Connect with us

Opinión

“La muerte de seis soldados”, por Umberto Jara

Lee la columna de Umberto Jara.

Avatar photo

Published

on

Escribe Umberto Jara

Aparecieron evidencias en video y testimonios directos sobre lo acontecido con los seis jóvenes soldados ahogados cuando cruzaban el río Ilave. Quedó desbaratado el miserable operativo de desinformación del activista Liubomir Fernández quien, desde Puno, atribuyó la responsabilidad al oficial que comandaba la patrulla cuando, en verdad, los soldados intentaron cruzar el gélido río Ilave para evitar el ataque de una horda que los cercó y los apedreó.

Seis jóvenes muertos por ahogamiento, seis jóvenes que, además, eran pobladores de la zona y fueron abatidos por sus propios vecinos que prefieren la brutal violencia. Y, en este país pródigo en estupidez, hay quienes insisten en llamar “manifestantes” a los violentos y a los terroristas y conceden impunidad a los asesinos.

Utilizar piedras para matar fue una salvaje característica de Sendero Luminoso. Esa práctica feroz tuvo su origen en la oscuridad de la Edad Media cuando las turbas linchaban a pedradas a rivales o a “impuros” o a indefensos. Conforme avanzó la humanidad, esa práctica bárbara se fue dejando de lado y en la actualidad solo persiste en el mundo islámico —mujeres en Afganistán muertas a pedradas— y, vergüenza nuestra, en los violentos herederos del terrorismo de Sendero Luminoso que han pasado a llamarse “manifestantes”.

La barbarie de estos meses está acompañada, pobre país, de otra desgracia: cierta prensa difunde los hechos y exhibe a las víctimas pero guarda silencio respecto de los autores mientras la arcaica izquierda y los incultos progres guardan silencio ante la práctica bestial de las agresiones con piedras lanzadas desde la cobarde muchedumbre. Son los mismos que, en cambio, chillan cuando un violento termina rasguñado, herido o abatido.

Un policía quemado vivo, seis jóvenes soldados cercados y apedreados. Situaciones de brutalidad que se encubren. ¿Qué programa periodístico o diario o portal web ha investigado el asesinato del policía José Luis Soncco, quemado vivo? Ninguno. ¿Cuáles de esos medios va a investigar o, al menos, exigir que los causantes de la muerte de los soldados sean sancionados? No les interesa. El disparate proferido por Patricia del Río es todo un retrato del sector caviar. En medio de la muerte de los soldados planteó que les “enseñen a nadar”. Pero si se ahogaba uno de los que arrojaba piedras, estarían pidiendo destituciones y procesos. Tal es su retorcida escala de valores.

La asonada de violencia iniciada en diciembre, tiene origen en los herederos de Abimael Guzmán. Ya cesó el disparate del “No al terruqueo” pero aún no se termina de entender que ahora ya no dinamitan ni ponen coches-bomba, ahora actúan con el disfraz de la política y desde dentro del sistema democrático. Pedro Castillo es integrante de la versión del senderismo que hoy se llama Fenatep, el sindicato al que, desde el gobierno y en apenas 48 horas, le dieron vigencia Castillo —el que cantaba las marchas de Sendero Luminoso— y el episódico ministro Iber Maraví, partícipe en atentados terroristas en los años ochenta y en estas semanas, en Ayacucho, estuvo junto a la capturada Camarada Cusi.

La historia no es una fotocopia pero los antecedentes y los nexos con el pasado tienen un rol esencial. Esta vez no existe un líder como Abimael Guzmán cuya demencia tenía la ficción de supuestos ideales maoístas. Los subversivos de hoy son más burdos. No tienen ideología alguna, carecen de un proyecto y, por lo mismo, son capaces de todo pacto. No son políticos ni sus reclamos son para construir un país. Son producto del peligroso país informal que se ha impuesto en estos años.

Esa informalidad, financiada por el narcotráfico y la minería ilegal, es cada vez más audaz. La muestra más notoria es que lograron llegar al poder en julio de 2021 y se organizaron para sostener el golpe de Estado perpetrado por Pedro Castillo. No les resultó pero ante el fracaso del operativo golpista, salieron de inmediato a las calles porque ya estaban preparados y financiados y por eso han logrado sostener una larga asonada de violencia desde diciembre.

¿Tienen un líder visible? ¿Son una organización legítima y reconocible? ¿Han presentado un proyecto alternativo de desarrollo del país? Nada. Solo la violencia y una frase: Asamblea Constituyente. Detrás, agazapado, el pacto entre herederos de Sendero Luminoso, narcotráfico y mineros informales.

El problema está en que los violentos son defendidos por la mayoría de los medios de comunicación, la izquierda arcaica, cierto sector de políticos y los insensatos caviares. Y allí existe una cuestionable actitud en aquellos que atacan a los militares y policías que tratan de contener la violencia. Están siendo sumamente irresponsables o excesivamente ignorantes o ¿tendrán turbios intereses? porque ¿cómo explicar su apoyo a la violencia? ¿cómo explicar que elijan llamar “manifestantes pacíficos” a terroristas que toman aeropuertos o cortan carreteras o apedrean o queman a seres humanos?

En el contexto de violencia actual, es muy grave que existan políticos, “líderes de opinión” y periodistas que cuestionan con ímpetu al ejército y a la policía y, a la vez, son tolerantes, indulgentes, silenciosos ante los violentos. Quienes así se comportan, están contribuyendo a socavar nuestra débil democracia.

El rol de las Fuerzas del Orden es defender a una sociedad contra la violencia. Si se va a cuestionar a los militares y policías; si se va a llegar al extremo de que la muerte de seis jóvenes soldados no le importe a nadie; si se insiste en soslayar las brutales acciones de quienes queman vivo a un policía, entonces, deben explicar las razones de su sospechoso comportamiento y, en el caso de los periodistas, no deben protestar cuando los ciudadanos los califican utilizando términos que aluden a la falta de honradez.

En cuánto a la presidente Boluarte y su primer ministro Otárola, la pregunta es directa: ¿por qué no asumen la responsabilidad de gobernar y ponen tras las rejas a los cabecillas identificados de esta asonada iniciada en diciembre?

Comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Opinión

Elección presidencial 2026

Lee la columna de Luiz Carlos Reátegui

Avatar photo

Published

on

La campaña hacia el sillón presidencial 2026 ha empezado con cierta anticipación en virtud a la disposición de los plazos actuales y sinceramente desde que tengo uso de razón, no recuerdo una elección tan pero tan atomizada, definitivamente es un golpe brutal a la legitimidad social, ciudadanos orillados y empujados a siempre tener que terminar votando por el menos malo, a (como diría Mario Vargas Llosa) elegir en segunda vuelta entre el cáncer y el sida.

El “remedio” de la reforma para el fortalecimiento de los partidos es peor que la enfermedad misma, cualquier hijo de vecino oportunista y a veces (para peor) sin experiencia en gestión se hace como dueño de un partido a granel y empieza a vender al mejor postor los espacios y las candidaturas, justamente ahí empieza el caldo de cultivo de este sistema político tradicional corrupto en donde todo se compra y todo se vende, los principales responsables son los partidos tradicionales ya que desde los años 90 han institucionalizado el clientelismo, ellos provocan adrede este caos para pescar a río revuelto, por esos partidos tradicionales (Acción Popular, Fuerza Popular, Apra, Ppc, App, Avanza País, Podemos Perú, entre otros), por esos nadie debería votar porque solo han legislado a conveniencia.

Lamentablemente en esta nueva elección tendremos candidatos que pasen otra vez a una segunda vuelta con un risible 10% ó 12% como ocurrió en la elección anterior, valiéndose de su miserable voto duro. Sumado a que en consecuencia se tendrá a senadores y diputados electos con solo 3 mil ó 5 mil votos. Una burla y una metida de dedo a todos los peruanos por donde se lo mire. Por culpa de ellos (los partidos tradicionales) somos el hazmerreír internacional pues por primera vez en la historia del mundo un país como el Perú ingresaría a una contienda electoral con casi 50 partidos que tendrían lista su inscripción para participar con todas las de la ley. Una vergüenza que ya se empieza a comentar en diversos medios extranjeros.

Pero ante este desmadre provocado estratégicamente por los partidos tradicionales (ninguna crisis política ni socioeconómica es casualidad), ante tantas argucias y globos de ensayo que son más que evidentes ¿qué podría salirles mal en su cálculo? El latente voto de protesta que a veces aparece como un oasis de agua fresca en medio de la nada apática. Un partido nuevo recién inscrito que presente buenos cuadros, con perfiles técnicos responsables que sepa capitalizar el descontento ciudadano generalizado.

Se debe apostar por el recambio generacional en todas las líneas, Gobierno Central, Gobierno Regional y Gobierno Local, por los jóvenes y nuevos políticos que marquen la diferencia, que tengan nuevas ideas, que garanticen de alguna manera la tan anhelada honestidad y transparencia, con ideales firmes de ser parte de una camada de autoridades impecables e intachables con pasión de querer hacer las cosas bien, a esos hay que mirarlos, con ellos debemos estar atentos, a ellos hay que elegirlos para que nos devuelvan la paz. Tengamos Fe en el Perú.

(Columna publicada en diario La Razón)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Ron King y la contracultura

Lee la columna de Rodolfo Ybarra

Avatar photo

Published

on

En los ochenta, uno de los bastiones de la contracultura musical era la avenida La Colmena, al pie de la Villarreal, en el centro de Lima, ahí acudían todos los interesados en otro tipo de música, aparte de lo que salía en “1160”, radio Panamericana o Estudio 92; y era común ver a ciertos personajes como Vicente Fu, “Borrego”, Paco de a luca, Alipio “Petete” o Ron King que vendían, casetes, vinilos y merchandising: polos, pines, fanzines y un largo etcétera de accesorios porque los buenos soldados anarcos y metaleros necesitan sus propios pertrechos.
Beto Ortiz, en ese tiempo periodista de Caretas, le hizo un reportaje a Marco Antonio Ramos, aka Ron King, el “rey del ron” que, con su casaca de cuero negro, sus jeans roídos y sus lentes oscuros miraba hacia el infierno de la avenida y de la realidad.

Eran los años de grave crisis económica, multiterrorismo y también la formación de la escena roquera limensi, Kranium, Óxido, Almas Inmortales junto a QEPD Carreño, Voz Propia, Leucemia, Narcosis. También los colmeneros AnalVomit y Hadez. Y los epicentros eran la Caverna Rock del jirón Moquegua, Malambito, la No helden del jirón Chincha, el Hueco de Santa Beatriz, etc.

Hace unas semanas nos enteramos del resquebrajado estado de salud de Ron King e incluso corrió un bulo que lo daba por muerto. Entonces la gente subte unió fuerzas y se hizo un concierto en san Martín de Porres donde la banda original Hadez y su guitarrista blackstar Jhon Capcha remeció a los vecinos. Los metaleros de antaño hicieron con las manos el símbolo de Alex Cooper.

Ron King que antes ha batallado por mejores condiciones para los artistas y roqueros peruanos (ver reportajes en diario ojo y La República) se sometió a una cirugía vesicular y mejora de forma lenta, pero tiene que recuperarse completamente para entregarnos esa voz cavernosa y de ultratumba y para eso se está realizando este sábado 27 de julio el concierto “Re-habilitación, el monstruo sigue vivo” en la Asociación Cultural y Musical “Chabuca Granda” que contará con diferentes bandas de rock en variados estilos: Piero Bustos y del Pueblo, Cirko Terror, Perro Negro, Psicosis, LSD, Bestial Rites, Espíritu de Hierro, Hellthrasher, Inri, etc. Así también participarán los aguerridos poetas de “Funeral Poesía”: Miguel Fegale, Natalie Celio, Primo Mujica, Pantro Funeral, SIlenza Lies, Danilo Rara, entre otros. ¡Ahí nos vemos!

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

La revolución social silenciosa

Lee la columna de Tino Santander

Avatar photo

Published

on

Por Tino Santander

El Gobierno de Dina Boluarte y el Congreso han creado las condiciones para que la inmensa mayoría se rebele. Las multitudes están en los mercados y en las calles sobreviviendo; los gremios médicos y los trabajadores de salud exigen la renuncia del ministro por su manifiesta incompetencia; la prensa independiente denuncia actos de corrupción en el gobierno, en las regiones, en la Fiscalía, en el Congreso, en el Ministerio del interior y en el comando policial.

Los bancos amenazan a millones de familias con embargos de sus propiedades; las empresas privadas de servicios públicos no dan un servicio eficiente, sin embargo, cortan los servicios básicos sin piedad. Los millonarios no quieren pagar impuestos, como lo hacen en Europa y Norteamérica. El Estado anuncia una serie de programas de reactivación económica que no funcionan. La reconstrucción del norte es una estafa; diez de millones peruanos sin agua ni desagüe viven en la indignidad. Millones de agricultores exigen una política agraria que promueva la agroexportación (construcción de infraestructura agraria, asistencia técnica y crédito competitivo).

La inmensa mayoría no espera nada de los políticos, ni del Gobierno, ni de los empresarios agremiados a la Confiep. Tampoco, confían en los gremios sindicales, ni en los frentes de defensa, ni en los partidos de izquierda y de derecha.  Una minoría activa quiere una insurrección como la chilena que quemó iglesias y bienes públicos para acabar con el régimen neoliberal. Esa movilización fracasó y paradójicamente consolidó la Constitución de Pinochet. En el Perú la insurrección fue violenta y en su seno se gestó una contra insurrección de las clases medias y los emprendedores que se aliaron con la policía para acabar con los “vándalos”.

NO existe la nación peruana, sino, un conjunto de tribus y estamentos que habitan un territorio llamado Perú. La inmensa mayoría convive con el crimen organizado (narcotráfico; minería ilegal; lavado de activos; proveedores del estado que financian movimientos regionales; tala ilegal; etc.) Aproximadamente las economías ilegales generaron US$9,805 millones anuales, cifra equivalente al 4% del PBI nacional del 2023 [1]

La revolución de las tribus es silenciosa y está protagonizada por los migrantes que retornan a sus pueblos para volver a la agricultura y a la economía de subsistencia; por millones de familias emprendedoras que luchan por democratizar el crédito a través de la competencia financiera para bajar los intereses y hacer de los bancos un instrumento de desarrollo; por los jóvenes que huyen del Perú al mundo desarrollado en busca de un destino mejor; por las multitudes que sobreviven en el comercio ambulatorio y en el heroico emprendimiento familiar.

Esta transformación silenciosa está configurando nuevas formas de organización social. El Perú oficial no ve ni entiende este proceso que está en marcha. La rebelión de Túpac Amaru fue una de las más violentas de América Latina y a pesar de las inmensas desigualdades, las transformaciones sociales en el Perú no han sido sangrientas como en otras partes del mundo. Pero esta revolución silenciosa que está desarrollándose no va a ser pacífica. Ni los cuarenta partidos y sus quince mil candidatos al Congreso detendrán la insurrección que se viene.


[1] Cfr. https://amcham.org.pe/news/el-tamano-de-las-economias-ilegales-en-el-peru/

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Los olvidados de Dina Boluarte

Lee la columna de Edwin Cavello

Avatar photo

Published

on

El pasado lunes, el desatinado comentario del director de Soberanía Territorial de la Cancillería colombiana, Diego Felipe Cadena Montenegro, encendió la alarma en la Cancillería peruana, tras señalar al propio alcalde de la isla Santa Rosa (Loreto), Jack Iván Yovera, que el territorio no está definido entre los gobiernos peruano y colombiano.

“El régimen legal de la Isla Santa Rosa no está definido entre los Gobiernos de Colombia y Perú. Legalmente, usted puede hablar como representante del gobierno de Perú, pero si es como alcalde de una isla, tengo que decir que esa isla es una Isla nueva, no asignada y ocupada irregularmente por el Perú”, indicó el diplomático colombiano.

Este grosero altercado fronterizo también llegó al Congreso donde parlamentarios como Karol Paredes y Guido Bellido levantaron su voz en defensa de nuestro territorio. Luego de dos días de envíos de documentos y movilización de las Fuerzas Armadas a la frontera, el alcalde de la ciudad de Leticia de Colombia, Elquin Uni Heredia, pidió disculpas al Perú por el incidente con el director de soberanía de la Cancillería de su país. Hasta ahí las aguas se estaban calmando pero gracias a este exabrupto fronterizo,  se pudo conocer la triste realidad de los pobladores de la isla Santa Rosa.

El alcalde Yván Yovera solicitó de manera enfática priorizar la creación del distrito de Santa Rosa con la finalidad de que puedan realizar sus propios expedientes y plantear soluciones a la problemática de la isla que por años solo recibe desidia de los gobiernos de turno.

Además, en el programa de radio de Lima Gris, Jorge Linares Peña, reconocido gestor turístico cultural y gastronómico de la región de Loreto señaló: Antes de cualquier cosa es que Santa Rosa sea distrito. Después de eso necesitamos mejoramiento del centro de salud, tecnología, tener un embarcadero fluvial, reforzamiento de nuestras Fuerzas Armadas y policiales. Los mismos policías no tienen ni municiones, no tienen herramientas para combatir el narcotráfico, no tienen embarcaciones fluviales para patrullar”.

Es decir, la isla Santa Rosa, sus pobladores y los efectivos de las Fuerzas Armadas se encuentran abandonados por el gobierno de Dina Boluarte. Esta terrible situación se repite también en la fronterza con Brasil. La realidad es que la señora de los Rolex y del chifa continúa empujando el país al abismo.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Galdos Rivas el inmortal

El mago del color rumbo al centenario de su natalicio.

Avatar photo

Published

on

‘El mago del color’ Enrique Galdos Rivas ha cumplido 91 años de edad y continúa pintando como hace 75 años. En 1959 egresó de la promoción más histórica de la Escuela de Bellas Artes y ganó la medalla de oro. Durante mucho tiempo enseñó en su alma mater y formó a importantes pintores que hoy le rinden infinitos agradecimientos. Dicen que nadie es profeta en su tierra—si recordamos que el Ministerio de Cultura se negó a premiarlo con los estímulos económicos y desechó su proyecto que buscaba entregar su casa como museo, y prefirieron darle el incentivo pecuniario al proyecto “Mi cuerpa, mis reglas”.

Si bien un sector de la crítica siempre admiró al irreverente Galdos desde el ‘backstage’, tampoco le brindaron primeras planas, como sí lo hacían con otros artistas del ‘circulito’ elitista: “En los años ’65 y ’66 gané dos premios y esos premios los expusieron en el mismo lugar del diario El Comercio; entonces, yo dije: “Esta es mi respuesta a estos señores críticos que me tratan mal”. La genialidad del maestro traspasó fronteras internacionalmente y le rinden honores en el mundo entero, porque sus obras son exhibidas en bienales, festivales, ferias de arte y exposiciones privadas; no por algo, la crítica internacional lo ha reseñado en más de 40 publicaciones mundiales: “Con Galdos, el arte peruano contemporáneo se abrió el camino de una geometralidad más humanizada en el arte, de tonalidades vivas”.

Apenas hace unos meses en la XIV edición de la Bienal de Florencia, fue recibido con honores y le otorgaron el Premio ‘Lorenzo Il Magnifico’ a la Trayectoria, por su contribución a la cultura mundial. Galdos, además de ser un magnífico cantor de tangos y boleros, es un artista excelso, académico, iconoclasta, retador y sobre todo vigente. Talvez lo más grandioso de sus obras recae en la cromática excepcional que solo él sabe lograr. Los colores de sus trabajos no solo son mágicos, trasgresores y diáfanos. Además, trasmiten emociones y se asemejan a los gobelinos texturados gracias al empaste de sus magníficas pinceladas.

“Yo nunca he querido morir como todo el mundo, pero siempre hablo de la muerte y hasta me gusta hacer chistes: que yo ya estoy muerto”. No maestro Galdos… tú nunca morirás, porque ya eres inmortal.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Descansa en paz, Leo Casas

Lee la columna de Edwin Sarmiento

Avatar photo

Published

on

Por Edwin Sarmiento

Mi amigo Leo Casas ha muerto. Tengo un dolor muy fuerte. Lo recordaré con cada huayno que escuche con mandolina, guitarra y violín. Así fue cómo disfrutamos la vida en muchos momentos de ese pasado que no retornará. Donde quiera estés, querido Leo, descansa en paz. Ahora comparto unas líneas que publiqué el 29 de mayo de 2015 en esta red. Esto es lo que dije entonces:

Fue un encuentro entre viejos amigos. A Leo Casas lo conocí hace tantos años, en casa de Guillermo Gutiérrez, heredero de una de las pocas familias de Puquio con apellidos de una rancia oligarquía provinciana. Cuando vi, por primera vez, a Leo él tocaba la mandolina con una pasión infinita, junto a otros amigos que tocaban guitarras en distintos acordes, sobre todo en el baulín, para acompañar los cantos de indígenas que llevaba Leo en su repertorio. Me llamó la atención su perfecto quechua, limpio y poético, como acostumbran hablar en el campo, siendo él un blanco misti entre los mistis. No recuerdo si había llegado a Puquio para terminar la secundaria, desde su Cusco rojo, rojo será, o si llegó a iniciar su vida profesional, porque cuando lo conocí él ya era un docto en las ciencias sociales. Pero no fue esto, lo que me unió a él: fue su terca adhesión al pensamiento arguediano, que lo vivía en cada sudor de su vida. Convencido de la grandeza humana del hombre de campo, Leo dedicó su tiempo a estudiar la cultura del sur andino, empezando por entender su lengua quechua, hasta regodearse con la frescura de la música indígena y no mestiza.

En esas circunstancias es que lo escuché cantar huaynos que sólo los entonaban campesinos de muchos pueblos de Lucanas, por ser auténticamente indígenas y no mestizas que presentan algunas variantes. Los huaynos que Leo prefería estaban más hermanados del ancestral harawi, llenos de nostalgia, de dolor, pero también de reproche, de reclamo, de alegría a raudales. Y fue precisamente este aspecto, que Leo quiso demostrar, hace unos días, en la Casa Museo Mariátegui, cuando habló sobre lirismo, humor y naturaleza en el canto quechua. Contra lo que comúnmente la gente piensa de los campesinos, que son seres tristes, conformistas, retraídos, sumisos y todo cuanto se le parezca, él sostiene que es todo lo contrario y que nada mejor que entonar sus canciones para entender que los campesinos son, en el fondo, verdaderos juglares, tan poetas como Eloy Jáuregui, diestros en el manejo de metáforas y otros recursos muy propios de la creación poética. Leo empezó a cantar huaynos indígenas, tan ancestrales, tan puros en sus melodías, tan prístinos en su lenguaje mágico que el auditorio quedó subyugado no sólo por la buena interpretación musical, sino porque fuimos advertidos que los campesinos se aferran a sus querencias y no quieren dejar sus comunidades, aun cuando sus huaynos se refieran al adiós y hasta cuando yo regrese, palomitay. Y Leo cantó en quechua, pensó en quechua y nos dijo que era mejor así, para entender a diez millones de peruanos quechua hablantes que caminamos por el Perú, sin ser descubiertos del todo.

Comentarios
Continue Reading

Opinión

La depresión, el hombre, el arte

Lee la columna de Julio Barco

Avatar photo

Published

on

La depresión es una de las grandes enfermedades del mundo. Actualmente, según recientes datos del INEI (2024) se supo que hay cinco intentos de suicidio de jóvenes al día. Esta cifra, aunque desapercibida, dice mucho de cómo ciertas enfermedades mentales pueden acabar con la vida humana. En ese sentido, no deja de ser significativo que uno de nuestros más grandes escritores, José María Arguedas Altamirano, fundador como pocos del espíritu andino, consumiera su corazón en los fuegos azules de la infinita tristeza. Cuando pensamos en la obra de un escritor capital, la biografía se torna superflua: exigen los barthesianos huir del biografismo. Sin embargo, en la vida de nuestro autor, en diferentes obras, pero especialmente en El zorro de arriba y el zorro de abajo o El Sexto, los limites ficción y realidad son gaseosos. Porque en Arguedas, el Yo niega la posibilidad de la extinción del autor, dado que su versión no es posible desde la otredad. Así, leemos reflexiones en su obra póstuma: El encuentro con una zamba gorda, joven, prostituta, me devolvió eso que los médicos llaman “tono de vida”. El encuentro con aquella alegre mujer debió ser el toque sutil, complejísimo que mi cuerpo y alma necesitaban, para recuperar el roto vínculo con todas las cosas. (pág.17) ¿Qué hay detrás de aquella voz? ¿Acaso esta obra no es literatura de la realidad misma del autor? Su historia es conocida y es la historia del rechazo. Desde niño, huérfano; después, adulto, poco entendido (el famoso “he vivido en vano” frente a los antropólogos y la polémica contra Julio Cortázar). Su vida fue un divagar en la búsqueda de amor y ternura. Exaltación, viaje, destino: lo cierto es que las exaltaciones lo llevaron a diversos estados de ánimo. Ya desde 1790, autores como Melchior Adam Weickhard, asociaron la depresión como un estado contrario a la excitación. Así, podía producir síntomas como la tristeza, la envidia, la desesperación o el suicidio: He vuelto —señala Arguedas— de un viaje inútil (…). Habrán de dispensarme lo que hay de petitorio (…) si el balazo se da y acierta. (pág.221)

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

La voz de Bielsa también alcanza a Perú, por Umberto Jara

Lee la columna de Umberto Jara

Avatar photo

Published

on

Por Umberto Jara

Al final de esta tarde en la ciudad de Charlotte, en los Estados Unidos de Norteamérica, el técnico Marcelo Bielsa brindó una conferencia de prensa valiente y ejemplar. En estos tiempos la obligación de decir las cosas como son se ha convertido en un mérito, y Bielsa asumió esa obligación sin temor a las consecuencias. Dijo, en voz alta y firme, lo que todos sabemos y pocos se atreven a decir: la gran mayoría del periodismo continental es cómplice del poder.

En concreto, Bielsa dijo que el periodismo no se atreve a señalar la cuestionable actuación de los que ostentan el poder en el fútbol. Señaló que un buen sector del periodismo sirve a los intereses de los dirigentes y no cumple con la función que realmente debe tener: mostrar aquello que no se hace correctamente. Más todavía, manifestó que un gran sector del periodismo no cumple con su real función de informar porque elige servir a los intereses dirigenciales a cambio de las ventajas que obtienen. Y lo que Bielsa expresó alcanza no solo a los periodistas sino a los dueños de los medios que, en última instancia, son los que permiten la situación descrita.

Seguramente será criticado porque en un mundo Tik Tok no gusta el estilo frontal. También será discutido, por ejemplo, por varios de los impresentables de ESPN versión Argentina. Lo cierto es que expuso una inmensa verdad: los problemas del fútbol sudamericano provienen de la Conmebol, una institución corrupta presidida, desde el 2016, por Alejandro Domínguez, un personaje que, desde su sede central en Asunción, recluta a personajes con antecedentes cuestionables que, a cambio de prebendas, le permiten entronizarse en el cargo.

Lo dicho por Bielsa —cuyo derecho a hablar como habla se lo ha ganado por su gran nivel profesional y su limpia trayectoria— alcanza no solo a Uruguay, a cuyos futbolistas la Conmebol pretende sancionar para encubrir todos los errores cometidos en la organización de la Copa América 2024. En realidad, ha desnudado la corrupción del fútbol en Sudamérica: las componendas de la Conmebol con las empresas que transmiten los torneos; la designación de árbitros; los pactos con el periodismo; y las amenazas a directores técnicos y futbolistas que se atreven a levantar la voz.

Todo lo señalado por Bielsa alcanza al Perú. Un facineroso llamado Agustín Lozano preside la Federación Peruana de Futbol (FPF) junto a un directorio compuesto, en su mayoría, por gente de su misma calaña. El protector de Lozano es el titular de la Conmebol, Alejandro Domínguez, quien a sabiendas de que el fútbol peruano está destruido por la corrupción lo mantiene en el cargo.

Lo digo con pleno conocimiento de causa porque estuve en la Conmebol y presenté sólidas pruebas sobre la millonaria reventa de entradas liderada por Lozano y que constituye delito de lavado de activos. Han pasado cinco años y Lozano sigue en funciones. La misma información fue entregada a la FIFA y Lozano sigue en su puesto. ¿Qué significa? Que quienes detentan el poder en el fútbol son corruptos que protegen a los corruptos que manejan las federaciones locales. Y los protegen a pesar de que en sus reglamentos existen normas muy claras que deberían dejar fuera de juego a personajes como Agustín Lozano cuya actividad delictiva abarca, incluso, mas allá del fútbol por las decenas de denuncias penales que existen contra él.

¿Qué hace un mayoritario sector del periodismo peruano? Exactamente lo que Bielsa ha denunciado: desviar la atención para que el corrupto se proteja. El periodismo nacional cuestiona que no haya logros deportivos; se indigna porque la selección peruana fracasa en las competencias internacionales; se crispa porque el torneo local es un desastre pero pasa por alto la causa de todos los males: la gestión de Agustín Lozano en la FPF.

No existe ninguna campaña sostenida, ninguna investigación colectiva y firme que logre la caída de Agustín Lozano mostrando el problema principal: la dirigencia ha esfumado el dinero de la FPF; ha destruido las divisiones menores y por eso no surgen figuras; se ha apropiado de los derechos de televisión que era la única fuente de supervivencia de los clubes que, en poco tiempo, se irán a la quiebra.

¿Qué hace la mayoría del periodismo nacional? Nada. Muestra los problemas pero no se ocupa de aquel que origina esos problemas. ¿Alguien se atreve a investigar los pactos oscuros que tiene Agustín Lozano con el Ministerio Público y por eso no va preso a pesar de las numerosas pruebas? ¿Alguien se atreve a señalar que el famoso fiscal Rafael Vela Barba lo protege? ¿Alguien sabe que el fiscal Carlos Puma Quispe se niega a actuar?

No estoy descubriendo nada. En las páginas de ONCE Digital hemos publicado decenas de investigaciones y casi ningún periodista de televisión o prensa gráfica se ha interesado en hacer de todo esto una causa común para evitar que se siga destruyendo el fútbol peruano que bastante destruido ya está.

A este tema también se ha referido Marcelo Bielsa en su histórica conferencia de prensa hecha de decencia y valentía: “¡Todas las mentiras que han dicho diciendo que las canchas están perfectas, o los campos de entrenamiento están perfectos! Esto es una plaga de mentirosos”.

Así estamos. Lo único que existe es tristeza porque los hinchas, los abuelos, los padres, los hijos y los nietos no pueden disfrutar de la hermosa alegría que da el fútbol. Lo que Marcelo Bielsa ha dicho, desde su amor al fútbol, es que no debemos dejar que los dirigentes corruptos nos quiten la alegría incomparable que otorga una pelota que no se mancha.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

PUBLICIDAD

PRNEWS

PARTNER

 

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending