Connect with us

Literatura

Centro Cultural Albazos y los jueves de poesía

Published

on

Hace algunas semanas Miraflores respira más poesía, gracias al gran trabajo de la poetisa Vanessa Martínez, ahora todos los jueves por la noche  se esta organizando encuentros y lecturas  de poesía en el centro cultural Albazos, ubicado en la calle Berlín 172. El jueves 23 se presentó el escritor Martín Roldán recordado por el libro “Generación coche bomba” y los poetas Mary Soto, Santiago Risso, Christian Reynoso, Ana Luisa Burga y Pablo Maire. Aquí el video de nuestra visita.

Comentarios

Cultura

FIL Guadalajara: María Teresa Zúñiga extiende las alas

María Teresa Zúñiga la dramaturga de Huancayo –pero también del Perú y de la América Grande–, está pronto a emprender un viaje a México, a la ciudad de Guadalajara, donde se presentará como una invitada del Perú a la Feria Internacional de esa ciudad. Irá con varios escritores nacionales, como Zein Zorrilla y Óscar Colchado Lucio, y dará, por supuesto y como siempre, mucho que hablar.

Published

on

Foto: Marco Miranda Zúñiga

Como país invitado de honor de esta feria, el Perú presentará el concepto de historias que nos conectan, que dará a conocer el arte, la memoria, las tradiciones y las narraciones nuestras que generan vínculos con México. En la feria, además, se realizará una exposición de escritoras “en la ciudad de los 90”, organizada con la Casa de la Literatura Peruana, para revalorar a la  mujer en las letras peruanas.

Precisamente es allí donde María Teresa Zúñiga, la emblemática dramaturga,  hablará de que no sólo ha hecho teatro, sino que se dedica también a la poesía (cosa que, como en el caso de Cervantes Saavedra, que también opacó su poesía, se ha eclipsado por su arte dramático) y hace narrativa valiosa. Nos cuenta: “Empecé escribiendo poesía, desde muy niña, y la dramaturgia me surge a los 23 años. Desde ese momento se inició un encuentro entre ambos géneros. Yo diría que la poética de mi dramaturgia es un sincretismo natural. Considero que mi dramaturgia se particulariza  por la belleza de la palabra. Y cada uno de mis personajes tiene una forma  muy particular de decir los textos. Sigo escribiendo poesía, así como textos teatrales, quizá la diferencia radica en que he publicado poco mis textos poéticos. Considero que es una deuda que debo asumir”.

Pero también escribe narrativa, y es bueno saberlo, pues ella dice que es una experiencia única. “Fue Juan Carlos Suárez quien me sugirió hacerlo. La casa grande es una novela corta, la historia de una nieta y su abuela. Fue considerada para ser parte del plan lector de la región Junín y fue una satisfacción muy especial; visitar los colegios y escuelas de la región y escuchar los comentarios y preguntas de cientos de niños.  El año 2016 en la página  cultura Luces del diario El Comercio (26 de diciembre) La casa Grande fue considerada como una de las novelas más destacadas de aquel año junto a La viajera del viento de Alonso Cueto; Cinco esquinas de Mario Vargas Llosa; Orgullosamente solos, de José Carlos Yrigoyen, bajo las consideraciones  de José Güich Rodriguez”. De ese modo, considera que la novela es una historia tierna y comprometida con los sueños de una niña y la experiencia de una abuela  en un espacio y tiempo que se entrelaza con las anécdotas de ambas en medio de la solidaridad, la muerte y la justicia.

Dice que ahora mismo está trabajando en una segunda novela y que escribir este tipo de libros exige un largo aliento, un continuo acercamiento a la historia, trabajar con un fichado diferente y que ordene los diferentes tiempos y espacios.

Teatro Expresión Huancayo.

Precisamente por ello, le preguntamos por su niñez, cómo fue que le nació la literatura como elemento artífice de su ser, y ella nos dice que era una niña muy curiosa, inquieta y con deseos de aprender. “Mi abuela fue clave en este proceso. Contaba historias, me hacía leer los periódicos y después preguntaba de qué trataban las noticias.  Muy recta, exigente y expresaba poco afecto. Eso forjó mi carácter perseverante e insistente. También me gustaba leer las letras de las canciones y la poesía de Neruda y Vallejo. Y desde muy niña escribía poemas a todo lo que me rodeaba: las flores, el gato negro, la mosca que dormía en el lomo de Layca (el perro de la casa), al río Mantaro, al eucalipto. Inventaba historias todo el tiempo y contaba cuentos a otros niños de una manera muy expresiva. Declamaba desde muy niña y gracias a una maestra de primaria desarrollé una memoria muy particular”, narra.

Su literatura está llena de filosofía. María Teresa Zúñiga nos dice que  Sófocles es muy especial para ella. Fue el autor trágico más representativo de la tragedia griega, coherente en sus actos como autor, como diplomático y como ser humano. “La belleza de sus textos, las historias y sobre todo el carácter de sus personajes. Asimismo, Bertold Brecht, dramaturgo alemán. Un constructor de historias  con una capacidad impresionante para mostrar la dialéctica de sus personajes. Y mi admiración y respeto por las actrices como Julia Varley del Odin teatro de Dinamarca y a Teresa Ralli  del grupo Yuyachkani de Perú”. Dice que la filosofía de sus textos, corresponde al tipo de personaje que representa, pues ellos son antihéroes, invisibles para muchos. Es el ser común que necesita expresar lo que siente y piensa. Entonces, construye para ellos una manera muy particular de decir los textos. No considera que enuncien fantasías, al contrario avizoran lo que los demás no ven, y ella misma afirma que no lo cambiaría, menos en el contexto actual, pues es necesario escuchar sus voces e interpretar lo que piensan.

Tenemos que saber que es algo que ha ido asimilando en los últimos tiempos respecto de la cantidad de obras teatrales. “He escrito más de 90 obras de teatro, para niños, jóvenes y profesionales, casi en un noventa por ciento han sido llevadas al escenario, para una dramaturga eso es muy significativo, varios de mis textos han sido traducidos al inglés, al francés y al portugués. Uno de los factores según la crítica es la universalidad de mis textos, su carácter humanista, el texto poético y significativo, y los personajes tan originales en medio de una historia que pretende retar al futuro. Considero que es parte de mi misión en este tiempo y espacio que me ha tocado existir. Y hoy en tiempos de pandemia mis personajes se levantan como una voz en el desierto para alertar al mundo”, continúa.

Y sobre los devenires, María Teresa Zúñiga dice que el futuro se ha vuelto muy incierto, “nuestra fecha de caducidad se acerca más y más. Considero que el futuro depende de seguir existiendo en este presente adverso.  No hay tiempo para retroceder o hacer una pausa. Seguiré como siempre, nadando contra la corriente. Agradecer todo el tiempo, a Dios, a la vida, a la existencia, a los amigos y, sobre todo, continuar en medio de los que amamos. Ya no quedan pausas”, finaliza.

Y ahora extiende las alas.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

El poeta Julio Barco representará al Perú en el Festival alemán Latinale 2021

Julio Barco es el único poeta peruano que viajará a Berlín invitado por el Instituto Cervantes para participar del Festival Latinale.

Published

on

Por Ana Abregú

Hace dos meses, el poeta peruano Julio Barco recibió la invitación del Instituto Cervantes de Berlín, para participar en el Festival Latinale 2021, que se realizará del 17 al 24 de noviembre. En el evento también participan escritores de países como Argentina, Brasil, Holanda, México, Chile, Venezuela y Alemania.

Antes de su viaje a Berlín, Julio Barco conversó con la escritora argentina Ana Abregú. Aquí la entrevista.

Estás por viajar a Latinale, en Berlín, ¿podrías informarnos sobre qué temas tratarán en las presentaciones? Usualmente, en las Ferias, se informa el tema, o especialidades, ¿podés adelantarnos algo al respecto?

     Claro, el tema es la traducción de los poemas seleccionados por José A. Oliver. Esto directamente tiene que ver con una selección del propio autor sobre una variada cantidad de poetas de todos y su propio radar de gusto. Lo asombroso es que se trata de un poema que redacté hace años y dejé circulando en una web, hasta que la encontró el poeta alemán-andaluz y la eligió. Forma parte de un libro inédito llamado Caminar, que junto a Arder, Respirar y Nadar (inédito) cierran el Cuarteto de la Plenitud mi primer proyecto literario. Entonces tampoco es tan azaroso o por pura suerte, es consecuencia del trabajo que vengo desplegando por años en la cultura poética del país.

¿Se podrá asistir mediante medios virtuales? Al ser una feria presencial, y que requiere inscripción paga, ¿sabés si podremos participar de las presentaciones?

Sí, como es un evento organizado por el Instituto Cervantes de Berlín, pueden verlo mediante su fan page (https://www.facebook.com/Latinale) o en este link de youtube (https://www.youtube.com/watch?v=0DHseBUGgN4). Todos pueden seguir los eventos por esos links. Ojo que mi presentación es el viernes, en este evento (https://www.facebook.com/events/860820544617894)

¿Qué podés decirnos de los poetas que te acompañarán en ese momento? ¿Tuviste oportunidad de intercambiar materiales con ellos? ¿Qué relaciones pudiste establecer al participar de esta Feria?

Hay poetas de México que ya conocía de lejos y académicas. Por otro lado, me sorprendió ser el único peruano.  Curiosamente con Tania Favela compartimos una antología dedicada a Verástegui que organizó Paul Guillén llamada Ángel con casaca de cuero. Libro que pueden bajarse por internet en Google. Este texto es muy interesante porque nace a pocos meses de la muerte del autor de Splendor, y por motivos como ser un espacio donde se juntaron varios artistas de todo el continente. Vi que anteriormente invitaron a poetas de bastante peso lo que me permite observar la calidad del evento. Digamos, algunos que incluso ganaron el Premio Nacional de Poesía. Asunto que no me sorprende porque imagino que si algo se ve fuera de nuestro propio mundito literario es el talento y la calidad de ciertos autores. Todavía no hay intercambios de libros pero supongo que la feria sería una oportunidad para ese compartir e intercambiar. Ahora también vi a Carlos Román Soto que ya lo había ojeado en la casa de un amigo poeta peruano. Me gustó su onda vanguardista y política, creo que suma y enriquece esta presentación, porque la poética que me rodea llega de todos lados de este continente y, hoy en día, entre tantas y tantas voces, que se concentre un poquito de lo mejor es plausible.

Es llamativo que fueras el único poeta peruano invitado, y merecida invitación; leí que fuiste invitado por alguien que leyó, casualmente, un poema tuyo en Internet –también tomé contacto con vos a través del mismo modo–, y podemos ver claramente que difundís tus obras, que tenés una amplia actividad en forma virtual y que sos generoso con tus presentaciones; ¿acaso tenés algún plan para aprovechar la ocasión y entrevistar a los otros invitados, armar algo para tu público que te seguimos desde aquí?

Como bien dices: tengo un trabajo de difusor literario. Es increíble la cantidad de seguidores que ven mis seminarios y mis conferencias de los viernes. Supongo que son dos mundos que pueden y deben mezclarse: los que miran más vídeos y los que leen más libros. En ese sentido, voy a usar toda esta experiencia como un motivo literario más que brindar a todo mi público. De todos estos años que vengo escribiendo pienso que quizá lo más interesante es ver cómo se conecta con tanta gente de diversas realidades y mentes. Que uno de mis poemas, con la onda localista y la jerga de realidad que le agrego a mi arte, sea leído con interés en otro continente me asombra y me afirma que esta pasión no es un trabajo en vano, sino que se puede formar un camino, un cierto sendero para seguir creciendo a nivel literario. Mi poema, el elegido, es algo muy local, muy de acá, escrito con mi propia onda, y muy fresca. Algo que aquí en el Perú se me criticó: hablar de comidas. Y es que la comida también es un asunto poético, especialmente como cultura dentro de la realidad. Y a mí, al escribir, me gusta usar todo para crear. Ojo que la comida solo es un elemento más en mi texto, porque también tiene una estructura muy particular y un enfoque sobre la poesía como praxis… Yo en lo que escribo hablo del chaufa como de Copérnico o de una teoría de la mente: todo es cultura, todo es tinte para lograr el diagramado. Por eso, y por mucho más, me parece generoso y muy digno cerrar mi año participando en un evento de esta categoría, lo que me permite seguir enriqueciendo  mi arte y, en consecuencia, los  vídeos y conferencias y presentaciones que brindo a mi público. Porque, si pienso, no fue lo único que hice: también tuve viajes al sur del país con mucho éxito, quedé finalista en el Poeta Joven, publiqué cuatro obras: Con(c)ierto en Islas Canarias gracias a Abra Cultural, Mosaico en Astronómica gracias a Nicolás López, Semillas Cósmicas en autoedición con Lenguaje Perú Editores, Poetizando con Editorial Higuerilla…Entonces, este 2021 tiene un saborcito de triunfo. Sin mencionar, por ejemplo, que empecé Poetizando en Lima Gris y ya vamos por más de veinte capítulos. Es que pienso que detrás de la escritura, detrás de la faceta creativa no debemos evitar el difundir y educar. En el Perú de hoy en día es necesario hacer de la educación un hábito, de la lectura una rutina: así se logrará un avance lento pero seguro. Y para ello hay que conocer el sistema, entenderlo y tratar de no naufragar en sus olas. Mucha gente se asusta y se acaba en meses, o un par de años. Es necesario, especialmente en sociedades como la peruana donde no hay esos hábitos lectores: crear espacios para que sean compartidos y entendidos. Es creo lo mínimo que se necesita para seguir realizándose en un área de tanto rigor y competencia. Los autores, frente a una realidad desesperada, tienen  que agarrar lo que tienen a la mano: trabajos, esposas, doctorados; sin embargo, se olvida lo creativo. Lo que me interesó siempre de este mundo es la escritura y punto. Y ahora mi escritura me está llevando a otro país. Difundo mis obras, pero en sí lo que busco es difundir para seguir teniendo tiempo de crear; no difundir por difundir, creo que hay lectores que pueden seguir nuestro ritmo. Y conectar.

¿Seguirás conectado con estos medios, en que te seguimos, para compartir lo que vayas haciendo?

Si no hay problema en acceder a una red wi-fi desde mi móvil no veo ningún problema en ello.  Estuve leyendo La vida y la historia de Basadre y llegué a los capítulos que dedica a su paso por Berlín. Creo que toda experiencia sirve para seguir sedimentando nuestro arte de escribir, y justamente mis obras nacen de un constante vivir y crear: aquello que yo entiendo como fuego, como ardor o “inspiración absoluta”. Es estado creativo es un estado elevado que permite sentirnos parte de todo el cosmos y de nuestro propio instrumento. Todo ello es comunicable, perfectamente un puente entre nosotros y la realidad textual, ¿por qué no compartirlo? Si tenemos esto que se llama Facebook creo que lo mejor es usarlo para cosas como el arte o para organizar eventos y que la gente sepa dónde y cuándo: meternos a la oferta y demanda pero con nuestra mente muy clara y lúcida en lo que hacemos, proponemos, y buscamos. Hablo en plural, sin embargo, también singularmente lo afirmo: para crear hay que tomar riesgos, sin perder la esencia. Siempre lo digo y lo repetiré ahora: usemos la internet para el arte. Más allá del metaverso que propone el inventor de Facebook, hay algo tan chévere como el metaverso llamado arte que permite, sin duda, salirte de tu realidad y enriquecerte. Un poema es un verso tan interesante como el metaverso pero falta cultura no solo de ver vídeos sino de leer signos, proceso más lento que requiere lucidez. Como dijo en algún lado Pavese, leer es difícil.  Y es algo digno de subrayar y subir a tu muro del Facebook a modo de frase.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Leyendo con mis amigos: Cuento “Peter Pan”

“Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida”. Mario Vargas Llosa.

Published

on

En este episodio de “Leyendo con mis amigos” compartiremos el hermoso cuento “Peten Pan” un cuento de fantasía. ¡Acompáñanos en esta nueva aventura!

El programa es producido por Lima Gris TV  y conducido por Nicole Simons, quien semana a semana presenta historias para niños y jóvenes. Es importante señalar que el programa es de acceso libre y cada semana se difunde en nuestras redes sociales: como Youtube, Facebook e Instagram.

Además, agradecemos el importante apoyo de la Oficina Económica y Cultural de Taipéi en el Perú, ya que gracias a ellos este programa de promoción de la lectura llega a todos ustedes.

Aquí el programa completo.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Farenheit 051: Haruki Murakami, Cristina Luna y Julia Wong

El programa de libros conducido por el escritor Gabriel Rimachi Sialer.

Published

on

En este episodio de Farenheit 051 conversaremos sobre “Cuentos del abuelo para no dormir”, primera entrega de ficción de la escritora y periodista Cristina Luna Del Pozo, una colección de cuentos que combina las leyendas locales de Catacaos con el ejercicio cariñoso de la memoria. En nuestra sección de Cuento conversaremos sobre “Primera persona del singular”, cuento que da título al último libro de relatos del escritor y traductor japonés Haruki Murakami.

Finalmente en Poesía escucharemos a la poeta y narradora Julia Wong, quien comparte con nosotros sus mejores últimos poemas. Terror, memoria y poesía en esta edición de Farenheit 051, el programa de libros del Círculo de Lectores Perú producido por Lima Gris TV y conducido por el escritor Gabriel Rimachi Sialer.

Aquí el programa completo Síguenos en Instagram, Twitter, Tik Tok y Facebook.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

“Poetizando” con Julio Barco: El resplandor de Enrique Verástegui

Published

on

En Poetizando se repasó la obra de uno de nuestros más altos valores de poesía de todos los tiempos. Se habló de sus primeras obras y de su proyecto mayor Splendor, ambicioso volumen de poesía que estremeció el continente.

Aquí el programa completo.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Cecilia Bustamante y Julia Ferrer

Una mirada a las poetas que fueron parte de la generación del 50.

Published

on

Poetas Julia Ferrer y Cecilia Bustamante.

“Lecturas Peruanas en Casa: Escritoras de la Generación del 50” es un programa y muy acertado por cierto, que ha sido creado por la Casa de la Literatura y que quizá debiera tener como sobre nombre, “Los martes de las poetas cinquenteñas” porque recoge la voz de aquellas creadoras que surgieron a mediados del siglo XX y a quienes, por fin se les está dando un alcance.

Este encuentro se transmite por la página en vivo de la CASIL en Facebook, como parte de las actividades y novedades de la Biblioteca Mario Vargas Llosa. Las citas se iniciaron el 19 de octubre, prosiguieron el 26 y se repetirán el 7 y 9 de noviembre con los siguientes encuentros:

19 de octubre: Raquel Jodorowski / Sarina Helfgott

26 de octubre: Julia Ferrer / Cecilia Bustamante

2 de nov: Yolanda Westpphalen / Lola Thorne

9 de nov: Blanca Valera / Rosa Cerna Guardia

Evocando un encuentro

Conocí a Cecilia Bustamante Moscoso, a inicios de los años 80, gracias al poeta Carlos Germán Belli, con quién trabé amistad en el diario El Comercio, matutino donde yo colaboraba con algunos artículos en su página de Opinión. Fue una amistad muy estrecha con la poeta que dice en uno de sus poemas: “aúllas a la luna” para manifestar la soledad del hombre cuando sufre-y gracias a Cecilia me vinculé con otra gran poeta, Magda Portal y posteriormente con dos escritoras mexicanas de gran calidad; Margot Glatz y Elena Poniatowska, durante un congreso internacional de escritoras latinoamericanas, realizado en Lima en 1980. Fui testigo de su afán por difundir los trabajos de las mujeres poetas y de las ediciones que hiciera a las poetas Inés Cook, Enriqueta Beleván, Gloria Mendoza Borda  Cecilia Eguren y otras más.

Cecilia Moscoso, descendiente de la escritora arequipeña  María Nieves y Bustamante, autora de “Jorge, el hijo del Pueblo” y del ex presidente de las República José Bustamante y Rivero, nació en Lima en 1932 y falleció en Texas en el 2006. Fue poeta, docente, periodista y activista, impartió clases en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Ha sido Agregada Cultural Honoraria de Perú en México y Estados Unidos. Editó nueve libros de poesía: Discernimiento (1971/79) , Nuevos Poemas y Audiencias (1965) , El Nombre de las Cosas (1970), entre algunos. Cecilia, que presidió la Mesa de Derechos Humanos en la Conferencia de Berlín sobre Desarrollo Sustentable, fue editora de la revista literaria  “A Extramares” e impartió clases en la universidad de Texas. Hasta el 2021, es la única Poeta peruana que ha recibido el Premio Nacional de Poesía, galardón que obtuvo en 1965.

Otros reconocimientos son el Premio Especial para contribuciones a las Artes Latinas de la Liga de Artistas Chicanos y el Austin Hispanic Writers Award.

A la poeta Julia Ferrer, seudónimo de Julia del Solar Bardelli, la vi una sola vez, en aquél mítico Café Versalles , de la calle Ocoña y muy cerca a la Embajada de Bolivia. Me pareció una mujer algo extraña. Alguien me dijo que escribía poemas y lo hacía muy bien. El poeta Sandro Chiri, la definiría con exactitud:” Ella era como sus poemas, de carne y fuego”.

Y en ese fuego se fue haciendo mujer y naciendo poeta. De ahí que nos confiese en su bello POEMA: Y yo/ que todo lo hago realidad / me enredo mucho con el vaho de los hombres / y es / que la vida a bocanadas va// pero en el fondo/ mi corazón sufre/ y pisa almendras / y no solo eso/ sino también/ el miedo/ de aquél remoto esclavo/ que se escapó del cielo / tomó la vida/ como quien va a su casa/ me dejó esta piel suave/ y se ocultó detrás de la cortina / mientras su sangre goteaba en / el teclado”.

Esta mujer hecha de pasiones intensas, nació en Lima el 25 de febrero de 1925 y falleció en esta ciudad de los grises, el 16 de febrero de 1995. Estudió en el colegio Sagrados Corazones y fue políglota, incluido entre los idiomas que dominaba el quechua. Viajó mucho y en cada uno de sus destinos, fue al encuentro de nuevas palabras: Sao Paolo, París, Madrid, México, Guatemala, la vieron transitar por sus calles de los años 50. De nuevo en Lima, participó en diversas obras de Teatro y en radioteatros. Entre sus libros citamos: Imágenes porque sí (1958), La Olvidada Lección de Cosas Olvidadas (1966),Gesto Poemas (1942/81) con ilustraciones y fotografías del artista Carlos Alberto Ostolaza.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Nuevas voces en el reino de lo inútil

Una mirada a quienes sin sabérselo se propusieron entrar al terreno de la poesía.

Published

on

Allá por fines de 1992 cuando volvía a Perú, mi madre me llevó a pasear por el centro de Lima. En la avenida Abancay además de buses viejos sobraban edificios de oficinas feas. Desde las ventanas vi como llovía una extraña tradición de confeti de papeles. Eran los papeles de balance de año, papeles importantes hasta ese último día que se mandaban a la trituradora y acababan tirándose a las calles a modo de despedida del año viejo. De todos los trabajos en papel son los poemas los más inútiles de todos, pero aquellas hojas de balance, informes de contaduría, aquellos papeles importantes se arrojaban por las ventanas como si fuesen menos que nada.

Hay poemas que sobreviven al tiempo, se saltan los siglos y que sin ser nada son más importantes que los monumentos hechos de bronce. Testimonio pueden dar los panegíricos griegos, los salterios medievales en loor de la Virgen y el poema de Gilgamesh. A veces, los papeles del reino de lo inútil perduran más que los mismos muros de Roma.

Un comienzo es un comienzo. A continuación, una breve relación de quienes sin sabérselo se propusieron entrar al terreno de la poesía.

Thais (Lima 1996), es una psicóloga holística quien este año incursionó con su primer poemario “Nadie debería leer esto”, a través del sello Gato Viejo editores. Su poesía es una exploración de las ansiedades, angustias y vacíos de su generación. Afronta la búsqueda del amor, el desamor, la muerte y la cada vez más permanente presencia de la farmacodependencia y la psiquiatría como un escape generacional a los monstruos de la vida adulta.

Aquí unos breves ejemplos,

Hicimos todo mal

Y

Aún podemos hacerlo todo bien.

O como el siguiente verso, en un tono más aforístico y prosaico, y por eso no menos contundente,

Yo creo que me quieres hasta sin quererme

O el siguiente,

Odio cuando no me abrazas

Mientras dormimos

Porque me haces extrañarla

O casos más próximos a lo clínico,

Dormir,

Para que no duela nada.

Dormir,

Y olvidarte del mundo hasta mañana.

O este otro titulado ¿Qué es la salud mental?

Que no lo veas no significa que no exista. Existe.

La poesía de Thais es un espejo tortuoso de un ahora distópico.

Francisco Alarcón Solís (1974), es fiscal y durante sus años de estudiante se inclinó por escribir poemas, cosa que aún mantuvo durante sus años como abogado y agente del Ministerio Público. El siguiente libro De parábolas y el abismo sacado a través de Gato Viejo editores es una colección de relatos en verso que explora las vicisitudes de la incertidumbre, la vocación poética y retoma el género de parábola para reflexionar sobre la profundidad de la vida y sus desaciertos desde un tono pausado y casi oriental.

Aquí unos extractos

Pero luego escuché hablar a otra pareja.

-Te amo- dijo la mujer al hombre.

-Yo también.

-¡No es justo!- replicó indignada.

-¿Por qué?

-Tu deberías amarme más.

O este otro sobre las dos caras de la paciencia, una parábola,

-Admiro a la hormiga- dijo un campesino de aspecto cansado- porque es sabido por todos que con paciencia se comió al elefante.

-Yo admiro al oso hormiguero – interrumpió un hombre de bolsillos llenos y sonrisa de vampiro- por todo lo que tuvo que esperar para comerse a la hormiga.

Jorge Chávez Álvarez (¿Lima? Edad desconocida), es un economista y hombre de bien desde hace años concentrado en la redacción de poemas hasta hace poco inéditos. Reino de lo inútil, sacado con Hipocampo editores en 2018 es un deshuesamiento de sentimientos enterrados en papel como un instante de muerte.

Nací encallado

Entre cuatro paredes de agua

En inhóspita y lejana cabeza

O este otro, mi favorito,

Las palabras nunca mueren

Hierba mala florecida

En tenaz cuna de silencio

Mueren sí

Las sintaxis arcaicas

       Las cuartillas rutilantes

                                Las ráfagas de niebla

                                          Los histriones del habla

                                         Cuervos de la guerra

                               Con sus yelmos arneses y espadas

                           Se deshacen en espuma amarga

        De un torrente derramado sobre el llano

Mientras la palabra persevera desbocada en su montura

Armada de sepulcros.

En fin, poetas nuevos, dos que peinan canas y una que rasca los 25 años. Y se me ha metido un siglo al ojo jónico. Y hay mucho más que descubrir,

Cómo el silbido de un tren vacío a la Siberia.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Pedro Escribano: “un libro no es un juego de la tinka, es una responsabilidad, como un hijo”

Una entrevista al poeta, periodista y editor de cultura del diario La República, Pedro Escribano.

Published

on

Contemporáneo de Rocío Silva Santisteban, Odi González, José Antonio Mazzotti, Eduardo Chirinos, Mariella Dreyfus, Jorge Eslava y Domingo de Ramos. Pedro Escribano Taipe hizo noticia con el lanzamiento de su retratario “Rostros de Memoria: visiones y versiones sobre escritores peruanos” y la revelación de su entrañable amistad con el Premio Nobel de Literatura 2010, el escritor peruano Mario Vargas Llosa.  

Ambos acontecimientos —independientes entre sí— conllevan un profundo significado para las letras peruanas. Primero, porque Pedro Escribano —no obstante, la indiscutible originalidad de su obra— ha tomado la posta señera que dejó el crítico literario peruano Antonio Cornejo Polar. Y, segundo, porque la sincera admiración de un maestro de la dimensión de Mario Vargas Llosa por un reconocido escritor comprometido de nuestro país, demuestra que —después de mucho tiempo— la poesía peruana está recuperando el sitial que le confirió César Vallejo Mendoza en el contexto mundial. 

¿En qué medida las vivencias de su infancia han influido en su obra? 

Bueno, eso de “obra” es sin duda una exageración. Apenas he escrito dos libros y uno que otros poemas sueltos por allí. Creo que uno no escapa nunca de sus años de infancia. Esa etapa, ese mundo, permanece como un ancla en lo que dura nuestra vida. Y quienes escribimos seguro allí hallamos nuestras primeras visiones del mundo, nuestras primeras maneras de relacionarnos con él. En lo poco que he escrito, encuentro un poco eso, como querencia y como origen. En mi poemario “Manuscrito del viento” hallo paisajes, personajes, escenas campesinas, el hogar. 

¿Fue en Lima donde trabó amistad con Mario Vargas Llosa? 

Sí, pero quizá mi primer encuentro con Vargas Llosa fue cuando yo tenía 13 años y estaba en medio de un algodonal. Me detuve en seco cuando escuché el megáfono del cine mensual que llegaba a Acarí. Mis hermanos y yo esperábamos que anuncien una de Django o de Ringo o de dólares agujereados. Pero no, dijeron “Los cachorros, del escritor de fama internacional Mario Vargas Llosa”. El nombre no nos dijo nada, mandamos al diablo al anuncio del cine y seguimos recogiendo algodón. Pero yo me quedé con la duda, llegada la noche me fui al cine, y me di con la sorpresa de que era para adultos. Eso me animó más a saber quién era Mario Vargas Llosa. Me fui a la parte trasera del cine, por donde solíamos ir cuando no teníamos dinero para la entrada. Cuando me encaramé al techo, encontré a otros niños y casi no hallo un lugar. Desde allí, levantando el techo de totora, vi la película de ese tal Vargas Llosa. 

Pedro Escribano y Mario Vargas Llosa. Foto; Miguel Mejía Castro.

Años después ingresé a San Marcos a estudiar literatura. Escribí un poema “La ciudad y las hormigas”, que está en “Manuscrito del viento” como una inútil réplica a La ciudad y los perros, novela de Mario Vargas Llosa. Pero lo que me llevó a la persona del Nobel fue una crónica que publiqué en La República y trataba de una cena de 1957, en honor del historiador Raúl Porras Barrenechea, ofrecida por Vargas Llosa, Luis Loayza, Abelardo Oquendo, la Tía Julia, en un restaurante de fachada del Cinco y medio, famosa casa de citas de Lima. Vargas Llosa indagaba quién había escrito esa crónica. 

¿Qué fue lo primero que le dijo? 

Quién me había contado ese pasaje de la cena. Le respondí. Ese año no lo pude entrevistar porque no concedía entrevista a nadie. Pero eso sí, generoso, me firmó mi libro “Los cuadernos de don Rigoberto” y me prometió la entrevista en su próxima visita. Así fue, lo entrevisté por primera vez por “La fiesta del Chivo”, el 2000. 

De haber integrado el Jurado del Premio Nobel de Literatura 2010, ¿por quién habría dado su voto: por Mario Vargas Llosa o por Tomás Tranströmer? 

Muy hipotética la pregunta, pero mi respuesta es concreta: Vargas Llosa. No niego el valor de la poesía de Tranströmer, pero el Nobel era una vieja deuda a Vargas Llosa. 

Escribano junto al poeta uruguayo Mario Benedetti.

Aparte de “Rostros de Memoria: visiones y versiones sobre escritores peruanos”, ¿qué otro libro escribió durante su estadía en Lima y su amistad con Mario Vargas Llosa? 

El primer libro que escribí, pero no publiqué, fue “Rostro de paisaje enloquecido”, un poemario que compartió el segundo puesto de los Juegos Florales con Cesáreo ‘Chacho’ Martínez. He publicado solo un poemario, “Manuscrito del viento”, que ganó el premio Poeta Joven de San Marcos y que tuvo la suerte de que Juan Mejía Baca, el recordado librero que nos ha dado la nueva sede de la Biblioteca Nacional, lo editara. 

¿”Manuscrito del Viento” es su mejor obra? 

Más que obra, es una plaqueta de 15 poemas que ha tenido más suerte que yo. Como te dije, ganó un premio, fue editado por Mejía Baca y lleva a la fecha cuatro ediciones. Sobre su calidad no seré yo quien lo diga. 

¿Verdad que de no ser poeta le hubiese gustado ser profesor? 

No, creo que no soy ni lo uno ni lo otro. En todo caso, no tengo esa seguridad. Yo escribí poemas y enseñé literatura casi 15 años. Me gustó ser profesor porque enseñaba el curso como yo quería. Quizá si el colegio en que enseñé no hubiera sido alternativo, hoy no diría que me gustó ser profesor. Yo solo buscaba que mis alumnos leyeran, gozarán la lectura y no como suelen hacer los profesores de literatura, plantear 50 preguntas por escrito por una obra u ordenar que lean un libro como castigo, y en la biblioteca del colegio. En mi libro “Rostros de memoria” agradezco a mis alumnos del Atusparia esa experiencia, y vaya que de allí salieron algunos poetas. 

Se dice que es un gran cronista de la sección cultural del diario La República.

No, quien dice eso debe ser mi amigo, porque los amigos siempre hablan bien de uno, pero si no es un amigo, es un mal hablado. Yo solo hago mi trabajo lo mejor que puedo. Antes, cuando era redactor del Suplemento Domingo, escribía crónicas, ahora no, el diarismo es un caballo desbocado. La coyuntura es un vértigo y no te da tiempo para nada. 

¿Y qué nos puede decir de “Rostros de Memoria: visiones y versiones sobre escritores peruanos” y “Manuscrito del Viento”? 

Rostros de memoria es un libro de anécdotas, no de biografías. Narra los sucesos anecdóticos de cerca de 40 autores peruanos. Va desde Ricardo Palma hasta el poeta del 60, Lucho Hernández. Los autores que tienen más de tres anécdotas están ilustrados con una caricatura de ese gran dibujante que es César Aguilar “Chillico”. Me alegra que el libro se conozca allá, en Puno. Como tú me has contado, José Luis Ayala dejó un ejemplar, el que la editorial le envió para su respectivo comentario, y que ahora circula entre los amigos de Puno. Ahora me explico los saludos, como el tuyo, que me llegaron desde el altiplano por “Rostros de memoria”. No sé si Ayala llegó a escribir sobre mi libro en La Primera, pero igual, le agradezco ese gran favor de difundirlo entre los amigos de Puno. 

Escribano junto a las poetas Giovanna Pollarolo, Blanca Varela y Rosella di Paolo.

¿Puede citar poetas puneños que hayan influido en su gestión operadora? 

Que hayan influido en mí, no creo, a excepción de Carlos Oquendo de Amat que, cuando lo leí, me cautivó con su vuelo imaginativo; también están Gamaliel Churata, Alejandro Peralta…Otro poeta, Efraín Miranda Luján. 

¿Cuál de los dos factores predomina en su actividad poética: la inspiración o el oficio? 

Creo que el abrazo de los dos factores, pero entendiendo oficio como trabajo. Ya nadie escribe esperando que las musas le dicten. En todo caso, la gran musa es la realidad, ella es la que manda. Como decía Flaubert, la escritura es sobre todo transpiración y un uno por ciento de inspiración. 

Bien, a esta altura se impone una definición: ¿cuál debe ser el rol del escritor peruano en un país dependiente y subdesarrollado, como el nuestro? 

Las mismas de cualquier ciudadano: participar en la vida cívica del país. Quizás porque pertenece a la clase intelectual, con mayor razón. La sociedad se beneficiaría con su inteligencia; debe estar al servicio de las buenas causas. Eso no quiere decir que su obra sea un predicamento explícito sobre estas causas. Ahora que, si sus obras tienen, no sin arte, sus posiciones firmes y bien escritas, a buena hora. “España, aparta de mí este cáliz” es un buen ejemplo. 

¿Algún consejo para los nuevos poetas? 

Yo siempre digo, leer, leer, leer. Escribir también, pero no apurarse en publicar. Un libro no es un juego de la tinka, es una responsabilidad, como un hijo. 

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

PUBLICIDAD

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending