Connect with us

Cultura

IDENTIKIT IDEOLÓGICO Y POSIBLE PLAGIO ENTRE “EL JUEGO DEL CALAMAR” Y LA NOVELA “MATAGENTE”

Los parecidos entre El Juego del Calamar y Matagente no estaría solo en el plano de los títulos (juego de niños) o del género gore, sino en lo ideológico, en la esencia que sostiene tanto la novela como la serie de Netflix: crítica social, homofobia, xenofobia, crítica al fracaso de una sociedad donde los trabajadores, incluido a profesionales, no tienen otra salida que matar o matarse entre ellos. Y como último recurso está el juego que los puede religar y, claro, donde pueden también perder todo.

Published

on

Después de recibir muchas llamadas y correos de amigos escritores sobre la similitud de mi novela Matagente y la famosa serie de Netflix El Juego del Calamar y después de revisar varias veces dicha serie y consultar con especialistas en el tema, paso a decir lo siguiente:

Para hacer una computadora, primero se inventó la electricidad, los parlantes, el televisor, etc.  Así como para fabricar una bomba atómica primero se tuvieron que inventar los detonantes, el uranio enrarecido, el plutonio, entender las reacciones en cadena, fisión y fusión nuclear, etc. Asimismo, El juego del Calamar (EJDC) –o The Squid Game–, la controversial serie de Netflix, ha tenido sus propios antecedentes, no solo el cine de terror o películas como Rojo y Azul o los cómics japoneses, Battel Royale, Alice in Borderland y As The Gods Will, sino también habría tenido la influencia de libros como Matagente, una novela gore escrita en Perú por este servidor, donde el juego de niños está presente y donde hasta los personajes que mueren son delincuentes, perdedores, gente de malvivir que están fuera del sistema o el detritus de una sociedad. Eso aparte que trata –tanto la novela como la serie– de la pérdida de inocencia, conflicto de clases sociales y las exigencias de vivir en un sistema capitalista. 

Y es que leer Matagente no sería difícil para un profesor de Cultura Global  como es Hwang Dong-hyuk, el director de origen surcoreano de EJDC, quien ha ido a estudiar a Estados Unidos. Aquí dejo constancia de la presencia de Matagente en las bibliotecas universitarias de EU: https://www.worldcat.org/title/matagente-manual-de-autoayuda-para-cometer-un-crimen/oclc/820836184?fbclid=IwAR0Qu03QhZG6tyTsIkxbYLn35GsCb8YK8dj6BU-XtqkU3Ko0veV8IfMoPio.

Publiqué mi novela gore Matagente en 2012, donde lo más resaltante es la cuestión lúdica, no solo por el asunto del “manual” (“Manual para cometer un crimen”, tal y como consta en el subtítulo), sino porque siendo un libro sobre asesinatos lo vincula con el juego de niños: matagente; y en varias páginas se desarrolla esta idea enlazada al divertimento, la distracción y el recreo a los crímenes. Cuestión que también hace El Juego del Calamar. Y la similitud llega a niveles sorprendentes como en la pg. 169 de Matagente, texto que tranquilamente podría abrir esta serie televisiva que triunfa en más de 90 países y tiene a más de 100 millones de seguidores en el mundo:

“El juego consiste en avanzar hasta donde te lo permitan. Los participantes deberán tomar su posición de combate. En el desarrollo de la performance nos daremos cuenta que todo es cuestión de lanzar el arma blanca o apretar el gatillo sobre la posible víctima. Para eso se tiene que estudiar el caso, revisar el objetivo, calcular los pormenores y tender la trampa. Lo importante es que tenemos a nuestro favor ese elemento táctico llamado ‘sorpresa’. Total, la víctima no sabe que es la ‘víctima’ hasta que empieza a correr la sangre y el juego empieza a tornarse interesante. Es como si estuviéramos en un safari, como si nos hubieran otorgado, por un momento, la condición del león u otra bestia parecida. (…) Cabe anotar que en el juego, uno tiene que apretar y el otro tiene que ceder, ese es el código binario. No hay opción. Hay que tener en cuenta que en este juego quien pone las reglas somos nosotros; por lo tanto, estamos exceptuados de cualquier “daño colateral” o posible pérdida, y solo nos debemos permitir ganar, coronar nuestro esfuerzo con el triunfo. // En caso de que el juego no siga la línea preestablecida todavía hay una posibilidad de redención. Patear el tablero no se debe ver como un acto de cobardía, sino como un último recurso para preservar nuestra preciosa vida. // Al final tenemos que tener en cuenta de que el juego continúa con o sin nosotros.”

Veamos también la pg. 94 de Matagente: “’La caída’ en algunos casos se presenta como un juego lúdico; presionado el botón inicial hay que dejarse maniobrar por el odio, la rabia y la violencia contenida, produciendo una liberación de energía que necesariamente tendrá que buscar a una víctima y como consecuencia a un victimario. La idea del ‘ludismo’ arrastra consigo ciertas reglas que pueden verse afectadas según se desarrollen los hechos, es decir, no es igual si ‘la caída’ me sobreviene con un policía o con un vagabundo, tampoco es igual si me sobreviene en plena vía pública o en un elevador con un ascensorista minusválido, atado a su bando, sin más emoción que lo de sus ojos desorbitados cuando le aprieto el cuello antes de degollarlo sin mayores miramientos.  El juego lúdico es siempre un arma de doble filo, hay que andarse con cuidado, sobre todo porque en este mundo las apariencias engañan y un enano sin pelos en la cabeza podría ser desde un cura hasta un oficial de policía. Y si es verdad que en la calle todos miran a todos, también es cierto que nadie se mete con nadie, es como si en el tablero de ajedrez cada cuadrito no tuviera relación el otro cuadrito y así el tablero-mundo solo fuera una relación inconexa de cuadritos que encuentran su destino dentro a de sus limitados espacios. ‘La caída’ me hizo recordar una vez, mientras le arrancaba la lengua a una vieja odiosa que solía pegarle a su niño, que todo juego tiene sus reglas pero es posible ganar haciendo trampa, es cuestión de tacto, tino y buena suerte, sobre todo esto último que es producto de la intención y de hacer las cosas bien hechas logrando un desarrollo óptimo de nuestros actos con respecto al oficio.”

En Matagente el juego es lúdico, en el JDC el juego es literal. Asimismo tanto la novela como la serie se mueven en un mundo gore de  crímenes, misoginia, homofobia, xenofobia (por ejemplo, cuando habla el paquistaní en la serie) y dentro de tanta miseria humana hay enseñanzas como la del viejo que les dice como tirar de la soga (aunque el viejo terminaría por ser un impostor). Se ve tráfico y manipulación de órganos humanos, algo que también se ve en Matagente. Uno de los personajes de EJDC cuenta que violaron a una muerta (cap 5), lo mismo pasa en Matagente, pg. 141: “Me pareció divertido que esa cabeza solo haya sido un conducto al vacío, un recipiente momentáneo de mis necesidades fisiológicas. Después abrí el refrigerador, saqué los intestinos afuera y me puse a pensar en su funcionalidad”. Pg. 215: “Me acerco por atrás donde también he dejado una obertura. El cuerpo todavía humea y parece tener movimiento propio, pero es el balanceo constante del tecle, casi como un columpio. Y, antes de que empiece el rigor mortis y a enfriarse, empiezo a penetrarla…”.

En el capítulo 6 de EJDC sucede el juego de las canicas. En el Capítulo 7 uno de los personajes dice: “¿Cómo se hacen llamar seres humanos”? Frases y hechos que aparecen en Matagente en diferentes formas y que se puede cotejar con lo que se dice en Matagente, pg. 172: “La muerte hozaba en sus espaldas y la mayoría de estos muertos vivientes quería dejar el último suspiro en un ‘lugar decente’ como si eso los limpiara de toda una vida de precariedades, vejaciones y carencias, y como si de esta forma recuperaran la condición de seres humanos”. Capítulo 9: otro de los personajes dice: “Ella moriría de todos modos, solo elegí acabar con su dolor” que es casi lo mismo que dice el personaje Atoj en un sinnúmero de pasajes: Matagente, pg. 110: “Mi conciencia nunca me permitió caer en la debilidad del arrepentimiento o de la conmiseración. Jamás tuve sentimiento de culpa por los crímenes que cometí. Siempre he pensado que deberían agradecerme “por hacer el bien”.  Matagente, pag. 112: “Toda esa gente estaba muerta y yo tenía que hacer algo. Ese era otro mundo, parecía un campo de concentración, alguien tenía que hacer el trabajo sucio. Llegamos a una avenida ancha en la que al parecer los mundos se dividían. Muchas personas se amontonaron alrededor del carro, el taxista los arreó con una sola frase: ‘a la vuelta, recién he salido a trabajar’, y todos se hicieron a un lado. Noté los brazos de un niño carcomidos por la lepra, ébola, ántrax o alguna enfermedad parecida. No había nada que hacer, era cuestión de tiempo, ya estaba pedido por la muerte. Me hubiera gustado embestirlo con el carro, pero yo estaba al lado, fuera de toda decisión inteligente siendo llevado a ese mundo que no era mi mundo y al que también irremediablemente tendría que destruir o, por lo menos, intentarlo”.

Aquí algunos juegos que se mencionan en la novela Matagente: el juego del trompo: pg. 37: “Entonces cogí mi trompo que adrede lo había dejado en ‘la mesita de noche’ y con la punta del clavo se lo hundí en pleno plexo solar, y luego de hincarla en varios puntos de su pecho, corazón y pulmones inclusive, terminé clavándola en sus dos ojos”.

Baseball, pg. 52: “Mamá estuvo deprimida un tiempo y dijo que soñaba que los dientes se le caían y que alguien parecido a un enano la golpeaba con un bate de baseball”.

Correquetealcanzo, pg. 100: “Detrás de un árbol miraba cómo una niña blanca de trenzas doradas, vestidito rosado arriba de las rodillas y mediecitas de colores, jugaba al correquetealcanzo en la puerta de una cochera; parecía “risitos de oro”, Dorothy o una de las pequeñas de La Familia Ingalls que se había extraviado en esta selva de cemento donde todo puede suceder para suerte de algunos”. (…) El juego consistía en coger a los ‘rivales’ y llevarlos a un lugar en el que estarían protegidos. El que más “rivales” capturaba se hacía acreedor del triunfo. La niña era perezosa, su primitiva sensualidad se dejaba atrapar rápidamente y prefería quedarse sola en la cochera esperando que alguien la viniera a rescatar.”

Canicas, pg. 115: “Acerqué mis uñas a los ojos del león y lo saqué de cuajo: eran canicas verdes.”

Juegos mecánicos, pg. 131: “Recordé al niño del ómnibus, al viejo papagayo, a los ineptos policías y a los histéricos vecinos y me vi a mí mismo como en un juego mecánico en el que era trasladado por brazos ortopédicos a un lugar ignoto”.

Juegos sucios del colegio, pg. 164: “Ellos dictaban las pautas para los “apanados”, “los callejones oscuros”, “los rompepechos”, “los rompeespaldas”, los cachetadones, las lapidaciones y otras bestialidades que se ejercían sobre los menos dotados. “Tuco” y “Tico” sabían cómo zafarse de los problemas, amenazando de mayores golpes y de muerte. Aunque varias veces fueron llevados a la dirección para comparecer por sus malas acciones. Yo mismo me vi la cara con ellos en situaciones de reprensión, pero yo estaba unos pasos más adelante, pensando en cosas mayores, visualizando mi futuro por las cuencas de un cráneo rajado a pedradas, por eso nos hicimos compañeros de ruta; pero era claro que a ellos no les interesaba la inmortalidad y su trato con la violencia era solo coyuntura adolescente, un pasatiempo mientras llegaban las verdaderas responsabilidades”.

Juego de la pelota, pg. 189: “Entonces empecé a patear salvajemente su cabeza como si fuera una pelota de trapo hasta que solo un pellejo amarcigado e infecto sostenía el tronco de lo que parecía un cráneo”.

-Más juegos y/o torturas, pg. 222:

“Soy muy exigente y meticuloso con mis cuestiones personales. De todas formas, tengo una larga lista en orden alfabético, muchas de las cuales no he podido conseguir hasta ahora, porque pertenecen al Medioevo o al oscurantismo y son consideradas casi como reliquias o valiosas antigüedades; entre ellas, y en orden alfabético, están: el aplastacabezas, ideal para necios; el aplastapiernas, para enanos y renacuajos; el aplastapulgares, diseñado para los que se hacen la manicure y la pedicure; el arañador, cuya especialidad es recomendada para los que tienen bello rostro; la atadura, para los que aman la libertad; el azote, para los esclavos de espíritu; el bastinador, para los que tienen aires de artista; la bota española, para los que aman la madre-pútrea; la bola malaya, para los que les gusta jugar con esféricos; el brasero, para los friolentos; el castigo de agua, para los que sufren de hidrofobia; el cepo chino, para los que les gusta tener las manos libres; el cepo simple, para los que les gusta disfrutar de la “libertad”; la cigüeña, para los que aman a los niños; el cilicio, para los ortodoxos y dogmáticos; el cinturón de castidad, para los que no pueden dominar sus ansias; el cinturón de San Erasmo, para los píos; el collar con pesos, para los que les gusta las alhajas; el collar con púas, para los que les gusta exhibir el cuello; las cosquillas, para los que creen en la risa; la crucifi xión, para los estigmáticos y creyentes del basural religioso; la cura de agua, para los negros, simios y todo aquel que tenga la piel sucia; la cuna de Judas, para cualquier “padre de familia”; el desgarrador de senos, para señoritas con implantes mamarios; la doncella de hierro, para todo aquel que tenga pretensiones de realeza; el empalamiento, para gays, transgéneros (LGBT) y otros; la fl auta del alborotador, para adamados y gentuza de dudosa reputación sexual; el frío-calor, para los insensibles; la gota china, para los indoblegables; el garrote, para los que tienen el cuello fuerte; la garrocha, para los enanos; la horquilla, para los esticosos; el horno de pie, para los que andan sin cuidado; el insomnio, para los que duermen mucho; la jaula colgante, para los que aman las alturas; la máscara, para los tímidos o los que sufren de pánico escénico; la melaza, para los que aman la dulzura; el péndulo, para los místicos y practicantes de la magia; la pera, para los sodomitas; la picana eléctrica, para los relajados; la picota del tonel, para los que siempre están en guardia; la posición Shabak, para los sibaritas de la comodidad y el confort; el potro, para los que les gusta domar animales salvajes; el potro en escalera, para los perfeccionistas; la rueda de Santa Catalina, para los religiosos y moralistas; la rueda para despedazar, para los seres íntegros; la ruleta rusa, para los que gustan de las sorpresas o a los que les gusta jugar a la “gallinita ciega”; el sangrado, para los hemofílicos y vampirratas; la sierra, para los masoquistas clásicos; la silla del interrogatorio, para los mudos y seres inferiores de “pocas palabras”; el strappado, para los claustrofóbicos; las tablillas, para los chuecos o los que sufren de genu varu o genu vago; el taburete de sumersión, para los que aman la limpieza del alma; las tenazas, para los que gustan de las exquisiteces; el tormento chino, para los amantes de la cultura asiática; el toro de Falaris, para los que son afi cionados a la tauromaquia; la tortuga, para los lentos y retardados mentales; la tortura del caminante, para los correcaminos y deportistas de “mens sana in córpore sano”; la tortura de la piedra, para los duros de corazón; la turca, para los exóticos; las uñas de gato, para los gustos felinos; la violación, para los castos y vírgenes de mente; el yelmo, para los que gustan de la sobreprotección y los cuidados de mamá y papá, etc., etc.”

Finalmente, los parecidos entre El Juego del Calamar y Matagente no estaría solo en el plano de los títulos (juego de niños) o del género gore, sino en lo ideológico, en la esencia que sostiene tanto la novela como la serie de Netflix: crítica social, homofobia, xenofobia, crítica al fracaso de una sociedad donde los trabajadores, incluido a profesionales, no tienen otra salida que matar o matarse entre ellos. Y como último recurso está el juego que los puede religar y, claro, donde pueden también perder todo. La diferencia con Matagente es que Atoj, el personaje principal, asesina pensando que así está ayudando al mundo al liberar a estas personas sufrientes. Eso aparte de que tanto Matagente como El Juego del Calamar, “son muy violentos, complejos y poco comerciales” (exactamente estas palabras las dijo el director surcoreano Hwang Dong-hyuk sobre su serie). Por lo expuesto y otros, dejo este identikit y posible plagio en manos de mi abogada: Martha Santur de Bieberach,  CAL 51438.

Rodolfo Ybarra 

DNI 09441432

rodolfoybarra@hotmail.com

https://web.facebook.com/rodolfo.ybarra.7/

WhatsApp 967134258

PD: Anexo este artículo del desaparecido escritor Pedro Novoa publicado en 2014 y donde se habla del mismo tópico: infancia, crímenes, pérdida de la inocencia, juegos y otros que implican mi novela Matagente: https://limagris.com/el-desfiguramiento-de-la-infancia-en-la-novela-matagente-de-rodolfo-ybarra/?fbclid=IwAR0RO_lOdNbnGMK1nUBlWa7ZN3ZNQrx4J8N47CKG_jY5KeaEm9Fp8WxDkmQ

EL DESFIGURAMIENTO DE LA INFANCIA EN LA NOVELA “MATAGENTE” DE RODOLFO YBARRA

Pinto Pinto gorgorito, saca la mano del paletito,

¿en qué lugar?, ¿dónde está?

Pinto Pinto gorgorito, hay que matar al pajarito,

¿cuál será?, ¿cuál será?,

¿serás tú…? ¡o tú!   (Bang).

                                                   Canción infantil[1]

La novela de Rodolfo Ybarra, Matagente (2012) trabaja el desfiguramiento de la imagen de la infancia desde el saque. El título nos refiere a un juego infantil, muy conocido en el Perú, donde se coloca a un grupo de participantes entre dos “matadores”, quienes con un balón “matan” a quienes les caiga al azar los balonazos que los sacan del juego. Desfigurado, a través de un proceso de filigrana virtuoso y cruel, Ybarra, impone el mismo título, para deconstruir el significado lúdico y regresarle la connotación criminal, pero a niveles de montaje simbólico.

De golpe, Matagente se convierte en una especie de aparato crítico de una sociedad llena de prejuicios, taras, alienación y estupidez alarmantes que solo merecerían la muerte como un gesto cuasi compasivo. El catalizador es Atoj, personaje que se encarga de llevar a niveles insólitos el juego de matar gente. Ataviado de una especie de antimoral, este personaje se esmera a través de sus “caídas”, momentos curiosamente epifánicos donde consigue conjugar los asesinatos con profundas reflexiones sobre la condición humana.

La desfiguración de la imagen infantil se observa simbólicamente cuando se pregunta sobre el origen de una mosca (el crimen) que transcurre entre lo sórdido y lo ingenuo: “¿De dónde habrá venido? seguro posó sus patas en la caca de algún perro o deslizó su lengua en la fruta de un niño.” (pág. 21)  Esta sordidez es planteada como atávica para la condición, humana. Atoj afirma que desde niño se imaginaba como una parte absurda de un mecanismo absurdo: “De niño imaginaba que este mundo era como un enorme reloj lleno de engranajes imposibles e ininteligibles y yo era ese segundero atado a su centro girando sin razón por la explanada de la existencia.” (pág. 26) Atoj desfigura desde la infancia esta concepción del mundo y le asigna no solo otra forma, sino que evidencia una secreta esencia: la mierda.

“Así pasó mi niñez hasta que yo mismo construí un reloj de arena, una hermosa clepsidra que por ciertas coincidencias –creo yo– era lo más parecido al hombre, lo más exacto a su supuesta esencia, al menos en lo que concierne al desgaste constante, la arena que cae; pues, como todos saben, estamos llenos de mierda y eso es lo que reflejamos en cada acto de nuestras vidas (35 toneladas de mierda pasan por nuestro sistema digestivo en una vida promedio), nada escapa a esta maldición viperina, ni siquiera el más asceta o santón de estas tierras puede alejarse de esta categoría: mierda” (pág. 26).

El discurso narrativo configura al protagonista como el clásico niño genio que se desadapta rápidamente de una sociedad carencial y estúpida. Con pinceladas sutiles se desliza los rasgos obsesivos, sicopáticos, entroncados en un temprano despertar mental y sexual. Edípicamente Atoj descubre su sexualidad a través de la imagen materna. Imagen que también se desgarrará en la búsqueda constante de mujeres con las cuáles alternará el sexo, el deseo y el poder. Estará con putas, niñas, y finalmente con un travesti. Este desgarramiento de la imagen de la mujer que termina en la no mujer, en la no madre, llega a su clímax cuando el protagonista secuestra la criatura de una indigente de procedencia andina y la mata salvajemente.

Atoj, especulamos, pretende desgarrar el origen de todo a través de este último crimen. Desgarrarlo para que todo comience de cero. Porque Atoj es gordo, el bebé desnutrido; aunque su nombre tenga origen quechua, él es blanco, racista y el niño es cobrizo y de madre andina; él es clasemediero y el bebé indigente, y finalmente, él es hombre, machista y descubre casi al final que la criatura es mujer. Al acabar con ella, acaba con su antítesis, exige un nuevo inicio a través de la tácita afirmación de su negación.

Es sintomático el uso de un trompo como arma letal. Así como en Los ríos profundos, este juguete artesanal adquiere connotaciones simbólicas entre el zumbido que hace al bailar (zumbayllu) con la asociación de recuerdos y afectos del protagonista. En Matagente, este artefacto infantil se emponzoña, su propia naturaleza con clavo amenazante incluido, nos regresa a lo primario, al odio más elemental. Con esta arma perpetra su primera caída: “Mi primer crimen, simple y lejano, fue con la punta de clavo de un trompo. Todavía conservo la herramienta del delito y el recuerdo de la carne corrompida y agujereada”. El protagonista cree, confía, da por sentado que es inocente a pesar de la evidencia de los efectos de los crímenes endulzados por reminiscencias paternales.

Me veo caminando por una calle solitaria. Mi padre me lleva cogido de la mano. En uno de mis bolsillos guardo un trompo con huaraca. En mi mano izquierda tengo una luz de bengala encendida, cruzamos la pista y antes de llegar a la acera coloco la bengala caliente en el antebrazo de papá. Un grito de dolor retumba en la noche, el eco se esparce y como una ola de arena regresa para cubrirlo todo, para sepultar cada instante de sospechosa felicidad y negar con su silencio de cemento y hormigón cada risa dibujada en los rostros de la inocencia (…). Tengo en mi mano un trompo con punta de acero y apuñalo continuamente un cadáver que se coge de mi inocencia. (pág 85).

Atoj ha envenenado niños en las puertas de los colegios, en los parques, los ha ultrajado, los ha descuartizado, ha hecho mil una atrocidades. Luego de una borrachera, Atoj ha enfrentado una de sus más afiebradas pesadillas, precisamente con niños.

“unos niños me apedreaban y uno de ellos, el más feo y grande, se acercó con un cuchillo y me mutiló la cola, sentí un dolor en forma de descarga eléctrica que se apoderó de mi columna vertebral e inmediatamente empezó a crecerme el miembro cercenado. Trataba de escapar pero era inútil, entonces vinieron más niños feos y con llagas en el cuerpo, parecían provenir de un campo de concentración o algo así, y cada uno con su cuchilla empezó a desollarme lentamente” (pág. 57).

Atoj se siente impotente ante estas agresiones, pero por momentos las disfruta “La crueldad de esos niños me excitaba (pág, 58)” Y a pesar de estar derrotado por este poder onírico, cierto clasismo maquillado con racismo le hace pensar que: “lo único que me preocupaba era que este viaje iría acompañado por niños horribles y no era un buen designio” (pág. 58). Ya despierto, ya curado, ve televisión, en sus películas ve un horror equilibrado, no como en los sueños, sino como esta sociedad ha establecido la ruta de la crueldad. El monstruoso, el poderoso ejerce su poder con el débil, con el indefenso. Sí, con las mujeres y/o con los niños.

“Cambié de canal: un hombre con una sierra eléctrica cortaba en pedazos a una mujer; a su costado, otro hombre gordo y con mirada perversa violaba a una niña, la cual trataba de defenderse con un osito de peluche; el gordo, luego de penetrar vaginal y analmente a la niña, sacó una chaveta de uno de los bolsillos de su pantalón y la apuñaló sin miramientos, luego con el hombre de la sierra se fueron a tomar unas cervezas. Otro canal: Freddy Krueger fileteaba con su manopla de cuchillos a un niño, la sangre embarraba toda la pantalla, luego le abría el vientre a una mujer panzona y la arrastraba por la sala de una casa jalándola de las tripas.” (pág. 69)

La novela propone una suerte de juego de espejos, donde si bien es cierto podría a simple vista odiar y abominar al personaje Atoj, en realidad, es Atoj el que es como líneas arriba se mencionó, el catalizador de una realidad hórrida, sucia y nefasta de lo que se ve, vive y experimenta a diario. No es casual que Atoj decida estudiar Psicología laboral, porque además de analizarse a él como ente de catálisis social, quiere experimentar eso que él canaliza: la podredumbre laboral de un sistema actual. Solo cuando deja de ser niño, Atoj es cruel como un adulto, ejerce una función, una hipócrita forma de ser útil, de “matar” gente embutiéndolos en esa trituradora de carne que es la vida social utilitaria.

La novela es consciente de la crueldad que maneja, Atoj recuerda la cita de Iván Kamarazov cuando dice que la muerte de un niño le hace querer devolver su billete al universo, pero, el muy cretino, no devuelve nada (pág. 104). Atoj no tiene la visión conciliadora y hasta cómoda de la concepción ingenua y candorosa del niño. En este nivel de desgarramiento de la imagen infantil, el protagonista entiende que el horror mayor no es ser un adulto que comete crímenes con toda la carga de arrepentimiento y moralina a cuestas, cree –y creemos– que el mayor volumen de la sevicia es aquella que se ejecuta irresponsable, festiva y lúdica. No quiere a nadie, solo alberga cultivadas sensaciones de desprecio u odio para cualquier atisbo de contacto humano, incluso para con su propio hermano: “para lo único que podría haber tenido contacto con mi hermano sería para trocearle el pescuezo o sacarle los ojos. Perdí mi oportunidad en la adolescencia, quizás en la niñez, y ahora era demasiado tarde.” Atoj es el joven, que algún día será adulto, sin dejar de ser niño-bestia nunca. Y con esos ojos seguirá extasiándose con el crimen.

“Tener diecisiete años no cambia nada, uno aún tiene mente de niño y está obligado a arrastrar un pesado cuerpo de hombre. Yo, por mi parte, me sentía bien porque siempre he pensado que dentro de mí habitan horrorosos monstruos a los cuales no debo amansar sino domesticar, es decir, darle forma a su naturaleza, hallar la razón de su filosa dentadura sin limarla, entender y no corromper ese espíritu exquisito de la alevosía”. ( pág. 110)

Atoj es un transgresor puro, sabe, piensa, cree fervientemente que el mundo está en descomposición sin vuelta atrás, y que su maldad no hace otra cosa que limpiarlo. Ve a gente pordiosera que piensa arrasar con un auto y lamenta no hacerlo. Pero el punto climático es cuando ve a una mujer y un niño subir a un carro a limosnear. Es allí cuando Atoj concede uno de los pocos gestos de humanidad y confianza para con el futuro. No es pesimista, confía, anhela en los ojos de ese niño –muy parecido a él- la posibilidad de un cambio a través de la insumisión. En vez de darle una limosna, le entrega un objeto punzocortante que simboliza la posta generacional en la rebeldía.

La mujer con un hijo encima y el otro al lado avanzó por los asientos estirando la mano en situación de súplica, al pasar por mi costado muchas imágenes pasaron por mi cabeza, algo dentro de mí se enervó, metí la mano al pantalón, estiré la cuchilla del cortaúñas y se lo entregué al niño. En una frenada del ómnibus el niño que traía el cortaúñas en ristre y con la navaja hacia un lado, le cortó la mano a un viejo papagayo que estiraba la mano –a su vez– para entregarle a la señora unas monedas de corta denominación. El viejo chilló y una gotitas de sangre fueron a parar al rostro del niño, que sonrió inocentemente. (pág. 126).

Acostumbrados a contemplar la realidad con panorámicas borrosas, Matagente acerca el lente en primerísimos planos. Y claro, nos deja pasmados, absortos, y tirados en el piso. Gesto que se agradece, porque quién sino esos artefactos artísticos que nos regresan a los desolados fueros de nuestra patraña diaria de civilizados y ascendentes morales, quién sino esos artefactos artísticos como Les Cent Vingt Journées de Sodome, ou l’École du libertinaje, o  Venus im Pelz que vienen a arrasar y dejar sin piso  a cualquier aparatito moral que se les resista. Matagente, llega con la misma contundencia, amparado por el cine Gore, por la cultura yanqui de Serial Killers, por la brutalidad reactualizada del paleolítico inferior, por el guiño de la crudeza quechua, por el panorama postnuclear de Lima la horrible, y finalmente, por el santo y seña de un juego de niños-bestias que como en la entrada del Infierno de Dante, nos exige dejar afuera, la esperanza. Están advertidos.

[1] Canción infantil que cierra la novela Matagente.

Comentarios

Rodolfo Ybarra. Ha estudiado matemática pura, física, electrónica y comunicaciones. Ha publicado una veintena de textos entre novelas, cuentos, poemarios y ensayos. Ha dirigido un programa de televisión de contracultura y política, y editado revistas y fanzines. Se expresa también vía el vídeo y la música. Desde el 2007 maneja el blog www.rodolfoybarra.blogspot.com.

Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público.

Actualidad

Escritor Gonzalo León Palma es denunciado por tocamientos indebidos a una niña [VIDEO]

Gonzalo León Palma, escritor de literatura infantil que publica libros con el seudónimo de Frank Infante, fue denunciado por tocamientos indebidos a una menor. La fiscalía pide nueve años de prisión. Nos comunicamos con el denunciado y esta fue su respuesta.

Published

on

Una grave denuncia se presentó anoche en el programa de Al Estilo Juliana en ATV. La grave acusación relata los tocamientos indebidos que presuntamente el escritor Gonzalo León Palma, habría realizado a una niña de 11 años. En el ambiente literario el escritor publica sus libros con el seudónimo de Frank Infante, libro que fue editado por la editorial Mesa Redonda e incluso presentado recientemente en la Feria Internacional del Libro de Lima. Lejos de los libros, Gonzalo Palma es también conocido como vendedor de autos.

En las investigaciones la cámara Gesell arrojó información contundente que el Ministerio Público ha sumado junto a los peritajes que se han realizado. A pesar de las pruebas recabadas, el escritor Gonzalo León negó los tocamientos a la menor de edad, señalando que le tocó accidentalmente la pelvis mientras la abrazaba.

Gonzalo León Palma.

La madre desesperada hizo pública la denuncia debido a que el escritor se paseó por la FIL de Lima firmando libros para niños. Su reciente obra titulada “Fábulas de Infante” fue promocionada por la editorial Mesa Redonda y se presentó el pasado domingo 07 de agosto.

Incluso el propio cantante Pedro Suárez-Vértiz, el 04 de agosto en su Facebook también promocionó el libro invitando a la presentación. En la publicación de su cuenta oficial se lee: “Este flaco le ha vendido autos como a 8 amigos míos, a mi esposa y a mis hijos y siempre que puedo, cuando alguien me pregunta por un auto, le doy su número y lo recomiendo. Hoy mi compadre es jefe de ventas corporativas, y me ha sorprendido con el lanzamiento de “Fabulas de infante”. Un libro de fábulas para niños con historias divertidas y personajes entrañables, que dejan una enseñanza a los pequeños y a los grandes también. Aquí les comparto la invitación a su firma de libros en la Feria internacional del libro de Lima este Domingo 7 de agosto de 3:30 a 6:00 pm, si tienen un tiempo no dejen de ir”.

Todo indica que el cantante Pedro Suárez-Vértiz no conocía de la grave denuncia contra Gonzalo León que publicaba libros con el seudónimo de Frank Infante. En el informe del programa televisivo, también se menciona que los hechos ocurrieron en el año 2019, cuando el escritor era inquilino en una casa del distrito de San Miguel. Según las revelaciones de la niña, Gonzalo León tocó sus partes intimas con la excusa de un abrazo. Situación que se repitió en varias oportunidades. Para ganarse la confianza de la familia, incluso el escritor se convirtió en padrino de comunión de la niña. Cuenta la madre que durante varios días la niña no podía conciliar el sueño debido a las constantes pesadillas.

Lo sorprendente es que Gonzalo León Palma fue capturado por la policía, pero dos días después salió en libertad bajo comparecencia restringida, además, le prohibieron acercarse a la menor en un rango de 300 metros. A pesar que la investigación ha sido demasiado lenta, el 14 de julio pasado, a la madre de la menor le llegó una notificación de la Corte Superior de Justicia de Lima, donde se informaba que el Ministerio Público solicita nueve años de prisión contra el acusado. Además, en el documento fiscal se señala que la versión del procesado Gonzalo León Palma, carece de credibilidad.

Fuente: Al Estilo Juliana.

Nos comunicamos con la editorial Mesa Redonda, responsable de la publicación y distribución del libro “Fábulas de Infante”, que Gonzalo León publicó con el seudónimo de Frank Infante. Desde Mesa Redonda nos mencionaron que han decidido sacar el libro de circulación, esto implica que la publicación no será promocionada ni distribuida debido a la grave denuncia contra el autor.

También nos comunicamos esta mañana vía telefónica con el señor Gonzalo León Palma, pero luego de presentarnos como periodistas nos cortó la llamada. Inmediatamente insistimos y le escribimos vía WhatsApp para recoger su descargo, pero solo nos envío una denuncia policial con el mensaje: “Buenos días, sugiero investigar a la denunciante”. Luego de recibir el chat, nos bloqueó del WhatsApp.

Aquí el reportaje completo del programa Al Estilo Juliana.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

“Sheriff”, ejemplo de insularidad, rigor y prolija versatilidad

Una mirada a la vida y obra de Edgar Gómez Mamani, conocido cariñosamente como “SHERIFF”.

Published

on

Con respecto a la exposición pictórica colectiva “Mi Pueblo es Hermoso”, Moshó, creador de una nueva corriente de pintura para la historia del mundo ORSISMO, una temática universal, sostiene: “El movimiento pictórico en Puno actual, está vinculado por vena modernista al post modernismo y al modo menos personalizado por la necesidad de hallar respuesta de hermandad desde el punto de re-creativo, y lo imaginado es una rotunda praxis. Así ahora, el artista puneño se ve fácilmente mundializado por las redes sociales y los mass media virtuales. Por su puesto, nada extraño para los pintores provincianos. 

A su vez, Moshó, aparece con un ramillete o mejor diré, artistas provincianos, que presidieron a la síntesis pictórica lo hermoso de Huancané, en la sacralidad imperial de los grandes pintores que espera inexorablemente Puno. A ellos, éxitos en la casa de la cultura regional. 

Por todas estas razones la región Puno se distingue, entre otros del país, por albergar en su tierra a destacados artistas plásticos, escritores y músicos. Uno de sus hijos ilustres es Edgar Gómez Mamani conocido cariñosamente como “SHERIFF”, nacido en la tierra de los “Matacuras y Walawalas”, quien se ha convertido en uno de los artistas plásticos más representativos dentro y fuera del altiplano peruano.   

Sobre sus cuadros pictóricos el consagrado escritor peruano José Luis Ayala Olazával dijo: “Edgar Gómez Mamani es un auténtico artista multifacético y adecuadamente formado. Sus trabajos de creación incesante abarcan además dibujos, escultura, caricatura, música, murales y narraciones andinas. El celebrado “SHERIFF”, es además un artista con una gran identidad con su pueblo hispano-quechua-aymara. Con ocasión del Centenario de Huancho Lima, prepara un extenso mural que relata todos los hechos de la gloriosa gesta del aymara, invencible”.  

Me complace de modo especial señalar que el artista plástico Edgar Gómez Mamani nació el 04 de octubre de 1975 en Huancané, en donde transcurrió su infancia frente a la histórica Plaza de Armas de Huancané, desde niño empezó a dibujar hasta que tuvo conciencia de su innata vocación y talento desbordante. Por eso con mucha razón, estudió en la Escuela Profesional de Arte de la Universidad Nacional del Altiplano (UNA) de Puno, donde se ha situado en un marco sin duda complejo, dueño de un estilo propio, exponente de la cosmovisión andina y de la pintura peruana en sus diversos matices. 

Desde temprana edad Edgar Gómez Mamani descubrió su mundo interior. Es un destacado pintor independiente que ha cosechado frutos a nivel internacional.  Vale decir, ha buscado y ha encontrado su propio lenguaje, su universo. Tiene la extraña fuerza expresiva de los grandes brujos del color y la poesía cósmica, heredadas de las culturas mágicas. 

Además, tiene una reputación ganada mediante sus cuadros pictóricos que han sido exhibidos en diferentes galerías de arte y se encuentran actualmente en su atelier de Huancané. Participó en distintos concursos de pintura, también diseñó afiches para las festividades religiosas, brilló con luz propia en concursos de música (sicuris), danzas, entre otros.  

Es altamente reconocido por sus trabajos; tales como, los dibujos de las portadas de los libros: Moho en el bicentenario. 200 años de República interpretado desde el Jardín del Altiplano. Libro de Oro en el Bicentenario del distrito de Vilquechico y muchos más. 

Cabe pues entonces resaltar y exaltar que ha trabajado con maestría en las municipalidades de Sicuani (Cusco), Taraco (Huancané), Huata (Puno), Arapa (Azángaro), Vilquechico (Huancané). También fue el encargado de realizar trabajos de arquitectura mural con talleres de pintura, asimismo se desempeñó en la Institución Educativa Secundaria Varones de Huancané, en la Institución Educativa Secundaria Huatasani, respectivamente.

Debo señalar en estas líneas el esfuerzo e interés mostrado por Edgar Gómez Mamani que es un ejemplo de insularidad, rigor y prolija versatilidad. Pintor, músico, docente, además de presidente de la Asociación Cultural Sikuris Proyecto Pariwanas de Huancané, es un hombre comprometido con la cultura puneña. Protagonista de una vida intensa, plena de retos y logros, digna de ser contada. 

En entrevista con este matutino, anticipó sus futuras exposiciones artísticas en distintos lugares de la región Puno. Sin embargó reconoció la dificultad de realizar exposiciones en el país por la falta de apoyo del Estado peruano. No obstante, “SHERIFF” cumple un rol fundamental en el desarrollo de las artes plásticas en el altiplano peruano, porque trabaja con esmero en la creatividad que nos sorprende cada vez más.  

Debido a su talento y sensibilidad, sus trabajos retratan una vez más los variados rostros del Perú. Este hecho bastaría para calificarlo como uno de los destacados artistas plásticos de la región Puno; absolutamente inconfundible por su lenguaje pictórico y visión del mundo. Edgar Gómez Mamani (“SHERIFF”) merece nuestro profundo reconocimiento, porque es un representante de la cultura puneña. Y eso es absolutamente un orgullo para él y para todo el Perú esencial.  

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Cambios en el Ministerio de Cultura: Ana Ninanya será reemplazada por José Reyes Llanos en la Secretaría General

Con la llegada de la ministra Betssy Chávez al Ministerio de Cultura, los nuevos cambios representarían un retroceso y el retorno de la impunidad a favor de los denunciados por corrupción.

Published

on

Ana Ninanya y José Reyes Llanos.

La llegada de la ministra Betssy Chávez al Ministerio de Cultura, implicaría un retroceso en el recambio de los funcionarios. La nueva gestión abrazaría a burócratas relacionados a la facción de Guillermo Lumbreras, que por varios años han tenido sumergido en la mediocridad al MINCUL.

Uno de lo primeros cambios que realizará la censurada ministra Betssy Chávez, es colocar a José Reyes Llanos como Secretario General en reemplazado de Ana Milagros Ninanya Ortiz, funcionaria que llegó al MINCUL en la gestión del ministro Alejandro Salas.

Los cambios que se harán también implican los viceministerios Interculturalidad y el de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales. Además de los asesores en el gabinete y la Dirección de Comunicación e Imagen Institucional, entre otros.

Presidente Castillo y ministra Betssy Chávez.

Luego de asumir el cargo de ministra de Cultura, Betssy Chávez viajó hasta la ciudad de Tacna, pero el fin de semana el mensaje fue claro: remover a los funcionarios del MINCUL. Es por eso que José Reyes Llanos pasa del Ministerio de Trabajo al Ministerio de Cultura, con él también vendrían otros funcionarios que trabajaron en la gestión de Chávez Chino cuando ocupó esa cartera.

Nuevo Secretario General

Reyes Llanos, es hombre de confianza de Betssy Chávez, y dentro de su perfil figura que es abogado especializado en derecho administrativo, sistemas administrativos, gestión
pública y gestión de proyectos. Dentro de su experiencia en las instituciones del Estado, figura que ha trabajado también en el Instituto Nacional de Salud, Ministerio de Vivienda, Ministerio de Transportes, Ministerio de Cultura en en los años 2018 y 2019, FONAPE, y en el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social.

Además, José Reyes Llanos fue nombrado el 09 de setiembre de 2021 mediante la Resolución Suprema N°023-2021-TR miembro ante el Consejo Directivo del Seguro Social de Salud (ESSALUD). La resolución fue firmada por el presidente Pedro Castillo Terrones. Solo duró en el cargo cinco meses.

¿Betssy Chávez blindará a los denunciados por corrupción?

Como lo mencionamos líneas arriba, Betssy Chávez abrazará la facción de Lumbreras, y esto implicará que su hijo Luis Elías Lumbreras, siga laborando en el MINCUL a pesar de las denuncias donde aparece como imputado.

Luis Elías Lumbreras.

Entre las más graves figuran: Peculado de Uso (03º Fiscalía Superior Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima); Peculado (Apropiación o utilización de caudales, en la 02º Fiscalía Superior Penal de Lima); Negociación incompatible (04° Fiscalía Superior Penal de Lima); Corrupción de funcionarios (04° Fiscalía Superior Penal de Lima) y Colusión con Defraudación Patrimonial al Estado ( 01º Fiscalía Superior Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima).

Fuente Ministerio Público.

Lo mismo sucede con el Gary Mariscal Herrera, que actualmente ocupa el cargo de Director de la dirección de Patrimonio Histórico e Inmueble, y cuenta con graves denuncias por maltrato, agresión, maltrato al personal, hostilidad y agresión verbal, acoso laboral, agresión física y psicológica, negociación para sus beneficios personales y destrucción del patrimonio. 

Gary Mariscal.

La realidad es que el exministro Alejandro Salas, no pudo sacarlos del cargo, tampoco la viceministra de Patrimonio Cultural e Industrias culturales. Son estos los personajes que vienen siendo blindados y que ahora se sumará a sus filas otros funcionarios que en años anteriores fueron retirados de la cartera de Cultura.

Incluso se habla que para el viceministerio Patrimonio Cultural, el nombre de una de las amantes de un reconocido arqueólogo aparece en el bolo para reemplazar a la actual viceministra Janie Gómez Guerrero.

A esto se suma que en Palacio de Gobierno no ha pasado desapercibido la designación de Chávez Chino como ministra de Cultura. La Primera dama, Lilia Paredes, expresó su rechazo en la intimidad palaciega y vendría evaluando el retorno a tu tierra.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Betssy Chávez, de ministra censurada a ministra de Cultura

La exministra de Trabajo fue censurada por el Congreso de la República, pero eso no le importó al presidente Castillo y al Premier Aníbal Torres, hoy Chávez Chino es la nueva ministra de Cultura en reemplazo del ministro Alejandro Salas.

Published

on

La llegada de Chávez Chino al Ministerio de Cultura se vino planificando durante varios días en el despacho del Premier Aníbal Torres. En el vientre de la PCM se juntaron en varias ocasiones el presidente Pedro Castillo, Torres Vásquez y la exministra que fue censurada por el Congreso cuando ocupó la cartera de Trabajo.

Como se sabe, Betssy Chávez es una de las ministras preferidas del presidente Pedro Castillo, y las reuniones en la PCM tuvieron como única finalidad buscarle un espacio en el nuevo Gabinete. Tras largas conversaciones, se decidió mover a Alejandro Salas de Cultura, así se abrió un espacio para Chávez Chino. Esto generó un grave problema en la conformación del Gabinete, ya que la primera opción para el ministro Salas fue la cartera del MIDIS, pero ante un tenso clima provocado por la negativa y los reclamos de Dina Boluarte, los planes cambiaron, y Salas tuvo que aceptar el Ministerio de Trabajo, a pesar que desde un primer momento se negó a asumir esa cartera.

Todo este cambalache para la conformación del quinto Gabinete, fue una muestra más de la improvisación del gobierno de Pedro Castillo. Al final la decisión de colocar a la abogada tacneña en el Ministerio de Cultura, fue otro error del mandatario. Lo evidente es que la visita nocturna que hizo el presidente al departamento de Betssy Chávez, fue clave para el retorno de la ministra censurada al círculo de poder en Palacio de Gobierno.

¿Betssy Chávez conoce el sector cultural?

Chávez Chino no tiene ninguna experiencia en el sector cultural. Dentro de su vida académica solo estudió Derecho en la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann, ubicada en Tacna, y fue dirigente estudiantil en su época universitaria. De la misma forma que el ministro Salas, Chávez llega a la cartera de Cultura para probar suerte.

La designación de Betssy Chávez en la cartera de Cultura, es una clara muestra del nivel de ignorancia del presidente Castillo y del Premier Aníbal Torres, responsables directos de la llegada de la exministra de Trabajo, quien fue la que autorizó la huelga de los controladores aéreos, huelga que ocasionó la cancelación de vuelos nacionales e internacionales en plena Semana Santa. 

Con el gran desconocimiento de la nueva ministra en el sector cultural, solo se tiene claro que la argolla en el Ministerio de Cultura será cambiada por la argolla de Betssy Chávez, muchos de ellos provenientes del Ministerio de Trabajo. Lamentablemente el MINCUL continúa siendo un tubo de ensayo y un espacio de experimentación para refugiar a bisoños personajes.

¿Betssy Chávez apoyará la lucha contra la corrupción en el MINCUL?

Durante más de una década, el Ministerio de Cultura ha sido escenario de una larga lista de denuncias por corrupción: contrataciones y licitaciones a dedo, destrucción del patrimonio, repartija de premios, entre otros hechos escandalosos como el caso Richard Swing. A esto se suma la reciente denuncia de la existencia de mafias en la venta de entradas a Machu Picchu, denuncia que fue realizada por Mildred Fernández, valiente directora de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco, que viene liderando una frontal lucha contra la corrupción desde la ciudad imperial.

Esperamos que Chávez Chino, a pesar de ignorar los temas del sector, apoye el trabajo que viene realizando Mildred Fernández en Cusco, y que eso se replique en todas las Direcciones Desconcentradas de Cultura del país. La ministra a sus 33 años debe entender que lo bueno se debe de mantener y lo malo se tiene desaparecer.

Una clara provocación a Perú Libre

El retorno de Betssy Chávez al Gabinete, es una clara provocación a la bancada de Perú Libre, no solo porque se sabe de las rencillas de Chávez con los congresistas cerronistas, sino que, además, la censura de Chávez como ministra de Trabajo fue con los votos de Perú Libre. Nueve integrantes de la bancada del lápiz inclinaron la balanza a favor de la censura. Estos fueron Guido Bellido, Waldemar Cerrón, Kelly Portalatino, Margot Palacios, Flavio Cruz, María Agüero, Américo Gonza, Alfredo Pariona y María Taipe, a pesar que la censura fue promovida por la bancada de Fuerza Popular.

Uno de los primeros que disparó contra el nuevo Gabinete fue Vladimir Cerrón, el misil fue dirigido estratégicamente al Premier Aníbal Torres. Mediante un tuit Cerrón señaló: “Ratificación del Premier no suma al Gobierno, por el contrario, la oposición sabe cual será el comportamiento del renovado gabinete, ni siquiera generó una expectativa para distraerlos. Torres como ministro y premier, no tiene logros que mostrar al país”.

Lo que queda claro, es que a pesar que el Ministerio de Cultura tiene poco presupuesto, esa cartera sigue siendo la preferida por los mandatarios de turno para refugiar a hombres y mujeres de su confianza. Pasó con el investigado Martín Vizcarra y Richard Swing hace dos años, hoy sucede lo mismo con Pedro Castillo y Betssy Chávez, recordada ministra que recibió en pijama a altas horas de la noche al presidente.

Comentarios
Continue Reading

Cine

Estreno: Sonidos, silencios y palabras, de Arturo Hernández López (2022)

Published

on

SONIDOS, SILENCIOS Y PALABRAS consta de tres historias breves que tratan sobre los cambios de costumbres que la gente tuvo que pasar durante la cuarentena y la primera ola del covid. Las tres historias están narradas a través de planos detalles de objetos y tomas de calles para capturar la sensación de vacío y soledad, dos de las principales características que produjo la cuarentena en la gente.

La primera historia, SONIDOS, muestra el inicio de la cuarentena, donde el protagonista pasa por una serie de problemas internos para finalmente adaptarse a la nueva situación. Los ruidos del ambiente como el de las acciones que realiza son el motor de la historia.

La segunda, SILENCIOS, narra la salida de un hombre a la calle en medio de la cuarentena, aprovechando la norma promulgada por el gobierno, pero la utiliza solamente para poder estar fuera de su casa todo el día y pasearse observando las calles desiertas. Aquí la historia se muestra con escenas donde hay pocos ruidos (el sonido lejano de las calles) juntos con otras tomas donde sí predomina el silencio absoluto.

Finalmente, PALABRAS, la historia más convencional de las tres, pues con una voz en off se narra un drama personal apoyada con las tomas detalle. La historia, que ocurre después de la cuarentena y de la primera ola, es una muestra de cómo la epidemia jugó un papel en medio de los problemas personales de la gente.

Película.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Comida de Gusanos: el arte como enfermedad

Una mirada a la novela de Jonathan Diez.

Published

on

¿Se puede ser cuerdo y amar la locura? La respuesta es un rotundo Sí. El policial es todavía un género raro en las letras peruanas, pero un policial sobre un pintor y con un fondo de paisajes de locura es algo que se asemeja a despertar la curiosidad por vivir una pesadilla. Comida de Gusanos de Jonathan Diez, es precisamente eso: vivir una locura y querer quedarse en ella solo por amor a la locura.

Es difícil saber porqué hacemos lo que hacemos, tal vez por eso los escritores solo se dedican a escribir. El oficio de escritor es un oficio de valientes, un ejercicio solitario, se escribe desde uno mismo para uno mismo. Y en lo profundo de esa soledad se está cara a cara con uno mismo. Si no se acaba loco es porque se escribe. Cervantes pudo ser Don Quijote, pero optó por hacer algo más práctico: exorcizarse escribiéndolo.

Jonathan Diez es un escritor limeño perdido entre Francia, Alemania y Luxemburgo. Tiene un perro, le gusta el rock pesado, toca la batería y se pasea por campos sembrados de torres de alta tensión si es que no cerca de centrales nucleares. Da clases de español a despreocupados preadolescentes europeos. Y en todo ese tiempo piensa, piensa, piensa qué escribir, qué contar y por qué sentir lo que siente cuando siente de verdad.

Hincha de Alianza Lima, escribió hasta hace poco en El Peruano, pero su carácter de escritor lo empujó a retirarse pronto frente a las directrices del diario oficial de El Estado. No le gusta las medias tintas ni las cervezas sin alcohol. Defiende su libertad como lo haría un francés del siglo XIX. Su primera aparición como escritor fue con un cuento intimista dentro de la antología Hastío editado y dirigido por Kareen Spano en el año 2020. Su primera novela Comida de Gusanos se publicó este año, 2022, apenas hace unos meses. Esta novela es una rara y bien lograda exploración del alma del artista. Matias, sin tilde, es el protagonista de la historia, un hombre aquejado por una extraña enfermedad desde niño. A través de un misterioso médico, el Dr. Tristán, Matias encontrará en la pintura su tabla de salvación y una cura a su enfermedad. Años después, ya adulto, Matias buscará reencontrarse con su mentor y salvador con el único fin de hacerle un retrato. En el camino conocerá a Violeta, la femme fatal de esta historia, una mujer de identidad escurridiza, un homenaje a Dalí. Entretanto Matias caerá en El silencio, un extraño pueblo donde nada es lo que parece, y en dónde hasta los mendigos traen sorpresas.

Con una estructura narrativa que recuerda a una novela policial, pero con permanentes guiños a la historia del arte y el psicoanálisis, Comida de Gusanos se presta como un raro artefacto dónde la poesía aparece salpicando la historia en un ejercicio de intuición y música que hace justicia a lo que siente y sueña un pintor. Pero sobre todo para graficar los ojos de un demente rodeado de dementes. Y en cuyas páginas la locura puede ser un espejo que quizá podemos comprender más de lo que quisiéramos.

Lo único malo de la novela es que la terminas de leer rápido.

Su libro está disponible en librerías El Virrey, La Familia y ahora también en el stand 22 y 26 de la Feria Internacional del Libro de Lima, también lo encuentras en el stand de Estruendomudo. Imperdible si te gustan las historias de locura y misterio que se transforman en baladas de amor a la orilla de un río de un país sin nombre.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

SITRACAS, el oscuro sindicato del Ministerio de Cultura de Cusco

Cuestionados funcionarios del Ministerio de Cultura de Cusco con los años se organizaron para formar un sindicato que los blinde de sus malas prácticas en la gestión administrativa del MINCUL. Esta es la primera parte de la historia de la fundación irregular y de la inscripción ilegal del SITRACAS.

Published

on

De acuerdo a la información que hemos recabado, el SITRACAS nunca cumplió con adjuntar la información solicitada por la Gerencia Regional de Trabajo y Promoción del Empleo (GRTPE). Sin embargo, el SITRACAS obtuvo su registró de inscripción ante esta dependencia regional, algo que a las luz de los hechos se configuraría como un acto irregular, pues estando pendiente la entrega de una información solicitada, no debería habérsele entregado la constancia de inscripción al SITRACAS. ¿Por qué se permitió una acción irregular?

Hemos podido acceder también, a la relación de asistentes a la asamblea de fundación del SITRACAS que se adjuntó al levantamiento de observaciones a la RMP 2637-2021, donde solo se consignan los nombres, apellidos, DNI, unidad de trabajo, ocupación y firma de los integrantes del sindicato. En esta relación no se adjuntan los cargos de los integrantes del SITRACAS, lo que podría evidenciarse como una intención de ocultar información sobre algunos de sus miembros, los cuales eran subdirectores, jefes de línea o funcionarios de confianza, algo que se prohíbe expresamente en la Constitución Política del Perú, en su artículo 42. Esto evidencia nuevamente un hecho irregular, en el que la GRTPE no habría cumplido a cabalidad las funciones que le corresponden. 

RMP 2637-2021 de fecha 22 de julio de 2021, Emitida por la Gerencia Regional de Trabajo que exige al SITRACAS adjuntar la nomina de sus afiliados, indicando su profesión, especialidad, cargo y fecha de ingreso.

En una entrevista en una canal de televisión, el gerente regional de la GRTPE, Álvaro Javier Vega Villasante, afirmó que su institución no solicita información sobre los cargos que ocupan los trabajadores que son miembros de un sindicato, sin embargo, fue la propia GRTPE fue la que solicitó esta información como parte del levantamiento de observaciones solicitada a la SITRACAS en la RMP N° 2637-2021. Tal como se puede observar en el documento.

Estos hechos demostrarían que existieron presuntos actos irregulares en la obtención del reconocimiento del SITRACAS por parte de la GRTPE.

Álvaro Javier Vega Villasante, tendría mucho que responder.

Un sindicato al servicio de oscuros intereses

De acuerdo a nuestras fuentes de información, el SITRACAS Cusco habría surgido como una respuesta al cambio de gobierno del año 2021, y habría sido el propio director de la DDC Fredy Escobar ,quien habría sugerido a la funcionaria psicóloga Teresa Campos Chong, que conforme un sindicato para así contrarrestar los posibles cambios que se podrían dar con el nuevo gobierno, el rompería las estructuras de poder de funcionarios enquistados durante años en altos puestos de esta institución.

Sabemos también que presuntamente habrían existido nexos con la GRTPE, con la que se habría jugado en pared para lograr la rápida inscripción de este sindicato, para lo cual se habrían dado reuniones entre los principales funcionarios y  subdirectores de la DDC Cusco, quienes habrían acordado conformar una junta directiva transitoria encargada de impulsar el SITRACAS y realizar elecciones de para elegir su junta directiva de la manera más rápida posible para poder tramitar su inscripción ante la GRTPE, todo eso presuntamente en base a los contactos entre el exgerente de esta dependencia regional, el abogado Omar Karell Baca.

Constancia de inscripción del SITRACAS obtenida de manera ilegal.

Fue así que con celeridad se conformó el SITRACAS y su junta directiva, con la participación de subdirectores y jefes de línea, algo que esta prohibido en la propia Constitución Política del Perú, y toso esto se habría realizado con la anuencia del entonces director de la DDC Fredy Escobar.

Los funcionarios que integraron el SITRACAS  en agosto de 2021 de manera irregular fueron: Psic. Teresa Campos Chong (sub directora de Interculturalidad), Arqueólogo Marco Antonio del Pezo Benavides (Jefe del área funcional de Patrimonio Arqueológico), Econ. Miguel Edmundo Revilla Fernández (Jefe de la oficina de Planeamiento y Presupuesto), Lic. Javier Borda Huaypar (Jefe de la oficina de Administración), CPC Karina Lovatón Peralta (jefe del área funcional de Tesorería) y el Abog. Omar Karell Baca (jefe de la Secretaría Técnica de Procedimientos Administrativos Disciplinarios).

Estos funcionarios habrían infringido el Art 42 de la Constitución Política que establece que: “Se reconocen los derechos de sindicación y huelga de los servidores públicos. No están comprendidos los funcionarios del estado con poder de decisión y los que desempeñan cargos de confianza o de dirección, así como los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional”.

Relación de asistentes a la asamblea de fundación del SITRACAS.

Blindaje a la medida

Según el actual gerente de la GRTPE Álvaro Javier Vega Villasante, en una entrevista televisiva del 14 de julio, debió haber sido la dirección de la DDC Cusco la que debió observar la presencia de dichos funcionarios en el SITRACAS, planteando la oposición a su reconocimiento, pero esto no sucedió, porque como hemos visto, habría sido el exdirector Fredy Escobar, uno de los propulsores de la creación de este sindicato a sabiendas de las evidentes irregularidades en su conformación. En las fotos de la ceremonia de juramentación de la directiva del SITRACAS se aprecia a Escobar juramentando a los funcionarios Teresa Campos Chong y Omar Karell Baca. Una postal que evidencia los hechos hoy denunciados.

Juramentación del cuestionado SITRACAS. En la fotografía aparecen: Teresa Campos Chong (sub directora de Interculturalidad), CPC Karina Lovatón Peralta (jefe del área funcional de Tesorería) y el Abog. Omar Karell Baca (jefe de la Secretaría Técnica de Procedimientos Administrativos Disciplinarios).

Otro irregular hecho que encontramos es que al revisar el expediente de reconocimiento del SITRACAS ante la GRTPE solamente figuran inscritos 59 trabajadores de la DDC. Tenemos que conocimiento que los dirigentes del SITRACAS informan a sus agremiados que estos 59 trabajadores son los delegados de las áreas. Tampoco se han consignado las actas de elección o nombramientos de delegados, el propio estatuto de la DDC consigna que los delegados deben ser acreditados por actas de reuniones de las mencionadas oficinas.

Ante lo mencionado, es importante preguntarse ¿por qué los dirigentes del SITRACAS no acreditaron al resto de trabajadores CAS de la DDC Cusco, a quienes se les descuenta 5 soles mensuales por su pertenencia al sindicato, cuando solo están inscritos 59. Bajo la luz de estos hechos parece evidente que al SITRACAS le interesaría poco los derechos laborales y el bienestar de los cientos de trabajadores Cas de la DDC. Pareciera que su intención sería perpetuar en el cargo a funcionarios que están vinculados a presuntos hechos de corrupción.

La evidencia de que la Dirección de Trabajo y Promoción del Empleo del Gobierno Regional del Cusco estaría coludida con la presunta corrupción del Ministerio de Cultura del Cusco, es la existencia de un oficio de felicitación al SITRACAS, realizado por la señora Thany Escalante Zegarra, funcionaria de la Dirección de Trabajo y Promoción del Emplea del Gobierno Regional del Cusco. La misiva fue otorgado el 25 de agosto de 2021.

Oficio de felicitación al SITRACAS emitido por la Thany Escalante Zegarra.

La información preliminar sobre estos hechos y un análisis legal de las irregularidades en la inscripción del SITRACAS fue expuesto por dos medios de comunicación del Cusco, el primero en el programa “Ronda Política” y el segundo en portal Ideario. Curiosamente esos periodistas fueron amenazados y conminados a retractarse. Sin embargo, el SITRACAS nunca envió ningún documento oficial a dichos medios, más allá de un comunicado emitido en su cuenta oficial de Facebook.

Carta amenazando a periodistas.

La última información que conocemos es que el gerente de la GRTPE, Álvaro Javier Vega Villasante, habría retirado a los funcionarios de confianza de la DDC Cusco del padrón de afiliados del SITRACAS.

Desde Lima Gris, continuaremos profundizando en el caso SITRACAS y en el accionar sus altos funcionarios.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

José Russo: un maestro para Tiempos Recios

Published

on

José Antonio Russo Delgado nació en Chiclayo el revolucionario año de 1917. En pleno renacimiento republicano sumado a su carácter inquieto, llevaron a Russo a una decidida actividad política. Se volvió militante y miembro del ejecutivo del APRA en 1941, el partido de izquierda republicana cuando la sangre de los mártires de Chan Chan estaba todavía fresca.

Con timón y en el delirio de los tiempos, Russo supo apostar por el país cuando todos los pronósticos daban para la derrota. Siendo estudiante, llegó a presidir en 1941 la Comisión Organizadora de la Federación de Estudiantes del Perú. A pesar de los peligros supo sortearlos. Sin embargo, sufrió el destierro en 1944 y luego en 1948, está vez junto a su esposa, María Teresa Checa. Llega a México, el país donde se fundó el APRA. En México asiste a la Universidad Autónoma a fin de concluir sus estudios de Filosofía. Allí conocerá a la diáspora intelectual española de la Guerra Civil. Su comprensión del mundo, sus problemas y el Hombre ensancharán su mente.

I Congreso Nacional de Universidades del Perú, setiembre de 1973 en Lima.

En Guatemala profesó en la Universidad San Carlos de Guatemala. Un país que sería pocos años después abatido por una operación de la CIA, la cual sería más recientemente recogida en la novela de MVL, Tiempos Recios. En 1956, se reincorpora a la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de San Marcos.

Seguirán después años de alejamiento de los partidos pero no del Hombre y sus problemas. Desde sus cursos de filosofía formará las también inquietas mentes de la generación del sesenta y del setenta. Luego vendrán los años negros de Sendero, su dogmatismo de secta, sin embargo Russo será un haz de luz de sensatez entre la demencia de los amargados, los impacientes y los psicópatas.

I Congreso Nacional de Universidades del Perú, setiembre de 1973 en Lima.

Abocado con afán a la filosofía, Russo abordaría todos los grandes filósofos con maestría, pero especialmente los presocráticos. Y no desde el trono de mármol de un capital corintio, sino aproximándonos a la era atómica, la urgencia de cambios estructurales y las dinámicas de un mundo bipolar repartido en la influencia de los dos imperialismos sobrevivientes a la Segunda Guerra Mundial. Con ese afán supo usar la filosofía para ver con un lente más preciso los fenómenos de nuestros tiempos, que son los fenómenos de todos los tiempos: qué queremos, qué necesitamos, a dónde vamos, por qué vamos y la fragilidad de la condición humana. En una era, la nuestra, con pseudoprofesores, influencers de pacotilla y guerras culturales, un maestro así hace falta.  Han pasado 25 años del deceso del Maestro Russo, y este año falleció otro maestro, también filósofo, Robert Burns. Sin embargo, quedan sus libros, y lo más importante sus discípulos, hijos y hermanos en la fe, la razón y el Hombre. Si, hermanos, los tiempos son amargos, pero sobre todas las sombras cabalga el sol.

Tal como lo cita Saúl Rengifo Vela, quien hace algunos años lo recordaba en un paper académico: «La filosofía -enseñaba- es ver, un ver claro como incumbencia de cada uno. Un ver al que acompaña una transformación, la del ser que ve. Ese ser del conocer verdadero que produce un cambio en el ser: diviniza».

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending