Connect with us

Actualidad

CINCO HISTORIAS DE BARRIOS ALTOS

Published

on

Escribe Rodolfo Ybarra

1.-EL NEGRO PEPE

En Barrios Altos la vida no vale nada y donde por un sol te pueden cortar el pescuezo. Aquí estoy paseando con el negro Pepe, “Caporal”, “Taita” de los más bravos, puros chuzos, huecos de bala y callos en las manos, con 85 años de dinosaurio sableado y cazado por pistoleros furtivos de uniforme o con pañuelo de media cara; y,  a pesar de todo, sobreviviente de sus propias batallas y que aún trabaja de cachinero y ha estado en casi todos los penales del Perú, menos en el SEPA, tal y como afirma categóricamente. Nadie lo “huevea” –te lo dice señalándote con el dedo– y las cosas claras y el chocolate espeso.

Nos dirigimos por La Carroza y la Huerta Perdida, sus lugares de paso, y por otras callecitas donde el mismo diablo no entra, tratando de terminar de construir otro de los personajes para una futura novela. Consejo: si quieres escribir y que te crean, pues tienes que ensuciarte los zapatos y arriesgar el pellejo. El resto es sentarse a teclear, buscar un editor que confíe en ti y que no te estafe y entrar a la imprenta. Eso sí, amigos, aquí los premios literarios no interesan. La vanidad no tiene lugar en este no-lugar, es más, hasta puedes ser atravesado por un verduguillo. Esto es lo que Nietzsche decía que era mirar el abismo, el único detalle es no dejarse caer o, simplemente, no caer. Ahora si quieres fama, viajecitos, televisión y prensa servil y complaciente, pues dedícate a otra cosa.

2.-COLEGIO NACIONAL 1028, “REPÚBLICA ARGENTINA”

No sé cómo así, de un día para otro, y cuando pensaba que mi vida era estar entre niños de bien y con asesoría espiritual de monjes salesianos y hermosas niñas de cabello lavado con colas de caballo y con perfumen Johnson & Johnson, llegué al colegio nacional “República Argentina”, ubicado en el jirón Miró Quesada 1340, en pleno Barrios Altos, ahí mismo donde la gente hablaba gritando y los niños y las personas mayores, en general, lucían bastante feos, sucios, desaliñados y con un lenguaje lleno de procacidades, insultos y palabrotas que, en ese tiempo, apenas lograba entender.

Mi madre me fue llevando de la mano, recuerdo que la fachada, grande y virreinal, era de color celeste y blanco, a la entrada había una estatua gigante y de bronce del general San Martín que te daba el recibimiento con los brazos abiertos como el Cristo Corcovado. Al asomar por una de las puertas con vitrales nos encontramos con una señora de lentes que nos preguntó qué deseábamos. Recuerdo que era febrero y hacía un calor insoportable y, para llegar ahí, habíamos tenido que sortear una lluvia de globos y baldazos de agua que caían de los techos y las quintas maltrechas y cochambrosas que rodeaban el jirón Puno, el jirón Huánuco y Cinco Esquinas que quedaba a una cuadra y media de la que sería mi “alma máter”. Lo cierto es que la señora nos dijo que ella era la directora y se presentó: “soy Nelly Morón de Miranda y este colegio, República Argentina, les da la bienvenida”. Las vacantes eran infinitas porque, como era un colegio del Estado, podían meter decenas o, quizás centenas de estudiantes en una sola aula y todo se justificaba bajo el concepto de que la educación primaria y secundaria es un derecho y el Estado provee y se asegura de que el educando reciba lo necesario para formarse como un hombre de bien y bla, bla, bla.

Antes de irnos nos pidieron dos fotos tamaño carné y un certificado de salud o placa radiográfica de pulmones, ya que, por esa época, a mediados de los setentas, la tuberculosis era una plaga que había infectado a gran parte de la población. Recuerdo que fuimos corriendo donde un chino fotógrafo que quedaba en la plaza Buenos Aires y que trabajaba en horario de oficina, al costado de la panadería y pastelería Azato, cuyo producto más preciado eran unos panecillos dulces espolvoreados con azúcar impalpable y cuyo olor a canela aún guardo en mi memoria.

El chino me entregó un peine desdentado y un lavatorio de agua y me dijo “arréglate”. Yo me mojé la cara porque estaba sudando como un chancho y me peiné con raya a un costado mientras mi madre pagaba el importe de las fotos a una vieja regordeta que estaba en silla de ruedas. El chino presionó el flash y, después de media hora, nos entregó las fotos que previamente había cortado con una tijerita de mano y metido dentro de un sobre transparente donde podía verme a mí mismo con mi cara de asustado y los pelos parados. Y de ahí nos fuimos corriendo al hospital “Dos de Mayo” que estaba a tres cuadras de ahí, entramos por la puerta de la avenida Grau, pagamos en ventanilla y nos dirigimos al pabellón de neumología; en ese tiempo y por la epidemia, atendía todo el día, ahí había una larga cola de niños, como yo, que estaban esperando su turno. Recuerdo que mi madre me compró unos quequitos sueltos en forma de bomba y compró una gaseosa marca Pasteurina. Después de dos horas de espera, me llamaron por mi nombre: “Señor Rodolfo Ybarra, señor Rodolfo Ybarra”.

El encargado de hacer las placas era un hombre esquelético forrado con unas mantas blancas que daba la impresión de ser una momia. Me dijo que me quitara el polo y que me pusiera encima de un taburete. El hombre presionó un botón y una plancha metálica se acercó como si fuera a triturarme contra la pared. “Tienes que abrazar al fierro y aguantar la respiración”, me dijo el cadavérico. Y después de bajar una palanca y de un sonido como de caja de cambio de carro viejo,  el técnico dijo que todo había salido bien y que en dos horas podíamos recabar los resultados. Así que, con mi madre abanicándose el rostro con los papeles del colegio, me quedé mirando a los enfermos de traumatología que estaban al frente de nosotros. Ahí había personas a las que  les habían serruchado las piernas, gente con férulas o con muletas se movían de un lado para otro, muchos de ellos se quejaban o daban estruendosos alaridos y yo le agradecía a diosito por tener las dos piernas y los dos brazos en perfecto estado de salud.

Después de deambular por ahí y cuando mi madre se estaba quedando dormida, volvieron a mencionar mi nombre en voz alta: “Señor Rodolfo Ybarra, acérquese por favor, aquí tiene su certificado, atención…”. Los resultados de las placas habían salido “negativo”, o sea, que no tenía tuberculosis y podían matricularme sin ningún problema. Así que regresamos al colegio de marras, casi al terminar la tarde. La misma directora nos atendió y nos dijo que teníamos que rellenar unos papeles y firmar para que todo estuviera en orden con la UGEL, que era la que se encargaban de fiscalizar a los colegios nacionales. Y sin más trámites burocráticos y en pleno gobierno militar del general Velasco Alvarado, me convertí en egregio alumno del excelentísimo colegio “República Argentina” nro. 1028 de Barrios Altos.

3.-“MOLOCHE”

Hace muchos años que, por uno u otro motivo, no regresaba a Barrios Altos. Así que hace unos días decidí volver al jirón Lucanas con jirón Miró Quesada y, de pronto, me encontré cara a cara con esa leyenda viviente, leyenda negra, además, que es “Moloche” o “Moloch”, el demonio del quinto infierno y cuyo verdadero nombre significa más bien lo contrario: Gabriel o el “arcángel” Gabriel. Un hombre barbado y con una ropa lustrosa a quien conocí a mediados de los setenta cuando yo estudiaba en ese colegio premilitarizado que era el República Argentina 1028, en plena época de golpes de Estado, cuando aquí gobernaba Velasco Alvarado y en la tierra gaucha mandaba Videla.

Y es que “Moloche” era un hippie viejo cuya melena o África look me daba mucho temor cada vez que me lo cruzaba en la calle y más todavía porque andaba con un pantalón a cuadros viejísimo y con unas campanas enormes que acababan en unos macarios de color guinda. Lo cierto fue que, en mi adolescencia, gracias a un guitarrista llamado Micky, compositor y amigo de los Dudó, me acerqué a Moloche que sabía mucho de rock y que, para mi asombro, según cuenta él mismo y lo pudimos comprobar, nunca se había subido a un carro, microbús o vehículo que se alimente de combustible. Es lo que hoy en día se llama un neoludita. Y vive en una casona antigua que casi no tiene ventanas, salvo el agujero que él mismo cavó en una pared que da a un descampado.

“Moloche”, en esos años de revueltas políticas y militares, era un conocido roquero que parloteaba en las esquinas haciendo piruetas con las llaves, las que lanzaba hacia el cielo y recogía con las piernas dominándola como si fuera una pelota. También tenía un extenso repertorio de piropos poéticos y elegantes que lanzaba a las chicas con mucho cuidado y con voz de poeta. No obstante y aun cuando él hizo de Cirano de Bergerac muchas veces y ayudó a matrimoniar a decenas de amigos, él mismo nunca se casó ni nunca se le vio con alguna mujer.  Quizás porque lo veían un poco loco y delirante o quizás porque siempre se llevó bien consigo mismo y no necesitó de nadie más.

Todavía recuerdo su saludo a la gente del barrio y su chasquear de dedos y sus pasos medidos como si estuviera en una pasarela.

Curiosamente, muchos años después, yo tendría una melena más larga que la suya y, seguro, en su momento, me tocaría atemorizar a otros niños como yo lo era en ese entonces.

4.-YO ESCUCHÉ CANTAR A ANAMELBA

Anamelba era una mujer gorda de voz aguda y potente que vivía a unas cuadras de mi casa de B. A. La recuerdo como si fuera ayer porque ella vendía unos adoquines de fruta y “marcianos” multicolores con los que financiaba su carrera de artista y con los que yo me enfermaba para no ir al colegio. Cada vez que iba a buscar a Anamelba me decía “cómo está el niño lindo” –un viejo cumplido que le repetía a todos los niños del barrio– y me acariciaba el cabello y yo la miraba con ojos de cordero degollado o con los ojos de un alumno con el complejo de Edipo refractado en su profesora.

Alguna vez, dentro de esa extraña y helada complicidad, me cantó una canción a capella porque yo se la pedí. Fue una mañana de abril, el verano ya empezaba a amainar y yo con mi uniforme nuevo, mi camisita blanca, mi pantalón plomo oscuro y mis zapatos negros lustrados “al duco”, caminaba orondo por aquellas callecitas de mi antiguo barrio. Ahí en la sala de su casa y mordisqueando el hielo la escuché entonar completita una canción que hablaba del desamor, aunque en ese tiempo yo no entendía nada solo me preocupaba de que esos sonidos agudos no me destemplaran los dientes. Imagino, ahora, que ese era el desamor que sentía por Julio Jaramillo, el cantante ecuatoriano de pasillos, con el que tuvo un tórrido romance y con el que grabó a tándem algunos temas que aún las pasan en radios del recuerdo, esas que están muy a la derecha o muy a la izquierda del dial.

Aunque nunca me gustaron los boleros, cada vez que camino por una vieja calle y escucho alguna cancioncita antigua siento que otra vez estoy parado frente a la puerta de fierro de Anamelba, en la tercera cuadra del jirón Lucanas, o persiguiendo con mis 11 años a la hija de Vicky Jiménez, “la reina del bolero” –en esos tiempos la competencia directa de Anamelba–, que vivía a un par de cuadras de mi casa, la niña presumida que siempre se encargaba de subirme la autoestima diciendo que yo no era na die y que su mamá era una artista, una cantante reconocida y que, por lo tanto, no podía ser mi amiga, y, mientras decía todo esto, iba mostrándome todos los regalos que su madre (“la muñequita del bolero”, así la había bautizado un conocido presentador de televisión) le había traído de sus viajes por Europa; y yo mirándola me iba enamorando hasta el tuétano de los huesos, hasta el reconcho de la médula ósea, hasta lo más hondo del alma, sí, siempre sí… pero de mí mismo.

Aquellos boleros no los volví a escuchar más. De adolescente me dediqué a escuchar rock, jazz, frejazz, new age, y otros géneros llamados “cultos”, más “evolucionados”, más “técnicos”, más “progresivos”, etc., etc. Pero un tiempo me alejé de todo esto, dejé de escuchar música, dejé de escribir. Me fui de viaje por remotos parajes y así anduve mucho tiempo yendo de aquí para allá con los mochileros y artesanos con los que me acompañaba una trocha para después seguir el camino trazado hasta que un día me volví sedentario. Y cuando alguien, por alguna razón extraña, me preguntaba de boleros yo negaba en todos los idiomas posibles que supiera algo de este, ahora, género marginal.

Han pasado más de 40 años y recuerdo claramente que aquella canción a voz en cuello que entonó Anamelba en una mañana de fines de los años setenta fue “Aceptaré”. Con respecto a aquella niña engreída, hija de Vicky Jiménez, me olvidé hasta de su nombre, sólo recuerdo sus frases entrecortadas y sus “tú no eres nadieS”. Y ahora con ese “Aceptaré” de fondo trágico puedo decir que yo me sigo preguntando lo mismo: en efecto, chiquilla de mis peores sueños, yo no soy nadieS, yo sólo soy el testigo de un tiempo que se esfumo entre mis manos, de un pasado que a veces regresa como un boomerang y nos da un golpe en el pecho; pero, al fin y al cabo, yo solo soy testigo de mí mismo.

5.-UNA VIEJA PELEA EN BARRIOS ALTOS

Cuando estaba en la primaria, existía en el salón de clase el clásico matoncito de barrio que reproducía en su forma de ser su tortuosa relación familiar: padre borracho, pegalón y gritero; madre desaseada y desordenada; hermanos egoístas, pendencieros y abusadores. Lo cierto es que este bocón y roba-loncheras no tenía rival, dada a su estatura (puesto que había repetido tres veces), su verbo florido y su gordura elefantiásica con la que eventualmente (y literalmente) aplastaba a quien osara retarlo.

Cierto día que me había insultado y jalado de la chompa, zamaquéandome como un tentetieso para que le ayude en las tareas, se me escapó un insulto, una palabrota que quedó retumbando en el aula. El matoncito, hábil en las “malas palabras” y en las diatribas, no pudo hacer nada en ese momento porque entró el auxiliar a pasar lista y ver el asunto del cuaderno de control y las firmas de los padres. El matoncito me dijo en silencio, casi susurrando, raspando las palabras y frunciendo el ceño: “te cagaste Ybarra a la salida te rompo la cara…”. Yo con mis 9 años recién cumplidos empecé a temblar, mis dientes cascabeleaban como si tuviera frío, se me erizaron los pelos de la cabeza, pero respiré hondo y me dije: al diablo, no tengo nada que perder, si me pega me pega, pero algo haré con este abusivo que me llevaba algo más que una cabeza y como 30 kilos más.

A las afueras de ese colegio religioso –claretiano, para más detalles– esperaban las barras, casi todos los oprimidos, niños con formación católica e hipócrita; muchachitos pequeños y enclenques tenían vagas esperanzas en que yo los reivindicará con algún golpe en esa panza grotesca y aguanosa. Uno de ellos me miro y se persignó. Tuve miedo pero pasé saliva y me tragué mis fobias y con ellas los 30 kilos de diferencia.

Observé al niño gordo como si fuera un luchador de Sumo, no sé porque lo imaginé calato y con ese jebe horroroso en el trasero, tirando sal a la esquina contraria y exhibiendo su peso; peso que aprovechó inmediatamente para empujarme contra un grupo de ayayeros (no de mi lado) que estaban detrás de mí y que me devolvieron rápidamente al ruedo como si fuera un resorte a los puños del pequeño gorila quien aprovechó para hincharme un ojo y reír a mandíbula batiente mientras su séquito, otros dos de su calaña, se burlaban.

En un breve descuido y aprovechando que mi rival se jactaba de mi debilidad física aproveché para darle un cabezazo con todas las fuerzas como jamás había imaginado, hasta entonces, que tenía en mi cuerpo. Me lancé hacia delante con la testa como un toro y cerré los ojos. Mi misión era embestir con mi pequeña humanidad a ese pequeño monstruo, tirano y dictadorzuelo. Resultado: le bajé todos los dientes de adelante. En mi cabeza se abrieron cuatro orificios notorios (bajo mi corte de pelo alemán) que destilaban sangre pero que no eran nada comparado con la hemorragia y los borbotones que le salían de la boca al matoncito de barrio. Para mí fue una pelea épica, casi bíblica, me había bajado a Goliat, el endriago había sido derrotado, y no con una honda sino con mi cabeza. Aún conservo esas viejas cicatrices y una hoja de mi primera expulsión escolar.

COTA

El “negro Pepe” se despide de este mundo, dice que le duelen todos los huesos, ya no puede caminar y solo respirar se le hace difícil y que ahora sí “se va para la Habana” o como dice el poeta Carlos Oliva: “La muerte es y trato de alcanzarla”. Con el cuerpo puro hueco de tanta bala que le entró por todos lados y una-vida-al-servicio-de-los-más-pobres. Dice que robó a los de arriba para comer y para dar de comer a los de abajo. Ahora nada tiene (los policías le quitaron todo y se quedaron con su botín) solo los recuerdos que se diluyen en su voz carrasposa. Además, dice que se equivocó de carrera, quizás lo suyo hubiese sido ser presidente.

¡Hasta siempre “negro Pepe”!

(PUBLICADO EN LA REVISTA IMPRESA LIMA GRIS N° 18)

Comentarios

Rodolfo Ybarra. Ha estudiado matemática pura, física, electrónica y comunicaciones. Ha publicado una veintena de textos entre novelas, cuentos, poemarios y ensayos. Ha dirigido un programa de televisión de contracultura y política, y editado revistas y fanzines. Se expresa también vía el vídeo y la música. Desde el 2007 maneja el blog www.rodolfoybarra.blogspot.com.

Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Actualidad

Denuncian un presunto uso indebido de funciones por parte de Álex Alejandro Vargas, quien habría utilizado los servicios del BNP para uso particular

Alejandro Vargas es director de la Dirección de Desarrollo de Políticas Bibliotecarias del BNP.

Published

on

Conflicto de intereses. La Asociación de Bibliotecólogos del Perú (ABP), a través de una carta remitida a la ministra de Cultura, Gisela Ortiz, denunció que el actual director de Desarrollo de Política Bibliotecarias de la Biblioteca Nacional del Perú (BNP), Álex Alejandro Vargas, habría utilizado los servicios del BNP para promocionar un evento particular, en colaboración con el Fondo de Cultura de México, donde participaría el funcionario como ponente.

Álex Alejandro Vargas, actual funcionario del BNP, viene siendo acusado de haber usado indebidamente los servicios de la biblioteca para uso personal. Foto: Andina.

“Hemos tomado conocimiento acerca de un presunto uso indebido del cargo, del funcionario, Señor Alex Winder Alejandro Vargas, designado director de la Dirección de Desarrollo de Políticas Bibliotecarias de la Biblioteca Nacional del Perú, mediante Resolución Jefatural Nº 073-2020-BNP. Sus funciones están señaladas en el ROF de la BNP, Ley del SNB y Reglamento del SNB”, se lee en la carta de fecha 21 de octubre del 2021.

Ellos denuncian que Alejandro Vargas viene promocionando cursos privados de la empresa Ciudad Librera, utilizando la cuenta oficial del Sistema Nacional de Bibliotecas, lo cual estaría generando un conflicto de intereses para beneficiar a una empresa privada.

Anuncio de las redes sociales en donde Ciudad Librera promocionaba cursos privados, entre estos los talleres de Álex Alejandro Vargas, actual funcionario del BNP. Fuente: Facebook de la cuenta del Sistema Nacional de Bibliotecas.

Según la Asociación de Bibliotecólogos se estaría vulnerando lo estipulado en el artículo 6.3.2 de la Resolución Jefatural N° 051-2021-BNP, que indica la prohibición de obtener ventajas indebidas.

“Obtener o procurar beneficios o ventajas indebidas, para sí o para otros, mediante el uso de su cargo, autoridad, influencia o apariencia de influencia”, prescribe la norma.

Ante ese presunto uso indebido de funciones, la ABP exige a la ministra Ortiz investigar la relación y negocios de Alejandro Vargas con el Fondo de Cultura Económica del Gobierno de México; e investigar cuál es la relación que tiene la empresa Ciudad Librera con el funcionario de la Biblioteca Nacional del Perú designado por exjefe Ezio Neyra.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Megaoperativo de Control en Ayacucho examinará ejecución de S/ 524 millones en entidades públicas

Vicecontralor Martín Díaz dio inicio al despliegue de más de 150 auditores en todas las provincias.

Published

on

Continuando con la realización de la nueva estrategia de control con enfoque territorial en todas las regiones del país, la Contraloría General de la República dio inicio hoy al Megaoperativo de Control Ayacucho, con el cual se intervendrán 155 entidades públicas que tienen operaciones en la región y se supervisará la ejecución de S/ 524 millones por parte de las mismas.

El Megaoperativo de Control en Ayacucho se realiza en cumplimiento al compromiso asumido por el contralor general, Nelson Shack, durante la jornada de supervisión que realizó en la región en el mes de agosto del presente año. Ayacucho es la sexta región del 2021 donde se realiza el Megaoperativo de Control de la Contraloría luego de haberse efectuado en Ica, Piura, Huánuco, Loreto, La Libertad y proseguirá en otras regiones del Perú.

Durante la reunión de presentación del Megaoperativo de Control Ayacucho ante autoridades, congresistas y representantes de entidades públicas de la región, el vicecontralor de Servicios de Control Gubernamental, Martín Díaz, explicó que se desplegará un total de 156 auditores y especialistas de la Contraloría General, quienes reforzaran la capacidad operativa actual de la Gerencia Regional de Control Ayacucho.

“Durante tres a cuatro meses vamos a desarrollar este Megaoperativo de Control en Ayacucho para tratar de reducir el impacto de la corrupción y la inconducta funcional que afecta la ejecución de importantes obras que espera la población ayacuchana. Para esto, debemos realizar un trabajo coordinado que nos permita lograr este objetivo”, manifestó.

Como parte del Megaoperativo de Control Ayacucho, la Contraloría tiene programado realizar un total de 271 servicios de control, de los cuales nueve se ejecutarán bajo la modalidad de control simultáneo y 262 serán servicios de control posterior, con los cuales se podrán supervisar hechos con posibles irregularidades y se determinarán las presuntas responsabilidades administrativas, civiles o penales de funcionarios y servidores públicos.

Entre las entidades que serán intervenidas durante el Megaoperativo de Control Ayacucho figuran el Gobierno Regional de Ayacucho, la Dirección Regional de Educación, la Dirección Regional de Salud, la Dirección Regional de Transportes y Comunicaciones, Redes de Salud, Unidades de Gestión Educativa Local (UGEL), así como las 11 municipalidades provinciales de la región, entre otras. 

Asimismo, se llevarán a cabo servicios relacionados como evaluación de denuncias y recopilación de información, así como acciones de integridad y transversales como asistencia técnica, verificación de calidad de la información, charlas de sensibilización, jornadas de capacitación, control de obras paralizadas, veedurías escolares, entre otras.

El vicecontralor Diaz también explicó el nivel de avance del control gubernamental en la región Ayacucho, donde ya se emitieron 561 informes de control entre enero y octubre del presente año, de los cuales 293 se realizaron bajo la modalidad de  control simultáneo, dos de control previo y 266 informes de control posterior.

En la región también está en proceso un total de 487 servicios de control, de los cuales 474 son de control posterior y 13 en control simultáneo. A esta cifra se sumarán los 271 servicios de control programados en el Megaoperativo de Control Ayacucho.

Principales casos a investigar

Como parte de las intervenciones que se realizarán en la región Ayacucho figuran casos emblemáticos como la obra de “Rehabilitación y mejoramiento de la carretera Quinua – San Francisco – Ayacucho” que ejecuta Provias Nacional y demanda una inversión de S/ 323.9 millones, y la contratación del servicio de alimentación para internos y personal de seguridad en el Establecimiento Penitenciario de Ayacucho, donde se destinaron S/ 5 millones por parte del Instituto Nacional Penitenciario (INPE).

A nivel de gobiernos locales, los auditores de la Contraloría supervisarán, entre muchos casos, la contratación de supervisión y ejecución del mejoramiento del servicio educativos en cuatro instituciones del nivel inicial, que ejecuta la Municipalidad Distrital de Vinchos con una inversión de S/ 5.5 millones; y la obra de mejoramiento de las redes de agua y desagüe del distrito de San Juan Bautista, donde la municipalidad distrital invierte 4.5 millones.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Tribunal anula sentencia sobre la concentración de medios y Grupo El Comercio vuelve a acaparar la libertad de expresión y comunicación

Cuarta Sala Civil de Lima declara nula sentencia que impedía la venta de Epensa y ABS al Grupo EL Comercio.

Published

on

El 26 de junio del presente año el Cuarto Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Justicia había declarado nula la venta de las empresas Epensa y ABS, propietarias de los diarios ‘Ojo’, ‘Correo’, ‘Ajá’ y ‘El Bocón’, al Grupo El Comercio para evitar una concentración de 80% de los medios de comunicación en un solo grupo empresarial. Tuvieron que pasar 8 años para que la demanda de amparo de 8 periodistas sea atendida por la justicia peruana.

Algunas de las empresas que controla el grupo El Comercio que durante campaña electoral atacaban solo a uno de los candidatos. Imagen: difusión.

El magistrado Juan Macedo Cuenca entendió que la adquisición sería contraria al artículo 61° de la Constitución Peruana que veta los monopolios, precisamente en el párrafo 2 indica que “La prensa, la radio, la televisión y los demás medios de expresión y comunicación social; y, en general, las empresas, los bienes y servicios relacionados con la libertad de expresión y de comunicación, no pueden ser objeto de exclusividad, monopolio ni acaparamiento, directa ni indirectamente, por parte del Estado ni de particulares”.

Sin embargo, La Cuarta Sala Civil de Lima, integrada por los jueces Rafael Jaeger Requejo, María del Carmen Rita Gallardo Neyra y Juana María Torreblanca Núñez, declararon nula la sentencia del juez constitucional Macedo Cuenca.

Según el argumento de los magistrados, se afectó el derecho de defensa de una de las demandas, la señora Olga Ana Rosa Banchero Rossi de Salazar, quien falleció el 13 de diciembre del 2019, antes de que se dictara sentencia; pero sus hijos y su representante legal recién informaron al juzgado el deceso de la señora Banchero, el 1 de julio del 2021.

Para esa fecha, ya se había emitido sentencia, pero los jueces superiores utilizaron esta situación para, sin pronunciarse sobre la concentración de medios en el Perú, declarar nulo todo y disponer que se emita nueva sentencia.

Acaparamiento indebido. Ilustración: Carlín.

Finalmente, la Sala Civil dispone que el juez Juan Macedo vuelva a dictar sentencia en el plazo legal entendiendo que se trata de un proceso de Amparo que ya dura 8 años. Pero, las nuevas notificaciones, permitirán a todos los demandados y demandantes reiterar o presentar nuevas alegaciones, por lo que es de suponer que pueden pasar algunos años más antes de que se vuelva a dictar el nuevo veredicto.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Alicorp anuncia que marca ‘Negrita’ ahora se llamará ‘Umsha’, tras 60 años de existencia [VIDEO]

Cambio es un intento de ratificar su compromiso con la diversidad intercultural y racial.

Published

on

Muchos nacieron y crecieron consumiendo los productos de la marca ‘Negrita’, y sin lugar a dudas ninguno en su momento llegó a pensar que el nombre del producto tendría alguna connotación racista o que al menos trate de desprestigiar la cultura afroperuana. Sin embargo, como bien se dice “los tiempos cambian”, y lo que antes era bien visto en la actualidad para muchos es solamente un pensamiento vetusto o fuera de contexto. La polémica está abierta.

La decisión del cambio de nombre tiene como correlato las protestas originadas por el asesinato del ciudadano afrodescendiente George Floyd el 25 de mayo del año pasado, en Estados Unidos, lo que ocasionó el movimiento antirracista “BlackLivesMatter”. En el Perú eso fue eco y la primera marca que optó por cambiar su nombre fue precisamente ‘Negrita’ de Alicorp, posicionada en el mercado local por más de 60 años.

En esa ocasión, a través de un comunicado publicado el lunes de 22 junio del año pasado, la empresa manifestó que “aquello que antes podía considerarse positivo, hoy resulta inapropiado, pues todos somos más que conscientes de que se consolidan estereotipos que buscamos superar”. En otras palabras, lo que la empresa trataba de explicar es que estaban combatiendo un ‘racismo normalizado’.

“La forma en que las sociedades abordan la diversidad y el racismo ha evolucionado en todo este tiempo. Como resultado de este proceso de cambio y avance, hoy vemos con otros ojos lo que simbolizan marcas e imágenes que llevan décadas de presencia en América Latina, incluida ‘Negrita’ en el Perú. Aquello que antes podía considerarse positivo, hoy resulta inapropiado, pues todos somos más conscientes de que se consolidan estereotipos que buscamos superar”, señaló en su momento.

Es por ello que la compañía Alicorp ha dado a conocer este último martes que la recordada marca ‘Negrita’ dejará de llamarse así, para bien o para mal, y ahora se le conocerá como ‘Umsha’.

¿Qué significa ‘Umsha’?

El nuevo nombre e identidad de la marca están inspirados en la humisha, la versión selvática de la conocida yunza, festividad que se celebra por carnavales en todo el territorio peruano.

Fue un proceso lleno de muchísimo aprendizaje. Escuchar las preocupaciones y sugerencias de los diferentes expertos nos ayudó a encontrar juntos una nueva marca que nos llena de orgullo y que representa todo lo que buscábamos para este cambio de nombre. Esperamos que esta marca siga inspirando nuevos momentos de celebración que fomenten la unión y cercanía entre los peruanos”, dijo Vanessa Montero, directora del Centro de Excelencia de Marketing de Alicorp.

Un pequeño paso, sí, pero insuficiente

Pero, ¿el solo hecho de cambiar de nombre a algo o alguien modificará el fondo del asunto? Es decir, ¿ayudaría en algo reducir el racismo en el Perú? La propuesta, en un principio, es bien vista, sin embargo, a largo plazo eso no alteraría la conducta de los usuarios si el racismo y la discriminación se manifiestan desde otros ámbitos, sea en el trabajo, la calle, o en el propio hogar. En efecto, la buena intención de la empresa es saludable, pero basta más que ‘pintar la fachada de una casa’ para que hayan cambios trascendentales en esta sociedad que está más que demostrada se encuentra polarizada.

Desde el otro punto de vista, el marketero, la compañía se ha tomado su tiempo de anunciar que modificará el nombre, no fue un cambio que se dé de un momento a otro, desconcertando aún más al consumidor, pero a pesar de eso, no cabe duda de que esto requerirá mucho más tiempo para que el consumidor se acostumbre a ese nuevo nombre. Como bien se escribió líneas arriba, los tiempos cambian y no a todos les gustan los cambios.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Lima Gris TV: Ricardo Belmont le respondió a El Comercio

Published

on

En el programa Encuentros, conducido por Luis Felipe Alpaca en Lima Gris TV, se mencionó el escozor que ha generado en los medios y en algunos analistas la designación de Ricardo Belmont como asesor del presidente Pedro Castillo, luego de que unos días atrás mencionara que el jefe de Estado podría terminar en la cárcel por sus vínculos con la clase “caviar”.

Belmont Cassinelli, “sacó al fresco” (esas fueron sus expresiones) a El Comercio por haber publicado que él es un misógino, machista, xenófobo y antivacunas.

Asimismo, les respondió a los comunicadores Augusto Álvarez Rodrich y Marco Sifuentes y prácticamente les dijo “Invertidos”.   

Posteriormente, Luis Felipe Alpaca mencionó que la reciente ley aprobada del “desarrollo constitucional que modifica e interpreta la cuestión de confianza” por insistencia por el Parlamento, es un claro despropósito que solo pretende asegurar la permanencia de los 130 congresistas durante el próximo quinquenio para acortar posibilidades al mandatario de pedir cuestiones de confianza en materia de iniciativas constitucionales.

Finalmente, el conductor hizo una crítica al Grupo La Resistencia que el ultimo lunes irrumpió en la presentación del libro de Francisco Sagasti en un patio de comidas en el distrito de Barranco y originó que ésta se cancele; sin embargo, Alpaca, añadió que la gente tiene el derecho de protestar contra un personaje como Sagasti, por haber sido lesivo para los intereses de todos los peruanos, mientras se desempeñó como encargado del gobierno. En ese sentido, cabe recordar que ese señor en noviembre de 2020, exhortó a la gente a salir a las calles para ejercer su derecho a la “protesta”; sin embargo, durante esos días, más allá de ejercer protestas pacíficas, hubo actos vandálicos que originaron que dos jóvenes terminaran muertos.

Además, Sagasti observó y emprendió demandas de inconstitucionalidad contra 4 leyes que eran reivindicativas para la clase trabajadora. Esas iniciativas legales son: La ley del retiro del 100% de las AFP; la Ley del retiro de una UIT para los aportantes de la ONP; la Ley de la usura bancaria; y la Ley de las devoluciones de fondos del Fonavi.

En suma, la indolente conducta del exencargado del Gobierno, Francisco Sagasti, desde que fue congresista en 2020 y que en bloque con su bancada Morada siempre votaron en contra de leyes que facultaban a los trabajadores desempleados, poder acceder a recuperar sus fondos previsionales, es su forma de ser y siempre fue “diseñado” para obtener trepamientos académicos y políticos.

Aquí el programa completo.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Informe de Contraloría pone al descubierto nuevas deficiencias de SEDAPAL

¿Quién fue el responsable del aniego y la falta de agua en San Juan de Lurigancho? El contundente informe de Contraloría compromete a la gestión de Francisco Dumler.

Published

on

El distrito más poblado del Perú sufrió por más de una semana la falta de agua. Los miles de vecinos perjudicados en San Juan de Lurigancho reclamaron incansablemente a Sedapal. Gracias a un informe de Contraloría General de la República ahora se tiene conocimiento de nuevas deficiencias de Sedapal, una de las razones principales es que el sistema de bombeo de “emergencia” no es el adecuado para SJL.

El diario Expreso informó que en la página 8 del documento de Contraloría se lee: “El plan de contingencia sólo señala un caudal de 2.5 metros cúbicos por segundo. Estas nuevas condiciones presentadas muestran que el sistema de bombeo existente no tendría la capacidad para evacuar las aguas residuales del Colector de Canto Grande”.

Lo grave es que la adquisición de seis motobombas con capacidad de bombear hasta 3,150 libros por segundo, habría sido adquirida por más de seis millones de soles, mediante contratación directa con la empresa proveedora, Hidrostal.

Lo detectado por Contraloría señala que está compra resultó inservible, ya que las motobombas solo bombeaban 2,500 litros por segundo, por lo cual no pudieron evitar los nuevos aniegos en el distrito más poblado del Perú. “Lo que representa un riesgo a la salud de la población expuesta”, concluye el informe que se entregó a Francisco Dumler, presidente de directorio de la empresa estatal.

motobombas no sirvieron.

Expreso señala que dentro del esquema trabajado, los funcionarios responsables de las compras defectuosas son Pilar Alva Tafur, gerenta de Aguas Residuales, y Yuri Sánchez Merlo, jefe de equipo de Recolección Primaria.

Lo sorprendente

El informe de Contraloría también indica que Sedapal ha evidenciado fisuras y deflexiones en diversas tuberías, pero no realizarán ningún trabajo para mejorar o corregir dichos desperfectos, hasta que la empresa Cosapi culmine la reubicación del colector Canto Grande. Esto significaría la restricción del agua potable y la afectación de la población de San Juan de Lurigancho.

Mientras tanto, los vecinos de SJL siguen quejándose de los cortes de agua que se siguen dando sin previo aviso.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

13 trabajadores ganaron juicio al Estado y serán repuestos en IRTP

Este logro de reivindicación es el resultado de la tenacidad de los propios trabajadores que desde hace muchos años emprendieron sus propias defensas legales y laborales.

Published

on

En el Instituto Nacional de Radio y Televisión del Perú (IRTP) están realizando una convocatoria CAS con 344 plazas para incorporar a cientos de trabajadores, entre ellos, a algunos recomendados de la Presidenta Ejecutiva interina, Rosa García More; no obstante, a pesar de las nuevas contrataciones, a partir de 2022 la institución estatal no contará con el presupuesto necesario y por lo tanto, enviará a sus casas a varios trabajadores temporales, que incluso prestan servicios desde hace varios años.  

Sin embargo, dentro del ambiente desalentador que se vive en el IRTP en cuestiones laborales, también ha surgido una buena noticia, porque acaban de publicar la Resolución de Gerencia General D000037-2021-IRTP-GG que aprueba la reposición de 13 trabajadores que, tras largos años de lucha en el Poder Judicial, han conseguido justicia y exigen plazas presupuestadas.

En el documento se lee que autorizan reincorporar a 13 servidores bajo el régimen laboral regulado por el Decreto Legislativo Nº 728 y bajo la modalidad de plazo indeterminado a partir de hoy 20 de octubre del presente año.

Los trabajadores que serán repuestos son:

Gotardo Taco Hinostroza.

Augusto Casio Mayor Quito.

Fabián Vilca Castillo.

Sonia Beatriz Mancilla Oscanoa.

Ismael Adolfo Centurión Herrera.

Soledad Mercedes Espinoza Bejarano.

Carlos Jesús Tejeda Manchego.

Carlos Alberto Martínez Polo.

Miriam Georgina Álvarez Rodríguez.

Alberto Quiroz Panduro.

Carlos Alfredo Castro Gao.

Ana María Meneses Mitma.

Eddy Lucen Leyva.

Lo cierto es que aquel logro de reivindicación es el resultado de la tenacidad de los propios trabajadores que desde hace muchos años emprendieron sus propias defensas legales y laborales; sin embargo, el IRTP se hace el autocherry aduciendo que esto se debe a sus últimas gestiones realizadas por ellos ante las instancias respectivas.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Ministerio de Cultura designa a dos nuevos asesores para el despacho

Se trata de los funcionarios Rocío Chacón Aranda y Francis Pittman Villarreal quienes trabajarán bajo el cargo de Asesor II del ministerio.

Published

on

Más cambios en Cultura. Bajo la Resolución Ministerial N° 000289-2021-DM/MC, publicada ayer en el diario oficial El Peruano, se ha designado a la señora Rocío Del Pilar Chacón Aranda para que ocupe el cargo de Asesora II del despacho Ministerial de Cultura encabezado por Gisela Ortiz desde el 7 de octubre.

La señora Chacón ya tiene experiencia ocupando otros cargos similares, observándose en su hoja de vida que se desempeñó en la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), en el Ministerio de Desarrollo e inclusión Social, así como en la Municipalidad Metropolitana de Lima; todo esto en el año 2019.

Precisamente en ese último cargo como funcionaria, una nota del diario Expreso de fecha 1 de junio de 2019, informaba que la señora Chacón Aranda iba a percibir un sueldo de 12 mil soles por conformar la Coordinación Parlamentaria; “una cantidad exorbitante, tomando en cuenta que el mismo cargo en un ministerio recibe la mitad de sueldo, promedio”, explica el periodista César Rojas que dicho pago, durante la gestión del actual alcalde Jorge Muñoz, no respetó el tope salarial.

En tanto, la Resolución Ministerial N° 000285 -2021-DM/MC oficializa el nombramiento de Francis Ayleem Pittman Villarreal también en el cargo de Asesor II para el ministerio de Cultura.

Según su hoja de vida, el nuevo asesor es administrador egresado de la PUCP, con amplia experiencia en Gestión Pública, Contrataciones con el Estado, Gestión Logística y en Derecho Administrativo. Su experiencia laboral va desde el sector público como privado, destacándose en el rubro gubernamental el cargo de consultor en el ministerio de Educación, y haber colaborado en el ministerio de Justicia y Derechos humanos del 24 de agosto de 2017 al 30 de enero del 2018.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

PUBLICIDAD

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending