jeans roídos y sus lentes oscuros miraba hacia el infierno de la avenida y de la realidad.

Eran los años de grave crisis económica, multiterrorismo y también la formación de la escena roquera limensi, Kranium, Óxido, Almas Inmortales junto a QEPD Carreño, Voz Propia, Leucemia, Narcosis. También los colmeneros AnalVomit y Hadez. Y los epicentros eran la Caverna Rock del jirón Moquegua, Malambito, la No helden del jirón Chincha, el Hueco de Santa Beatriz, etc.

Hace unas semanas nos enteramos del resquebrajado estado de salud de Ron King e incluso corrió un bulo que lo daba por muerto. Entonces la gente subte unió fuerzas y se hizo un concierto en san Martín de Porres donde la banda original Hadez y su guitarrista blackstar Jhon Capcha remeció a los vecinos. Los metaleros de antaño hicieron con las manos el símbolo de Alex Cooper.

Ron King que antes ha batallado por mejores condiciones para los artistas y roqueros peruanos (ver reportajes en diario ojo y La República) se sometió a una cirugía vesicular y mejora de forma lenta, pero tiene que recuperarse completamente para entregarnos esa voz cavernosa y de ultratumba y para eso se está realizando este sábado 27 de julio el concierto “Re-habilitación, el monstruo sigue vivo” en la Asociación Cultural y Musical “Chabuca Granda” que contará con diferentes bandas de rock en variados estilos: Piero Bustos y del Pueblo, Cirko Terror, Perro Negro, Psicosis, LSD, Bestial Rites, Espíritu de Hierro, Hellthrasher, Inri, etc. Así también participarán los aguerridos poetas de “Funeral Poesía”: Miguel Fegale, Natalie Celio, Primo Mujica, Pantro Funeral, SIlenza Lies, Danilo Rara, entre otros. ¡Ahí nos vemos!

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

La revolución social silenciosa

Lee la columna de Tino Santander

Avatar photo

Published

on

Por Tino Santander

El Gobierno de Dina Boluarte y el Congreso han creado las condiciones para que la inmensa mayoría se rebele. Las multitudes están en los mercados y en las calles sobreviviendo; los gremios médicos y los trabajadores de salud exigen la renuncia del ministro por su manifiesta incompetencia; la prensa independiente denuncia actos de corrupción en el gobierno, en las regiones, en la Fiscalía, en el Congreso, en el Ministerio del interior y en el comando policial.

Los bancos amenazan a millones de familias con embargos de sus propiedades; las empresas privadas de servicios públicos no dan un servicio eficiente, sin embargo, cortan los servicios básicos sin piedad. Los millonarios no quieren pagar impuestos, como lo hacen en Europa y Norteamérica. El Estado anuncia una serie de programas de reactivación económica que no funcionan. La reconstrucción del norte es una estafa; diez de millones peruanos sin agua ni desagüe viven en la indignidad. Millones de agricultores exigen una política agraria que promueva la agroexportación (construcción de infraestructura agraria, asistencia técnica y crédito competitivo).

La inmensa mayoría no espera nada de los políticos, ni del Gobierno, ni de los empresarios agremiados a la Confiep. Tampoco, confían en los gremios sindicales, ni en los frentes de defensa, ni en los partidos de izquierda y de derecha.  Una minoría activa quiere una insurrección como la chilena que quemó iglesias y bienes públicos para acabar con el régimen neoliberal. Esa movilización fracasó y paradójicamente consolidó la Constitución de Pinochet. En el Perú la insurrección fue violenta y en su seno se gestó una contra insurrección de las clases medias y los emprendedores que se aliaron con la policía para acabar con los “vándalos”.

NO existe la nación peruana, sino, un conjunto de tribus y estamentos que habitan un territorio llamado Perú. La inmensa mayoría convive con el crimen organizado (narcotráfico; minería ilegal; lavado de activos; proveedores del estado que financian movimientos regionales; tala ilegal; etc.) Aproximadamente las economías ilegales generaron US$9,805 millones anuales, cifra equivalente al 4% del PBI nacional del 2023 [1]

La revolución de las tribus es silenciosa y está protagonizada por los migrantes que retornan a sus pueblos para volver a la agricultura y a la economía de subsistencia; por millones de familias emprendedoras que luchan por democratizar el crédito a través de la competencia financiera para bajar los intereses y hacer de los bancos un instrumento de desarrollo; por los jóvenes que huyen del Perú al mundo desarrollado en busca de un destino mejor; por las multitudes que sobreviven en el comercio ambulatorio y en el heroico emprendimiento familiar.

Esta transformación silenciosa está configurando nuevas formas de organización social. El Perú oficial no ve ni entiende este proceso que está en marcha. La rebelión de Túpac Amaru fue una de las más violentas de América Latina y a pesar de las inmensas desigualdades, las transformaciones sociales en el Perú no han sido sangrientas como en otras partes del mundo. Pero esta revolución silenciosa que está desarrollándose no va a ser pacífica. Ni los cuarenta partidos y sus quince mil candidatos al Congreso detendrán la insurrección que se viene.


[1] Cfr. https://amcham.org.pe/news/el-tamano-de-las-economias-ilegales-en-el-peru/

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Los olvidados de Dina Boluarte

Lee la columna de Edwin Cavello

Avatar photo

Published

on

El pasado lunes, el desatinado comentario del director de Soberanía Territorial de la Cancillería colombiana, Diego Felipe Cadena Montenegro, encendió la alarma en la Cancillería peruana, tras señalar al propio alcalde de la isla Santa Rosa (Loreto), Jack Iván Yovera, que el territorio no está definido entre los gobiernos peruano y colombiano.

“El régimen legal de la Isla Santa Rosa no está definido entre los Gobiernos de Colombia y Perú. Legalmente, usted puede hablar como representante del gobierno de Perú, pero si es como alcalde de una isla, tengo que decir que esa isla es una Isla nueva, no asignada y ocupada irregularmente por el Perú”, indicó el diplomático colombiano.

Este grosero altercado fronterizo también llegó al Congreso donde parlamentarios como Karol Paredes y Guido Bellido levantaron su voz en defensa de nuestro territorio. Luego de dos días de envíos de documentos y movilización de las Fuerzas Armadas a la frontera, el alcalde de la ciudad de Leticia de Colombia, Elquin Uni Heredia, pidió disculpas al Perú por el incidente con el director de soberanía de la Cancillería de su país. Hasta ahí las aguas se estaban calmando pero gracias a este exabrupto fronterizo,  se pudo conocer la triste realidad de los pobladores de la isla Santa Rosa.

El alcalde Yván Yovera solicitó de manera enfática priorizar la creación del distrito de Santa Rosa con la finalidad de que puedan realizar sus propios expedientes y plantear soluciones a la problemática de la isla que por años solo recibe desidia de los gobiernos de turno.

Además, en el programa de radio de Lima Gris, Jorge Linares Peña, reconocido gestor turístico cultural y gastronómico de la región de Loreto señaló: Antes de cualquier cosa es que Santa Rosa sea distrito. Después de eso necesitamos mejoramiento del centro de salud, tecnología, tener un embarcadero fluvial, reforzamiento de nuestras Fuerzas Armadas y policiales. Los mismos policías no tienen ni municiones, no tienen herramientas para combatir el narcotráfico, no tienen embarcaciones fluviales para patrullar”.

Es decir, la isla Santa Rosa, sus pobladores y los efectivos de las Fuerzas Armadas se encuentran abandonados por el gobierno de Dina Boluarte. Esta terrible situación se repite también en la fronterza con Brasil. La realidad es que la señora de los Rolex y del chifa continúa empujando el país al abismo.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Galdos Rivas el inmortal

El mago del color rumbo al centenario de su natalicio.

Avatar photo

Published

on

‘El mago del color’ Enrique Galdos Rivas ha cumplido 91 años de edad y continúa pintando como hace 75 años. En 1959 egresó de la promoción más histórica de la Escuela de Bellas Artes y ganó la medalla de oro. Durante mucho tiempo enseñó en su alma mater y formó a importantes pintores que hoy le rinden infinitos agradecimientos. Dicen que nadie es profeta en su tierra—si recordamos que el Ministerio de Cultura se negó a premiarlo con los estímulos económicos y desechó su proyecto que buscaba entregar su casa como museo, y prefirieron darle el incentivo pecuniario al proyecto “Mi cuerpa, mis reglas”.

Si bien un sector de la crítica siempre admiró al irreverente Galdos desde el ‘backstage’, tampoco le brindaron primeras planas, como sí lo hacían con otros artistas del ‘circulito’ elitista: “En los años ’65 y ’66 gané dos premios y esos premios los expusieron en el mismo lugar del diario El Comercio; entonces, yo dije: “Esta es mi respuesta a estos señores críticos que me tratan mal”. La genialidad del maestro traspasó fronteras internacionalmente y le rinden honores en el mundo entero, porque sus obras son exhibidas en bienales, festivales, ferias de arte y exposiciones privadas; no por algo, la crítica internacional lo ha reseñado en más de 40 publicaciones mundiales: “Con Galdos, el arte peruano contemporáneo se abrió el camino de una geometralidad más humanizada en el arte, de tonalidades vivas”.

Apenas hace unos meses en la XIV edición de la Bienal de Florencia, fue recibido con honores y le otorgaron el Premio ‘Lorenzo Il Magnifico’ a la Trayectoria, por su contribución a la cultura mundial. Galdos, además de ser un magnífico cantor de tangos y boleros, es un artista excelso, académico, iconoclasta, retador y sobre todo vigente. Talvez lo más grandioso de sus obras recae en la cromática excepcional que solo él sabe lograr. Los colores de sus trabajos no solo son mágicos, trasgresores y diáfanos. Además, trasmiten emociones y se asemejan a los gobelinos texturados gracias al empaste de sus magníficas pinceladas.

“Yo nunca he querido morir como todo el mundo, pero siempre hablo de la muerte y hasta me gusta hacer chistes: que yo ya estoy muerto”. No maestro Galdos… tú nunca morirás, porque ya eres inmortal.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Descansa en paz, Leo Casas

Lee la columna de Edwin Sarmiento

Avatar photo

Published

on

Por Edwin Sarmiento

Mi amigo Leo Casas ha muerto. Tengo un dolor muy fuerte. Lo recordaré con cada huayno que escuche con mandolina, guitarra y violín. Así fue cómo disfrutamos la vida en muchos momentos de ese pasado que no retornará. Donde quiera estés, querido Leo, descansa en paz. Ahora comparto unas líneas que publiqué el 29 de mayo de 2015 en esta red. Esto es lo que dije entonces:

Fue un encuentro entre viejos amigos. A Leo Casas lo conocí hace tantos años, en casa de Guillermo Gutiérrez, heredero de una de las pocas familias de Puquio con apellidos de una rancia oligarquía provinciana. Cuando vi, por primera vez, a Leo él tocaba la mandolina con una pasión infinita, junto a otros amigos que tocaban guitarras en distintos acordes, sobre todo en el baulín, para acompañar los cantos de indígenas que llevaba Leo en su repertorio. Me llamó la atención su perfecto quechua, limpio y poético, como acostumbran hablar en el campo, siendo él un blanco misti entre los mistis. No recuerdo si había llegado a Puquio para terminar la secundaria, desde su Cusco rojo, rojo será, o si llegó a iniciar su vida profesional, porque cuando lo conocí él ya era un docto en las ciencias sociales. Pero no fue esto, lo que me unió a él: fue su terca adhesión al pensamiento arguediano, que lo vivía en cada sudor de su vida. Convencido de la grandeza humana del hombre de campo, Leo dedicó su tiempo a estudiar la cultura del sur andino, empezando por entender su lengua quechua, hasta regodearse con la frescura de la música indígena y no mestiza.

En esas circunstancias es que lo escuché cantar huaynos que sólo los entonaban campesinos de muchos pueblos de Lucanas, por ser auténticamente indígenas y no mestizas que presentan algunas variantes. Los huaynos que Leo prefería estaban más hermanados del ancestral harawi, llenos de nostalgia, de dolor, pero también de reproche, de reclamo, de alegría a raudales. Y fue precisamente este aspecto, que Leo quiso demostrar, hace unos días, en la Casa Museo Mariátegui, cuando habló sobre lirismo, humor y naturaleza en el canto quechua. Contra lo que comúnmente la gente piensa de los campesinos, que son seres tristes, conformistas, retraídos, sumisos y todo cuanto se le parezca, él sostiene que es todo lo contrario y que nada mejor que entonar sus canciones para entender que los campesinos son, en el fondo, verdaderos juglares, tan poetas como Eloy Jáuregui, diestros en el manejo de metáforas y otros recursos muy propios de la creación poética. Leo empezó a cantar huaynos indígenas, tan ancestrales, tan puros en sus melodías, tan prístinos en su lenguaje mágico que el auditorio quedó subyugado no sólo por la buena interpretación musical, sino porque fuimos advertidos que los campesinos se aferran a sus querencias y no quieren dejar sus comunidades, aun cuando sus huaynos se refieran al adiós y hasta cuando yo regrese, palomitay. Y Leo cantó en quechua, pensó en quechua y nos dijo que era mejor así, para entender a diez millones de peruanos quechua hablantes que caminamos por el Perú, sin ser descubiertos del todo.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

PUBLICIDAD

PRNEWS

PARTNER

 

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending