Connect with us

Arte

Presentación de Lima Gris 12 y homenaje a Chacalón en El Paradero Cultural

Published

on

Lima Gris presenta la edición número 12 de su revista impresa, dicho acto constituye a la vez un homenaje a Chacalón. El evento se realizará el miércoles 28 de junio a las 7 pm en “El Paradero Cultural”, ubicado en Jr. León Velarde 982 – Lince, a la altura de Salaverry y San Felipe.

Está edición de colección cuenta con 76 páginas full color en papel couché, y en portada presenta a uno de los últimos íconos de la cultura popular peruana, Lorenzo Palacios Quispe “Chacalón”, que este sábado 24 de junio conmemora un año más de su fallecimiento.

En la mesa de presentación se contará con la presencia del periodista Eloy Jáuregui, la artista Angie Bonino, Percy Vilchez Salvatierra (editor de Lima Gris) y Edwin Cavello Limas (director de Lima Gris).

En Lima Gris estamos convencidos que para subvertir el orden establecido en nuestra sociedad  sólo hay dos grandes opciones: el ejercicio libre de la inteligencia y la obtención de la belleza, a través de los particulares enfoques que proponemos en tres áreas fundamentales: la política, el arte y la cultura.

La presente edición de nuestra revista ofrece sagaces reflexiones sobre temas contemporáneos, sugestivas y estilizadas narraciones, crónicas exhaustivas e intensas. También, relatos de la vida cotidiana que hallan espacio suficiente para la transcendencia a través de los ojos de sus autores.

Así, Fernando Bogado nos introduce en la poética de Vicente Luy,  poeta argentino, nieto de Juan Larrea. La reflexión final de “La Poesía y la Guerra” es atinada y muy necesaria ya que en un tiempo en el que la poesía parece ser un mero juego lingüístico, confrontar el ansia de infinito que posee todo artista auténtico y vincularlo con la  revolución y la tragedia podría ser un despertar para todos los individuos torpemente engañados por las pantomimas que pueblan el ambiente literario contemporáneo.

Alberto Chimal tuerce su propia dimensión temporal y problematiza la imposibilidad de escribir el presente. Escribir es siempre un ejercicio que paraliza la vida del autor y lo exhibe desde otra parte, desde otro tiempo. Ese tiempo particular que un escritor cualquiera sacrifica a su oficio es magnificado por la escritura de este escritor mexicano en “El Momento Eterno”.

Jonathan Timaná da cuenta del famoso aunque muy poco leído libro de la primera esposa del Nobel peruano, “Lo Que Varguitas No Dijo”.  Apunte justísimo que deben examinar no sólo los lectores adeptos a la cansina novelística de MVLL sino todo aquel que intente apreciar el periodo brillante que tuvo, único e irrepetible, durante los años sesenta, justamente, durante el periodo que comprendió su matrimonio con Julia Urquidi.

Por mi parte, expongo un homenaje a mi abuela, una gran narradora oral.

En “Diario y Pisco Sour”, documento que bien podría haberse titulado JRR por JRR, José Rosas Ribeyro expurga su conciencia y sus recuerdos de Julio Ramón Ribeyro. En él, se pasa de la admiración hasta el ajuste de cuentas debido a la endeble eticidad política del fino cuentista limeño. Un documento relevante entre los muchos que se han escrito sobre el inmortal fumador.

“Brujas de Cayango, el Pisco que Nace en el Desierto”, nos introduce en el milagro pisquero de producir su fuente en pleno desierto pese a las adversidades ocasionadas por los recientes desastres naturales que padeció la costa peruana. El texto está a cargo de César Costa Aish.

Luis Felipe Alpaca hace una entrevista amplia y reveladora sobre la destreza, humana y artística, de Gerardo Chávez, quien se muestra como nunca antes sumamente crítico y lúcido ante el panorama artístico nacional. El artista trujillano nos habla de sus museos, el cumplimiento de sus ochenta años, la celebración que significa su Retrospectiva en el Museo de la Nación y el amor  y admiración hacia su hermano, el mítico Ángel Chávez.

Rodolfo Ybarra ofrece un relato sobre un héroe popular, un peleador de barrio que intenta preservar la justicia y el bien en los extremos más marginales de la sociedad. La casualidad de que este héroe del barrio sea su hermano, dota al relato de una valiosa intimidad, “Mi Hermano No Es Un Héroe De La Marvel”.

Eloy Jáuregui, escribe el texto definitivo sobre Chacalón, figura a la que rendimos el debido homenaje en este número, en un texto que excede los límites de la crónica y, por ratos, nos hace recordar la propuesta integral de los Hora Zero, ya que en su expresión se confunden y mezclan diversos géneros de un modo más que satisfactorio, según el clásico modo en que Jáuregui acostumbra agradar a sus lectores.

“Donna Tartt, el Talento Rebelde de la Industria Editorial” es una aproximación honesta a la narrativa de esta rara avis de la literatura norteamericana actual, a cargo de Hans Herrera.

Edwin Cavello, entrevista al cineasta argentino Alejandro Venturini sobre un tema preciso, Leonardo Favio, su gran estela de cineasta y su legado y otro que subyace a este fondo, la relación entre la ficción y los documentales, problema de la más ostentosa actualidad para todos los cinéfilos.

Mario Navarro, empalma el desastre provocado por El Niño Costero con un relato sobre un héroe prácticamente anónimo, El Greco, viejo piurano que durante las inundaciones es una especie de ángel de la guarda de los piuranos que caen en las turbias aguas del río Piura, el único que impide que despierten al otro lado del Leteo.

La problemática correspondiente al desarrollo peruano en el Pacífico se aborda a través del artículo, “Identificación de Potenciales Oportunidades de Complementación Económica entre Perú y Taiwán”.

Mario Castro Cobos nos presenta el drama del cineasta iraní Jafar Panahi quien ha establecido una transición con la censura al obtener de los modos más peculiares, el desenvolvimiento pleno de su capacidad creativa pese a habérsele prohibido filmar fuera del lugar donde habita en su condición de preso político.

Finalmente, Gabriel Rimachi, expone un elemento más de su narrativa breve y Jorge Fernández nos describe la insólita instalación de una plaza pública que rinde homenaje a una banda de rock español, Marea.

Esperamos que disfruten de esta edición tanto o más que nosotros al elaborarla.

Los esperamos para brindar con pisco Brujas de Cayango el miércoles 28 de junio a las 7 pm en “El Paradero Cultural”, ubicado en Jr. León Velarde 982 – Lince, a la altura de Salaverry y San Felipe.

Comentarios

Fahrenheit 051 / Gabriel Rimachi Sialer

Fahrenheit 051: El programa sobre libros de Lima Gris TV

Published

on

En este primer programa, conducido por el escritor Gabriel Rimachi Sialer, se aborda el tema de la pandemia y la ciencia ficción: una distopía como el clásico “Fahrenheit 451”, su origen y su extraordinario destino, acaso tan extraordinaria como la propia vida de su autor, Ray Bradbury; y la antología “Cuentos peruanos de la pandemia”, trabajo realizado por el crítico literario y poeta Ricardo González Vigil para el sello Mascaypacha.

Libros, pandemia, poesía con Alessandra Tenorio y las recomendaciones librescas en esta primera entrega de “Fahrenheit 051”. Que lo disfruten.

Aquí el primer programa:

Comentarios
Continue Reading

Pintura

En la noche larga y crepuscular

Published

on

El artista Ricardo Terrones en la galería "Gary Nader Art" en Miami.

Por Carlos Cabral Nunes

Albers[1], Breton[2], Kafka[3] y Beuys[4] se juntan para conversar y hay una silla vacía, sin embargo, un silencio se cierne sobre la mesa y un matiz, un escalofrío sobre los hombros.

Escribo en un proceso automático; las líneas se vuelven del color de un pincel en el reemplazo vernáculo de los centauros, que buscaba en la infancia. Todo me resulta doloroso ahora, lento, en los albores de este nuevo mundo en el que las certezas se mutilan en cada viaje o trozo de papel. Las verdades aplastadas en la bondad de los ogros sin vaciar el vacío o el cadáver pospuesto de Stalin, siendo su reverso y todo disuelto un líquido infame en la voz del tiempo.

El significado que le doy aquí es solo el del fin de la era. Hay un nuevo rumor. Quizás un acantilado reinventado. Todo estaba sin hacer nada, como un caparazón al revés.

El trabajo, siempre el trabajo, desgarrándose, consumiéndonos, entregándome a él. Y aquí, un desafío para hablar de alguien a quien nunca he visto, ni siquiera escuchado. Solo y solo la grabación escasa de algunas imágenes, reproduciendo obras de las que no tengo olor, ni siquiera percepción de escala, y mucho menos textura o alguna textura reflexiva que el vagar de las horas, en la intimidad iluminada, permitiría. Aún así, resistiendo en un momento primigenio, acepto el desafío con la sana esperanza de un Oppositorum[5] salvífico, ya que, en su interior, vienen reliquias hechas con vagar de relojeros. Allí no hay prisa. No hay urgencia, no hay silencio. La silla vacía no pertenece a este autor.

Estamos, probablemente siempre lo hemos estado, ante el exceso, de todo y nada, de lo absoluto, inmaterial, de la energía o de su ausencia. Nada está contenido, todo se expande y se esparce. También lo es el proceso pictórico. Hay un comienzo en la ausencia que se desvanece a un trazo de tinta, como una inmolación, un regalo diáfano. Naturalmente, el entonces, posiblemente, conjunto de trabajos que Ricardo Terrones viene realizando a lo largo de los años, en el lugar adecuado para un lugar del firmamento amoral de las pictoestrellas, que ya no existe. Todos partieron de la misma luminaria. Todos ocupaban una silla, ahora vacía. Uno encima del otro, haciendo tierra y humus de donde surgen voluntades y mañanas cantantes. Terrones está destinado a esas savias fertilizadas, ahora se hacen fertilizantes en él. Diría que la construcción de una lengua comienza con el alfabeto. Debemos rechazar lo obvio, el exceso. Define cada detalle, cada innovación en profundidad, y deshaciéndose de todo lo demás, el accesorio, de lo que ya no está. Pero la irreverencia de los gestos, atemporales, impide la purificación ungida del diácono. Por tanto, nos queda mirar el error y percibir en él una humanidad sublime. Ricardo es así, lleno de rutas perdidas en el camino soñado por dónde camina. Allí falta un discurso coherente, una articulación adecuada o un diálogo entusiasta al comienzo del viaje. Falta aquí una gran verdad, como diría el poeta[6], pero sobre todo falta la capacidad servil del tiempo, de la madurez del tiempo, en un progreso discursivo que puede aspirar a ser único, transformador. En un desafío de ser habitantes de un mundo nuevo. Quizás. Uno que sigue intacto, sin desperdicio, donde los gestos se hacen una ofrenda, para vagar.

Hay una especie de cruce ontológico en lo que Terrones me mostró de él. En esto, en su declaración hecha selección o conjunto de obras, habito, más que en el pasado obsoleto que ad infinitum[7] conserva la red digital[8]. Hay una exótica mezcla de arte que dejaron los incas[9] y los aztecas[10], fusionándose con la ascendencia de los macondos[11] y bosquimanos[12], de la que Artaud[13] pudo hablar, sin saberlo, solo intuyendo, fruto de su encuentro, en tierras mexicanas, con Cesariny[14] y su poética metafórica, que es un encuentro hermoso pero paradójico, aceptación simbólica, fundadora del Surrealismo, propuesto por Lautréamont[15]. Hoy, entre otros, Maludi[16] ha intentado, alucinado frenéticamente, en un trance profundo, seguir este camino. Terrones lo hace cerebralmente. Allí no hay sacudidas automáticas, mucho menos improvisación o explosión. Hay una búsqueda estoica en la construcción rigurosa de la obra, en el proceso narrativo primero, en su posterior formulación esquemática, en la forma en que luego se realiza el cuadro. De hecho, existe un cerebro completo que realiza su función. Pero, diría Beuys, ¿Qué hay de malo en eso? Ninguno, dijo Breton, especialmente si puede ignorar la profundidad de lo que dice, ficticio.

Terrones establece, de manera simultáneamente intuitiva, un vocabulario propio del que quizás ni siquiera se dé cuenta todavía, como el niño que llora por su padre la primera vez, como si padeciera algún temblor común. O el anciano, en el acantilado final, mortal, destrozando la vida en un último suspiro. Allí también resistirá una palabra, en su propio idioma, reinventado por cada autor, por tanto, personal. También la serie de Ricardo Terrones. El predominio del color. La síntesis de materia. La constante evocación de figuras proto-clásicas y neo religiosas o de ascetismo animista, profundos lazos de raíces culturales, americanas indias, ancestrales, llevando un código genético que no se quiere deshacer ni modificar. Así son los detalles y las piezas que creó singularmente, en una lógica narrativa fragmentada y multidimensional, como en una catedral sus piedras inspiradoras, laboriosamente unidas, configurando el paisaje y la esperanza de una idealización eterna del lugar perfecto, donde descansar por fin en las altas riberas de un río, como un cartero elaborando sueños universales, meticulosamente, en Hauterives[17].


[1] Josef Albers. Ver algumas referências que relevo aqui: https://mz.leskanaris.com/8255-biography-of-josef-albers-modern-artist-and-influent.html

[2] Andre Breton: Ver algumas referências que relevo aqui: https://www.thecollector.com/7-intriguing-facts-about-andre-breton/

[3] Franz Kafka. Ver o conjunto da sua obra reunida em livro, aqui: https://www.vanderbilt.edu/olli/class-materials/Franz_Kafka.pdf

[4] Joseph Beuys. Ver algumas referências que relevo aqui: https://walkerart.org/collections/artists/joseph-beuys

[5] coincidentia oppositorum. Ver algumas referências sobre o conceito aqui: https://link.springer.com/referenceworkentry/10.1007%2F978-0-387-71802-6_118

[6] Mário Cesariny. Poema: https://www.poetryinternational.org/pi/poem/4902/auto/0/0/Mario-Cesariny-de-Vasconcelos/Words-to-Prince-Epaminondasa-Lad-with-a-Great-Future/en/tile

[7] Conceito filosófico de infinito potencial. Ver algumas reflexões aqui: http://www.revistaespacios.com/a15v36n22/153622E1.html

[8] “Ricardo Henry Terrones Mayta nace en la ciudad de Trujillo, Chepén, Perú, en 1976, residiendo en la actualidad en Lima.”    http://crucitagutierrezsegovia.blogspot.com/2015/07/mis-amigos-pintores-ricardo-terrones.html

[9] Artigo sobre arte Inca em: https://www.khanacademy.org/humanities/art-americas/south-america-early/inca-art/a/inka-an-introduction

[10] Artigo sobre arte Asteca, disponível em: https://www.ancient.eu/Aztec_Art/

[11] Arte Maconde: https://africa.uima.uiowa.edu/peoples/show/Makonde

[12] Bosquímanos. Ver artigo sobre arte e xamanismo em: http://www.faculty.umb.edu/gary_zabel/Courses/Phil%20281/Philosophy%20of%20Magic/My%20Documents/Cave%20Art%20and%20Trance.htm

[13] Informação sobre a viagem de Antonin Artaud ao México, sob a forma de tese em: https://docs.lib.purdue.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=2151&context=clcweb

[14] A poética metafórica de Mário Cesariny, apresentada sob a forma de tese, em: https://ubibliorum.ubi.pt/bitstream/10400.6/3413/2/A%20met%C3%A1fora%20na%20poesia%20surrealista%20de%20Cesariny.pdf

[15] Isidore Ducasse, Conde de Lautréamont, proferiu um dos aforismos mais significativos, para os Surrealistas, “Belo como o encontro fortuíto entre uma máquina de costura e um guarda-chuva, numa mesa de dissecção”, no canto sexto,capítulo I dos “Cantos de Maldoror”, disponível em: https://docplayer.es/33512747-Los-cantos-de-maldoror.html

[16] Houston Maludi: http://www.caacart.com/pigozzi-artist.php?i=&m=101

[17] Le Palais Idéal du Facteur Cheval. Ver informação em: http://www.facteurcheval.com/

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Walter Jilapa y sus 30 años de labor literaria

Published

on

Como dijera José Luis Ayala Olazával: “Los pueblos que valoran y honran a sus intelectuales como a sus más destacados ciudadanos en vida, se valoran y honran a sí mismo. Al mismo tiempo, que esa trascendental acción sirve para estimular a las nuevas generaciones, es el resultado de lo que es capaz una sociedad en permanente ejercicio de los valores éticos, morales, cívicos como patrióticos y realización de sus aspiraciones sociales”. 

Es por esta razón que estimamos trascendente la figura emblemática del reconocido escritor Walter Jilapa Santander, nacido el 11 de junio de 1972 en Juliaca, con una dedicación de 30 años a la cultura puneña. Entonces afirmamos pues enfáticamente, que es uno de los exponentes del mundo mágico de las letras, no solo en el campo de la poesía sino también de la literatura peruana. 

Poetas José Luis Ayala Olazával y Walter Jilapa en la FIL de Puno.

Este destacado poeta cursó sus estudios de Educación en la Especialidad de Lengua y Literatura, también tiene una maestría y doctorado en Educación. Es miembro activo de la Casa del Poeta Peruano. En el año 2013, recibió la “Medalla de Oro de la Cultura” en el Encuentro Internacional de Poesía en la ciudad de Bambamarca, departamento de Cajamarca. 

Después de lo cual representó al Perú en el IV Encuentro Internacional de Escritores “Sin Fronteras” de Argentina, siendo declarado visitante ilustre, asimismo brilló con luz propia en el VI Encuentro Internacional de Escritores “Por la senda de la Palabra” de Ecuador, recibiendo la llave de la ciudad. 

Vale decir, es un hombre generoso adornado por la sencillez y por su amor a la poesía, la docencia, el ajedrez, la política, la odontología y, sobre todo, por cultivar, con sutileza y sinceridad, la difícil amistad en estos tiempos aciagos. 

Debo señalar en estas líneas el esfuerzo e interés mostrado por Walter Jilapa Santander, que se ha convertido en un orfebre de la palabra, además está preocupado por la cultura puneña. Tiene en su haber “Versos de guerra y paz”, “Oro”, “El lenguaje del viento”, Doctor en el Perú” y “Fogata humana”. Está por publicar “Tokoro, poesía esencial de Juliaca”. 

Poemas suyos han sido publicados en diarios, revistas nacionales e internacionales y al mismo tiempo, en diversas antologías poéticas, tales como: “30 voces contemporáneas en la poesía puneña”, “Necesitarse”, “Arquitectos del alba”, “Pitágoras de ruiseñores” y “Los amantes vienen al puerto”.

EN LAMPA. Destacadas figuras literarias posan al lado del poeta juliaqueño Walter Jilapa.

Es interesante su poemario “Fogata humana”. Walter Jilapa Santander dice: Hoy me encontré con mi infancia/ pasos tambaleantes atrapando el equilibrio de Newton/ Hurtando palabras al idioma de Cervantes/ Oraciones a la filosofía de Sócrates/ desafiando la hidrogravedad de Arquímedes con aquel barquito de papel/ Escalando las vocales de la vida/ Cuentos interminables cerraban mis párpados junto a estrellas de púrpura/ El lápiz de carbón la matemática mis fieles aliados/ Sumaba alegría a muchedumbre a flor de labios/ Restaba tristeza en ausencia de mi padre/ Multiplicaba el pan nuestro de cada día/ Dividía optimismo a carrera derrotada/ Hoy me queda el espejo de memoria/ El mayor deseo de reencarnarme niño.   

Por eso con mucha razón Walter Jilapa Santander sacará a luz la antología “Tokoro, poesía esencial de Juliaca”, que es un trabajo de recuperación de algunas voces supuestamente postergadas de la literatura juliaqueña, pertenecientes a diferentes generaciones; sin embargo en su gran mayoría a la Generación de Fin de Siglo. 

Cabe pues entonces resaltar y exaltar que esta antología poética se instaura en un panorama estético de la poesía juliaqueña, familiarizado con todos los aportes de las más recientes teorías literarias, como en un campo propicio a la rigurosa investigación, en el que aparecen obras fundamentales de nuestra tradición literaria, que marcan una orientación para presentar a la poesía que se ha escrito en Juliaca. 

PREMIACIÓN. En la Casa de la Cultura de Puno fue reconocido el poeta juliaqueño.

Por ello mismo nos llama la atención que entre los autores reseñados figuren nombres tan importantes, como son: Luis de Rodrigo, José Parada Manrique, Alberto Valcárcel Acuña, Jesús Cáceres Velásquez, Vicente Benavente Calla, Roberto Belarmino Mamani Mendoza, Gaby Arce Muñoz, Héctor Cano Cáceres, Percy Zaga Bustinza, Gloria Mendoza Borda, Luis Zambrano Rojas, Hernán Jiménez Camacho, Alberto Chambi Pérez, Norma Melgar López, Samuel Álvarez Enríquez, Fidel Mendoza Paredes, Gabriel Apaza Mamani, Walter Zea Mamani, Darwin Bedoya Bautista, Rudy Frisancho Gallegos, León Isaac Quispe Huaranca, entre otros. 

Si bien es cierto, la antología “Tokoro, poesía esencial de Juliaca”, no sólo se justifica, sino que se hace necesario, el mismo que podría generar debates a partir de alcances y planteamientos ideo-estéticos; pero es indiscutible su valía para dilucidar una visión totalizadora de las letras juliaqueñas, ello debido a que Walter Jilapa Santander siempre se ha mantenido impermeable y honesto a la vez. 

Lo que está fuera de discusión, es el buen gusto con que se ha realizado la selección de los poetas y de sus poemas. Se ha escogido con criterios muy personales, pero no ambiguos. ¿Faltan otros? por supuesto que faltan muchos, como lo reconoce el propio Walter Jilapa Santander, cuya antología poética también es una invitación a revisar el proscenio poético juliaqueño. 

Por todas estas razones Walter Jilapa Santander es un escritor que cincela las palabras desde la otra orilla, desde la otra condición humana y visión del mundo, desde las sociedades ancestrales que no tienen necesidad de asimilarse a la globalización ni a cánones de la cultura oficial. 

Comentarios
Continue Reading

Cultura

“Todos vamos a morir”, no lo digo yo, lo dice Niños Sin Smartphones

El álbum menos polémico en la historia del rock peruano.

Published

on

Nos lo advirtieron pero no les hicimos caso. La banda peruana Niños Sin Smartphones trabajaron incansablemente desde marzo del 2020 para hoy presentarnos su esperado primer álbum de larga duración al que optimistamente titularon “Todos vamos a morir”, una colección de 12 tracks en los que el dúo le canta a sus (des)amores, desencuentros y frustraciones de pandemia.

Y todo empezó como una broma negacionista ante la llegada de la pandemia a inicios de 2020. Daniel Ruiz-Gonzalez, uno de los responsables de este álbum, cuenta que cuando el gobierno decretó oficialmente la cuarentena en Perú, él bromeaba alegremente diciéndoles a sus allegados que “Todos vamos a morir”, tratando de ocultar maquillar el miedo y la incertidumbre que sentía. Finalmente, esos sentimientos encontrados, fueron plasmados en las canciones que compusieron durante la pandemia y hoy forman parte del disco.

Por su parte, Dennis García, la otra cara del proyecto, cuenta que el sonido tan ecléctico logrado en el álbum refleja precisamente a los múltiples temores, recuerdos y frustraciones pandémicas. Así, encontraremos canciones furiosas, ruidosas, melancólicas, calmadas e incluso bailables. Todos los tracks fueron compuestos luego de dialogar mucho sobre temas en común en los que influyeron también sus estados de ánimo. El “Todos vamos a morir” se convirtió en una motivación para valorar la vida, hacer más música y concretar el disco.

“Casi todo lo hemos grabado los dos tocando al mismo tiempo. “No Corona”, por ejemplo, es en vivo, hasta las voces. Como ese tema lo mezcló Justin Moshkevich (4 premios Grammy), parece que tocamos chévere, pero todo es mentira”, cuenta entusiasmado Dennis García. “Si estas canciones las pudiéramos hacer en concierto sería alucinante. Pero habría que ensayar porque hace tiempo no hacemos conciertos y el otro día hicimos uno por Facebook y dimos bastante pena”, finaliza Ruiz-Gonzalez.

En el álbum participan músicos nacionales como Rafo De La Cuba (bajo), Guillermo Saldaña (bajo), Carlos Ubillús (trombón), Valí Cáceres (guitarra eléctrica) y Sebastián Gereda (pandereta roja). Producido ejecutivamente por Zhenna Luque, “Todos Vamos a Morir” ya está disponible en Spotify y en todas las demás plataformas digitales donde se escucha la música.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Stefano Bermellón inaugura hoy su muestra “Iconos”

La Galería José Antonio, en Barranco, se complace en presentar a partir del 08 de abril de 2021 la exposición individual “Iconos” del artista visual Stefano Bermellón.

Published

on

Las obras de Bermellón en su primera muestra individual Innuendo se basaron en el figurativo que transitó en un realismo fotográfico. En su segunda individual Pigmalión, Bermellón representó su vivir, en lo introspectivo y en lo exterior, con un desenlace más calmo y sosegado, basándose en mitologías, crónicas, leyendas, e historias épicas y cotidianas.

En 2020 realizó su tercera individual Glamour con pinturas figurativas intervenidas con ligeras improvisaciones de abstracto colorido, donde la fluidez del chorreado y salpicado resaltaron la contundencia de los colores pasteles, que confluyeron con rosados y con la excentricidad del Glam.

Cabe mencionar, que Glamour fue la primera exposición de arte realizada de forma presencial en Perú, luego de varios meses de confinamiento durante la pandemia.

En esta ocasión, Bermellón inaugura su cuarta muestra individual Iconos, con figurativos en formato grande, cuyos retratos pertenecen a los personajes más icónicos del mundo de la música, el cine, el fútbol y la moda.

Stefano Bermellón.

Aquellos Iconos jamás prescindieron de esa atracción natural que desde un principio fascinó a todos los mortales del orbe. Asimismo, en esta nueva aventura pictórica, Bermellón recurrió a la técnica de la mancha y a ligeros visos de empaste para cerrar el concepto de la muestra icónica.   

La vernissage será el jueves 08 de abril a las 6.00 pm. en la Galería José Antonio (Jirón Batalla de Junín 114 Malecón-Barranco-Lima) y permanecerá abierta hasta el sábado 24 de abril de 2021.

Brindis de honor gracias a vinos OCUCAJE en su serie de tintos.

La Galería José Antonio cumple con todos los protocolos de bioseguridad y el ingreso a la sala de exposición será monitoreado.

Comentarios
Continue Reading

Cine

Estreno: Convergencia (2021), de Mario Castro Cobos y Marco Ramos Saettone

Published

on

Mario Castro, realizador y crítico de cine, estrena en Lima Gris (con acceso libre) su largo número nueve; su quinto largo en tiempos de pandemia, su segundo largo en codirección, y su tercer largo en el lentamente vacunado 2021.

Convergencia, de Mario Castro Cobos y Marco Ramos Saettone (Perú, 2021, 73 min). Los directores exponen un cúmulo de potentes imágenes y microhistorias que pueden ir desde la belleza estética hasta lo políticamente incorrecto. La vejez, el inminente deterioro, las promesas de inmortalidad, las apariencias o, incluso la muerte, no son nada en este perenne reciclaje sin su contraparte, la vida.

Aquí puedes ver Convergencia (2021)

Aquí puedes ver De qué mierda estamos hablando (2021)

Aquí puedes ver Ganga Narayana (2021):

Aquí puedes ver Adentro hay un loro (2020):

Aquí puedes ver Animales perdidos (2020):

Aquí puedes ver Cuaderno de notas (2018), Gracias por la donación (2019), Descartes (2019, en codirección con Carlos Benvenuto) y Agujero (2019):

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Sobre la poesía contemporánea peruana, por Julio Barco

Published

on

¿Qué puedo decir de la poesía de mi generación? ¿Qué decir aparte de que estoy cansado de casi todos y que siento que no hay una ambición mayor que sea loable? Lamento no dar el tono optimista y alentador que el arte debe poseer, pero, este es el Perú, señores, un país inculto, aburrido, atosigado de gente que trabaja para no morirse de hambre, de intelectuales como Montalbetti bien almorzados que objetan los linderos del poema, mientras Verástegui fallece sin ningún tipo de reconocimiento, con una multitud de obras que no serán editadas sino hasta que reemplacemos el chip que domina el mercado nacional.  Aquí nadie lee y los intentos por hacer viable este sueño son, en gran medida, carentes de la posibilidad de sostenerse.

Todo destruye el sueño voraz y literario de cualquier joven y los que sobreviven —o se meten a trabajar al Estado o montan una suerte de parafernalia literaria que sirve para no morirse de hambre— son carne de cañón de la voracidad de nuestro Estado. Aquí, señores, donde los niños se juntan para observar las flores, se trafica, se roba, se intentan algunos sueños, se estipula la realidad, se juega con lo real entre signos, se arma grupos políticos, se mata.

Aquí, señores, la poesía crece y sacude las entrañas de los pisos resquebrados como una suerte de indómita higuerilla, como una suerte de voraz aliento que permite observar en medio del fango la hermosura de algunas flores. Todos pues reproducen el mismo absurdo y la misma superficialidad que inundan las redes sociales, la vida y la sociedad en general: poesía flácida, sin vigor, sin capacidad de romper el Canon —cada día y año más lánguido, cada día más horrorosamente pegado a Vallejo sin ver a otros como Verástegui— la realidad, necesita circo, pan y pollo a la brasa, no Poesía. Más en mi país, es decir, practicarla requiere tener la mirada muy honda en el juego poético y en la realidad que habitamos.

Por eso, casi todo el meollo de la poesía peruana gira en torno a la política. Si fuéramos una sociedad nórdica, sin problemas políticos, tal vez nos dedicaríamos a pensar en la efímera materialidad de la nieve, o los ocasos álgidos ocasionarían todo tipo de problemas.  Y esto es una realidad tan sustancial que a nadie le importa. Es decir, es muy complicado tener un público consciente de producto que usamos para que nos lea y entienda del modo más profundo. Como en todos los siglos, cantamos en el vahído de las eras, en el miedo profundo a estar solos, en los días

¿Qué poeta de mi época es el más representativo? Ninguno. ¿Cuál dejó todo por su arte para dedicarse a escribir como la única vid y el único destino? Nadie, nadie, nadie. ¿Cuántos ahora son orondos psicólogos, funcionarios de estado, diseñadores de sistemas operativos para el internet?

El Perú no es solo el país del ceviche y del pollo a la brasa, de los incas y de la Guerra del Pacífico (que, por cierto, perdimos) sino también de algunos héroes, no de los que van a una guerra ordenados por el Estado de cada país, sino héroes que no asesinan, héroes que no poseen otra arma que su lenguaje. Pero no nos pongamos tan tristes tan temprano, que ver la realidad de la poética de estos años es algo que trauma y desalienta, sin embargo, hay pequeñas ínsulas, pequeños brotes que no significan una dimensión profunda o critica.

Por ende, la poesía es una flor rarísima, algunos la poseen de modo natural pero no se consigue precisamente leyendo muchos libros. Como en todo arte, la poesía posee su propia alquimia, su propia esencia y todo esto conlleva a tener en claro que, frente a la vicisitud, este país también ofrece un pentagrama único, una realidad variada y un espacio para pensar la realidad tan gigante, pero tan gigante que produjo a un Vallejo y a un Vargas Llosa, con sus méritos propios evidentemente, pero también con la propia amalgama de su propio sonido, su propio Dolor, con D de deuda, duelo y demasiada diversidad; por algo, y en el más alto grado de la aceptación, Arguedas llamó al Perú, “el país de todas las sangres”; y así solo así entendemos pues la épica de un Valdelomar frente a la intemperie ganando lo mínimo para seguir dando movimiento a esa gesta de actuar y hacer literatura en este país; solo así se comprende el rechazo visceral a un César Vallejo, encarando a su época en la misma médula de los sentidos, pero también a un Juan Ramírez Ruiz, que entregó su seso a la construcción del arte peruano, como Varela, como Adán… y tantos otras estrellas que de solo nombrarlas, me provocan una luz tan pesada que ilumina y ciega, pero ciega y destroza y desportilla todas las paredes de mi mente.

Por eso, hablar hoy de cuatro voces de poetas peruanos me resulta tan conmovedor y de interés general pues devela, con uve de uva, mejor si es uva pisadita para el vino, la realidad de nuestras sensibilidades. Allá los que todavía sigan pensando que la hegemonía del pensamiento peruano poético gira en torno a dos o un nombre sino que muta y se embriaga de lo plástico de cada época, de la realidad loca de cada época, de la fuerza de cada época.

En el temperamento de Chumbile, encontramos una reconciliación con la Orbe, con esas voces que suenan en las calles y descubre su sensibilidad con la empatía de un poeta que habla desde sus adentros pero mantiene alto el sentimiento de su propia revelación; es este joven limeño el autor de Mashqa que descubre una sensibilidad propia y una fuerza que, sin duda, provocan una suerte de conmoción; Chumbile observa la realidad: calles, puentes, buses, peines, niños, gente parada en los buses intentando sostenerse salvajemente para no caer desvaídos de sueño, el sueño y cansancio que palpita en su arte es el mismo de los miles de peruanos que buscan el cobre y el pan todos los días; la aventura de Castro, por otro lado, es diversa: agrega la jocosidad de la época, la famosa posmodernidad que no era sino una modernidad más extendida, es un autor cínico, que junto a otros cínicos montaron una suerte de fiesta de disfraces que fue Sub–25 quizá el peor intento de hacer algo trascendental para la época; sin embargo, ¿es necesario abrir este juguete llamado Sub–25 para que nos quede claro?

Hasta donde yo sé casi ningún ataque fue certero, se dijeron algunas cosas positivas y hasta el bobo de Montalbetti afirmó su ubicación poética, etcétera; sin embargo, y —como hoy pensaba mientras me afeitaba— la gente se merece la realidad que posee, es decir, el facilismo, la poesía solo subjetiva,  y copiada de la movida All Lit se cuela en nuestro país para reproducir una suerte de fiesta en Surco donde el hijo de Federico Salazar se alucina poeta y algunas flacas creen que ser feminista, en este país, es cambiar las vocales; así de grave andamos y por eso, este conversatorio tiene algo de anímico, porque hace tiempo es necesario abrir la mente  y criticar, hablar y levantar  la voz contra los simulacros de arte que suceden en este país. Por otro lado, Koronel es un autor silenciado por su racionalismo en el área que le da de comer: Psicología. Y Álvaro Cortés Montufar es un lector agudo de Verástegui con lectura propia de su mente y sensibilidad. Quizá, para mi gusto y exploración, prefiero más las poéticas de Chumbile y Álvaro, sin negarle —pese a lo ya mencionado— valor como objeto de mi época de estos paisajes en la pintura rupestre de la mente contemporánea. Sin embargo, no puedo dejar de admitir que hay talento en autores como Castro o Koronel que permiten ver que el arte poético es algo más aéreo, un riesgo, una suerte de brújula interna. Sí, nadie puede negar la insistencia y el entusiasmo de algunos, pero el arte, el espíritu y la voluntad no son repartidos con igualdad.

Y aquí va mi grito: quizá la música de mi época debe ser un largo y silencioso concierto, una furiosa inmolación, el fuego abriendo la mente destrozada por el absurdo y la vacuidad. Ahí donde el psicólogo calla, el poeta canta; ahí donde el Estado les paga la vida a ciertos artistas, hay algunos Oquendo de Amat que mueren pobres en España, algún Juan Ramírez Ruiz que se aleje de lo real para seguir su épica.

Por algo, en una carta de 1871, el fabuloso Rimbaud exclamó que los románticos eran vagos errantes, apenas dentro de la realidad de su época, haciéndose profesores o trabajando de lo que sea; algo que conectaba a los románticos con los místicos. ¿Estos anteriormente son los románticos de nuestra época? Quizá.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Efraín Miranda Luján: poeta de la pachamama y de los truenos

Published

on

Arequipa, 2004. Efraín Miranda Luján y Mario Mayhua Quispe, fruto de esa amena conversación, salió a la luz el libro “Conversaciones con el poeta indio Efraín Miranda. Foto: Mario Mayhua.

El viernes 10 de abril del 2015, a los 90 años de edad, y tras una larga enfermedad que arrastraba y que lo mantenía en un delicado estado de salud, dejó de existir en el distrito de Yanahuara (Arequipa), el reconocido poeta puneño Efraín Miranda Luján, nacido el 02 de marzo de 1925 en la hacienda de Condoraque, antes pertenecía al distrito de Cojata (Huancané) y ahora al distrito de Quilcapunco (San Antonio de Putina).

Debo señalar en estas líneas el esfuerzo e interés mostrado por Efraín Miranda Luján, por varios años, en el mundo mágico de las letras y en razón a ello, su obra literaria está siendo revalorada y difundida cada vez más. Entre sus principales poemarios están: “Muerte cercana” (1954), “Choza” (1978),”Vida” (1980) y “Padre Sol” (1998), que es el resultado de un trabajo silencioso y fecundo a la vez. Cada una de sus libros refleja la situación social, por la dura realidad y el deseo de abolir el dolor humano, el tiempo y la muerte. Sus poemarios inéditos, reposa intranquilo el que compusiera sobre la Pachamama.

Entonces afirmamos enfáticamente que, “Muerte Cercana” es el primer poemario de Efraín Miranda Luján, en el que expresa su sentir cotidiano y su arraigo social. Lo que más impresiona en este valioso libro son los siguientes versos: ¡no me grites de calle a plaza: cholo; grítame de selva a cordillera, de mar a sierra, de Tahuantinsuyo a la República; INDIO! ¡Lo soi! ¡A puntapiés, insultos y balas: lo soi! ¡Explotado, robado, asesinado; lo soi! ¡Con mi esqueleto, mi ecología y mi Historia: lo soi!

Deseo pues dejar expresa constancia de que “Choza” es un excelente libro de poemas que a la sazón permitió al autor desarrollar los elementos de su propio lenguaje: la libertad de la palabra y la armonía del verbo, los cuales marcaron una continuidad en su discurso poético, la misma que refleja una poesía contestaria, realista y sin ambages.

Vale decir, nuestro propósito a estas alturas, es relievar el poemario “Vida”, que su contenido es testimonial porque retrata una época ya por desaparecer, pero sus escritos despierta un interés necesario por los temas que aborda. Como dijo, Walter Paz Quispe Santos, en el suplemento cultural Totoria: “Efraín Miranda Luján pone una barricada contra el sentido común dominante del otro, para que retorne el significante de la escritura de los espacios interiores del yo dominado”.

Sin duda alguna “Padre Sol” es una magnífica obra poética de mayor factura, en donde la concepción ideo-cultural nos permite concebir su visión del mundo, que a la postre denota que el verso pueda hermanar y trascender al ser humano, precisamente sus versos florecen durante la primavera.

No está demás señalar que Efraín Miranda Luján es una de las más importantes voces de la Generación del 50, junto con poetas de la talla de Leoncio Bueno, Luis Nieto Miranda, Mario Florián, Gustavo Valcárcel, Alejandro Romualdo, Jorge Bacacorzo, Víctor Mazzi, Washington Delgado, Juan Gonzalo Rose, Carlos Germán Belli, Francisco Bendezú, Pablo Guevara y Marco Martos.

Sebastián Salazar Bondy nos manifiesta: “Los poemas de Muerte Cercana anuncian a un creador hondo en la inspiración y excelente en la creación. No se trata de un poeta culto, libresco, versado en letras. Ningún ardid hay detrás de estas canciones de solitario que se mira en cada aspecto de la incesante realidad y crédulo se vierte en palabras exentas de cualquier consideración literaria al uso”.

En 1997, el célebre poeta peruano Efraín Miranda Luján junto con el dinámico docente Mario Mayhua Quispe. Foto: Mario Mayhua.

Ernesto More escribió: “Miranda no sólo se ha desinflado en la estepa collavina, sino, que viene cargado la alforja con elementos culturalmente nativos, a revelarnos ese mundo desconocido que el Perú lleve dentro de sí, los gérmenes de una cultura milenaria, que como los granos encontrados en las tumbas, comienzan a florecer en cuanto terreno propicio y riesgo oportuno”.

Christian Reynoso Torres nos dice: “A comienzos de la década del 60, Miranda regresó a Puno para trabajar como profesor de una escuela rural en la comunidad de Jacha Huinchoca, al sur de la capital. Es en este lugar donde establece contacto con la realidad y el hombre del campo; fascinado por ello, decide quedarse a vivir allí por más de quince años. Esta experiencia, más la cultura universal que adquirió a través del aprendizaje autodidacta, le sirvió para construir y nutrir su poesía”.

Obras literarias.

De esta manera, Efraín Miranda Luján conserva un gran reconocimiento de carácter ciudadano, transparente y honesto como se merece todo poeta de la condición humana. Asimismo, en su vasto conocimiento, el Perú es mágico, maravilloso y trascendental, canta a la vida y a la esperanza. Y nada le detiene en el camino, sino más bien, batalla contra todas las adversidades simultáneas, en el que genera una interacción humana, destinada a preservar la cultura viva y la memoria social ante un gobierno sórdido e insensible a la vez.

Todo es un acto de magia y fe en la palabra impresa, sólo así es posible afirmar que, en gran parte, sus obras literarias alcanzan su verdadera expresión poética. Por eso con mucha razón es considerado como uno de los máximos exponentes de la poesía puneña. No obstante ello, el deceso de Efraín Miranda Luján ha causado un profundo pesar en los escritores del ámbito literario y al mismo tiempo, nos dejó como aporte y legado su cuantiosa obra escrita, principalmente poética.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIBRERÍA

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending