Connect with us

Cultura

«El gestor de la carretera Marginal de la Selva fue el expresidente Manuel Prado y no Fernando Belaunde»

En esta entrevista, Aurora Vela cuenta detalles de su último libro Como el Pan de Azúcar.

Published

on

Aurora Vela al lado del escritor Roger Rumrrill durante la presentación de su libro en Miraflores.

La escritora peruana nacida en 1968 en la provincia de Rioja nos dice desde España, donde actualmente radica, que escribir este relato de no ficción, le tomó casi 40 años de su vida.

«Armar como rompecabezas los principales acontecimientos ocurridos en el departamento de San Martín durante los años 50 y 70 no fue fácil. Había que buscar testimonios, recopilar documentos, visitar bibliotecas. Sin embargo, el esfuerzo por llegar hasta la verdad valió la pena. Pude averiguar que mucho de lo que se habla en Rioja y se ha escrito en los libros no se ajustan a la verdad».

En la novela Como el Pan de Azúcar, el protagonista principal es el colono Estenio Vela Reátegui. ¿Quién fue este personaje?

—Fue un poblador riojano, de descendencia española, que desde muy joven recorrió la selva sanmartinense. A los 15 años formó un fundo en el sector llamado Tumbaro. Y años después, instaló un trapiche en la provincia de Rioja. Gracias a su corazón bondadoso, ayudó a muchas personas necesitadas.

En Rioja algunos ciudadanos comentan que Estenio Vela hizo plata de la misma manera que hizo el empresario cauchero Julio César Arana del Águila a inicios del siglo XX. Esto es, explotando a los indígenas.

—Yo también escuché esos comentarios, pero también escuché que fue un benefactor. Para saber la verdad, busqué a los que lo conocieron, que ya quedan pocos porque la mayoría ha muerto, y lo que averigüé es que Estenio nunca fue un explotador. Que esas habladurías nacieron porque este colono era de las personas que pagaba a sus empleados por las horas que trabajaban. Y como los indígenas de su fundo solo trabajaban tres o cuatro horas y no las ocho como el resto, por eso recibían un menor salario. Esto molestó a algunos indígenas que comenzaron hablar que Estenio los explotaba.

En una de las páginas del libro leo que eres muy crítica con las ONG. Los acusas de haber hecho plata con el pretexto de ayudar a los Awajún.  

—A lo largo de los años, las comunidades indígenas han estado de taller en taller sin ningún resultado positivo que los haya ayudado a salir de la pobreza. Por eso, muchos se han visto en la necesidad de tener que alquilar sus tierras para sobrevivir.

 A mi juicio, lo que a ellos les falta es que se les enseñe aprovechar el conocimiento ancestral que tienen para ser competitivos. El día que las ONG hagan eso, ese día los indígenas ya no tendrán que alquilar sus tierras.

—¿La relación de este colono con las comunidades indígenas cuándo se inició?

—Desde que era muy joven. Al principio los indígenas eran desconfiados, decían que el hombre blanco traía enfermedades. Sin embargo, esa percepción cambió cuando Estenio les hizo ver que la civilización ofrecía más ventajas. Con el tiempo su relación con ellos se hizo muy cercana. Incluso, dos indígenas acompañaron a Estenio cuando este se internó en la selva con los ingenieros del proyecto Olmos-Bagua-Moyobamba para demostrar que el Abra Pardo Miguel era el camino más correcto para unir estas tres ciudades.

La mayoría de peruanos tenemos la idea que la carretera Marginal de la selva se construyó gracias al sueño de Fernando Belaunde de unir el Pacífico con el Atlántico, sin embargo, usted afirma que el verdadero gestor fue Manuel Prado. ¿En qué basa su afirmación?

—Una vez escuché a dos señoras decir que Estenio Vela había sido el guía de los ingenieros que llegaron a San Martín para ver por donde pasaría la carretera Marginal. Así que cuando empecé a averiguar la vida de este colono, me enteré que fue Manuel Prado el gestor de ese proyecto y no el presidente Belaunde. Esa información luego lo corroboraría en los libros de la Biblioteca Nacional.

Carretera Marginal de la Selva.

¿Qué te llevó a escribir esta novela?

—Yo soy hija de Estenio Vela y Celestina Cahuaza. Al inicio yo viví con mi mamá, pero luego me fui a vivir con mi papá. Cuando crecí escuché varias historias de ellos, algunas contradictorias y fuertes. Y en todo esto, yo estaba en el medio. Había que conocer la verdad.

Cuando crecí, busqué a las personas que conocieron a mi papá, también a sus exempleados que trabajaron con él, algunos de los cuales ya no vivían en Rioja. Había que ir a buscarlos. Por eso, viajé a Chachapoyas, Tarapoto, y otras ciudades.

Fue así como me enteré que mi papá fue guía en la carretera Marginal de la Selva, que ayudó a rescatar a los sobrevivientes y víctimas de los accidentes aéreos que acontecieron en San Martín.

También averigüé que puso de su plata para construir una escuela en el fundo de su propiedad para que los indígenas aprendieran a leer y escribir.

Y que mi mamá había sido una nativa de la comunidad Awajún

El libro también cuenta tu niñez, y en una de las páginas relatas que eras terrible.

— [Ríe] Es cierto. Siendo niña un día me subí a un helicóptero sin que nadie me viera. Mi mamá y mi papá desesperados me buscaron por todos lados. Solo se tranquilizaron cuando el helicóptero regresó al fundo trayéndome de vuelta.

Por esa travesura y otras, que incluso casi me costaron la vida, mi papá, que ya no vivía con mi mamá, decidió que yo viviera con mi tía Manuela. Esta decisión le causó mucho sufrimiento a mi madre.

¿Cuánto tiempo duró su investigación?

Cerca de 40 años. Y durante el tiempo que fui a conversar con las personas que conocieron a Estenio, nunca me presenté como su hija para evitar que me contaran otra cosa.

Estenio Eladio Vela Reátegui.

¿Como el Pan de Azúcar es tu primera novela?

—Sí, es el primero.

¿Actualmente estás escribiendo algún nuevo libro?

—Estoy escribiendo una novela, pero también un libro de poemas que lo voy a titular Corazón en Quietud, y que tratará de temas de autoayuda.

También estoy escribiendo un cuento donde contaré la forma como se vive en la selva.

De la nueva novela que vienes preparando, ¿qué nos podrías adelantar?

—Es la historia del pueblo Awajún, no solo de los que viven en la región del Alto Mayo en San Martín, sino también de los que están asentados en la zona baja de Loreto.

¿Y ya tiene título?                                

—Por ahora lo he titulado El encuentro frustrado en homenaje a una prima que siempre quiso conocerme, pero que no pudo hacerlo por su inesperada muerte.

 —Me has hablado de novelas, cuentos y poesía, ¿cómo te defines como escritora?

—No soy de los escritores que se encasillan en un mismo género. Si estoy escribiendo una poesía y veo algo por ahí que me llama la atención, dejo lo que estoy haciendo para ponerme escribir otra cosa.

Para escribir, ¿cómo te inspiras?

—Para mí el contacto con la naturaleza constituye una fuente de inspiración. Y una vez que ya tengo las ideas, busco la soledad para empezar a escribir.

¿Entonces, la pandemia te ha favorido?

—Digamos que sí. El hecho de estar en casa por la pandemia, me ha permitido avanzar con los trabajos literarios que te he mencionado, y que probablemente no hubiera empezado en tiempos normales.

Aurora Vela, ¿hasta dónde quiere llegar como escritora?

-La literatura para mí es un hobby que nunca lo voy a dejar, por más que tenga otras cosas que hacer.

¿Cómo nace tu amor por la literatura?

—Yo me crie con tías de edad avanzada, y recuerdo que una de ellas me leía libros como el cuento de Heidi. Ya de grande, leí muchas obras de Borges y de Benedetti, mis escritores favoritos.

MÁS INFORMACIÓN

En Lima, el libro Como el Pan de Azúcar lo pueden adquirir en la librería Ricardo Palma. Preguntar por el señor Adelfio Durán.

Para delibery, llamar a la señorita Jharleny Delgado Vela al teléfono +51 962765476 o escribirle al correo comoelpandeazucar@gmail.com

En Trujillo, llamar a la señora Yrma Reátegui Sandoval al 949555513. En Tarapoto, preguntar por María Margarita Garate en el celular 984886184. Y en Rioja, llamar a Itamar Huertas de Montoya al celular 942822679.

Comentarios

Cultura

¿Es buena la ley de libro?

Published

on

¡Por fin parió Paula! Tenemos nueva Ley del Libro y toda la comunidad librera está de plácemes, porque se logró extender por 3 años más la exoneración del pago de IGV a la venta de libros, así como permitir que la Sunat devuelva a los editores cuyos ingresos netos anuales no superen las 150 UITs, el IGV pagado en sus compras de insumos, bienes de capital y servicios. La comunidad librera también salta en un pie por haberse creado un fondo de S/16 millones destinado a la compra de libros para las bibliotecas públicas, así como para realizar convocatorias concursables de estímulo a la creación, la actividad editorial, la mediación de lectura y la internacionalización de las obras peruanas.

Indudablemente es un avance respecto a la ley anterior. Sin embargo, todavía estamos lejos de un régimen que fomente, no sólo la lectura, sino principalmente la dedicación creativa de los escritores peruanos y su articulación a cadenas de valor internacionales. Sigue siendo una ley sesgada a favorecer el negocio editorial de las principales empresas editoras, sin una visión integral de desarrollo de un ecosistema competitivo.

En todos estos años el sector editorial ha gozado de la exoneración del IGV a la importación y venta de libros y afines; del otorgamiento de un crédito tributario por reinversión de utilidades; y un reintegro tributario del IGV pagado en las adquisiciones de bienes de capital, materia prima, insumos, servicios, etc.

Sin embargo, en la práctica qué es lo que se ha venido logrando con estas exoneraciones. Quizás los lectores vuelvan a ilusionarse pensando que con esta ley se beneficiarán con precios más baratos, o los autores vuelvan a esperanzarse en que, con precios más bajos, ahora tendrán más compradores para sus libros.

Ilusiones y esperanzas que se asientan en un supuesto heroico: que el mercado editorial peruano se comporta parecido al mercado de papas (modelo de competencia perfecta), donde confluyen muchos ofertantes y muchos demandantes, por lo cual, al bajar el costo del producto (por efecto de la exoneración tributaria), la competencia entre ellos hace que el precio baje en proporción al menor costo.

La realidad es que el mercado editorial peruano es altamente concentrado. Según datos de la propia Agencia Peruana del ISBN, a pesar de que el 60% de las editoras son micro y pequeñas, ellas sólo registran el 26% de los títulos comercializados; el 74% restante es vendido por grandes empresas editoriales.

La propia Cámara Peruana del Libro reconoce que en 2016 el grupo de 268 empresas editoriales concentraron el 65% del total de títulos registrados en ese año. Incluso, apenas 10 de ellas concentraron el 44,7%, con un promedio de más de 100 títulos cada una de ellas. Si bien no hay cifras actualizadas al año 2020, se sabe que esta concentración se ha agudizado.

Además de ser altamente concentrado, el mercado editorial peruano es muy segmentado; o sea, está dividido en compartimentos estancos. Aun sin cifras, se sabe que la mayoría de los autores tienen un acceso exiguo a las grandes empresas editoriales. El negocio de éstas es editar a autores consagrados o vender títulos de consagrados importados, aparte de las dedicadas a la importación, edición y comercialización de títulos educativos al por mayor.

La mayoría de los autores peruanos auto publican sus obras, o recurren a pequeñas empresas editoras, que suelen cobrarles por publicar, en vez de pagarles derechos de autor. En otros países, las editoras grandes mantienen mecanismos para reclutar autores desconocidos talentosos, como lo hacen los grandes clubes de futbol. Aquí en Perú pedir eso son sueños de opio.

Además de ser altamente concentrado y segmentado, el mercado editorial peruano es muy integrado verticalmente. Las grandes editoras dominan toda la cadena de valor, desde la importación, hasta la edición, la distribución mayorista y el retail. Ello les da un alto poder de negociación con sus proveedores, gran capacidad de marketing y una posición privilegiada en el punto de venta, llámese ferias o cadenas de librerías.

Indudablemente que en ese segmento top, que mueve la mayor parte del negocio librero, no existe ningún incentivo de mercado para reflejar en un menor precio la exoneración del 18% del IGV. Por ello, no extraña que, tras ya casi dos décadas de haber gozado de estos beneficios, ni el gremio del sector ni el Estado han podido demostrar un impacto favorable de ese trato tributario especial.

Es así que el índice de precios en libros subió 28% entre 2005 y 2018, estando vigente el no pago del 18% de IGV en el sector, mientras en Chile en ese mismo lapso subió apenas 6%, estando sujeto al pago de 19% de IGV. Ese diferencial no es explicable por el lado cambiario, dado que el sol se ha depreciado incluso menos que el peso chileno frente al dólar en ese período.

Es cierto que, entre 2000 y 2016, el número de agentes editores subió de 298 a 994, como también trepó la oferta editorial de 2.001 a 6.463 títulos. Sin embargo, muchos de los micro agentes editores (personas naturales o microempresas) nuevos, así como cobran vida un día, al poco tiempo desaparecen.

Los que subsisten lo logran entablando una relación dominante frente a autores que, más allá de su calidad literaria, no tienen opción de acceder a las grandes editoras. Esa ventaja les permite generar una relación contractual informal, que les da amplia flexibilidad para aplicar mecanismos rentistas, generadores de sobre ganancias: impresión de ejemplares extra vendidos sin autorización del autor, incipiente soporte editor, demoras en pagos, exigua labor de promoción, etc. La gran mayoría de escritores peruanos caen en sus garras y suelen ser objeto de estafa.

Definitivamente, todo esto tiene que cambiar, pero no va a cambiar con esta nueva ley. Está pendiente una verdadera “Ley de Promoción de la Lectura y la Escritura Creativa”, que promueva la lectura o escucha y visualización, bajo cualquier medio que implique un proceso de escritura.

Para ello se tendría que ampliar el exiguo fondo de S/ 16 millones a S/ 100 millones anuales, con recursos de Innóvate Perú, expandible 5% por año. Dichos recursos podrían aplicarse a: (1) financiar fondos concursables de una gama de premios literarios y científicos en cada ciudad; (2) promover la participación de escritores y editores en círculos de innovación y proyectos de innovación cultural y empresarial; (3) organizar la entrega de bibliotecas virtuales (tipo kindle) a jóvenes escritores o aspirantes a serlo; (4) becas de estudios de postgrado en escritura creativa o literatura en las mejores universidades; y (5) becas de estadías de escritores peruanos en foros y proyectos editoriales internacionales.

La exoneración de impuestos no es la panacea mientras nuestro mercado sea tan concentrado y segmentado. Definitivamente los escritores peruanos deberían ser el eje de un ecosistema competitivo de difusión, almacenamiento y acceso al conocimiento y la información, articulado al enjambre editorial global de impresos y otros medios audiovisuales.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Comentario sobre la novela “El periodista deportivo” de Richard Ford

Published

on

Eduardo Lago menciona en su libro de ensayos “Walt Whitman ya no vive aquí” que la literatura norteamericana de la segunda mitad del siglo XX tuvo como rasgo característico la necesidad de exigir al lector cierta preparación académica para enfrentarse a las obras de algunos autores que formaron parte de la denominada “Escuela de la dificultad”. Estos serían Thomas Pynchon, John Barth, Robert Coover y Don DeLillo, quienes tuvieron como predecesores a James Joyce, Vladimir Nabokov (por ello D.F. Wallace los llamaba “los hijos de Nabokov”) y Samuel Beckett.  Es en este contexto de estilos complejos, lúdicos y paranoicos que aparecen otras vertientes con rasgos más cotidianos y cercanos a los problemas e intimidad de una sociedad.

Este es el caso de Richard Ford, quien confesó que su destino cambió totalmente a los diecinueve años por leer “Absalón, Absalón” de William Faulkner. Antes de tal descubrimiento, su vida había estado plagada de peleas callejeras, robo de autos y participaciones en carreras ilegales. Tanto lo cautivó la novela del escritor sureño, que decidió convertirse en narrador, a pesar de los síntomas de dislexia que sufría. Transformó a la escritura en un oficio de artesano y en una investigación constante, siendo internado en un hospital al término de cada libro por todo el desgaste que esto lo ocasionaba.

Autor de grandes obras, una de las más importantes, y que lo consagró internacionalmente, es “El periodista deportivo”. Novela que inicia la trilogía de Frank Bascombe, una especie de alter ego.

Hay novelas que destruyen la imagen de la “buena familia” y muestran, descarnadamente, los conflictos que hay en la intimidad de cada uno de sus integrantes. Esta temática ha sido muy explorada por otros buenos novelistas norteamericanos, cuyo fin consistió en derrumbar el inútil espejismo del gran sueño americano y del factor económico como elemento armonizador de la sociedad. Un claro ejemplo es “Pastoral Americana” del magnífico Philip Roth.

Los personajes que forman parte de “El periodista deportivo” no tienen problemas de dinero, sino de espíritu. La historia gira en torno a la figura de Frank Bascombe, quien a modo de confesión, va introduciéndonos en una vida que gira entre el fracaso y la soberbia, actuando casi como un existencialista moderno que convive entre noticias deportivas, relaciones amorosas frustradas y el desencanto por la literatura. Este personaje va destruyendo una magnífica carrera como escritor; su primer libro publicado fue muy alabado por la crítica, pero luego dejaría de escribir mencionaría que no es ninguna pérdida para la humanidad que un escritor decida dar por terminada su labor.

Richard Ford acierta al colocar como episodio inicial de la historia la muerte de Ralph (nueve años), hijo mayor de Frank Bascombe y su ex mujer, nombrada simplemente como “X”.  Empezar contando la muerte de un hijo pequeño sirve como una gran premonición de la atmósfera que envolverá la vida de los personajes. La forma de recordar cada año la muerte de Ralph está cargada de una situación trágica y romántica: encontrarse al amanecer en el cementerio para leer un poema mientras evocan el recuerdo que cada uno tiene de su hijo. Es en este contexto donde Frank desarrolla algunas reflexiones que describen su personalidad y manera de ver el mundo:

“A veces no nos hacemos adultos hasta que sufrimos una gran pérdida. Es como si la vida se convirtiera en una gigantesca ola que se nos llevara, engulléndolo todo”.

Ford nos demuestra que la ficción vale poco ante los dolorosos sucesos de la realidad, esto también lo reafirma al hacer que Frank deje de escribir historias para empezar a trabajar en algo que le genera mayor inestabilidad emocional, viajar constantemente para cubrir noticias deportivas.

A todo esto se le agrega el suicidio de un amigo, Walter, quien en los últimos días de su vida le va confesando algunas situaciones adversas, productos del rompimiento con su mujer (lo abandonó por otro hombre). Walter denigra el aspecto erótico, al confesar que mantuvo relaciones sexuales con una adolescente de trece años, además de sentir una falsa indignación y remordimiento por mantener relaciones homosexuales.  Ante esto, Frank parece no sorprenderse, sino simplemente darse cuenta de que el mundo en sí es algo terrorífico. Por ello utiliza una gran sentencia que lo describe como un personaje muy pesimista:

“A veces creo que ya nadie puede ser feliz”.

El suicidio de Walter parece unir, en la trama final de la novela, a Frank y su exmujer, ya que van de forma clandestina al apartamento de aquel para conocer algunos aspectos desconocidos de su vida. No hay nada raro en lo que ven dentro. Lo que marca esta escena es que Frank le pide a “X” que mantengan relaciones sexuales. Este hecho refleja muy bien la personalidad egocéntrica y repulsiva de nuestro protagonista.

Aparece otro personaje, Vicki (una enamorada pasajera), quien va a terminar por desfigurar la vida de Frank. Ella también vive de los fantasmas del pasado, no puede desprenderse de los recuerdos de su ex relación, y esto deteriora los sentimientos de ambos. Frank constantemente reniega sobre la importancia que le damos a algunas situaciones pasadas de nuestras vidas. Lamentablemente ello es lo que forma nuestro presente y posiblemente nuestro futuro:

“Lo que todos queremos en realidad es llegar a ese punto en el que el pasado ya no nos diga acerca de nosotros mismos y podamos seguir adelante ¿Acaso el pasado es representativo de la vida de alguien?”

La mayoría de los personajes están atrapados a las anclas del pasado, lo cual no les permite mantener una vida estable y segura. La única que parece mantenerse firme es “X”, quien luego de la separación con Frank, empieza una etapa de rejuvenecimiento gracias al deporte que practica, acompañada de sus dos hijos y de algunos hombres que la pretenden constantemente.

Considerado como gran heredero de Hemingway, Ford demuestra una gran destreza alegórica en los diálogos.  Los que más sobresalen son los de Frank y su exmujer, ya que están cargados de nostalgia, dolor, tristeza y fracaso. Al igual que en su corta novela “Incendios”, el escritor sabe mantener muy bien la tensión entre el lector y los problemas familiares de cada uno de los personajes. La relación que hay entre padres e hijos es incierta, lejana y llena de secretos que duelen.

La única muestra de pureza y sensibilidad que presenta Frank, es en los diálogos que mantiene con Paul, su segundo hijo. Hay una escena magistral en que hablan de Ralph, ya que aquel ha enviado un ave mensajera hacia donde esté su hermano muerto, y se presenta algo preocupado porque no sabe cuánto tardará en llegar, a lo que Frank actúa sabiamente al decirle una mentira que lo tranquiliza. A pesar de ello, se percibe una distancia entre ambos, debido a que este ronda la casa de “X” y sus hijos solo para percatarse si es que hay algún pretendiente en casa, no para intentar recuperar a su familia.

La incapacidad de amar con sinceridad es un elemento que destruye la vida de la mayoría de los personajes. El recuerdo del pasado son las heridas que aún nos hacen sangrar, algo que nos aterra, pero que en el fondo parece agradarnos.  

“El periodista deportivo” es una gran novela, por algo Raymond Carver llegó a escribir que Richard Ford “era el mejor escritor activo en nuestro país”.

Probablemente la narrativa norteamericana del siglo XX es la que posee una mayor variedad de estilo y temáticas, a comparación de los demás países. Esto le ha ayudado a enriquecer y consolidar una gran tradición que sirve como base a los nuevos escritores importantes que van apareciendo. Ford es un imprescindible para todos ellos.

Comentarios
Continue Reading

Cine

Pilar Roca: “Otra más del Ministerio de la Incultura contra el maestro Federico ‘Fico’ García”

Published

on

Esta semana falleció el cineasta peruano Federico ‘Fico’ García, un referente de la cinematografía nacional, con 13 películas dirigidas, entre las que están Kuntur Wachana (1977), que ganó el premio de la Federación Internacional de Crítica de Cine en el décimo Festival Internacional de Cine de Moscú de 1977, El Caso Huayanay (1981), El Socio de Dios (1986) y Laulico (1979). Además destacan: La manzanita del diablo (1990), La yunta brava (2000) y El forastero (2001).

La muerte de ‘Fico’ García también revela duros cuestionamientos contra el Ministerio de Cultura, institución que en sus 10 años de creación solo ha servido como caja chica para un grupito de amigos que tiene capturada una institución tan importante como el MINCUL.

Sobre DAFO y el Premio Personalidad Meritoria de la Cultura, que el Ministerio de Cultura le otorgó al cineasta italiano Gianfranco Annichini, se pronunció la escritora y cineasta Pilar Roca, quien solicita la intervención de la Contraloría y del Congreso de la República para investigar a La Dirección del Audiovisual, la Fonografía y los Nuevos Medios (DAFO), dirigida por el cuestionado Pierre Emile Vandoorne.

Aquí el texto de Pilar Roca:

Otra más del Ministerio de la Incultura contra el maestro Federico ‘Fico’ García

“Mientras Fico agonizaba rodeado del amor de los hijos y nietos, el Ministro de la Incultura declaraba a un cineasta de origen Italiano, radicado en Perú, “Premio Personalidad Meritoria de la Cultura”. Claro que a este cineasta en en el 2011 ya le habían regalado S/. 150,000 soles para que hiciera su primer y único largometraje Llamado “La Curiosa Vida de Eustaquio Rengifo”.

¿Ud. lo vio ? Yo no ¿Cuánto tiempo estuvo en los cines? No lo sé. Que no se use los dineros del Estado Peruano (pago de contribuyentes) para que la argolla se premie entre sí. Pido al Congreso y a la Controlaría de la República que Intervenga a DAFO – Ministerio de Cultura.

Próximamente sacaré “Misterdafo” y todos ustedes podrán conocer a quienes premian. Aunque claro, están algunos muy merecidos como el maestro Armando Robles Godoy, con quien a pesar de discrepar políticamente, admiramos como cineasta y ser humano.

Todos los años se reparten más de 24 millones de soles. Fico fue un hombre amplio de militancia política Comunista-Socialista-Andino. Una pregunta ¿Para el Ministerio de Cultura cuenta en la decisión del otorgamiento de Premios/Estímulos/Subsidios la opción política? Por favor, que se aclare ¿Ministerio de Cultura o de la incultura? Ud. decide”.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Cromatocidios – Ricardo Terrones

Published

on

Escribe: Amador Luna

“Cual en este lenguaje que nos azota nos sobresaltamos con la luz,
nuestros nervios son látigos entre las manos del tiempo, y la duda viene (…)”
Tristan Tzara, El hombre aproximativo.

Martes 20-10-2020, 0:31 am hora peninsular.  Un WhatsApp deambula de Chile a Extremadura. El surrealista Aldo Alcota interroga:”¿Conoces a Ricardo Terrones?” y uno no conoce pero sí conoce a Ricardo Terrones (Ricardo Henrry Terrones Mayta. Trujillo, Chepén, Perú 1976).

Una alfombra se agita y se despierta bajo mis pies y me dispongo al tropiezo y a lo onírico. Deshojo sus visiones, que son las mías, y regreso a mi Perú.

“Imagina a Ricardo, convocando y escuchando los colores que puedan surgir al convocar lo sonoro de ese río Jequetepeque, que contiene el laberinto de tantas culturas ancestrales en su pronunciación”, me digo. El viento me ve y me veo caminando a través de su pintura.

Todo resulta sonoro en su obra. Siluetas agitadas agigantan esta sensación. El caparazón de las figuras protege el fruto sensible adentro de ellas, las conforta de las catástrofes pasajeras que se desarrollan afuera. Existe una dislocación de la melancolía, bueno, de lo que debiera ser melancolía y ya no lo es más. Y uno no conoce, pero sí conoce a Ricardo Terrones.

Cuando el tedio implora atención como nunca, en este estado hastiado de consumo visual compulsivo actual, la pintura de Ricardo invita a observar, con calma rigurosa, el descarrilamiento de esos trenes faltos de propuestas porque nadie guía a las locomotoras. Él lo sabe porque se sabe maquinista.

Obra de Ricardo Terrones.

La altura de la cordillera en los horizontes de sus cuadros, la lengua cupisnique en lo delirante de los trazos, las geometrías de ChanChan en la disposición de los elementos… lo zodiacal de una herencia, se reivindica. “La indescriptible belleza de cada instante y cada cosa”, escribe el peruano Jorge Eduardo Eielson, quien tampoco pero también conoce a Ricardo Terrones.

Barajo las treinta y cuatro cartas que el artista ha tenido a bien compartir conmigo. Al comenzar a barajar, mis manos se documentan y quedan en hueco, pensativas: ante la vida la vergüenza no triunfa.  El arrecife celular está revolucionado. Me reconozco ahora, en este instante en que usted lee, en lo mitocondrial del gris presente en su serie de siluetas porosas en B/N. El arte funciona en estos columpios telepáticos, créame. Ricardo sabe, pregúntele a sus cuadros.

En la carta elegida, un perro viringo flota junto a una jauría camaleónica, como una vegetación casual y causal en contradicción. Hay un relato en el rastro que el carbón deja en los huesos bosquejados sobre el bastidor. Hay un relato en el rastro que el carbón deja en lo vulnerable de mi pasión por la pintura. Hay un relato y hay un rastro.

Obra de Ricardo Terrones.

Y mientras enmascaro los ojos con los párpados y me dispongo a nadar en la ambigüedad que esta cicuta, sabrosa y mimosa, un vendaval carcome mi ciudad interior tras el paso de estas tormentas de algodón y de mercurio. La infantería del buen arte deja siempre en lo fértil de mis ruinas una hermosa sensación de mariposas comestibles sobrevolándolas, sobrevolándome.

Y eso que, recuerden, yo no conozco, pero sí conozco, como usted, a Ricardo Terrones.

Amador Luna, Extremadura. 24 de octubre de 2020.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Carta abierta al Ministerio de Cultura del Perú

Published

on

Señor Ministro de Cultura, le habla uno de los más entusiastas jóvenes que aman y viven la poesía en las tierras del Perú. Vivir y amar, dos verbos difíciles para muchos que actualmente no tienen ni si quiera un futuro. Y sí, mi amor a las letras, no es solo pose o figurita para las fotografías que inundan las redes, es, nada menos, la prueba de que mi sangre, mi ser y mis sueños son lenguaje y son literatura. Y hablo desde esa, mi única trinchera.

Nosotros, los que realmente amamos el arte de escribir, somos claros: nada nos puede parar ni puede detener la necesidad de manifestarnos en la belleza del lenguaje. Amamos los libros porque sí, porque no hay de otra forma, porque sin ellos tal vez nuestras vidas tan grises serían muchísimo más grises, porque sin el lenguaje que los libros arrojan sobre nuestras ansiosas mentes no existiría la posibilidad del devenir y su fuerza y belleza es nuestro mayor anhelo.

Y es que, Señor Ministro de Cultura, la cultura en nuestro país jamás fue tan humillada. Yo, desde mi asiento, vi como el Estado daba muchísimo dinero a empresarios que ya tenían muchísimo dinero en sus programas como Reactiva Perú. Sí, lo sé, vivimos dominados por las Empresas. Yo, desde mis calles, vi como nadie aquí recibió apoyo, vi como en los cerros de mi barrio, en aquellos cerros que nadie dibujó en sus reflexiones, salían cuerpos en camillas directo al fuego. Venimos de eso: muerte, miedo, muchísimo miedo y soledad, soledad y furia. Y, en ese marco, pienso, me pregunto, ¿cómo es posible que nuestro Ministerio de Cultura no apoye a nuestros escritores y poetas? Yo no hablo aquí solamente por mí y mi estética, hablo por todos los escritores que construyen este país con su lenguaje, con sus ilusiones, con sus sueños. ¿Dónde están ellos? 

¿Por qué darle mayor prioridad a extranjeros que son populares en las redes sociales y no darle espacio a poetas grandes aunque jóvenes totalmente olvidados? No pretendo llamar la atención con asuntos que todos, en sus propias reflexiones, comprenden como naturales

Si nos ponemos a cuadrar el asunto veremos, sin necesidad de tanta reflexión, que la cultura en el Perú la mueven algunos entes (Casa de La Literatura, por ejemplo; concursos, sea el Copé, por ejemplo) que no son necesariamente agentes o filtros únicos de lo que sucede en nuestro presente.

El presente es amplio, se abre, lo veo, y lo ves; lo vemos dentro de nuestro diario vivir, cuando se acomodan el tapabocas, cuando la sombra de las ramas titila; por ende, siendo así el asunto neurálgico de nuestro tema, resulta, no solo anecdótico sino triste para la movida nacional, la que viene siendo programada por diferentes editores, poetas, novelistas, cuentistas, diseñadores, correctores, en fin, esa rara masa de luz que forma la contemporaneidad literaria.

Esa rama de luz que existe. No se trata aquí de exigir nada ni de abrir las manos para recibir premios o dinero como muchos otros poetas y cuenteros hacen con toda naturalidad, sino, sencillamente, expresarles nuestro malestar, hacerle ver  nuestro malestar;  y elevar una voz disidente entre tantos aplausos vacíos y conversaciones que no generan nada. Es el momento de que la gran tarea de construir el país con nuestros lenguajes sea observadas y atendidas a nivel sociedad.

No puedo silenciar el vejamen contra la cultura y su producción interna que esto significa y, por otro lado, no puedo dejar de pensar en todos aquellos actores que fueron realmente afectados en tiempos de Pandemia y que hoy, como pueden, luchan desde sus trincheras. Pienso en los poetas y en los libreros, en los jóvenes a la cabeza de revistas, en los latidos que mueven el fuego de la literatura de nuestro país. La tarea empezó ahora. Y queremos al Estado de nuestra parte y no, como actualmente vemos, con indiferencia a toda su pluralidad y crisis. Es hermoso pensar en un futuro de equidad para toda la comunidad de escritores de nuestro país.

Julio Barco, Lima, octubre de 22 del 2020

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Viernes Literario: Milenaria, no “Millennial” / Territorios ancestrales de la poesía peruana

Published

on

La poesía que se escribe a la vera de los Andes es milenaria, no “millennial” ni “pandemian”. Como se hizo con nuestra historia, se pretende usar un prisma occidental ajeno a nuestro contexto, para querer entender expresiones artísticas que nacen bajo otra lectura de la naturaleza, el mundo y el universo. La poesía no tiene fronteras, lo habito todo, es cierto. Sin embargo, nace y se desarrolla en un territorio que no necesariamente es físico sino también espiritual. El territorio tiene un valor colectivo y está enlazado a la identidad, la cultura y la cosmovisión de los pueblos. 

Para ubicar esa poesía, debemos recurrir a las fuentes escritas del siglo XVI como también a las expresiones rituales que sobreviven en las naciones K’ana o Q’ero, en la actualidad. La poesía es consustancial a la ritualidad andina y siempre estará presente entre la música, la danza y el teatro. Para Sebastián Salazar Bondy, en “Mil años de poesía peruana” (1964): “La poesía peruana es de tono menor -entendida la palabra en su acepción musical, sin asomo, contra lo que muchos a veces interpretan, de desmedro cualitativo, es decir, melancólica y aquejada de nostalgia. Poesía en general romántica, la de los poetas peruanos es y sigue siendo, salvo muy pocas excepciones…”. A la distancia de ese texto, me permito discrepar pues si bien SSB, acierta en ciertos puntos de su análisis, el trasfondo está tiznado por una visión colonial de los Andes: “Los cronistas consignan cánticos y oraciones prehispánicas y en el folklore perduran joyas de un delicado cancionero erótico y campesino, cuyas traducciones al español han influido en los poetas cultos desde Mariano Melgar”.

De la colonialidad al criollismo peruano, que también se expresa en la literatura, se calificó y sigue calificando la poesía andina de nostálgica, melancólica y romántica cuando en realidad manifiesta, como otras altas culturas de la antigüedad, una estrecha relación con el movimiento astronómico del cosmos que rige e influye en las fuerzas de la naturaleza que se visibilizan en la tierra. Si releemos cómo se interpretó nuestra cultura, esos “cánticos” son poemas y el “folklore” es la cultura viva que resiste y persiste en comunidades andinas o amazónicas. Un ejemplo concreto es la visión del cielo. En los himnos a “Viracocha Señor del Universo”, Manco Inca increpa: “óyeme, desde el mar de arriba en que permaneces. Desde el mar de abajo en que estás, creador del mundo…” (Cesar Toro Montalvo, Manual de Literatura Peruana, Tomo I, 1990).

En la mitología amazónica cusqueña, los matsiguenga, kakinte, ashaninka, yine yami y nanty, de las familias lingüísticas “arawak”, y “yura” de la familia lingüística “pano”, consideran al firmamento un río celestial que también tiene cauce en la tierra. Su poesía y ritualidad expone una fuerte relación espiritual con “el gran río”, donde se desenvuelve su visión y relación con la vida y la muerte. Aunque tienen distintas lenguas y expresiones culturales, comparten la certeza de que el bosque y el río proveen recursos esenciales para su subsistencia material y psíquica.

Su poesía está impresa en su lengua, en su historia y en sus mitos. “El origen de la yuca y otras plantas” como también “Los hijos de Kashiri” son los bellos testimonios orales que respaldan mi afirmación y se respaldan con escenarios naturales como el turquesa “Yoyato” o el Pongo de Maenique donde reside “Tasorinchi” con su incólume pedestal de piedra (El rostro amazónico del Cusco, 2005). Sin Qoyllurit’i o el Intialabado, sería difícil entender la poesía del mundo andino y sus naciones a su vez vinculadas a la Amazonía. Estos territorios ancestrales de la poesía, no se divisan desde Lima ni la franja costera que mira el mar, pero también es andina. Son invisibles para los ministerios de educación, cultura y ambiente porque para el neocoloniaje esos espacios están “deshabitados” y necesitan de la extracción de sus recursos para el “desarrollo”. Sin embargo, en el corazón de cada peruano existe un territorio espiritual donde se puede refundar el Perú, solo es necesario encontrarlo, leer y releer nuestra historia, asumir que la identidad es otro poema que aún nos falta escribir.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

El pueblo del Cusco rechaza las deplorables declaraciones del Director del Ministerio de Cultura

Published

on

El pueblo cusqueño rechazó mediante un pronunciamiento las deplorables declaraciones del Director de la Direccción Desconcentrada de Cultura de Cusco, Fredy Domingo Escobar Zamalloa, quien señaló que la setencia judicial que ordena demoler la construcción del Hotel Sheraton en la calle Saphy es inejecutable.

Sus declaraciones han generado fuertes críticas en la ciudad imperial, ya que una de las funciones del Ministerio de Cultura es la protección del Patrimonio Cultural. El pronunciamiento también solicita la inmediata distitución del señor Fredy Escobar Zamalloa.

Aquí el pronunciamiento completo.

PRONUNCIAMIENTO

A la opinión pública nacional e internacional,


El Director de la Dirección Desconcentrada de Cultura del Cusco ha anunciado a la prensa que la sentencia judicial de demolición del Hotel Sheraton es inejecutable.

El pueblo del Cusco rechaza las deplorables declaraciones del dicho funcionario y exige que se cumpla la demolición total del hotel Sheraton construido en la calle Saphy y la plena restitución de los andenes inkas.

Es menester recalcar que esta sentencia judicial ha sido fruto de una larga lucha del pueblo, colectivos patrimonialistas, ciudadanos, asociaciones culturales, sindicatos, organizaciones sociales, colegios
profesionales, universidades y sociedad civil cusqueña. Así mismo a nivel internacional recibimos el respaldo de la UNESCO e instituciones defensoras del patrimonio cultural de la humanidad.

Resulta falsa la opinión de dicha autoridad desconcentrada quien asevera que:“solo debería demolerse el 10% de la infraestructura levantada porque la demolición total perjudicaría los cimientos de la avenida Don Bosco, vía que conduce al Parque Arqueológico Sacsayhuaman”. Refiriéndose a la reposición de los andenes incas, incurre también en falsedad cuando el funcionario sostiene que “no se
pueden restablecer porque el material lítico que lo contenía ha desaparecido”.

Denunciamos esta actitud del Ministerio de Cultura, quién pese a la esforzada lucha ciudadana por nuestro patrimonio cultural, continua su flagrante omisión de funciones a lo que ahora suma desacato a la sentencia judicial. Lamentamos que esa institución pública siga en manos de quienes prefieren defender intereses ajenos a esforzarse por encontrar las soluciones técnicas que se requieren para la debida ejecución de la sentencia de demolición y restitución de los andenes inkas.

Consideramos que ya es hora que estas autoridades y funcionarios den un paso al costado para que nuevos profesionales idóneos asuman las tareas constitucionales que corresponden al Ministerio de Cultura como ente comprometido con la defensa de nuestro patrimonio arqueológico.

Convocamos a la ciudadanía, organizaciones sociales e instituciones del país a sumarse a la defensa irrestricta de nuestro patrimonio cultural. Anticipamos que de ser necesario acudiremos a todas las instancias internacionales pertinentes, habida cuenta de la condición del Cusco como patrimonio cultural de la humanidad.

Qosqo, Octubre del 2020

Pronunciamiento-caso-Sheraton-1

Comentarios
Continue Reading

Arte

Convocatoria La Fabrique: Residencias para artistas en la Alianza Francesa

Published

on

La Alianza Francesa de Lima invita a artistas, investigadores y colectivos de las artes escénicas y visuales, nacionales y extranjeros residentes en el Perú, a participar en la convocatoria de LA FABRIQUE, Residencias para artistas AF 2020. Podrán presentar su proyecto hasta el 15 de noviembre enviado a: z.rodriguez@alianzafrancesa.org.pe Charla informativa 22.10 a las 6:00pm vía Facebook /afculturalima

La residencia: La Alianza Francesa de Lima, entre sus múltiples iniciativas en apoyo a los artistas y a la cultura en general, y más aún en el actual momento de crisis sanitaria, ha decidido lanzar un programa de Residencias para Artistas AF 2020, que consiste en la acogida de 10 proyectos artísticos en 10 salones de clase que por el momento están vacíos por la crisis sanitaria. Las residencias para artistas se desarrollarán en su sede de Miraflores.

Con el fin de impulsar la creación artística y reflexionar sobre la importancia del arte en la sociedad, la Alianza Francesa de Lima abre sus puertas a artistas de distintas disciplinas y se convierte en un laboratorio de creación de las artes escénicas y visuales. Así, LA FABRIQUE será un centro de creación, de formación y de difusión para artistas, colectivos artísticos, compañias, autores y compositores nacionales o extranjeros residentes en el Perú, en el cual no solo se beneficiarán de espacios para trabajar a lo largo de 3 meses, sino de un acompañamiento profesional.

LA FABRIQUE será un laboratorio de experimentación, en donde los artistas podrán investigar y crear sin las presiones de producción de resultados o productos terminados; en LA FABRIQUE se les da mayor importancia a los procesos de creación, a la reflexión, al intercambio y la discusión, así como a la exploración.

Los salones estarán a disposición de las y los artistas entre el 30 de noviembre al 20 de febrero de 2021, y contarán con servicio de Wifi. Asimismo, se habilitará una zona ventilada para el encuentro entre artistas, un lugar en el que se pueda almorzar y compartir experiencias y visiones.

Beneficios para las y los artistas: Durante los tres meses de residencia, los artistas serán parte de un programa de acompañamiento profesional, gracias a una serie de encuentros y conferencias como:

Residencias para artistas en Francia, Becas de posgrado para estudiar en Francia, Funcionamiento de los Centros Regionales de Arte en Francia y otras instituciones públicas dedicadas al arte, Funcionamiento de los Teatros Nacionales, Escenarios Nacionales, Centros Coreográficos Nacionales y Centros Dramáticos Nacionales, Centros de Documentación para las Artes en Francia, Charla: Arte, cultura e industrias culturales, establezcamos las diferencias, Estrategias para la comunicación, ¿cómo armar un dossier artístico que impacte?, Otras asesorías de acuerdo a los perfiles de las y los artistas residentes.

Informes y presentación de proyectos: Para resolver consultas y enviar los proyectos:  z.rodriguez@alianzafrancesa.org.pe 

Aquí un comentario del director de la Alianza Francesa, Nicolás Mezzalira, sobre la convocatoria para la residencia de artistas.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIBRERÍA

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending