Connect with us

Crónica

«No somos objetos descartables»: obreras de la Municipalidad de Lima en pie de lucha

Sol Pozzi-Escot

Published

on

(Isabel Cortez, obrera de limpieza pública, luchadora social)

Crónica y fotos por Sol Pozzi-Escot

“Hemos sido retenidas, golpeadas, rociadas con agua sucia con gusanos”, cuenta Isabel Cortez, obrera de limpieza pública y dirigente del SITOBUR (Sindicato de Trabajadores Obreros de Limpieza Pública de Lima), respecto al arbitrario arresto del que fue víctima la noche del lunes 6 de Julio mientras protestaba por sus derechos laborales. Ayer, viernes 10, los golpes no fueron físicos, fueron burocráticos: la sesión extraordinaria del concejo municipal convocada para tal fecha no logró incluir en un muy cuestionado proceso de licitación de personal de limpieza, iniciado por el alcalde de Lima Jorge Muñoz, una cláusula que permita a 504 actuales trabajadores de limpieza pública mantener sus puestos de trabajo cuando se otorgue la buena pro a la eventual empresa elegida, ni, mucho menos, se logró suspender el cuasi-ilegal proceso. Welcome to Limaflores.

La lampa vs. la escoba

“Nosotros hemos laborado en condiciones terciarizadas ilegales”, explica Raúl Oviedo, secretario general de SITOBUR. Conversamos en el plantón convocado por el sindicato, para el día de ayer, en la plazuela Santo Domingo del Cercado de Lima. Eran las 8 de la mañana, y un coro de alrededor de 50 trabajadores de limpieza pública, secundaba con sus cánticos la indignación del líder sindicalista:

“Héroes a la calle, por culpa del alcalde”.

Para Oviedo, el asunto es simple: el actual proceso de licitación iniciado por el acciopopulista Jorge Muñoz es nulo, pues contradice diametralmente dos sentencias: una emitida por el Tribunal Constitucional que determina que, por tratarse de un servicio esencial y continuo, la limpieza pública no debe ser terciarizada, sino debe ser asumida por la Municipalidad de Lima, y otra, de la Corte Suprema, que dictamina que 296 de los actuales 800 trabajadores de INNOVA- de los cuales, por cierto, el 70% son mujeres- deben pasar de la planilla de dicha service, que hoy opera bajo concesión para la Municipalidad, a aquella de la Municipalidad directamente. Oviedo cuenta que el alcalde Muñoz ha dado ciertos pasos para incluir a estos 296, pero los otros 504, quedan en el aire. Un amenazante camión lanzaaguas se estaciona en la esquina frente a la plazuela. Continuamos.

“¡Muñoz se está volviendo Castañeda!”, se lamenta Oviedo: cuando se lanzó por primera vez esta licitación, en marzo de este año, los regidores no fueron notificados, lo que lo lleva a pensar, me confiesa, que el alcalde está actuando por su cuenta, intentando, a como dé lugar, sacar adelante el proceso. Se pregunta por qué no da la cara, por qué se niega a recibirlos y en su lugar les manda a gerentes municipales, quienes, en una oportunidad, llegaron a decirle que una vez se escoja una nueva empresa de limpieza pública, le darían a los trabajadores actuales la dirección de dicha compañía para que vayan a solicitarles trabajo.

Raúl Oviedo se dirige a los medios

Crónica de una sesión accidentada

La sesión parecía arrancar bien. El alcalde Muñoz había incluso tenido el gesto de aceptar el pedido de los regidores del partido Podemos de incluir entre los oradores a Raúl Oviedo, quien no dudó en alzar su voz de reclamo cuando se le dio la palabra. Fue, sin embargo, cuando intervino el regidor Víctor Aguilar, que las cosas tomaron nuevos giros. En efecto, Aguilar cedió minutos de su tiempo de intervención a Isabel Cortez, para que pueda expresarle directamente su indignación al alcalde.

Le cortaron la transmisión. No la dejaron hablar. “Estamos indignadas”, me cuenta después Isabel. “Nosotras las trabajadoras de limpieza somos como hermanas, somos una familia y es muy doloroso encontrarnos en esta situación, genera mucha impotencia». Pero apretar mute en algún sistema de conferencias virtuales no es suficiente para callar esas voces que, juntas y esperanzadas, como una real familia, se alzan en dignidad. Aguilar reclama, Isabel puede hablar: “¡Dé la cara, señor alcalde!”, le exige.

Pero el alcalde siguió en su salsa, y, argumentando otros compromisos relacionados a su gestión, se retiró de la sesión. Uno tras otro, hablaron los 36 regidores. Pasaban las horas pero nada pasaba: el resultado de la sesión era, ya, predecible. Las trabajadoras empezaban a sentarse en el suelo de la plazuela. La repentina llegada de la congresista Cecilia García solo permitió levantar los ánimos por unos cuantos minutos. En la sesión del concejo, todos pontificaban. En la plaza, volaban palomas grises.

Una breve pausa en una lucha de décadas

Burocracia nuestra de cada día

El proceso iniciado por el alcalde Muñoz está plagado de falencias. El regidor Carlo Ángeles tuvo la amabilidad- y la paciencia- de explicarme, vía telefónica, por qué este proceso debió ser declarado nulo. En efecto, dentro del espectro de las licitaciones, una concesión no es lo mismo que una contratación pública. La primera está prevista en la Ley Orgánica de Municipalidades y representa la cesión, de parte de la Municipalidad, de un sector de sus operaciones. La segunda, por su parte, se rige bajo la ley de Contrataciones del Estado y no está contemplada por la Ley Orgánica de Municipalidades. Sin embargo, explica el regidor Ángeles, el modelo de este proceso no corresponde al de una concesión, sino al de una contratación pública.

¿Por qué se quiere seguir un proceso de una manera que la ley no contempla? Volvamos a la sentencia del Tribunal Constitucional. Esta determina que el servicio de limpieza pública, por ser de carácter permanente y esencial, no se puede terciarizar, pero sí se puede dar en concesión bajo la Ley Orgánica de Municipalidades. Y es en base a esta sentencia que la Corte Suprema dictaminó que los 296 obreros públicos en cuestión deben ser incorporados a planilla municipal. Dar la buena pro en el marco de una concesión implicaría reconocer el dictamen de la Corte Suprema y el TC. Sin embargo, rescata Ángeles, la sesión del día viernes permitió a los regidores municipales llegar a un consenso: la Comisión Legal y aquella de Asuntos Económicos harán un estudio de la actual propuesta para determinar si, posteriormente, incluir en un contrato de concesión una cláusula que garantice el empleo de los actuales 800 obreros de limpieza pública, o, sino, crear una empresa municipal de servicios de limpieza pública que acoja a todos estos trabajadores, siendo ambas propuestas legalmente viables.

“No nos vamos a quedar de brazos cruzados”, afirma Isabel Cortez una vez concluida la sesión extraordinaria. “Estamos cansadas: pasan los alcaldes por el sillón municipal, pero ninguno tiene esa mirada humana”. Me habla, y es como si en su voz siguieran retumbando los ecos de los cánticos de sus compañeras: “No somos objetos descartables, no somos objetos descartables”. La lucha continúa, y no habrá lampa que pueda con la escoba.

Obreras de limpieza pública en búsqueda de justicia

Comentarios
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending