Connect with us

Actualidad

MI ANTIGUA, COCHAMBROSA Y LEAL MÁQUINA DE ESCRIBIR

Published

on

Mi primera máquina de escribir fue una vieja y destartalada Olivetti Lettera 32, de uso multifamiliar, así que había que “programarse” y esperar el momento indicado para darle a las teclas. A mí me tocaba por las noches, mejor dicho, no tenía turno y la usaba cuando todos se iban a dormir, ya que mis hermanos, tíos y primos mayores tenían prioridad para hacer sus asignaciones o sus investigaciones de la universidad u otros, como rellenar facturas o hacer el currículum vítae para buscar trabajo, que eran de suma importancia, pues eran los “maravillosos” años ochenta y cundían los paquetazos, el desempleo, el hambre y la miseria, y el demonio Alan había desatado las siete plagas por estos lares; así que el asunto se complicaba más y más, y, aunque nadie lo decía, la máquina de escribir era algo así como un lujo. No todos contaban con uno de estos aparatos en casa, y, a veces, había que pedirlo prestado al vecino, quien, con mucha desconfianza, te advertía que te-la-estaba-entregando-en-perfectas-condiciones y quería que la devolvieras tal cual.

Recuerdo que, en el parque Universitario y alrededores del exMinisterio de Educación (hoy Poder Judicial), en la avenida Abancay, abundaban los dactilógrafos –unos señores de terno y corbata, peinado con gomina y maletincito ornamental–, quienes, sobre un pequeño soporte en mesas plegables, te redactaban cualquier cosa, incluidos cartas de amor, recibos, embargos, herencias y hasta declaraciones de crímenes, con asesoría legal y en el otrora “papel membretado”, ese viejo papel grueso y amarillento que algún pendejerete había inventado para exprimir al populorum. No me cansaba de verlos mecanografiar rápidamente con las manos-arañas subiendo y bajando por el blanco papel. A veces, junto a otros amigos del colegio, nos escapábamos para apreciar de lejos a toda esa retahíla de secretarios y tinterillos que garrapateaban de pie, como si fueran seguidores de Alejo Carpentier o de Ernest Hemingway, quien, según dicen, escribía así porque tenía dolores de espalda por culpa de una antigua bala que le había caído en el lomo en sus tiempos de corresponsal de guerra; así que algo de héroes debían tener esos viejos escribidores de a pie.

En mi caso, usar la máquina de escribir era una pretensión con aires exhibicionistas, ya que apenas usaba dos dedos: el índice de cada mano, y me demoraba más de una hora en escribir una sola página. Por aquella época, me matriculé en el desaparecido Instituto Peruano-Latinoamericano del jirón Moquegua, en un cursillo de “Mecanografía en un mes”. Yo tenía 12 años recién cumplidos, y ahí estaba, orondo, con otras personas mayores, en su mayoría taquígrafos, secretarias inexpertas o amas de casa con deseos de superación, aprendiendo el viejo truco de las teclas centrales: asdfg/ñlkjh y las teclas superiores: qwert/poiuy e inferiores: zxcvb/.,mnb. Me daban mucha gracia esas máquinas gigantescas que parecían piezas de algún ferrocarril o armatostes de artillería a punto de disparar y cuyo rodillo había que moverlo con las dos manos, y ni qué decir del timbre, que sonaba como la campana de los cuadriláteros de box.

Recuerdo que, en mi rápido aprendizaje, rellené cientos de páginas de ejercicios y prácticas calificadas sobre teclados que no tenían letras, o a ciegas, tanteando en lo que en ese momento me parecía un imposible. La profesora, una mujer obesa y muy exigente, nos ponía vendas en los ojos para aprender a escribir “al tacto” y, a veces, en el colmo de la crueldad y la severidad, cambiaba las posiciones de las letras con stickers, debido a lo cual había que guiarse por lo ya establecido y demostrar que en verdad conocíamos el teclado a la perfección. Todavía tengo la imagen del examen final, que consistió en un dictado de palabras en inglés o frases estudiadas que exigían todos los dedos de las manos; pero lo que más me sorprendió fue que la última prueba se realizó a oscuras, en las tinieblas de Pensilvania, supuestamente para que nadie pudiera plagiar o “hacerse el vivo”.

Como sea, en menos de un mes, por arte de magia o del birlibirloque, me convertí en un excelente mecanógrafo, con un cartón del Ministerio de Educación, sellado y firmado, bajo el brazo; un insuperable récord de 90 palabras por minuto y limpia digitación al tacto. Y ese fue mi primer trabajo al destajo. Ahí, en la mesa del comedor, funcionaba mi “oficina”, y acudían a mí casi todos los necesitados y ágrafos vecinos del edificio “San Luis”, donde vivía en ese tiempo, a unas cuadras de la Facultad de Medicina de la San Fernando y de la recordada ANEA, la Asociación Nacional de Escritores y Artistas, que era mi estación de parada para beber de “la fuente de la sabiduría” cuando acudía a la Academia Latinoamericana o caminaba por el Jirón de la Unión para ver de lejos a los mecanógrafos ambulantes o a esos artistas borrachos que se reunían en el centro de Lima, respecto de los que mi madre me advertía, con amenazas, que jamás hablara con ellos.

 

II

Muchos años después, habiendo escrito mi primer libro, a puño y letra, y estudiando en tres universidades a la vez (porque el futuro era incierto y había que agarrarse de cualquier cosa para no seguir cayendo), me encontré, de un momento a otro, sin máquina de escribir. Recuerdo que mi madre perdió su empresa familiar, y los bancos se llevaron sus aparatos molineros y amasadores de su fabulosa y combatiente panadería, que brindaba labor social y panes gratis a cientos de personas. La bendita y despatarrada Olivetti no fue la excepción en esta afrenta y fue secuestrada y sacada a viva fuerza de mi proletarier hogar. Ya era fines de los ochenta, los tiempos no habían cambiado mucho, como recordarán, y, después del demonio Alan, vino míster satán Fuji, así que de mal pasamos a peor. Sin máquina y sin fortuna, buscando un camino a lo Easy Rider, lo que me quedaba era aferrarme al papel y al lapicero, escribir en letra menuda e intentar por ahí, como sea, comprar una nueva máquina de escribir.

En ese entonces, el cachuelo era una profesión, e hice de mil oficios, pero eso no era lo grave: quizás uno de los trabajos más difíciles que tuve fue en la fábrica de ropa La Paloma, ubicada en la cuadra cuatro de Malecón Checa, en Zárate, adonde llegaba a las siete de la mañana y salía a las diez de la noche. Mi labor ahí consistía en planchar gigantescas rumas de polos y camisas, dizque para la exportación, pero mi mente siempre estaba en otro lado y no dejaba de pensar en que de repente ese trabajo me podría brindar nuevamente el placer de poder digitar en una máquina de escribir y un tiempo libre para escribir la deseada “obra”.

Así, entre el vapor que salía de la monstruosa plancha rectangular, yo visionaba mi lustrosa y brillante máquina de escribir e imaginaba los versos, cuentos y novelas que saldrían de ahí, y yo recostado en la palmera de un lugar paradisiaco, aspirando con un sorbete el sumun de una piña colada. Soñar no costaba nada, solo romperse el alma y, claro, mis reprimidos sentimientos de culpa, ya que mi familia había quedado prácticamente en la precariedad y yo egoístamente ansiaba comprarme un aparato para ver mis palabras escritas en letras de molde. Lo cierto es que, contra todo pronóstico y por un masoquismo clínico, duré casi un año en ese bendito “trabajo”, del cual me botaron porque me descubrieron escribiendo en el baño un poemario que avanzaba a duras penas, y en el que anotaba la vida nefasta de los obreros textiles. La confección del mal se llamaba el libro baudeleriano que me dejó sin empleo, pero con ciertos ahorros que bien utilizaría.

 

Por esos años, el poeta Tomás Ruiz había ganado un premio literario en un periódico de izquierda, lo que le valió la cárcel y un largo proceso, que no podría enfrentar en esas épocas de jueces con pasamontañas y de justicias ciegas e inmorales. De esta forma, Tomás, indocumentado y sin un centavo en los bolsillos, se vino a Lima, huyendo de sus captores y de las amenazas de muerte que como una espada de Damocles pendían sobre su cabeza, fue a parar a mi casa. Fue él quien, con sus sabios consejos, su vida asceta de total desapego y sus creencias panteístas, me animó a comprarme una máquina de escribir en la Tacora de Lima.

No obstante, el asunto se volvía a complicar, porque me había dado cuenta de que, dentro de mi soberbia y para mi necesidad escritural (largos párrafos que excedían los sesenta golpes, textos versiculares, encabalgamiento intertextual, citas y llamadas, etc.) lo mejor era conseguir una máquina con los tipos pequeños y carril ancho, y que los interespaciados sean juntos para aprovechar toda la hoja, tanto hacia arriba, abajo como a los costados. La búsqueda no sería fácil. No había mapa del tesoro. Sin embargo, encontraríamos, sea como sea, la aguja en el pajar.

Así que, como pésimos imitadores de Dante y Virgilio, o, mejor, como dos espíritus arrojados al Taigeto, nos aventuramos en una excursión a la misma Parada de Lima, donde la vida no vale nada y en el que supuestamente encontraríamos el objeto deseado. Recuerdo que, durante varios días, nos metimos por algunas callecitas repletas de tricicleros y viejos vendedores de baratijas, buscando, nosotros, entre todo ese pandemónium, alguna máquina de escribir que nos pudiera servir para transformar nuestros borradores en textos decentes o, por lo menos, presentables para la sociedad y para los amigos, que eran, en esos tiempos, nuestros únicos y críticos lectores.

Rememoro, claramente, la calle García Naranjo, el lugar exacto al costado de un basural, cuando, cierto día de invierno, divisamos una máquina de escribir viejísima, que cumplía, a duras penas, con los requisitos indispensables, pero le faltaba una tecla, y el carril estaba trabado y con herrumbre, ante lo cual imaginamos que, con un poco de aceite y otro tanto de buena voluntad, podría servirnos para ponernos a teclear como quien toca un piano o acaricia la espalda de una mujer.

Así pasé todo un verano, turnándome esta vez con el prófugo poeta Tomás Ruiz, escribiendo carillas tras carillas y reemplazando la letra que faltaba con lapicero. No había de otra. Solo había que adaptarse y seguir el camino trazado. Ya vendrían tiempos de bonanza.

 

III

 

Unos años después de viajar por todos lados con mis poemas en una mochila −todavía no existían las prácticas memorias USB−, aterricé en Surquillo-Lima en la casa de la chilena Ruth, representante editorial y vendedora de libros, que me ofreció asilo y una máquina de escribir aceitada, en buen estado y con su tapa y cobertor, que, por cuestiones del destino, compartiría, esta vez, con mi viejo amigo, el poeta Josemári Recalde. Fueron buenas épocas, por varios motivos, pero principalmente porque sabía perfectamente cómo funcionaban las “alternancias” y podía optar por los turnos diurnos y vespertinos sin molestar a nadie. Josemári era un ser totalmente nocturno, así que entre los dos cogíamos esa maquinita prostibularia que no descansaba ni de día ni de noche, y le dábamos duro a las teclas (“como Pound y Yeats”, diría Josemári riéndose a carcajadas). Y puedo dar fe de que ahí, en el “suollorqui” nocturno, entre luna y luna, se escribieron muchos de los poemas que conformarían su único y primer poemario, titulado antagónicamente: El libro del sol.

Después de tantos años de escribir a máquina y en analógico, me atrevería a decir que no existe mayor placer que mecanografiar directamente sobre el papel: la ceremonia y el rictus que se hacía cuando se cometía un error, y el uso del borradex o el borrador (ese artículo escatológico de goma, mitad rojo y mitad azul, a lo Stendhal), para seguir insistiendo en el papel. Incluso hoy, que digito sobre una notebook, puedo decir que la nostalgia por la máquina de escribir me acompaña. Nada es igual. Y, no sé, exactamente, si todo tiempo pasado fue mejor, pero siempre tengo la sensación de que se podía pulsar la máquina de escribir al ritmo musical del corazón, como si fuera otro corazón.

Tal vez, quizás por eso, una de las primeras máquinas de escribir se llamó “El címbalo escribiente” −de Giuseppe Ravizza, patentado en 1856−. Y alguna vez los teclados se hicieron como los de un pianoforte en colores blanco y negro. Pero, como dice la canción, “Todo tiene su final”, y la última máquina de escribir, destinada a un museo, fue fabricada por la empresa Brothers en noviembre de 2012, y se extinguió para siempre, al lado del estilógrafo rupestre de Sartre y de la pluma de ganso de Voltaire. (¿Dónde iría a parar la haceletras Olympia de Paul Auster?). Aquí valdría la “cita citable” de Orson Welles: “Lo peor es cuando has terminado un capítulo y la máquina de escribir no aplaude”.

Por cierto, Tomás Ruiz falleció unos años después de retornar a su tierra natal, Piura; dejó a dos hijos, a una bella esposa y toda una gran carrera de editor. Josemári Recalde decidió adelantar su viaje al Sol y prendió fuego a sus mejores textos, que pude leer un día antes de su suicidio, en su casa de Jesús María. El bendito texto que logré terminar con esa máquina desdentada que compré en Tacora, La confección del mal, se perdió para siempre en una de mis tantas mudanzas. Y mi madre sigue diciendo que me aleje de mis amigos los artistas, a quienes sigue llamando peyorativamente “locos y enfermos”. Lo poco que conservo de toda esta experiencia con y por la máquina de escribir son algunas hojas de práctica de aquella robusta y refunfuñante profesora que gritaba con las luces apagadas y que nos regañaba por no usar todos los dedos de la mano. Y las guardo por dos motivos: porque siempre serán parte de la experiencia necesaria y porque, en la parte trasera de las hojas, escribí decenas de poemas y trazos de un viejo diario (como este artículo) que espero, algún día, publicar en formato libro con los tipos de la Olivetti Lettera 32.

Comentarios

Rodolfo Ybarra. Ha estudiado matemática pura, física, electrónica y comunicaciones. Ha publicado una veintena de textos entre novelas, cuentos, poemarios y ensayos. Ha dirigido un programa de televisión de contracultura y política, y editado revistas y fanzines. Se expresa también vía el vídeo y la música. Desde el 2007 maneja el blog www.rodolfoybarra.blogspot.com.

Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Actualidad

¡No soy Otaku!

Published

on

Por Gerónimo Stoll

A ella le gusta la animación, manga y música japonesa. Ella y yo nos encontramos y terminamos, pero ¿qué nos unió? El hecho de que estábamos ligados a nuestra apariencia para el juicio de la sociedad, somos un estereotipo por ello y a la vez, a causa de nuestro gusto por la cultura japonesa, ellos intentan avergonzarnos, burlarse y aquí, les presentamos por qué.

Recuerdo bien la frase de un amigo “Los Otakus me pasan de vueltas” porque le fregaron un trip en ácidos. Sí, los otakus pasan de vueltas, a mí también, pero cuando te gusta la animación/manga y música japonesa de diversos géneros, tienes que luchar con el estereotipo del clásico freakie de Arenales que quieren imponerte ¿Por qué uno tiene miedo de enarbolar esos gustos a diferencia del cine francés, el techno alemán o el italo disco? Eso es algo que Yumi Li, me hizo dar cuenta.

El 29 de octubre en el Gato Tulipán conocí a una chica que llamaré Yumi Li. Ella es DJ y en su presentación, me dedicó una canción de Meiko Nakahara “Dance in the Memories” La bailé regocijado de conocer a alguien que, al fin, compartía mis mismos gustos de los cuales, siempre me hicieron sentir vergüenza. Terminamos en una aventura de un mes que, como todo, tiene su final. Lo importante es que pudimos constatar juntos, todos los estereotipos que nos adjudicaban por el gusto hacia la producción cultural japonesa, algo que no lo hacen si les hablábamos sobre nuestros gustos por el french new wave, la escena electrónica de berlín, la movida madrileña, el hip hop de los 90s o el cine de Andrei Tarkovsky.  Agotados, hicimos una lista  a continuación, sobre  los estereotipos y prejuicios si creen que eres otaku:

  1. Piensan que tu fin de semana es vivir en Arenales: Nos gusta el Ramen pero ¡No! Señores, no cohabitamos con el público de Arenales ni dedicamos nuestra vida entera a pasea por las galerías los fines de semana. Tampoco vamos a los festivales de Arenales ni conocemos a nadie de allí. Salvo algún buen proveedor de todos los mangas de Akira o las Ovas de Evangelion en HQ recién saliditas de la sartén.
  2. Piensan que eres Cosplayer: En Halloween a todos nos gusta disfrazarnos, pero , vamos púes, todos los días de la semana usas un disfraz, incluso para trabajar. Otra vez ¡No! Señores ¡No! Detestamos el Cosplay, nuestra identidad se basa en otras fuentes, nos parece ridículo buscar ser como otros, pero sí, en Halloween ella se vista como Kusanagi de Ghost in The Shell y yo como Touji de Evangelion.  Aunque si, a veces usamos un outfit que resembla al de Misato Katsuragui y Pikoro, respectivamente.
  3. Piensan que cantas todas las canciones de un anime y tienes un cancionero pegado en la pared de tu cuarto al levantarte: Otra vez ¡No! Señores ¡No! Nos gusta todo tipo de música y  preferimos la misma, frente al opening y ending de Rurouni Kenshin, pero eso sí, nos encanta el City Pop, Vaporwave, Hip Hop y Future Funk Japonés. ¿Por qué? Porque es genial, al igual que Martial Solal, Miles Davis Ennio Morricone y Tchaikowski.  El tempo, la expertise y las emociones que expresan, nos desbordan toda la miel, pero, jamás nos van a ver en un Karaoke cantandolo.
  4. Piensan que bailas K-Pop:  Por favor, antes que nada, eso es de Corea y otra vez ¡No! No nos gusta, nos gusta bailar Mecano, Rich the Kid, Band-Aid, Pio d’Angio, Snoop Dog, Bee Gees, Daft Punk, Bee Gees, al igual que tú, pero, detestamos el Latin Pop. Eso sí es un bodrio con todas las letras.
  5. Piensan que vas al Peruano Japones y cultivas Sakuras: Nos gustan las Sakuras así como todas las plantas, árboles y flores pero otra vez ¡No! No tenemos bonsáis en la casa ni nos vamos en Miyagui con sabiduría ancestral oculta. Es más, no tenemos certeza de nada, sólo que bailamos, existimos y leemos.
  6. Piensan que eres “loquito alienado”: ¿Tener afición por la cultura japonesa me quita criterio de realidad? ¿Me hace menos peruano o latinoamericano? No me jodan, nos gusta de todo y por qué carajos no se ve con prejuicio o estigma  alguién que gusta del cine de Ingmar Bergman. A veces nos preguntamos, si realmente esas personas que nos estigmatizan, perdieron su cuota cerebral.
  7. Piensan que te vas en Otaku Love: ¡Sí! Efectivamente Porque ¡Sí Señores! Cuando sientes algo por alguién, sólo lo sientes, no hay palabras y sentir, es uno de los mayores despertares de conciencia acerca del abrazador presente que buscamos descubrir. Cuando lo racionalizas, se pierde el fuego. Es-tan-difícil-encontrar-a alguien-tan-linda-que-comparta-esos-gustos, que te dedique una canción de Meiko Nakahara y con la que puedas compartir ese gusto tan estigmatizado que efectivamente, te dices lo mismo que Manuel Gold sobre Za Za Fraysinette
    “Puuuuta Maaaadre… ¡Me Caso! …… 10 veces.”

Amaba a Yumi Li. Lloré un día de lo asustado que estaba porque no sentía eso desde hace cuatro años y me abordó la vorágine del miedo. Lamentablemente, la traicioné con mis palabras, me perdonó en silencio e intenté generar momentos, pero me olvidé de lo que realmente nos atrajo y darle momentos sin pretender ser otra persona, siendo yo, dando desde mi lugar, olvidé tomar la iniciativa, ser más cariñoso, reservado y terminé, siendo un estereotipo de una cara bonita y un alma vacía, al igual como se sentía Piscis en el Lost Canvas, juzgado por su apariencia y no por su corazón y espíritu, la fuente de su voluntad de vivir y entrega por aquellos que ama, aquello que lo motiva a vivir al límite.

****

Olvídate si creen que eres un otaku freakie porque igual te vas en Otaku Love.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Tribunal Constitucional declara inconstitucional ley que eliminaba el régimen CAS

Máximo intérprete de la Carta Magna explica que el Congreso no tiene iniciativa de gasto.

Published

on

La meritocracia primero que todo, ese es el fundamento principal del Tribunal Constitucional (TC) quien declaró el día de ayer la inconstitucionalidad de la Ley N° 31131 que disponía la incorporación de los trabajadores con Contrato Administrativo de Servicios (CAS) a los regímenes laborales 276 y 728.

De acuerdo con RPP Noticias, la votación por la inconstitucionalidad fue de cinco votos contra uno. Votaron a favor los magistrados Marianella Ledesma (presidenta), Augusto Ferrero, Manuel Miranda Canales, José Luis Sardón, y Eloy Espinoza-Saldaña. En contra lo hizo Ernesto Blume.

El TC argumenta que el Poder Legislativo no cuenta con la facultad de iniciativa de gasto, y el traslado de los trabajadores CAS a los regímenes 276 y 728 implica la disposición de recursos económicos.

La Ley N° 31131 sobre los trabajadores CAS fue aprobada en el Congreso anterior, y mereció una demanda de inconstitucionalidad por el gobierno de entonces presidido por Francisco Sagasti.

Por su parte, la actual gestión de Pedro Castillo decidió retirar la acción de inconstitucionalidad de la anterior administración. Sin embargo, la demanda debía seguir su curso, tal como lo indicaron los magistrados.

De otro lado, si se eliminaba el CAS, el Estado debía asumir el costo fiscal para financiar el incremento de los beneficios laborales de los trabajadores.

Entre los tres niveles de gobierno, son alrededor de 324,272 trabajadores los que se beneficiarán. De estos, 167,932 pasarían al régimen 728 y 324,272 personas al régimen 276.

Este traspaso de trabajadores CAS a los regímenes existentes, tendrá un costo que supera los S/ 4,200 millones. Para quienes pasan a 728, el gasto público sería de S/ 2,132. Mientras que el pase al régimen 276 costaría unos S/ 2,112 millones, acuerdo con los propios cálculos del Gobierno.

Congresista Cortez auguraba que ley iba a estar lista antes de navidad

La congresista Isabel Cortez informó esta semana que el reglamento de la Ley N° 31131, que establece disposiciones para erradicar la discriminación en los regímenes laborales, estará listo para su publicación antes del 25 de diciembre del corriente.

A través de misiva, la legisladora de Juntos por el Perú precisó que el proyecto de reglamento será elaborado en consonancia con las organizaciones representativas de los trabajadores, tras lo cual será remitido por la Autoridad Nacional de Servicio Civil (Servir) a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM).

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Fiscalía interviene sedes de los ministerios de Economía y Vivienda

Dentro de ministerios estaría operando la presunta organización criminal ‘Los Gestores’, conformada por funcionarios de dichos portafolios.

Published

on

Sacaban provecho de sus altos cargos. El Tercer Despacho de la Primera Fiscalía Anticorrupción, encabezada por la fiscal Janny Sánchez Porturas, desde primeras horas del día intervino las sedes del Ministerio de Economía y el Ministerio de Vivienda, en seguimiento a una presunta organización criminal que estaría enquistada dentro de esos portafolios.

Esa presunta banda criminal denominada ‘Los Gestores’ estaría operando a nivel nacional, a través del Direccionamiento y Gestión de proyectos de inversión pública con montos millonarios -a nivel distrital, municipal, regional y nacional- preaprobados por los Ministerios de Vivienda y Transportes y Comunicaciones dentro del Programa Nacional de Gobierno, Plan Nacional de Saneamiento Rural, Plan Nacional de Saneamiento Urbano y Provías.

Desde la madrugada de hoy personal de la Fiscalía viene realizando pesquisas dentro de las sedes del MEF y del ministerio de Vivienda. Foto: Violeta Ayasta.

La fiscalía sospecha que un conjunto de funcionarios de los citados programas y ministerios se habrían coludido con empresarios, traficando influencias para el pago de coimas o porcentajes de obras públicas a cambio del direccionamiento de la buena pro a las empresas beneficiadas.

Para llevar a cabo dichas operaciones ilícitas, la organización criminal habría realizado coordinaciones telefónicas entre altos funcionarios y empresarios; viajes al interior del país de operadores; así como reuniones y acuerdos clandestinos en la capital con empresarios, alcaldes y gobernadores regionales.

Se presume que “Los Gestores” se habrían enquistado al interior del Ministerio de Economía y los mencionados programas estatales desde el 2018, comprometiendo presupuesto importante del Estado, según las investigaciones del Ministerio Público.

El Ministerio de Vivienda aseguró brindar todas las facilidades a la Fiscalía y a la Policía, que hoy ingresaron a la sede de la institución, a fin de contribuir a una investigación sobre hechos que datan del 2018.

El coordinador nacional de Fiscalía Anticorrupción, Omar Tello, indicó a la prensa que ya se capturó a 11 implicados y que el cobro de coimas estaría valorizado en un total 1.000 millones de soles.

Las indagaciones también se realizaron en el interior del país en ciudades como Junín o Loreto. Precisamente ahí las oficinas del GORE Loreto fueron allanadas, así como la vivienda del gobernador regional de esa región, Elisban Ochoa.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Piden cerrar las fronteras a ex secretario de Palacio Bruno Pacheco

Fiscalía ha solicitado impedimento de salida por seis meses por presuntas injerencias de Pacheco en la Sunat.

Published

on

Con impedimento de salida. El futuro para el ex secretario de Palacio de Gobierno, Bruno Pacheco, cada vez se va tornando más turbio, y es que el Ministerio Público ha solicitado al Poder Judicial que Pacheco permanezca dentro de territorio nacional por el lapso de seis meses; esto con motivo de los chats revelados por Lima Gris, donde presuntamente el ex secretario de Pedro Castillo habría presionado al superintendente Luis Enrique Vera, para favorecer a sus contactos y amigos.

Bruno Pacheco presionaba al superintendente de la Sunat para presuntamente favorecer a sus contactos.

Fue el propio coordinador de Fiscalías Anticorrupción, Omar Tello, quien confirmara la noticia, señalando que esas diligencias giran en torno al presunto tráfico de influencias de Pacheco durante su gestión con asesor de Palacio.

“Dentro de todas las diligencias que viene realizando el Dr. Marco Huamán, se encuentra una solicitud ante el Poder Judicial para un impedimento de salida. Estamos a la espera de la resolución que emita este órgano para poder sobre ello avanzar en las diligencias que tenemos programadas”, detalló en declaraciones a RPP.

El fiscal superior detalló que el plazo es por unos seis meses y que estos serían renovables.

“Lo importante es que en ese tiempo se garanticen los actos de investigación que viene realizando el Dr. Huamán, velando por el contenido de la investigación. Está avanzando de manera bastante concreta, viene madurando rápidamente con los actos de investigación que viene efectuando. En el transcurso de algún tiempo muy rápido vamos a tener los resultados que la ciudadanía espera”, añadió.

Cada vez más encerrado. Ex secretario, Bruno Pacheco tendrá que permanecer dentro del país por seis meses. Foto: diario La República.

Pacheco deberá responder por dinero encontrado en baño de Palacio de Gobierno

Paralelamente, el ex secretario tendrá que justificar los veinte mil dólares encontrados en el baño privado de su oficina, dentro de Palacio, de acuerdo al acata de registro efectuado a su despacho por la Fiscalía, el pasado 19 de noviembre.

Pacheco había renunciado a su cargo el pasado viernes 19 de noviembre, el mismo día que se efectuó el registro en su oficina, después de que los comandantes generales del Ejército y de la Fuerza Aérea renunciaran y le señalaran por presionar e interferir en los ascensos de las Fuerzas Armadas para favorecer a personas allegadas al presidente.

Sin embargo, el secretario presidencial continuaba en funciones hasta la noche del martes, cuando se publicó la resolución de aceptación de su renuncia.

Según el acta de registro realizado el viernes 19 de noviembre, Pacheco dijo a la fiscalía que el dinero encontrado era producto de sus ahorros y de su salario de 25.000 soles (unos 6.200 dólares) brutos mensuales que lleva ganando desde hace poco más de tres meses.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Contraloría detectó que Hospital de SJL gastó más de S/ 3 millones de soles en alimentos, bebidas y electrodomésticos para personal

Los más de S/ 3 millones de soles fue destinado para atender a pacientes con tuberculosis, VIH/SIDA, salud materno neonatal, salud mental, pero el dinero lo gastaron irregularmente comprando electrodomésticos, comida y bebidas.

Published

on

La Contraloría General de la República identificó un perjuicio económico de S/ 3 millones 484 mil 585 en el Hospital San Juan de Lurigancho debido a que recursos asignados a la atención médica de pacientes y compra de insumos médicos, fueron destinados a otorgar tarjetas de consumo a cerca de mil trabajadores. Ocho funcionarios y servidores públicos tendrían presunta responsabilidad penal y/o administrativa.

Según el Informe de Control Específico N° 016-2021-2-5531, la primera irregularidad se produjo cuando funcionarios y servidores del hospital modificaron el presupuesto asignado de la entidad, afectando o limitando la atención de pacientes de las diferentes especialidades médicas, para disponer de S/ 1 millón 931 mil 446, monto que fue empleado para entregarle incentivos económicos a 933 trabajadores que, según la entidad, requerían un soporte nutricional para prevenir enfermedades ocupacionales.

Como el beneficio económico no estaba presupuestado, los responsables de la administración de recursos de la entidad “anularon” algunos gastos que tenían presupuesto asignado como la compra de medicamentos, instrumental médico, artículos de aseo y limpieza, destinados a la atención exclusiva de pacientes con tuberculosis, VIH/SIDA, salud materno neonatal, salud mental, entre otros. Además, anularon gastos orientados a asegurar la alimentación adecuada para enfermos, atención en casos de violencia familiar o sexual, atención en consultas (externas, emergencias, urgencias), asistencia en medicina física y rehabilitación, entre otros.

Es decir, el dinero que fue destinado para las personas con estás graves enfermedades fue desfalcado por los propios trabajadores del Hospital de San Juan de Lurigancho. Aquí debe actuar de oficio la Fiscalía Anticorrupción. El Director del Hospital debe de renunciar y el ministro de Salud ya debería salir a pedir una profunda investigación y abrirle procesos a todos los implicados.

Ministro de Salud Hernando Cevallos y Pablo Córdova, director del hospital de SJL.

De esta forma, la entidad contó con recursos disponibles para la partida “alimentos y bebidas para consumo humano” y dispuso realizar la adquisición de tarjetas electrónicas de soporte nutricional que fueron entregadas a los 933 trabajadores, las cuales se recargarían mensualmente con S/ 250.

Uso de tarjetas electrónicas para comprar electrodomésticos, alimentos y bebidas

La segunda irregularidad se produjo en la recepción y uso de las tarjetas electrónicas, la aprobación de un adicional y la suscripción de un contrato complementario, lo cual ocasionó el quebrantamiento de la finalidad púbica de la contratación, y generó un perjuicio económico de S/ 1 millón 553 mil 139 a la entidad.

Según el contrato suscrito entre la entidad y una empresa de supermercados, el monto de las tarjetas de soporte nutricional (ascendente a un total de S/ 2 729 025), solo debía ser utilizado para el consumo de alimentos. Sin embargo, se ha evidenciado que los trabajadores utilizaron las tarjetas para comprar alimentos por S/ 1 585 050 (58%) y utilizaron S/ 1 144 659 (42%) en la adquisición de artefactos electrodomésticos, textil, hogar, entre otros.

Posteriormente, se aprobó una prestación adicional de la adquisición de tarjetas electrónicas sin sustentar adecuadamente los motivos excepcionales, suscribiéndose la primera adenda al contrato, donde se gastó S/ 218 395. Luego, se suscribió un contrato complementario por S/ 623 922. En ambos casos, los trabajadores optaron por comprar 60% del monto total en alimentos y el restante en otro tipo de productos.

Además, se evidenciaron irregularidades en la ejecución de un contrato debido a que la entidad recibió 106 tarjetas electrónicas en blanco, por un importe de S/ 70 750, las cuales no consignaban el nombre ni DNI del beneficiario, las mismas que fueron utilizadas para beneficiar a terceros, mediante la entrega de canastas navideñas, almuerzos, celebración por el día de la madre y día de la mujer, entre otros.

Las tarjetas electrónicas no cumplieron con la finalidad de dar un soporte nutricional a los trabajadores expuestos para prevenir enfermedades ocupacionales pues no fueron utilizadas en su totalidad para la compra de alimentos perecibles y no perecibles. Asimismo, lesionó el correcto funcionamiento de la administración pública.

El informe de control fue comunicado al Director General de la Dirección de Redes Integradas de Salud Lima – Centro a fin de que realice las acciones para el deslinde de las responsabilidades que correspondan a los ocho funcionarios y servidores públicos del Hospital San Juan de Lurigancho comprendidos en los hechos irregulares. Además, se comunicó al Procurador Público del Ministerio de Salud a fin de que inicie las acciones legales a tres de ellos que tendrían presunta responsabilidad penal.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Manolo Alcázar: un antivirus mental para el siglo XXI

“Un buen filósofo es una persona razonable. Y eso ayuda para entender en que mundo andamos. Ayuda mucho para la vida práctica”, Manolo Alcázar.

Published

on

En una época plagada de literatura de superación, manipulación de las emociones ajenas y enésimas interpretaciones pesimistas de la humanidad, refresca saber que todavía quedan filósofos (muy pocos) que se hacen entender por el común de los mortales. Uno de ellos es Manolo Alcázar, filósofo y managment. En el mundo solo hay otros 4 o 5 personas con este combo profesional. Y vaya combo.

“Se oye la palabra filosofía y lo que hace el común de los mortales, y con mucho sentido común,  es salir corriendo en dirección contraria, y no les falta razón porque lo que se transmite es que no sirve para nada y no hay verdad. Entonces, para qué perder el tiempo con cosas que no sirven para nada”. Manolo toma el toro por las astas. Lo suyo no es exotismo académico, es simple y llanamente sentido común, filosofía de la buena, la que ilumina a través de la razón el camino de nuestros pasos en el laberinto de la incertidumbre.

“La filosofía” explica Manolo en una entrevista en Canal B, “es apasionante y sirve para los directivos como para los que no lo son y le interesa a mucha  gente. Lo que pasa es que no hay buena oferta”. En la era dominada por los filósofos pop como el surcoreano Chul Han (una reactualización millenial de Foucault) o el autor de Homo Deus, Yuval Noah (a quien el mercado editorial parece estar más interesado en vender sus preferencias sexuales que sus ideas), ya se extrañaba algo más aterrizado al mundo del hombre común, que intenta ayudarnos, como el viejo Sócrates, a pensar.

Uno de sus últimos libros, Antivirus mental (editorial Planeta, 2017. Actualmente agotado), desmiente el famoso slogan postmoderno de que nada es verdad. “¿Qué es esto de saber conocer? Hay una serie de virus que flotan en el ambiente aparte del Covid. El Covid nos fastidia el sistema biológico, pero hay unos virus que nos fastidian a la hora de pensar y cuando hay problemas, cuando uno no encuentra  salidas lo que hay que hacer es no precipitarse y pararse a pensar. Hay que enfrentarlos con la cabeza fría”. Hay que aprender a pensar. “A veces tenemos dudas, a veces certezas y a veces no vemos muy claro que hacer. ¿Cómo gestionar inteligentemente  a la hora de tomar decisiones todas las certezas y dudas? La buena filosofía dice cosas que son entendibles, que entiende la mayoría de gente. La filosofía es una ciencia. No como las matemáticas o la biología. Es la madre de las ciencias. No es palabrería, es razonamiento, es rigor. La filosofía no es esto porque lo dijo Platón o Nietzsche, sino por alguna razón. Un buen filósofo es una persona razonable. Y eso ayuda para entender en que mundo andamos. Ayuda mucho para la vida práctica”.

Tal vez una de las más decisivas características que separa a Manolo de otros autores del rubro, es que es alguien que no se ha limitado a vivir en la burbuja teorética de las universidades, sino más bien que es alguien que como el común de los mortales se la ha buscado para vivir. Además de autor de una casi decena de libros (40 mil copias vendidas internacionalmente ¡Sin publicidad!) y docente de la Escuela de negocios de la Universidad de Piura, es consultor de directivos. Como una especie de médico de interconsulta que asesora sobre la salud de la organización de empresas, claro, sin que le deriven el paciente. Su mirada no es la estándar. Amplía perspectivas, ofrece otros enfoques más allá de la mirada de un especialista. O sea, ayuda a repensar, ergo es una persona que se ha sabido hacer útil a los demás aunando managment pero también el espíritu de la filosofía que alimenta su perspectiva.

Como un experto en Gobierno de personas, el trabajo de Manolo ha ido dirigido a comprender cómo somos las personas, con nuestras motivaciones y libertad, y por tanto cómo funcionan las organizaciones y cómo contribuir a qué las organizaciones sean más efectivas. “Cuando digo organizaciones me refiero a las empresas y partidos políticos.  Son cosas que sirven al presidente de gobierno, pero también a los padres que deben dirigir un hogar. Este es un conocimiento que siendo necesario no llega y que se nutre también de la filosofía”.

Lo que brinda la filosofía es algo que no brindan otras especialidades. Es algo mucho más serio y vital de lo que se cree. Se trata de pensar, y pensar con rigor, como argumentos y serenidad. Algo que cada vez hacemos menos y que se necesita que alguien nos lo recuerde. Como un sparring del pensamiento, eso es un filósofo. No piensa por ti, solo te asiste a qué encuentres el por qué.

A partir de este jueves  2 de  diciembre a las 7pm y  durante tres semanas, Manolo impartirá un taller de filosofía enfocado al Laberinto sentimental, cómo no extraviarse. Una guía práctica desde la filosofía para la gestión de nuestros afectos, sentimientos y emociones. Una especie de lógica afectiva como antivirus a la ansiedad y angustia de nuestros tiempos. Mejor que llenarse de ansiolíticos o antidepresivos es pensar, saber pensar. Porque es una cuestión de salud mental. Y también porque la filosofía es útil.

Encuentre más información en:

http://www.manoloalcazar.com/services/laberinto-sentimental/

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Sentencia de la Corte Suprema permite despedir a trabajadores por quedarse dormidos

Se especifica que cese de labores se dará si el trabajador pone en riesgo la seguridad de terceros, de las instalaciones, o de sí mismo.

Published

on

No vale parpadear. Si usted acostumbraba tomar una siesta en el trabajo, o cae fácilmente en los brazos de Morfeo, piénsele dos veces ya que la reciente sentencia casatoria emitida por la Corte Suprema (Casación N° 13969 -2019) permitirá despedir sin previo aviso al trabajador.

Sin embargo, dicha medida será efectiva para aquellos empleados que al quedarse dormidos pongan en riesgo la integridad de los demás trabajadores, su propia vida, o dañen las instalaciones donde se encuentran laborando.

En el caso analizado por la corte, el trabajador se quedó dormido mientras manejaba un vehículo pesado con la llave puesta en contacto.

Al respecto, Ricardo Herrera, abogado laboralista, explicó a Canal N que el empleador no puede despedir de inmediato al empleado por quedarse dormido, sino que se debe seguir el procedimiento de despido para garantizar su derecho de defensa. Es decir que deberá enviarle una carta de preaviso imputando los hechos que sustentan la falta grave que justificarán el despido.

Añadió que el trabajador tendrá seis días para que haga sus descargos. El empleador decidirá si despide o no al trabajador. Luego, el trabajador podrá cuestionar el despido judicialmente si considera que este fue arbitrario.

Indicó que el caso concreto analizado por la corte, se trata de una falta grave denominada incumplimiento injustificado de obligaciones de trabajo que quebrantan la buena fe laboral, por haberse quedado dormido.

Medida aplicará para trabajadores que pongan en riesgo la vida de terceros, como el caso de los choferes de buses de servicio interprovincial. Foto: difusión.

En la sentencia previa, la Corte Superior había señalado que no se podía despedir al trabajador en cuestión, porque no se había generado daño alguno, por lo que la gravedad de la conducta no acarrea el despido.

Sin embargo, los magistrados de la Corte Suprema señalaron que no se puede esperar a que se produzca un evento dañino para sostener que existió gravedad en la conducta del trabajador y que generar dicha situación ya es suficiente para el despido.

Para los demás casos en los que el trabajador, por ejemplo, se encuentre en una oficina o en un establecimiento y opte por tomar una siesta siendo descubierto por su empleador, esa conducta continúa siendo tomada como una infracción o sanción, descartándose su despido.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Antauro Humala canta libertad

A través de un documento presentado por su esposa Ina Andrade, ex militar busca acogerse a “redención de pena por trabajo y estudio” exigiendo su liberación inmediata.

Published

on

Antauro Igor Humala Tasso lleva recluido 16 años, 10 meses y 9 días por haber perpetrado en el 2005 la toma de una comisaría en Andahuaylas, acusándolo aquella vez de haber cometido los delitos de rebelión, sustracción de armas, secuestro, daños y homicidio simple con dolo eventual. El tiempo ha pasado y ahora el ex militar, hermando del ex presidente Ollanta Humala, ha solicitado que se le libere por tener sentencia cumplida.

Antauro Humala, durante toma de comisaría en Andahuaylas, el 2005. Foto: difusión

A través de un oficio, el líder etnocacerista solicitó al director del establecimiento penitenciario de Ancón II el cumplimiento efectivo de su condena, en aplicación de la figura de “ley por remisión” que consiste en la reducción de la pena por laborar siete días dentro del penal (7 días de labor por un día de pena).

De este modo, Humala Tasso busca acogerse a la Ley 28760, publicada el 14 de junio del 2006, que establece beneficios penitenciarios para los condenados por ese delito, en base a lo previsto en el artículo 2, 3 y 4 del Decreto Legislativo 927.

El documento fue presentado por Ina Andrade Ríos, esposa de Antauro Humala, quien exige su libertad inmediata por tener sentencia cumplida. Junto a su abogada, entregó la solicitud al Instituto Nacional Penitenciario (INPE).

En el documento se precisa que inicialmente en el 2009 fue sentenciado a 25 años de prisión por la toma de una comisaría en Andahuaylas, hecho conocido como el ‘Andahuaylazo’, el 1 de enero del 2005. Posteriormente, la pena fue reducida por la Corte Suprema a 19 años de prisión efectiva.

Documento presentado el día de ayer por su abogada. Foto: GEC.

Cabe indicar que en octubre pasado Antauro Humala fue trasladado desde el Establecimiento Penitenciario de Ancón I hacia el Penal Ancón II por “motivos de seguridad del interno”.

Ese mismo mes, el Tribunal Constitucional (TC) declaró improcedente el recurso de hábeas corpus presentado por el representante de la Coordinadora Nacional Anticorrupción del Perú (Conan Perú), Enrique Bernal Solano, que buscaba la liberación de Humala Tasso.

La referida medida constitucional pretendía revertir la resolución que había declarado improcedente la demanda de Antauro Humala contra los procuradores del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), el TC, el Poder Judicial, el Ministerio Público, la Contraloría, la Junta Nacional de Justicia y demás presuntos responsables, emitido por la Primera Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de La Libertad, el 30 de noviembre de 2020.

Al respecto, la esposa de Antauro se pronunció: “Le digo al señor Castillo que ni siquiera cumpla la promesa porque el indulto no vale acá, simplemente que mi esposo debe estar afuera (…) Todas las bases etnocaceristas en provincia lo apoyaron, que no se olvide de eso”, apuntó Ina Andrade desde los exteriores del penal de Ancón II. ¿Se dará su liberación durante el gobierno de Pedro Castillo?

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

PUBLICIDAD

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending