Connect with us

Cine

Canción sin nombre, de Melina León (2019)

Published

on

¿Qué vi?: puro cálculo; típico de un producto de calidad con bonita presentación y… que, genialmente, no contiene ‘nada’; excepto, esto sí, el aporte de una figurita más para el gran álbum del cine colonizado; su misión: perpetuar un complejo de superioridad que, con respecto a nosotros, experimentan los colonizadores: ¡cuánta voluptuosidad moral desde los centros de poder!; juego del que este cine no duda en beneficiarse, porque si existe como tal, es, precisamente, para satisfacer esta necesidad; así que bajo esta limitada luz se trata de una operación exitosa. Conformismo y simplismo extremos maquillados de preocupación social; ya se sabe que venden.

Aunque para algunos resulta difícil el tragarse una película —sin importar lo que digan sus publicistas— con un planteamiento dramático tan increíblemente plano como el de la telenovela más barata vomitada a cualquier hora de cualquier día por la pantalla más cercana.

Qué vi: un cine que se aprovecha —en realidad, con un fondo de indiferencia— de un tema trágico… para cosechar: prestigio, premios, aplausos, porque pretendes hacer una ‘buena película’ o, al menos, simular que la haces (sí, hay un manual para que te vaya bien en festivales y más allá) sin que se sienta la necesidad imperiosa de examinar algo distintivamente humano (un mediocre melodrama cual himno a la abulia en vez de eso) a través de una pequeña historia que reclamaba, en vez de una lluvia de lugares comunes y situaciones manidas —resueltas como sea— alguna delicadeza, pero no; pues este es un cine cuidadosamente pensado para ‘bien pensantes’ que no desean en lo absoluto ponerse a pensar.

Cine fabulosa papilla: homogeneizada, pasteurizada, saborizada, premasticada, ‘globalizada’; ajeno a cualquier problematización o investigación mínimamente seria de nuestro pasado (porque lo que vende es la emotividad de brocha gorda y grito pelado y no sutilezas tales); en efecto, un cine con las respuestas marcadas… porque despertar nuestra más automática y mecánica compasión facilita el hundirnos luego más rápidamente en el agujero del olvido (bye bye, hasta el próximo drama). Porque hacer preguntas, las verdaderas preguntas, convertiría a Canción sin nombre en un artefacto en verdad incómodo, oscuro, perturbador, complejo, es decir, todo lo no que es.

He recordado mucho Ciudad de Dios, la idea es en esencia la misma ¡triste ontología de la postal!, en lugar de muchos colores ‘comestibles’ un blanco y negro ‘vaporosamente anestésico’ y la misma ideología publicitaria (Promperú, Marca Perú y agrega a tu carrito la bandera que quieras). Vender, a esto le llaman industria cultural, en un empaque presumiblemente ‘agradable’, ‘artístico’ (¿buena fotografía = arte?) nuestra miseria como si fuera una bolsa llena con caramelos de tribulación para que los otros piensen que los miserables somos siempre nosotros, nunca ellos.

La fotografía te vende la película como si fuera capaz —aunque es verdad que funciona con muchos incautos— de hacernos creer que tanto ella como toda la serie de elementos técnicos que la acompañan valen eminentemente por sí mismos, como retórica visual y narrativa, independientes del pequeño detalle de su sometimiento absoluto a un aterrador playlist de risibles estereotipos que dan vergüenza ajena; hecho todo, eso sí, con mucho cariño para públicos Hollywood + Netflix, reductos, devoradores y frecuentemente siniestros, del conformista, cobarde, temeroso, conservador y reaccionario pensamiento dominante.

Pero, espera un momento: ¿puede hablar el subalterno? ¿Siquiera le interesó a alguien por un momento esta jodida y obvia pregunta? ¿Qué clasismo, qué racismo y qué privilegios acumulados pueden tornarte tan unánimemente sordo a este grito que resume la historia de nuestros pueblos?  

Recuerdo haberme sentido perplejo, hace años, escuchando al director de fotografía de esta película, expresándose —con obsesión digna de mejor causa— sobre la necesidad de conquistar mercados. Jugando su juego sin problemas, si entendí bien. Su interés empresarial, más que artístico, no diría que fue inspirador. No fui el único perplejo y no fui el único que esperaba, en cambio, en aquella conferencia, escuchar más y más y más de la experiencia maravillosa de haber trabajado con ese gran cineasta… que algunos recordamos casi cada día de nuestras vidas: Raúl Ruiz. Es decir, un creador de verdad, no tan blandamente dispuesto a hacer concesiones. Y en vez de eso…

Así que, años después, me parece claro que no me engaño con los sonidos de esta canción. No reconozco alegría o alivio éticos con estampitas desconsoladas/consoladoras, esencialmente facilistas e infladas por valores de producción, llámese eficiencia para imitaciones hábiles —el argumento de venta del ‘cine de calidad’— por más buenas intenciones que parezca que tengan, cuando son, o podrían ser, más bien —mucho me temo— simple y llanamente ejercicios de oportunismo disfrazados de arte.

Como bien dijo el propio Raúl Ruiz alguna vez: están los artistas del misterio, y están los artistas del ministerio.      

¡Atención! No te pierdas, perezoso amante del costumbrismo fatalista monocromo auto victimista masoquista for export, tu chute de más-de-lo-mismo, ¿y de qué va?: los no-pobres de los países pobres hablando de ‘sus’ pobres para los mercados de los países no-pobres (que no reconocen o que no reconocen ‘suficientemente’ que ellos mismos son por definición los grandes fabricantes de pobres, los de dentro y fuera de sus países) que los premian por sus pobres y tristes historias sobre pobres.

De verdad. ¿No sienten asco?

No hay que olvidar que la aceptación acrítica y sumisa de las miradas estereotipadas y simplistas —por las que el mercado saliva, entre otras secreciones— son la mejor garantía de perpetuación del sistema que nos oprime a todos.

Comentarios

Mario César Castro Cobos es cineasta y crítico de cine. Fundó y dirigió el Festival de Cine Lima Independiente así como las revistas Voyeur, Abre los ojos y el blog La cinefilia no es patriota, y condujo el programa de radio del mismo nombre en Radio Lima Gris. Además, escribió para Cronopia, Las sumas voces, Butaca, Mabuse, Godard!, Diario 16 y Buensalvaje. Formó parte de los cineclubs del BCR, Biblioteca Nacional, Centro Cultural Arcais, Universidad Científica del Sur, Universidad Cayetano Heredia y Universidad de Ciencias y Humanidades. Acaba de estrenar su cuarto largometraje.

Cine

Carta abierta a los interesados en el cine peruano, y en el cine a secas

Published

on

Respeto a quienes en el Perú tratan de hacer películas por los canales habituales. Pero no es el único camino. Podría resumir mis sentimientos al respecto en esta forma: quiero expresarme y quiero hacerlo aquí y ahora, con los medios que tengo en este momento. Quiero hacer las películas más libres que pueda. No quiero que el dinero o el poder me impongan sus condiciones.

Y no soy el único.

Siguiendo este camino, que podríamos llamar el de las películas independientes (sin presupuesto), me ha sucedido algo que puede ser interesante y quiero compartirlo. Por lo pronto, hice 14 largos en 3 años y medio de trabajo (5 fueron codirecciones), 8 de los cuales vieron la luz online este 2021 que ya se acaba.

No sé si sea un récord.

Cuando digo ‘interesante’ no me refiero solo al número de películas y al tiempo relativamente corto en que fueron hechas… Si quieren saber de qué se trata, si hay algo de valor en ellas, pues nada más fácil; aquí están.

Gracias a quienes ayudaron, saben quiénes son. Espero de todo corazón que más personas se animen a expresarse saltando por encima tanto de la censura ideológica como de la económica. ¿Quién dice que no puede hacerse un cine cada vez más libre?

Sí; otro cine es posible, pero, como les digo, hay más de un camino.

14 largos (incluye 8 estrenos de 2021):

https://www.youtube.com/channel/UCh_P6oM9taiVLLQ_TxtFXlQ/videos

Comentarios
Continue Reading

Cine

Titane, de Julia Ducournau (Francia, 2021)

Lee la crítica de cine de Mario Castro Cobos.

Published

on

¿Qué es Titane? ¿Se trata de una película visionaria? ¿Sus escenas chocantes y revulsivas deben entonces abrir la mente del espectador a nuevas realidades, mutaciones que son inminentes o que se están produciendo ahora mismo? ¿Y si la operación puede ser incómoda, esto se debe básicamente a nuestra pereza?

Crudo (2016), su película anterior, es por comparación casi un juego de niños que se van de campamento el fin de semana. Crudo (amarás a la caníbal) es un adorable divertimento erótico… al lado de Titane.

Con Titane, me siento en lugares que ya he visitado. Los ecos de Cronenberg o Tarantino son transparentes, imitaciones inferiores a los originales y que no añaden nada a sus modelos.

No niego -y es un buen punto- a Ducournau habilidad para provocar, con generosidad abundante, sensaciones de repulsión y de extrañeza. De hecho sacude estereotipos. Pero, reconociendo eso sin problemas ¿más allá de evidentes agitaciones, qué de nuevo trae esta película?

Nadie medianamente informado ignora que nos estamos fusionando activa y pasivamente con las máquinas, que estamos entrando en el transhumanismo, que como han dicho desde hace tiempo varios estudiosos somos ni más ni menos que los primitivos de una nueva civilización. Que el machismo-patriarcado-capitalismo es tóxico y está acabando con todo. Que hay una paradoja de revolución tecnológica e involución mental y social..

¿Y cómo será esta nueva civilización? Nadie puede estar seguro de lo que nos espera exactamente. ¿El renacimiento o el fin? En ese bonito contexto aparece una película cyborg, mitológica, irrreal y tanática, o realista en extremo por todo lo anterior, y que acumula o compendia muchos malestares contemporáneos en la desdicha incesante de un personaje.

Para el público al que habla y con cuya utopía dialoga la sexualidad se está volviendo cada vez más fluida, los estereotipos de género continúan descomponiéndose, la institución de la familia tal como la conocemos podría ser reemplazada, transformada en algo menos cerrado y autoritario…

Titane, aunque repasa todo esto, me parece un electroshock que se queda en la superficie. Tras su malditismo hay un drama llorón convencional; estamos con una suerte de virgen con incrustaciones metálicas, fecundada por un automóvil y por fin experimentando un padre con amor…

Resulta risible que nos quieran hacer creer que una mujer que adquiere un loook masculino evidencie que estamos ante una película vanguardista… como si no hubiésemos visto nunca nada así. O que debamos sorprendernos ante mujeres que no quieren la maternidad. O que debamos estremecernos ante el nuevo especimen de la nueva carne en una película Ducournau, que no aporta fundamentalmente nada a tesis ya conocidas…

O que sea una cumbre del ingenio y el horror que la protagonista desprenda no sangre sino más bien bencina… ¿Titane no será más bien un ejemplo de una película que envejecerá rápidamente en vez de constituirse en una obra adelantada a su época?

Película
https://ok.ru/video/2972469561995

Comentarios
Continue Reading

Cine

No hay regreso a casa, de Yaela Gottlieb (2021)

La crítica de cine de la semana de Mario Castro Cobos.

Published

on

De entrada me agradó la idea sobre la posibilidad de una película con dos elementos: una voz en off y google maps. Luego no fue exactamente así, pero continué mirando.

La verdad… No sabemos bien dónde estamos ni quiénes somos, eso nos intriga y nos angustia, y entonces hacemos películas. Trazar nuestro propio mapa emocional y espiritual es una tarea urgente, compleja y apasionante.

Ya saliste del útero, entonces por qué soñar con volver a hundirte en él, o en todo caso por qué quedarte solo en uno o en unos pocos si puedes multiplicarlos.

Las personalidades de padres o abuelos, más sólidas o duras o monolíticas, o menos flexibles y matizadas (para decir lo menos) es algo que todos hemos experimentado, y no es ningún placer… Aquí el contraste (pero no es tan raro) entre padre e hija es notable. Las diferencias, que no son pocas (‘la cuestión sionista’) no son profundizadas, se elude el conflicto, o solo se lo se roza, de común acuerdo, lo que resta a la película, pero queda claro que los vínculos emocionales son así protegidos. Aunque el diálogo tenga sus límites. Queda la duda tipo no será un precio muy alto o qué se puede hacer si la gente no cambia, etc.

Y en cuanto al aspecto medio detectivesco de la hija tratando de averiguar quién será en realidad su papá es convenientemente relativizado con cierto humor (judío, iba a decir).

De la película se desprende en general (y lo agradezco) un halo bonito de vulnerabilidad que tal vez sea la mejor respuesta a las nuevas identidades fluidas e inestables: sigamos viviendo y transformándonos, no nos cerremos en nuestro pequeño gueto particular. En el cine como en la vida, nada mejor que estar abierto a las sorpresas.

Y para no reprimir mi manía de citar, pero citando a los mejores; aquí una cita del cineasta chileno Raúl Ruiz (que vaya si sabía de estos temas): “Creo en un cierto tipo de identidad cultural; esto es, en la variedad de identidades. No necesitas solo una identidad; necesitas muchas si quieres llegar a ser tú mismo”.

(Película vista en la 7 Semana del Cine Universidad de Lima)

Comentarios
Continue Reading

Cine

México: Medalla Cátedra Ingmar Bergman será para Diana Bracho y Luisa Huertas

Published

on

Luego de la pandemia se reanuda este 2021 la Cátedra Bergman de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde este año realizará una entrega por partida doble. En esta ocasión, el reconocimiento es para dos maravillosas actrices: Diana Bracho (2020) y Luisa Huertas (2021). Los merecidos galardones es por el gran aporte de estas mujeres al arte de la actuación a nivel mundial.

La Cátedra Extraordinaria Ingmar Bergman en cine y teatro, perteneciente a la Coordinación de Difusión Cultural, fue la primera de su tipo y con su ejemplo abrió caminos para la creación de otras cátedras desde las cuales pensar la gestión cultural, los museos, la creación artística interdisciplinaria, la promoción de la lectura, los cruces entre la ciencia y el arte o su relación con los derechos humanos.

Funciona como un laboratorio de pensamiento escénico y fílmico, que nos permite socializar incógnitas y producir valiosas experiencias de aprendizaje colectivo. Acerca a la comunidad universitaria y el público en general a las figuras más excepcionales del teatro y el cine contemporáneo, proponiendo una relación horizontal de mutuo enriquecimiento. De igual manera, para la Cátedra Bergman resulta fundamental celebrar el legado de las personas que han modificado para siempre los rumbos del cine y del teatro de este país. Honrar la historia de los esfuerzos, las ideas y los hallazgos creativos que dieron paso al presente que habitamos.

Con la Medalla Cátedra Ingmar Bergman, la Universidad Nacional Autónoma de México reconoce la contribución de ilustres figuras nacionales, quienes con su práctica han logrado sortear las fronteras entre disciplinas, dejando una huella indeleble tanto en el cine como en el teatro de nuestro país. Tal es el caso de las y los ganadores de los años anteriores: Alejandro Luna (2016), Julieta Egurrola (2017),  Jorge Fons (2018) y Luisa Josefina Hernández (2019).

Castillo de la pureza.

Los galardones 2020/2021

En un acto inédito, la entrega se realizará por medio de un programa especial de televisión producido por TV UNAM. La transmisión en vivo contará con los testimonios de una veintena de colegas, amistades y estudiantes de las escuelas de cine y teatro, entre los que destaca la presencia de Arturo Ripstein, Busi Cortés, Carlos Carrera, Enrique Singer, Ernesto Contreras, Karina Gidi y María Rojo.

El programa se transmitirá el 19 de noviembre a las 19:00 hrs. por la señal de TV UNAM y las redes sociales de la televisora, así como por el canal de YouTube de la Cátedra Bergman.

Diana Bracho

Nació el 12 de diciembre de 1944, Ciudad de México, México. Hija del director de cine Julio Bracho y la bailarina Diana Bordes Mangel, Diana tenía cinco años cuando debutó en el cine mexicano, como actriz infantil, en la película de su padre, San Felipe de Jesús (1949).

Estudió la carrera de Filosofía y Letras en Nueva York, donde empezó a participar en grupos de teatro experimental y más adelante viajó a Londres para perfeccionar su estilo. Diana se graduó de Filosofía y Letras Inglesas en Nueva York en 1967. De 1970 a 1972 tomó el Taller de Actuación de José Luis Ibáñez y posteriormente, vivió en Oxford, Inglaterra, donde estudió técnica Alexander con con E.A.M. Goldie y participó en el Club de Teatro Experimental de la Universidad de Oxford entre 1975 y 1979.

Su debut en la televisión fue en 1973 con las series Los miserables y Mi primer amor; en el cine en la película El castillo de la pureza (1972) de Arturo Ripstein, y en el teatro, en la obra Israfel dirigida por Héctor Azar.  Su trabajo en El castillo de la pureza le otorgó sus primeros premios de actuación como el premio Ariel a la Mejor Coactuación Femenina, la Diosa de Plata y el Heraldo. A partir de entonces, ha estado nominada en cinco ocasiones al Premio Ariel, resultando dos veces ganadora: en 1973 a Mejor Coactuación Femenina por El castillo de la pureza, y en 1980 en la misma categoría por El infierno de todos tan temido.

En su trabajo como actriz ha participado en más de 50 películas, 23 telenovelas, 10 cortometrajes, 22 obras de teatro y 6 series; además de documentales y programas especiales, así como en coproducciones con Alemania, España, Francia, Inglaterra y Estados Unidos.

Como escritora, tiene cuatro trabajos publicados de poesía y ensayo. Ha participado en diversos festivales de cine nacionales e internacionales como integrante y presidenta del jurado. Por su trayectoria ha recibido múltiples premios y reconocimientos, como el Premio Luminus de Canacine, el Cabrito de Plata del Festival de Cine de Monterrey, la Luna a Una Vida en el Escenario del Auditorio Nacional, el Mayahuel de Plata del Festival de Cine en Guadalajara, dos premios y tres nominaciones al Ariel de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, varios Heraldos y Diosas de Plata, el Premio como Mejor Actriz en el Festival Internacional de las Islas Turcas y Caicos, un reconocimiento en el Festival Internacional de Guanajuato Expresión en Corto y un reconocimiento a trayectoria en el Festival Iberoamericano de Cine de Santa Cruz, Bolivia, entre muchos otros. De 2002 a 2006 presidió la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

Luisa Huertas

Nació el 24 de junio de 1951, San Salvador, El Salvador. Egresada de la Escuela de Arte Teatral del INBA y el Centro Universitario de Teatro, CUT-UNAM, desde hace más 50 años ejerce la profesión de actriz.

Desde muy pequeña tuvo la certeza de que quería ser actriz, por lo que inició como estudiante en el Taller de Teatro Infantil del INBA en 1963 y posteriormente, en 1967, comenzó sus estudios profesionales. Ha participado en más de 75 obras de teatro, numerosos festivales y giras internacionales, más de 40 producciones cinematográficas, decenas de producciones televisivas y series como Capadocia y La casa de las flores.

En teatro encabezó el elenco de Marta la Piadosa, Premio a la Mejor Actriz en el Festival de los Siglos de Oro del Chamizal, Texas 1986; de Antígona en Nueva York en 1998, lo que le valió el Premio a la Mejor Actriz del Año otorgado por la Asociación Mexicana de Críticos de Teatro. En el año 2000 recibió el Premio Bravo a la Mejor Actriz, por La Celestina. En 2017 recibió el premio de la Asociación de Periodistas de Teatro a la mejor actriz por El diccionario y en 2018 recibió el premio Metro como mejor actriz por El diccionario.

En cine, su trabajo fue reconocido con el premio Ariel 1989 de coactuación femenina por su papel en Mentiras piadosas de Arturo Ripstein. Asimismo, formó parte del elenco de El crimen del padre Amaro y encabezó con Arturo Ríos, Cuento de hadas para dormir cocodrilos. Sus últimas actuaciones especiales han sido en Rencor de Jaime Humberto Hermosillo, Kilómetro 31 de Rigoberto Castañeda, Párpados azules de Ernesto Contreras, y protagonizó La Mitad del Mundo de Jaime Ruiz.

Con la CNT ha participado en Ni el sol ni la muerte pueden mirarse de frente, Edipo en Colofón, Soles en la sombra, El ruido de los huesos que crujen, El malentendido, Homéridas, El infierno, Proyecto Leñero, El trueno dorado, Numancia, El círculo de cal, El diccionario, Latir, y recientemente repuso DeSazón de V. Hugo Rascón Banda.

En 2018 le fue dedicado en homenaje, el VI Encuentro Teatral Trigarante en Iguala, Guerrero.

En 2020, al celebrar 50 años de carrera profesional como actriz, fue nombrada por la Doctora Claudia Sheinbaum, Patrimonio Cultural Vivo de la Ciudad de México.

Comentarios
Continue Reading

Cine

Estreno: Tres perros limeños en Huaraz, de Mario Castro Cobos (2021)

Acceso libre al largometraje N° 14 del cineasta y crítico.

Published

on

Tres perros limeños en Huaraz, de Mario Castro Cobos (Perú, 2021, 74 min). Uno viaja para llegar a partes perdidas de sí. La pregunta es: ¿se puede empezar una nueva vida? La sensación de libertad, de vuelta a la infancia y a lo animal se une con una reflexión sobre la paternidad y los vínculos esenciales.  

Aquí la película completa.

Más películas del mismo director

13. 13 = 13, de Mario Castro, Marco Ramos y Christian Frías (2021)

12. Kyrie eleison, naranjita, (2021, codirección con Christian Frías)

11. Abraza tu zapato (2021)

10. Doda Lingua en Limalandia (2021, codirección con Karla Ramírez y Marco Ramos)

9. Convergencia (2021, codirección con Marco Ramos)

8. De qué mierda estamos hablando (2021)

7. Ganga Narayana (2021):

6. Adentro hay un loro (2020):

5. Animales perdidos (2020):

1. Cuaderno de notas (2018), 2. Gracias por la donación (2019), 3. Descartes (2019, codirección con Carlos Benvenuto) y 4. Agujero (2019):

Comentarios
Continue Reading

Cine

Estreno: Kyrie eleison, naranjita, de Christian Frías y Mario Castro (2021)

Mario Castro, realizador y crítico de cine, estrena en Lima Gris -con acceso libre- su largo número doce (cuarta codirección). Sexto largo en 2021. Cosas del cine independiente.

Published

on

Kyrie eleison, naranjita, de Christian Frías y Mario Castro (Perú, 2021, 86 min). Un plano secuencia ininterrumpido de 49 minutos describe un estado mental y una clase social. Solo queda escapar -o al menos ir y venir-. Pero todo viaje proporciona un alivio solo relativo y temporal. En este punto, sin embargo, algo más puede pasar.    

Película:

Más películas del mismo director

11. Abraza tu zapato (2021)

10. Doda Lingua en Limalandia (2021, en codirección con Karla Ramírez y Marco Ramos)

9. Convergencia (2021, en codirección con Marco Ramos)

8. De qué mierda estamos hablando (2021)

7. Ganga Narayana (2021):

6. Adentro hay un loro (2020):

5. Animales perdidos (2020):

1. Cuaderno de notas (2018), 2. Gracias por la donación (2019), 3. Descartes (2019, en codirección con Carlos Benvenuto) y 4. Agujero (2019):

Comentarios
Continue Reading

Cine

Ministerio de Cultura premió con más de S/ 1.3 millones de soles a Proyectos de Gestión Cultural para el Audiovisual

El 13 de setiembre se dio a conocer a los 20 ganadores del Concurso Nacional de Proyectos de Gestión Cultural para el Audiovisual 2021. Cada ganador se llevó entre S/ 50 mil y S/ 120 mil soles. ¿Los premios aportan al desarrollo de una industria cultural? Conversamos con Jorge Delgado, experimentado cineasta y productor.

Published

on

En la Resolución Ministerial N° 000425-2021-DGIA/MC del Ministerio de Cultura se señala que los premios son parte de los Estímulos Económicos y que los ganadores se llevan entre S/ 50 mil y S/ 120 mil soles cada uno.

En el documento de los ganadores se menciona: “De conformidad con lo dispuesto en la Ley N° 29565, Ley de creación del Ministerio de Cultura, el Decreto de Urgencia N° 022-2019, Decreto de Urgencia que promueve la actividad cinematográfica y audiovisual, y su reglamento, aprobado por Decreto Supremo N° 017-2020-MC, así́ como, el Decreto Supremo N° 005-2013-MC, que aprueba el Reglamento de Organización y Funciones del Ministerio de Cultura”.

Desde Lima Gris, siempre hemos señalado que los Estímulos Económicos que entrega el MINCUL ha funcionado para disuadir la crítica del sector cultural; es decir, las personas, agrupaciones y/o asociaciones o empresas que permanentemente ganan los premios del Ministerio de Cultura, jamás han denunciado algo, ni levantado la voz por los actos de corrupción eventualmente evidenciados, o por la mediocre gestión de la cartera.

Su silencio es recompensado con dinero; pero, además, varios de los ganadores son los eternos “caseritos” que año a año se meten a los bolsillos miles de soles. También hay que aclarar que algunos de estos ganadores en realidad se merecen el premio obtenido; uno de ellos es la empresa Cinco minutos Cinco, que organiza el Festival de Cine de Villa María del Triunfo, dirigido por Efraín Agüero, quien durante ocho años viene llevando una selección de calidad de cortometrajes y largometrajes a los barrios más vulnerables de Lima Sur.

Festival de cine de Villa María del Triunfo.

Pero, de esos ejemplos en una mano me sobran dedos. En la lista de las 20 empresas beneficiarias aparecen festivales paupérrimos, sin relevancia ni impacto en la población, que en realidad son empresas que pululan año a año en busca del dinero del Estado.

Uno de los problemas de estas organizaciones es que la mayoría de los responsables no conoce de cine ni de festivales; y mucho menos, saben organizar un evento, ni tienen un plan para llegar al público. Y eso claramente ha sido palpable al encontrarnos con proyecciones donde los asistentes en las proyecciones no superan las dos cifras.

Una pregunta pertinente es ¿Ha servido entregar dinero para los Proyectos de Gestión Cultural para el Audiovisual o para la realización de películas? Los antecedentes nos dicen que no. Seguimos siendo un país sin una industria cinematográfica, sin una ley de cine respetable y sin una cuota de pantalla firme frente a la artillería hollywoodense. ¿Saben que pasa cuando una película peruana la programan en una sala de cine de los famosos centros comerciales? Les dan los peores horarios y no duran ni una semana. 

Lo que existe en Perú es casi una movida amateur de gente que intenta crear un mercado; es decir, estamos a años luz de tener una industria cinematográfica. Y los responsables que deberían trabajar para que esto cambie, son precisamente los funcionarios del Ministerio de Cultura, en las direcciones como DAFO, o el Viceministerio de Patrimonio Cultural e “Industrias Culturales”, —por cierto, un nombre pretencioso para un país sin industria— ellos han debido consolidar en estos 11 años de existencia, el camino de la producción cinematográfica nacional. Pero nada de esto se ha cumplido, porque, ni siquiera tenemos una cinemateca nacional. Sinvergüenzas.

Entre los recientes beneficiaros del ‘Concurso Nacional de Proyectos de Gestión Cultural para el Audiovisual – 2021’, aparecen las siguientes personas jurídicas:

Para conocer más de la realidad de estos premios y la situación del cine en el Perú, conversamos con Jorge Delgado, comunicador, cineasta y productor cultural.

Sobre la relación de los ganadores el experimentado cineasta menciona: “Estoy viendo algunos nombres que se repiten y que cada año le dan su premio; o sea, ya son caseritos. Los premios no pueden ser simplemente una ocurrencia, los premios creo que tienen que obedecer a una estrategia del MINCUL, porque está buscando supuestamente desarrollar una industria”.

Jorge Delgado.

“Yo no veo que en cuarenta años se haya desarrollado una industria a partir de premios. Acá la gran parte de películas que se hacen es para presentarlas en los festivales, porque saben que esas películas no van a entrar al mercado; o sea, el Ministerio de Cultura financia películas que simplemente van a ir a festivales, porque esas películas no llegan ni al mercado nacional, ni mucho menos al mercado internacional”, agregó el cineasta Delgado.

¿Qué entendemos en Perú por el “audiovisual”? Jorge Delgado lo define así: “El audiovisual lo es todo, el cine es parte del audiovisual. El audiovisual también son producciones para la televisión, producción de publicidad, animación, videojuegos, los videoclips. Por ejemplo, no hay una promoción del desarrollo de la industria de la música vinculada a la industria audiovisual, eso no existe”.

Sobre el trabajo del Ministerio de Cultura y la gestión del ministro Ciro Gálvez, el productor y cineasta señaló: “Creo que todo esto es una continuación del gobierno anterior, e incluso viene de lo que fue el CONACINE. Sigue el piloto automático y este gobierno todavía no ha tomado el auto por el timón; simplemente se ha subido al auto y como lo encuentra funcionando así está marchando, porque Santiago Alfaro ya ha renunciado a la Dirección de Industrias Culturales y es el primero que ha firmado, pero ha puesto su cargo a disposición y todavía no hay remplazo. Creo que el ministro tendría que responder y responsabilizarse de esto”.

Otro de los temas que preocupa sobre los premios, es que no se sabe si ese dinero entregado a los ganadores, en realidad es destinado para realizar dichas realizaciones; es decir, no existe un control real del gasto de los premios que entrega el Ministerio de Cultura.

Sobre el tema, Delgado comentó: “Que yo sepa, no existe un control del dinero de los premios. Hay un caso antiguo de CONACINE: José Carlos Huayhuaca recibió un premio para hacer una película sobre Huamán Poma, pero la plata la usó para comprarse un departamento. En CONACINE se sabía y nunca se dijo nada. El amiguismo es terrible”.

Para finalizar, el comunicador y cineasta señaló que: “Los premios están financiando la vida de algunas personas, porque veo que se repiten. Además, estos premios son entregados sin condicionar nada; es decir, tú puedes hacer la película que quieras. El Estado peruano puede decir: estamos en el año del bicentenario, por lo tanto, las películas que se van a presentar a los premios, la temática tiene que ser de conmemoración del bicentenario de la república. Si por lo menos hicieran eso, tendríamos un bagaje de películas que se podrían pasar en la televisión, por ejemplo; por qué no pensar que la televisión es el mejor medio de presentación y difusión de películas. Pero los cineastas no piensan en la televisión, para ellos eso no existe. Ellos prefieren los festivales, la alfombra roja, los Óscar, Cannes, Venecia, o sino, el festival de Ayacucho, pero siempre que sea un festival”.

Comentarios
Continue Reading

Cine

Festival de Cine de Áncash viene presentando más de 30 películas en competencia

Conoce las diversas películas que se presenta en el festival, dirigidas y presentadas por invitados nacionales e internacionales del rubro audiovisual, artístico y cultural.

Published

on

El cine se viste de gala en Áncash y de manera semipresencial. Con la finalidad de incentivar, reconocer y difundir las obras audiovisuales creadas en nuestro país, la primera edición del Festival de Cine de Áncash viene proyectando filmes nacionales y extranjeros hasta el 18 de septiembre.

“Es momento de mostrar el cine de Áncash al mundo, será un festival hecho por jóvenes de distintas disciplinas con temas de interés para la audiencia nacional. Tendremos muchas actividades virtuales y presenciales, entre ellas un concurso de cortometrajes, conversatorios, talleres y mucho más porque vivimos orgullosos de la cultura ancashina”, señaló Cynthia Ramírez, directora del Festival de Cine de Áncash.

La convocatoria tuvo mucha aceptación entre jóvenes realizadores y cineastas independientes de Áncash y del resto del país. A continuación, presentamos los detalles del concurso de cortometrajes:

  • Los cortometrajes seleccionados, serán exhibidos del 8 al 18 de septiembre a través de la plataforma de Cinestesia      (www.cinestesia.pe)
  • Son 34 cortometrajes en competencia, 24 nacionales y 10 de la región.
  • El jurado que tendrá a cargo la elección de los ganadores en competencia será conformado por cuatro personalidades representativas del medio audiovisual, artístico y cultural, escogidos por la organización del festival.
  • Los cortometrajes ganadores se exhibirán en las salas de CineStar – Chimbote.
  • El proyecto ganador de la competencia de la región Áncash se hará acreedor de un plan de distribución y exhibición gracias a Chullpi – Cine Sur.

A lo largo del festival, se viene realizando diversas actividades dirigidas y presentadas por invitados nacionales e internacionales del rubro audiovisual, artístico y cultural. Estas actividades son:

  • Talleres formativos virtuales:
  • TALLER DE GUION PARA CORTOMETRAJES a cargo de Paola Molina.
  • TALLER DE CORTOMETRAJE COLECTIVO a cargo de Jaisia Figueroa Idrogo y Ralp León Arias
  • Conversatorios virtuales:
  • GUION Y DIRECCIÓN a cargo de Miguel Ángel Moulet
  • Conversatorio presencial:
  • CONVERSATORIO SOBRE LA DIRECCIÓN EN “EL FUGITIVO DE LOS ANDES” en el hotel Selinacon de Luis Tarazona
  • Paneles virtuales:
  • PRODUCCIÓN DE CINE con Tania Medina Caro, Miguel Barreda y Dalia Carranza.

Cabe mencionar que el festival cuenta con el apoyo de la Universidad Nacional Santiago Antúnez de Mayolo, de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Ancash y del hotel Selina de la ciudad de Huaraz y es producido por Ari Crew en alianza con Pop Corn – Cineclub.

Este se viene presentando desde las redes oficiales del Festival de Cine y, como se ha mencionado, en la plataforma de Cinestesia (www.cinestesia.pe).

Para mayor información ingrese a www.festivalcinedeancash.com , puedes encontrarnos en redes sociales como @festivaldecinedeancash en Facebook e Instagram y comunicarte con nosotros en prensa@festivalcinedeancash.com

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

PUBLICIDAD

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending