Connect with us

Cine

«Al viejo Clint, por sus 90 años» por Umberto Jara

Umberto Jara

Published

on

Le debo a Clint Eastwood el primer oficio que tuve en mi vida: vaquero del Viejo Oeste. Tuve la suerte de que, en asuntos de cine, mi madre decidiera criarme sin las prohibiciones de la censura por edad. Así, siendo un niño, pude ver en el cine Cavero de mi pequeña ciudad, el maravilloso film de Sergio Leone “El bueno, el malo y el feo”. Días después, en el almuerzo familiar, con el coro burlón de mi hermana, formulé un pedido extravagante para los adultos pero imprescindible para el niño que en ese entonces fui: necesitaba tener las botas y el poncho que en esa película utilizaba el personaje sin nombre encarnado por Clint Eastwood.

Molesté tanto en casa con mi vehemencia (que no ha menguado aún hoy) que a mi viejo no le quedó otra alternativa que llevarme al zapatero y al sastre para la confección de esos aditamentos. Llevé conmigo, con el cuidado que se le da a un mapa del tesoro, el recorte que los diarios publicaban en ese tiempo con el afiche de las películas. De ahí, del afiche de “El bueno, el malo y el feo”, tenían que tomar el modelo de la manera más fidedigna posible los artesanos del cuero y la tela. La tarde en que me calcé las botas de gamuza y el poncho marrón con sus figuras geométricas, empezó mi oficio de vaquero a tiempo completo. Bajo el sol inclemente o la lluvia desatada, marchaba a todo lugar posible vestido como Clint, atento a los posibles desmanes de el Malo y el Feo.

Fue uno de los veranos más felices de mi vida. Sin colegio y sin tareas pude vagabundear por las ariscas tierras del Viejo Oeste a las que me conducía la afiebrada imaginación que se suele tener en la niñez. Meses después llegó a la tienda de discos del señor Alberto Chahud Nader, en la Plaza de Armas de Ayacucho, el long play con la banda sonora de “El bueno, el malo y el feo”. En casa, agradezco tanto desde siempre, los gastos en cine, libros, música y fútbol estaban siempre autorizados. De modo que el señor Chahud me entregó el disco y partí a la carrera a casa. Mi madre puso aquel disco de vinilo y lo primero que escuchamos fue el silbido con la melodía inolvidable compuesta por Ennio Morricone. Ella me miró con esa sonrisa comprensiva que solo las mujeres saben tener y me puse a cabalgar junto a Clint Eastwood, bien aferrado a los estribos del corcel para no caerme de tanta felicidad.

Años más tarde, en la universidad, empecé a entender los detalles profundos de ese clásico de la cinematografía. Entendí el significado de una de las escenas más célebres, aquel instante en que el “Rubio” (Clint Eastwood) dice: «El mundo se divide en dos categorías: los que tienen el revólver cargado y los que cavan. Tú cavas». Así solía ser el mundo entonces; y lo sigue siendo ahora.

He crecido con Clint Eastwood. He disfrutado y he aprendido con sus filmes —en los que actuó y en los que ha dirigido—. He respetado su figura y su pensamiento. He visto con alegría su arribo, gracias a su talento, a un pedestal que pocos tienen: ser considerado una leyenda viva. Pero como hoy en día vivimos tiempos en los que cualquier petimetre o petimetra se atreve a la falta de respeto, hay quienes, en los últimos años, han tenido la osadía de molestarlo. Ante la impertinencia, el gran Clint Eastwood, con sus noventa lúcidos años y con la apostura del vaquero que cabalga solo sin necesidad de nadie, ha sabido responderles con unas frases tan sonoras como los balazos que esa gentuza se habría merecido en un bar del Viejo Oeste: “Primero me tildan de derechista. Después de racista. Ahora de machista. Está de moda conseguir que la gente se sienta culpable por diferentes cosas. A mí me da igual, porque sé en qué puto lugar del planeta estoy, y me importa una mierda”.

Celebro sus maravillosos 90 años. Talentos como el suyo terminan siendo eternos porque su obra ha de seguir vigente sin importar los calendarios.

Desde mi rincón de espectador le tengo profundo cariño porque, además del regalo en mi infancia, me entregó, en mi adultez, un momento entrañable. En el último año de vida de mi madre establecimos la costumbre de conversar más que antes para decirnos aquello que, vencido el plazo, ya no sería posible compartir. Una tarde, revolviendo un cajón de olvidos, hallé el disco aquel con la música de “El bueno, el malo y el feo”. Se lo mostré, nos pusimos a silbar aquella melodía a nuestro modo poco musical y nos dimos un largo abrazo y al ver nuestras lágrimas mutuas entendimos que mi niñez hacía mucho que había concluido y que su vida estaba ingresando al adiós final. Supimos, con una nostalgia honda, que habíamos sido muy felices, juntos, la tarde aquella en que, con esa música de fondo, ella le sonrió comprensiva a ese pequeño vaquero en el Viejo Oeste de mi infancia. Los dos sabíamos muy bien por qué amábamos tanto a Clint Eastwood.

Comentarios

Cine

Mario Pozzi-Escot: “Ser alternativo es una forma de vida”

Mario Pozzi-Escot es mi papá, mi viejo. Y hace cine, su cine, de manera independiente, con la determinación y tenacidad que yo, a mis 23 años, anhelo para mi propio futuro. Este domingo 2 de agosto estrenará, vía Facebook, “El lugar de los encuentros”, documental sobre el poeta, escritor y periodista Germán Carnero Roqué. Una línea telefónica nos conecta, él en su casa y yo en la mía, en medio de esta Lima pandémica, y me concede la entrevista para la que me he estado preparando desde, que, de niño, era su asistente de rodajes. Apreto “grabar” y arrancamos.

Sol Pozzi-Escot

Published

on

-¿Cómo conoces a Germán?

-A mí me tocó conocer a Germán de tres formas. La primera fue en Cuatrotablas, hace muchos años, en un espectáculo que realizó Mario Delgado, y llegó Germán, invitado. Después, buscando sus libros, lo pude volver a conocer leyendo El Lugar de los Encuentros, un libro fantástico. Eso me motivó a seguir buscando quién era este poeta, y descubrí que vivía en México, donde había dirigido la oficina de UNESCO, y había nacido ahí, hijo de peruano. Pasó el tiempo, y cuando entré a la Dirección de Cine de San Marcos, él era el director del Museo de Arte, y pudimos conversar, me regaló libros, nos hicimos amigos. Me gustó su manera de ser, es un gran amigo, leal, hombre progresista, de izquierda, sin ser dogmático…Y, 10 años después de haber trabajado juntos, una tarde, releyendo sus libros, me di cuenta de que tenía que hacer este documental.

-¿Qué aspectos de Germán quieres mostrar en el documental?

-Es  un reto, ya que, para mí, documental es vida. Y es cámara. Su obra, y lo que él es, fue lo que me retó a mostrarlo a través de cámara, en base a conversaciones, a lo que pude ver de su vida cotidiana. Su esposa, Adita, es una mujer maravillosa, es su compañera de toda la vida. Tú entras a su casa, y es una cosa hermosa, poder verlos juntos, conversando, trabajando. Ellos, como pareja, como unidad, me motivaron mucho. En el documental trato de mostrar la cotidianidad de Germán, su vida, a través de la cámara.

-Tu labor de difusión cultural comienza décadas atrás, con proyectos como, por ejemplo, Videomemoria. Hoy, continúas esa labor a través del internet. ¿Cómo has vivido ese proceso?

-Videomemoria comenzó en los 80. Surge ya que me revienta, me indigna, esta falta de memoria de nuestro país, ese olvido de su gente. Nuestro pueblo está marcado por este olvido, y es algo que arrastramos hasta hoy, con el COVID. Descubrimos, otra vez, que carecemos de muchas cosas, como sociedad, como país. A mí me pasó algo fuerte en el sentido político, moral, ético. Estuve en Barcelona buscando material de archivo para una película que estaba haciendo, y, en ese proceso, veo, en un film, bajando de un tranvía, a quien yo pensé era Vallejo. Pido que me separen esa secuencia, la veo, y no era Vallejo…o sí, era… bajaba del tranvía, parecía un judío errante, con su sombrero. Esa experiencia me marcó. A mi regreso, lo comento con Jorge Pimentel, de Hora Zero, quien me dice: “Pero Mario, aún hay poetas vivos”. Comienzo así con los poetas de los años 50: Romualdo, Sologuren, Washington Delgado… Desde la Casona, y mi trabajo en el Centro Cultural de la Universidad San Marcos, años después, son una extensión de Videomemoria. Para eso, logré un acuerdo internacional con Livemedia y pusimos el canal web. Hoy, retomo la web como espacio de difusión, ya que, creo, nuestro sistema ha mediatizado la expresión cinematográfica, la expresión libre de la gente. El cine es economía, política, arte, tecnología, expresión, y merece un espacio más.

Mario Pozzi-Escot y Jorge Pimentel, 1988

-¿Cómo entras al cine?

-Estudié en el Franco Peruano, y la filosofía, las preguntas de la vida, el tiempo, y el sentido siempre me motivaron a leer mucho, y a buscar, también, dentro de mí mismo. Comencé a entrenar bastante, me volví un fanático del gimnasio, pero, a la vez, había estado en el Leoncio Prado, y había encontrado, ahí, un Perú maravilloso: Arguedas, Vallejo… Entré a la Universidad Villarreal, pero mantenerse en clases, en esa época, era muy complicado. Los 60 fueron una época muy emocionante, de pura lucha. En la Villarreal, en esa época, había un gran partido arengando, trabajando… Conocí al APRA, Haya de la Torre.. Y estando en eso, mientras estudiaba filosofía, veo un aviso  de la escuela de cine de Armando Robles en el periódico. Al día siguiente me fui para allá, hablé con Armando, me explicó lo que estaba haciendo, y me pasé a la escuela. Estudié ahí, y Armando me contrató, junto con Fausto Espinoza, Jorge Suárez, Nora de Izcue, quien ya era su socia. Y entramos a trabajar con él.

Mario Pozzi-Escot y Armando Robles Godoy, rodaje de “La Muralla Verde”, 1970.

-¿Qué aprendiste de Armando?

-De Armando aprendí todo. Inculcó en nosotros esa gran pregunta de qué hacer con el cine, y ese cuestionamiento nunca se nos fue. Armando fue uno de los grandes vanguardistas de nuestro cine, uno de los primeros en luchar por una legislación. Con él, aprendimos a trabajar, ser independientes y creativos. Cuando trabajamos en películas como Espejismo o La muralla verde, éramos muy jóvenes, tendríamos tu edad…22, 23… (risas) Me volví escenógrafo, maquinista, asistente de cámara… Fue una maravilla haberlo conocido.

-Según tu experiencia, ¿qué significó la ley de cine de Velasco para la producción cinematográfica de los 70?

-La ley de cine de Velasco debe ser vista en el contexto sociopolítico de la época. Velasco fue un dictador progresista, nacionalista, era la cara opuesta de esa gran mascarada de las dictaduras fascistas que había en Latinoamérica, en Argentina y Chile, por ejemplo. Velasco cambió la historia del Perú. Aquella ley de cine propició que el cine nacional se viera obligatoriamente en las salas. Nuestra cuota era abierta, todos producíamos cortometrajes: el Banco de la Nación nos prestaba el dinero, que devolvíamos en base a la recaudación, y de ahí pasábamos al largometraje. Pero eso duró lo que tenía que durar, fue una especie de gran sueño llevado a cabo que nos formó como profesionales. En esa época trabajé con Armando, con Dennis Hopper, hicimos nuestros cortos…Yo me interesé por el asunto de la expresión, del rescate de la memoria. Hice un corto sobre Tilsa Tsuchiya, hice Baila Negro, otro sobre Cuatrotablas, un mediometraje… De ahí cae Velasco y entra Morales, quien, a mi parecer, lo traiciona, y regresa todo a como estaba. Borrón y cuenta nueva.

Mario Pozzi-Escot en el rodaje de “The Last Movie” de Dennis Hopper, 1971.

-¿Cómo ves el rumbo que ha tomado el cine peruano en los últimos años?

– El cine peruano es un reflejo del subdesarrollo peruano. La oferta cinematográfica está copada por producciones norteamericanas, por la gran industria, donde hay basura, y, de vez en cuando, buenas películas. Acá no se ve cine de Japón, de Argentina, de Francia…Nuestro cine se ha ido adaptando a eso, y ha logrado ciertas líneas comerciales, malas, y líneas personales de cineastas que han hecho su propio cine, lo que ellos han querido hacer. A partir de la ley de cine dada por el dictador Fujimori, en los 90, el panorama se volvió terrible, en el sentido en que si no entrabas en lo comercial, la cosa no daba para más. Desde entonces, el gran público ha estado copado por las líneas comerciales, industriales, y en ese contexto el cine peruano ha logrado grandes éxitos comerciales, pasando el millón de espectadores, por primera vez, con una película que es una basura, un film superficial, falso, chabacano… El cine debe aún lograr muchas cosas. No es solamente entretenimiento. También educa, lleva a la gente a la conciencia de su realidad.

– Es que también es políticamente conveniente para ciertos sectores tener un cine masivo de puro entretenimiento…

-Es la ley neoliberal: entretener, desinformar y explotar a la gente. El cine, a través del sistema de estímulos estatales, tiene haciendo cola a un montón de ingenuos cineastas nuestros. Muchos de los jóvenes están detrás de esto. Los viejos, de mi generación, ya se dieron cuenta hace rato. Este sistema de concursos implica, a mi parecer, una autocensura de los cineastas, para poder coincidir con los principios, las exigencias, que establece el concurso. Eso hace enmudecer este cine peruano, que, en el mundo, es virtualmente silenciado. Es, por lo tanto, frente a esta situación que yo adopto un cine como forma de vida, un cine libre, expresivo,  y es por eso que me gusta trabajar con otros artistas, sobre todo con poetas.

-¿Cómo, en medio de este panorama, en el que muchos cineastas dependen de los estímulos estatales o de auspicios privados, mantener esa independencia creativa?

-El reto es no caer en el juego oficial. Ser independiente, ser alternativo, es una forma de vida, que va en paralelo a mí, a mi forma de expresarme y hacer mi cine, que no depende del gran público, ni, mucho menos, de dineros o aportes del Estado. Videomemoria y mis expresiones a nivel cinematográfico tienen, en ese sentido, un público restringido. Es experimental: yo soy resistente a esa visión del cine comercial, de ese cine que depende de las líneas políticas reinantes de la coyuntura en la que el Estado le da el premio a alguien. El cine es un gran abanico de expresión: entretiene, forma, educa, informa… Cuando, dentro de estos cuatro elementos, das mayor peso al entretener, chau…Se fue “a la M” toda la expresión… Pero si entretienes, y además informas y educas a la gente, ya estás agarrando carne política, ideológica, filosófica…y el cine cobra otro color.

Mario Pozzi-Escot y Andrew Colquhoun, socio de Livemedia, en transmisión en vivo para “Desde la Casona” (Centro Cultural UNMSM), 2009.

-Tu cine es una proyección de ti mismo, de tu visión del mundo. ¿Dirías que es algo que te ha permitido encontrar un lugar propio en el mundo, una vida propia?

-La primera pregunta que uno se hace es la del sentido de todo esto. Y todo esto es un sinsentido. Valga la redundancia, es ese sentido del sinsentido lo que siempre ha guiado mi búsqueda. Es algo que me he hecho adoptar muchas posiciones, actitudes, y, si no fuera por el cine, por la creación artística, estaría metido en política, o sería un indignado gritón en la calle, protestando…(risas) El cine me ha permitido encontrarme a mí mismo. Comencé cuando tenía 20 años, han pasado más de 50, y sigo trabajando y manteniendo. Acabo de terminar la película de Germán, estoy haciendo otra, y lo hago sin depender de grandes capitales. Como dijo un gran cineasta, el cine es una cámara y una idea. Entonces, esa cámara y esa idea las llevo a cabo contra viento y marea. Me niego a seguir la ilusión del éxito. Lo que me importa es trabajar, ser como soy, decir lo que quiero decir. Estoy terminando una película que se llama Martín, con mi cámara, y un actor natural, maravilloso, que encontré. Empecé a grabar Martín antes del COVID,y ahora estoy editando y grabando cosas complementarias. También, voy a terminar mi Ochenio, documental sobre la dictadura de Odría. Me interesó mucho realizar un documental sobre Eloy Jáuregui, poeta Horazeriano y gran periodista, que está colgado en Zonavideored, junto con otros documentales, como Mundos Andinos, Lima Opinión pública, Arguedas Los Ríos profundos, con Cuatrotablas. Acá en casa, tengo mi computadora, mi cámara, mi biblioteca. Claudia, mi esposa, me ayuda muchísimo, también Amparo, mi hija, y tú. Tus hermanos mayores, estando en lo suyo, colaboran mucho también. Y ahí vamos, avanzando. El cine hay que hacerlo hasta el último momento en que uno tenga fuerza y capacidad de expresión.

-Es la búsqueda de una vida entera.

-Exacto. Para mí, vivir es hacer cine. Así trabajo yo, y así voy a seguir.

“EL LUGAR DE LOS ENCUENTROS- GERMÁN CARNERO: POETA, ESCRITOR, PERIODISTA” SE ESTRENARÁ ESTE DOMINGO 2 DE AGOSTO A LAS 6 P.M VÍA FACEBOOK.

PARA VER EL ESTRENO, ACCEDER A LA HORA PROGRAMADA AL SIGUIENTE LINK: https://www.facebook.com/zonavideored

Comentarios
Continue Reading

Cine

Cine: Las margaritas, de Věra Chytilová (1966)

Mario Castro Cobos

Published

on

Una vida en libertad (o-como-quiera-que-se-llame) es lo mismo que ser una imagen llena de vivos colores, que cambian, alegres, vibrantes; posee escasas reglas a seguir, o a lo mejor, ninguna… por tanto, sacudirse el aburrimiento de encima es su única y absoluta misión. No es banal. Es ineludible. Sin requerir una reflexión sesuda (y sin negar sus instantes filosóficos) las dos lo comprenden así.

Y ya que el mundo es corrupto y mentiroso, de ahí se sigue que ellas mismas también, y así, no hay que desentonar con él. En la práctica, rompen pequeñas reglas, que hasta parecieran grandes, pero vagar un poquito por aquí y otro por allá engendrando divertidas micro mutaciones dentro de un orden convencional mortalmente tedioso, es lo mejor que puede ocurrir…

Son, empezando por la que prefieras, la de pelo negro y la casi pelirroja, o la casi pelirroja y la de pelo negro, son del tipo mujer-niña, delgadas y espigadas y dotadas de un encanto que podrías considerar vulgar (hay estilos y estilos) que es todo desfachatez y soltura (y si digo que son nihilistas o anárquicas podría sonar muy serio) y unas cualidades carnales sencillamente memorables (y totalmente disfrutables). Y a qué vamos; a saltarse las reglas: hay que hacer bulla para comprobar, entre otras cosas, que uno existe. Alguien, no sin malicia, diría: ¿una incrustación de duda demasiado humana en las marionetas?

No hay decoro posible si decidiste hacer una película-bomba pre primavera de Praga con un espíritu tan en la tradición surrealista y hasta dadá como en la tradición más pop. 

En vez de una pesada, sombría y rígida película de fórmula con esforzadísimos revolucionarios (¿sedientos de sangre?) con las testas llenas de teorías más o menos ingeniosas o estúpidas y hasta, quién sabe, verdaderas, o de grisuras arrastrándose refunfuñando sus desgracias, lo que hace Chytilová es completamente otra cosa: la rebelión tiene por epicentro las ganas del cuerpo, de moverse (porque algo te pica), de burlarse, de jugar; si esto parece infantil yo diría que es fundamental.  

Puedes ver la película aquí:

Comentarios
Continue Reading

Cine

La marca Tondero fue beneficiada con más de S/.1´183,000 mil soles de Reactiva Perú

Edwin Cavello Limas

Published

on

(Miguel Valladares. Foto: Gestión)

Mientras los trabajadores vulnerables del sector cultural siguen esperando el bono prometido por el Ministerio de Cultura, hay empresas dedicadas al sector cultural que vienen siendo beneficiadas en esta pandemia; una de ellas es Tondero, marca del publicista Miguel Ángel Valladares, que se hizo conocida por la película “Asu Mare”.

La empresa de Valladares resultó beneficiada por “Reactiva Perú”, un programa del Estado que busca otorgar préstamos de capital de trabajo a empresas para el pago de planillas o proveedores afectados directa o indirectamente por la emergencia sanitaria generada a partir del COVID-19. Como es de conocimiento público la gran cantidad de ese dinero ha sido destinado a grandes corporaciones y a estudios de abogados cuestionados y con graves investigaciones.

La razón social de la empresa de Miguel Valladares es Producciones Tondero S.A.C con número de RUC 20492233316. Esta empresa ha recibido de Reactiva Perú la suma de S/. 886,680.00 soles. La dirección de la empresa del señor Valladares en la ficha RUC figura en Av. Javier Prado Oeste N° 757 Dpto. 1805 – Magdalena del Mar, Lima. Como Gerente aparece el nombre de Milagros Valladares Vives y como Gerente General, Miguel Ángel Valladares Vives (ambos hermanos).

Hasta aquí todo parece normal. En esta oportunidad no pretendemos cuestionar la calidad de las películas realizadas por Tondero, lo que cuestionamos es, el doble beneficio económico que ha recibido la marca Tondero mediante el programa del Gobierno de Reactiva Perú. Decimos doble beneficio porque la empresa Tondero Representaciones S.A.C con número de RUC 20603255756, también fue beneficiada por Reactiva Perú con el monto de S/. 296,706.00 soles.

¿A quién pertenece esta empresa? como apoderada aparece otra vez Milagros Valladares Vives y como Gerente General el señor Javier Alexander Vilchez Sanchez, y en la ficha RUC de Tondero Representaciones S.A.C figura como dirección: Av. Javier Prado Oeste N° 757 Dpto. 1803 – Magdalena del Mar, Lima. La misma dirección en el piso 18.

Los dos montos de dinero recibidos de «Reactiva Perú» suman en total S/. 1,183,386 soles ¿Por qué beneficiar por partida doble a la marca Tondero?, ¿Cuál ha sido el criterio de los bancos?, ¿Por qué no existe una equidad en los préstamos para que el apoyo llegue a más empresas? Sabemos que también existen otras empresas que merecen el apoyo de Reactiva Perú, ya que en todo el país hay productoras audiovisuales y empresas de representación que cada año luchan por conseguir dinero para financiar sus películas y proyectos, y muchos de esos cineastas son permanentemente ninguneados por el propio Ministerio de Cultura. Curiosamente el MINCUL ha dejado abandonados en esta cuarentena a los trabajadores de la cultura.

Hay que señalar algo importante sobre el programa Reactiva Perú: «El crédito bajo este Programa no puede ser utilizado para adquirir activos fijos, para adquisiciones de acciones o participaciones en empresas, para pagos de deudas a empresas deudoras con las Empresas del Sistema Financiero (ESF) ni para prepagos de deudas financieras. Es únicamente para pagos a trabajadores y empresas proveedoras con las que se tenga deudas y obligaciones contractuales«. Además, el Estado es el aval de los préstamos, es decir, si las empresas no pagan los préstamos, el dinero lo pagaremos todos los peruanos con nuestros impuestos.

Recordemos que hace unas semanas, Miguel Valladares salió a los medios comentando un proyecto de autocine. Luego en una entrevista mencionó la idea de crear una plataforma de contenido y cobrar por está para que los ingresos sean destinados a los trabajadores afectados económicamente por la pandemia. Imaginamos que con el dinero obtenido por Reactiva Perú ya no habrá excusa para pagar y ayudar económicamente a los trabajadores audiovisuales afectados.

Los representantes de Tondero aparecen en la web tondero.com.pe

La marca Tondero, incluso lanzó una campaña por las redes sociales para recaudar fondos.

Para profundizar en el tema y recibir los comentarios de Miguel y Milagros Valladares, nos comunicamos vía telefónica.

Miguel Valladares.

La empresa Producciones Tondero recibió S/. 886,680.00 soles de Reactiva Perú. De la misma forma Tondero Representaciones recibió S/. 296,706.00 soles. Esto suma más de 1 millón 183 mil soles. ¿Por qué dos empresas que tienen la misma dirección y donde su hermana aparece como representante legal terminan siendo beneficiadas? Para nosotros esto es cuestionable porque hay otras empresas que también necesitan ese dinero.

Mi hermana es socia de Tondero. Lo que pasa es que en una empresa tiene unos socios y en la otra empresa tiene otros socios; obviamente más nosotros, porque Tondero es una Holding. Tondero es una empresa que tiene diferentes sub empresas como Amazonas films, donde está Cecilia Gómez de la Torre y otros socios. También está Tondero Representaciones. Tondero, la parte de producciones, son diferentes empresas. Lo qué pasa, que cada una tiene su propio estatus contable y obviamente cada una de ellas ha sufrido un impacto con todo este tema del COVID. Y cada una ha hecho un plan financiero distinto. Hay una que necesita más que la otra, porque una produce películas donde obviamente hay un tema bastante más amplio de montos, y lo otro es un tema de representaciones no tan amplio. Cada una tiene su propia dinámica financiera. ¿A qué se debe tu pregunta?

Lo que pasa es que su hermana figura en las dos empresas, y las empresas aparecen en la misma dirección…

La misma dirección, obviamente, porque todas las empresas están en el piso 18 del Centro Empresarial. Ahí es donde tenemos la oficina.

Para nosotros lo cuestionable es que al final el beneficiado por partida doble es Tondero, por más que sea un Holding como usted menciona.

¿Por qué es el mismo?

Porque su hermana aparece en las dos empresas, tanto en Producciones Tondero como en Tondero Representaciones y con la misma dirección.

Claro, porque es dueña de las dos.

Por eso le digo que es cuestionable que Tondero reciba doble apoyo económico, porque hay también otras productoras o empresas que necesitan ese apoyo económico.

Claro, pero una cosa es un servicio de productora de cine y otra cosa es un servicio de representación de talentos. Son empresas distintas. Lo que pasa que sobre ambas tiene a Tondero como marca, pero con otros socios como personas naturales. No se puede mezclar una cosa con la otra. Son ramas totalmente distintas, igual Amazonas films, que distribuye películas y lleva el logo de Tondero y también hace eventos internacionales, y Amazonas también figura en la misma dirección porque Amazonas está dentro de Tondero.

¿Entonces para usted no hubo ningún problema?

No te podría decir, porque no entiendo al detalle tu pregunta y me gustaría que en todo caso antes de que saques cualquier información que de repente te esté dando yo erróneamente, hables con las personas que ven ese tema dentro de Tondero, que son las personas que ven administración y finanzas. Ellas son dos personas, porque esas dos personas han estado detrás del tema de Reactiva Perú. Pero ¿cuál es tu cuestionamiento, que aparezcan la empresa con la misma dirección?

Que aparezca el nombre de su hermana como representante en las dos empresas y que reciba doble apoyo económico de Reactiva Perú.

Pero una persona natural puede tener varias empresas. En qué podría estar sometido esto a un tema de discusión.

Le repito, hay otras empresas que también necesitan ese apoyo económico, y lo cuestionable es que Tondero reciba doble financiamiento.

Pero la otra empresa que ha recibido no tiene nada que ver con producción de cine.

Pero es parte de la marca Tondero…

Pero tú puedes tener una revista que puede recibir lo mismo, porque el tema de la pandemia no solo le ha pasado a productoras de cine, le ha pasado absolutamente a todos los rubros. Y si yo como persona natural tengo un restaurante, o tengo tres o cuatro rubros de empresas, por qué no podría acceder a las cuatro unidades de negocio que tengo. Finalmente nosotros manejamos todas las cosas en regla y lo pueden corroborar con la documentación de las empresas en general. Ellos te pueden dar más información, pero yo estoy clarísimo que todo está bajo regla y bajo lo que dicta la ley.

Milagros Valladares, Gerente. de Tondero.

De la misma forma conversamos vía telefónica con Milagros Valladares, ya que su nombre figura en las dos empresas que están bajo la marca Tondero.

«Milagros, para nosotros es cuestionable que figure tanto como representante de la empresa Producciones Tondero y en Tondero Representaciones, ambas beneficiadas por Reactiva Perú

Te cuento, son dos empresas distintas. Si bien es cierto en Producciones Tondero somos dueños mi hermano y yo, y en la empresa de Tondero Representaciones está Javier Vilchez y Producciones Tondero, o sea, no somos nosotros como personas naturales los socios.

Pero usted figura como apoderada en Tondero Representaciones.

Sí, claro. Porque Producciones Tondero es socia. Ahora, son dos rubros totalmente distintos. Representaciones maneja la representación de artistas, cantantes y periodistas. Y Producciones Tondero es la que hace las películas, obras de teatro y conciertos. Son dos cosas distintas. Si bien es cierto ambas han postulado y ambas han sido acreedoras a esto, es porque cumplimos con los requisitos que nos piden porque tenemos buen movimiento en los bancos. Ahora, ambas empresas… en realidad lo que ha pasado es que hemos pedido de una u otra manera para mantenernos con todo el equipo haciendo varios ajustes, porque como sabrás representaciones vive de la campaña y cosas que le salen a los artistas, porque es una empresa que comisiona. Al parar esto obviamente baja todo, entonces, aparte ha pedido porque dentro de su rubro lo que está queriendo generar es contenido, ya más adelante van a poder ver un poco de contenido y verán ya de qué se trata. Está sustentado de esta manera para que le puedan dar ese préstamo que es para los representados y generar contenido. Y cómo Tondero obviamente no tenemos estrenos, solamente tuvimos «Locos de Amor» y se paró, creo que a la tercera semana se paró los cines por el covid, ha quedado todo en stand by, entonces lo que hemos hecho es pedir para tratar de mantenernos todos dentro de unos ajustes que realizamos en la empresa, y tratando de generar nuevos contenidos, en este caso nosotros estamos lanzando el autocinema y tratando de ver otras cosas para poder mantenernos. La idea es poder mantenernos y ese fue el motivo por el cual el gobierno respalda el préstamo con un interés bajito que nos ayuda bastante ahorita a nosotros.

Al final todos los peruanos somos el aval de los préstamos.

Sí, pero ahí te digo otra cosa, para nosotros pedir los préstamos, no es que nos dicen ah ya, toma. Nosotros tenemos un récord crediticio porque trabajamos las películas siempre con préstamos bancarios, es por eso que tenemos este respaldo porque siempre hemos cumplido. Si en caso no se puede cumplir, sabemos que el aval es el Gobierno, sin embargo, nosotros somos los primeros que garantizamos eso con nuestro trabajo y los bienes. Tenemos una oficina propia que garantiza este dinero.

Como le dije a su hermano, aquí no hay nada ilegal, pero es cuestionable para nosotros porque muchas empresas también están en busca de ese apoyo económico, y si ponemos el sentido de equidad financiera: hay empresas que también deberían recibir. Nos parece cuestionable que un holding como Tondero reciba doble financiamiento.

Pero no es doble, son dos empresas distintas.

Pero como representante en los documentos está usted.

Está bien, pero son dos empresas totalmente distintas con subgerentes totalmente distintos, con sus rubros totalmente distintos, con su personal totalmente distinto. O sea, si tú analizas las empresas, si bien es cierto es parte de mi holding, obviamente, es por eso que Producciones Tondero es una empresa productora y Tondero Representaciones su socio es Producciones Tondero y Javier Vilchez, porque es una holding, pero son dos actividades totalmente distintas. Te doy la razón con respecto a que todas no han sido beneficiadas con esto por muchas razones, porque no califican y te puedo decir de que hemos tenido otros casos internos también de nosotros que hemos pedido, y han pedido otras empresas amigas y todo y no califican, obviamente por un tema financiero de la propia empresa, y otro, no sé cuál ha sido el criterio de la banca. En nuestro caso al tener siempre movimiento con los bancos hemos sido empresas que cumplimos, somos auditadas y todo lo demás, cumplimos con todos los requisitos; aparte tampoco ha sido fácil que nos den, hemos presentado un montón de proyectos y cosas para que cada uno independientemente pueda sustentar, porque esto es un préstamo al fin a al cabo y hay que pagarlo. Hay que generar contenido, contenido que estamos trabajando duro y parejo para poder sacarlo dentro de poco si es que las condiciones se dan, porque también estamos trabajando con los protocolos que nos cambian cada semana.

Entonces, para usted esto ha sido normal ¿no le parece que las otras empresas también han debido ser beneficiadas?

Para mí todas las empresas chiquitas y medianas han tenido que ser beneficiadas, porque todas necesitamos de una u otra manera trabajar y todas necesitamos darle movimiento a esta economía porque se está parando. Pero ahí sí hay un criterio de cómo se maneja cada empresa de manera independiente. Vuelvo a repetir, en nuestro caso manejamos siempre los proyectos con préstamos, manejamos un buen nivel crediticio, estamos debidamente auditados y es por ese motivo que se ha podido presentar para mantenernos nosotros y nuestros equipos también. Desde mi punto de vista todas han debido ser beneficiadas de una u otra manera para poder darle movimiento a esta economía. Creo y sí te puedo decir que recién se han puesto las pilas, yo ayer he tenido una reunión con amigos empresarios también del rubro de películas y me dicen que recién hace dos semanas han comenzado ha pedir los papeles y ayudarlos en este tema, por recién han comenzado a activar esta parte de Reactiva».

Lima Gris recibió además la llamada del señor Guillermo Lohmann, quien se presentó como Director de Tondero. Para corroborar la información, consultamos a la señora Milagros Valladares si es que el señor Lohmann era director de Tondero, ya que no aparece en la página web oficial de Tondero y tampoco en la ficha RUC. O si era un asesor legal externo. La señora Milagros Valladares nos confirmó que el señor Guillermo es asesor legal y que por temas de pandemia quedó pendiente su registro como director de Tondero.

Esto fue los que nos dijo el señor Guillermo Lohmann: «Mi comentario es: si su nota es cuestionable o que tiene un cuestionamiento, mi respuesta es que no lo es, porque aquí no hay nada qué cuestionar, todo lo contrario, hay algo que aplaudir. Tondero es una marca que a través de sus empresas ha hecho un buen uso de un programa del Gobierno que justamente está destinado a las supervivencias de las empresas».

Comentarios
Continue Reading

Cine

Gertrud, de Carl Theodor Dreyer (1964)

Mario Castro Cobos

Published

on

Se puede decir sin miedo que esta es una película sobre el amor. Y por eso, al tomarse en serio su tema, en la clave propuesta, es una película desoladora. ¿Qué puede pasar con alguien cuando espera de los demás… más de lo que pueden o quieren dar?

Tenemos la oportunidad de conocer la mentalidad de un personaje, de entender con detalle sus razones. De percibir su complejidad. En gestos, palabras y actos. De llegar a ver el resultado de la suma total de su existencia (el final es estremecedor). Si algo está claro es que… hay una idea del amor -equivocada o no- que es vivida hasta el fondo y hasta el fin.

Hay, en la película, una rara intensidad. En su búsqueda incesante por fijar la imagen de un personaje en busca de lo que cree y cree vivir, el ‘verdadero amor’.

Para lograr esta explicación sobre un modo radical de ser Dreyer rompe la narración rutinaria. Dreyer evita cuidadosamente el juego del plano – contraplano. Los personajes, por lo general en el mismo plano, uno cerca del otro, miran el vacío, miran dentro de ellos mismos, miran sus pensamientos, miran sus imágenes interiores. No ‘se’ miran tanto unos a otros, o no lo hacen con tanta frecuencia y menos aún al mismo tiempo. Parece incluso que miran una pantalla (fuera de campo) que nosotros no vemos. O tal vez sí.    

Uno se pregunta cándidamente ¿para quién hablan? ¡Si no se miran! No se miran tanto. Se hablan a sí mismos; le hablan a la imagen mental de la que hablan (presente o no) que es algo o alguien más real que la persona misma que tienen físicamente próxima. No miran (además) porque no quieren que se descubra la verdad que esconden en los ojos. Asistimos así a diálogos que pareciendo diálogos podrían ser más bien monólogos, intercambios de monólogos, discursos que exponen interioridades minuciosamente.

No abundan los cortes, hay una voluntad de continuidad, está el deber de dejar que estos seres parlantes se viertan generosamente casi sin interrupciones. Una continuidad ‘realista’ con el explícito reconocimiento de que lo vivido y lo contado es un sueño; es la conciencia desolada, o ‘soñadora’, de que todo es un sueño; y entonces uno se pregunta por qué Gertrud se queja de la imposibilidad del amor en los términos en los que ella plantea. Ya que si nada es real…

Gertrud exige a los hombres una integridad que solo ella posee. Observa, comprueba, reprocha, critica, ‘condena’ con razón a los hombres de su vida por su decisión o su incapacidad de poner el amor en primer lugar. Para ella la relatividad (la multiplicidad de ‘intereses’) convierte al amor en una farsa. Ella se niega a ocupar un lugar secundario en la vida del hombre que ama. Reclama igualdad en esta (a nuestros oídos ya tal vez un poco extraña) ‘religión del amor’.   

Hay un tiempo suspendido, que se expresa de varias maneras. En un parque o en escenas en interiores hay un fuerte contraluz, a través de los árboles y en el aire libre o entrando por la ventana de una habitación como una plenitud sensible de esa idea del amor; la luz blanca empapa el plano y los ojos. Una gran imagen de las ilusiones, de lo inalcanzable, un mundo utópico, soñado, donde uno siente que es uno mismo, se siente vivo, lleno de amor.

La solución de Gertrud pasa por la independencia, la soledad y los recuerdos. La conciencia de haber amado funciona como un consuelo trágico. El mundo que Gertrud rechaza es el de una reducción binaria, uno donde ‘fatalmente’ los roles han sido prefijados, impuestos: el hombre como centro y la mujer como mero ‘complemento’. A la vez, Gertrud replica lo binario: rechaza (tras sus experiencias desdichadas) la posibilidad del amor con su mejor amigo (un hombre que no la vio como ‘complemento’) aceptando paradójicamente la ‘fatalidad’ patriarcal que rechaza. Hay un grado de masculinización en la escena final que así lo sugiere.

Pocas veces en la historia del cine alguien ha hecho un retrato más penetrante y complejo.

Puedes ver la película aquí.

https://ok.ru/video/1927624264273

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

EL AÑO EN QUE LA CULTURA MATÓ UNA PANDEMIA

Rebeca Ráez

Published

on

Han pasado cuatro semanas de las demandas presentadas por el sector cultural al Ministerio de Cultura y el personaje en cuestión sigue en MUTIS. Esta expresión conocida dentro de la dramaturgia escénica, nos siguiere que la persona se queda en silencio, o sale del escenario hasta próximo aviso.

Con acciones pendientes como la aprobación de los Lineamientos de las Políticas Culturales, o la ejecución en marcha del DL 1467 que permite acciones directas conjuntas con la PNP contra las invasiones a sitios arqueológicos durante la Cuarentena; la jefatura del Ministerio a cargo de Sonia Guillén Oneeglio secundada por la Viceministra de Patrimonio e Industrias Culturales, María Elena Cordoba Burga; adolece de correa para situaciones de emergencia.

El mayor apoyo y fomento a las Industrias Culturales, siguen siendo los Estímulos Económicos y los Premios DAFO con un total de 23 millones (2019) repartidos a nivel nacional; y que representan en este momento, el único camino de financiamiento para proyectos culturales. Ruraq Maki en Patrimonio Cultural Inmaterial, representa un esfuerzo de 13 años con hermosos resultados para los artesanos del país, junto con la promoción comunitaria del Proyecto Qhapac Ñan, de proyección latinoamericana.

El Movimiento de Teatro de Grupo Independiente (una versión actualizada del MOTÍN con nuevas adhesiones y perfiles), la Asociación de Curadores del Perú, el Gremio de Escritores; el Movimiento de Artistas Escénicos, la Red de Creadores y Gestores del Perú (ambos creados en el contexto de la pandemia y activos en las redes),  ResilArte Perú promovido por la UNESCO a nivel internacional para generar debates; y muchas otras agrupaciones civiles han presentado exigencias y propuestas al Ministerio de Cultura, sin una respuesta hasta el día de hoy, lo que ha provocado que el sector se declare en Emergencia Cultural, ya que toda la cadena de producción se ha detenido, lo cual incluye el desempleo de artistas, gestores culturales, profesores de educación artística, técnicos del cine y de espectáculo, etc.

Ningún artista a nivel nacional ha podido acceder al Bono Independiente. Irónicamente, esta categoría ha sido usada en la encuesta del Impacto del Covid 19 en el Sector Cultural, difundido por la Municipalidad de Lima y el Ministerio de Cultura. Según los resultados, el 45% ha respondido que permanece en casa, sin trabajo. Músicos, artistas visuales, artistas escénicos, festivales de nuestro folclor, escritores, trabajadores de museos, todos han paralizado sus actividades y los centros culturales han cerrado de manera indefinida hasta no proponer un Protocolo de Medidas Sanitarias, que nuevamente, no ha sido incluido hasta la fase 3 o 4 de reactivación económica.

Este tema ha sido justamente observado por el congresista Andrés Yupanqui Miñano (La Libertad) de la Comisión del Cultura del Congreso frente a la débil participación de Guillén: ¿Por qué no se han aplicado los mismos criterios de los restaurantes, minería y comercio para la reactivación de los centros culturales? Pregunta que quedó en el aire, como muchas otras más.

La palabra CULTURA no ha sido mencionada en ninguno de los Mensajes Presidenciales a la Nación, la bioarqueóloga Guillén ha tenido sólo 2 intervenciones a demanda de Vizcarra, en ningún momento ha valorado la importancia de las artes para la salud mental de los peruanos durante el Aislamiento Social, por ejemplo, el acceso a la música. La Ministra, sin un Censo Cultural para conocer la población trabajadora de las artes, sin una Base de Datos de las poblaciones de los Pueblos Originarios; carece de las herramientas para defender su gestión, y no tiene las habilidades para generar una respuesta eficaz que sus colegas del Gabinete: Economía, Inclusión Social, Trabajo, Agricultura, sí han sostenido, batallando el día a día, por su sector.

¿Qué se está solicitando? Todas las agrupaciones coinciden en el empadronamiento urgente de los trabajadores de la cultura, para la generación de un Directorio Nacional. Se puede empezar con una plataforma digital diseñada por el mismo Ministerio; tarea nada complicada ya que el Gobierno del Perú ha generado diversas plataformas para acceder a los Bonos, es cosa de horas. Por otro lado, el congresista Daniel Olivares Cortés ha sido enfático con Guillén, en considerar los créditos fiscales y medidas tributarias, ayuda que puede corroborarse con los ingresos por artista, visibles en la SUNAT. Los espacios culturales han solicitado la exoneración inmediata del pago de recibos de agua y luz, ni que se programen deudas de fraccionamiento insostenibles; que no puedan haber desalojos de los espacios alquilados dedicados a la actividad cultural ya que no se pueden obtener  ingresos por el momento. Sentido de justicia.

El congresista Alberto Belaúnde mencionó un punto muy importante: la emergencia agrava la precariedad en que ha estado sumido el sector cultural desde siempre. Y no es por los artistas, que hemos subsistido épocas de violencia, de terror, de bombas y de muerte. No es por nosotros, que hemos armado nuestros espacios con un esfuerzo comunitario, que hemos accedido a financiamientos del sector privado para una producción cultural por propia iniciativa. No es por nosotros, porque el arte cuando se manifiesta es hermoso, es educativo, es potente, es la identidad de un país, es la expresión del pueblo, las festividades folclóricas que conforman los viajes turísticos nacionales e internacionales; con 600 mil puestos de trabajo directos e indirectos, con 46 mil empresas.

Un país con un Patrimonio Cultural inigualable, con Museos de Sitio que contienen colecciones admiradas en el mundo entero. La cultura del Perú tiene una riqueza invalorable, pero la gestión de la cultura no está a la altura de los productos artísticos que tiene carácter milenario, carácter fundacional de la Patria. La cultura está vista como una carga presupuestal por el MEF, porque no está articulada como eje transversal del desarrollo sostenible. Esta falta de discurso político y pésimas gestiones previas tiene como conclusión : la falta de ciudadanía de los peruanos, el egoísmo en los mercados donde se prefiere contagiar el covid19 mientras se sigue vendiendo, esa ausencia de cultura tiene como consecuencia que nos sigamos contagiando del virus sin importar la existencia del otro, que sigan habiendo feminicidios y violaciones aún en encierro lo cual significa que el agresor está en la casa; esa falta de políticas culturales sin incidencia en Educación, Salud, Inclusión Social y Turismo, tiene como consecuencia que somos un país donde existe la corrupción como el peor virus de todos, y no se entreguen las canastas a pesar de tener el subsidio resuelto.

El comportamiento de la población y sus Instituciones Públicas; la falta de empatía para solucionar el problema del otro que también es el mío, es el fracaso de la Gestión Cultural y el abandono y la ignorancia del Estado al ver la cultura como mero entretenimiento. El sector Salud es otro combatiente, y sus fortalezas y debilidades se muestran ahora al desnudo con la situación crítica de Loreto, los ciudadanos exigimos al Estado pronta solución. Hay un diálogo de sordos que debe cesar, y el sector cultural no sólo debe demandar, debe organizarse en un gran gremio e incluir a todos por igual, para empezar a obtener derechos por Ley, con capacidad de crítica y de denuncia. ¿Quién podría liderar esto?

Se ha hecho un hincapié en fortalecer las competencias del sector para enfrentar la crisis. Quizás recordarle al Presidente Martín Vizcarra que la cultura puede ser un gran aliado. Guillén ha mencionado que la tercera semana de mayo hay una convocatoria a las Instituciones e individuos del sector para realizar Mesas de Trabajo. Esperamos que durante estas sesiones, no sólo se solucionen los reclamos, sino que realmente la sociedad civil pueda defender y lograr los Derechos de la Cultura, aplazados históricamente por decenios.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending