Connect with us

Cultura

A 15 AÑOS DEL DEBATE LITERARIO

Saúl Acevedo Raymundo

Published

on

(Escritores Miguel Gutiérrez, Alonso Cueto y Fernando Ampuero en Madrid. Foto: Paolo de Lima)

Un 23 de mayo como hoy, de hace quince años, se inició en Madrid el I Congreso Internacional “25 años de narrativa peruana (1980-2005)”. Fue organizado a iniciativa de la Asociación Cultural Mirada Malva, de los escritores Jorge Eduardo Benavides y Mario Suárez Simich, y del consejero cultural de la Embajada peruana en España, Augusto Elmore. El lugar fue el Palacio de Linares, sede de la Casa de América, el año 2005. Este congreso se volvió célebre debido a que posterior a él se produjo un encendido debate literario entre varios de los asistentes que luego fue difundido por los principales diarios del país. ¿Qué queda de ese enfrentamiento entre escritores bautizado en los medios como «debate literario» o «andinos vs. criollos»?

Existe cierta conexión entre el libro La generación del 50: un mundo dividido (1988) y el debate literario del 2005. Miguel Gutiérrez, quien tuvo una participación activa en este último, mencionó alguna vez que se había reavivado una discusión que él creía superada y a la que ahora se añadían nuevos actores y temas:

Pensé que los odios y rencores que suscitó mi libro La generación del 50: un mundo dividido eran cosas del pasado, hasta que un artículo mío —escrito en el 2005 para restablecer la verdad de lo que realmente ocurrió en un encuentro de escritores celebrado en Madrid—, desencadenó una increíble polémica que del territorio de la literatura se extendió a los campos de la cultura y la política (1).

Un antecedente histórico fue el Primer Encuentro de Narradores Peruanos realizado por la Casa de la Cultura del Perú en 1965. En aquella oportunidad se congregaron en la ciudad de Arequipa Ciro Alegría, José María Arguedas, Oswaldo Reynoso, Jorge Cornejo Polar, Tomás Escajadillo, José Miguel Oviedo, Sebastián Salazar Bondy, Eleodoro Vargas Vicuña, Carlos Eduardo Zavaleta, Antonio Cornejo Polar (director de la Casa de la Cultura y organizador), entre otros (2).

En la polémica entre «andinos» y «criollos», en cambio, se rompió el gueto de un congreso literario, probablemente sin proponérselo, y se difundió a través de los más importantes periódicos del país (3).

Los hechos: el congreso en Madrid se desarrolló del 23 al 27 de mayo del 2005 con una asistencia aproximada de cincuenta y cinco personas entre escritores, críticos literarios, editores y profesores. La cantidad de narradores era representativa no solo del periodo estudiado (1980-2005), sino de, por lo menos, un par de décadas antes (4). Fue más variopinta y ambiciosa que la realizada cuatro décadas atrás (de aquel evento solo repitió Mario Vargas Llosa). Participaron en doce mesas temáticas siendo el discurso de inauguración dado por Mario Vargas Llosa y el de clausura por Miguel Gutiérrez. En el primero, el autor de La Casa Verde resaltó que actualmente existen más ventajas en ser escritor de las que había en los años 50, cuando él comenzó. También criticó la supuesta persistencia de una narrativa «telúrica» en el presente siglo y que a algunos les hizo recordar sus postulados de La utopía arcaica (5). En la clausura, Miguel Gutiérrez habló sobre la perspectiva actual de la narrativa peruana y trató de poner paños fríos a ciertas escaramuzas que se habían producido. Dijo que el reconocimiento a la labor del escritor era algo accidental y que, a veces, llegaba tarde (recordó el caso de Arguedas). Además, que lo verdaderamente importante era el proceso creativo y no el tamaño de la foto en los diarios (6).

Miguel Gutiérrez. Foto: Andina.

No obstante, en los cinco días que duró el congreso se produjeron intervenciones en las que hubo ataques explícitos. Algunos de los denominados “criollos” sugirieron a los escritores “andinos” que debían copiar las fórmulas de los cantantes Chacalón o Dina Paucar para alcanzar su propio éxito. A su turno, los andinos denunciaron la existencia de favoritismo en los medios de difusión en Lima e insinuaron que la narrativa andina era superior a la producida por los criollos. En esos días los organizadores notaron que ambas tendencias comenzaron a nuclear a la mayoría de los asistentes en dos bandos reconocibles (e irreconocibles). A diferencia de lo ocurrido durante el encuentro de 1965, en el que los narradores llegaron a discutir sus diferencias en un ambiente de interés y de respeto por lo que decía el colega, en el congreso las fricciones rebasaron las buenas formas. Una de las expositoras, Rocío Ferreira, mencionó:

[…] llama la atención la apatía, la poca curiosidad intelectual y falta de solidaridad y ética profesional que algunos narradores de distintas generaciones que fueron invitados al Congreso en Madrid desplegaron al no escuchar las ponencias de sus colegas y, por el contrario, evidenciaron un exacerbado individualismo (7).

Por ese motivo y para aclarar los malentendidos, Miguel Gutiérrez decidió escribir un artículo a su vuelta a Lima sobre lo que, según su perspectiva, había ocurrido. El artículo salió el 29 de junio en el diario Perú21 y fue la chispa que incendió la pradera. En él reseñó positivamente la organización del congreso, resumió su propia ponencia, y criticó la práctica de los criollos a quienes tildó de ‘secta’:

[…] el malentendido tuvo que ver con la relación del grupo hegemónico que domina los medios de comunicación y los narradores del mundo andino.

[…]

Que la secta mantiene su poder lo prueban los despachos y crónicas desinformantes (publicados en los medios que ella controla) sobre el desarrollo del encuentro.

[…]

Es de conocimiento público que esta corriente [andina] es omitida por el grupo hegemónico en sus informes literarios, así como se margina o se minimiza a sus escritores más representativos.

A los pocos días el escritor Alonso Cueto respondió en el mismo diario:

[…] la hipotética secta debe ser muy inútil, pues los medios mencionan y reseñan obras de Miguel y de otros muchos escritores. La única secta real que existió aquí fue la de la revista Narración, que juzgaba y condenaba escritores en base a su supuesta ideología.

Para no hacer un recuento de todas las intervenciones, me centraré en aquellas en las que Miguel Gutiérrez intercambió argumentos y alguno que otro pullazo con Alonso Cueto, Fernando Ampuero y José Miguel Oviedo (8).

Afirmó Gutiérrez que la narrativa peruana estaba atravesando por un buen momento debido a la producción de las generaciones de los 80 y 90 procedentes de distintas partes del país. En cuanto al tema andinos y criollos, utilizó los términos «mafia», «secta», «argolla» aclarando que lo hacía en forma metafórica y sobre ello se preguntó: «Pero ¿existe todavía un grupo de esta naturaleza? Increíblemente sí, aunque ya no dispone ni mucho menos de ese poder casi omnímodo que detentaba el círculo en su época dorada (los años 50 y los 60)».

Alonso Cueto manifestó su desacuerdo en apoyar a un solo tipo de literatura ya que eso equivaldría a crear trincheras innecesarias. Agregó que: «Debemos “estar” pues solo por la buena literatura, la que surge de la soledad esencial de sus creadores. De lo contrario, corremos el riesgo, entonces sí, de caer en una visión sectaria, y habremos perdido, en realidad, toda esperanza».

Alonso Cueto.

Quizá las intervenciones más punzantes —en todo el sentido de la palabra— fueron las del escritor Fernando Ampuero y las del crítico José Miguel Oviedo. El primero inició su respuesta coincidiendo con Gutiérrez y Cueto en que el Perú de hoy es un país pluricultural que en el plano de la literatura no debería ser dividido en andinos y criollos. Y para entrar en la discusión afirmó que, si los escritores andinos no despiertan interés hoy, es porque no tienen el nivel de un Ciro Alegría o un Arguedas. Luego repitió la comparación hecha en Madrid: «Interesa Chacalón’, interesa Dina Paucar. ¿No es más bien que no se impone un equivalente literario de rasgos claramente andinos que desate pasiones entre los lectores?». En otra publicación se pesa de que el debate no se haya centrado en discrepancias ideológicas o políticas, sino en los ‘lamentos’ de ciertos escritores andinos ante la falta de reconocimiento público o fama. Por último, Ampuero recusó la apreciación que hizo Gutiérrez sobre los escritores criollos:

En su envanecida visión de sí mismo, Miguel Gutiérrez se arroga el derecho de juez supremo y hasta se pone magnánimo. Él osa calificarnos como autores «de nivel medio considerable, incluso los mejores de entre ellos», dando por descontado que lo suyo es lo literariamente encomiable.

Para José Miguel Oviedo, quien no asistió al congreso, pero fue aludido en un artículo: «Gutiérrez inventa una siniestra y gigantesca conspiración, una vasta intriga que parece inspirada a medias entre la novela gótica y la de espionaje, para explicarse todo lo que ocurre a su alrededor y donde él no esté incluido» (9). Añadiendo que el criticado era admirador de Mao Tse-Tung. Mientras tanto Ampuero, en otra publicación, agregó que lo era de Abimael Guzmán. Ante tales arremetidas, Gutiérrez replicó:

[…] remito a los lectores interesados a la extensa entrevista que me hizo el profesor de filosofía Dante Dávila para el libro Del viento, el poder y la memoria (páginas 309-333) publicado por el Fondo Editorial de la Universidad Católica. Todo está ahí dicho con claridad, con el necesario espíritu autocrítico, pero sin desgarramientos ni ominosos complejos de culpa (10).

A esas alturas las publicaciones habían proliferado en ambos bandos y todo hacía pensar que el fuego cruzado no iba a detenerse ni a tratar más sobre literatura (11). Pero, si revisamos con atención en los mismos artículos podremos encontrar reflexiones sugestivas.

Por ejemplo, mientras que para los criollos el problema que originó el debate se debía a la expresión de resentimientos acumulados, reclamos por falta de publicidad o conspiraciones ficticias; para los andinos, su raíz debía buscarse en un detonante más complejo y antiguo: la práctica hegemónica que durante décadas unos grupos sociales han tenido sobre otros. Un problema que trasciende a ambas tendencias y que tiene que ver con la historia misma del país. Donde la literatura solo es uno de los territorios en los que esa dinámica de uso del poder se manifiesta. La socióloga francesa Anouk Guiné, interesada en el tema, lo explicó así:

Decir que el debate «hegemónicos/andinos» es obsoleto equivale a olvidarse de la realidad histórica del Perú y de su impacto sobre la vida literaria. Pareciera que también en este país el «multiculturalismo», muy preciado hoy día en ciertos ámbitos académicos y políticos, hubiera hecho olvidar que la «diversidad» es fruto de relaciones de poder de tipo colonial y racial.

Anouk Guiné.

Una postura que intentó mediar, la del escritor y crítico Gustavo Faverón, sostuvo en aquella oportunidad:

Cuando un escritor con cierto poder en los medios de comunicación capitalinos niega (o desconoce) la dificultad que sus colegas provincianos tienen para acceder a esos medios, ese escritor contribuye, acaso involuntariamente, al doloroso centralismo y al injusto desequilibrio social, económico y político que aleja a Lima del resto del país.

«¿Qué hacer frente a esta realidad?», se preguntó Miguel Gutiérrez intentando contener la polarización a la que habían llegado:

En primer lugar, dar al traste las lamentaciones y no pretender ser admitido en los medios que la secta domina, pues es probable que si se le tocan las puertas alguno podrá ser admitido, pero en condiciones de subordinación. No, lo que hay que hacer es persistir en la creación de calidad cada vez más rigurosa y desarrollar una campaña agresiva estableciendo y fundando espacios, revistas y editoriales alternativos pero muy acordes con la modernidad.

Otro argumento que surgió en el fragor del debate fue considerar la venta de libros como la justa medida para establecer el éxito literario de un autor. Sin embargo, esto fue rebatido con la idea de que es justamente en ese espacio donde opera la influencia de las amistades en la industria editorial. Las recomendaciones o ‘argollas’ ciertamente pueden decidir qué libros verán la luz o qué libros no. Por consiguiente, la venta no garantiza obras trascendentes o siquiera aceptables. Para Raúl Tola: «… incluso bajo ese supuesto, la única distinción que debería importar es la que separa la buena literatura de la mala, y allí las ventas y la presencia mediática no definen nada (pensemos en Paulo Cohelo, si no)». Un enfoque distinto introdujo consideraciones de carácter étnico. Gregorio Martínez señaló a su turno que la literatura andina tiene que atravesar por un tamiz que se enfoca en el color de la piel: «… en la reyerta literaria existe de por medio una cuestión de pinta y pretensión. Siempre ha sido así, en el Perú y en América entera. Esto desde la invasión europea. Todo matiz caucasoide otorga privilegios». Por ello se cuestiona:

¿Acaso la (Escuela) Naval y otras instituciones no exigen examen de presencia? Justamente los ‘regios’ quieren perpetuarse como los exclusivos comensales del exquisito manjar que en castizo se llama gollería. También para trabajar en la TV y en cualquier sitio con buen salario, la pepa caucasoide, no el talento, es condición imprescindible.

Por eso en décadas pasadas grupos como Narración y Hora Zero representaron una irrupción multicultural de escritores mestizos, andinos y amazónicos que supieron enfrentar el centralismo de Lima y el hegemonismo en los medios. Para ello recurrieron a sus propias formas de expresión en base a revistas, libros, recitales, talleres, pronunciamientos, debates, etc. Otros colectivos surgidos en el presente siglo provienen de universidades, centros culturales y de los más diversos rincones del país (12). Estas nuevas oleadas han sabido aprovechar los espacios que brindan las editoriales independientes, el auge de las ferias de libros realizadas en provincias, y la creciente influencia de Internet y las redes sociales. Todos mecanismos legítimos para enfrentar lo que el autor de La violencia del tiempo denominó “el problema entre hegemónicos y excluidos”.

En una entrevista que le hice a Miguel Gutiérrez el año 2013 precisaba su participación en el debate:

En esta famosa polémica a mí me ubicaron como escritor andino o muy ligado a ellos. Pero yo en ningún momento planteé mis criterios en esos términos. En mis textos yo matizo mi posición. Lo que pasa es que el escritor criollo se refiere al escritor limeño y, particularmente, al escritor miraflorino o de San Isidro, mejor dicho, al pituco. Pero, en todo caso, los criollos serían todos los costeños de las grandes ciudades, en ese sentido yo también sería un escritor criollo. En lo que no estoy de acuerdo con mis colegas, que denominan andinos, es que solamente la literatura andina representa al país. Yo no creo eso y más bien estoy por la imagen multiétnica y pluricultural del país (13).

En uno de sus últimos ensayos, La cabeza y los pies de la dialéctica, señaló a manera de conclusión: «Si algo demostró esta inusitada polémica es que también en el aparente territorio neutral de la literatura y el arte el Perú sigue siendo un país dividido en el que se reflejan las exclusiones sociales y étnicas imperantes».

Hechas las cuentas, ¿fue positivo el debate entre andinos y criollos? Al menos para el escritor cusqueño Luis Nieto Degregori lo fue: «Solo a raíz del debate iniciado en el Congreso Internacional de Narrativa Peruana realizado en Madrid en mayo del 2005 los escritores andinos salieron de su relativa invisibilidad». Lo dice porque los medios de comunicación pueden contribuir a la promoción del autor y su obra delante del gran público. Al menos parcialmente. Un diario como El Comercio, por ejemplo, tiene una considerable influencia en el campo de la cultura. Pero como se trata de una empresa privada sus directivos y redactores podrían alegar que ellos promocionan a quienes consideran conveniente. Un argumento casi irrefutable. Sin embargo, existen medios del Estado, es decir, financiados con los impuestos de todos los peruanos, que también hacen programas culturales. Fue el caso del programa televisivo Vano oficio, que dirigía el novelista Iván Thays, que fue acusado por algunos escritores de no ser un espacio plural.

Todo esto explica por qué en Madrid se desbordó el cuestionamiento en torno a la orientación o influencia que tienen los medios.

En el balance final de la española María Ángeles Vásquez, organizadora del congreso, hubo unas de cal y otras de arena:

Lo visto y expuesto en el congreso de Madrid debe servir para que los escritores peruanos acepten sin discrepancias la diversidad y pluralidad expresivas y temáticas de su propia narrativa, que dirijan su esfuerzo a romper el aislamiento académico y mediático, fruto de una inexistente política editorial que los mantiene prácticamente inéditos. Están suficientemente maduros para ello y los avala una irrefutable calidad.

Y dando por concluida su participación en el debate, Miguel Gutiérrez, quien más ataques y objeciones había recibido, dijo:

No me ha hecho feliz esta contienda, pero si en algo puede ayudar a los escritores de provincias, y a todos aquellos que son marginados o silenciados, a persistir en su entrega a la literatura y a luchar por abrirse un espacio propio, entonces todo será justificado.

NOTAS

(1) Entrevista de Ezequiel Maldonado y Angélica Aranguren: “Miguel Gutiérrez: un heterodoxo en la literatura latinoamericana” aparecida en el portal Pacarina del Sur, Revista de Pensamiento Crítico Latinoamericano. Año 2013. P.328.

(2) Mario Vargas Llosa no estuvo presente, pero semanas antes había ofrecido una conferencia sobre el tema en la ciudad de Arequipa.

(3) La mayoría de artículos y entrevistas se publicaron desde fines de mayo hasta septiembre en los diarios La República, El Comercio, El Peruano, Correo, La Primera y, especialmente, Perú21. También opinaron personajes mediáticos como César Hildebrandt, Rosa María Palacios, Beto Ortiz y Augusto Álvarez Rodrich. Los textos fueron agrupados por la revista Ómnibus en una edición especial y a la cual remito la mayoría de citas usadas. http://www.omni-bus.com/congreso/debate/indicedebate.html

(4) María Ángeles Vásquez, directora de Mirada Malva, mencionó que antes de iniciarse el congreso los escritores donaron —para su sorpresa— casi trescientas de sus obras a la Biblioteca Nacional de España.

(5) Ensayo sobre la vida y obra de Arguedas que en 1996 desató una intensa discusión en el campo de la literatura y aun en los de la antropología y la sociología.

(6) Pueden ver el programa de las mesas y los nombres de los ponentes en:  http://www.congreso2005.miradamalva.com/mesas.html

(7) Coincidiendo con Ferreira, uno de los organizadores, Mario Suárez, escribió en El Peruano: «Alonso Cueto […] calificó de «irregular» el contenido de las ponencias presentadas durante el congreso. Respetaría su opinión si hubiera asistido a la mayoría de ellas y no sólo a aquellas en las que participaban sus compañeros de grupo. Si no se hubiera ido de museos y toros con Ampuero y demás satélites […] Pero no sólo no lo hicieron, sino que además Cueto criticó al resto de sus compañeros, a la mayoría de ellos sin siquiera oírlos, y con el agravante de haber sostenido él mismo la más pobre de las ponencias».

(8) Fue tal el aluvión de artículos, entrevistas, cartas que un escritor radicado en Europa por más de cuarenta años, Carlos Meneses, sugirió que con ellos se podía editar un libro: «Eliminadas las mezquindades, ¡dónde no las hay!, y restada algo de fuerza a la pasión con que varios han intervenido, la reunión de textos puede ser todo un éxito».

(9) Voy a omitir otras intervenciones que incurrieron en golpes bajos y medias verdades debido a que distorsionarían lo esencial de este recuento.

(10) Se refiere a las respuestas que dio sobre diversos temas, especialmente en torno al marxismo en la literatura, Abimael Guzmán y Sendero Luminoso.

(11) Escritores como Oswaldo Reynoso rechazaron esta discusión en la que, sin embargo, tenían una clara postura: «Me parece una polémica inútil, que no aclara nada, y da una visión de lo que actualmente es la crisis de la cultura en el Perú. Yo no creo que haya escritores andinos, criollos, limeños, provincianos, exitosos, excluidos… Me parece que esas cosas son tonterías. Lo que toda la vida ha existido en el Perú son grupetes de pitucos que se arrogan la representación literaria del país, porque detrás de ellos están los poderes».

(12) A nivel gremial se pueden considerar dos interesantes experiencias: la Asociación Nacional de Escritores, Artistas e Intelectuales del Perú (ANEA) y, más recientemente, el Gremio de Escritores del Perú.

(13) En revista Sikuri, Año I N.º 1, 2013. “La violencia del tiempo está formada por varias novelas”. P.21.

Comentarios

Cine

«Al viejo Clint, por sus 90 años» por Umberto Jara

Umberto Jara

Published

on

Le debo a Clint Eastwood el primer oficio que tuve en mi vida: vaquero del Viejo Oeste. Tuve la suerte de que, en asuntos de cine, mi madre decidiera criarme sin las prohibiciones de la censura por edad. Así, siendo un niño, pude ver en el cine Cavero de mi pequeña ciudad, el maravilloso film de Sergio Leone “El bueno, el malo y el feo”. Días después, en el almuerzo familiar, con el coro burlón de mi hermana, formulé un pedido extravagante para los adultos pero imprescindible para el niño que en ese entonces fui: necesitaba tener las botas y el poncho que en esa película utilizaba el personaje sin nombre encarnado por Clint Eastwood.

Molesté tanto en casa con mi vehemencia (que no ha menguado aún hoy) que a mi viejo no le quedó otra alternativa que llevarme al zapatero y al sastre para la confección de esos aditamentos. Llevé conmigo, con el cuidado que se le da a un mapa del tesoro, el recorte que los diarios publicaban en ese tiempo con el afiche de las películas. De ahí, del afiche de “El bueno, el malo y el feo”, tenían que tomar el modelo de la manera más fidedigna posible los artesanos del cuero y la tela. La tarde en que me calcé las botas de gamuza y el poncho marrón con sus figuras geométricas, empezó mi oficio de vaquero a tiempo completo. Bajo el sol inclemente o la lluvia desatada, marchaba a todo lugar posible vestido como Clint, atento a los posibles desmanes de el Malo y el Feo.

Fue uno de los veranos más felices de mi vida. Sin colegio y sin tareas pude vagabundear por las ariscas tierras del Viejo Oeste a las que me conducía la afiebrada imaginación que se suele tener en la niñez. Meses después llegó a la tienda de discos del señor Alberto Chahud Nader, en la Plaza de Armas de Ayacucho, el long play con la banda sonora de “El bueno, el malo y el feo”. En casa, agradezco tanto desde siempre, los gastos en cine, libros, música y fútbol estaban siempre autorizados. De modo que el señor Chahud me entregó el disco y partí a la carrera a casa. Mi madre puso aquel disco de vinilo y lo primero que escuchamos fue el silbido con la melodía inolvidable compuesta por Ennio Morricone. Ella me miró con esa sonrisa comprensiva que solo las mujeres saben tener y me puse a cabalgar junto a Clint Eastwood, bien aferrado a los estribos del corcel para no caerme de tanta felicidad.

Años más tarde, en la universidad, empecé a entender los detalles profundos de ese clásico de la cinematografía. Entendí el significado de una de las escenas más célebres, aquel instante en que el “Rubio” (Clint Eastwood) dice: «El mundo se divide en dos categorías: los que tienen el revólver cargado y los que cavan. Tú cavas». Así solía ser el mundo entonces; y lo sigue siendo ahora.

He crecido con Clint Eastwood. He disfrutado y he aprendido con sus filmes —en los que actuó y en los que ha dirigido—. He respetado su figura y su pensamiento. He visto con alegría su arribo, gracias a su talento, a un pedestal que pocos tienen: ser considerado una leyenda viva. Pero como hoy en día vivimos tiempos en los que cualquier petimetre o petimetra se atreve a la falta de respeto, hay quienes, en los últimos años, han tenido la osadía de molestarlo. Ante la impertinencia, el gran Clint Eastwood, con sus noventa lúcidos años y con la apostura del vaquero que cabalga solo sin necesidad de nadie, ha sabido responderles con unas frases tan sonoras como los balazos que esa gentuza se habría merecido en un bar del Viejo Oeste: “Primero me tildan de derechista. Después de racista. Ahora de machista. Está de moda conseguir que la gente se sienta culpable por diferentes cosas. A mí me da igual, porque sé en qué puto lugar del planeta estoy, y me importa una mierda”.

Celebro sus maravillosos 90 años. Talentos como el suyo terminan siendo eternos porque su obra ha de seguir vigente sin importar los calendarios.

Desde mi rincón de espectador le tengo profundo cariño porque, además del regalo en mi infancia, me entregó, en mi adultez, un momento entrañable. En el último año de vida de mi madre establecimos la costumbre de conversar más que antes para decirnos aquello que, vencido el plazo, ya no sería posible compartir. Una tarde, revolviendo un cajón de olvidos, hallé el disco aquel con la música de “El bueno, el malo y el feo”. Se lo mostré, nos pusimos a silbar aquella melodía a nuestro modo poco musical y nos dimos un largo abrazo y al ver nuestras lágrimas mutuas entendimos que mi niñez hacía mucho que había concluido y que su vida estaba ingresando al adiós final. Supimos, con una nostalgia honda, que habíamos sido muy felices, juntos, la tarde aquella en que, con esa música de fondo, ella le sonrió comprensiva a ese pequeño vaquero en el Viejo Oeste de mi infancia. Los dos sabíamos muy bien por qué amábamos tanto a Clint Eastwood.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Richard Swing: Estos son los 15 funcionarios del Ministerio de Cultura investigados por Fiscalía

Edwin Cavello Limas

Published

on

La Fiscalía intervino hoy la sede principal del Ministerio de Cultura y las oficinas de Palacio de Gobierno por el caso de RIchard «Swing» Cisneros. El Ministerio de Cultura pagó 175 mil soles desde el 2018 hasta abril del 2020. En total fueron nueve contrataciones que se realizó con seis ministros de Cultura en diferentes gestiones.

Mediante el oficio N° 36-2020-MP-1°FPCEDCFL/3D al cual tuvo acceso Lima Gris donde la Fiscalía meciona: «Se disponga y ordene a quien corresponda, que en el plazo de 48 horas, remita a este despacho fiscal la siguiente información».

«Un informe detallado de los datos de identificación de los siguientes funcionarios o servidores».

En la lista aparecen: Osbin Richard Vargas Estarada, Dario Nemecio Armas Caso, Laura Montes de Oca Rivera, Aura Elisa Quiñones Li, Lincoln Martín Matos Parodi, Luz Elena Basurto Yamani, Nathalie Irma Chávez Abanto, Verónica Alicia Bazán Navarro, Katiya Paredes Gonzales, Clarissa Vanessa Mauricio Chapa.

La lista continúa con Nancy Mariela Rivera Cano, Oswaldo Enrique Purizaga Zapata, Guadalupe LLamoza Chico, Edwin Jesús Villacorta Monzón y Fidel Vásquez Quiroz.

El documento del Ministerio Público finaliza mencionando: «Ello conforme a la investigación seguida contra los que resulten responsables por la presunta comisión de Delito contra la Administración Pública – Corrupción de Funcionarios, en agravio del Estado».

Basándonos en nuestra investigación, lo que nos sorprende es que no aparezca el nombre de Diana Tamashiro, que ocupa el cargo en Secretaría General. Entre los nombres que sí aparecen en la lista de investigados se encuentra Aura Elisa Quiñones Li, ex Directora de Recursos Humanos del Ministerio de Cultura, que renunció junto a Sonia Guillén. También aparece el Director General de Administración Lincoln Mattos, quien es el que firma las órdenes de servicio y su área es la que escoge al proveedor, y que hasta el día de hoy sigue trabajando en el Ministerio de Cultura.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Caso Richard Swing: Fiscalía interviene oficinas de Palacio de Gobierno

Redacción Lima Gris

Published

on

Luego de la intervención de la Primera Fiscalía Anticorrupción a las oficinas de la sede central del Ministerio de Cultura, otra diligencia de la Fiscalía intervino las oficinas de Palacio de Gobierno.

Gracias al registro de visitas se conoció que Richard Cisneros Carballido, era bastante cercano a Palacio de Gobierno, ya que registra dos visitas claves. La primera visita a Palacio lo realiza el 28 de junio del 2018, la hora de ingreso figura 16: 37 de la tarde y la hora de salida fue a las 18:32 casi dos horas después. En esa oportunidad se reunió con Miriam Morales Córdova, que tiene a su cargo la Secretaria General de Palacio de Gobierno.

La segunda visita Richard Cisneros lo realizó el de 12 octubre de 2018 en esa oportunidad se reunió con Karem Roca Luque, Asistente Administrativa del Despacho Presidencial. En esa oportunidad el horario de su llegada a Palacio figura 17:45 y se retiró a las 19:32 de la noche. Aquí también Richard Cisneros permaneció en Palacio por el tiempo de casi dos horas.

Hoy por la tarde la fiscal Janny Sánchez-Porturas, intervino las oficinas de Palacio de Gobierno, con el fin de recabar información sobre las reuniones antes mencionada entre Richard Swing y las funcionarias del Presidente Martín Vizcarra.

Foto: Ministerio Público.

En la intervención a Palacio de Gobierno participaron los fiscales adjuntos provisionales Yenny Huacchillo Nuñez y Esteban Matias Añacata, conjuntamente con efectivos de la Dirección contra la corrupción de la Policía Nacional-Dircocor.

El Ministerio Público aclaró que el presidente Martín Vizcarra no se encuentra investigado por este caso, sino 15 funcionarios que están vinculados a los procesos de contratación. La denuncia publicada en Lima Gris reveló que Richard Cisneros Carballido registra en OSCE un total de nueve pagos del Ministerio de Cultura por servicios brindados entre julio del 2018 y abril del 2020, por un total de S/175.400.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Poderes acechando en la sombra del Coronavirus

Ricardo Terrones

Published

on

En pleno epicentro de los inicios de la comunicación global en el renacimiento del siglo XV, se estableció el inicio del hilo conductor de la modernidad del siglo XXI. Ahí nació Martín Lutero en el año 1483, pionero de los derechos de la libertad de expresión, hombre de convicciones espirituales y humanistas. Luchó, junto con la verdad y el conocimiento, contra las mentes humanas más oscuras que pisotearon la libertad.

Por lo tanto, en la realidad del virus del COVID-19 en nuestro territorio, las mentes más oscuras de este gobierno del presidente Martin Vizcarra, acechan como perros hambrientos, por morder sin escrúpulos la vida de un ser humano. Son ellos los generadores de este brutal cuestionamiento sobre presunta corrupción, paralizando a la sociedad peruana, con mentiras, ante la crisis sanitaria.

El Ejecutivo ha entrado en un discurso de manipulación hacia la población, realizando comunicaciones que ya llegamos al pico más alto de la meseta, la apuesta por las pruebas rápidas que nunca funcionaron para contrarrestar el número de contagiados, las compras de ventiladores y oxigeno que nunca llegaron a los lugares más complicados del territorio peruano, los problemas con la supuesta reactivación de nuestra economía, Activa Perú, los bonos que no se saben si llegan a los beneficiarios de la población más vulnerables, etc. Además, con un Congreso que no legisló, frente a la epidemia mundial.

La BBC NEWS MUNDO, en un estudio de análisis manifiesta que somos el segundo país con más índice de contagios y muertes en Latinoamérica. La pregunta es ¿Por qué la cuarentena no impidió el avance del Coronavirus?, si el “Estado” destino un 10% del PBI del pueblo peruano, siendo el plan estratégico económico más agresivo de la región para ayudar a la gente y las pequeñas empresas. Se aplicó una fallida cuarentena irregular, con una población del 71% de peruanos que activan la economía nacional y sobreviven ante un desarrollo informal.

El 21% de peruanos no tienen lo básico como una refrigeradora en sus casas, el 11,8% de hogares pobres en el Perú viven en espacios de hacinamientos, con un alto número de test hasta fines de mayo con más de 820,967. Estas pruebas se realizaron a una población que bordea los 33 millones de peruanos. Con mayor cantidad de pruebas, más casos diagnosticados, ellos no influyeron en el avance del descontrol del virus: fueron la parte social y económica, que llevaron un mal manejo del control del progreso de la pandemia. Así mismo, el Instituto para la Métrica y la Evaluación para la Salud (IHME) de la UNIVERSIDAD DE WASHINGTON USA, en un estudio de proyección, analizó que el devastador índice de muertos en el Perú, llegaríamos a las 20,000 víctimas a fines de agosto.

Cada semana el presidente y sus ministros brindan informaciones que manipulan, quebrantando el conocimiento de la verdad. Es así, como la historia se repite en tiempos del coronavirus. Las mentes más nefastas y oscuras se asoman agazapadas, acechando como bípedos hambrientos ante el dolor de los peruanos más vulnerables, restringiendo sus derechos universales ante el avance de la gigantesca sombra del coronavirus. Nos están forzando y sometiendo a una crisis humanitaria, que crece a pasos agigantados. Engañando con migajas de apoyo que no llegan a las familias y pueblos que verdaderamente lo merecen. Es como que, si estuviéramos en la opresión de la mentira del engaño de las indulgencias del siglo XV, donde el poder político religioso arrinconó a la sociedad ante su dolor y sufrimiento de los pobres y abandonados.

En ese sentido el gran líder intelectual, filósofo del siglo I, PABLO DE TARSO, hombre de fe y humanismo, manifestó a los filipenses:

«Guardaos de los perros (hombres), guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores.»

Filipenses 3:2 (RVR1960)

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Sonia Guillén se pronuncia sobre video de Richard Swing

Redacción Lima Gris

Published

on

La exministra de Cultura Sonia Guillén fue consultada por Canal N sobre el video de Richard Swing difundido ayer por Panorama. En el video el señor Richard Swing menciona: «He botado a la ministra… por atrevida. La renuncié».

Sobre el tema, Sonia Guillén señala que no ha visto el video, pero que obviamente esta situación provocó su renuncia, refiriéndose al caso de la contratación de Richard Cisneros en plena pandemia. Además, menciona que asume la responsabilidad política, porque hay contrataciones que han ocurrido durante su gestión.

El caso esta siendo investigado por la 1° Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima Centro, quienes esta mañana junto a la Policía Nacional del Perú, intervinieron las oficinas administrativas del Ministerio de Cultura, con el fin de recabar documentos sobre las contrataciones de Richard Javier Cisneros Carballido.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Fiscalía interviene oficinas de la sede central del Ministerio de Cultura

Redacción Lima Gris

Published

on

La 1° Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima Centro y la Policía Nacional del Perú intervienen las oficinas administrativas del Ministerio de Cultura, con el fin de recabar documentos sobre las contrataciones de Richard Javier Cisneros Carballido.

La denuncia documentada presentada por Lima Gris viene destapando nueva información sobre el caso Richard Swing. Esta mañana la fiscal adjunta Yenny Huacchillo Nuñez, de la Primera Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima Centro,  intervino las oficinas administrativas de la sede central Ministerio de Cultura, ubicado en la avenida Javier Prado en San Borja.

La intervención de la fiscal Huacchillo Nuñez que dirige este operativo, se realiza con el apoyo de policías de la Dirección Contra la corrupción de la Policía Nacional del Perú (Dircocor). La documentación que se debe recabar son los contratos realizados al Richard Swing desde el 2018 hasta abril del 2020.

La denuncia de Richard Swing también provocó la renuncia de la exministra Sonia Guillén, quien dejó el cargo junto a otros funcionarios relacionados al caso Swing. El nuevo titular de la cartera de Cultura es Alejandro Neyra, quien en el año 2018 fue ministro de Cultura de PPK, y ahora regresa como ministro de Cultura del presidente Martín Vizcarra.

Comentarios
Continue Reading

Coronavirus

COVID-19: Estrellas de Hollywood respaldan el pedido de auxilio de pueblos indígenas del Perú

Redacción Lima Gris

Published

on

Desde artistas de “Game of Thrones” hasta actores como Morgan Freeman son las celebridades que tienen como objetivo recolectar un fondo de $5 millones de dólares en los próximos 60 días para que los guardianes de los bosques estén protegidos de la pandemia en los nueve países que conforman la Amazonía, entre ellos el Perú.

¿Quién ayuda a los defensores de los bosques? ¿Quién asegura que el líder indígena que vive en la Amazonía recibirá atención médica cuando el Perú está colapsado? Esta pregunta, que no parece haber sido prioridad para el gobierno durante la pandemia del COVID-19, sí se la hicieron “Dios” o hasta un personaje de “Game of Thrones”, hablamos de Morgan Freeman y Oona Chaplin, respectivamente.

Lo que sucede es que los artistas de Hollywood, a diferencia del gobierno peruano, se dieron cuenta de que la vida de los defensores de los bosques tropicales amazónicos (pueblos indígenas) peligran ante la evolución de la pandemia del COVID-19, según lo dan a conocer las últimas denuncias de los hermanos indígenas afectados.

Hasta el momento, según la Red Eclesial de la Panamazonía (REPAM) registra más de 100 mil casos conocidos de COVID-19 y más de 5 mil muertes confirmadas en toda la región amazónica de Latinoamérica. Solo en la selva peruana la cifra estimada asciende a más de 10 mil contagios y 400 muertes, según las direcciones regionales de salud del Perú. De modo que a medida que el coronavirus continúa propagándose, los pueblos originarios están cada vez más en riesgo y podrían enfrentarse a un potencial etnocidio. 

Los pueblos indígenas Shipibos de Ucayali y los de Loreto como los Mátsés, Ticunas, Kichwa, Bora, Huitoto Muruy, Urarinas, Achuar entre otros, vienen reportando de manera constante infectados y muertes. Sin embargo, debido a la falta de recursos sanitarios en toda la región, las autoridades de salud no notifican y actualizan estos casos reportados desde las distintas comunidades, por tal razón, quedan vulnerables y desatendidos. A esta realidad se le suma el riesgo del contagio del virus, las actividades de deforestación y extracción ilegal en territorio indígena.

Por ello, artistas como Barbra Streisand (ganadora de dos premios Óscar); Jane Fonda (dos Óscar), el famoso guitarrista Carlos Santana y otros artistas decidieron lanzar un evento benéfico de talla mundial en el marco de la campaña “Artistas Unidos por la Amazonía: Protegiendo a los Protectores de los Bosques”. Una coalición de organismos no gubernamentales (distintas ONG), artistas y científicos como la renombrada primatóloga británica, Jane Goodall, que participaron del acto benéfico que se transmitió de manera virtual en FB y en la web Artist for Amazonia, sin embargo, el apoyo de las celebridades de la ciencia y el cine de Hollywood no se detiene y siguen buscando fondos de emergencia para la Cuenca Amazónica.

Fondo mundial por la Amazonía para atender las denuncias indígenas

En el mes de abril, se creó el Fondo de Emergencia para la Amazonía, cuyos recursos económicos se han proyectado la adquisición de pruebas rápidas para la detección de contagios, las medidas preventivas, la compra de alimentos y de suplementos para el personal médico, las comunicaciones de emergencia, rutas de evacuaciones, la protección a los territorios indígenas y los alimentos para las comunidades afectadas por la pandemia.

Para lograr este fondo de ayuda, estrellas de Hollywood decidieron solidarizarse y sumarse en la campaña, en la cual, los dirigentes indígenas hicieron llegar sus demandas. Así como lo hizo el actual presidente de AIDESEP (organización que representa más de 2000 comunidades en toda la Amazonía peruana, con 109 federaciones locales y 9 organizaciones regionales), quien informó la situación crítica que vienen sufriendo los pueblos indígenas en el marco de la pandemia del COVID-19, frente a espectadores de diferentes países que participaron de la transmisión en vivo de la iniciativa “Artistas Unidos por la Amazonía”.

“Nuestros hermanos están muriendo, nuestros hermanos están en cama, enfermos y eso nos preocupa bastante. Yo, que viví en carne propia con esta enfermedad, con este virus COVID 19 me siento muy preocupado por mis hermanos. Por eso, hemos hecho llegar nuestras demandas y propuestas al Estado Peruano y pedimos la atención sanitaria inmediata y diferenciada” así lo señaló Lizardo Cauper, líder indígena Shipibo y actual presidente de AIDESEP.

El líder indígena shipibo logró pedir al gobierno peruano detener las actividades extractivas que ponen en riesgo el territorio y las comunidades. “El gobierno peruano tiene que detener todas las actividades extractivas, todas las empresas mineras, forestales o petroleras. Por ejemplo, Ocho Sur (grupo de palma aceitera ubicado en Ucayali) que sigue trabajando y pone en riesgo a nuestra población indígena por el contagio. También la empresa petrolera Geopark”, añadió Lizardo Cauper. 

Otro ciudadano que exige atención para su comunidad nativa es Daniel Vela Collantes. “Pedimos su colaboración para poder atender a los hermanos Matsés que están en esta ciudad, para cubrir sus necesidades, la alimentación y el alojamiento, además de las medicinas porque algunos ya están enfermos. Para enfrentar a esta enfermedad y cumplir la cuarentena, necesitamos su colaboración, pedimos que nos apoyen” estas fueron sus palabras como jefe de la comunidad nativa Matsés varada en Iquitos, una de las ciudades con más contagios de COVID19 en todo el Perú.

SOS desde Ucayali, comunicadores indígenas piden ayuda

En las comunidades indígenas de Ucayali la señal de Internet no existe. Sin embargo, el Ministerio de Cultura del Perú solo difundió sobre el COVID-19 en lenguas indígenas desde su web. Por ello, los comunicadores indígenas, ante la falta de información y acceso a ella, asumieron la tarea de comunicar en su lengua por radio sobre la propagación del coronavirus, pero al hacerlo se enfermaron.

 “Llevo 32 días contagiado por este mal covid-19, hace poco me han detectado a mí y a 5 miembros de mi familia. Vivo en carne propia esta enfermedad, así como yo, otros comunicadores indígenas, nos hemos contagiado cubriendo e informando a las comunidades indígenas desde la radio. (…) Hasta ahora 66 hermanos shipibos han muerto en la región de Ucayali, por falta de atención del Estado. Mis hermanos están muriendo.” denunció Ítalo García Murayari, comunicador indígena del pueblo Shipibo-Konibo.

Finalmente, Leila Salazar-López, Directora Ejecutiva de Amazon Watch, una de las ONG que están involucradas en el fondo amazónico, señaló: «La Amazonía y sus pueblos se encuentran en estado de emergencia debido al cambio climático y la pandemia del COVID-19, es un crimen contra naturaleza y contra la humanidad. Es un momento para que todos se unan y actúen en defensa de los bosques y en solidaridad con los pueblos indígenas y tradicionales de toda la Amazonía, quienes protegen la gran selva tropical y el clima para toda la humanidad y la vida en la Tierra».

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Ministerio de Cultura: ¿En qué se gastará los 50 millones?

Edwin Cavello Limas

Published

on

El caso Richard Swing nos tiene atentos a todo lo que ocurra con el tema económico del Ministerio de Cultura, y esto es importante porque no queremos que otros Richard Swing vuelvan a meterse al bolsillo 175 mil soles por «conferencias sapienciales», entre otras órdenes de servicio.

Como se sabe, el Ejecutivo dispuso la transferencia de 50 millones de soles a favor del Ministerio de Cultura con la finalidad de mitigar los efectos económicos en dicho sector, a través de subvenciones no reembolsables y la adquisición de contenidos culturales en el marco de la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Esto a simple vista parece positivo. Pero el asunto es que se le está inyectando más dinero al ministerio que no realizó un buen gasto de su presupuesto. En otras palabras, esto puede ser visto como un premio al caso Richard Swing.  Lo que hubiese tenido sentido, es reestructurar el Ministerio primero y al mismo tiempo cortar las cabezas de todos esos grupitos enquistados durante estos 10 años, y luego recién inyectar los 50 millones. Pero en el Perú los políticos de turno hacen las cosas al revés.

Hay que dejar en claro que esos 50 millones no tienen nada que ver con el famoso y tan ansiado “bono económico” para los artistas en condición de vulnerabilidad. Esos 50 millones destinados por Decreto de Urgencia tienen como finalidad financiar la adquisición de contenidos culturales y apoyos económicos a personas naturales y jurídicas, principalmente.

Según la Resolución Ministerial N°136-2020-MC el gasto será de la siguiente forma: Para la puesta en valor y el uso social del Patrimonio Cultural se ha destinado 6 millones 300 mil soles. Para el Desarrollo y Promoción de las artes e Industrias Culturales se ha destinado 43 millones 472 mil 361 soles; y para las Acciones Centrales (gastos administrativos y planeamiento) se destinó 227 mil 639 soles. Todo eso suma 50 millones de soles.

Después de todo el escándalo del caso Richard Swing, que incluso ha salpicado al presidente Martín Vizcarra, lo que los trabajadores del sector cultural se preguntan ¿Cómo se hará para evitar que este dinero caiga en manos de otros Richard Swing? O en manos de los grupitos que son los caseritos del MINCUL.

Otro dato importante es que el MINCUL durante casi 10 años de su creación ha mostrado incapacidad de gestión, y de los 14 ministros que pasaron por el MINCUL, 11 son de la PUCP. Este dato nos hace pensar que el Ministerio de Cultura parece haberse convertido en una caja chica no solo de Richard Swing (Doctor Honoris Causa), sino también de la gentita de la PUCP.

Aquí los ministros PUCP: Juan Ossio Acuña (antropólogo PUCP). Luis Peirano Falconí (sociólogo PUCP). Diana Álvarez. Calderón (abogada PUCP). Jorge Nieto Montesinos (sociólogo PUCP). Salvador del Solar Labarthe (abogado PUCP). Alejandro Neyra Sánchez (abogado PUCP) – 2018. Patricia Balbuena Palacios (abogada PUCP). Ulla Holmquist Pachas (arqueóloga PUCP). Luis Jaime Castillo Butters (arqueólogo PUCP). Sonia Guillén (Docente de la PUCP) y Alejandro Neyra Sánchez (abogado PUCP) -2020.

Esto también se repite en los viceministerios donde el 95 % de los viceministros tienen la sigla PUCP. Mientras esto sucede, el bono prometido para los artistas en condición de vulnerabilidad nunca llega.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending