Connect with us

Actualidad

¡MADRID, YA ESTOY AQUÍ!

Published

on

Llegaron al amanecer a la estación sur. El viaje no había durado más de seis horas, contando la parada a medio camino para que el chofer descansara y los pasajeros estiraran las piernas. Un bar de carretera en el que hacía tanto frío que se le descompuso el estómago. No era capaz de dormir en los autobuses y mirar por la ventana en un trayecto nocturno era estar horas mirándose al espejo.

Tampoco podía leer porque apagaron las luces para que los demás durmieran tranquilos, así que se había pasado seis horas intentando averiguar qué podía esperar de aquella aventura. Un año antes tomó la decisión de ser director de cine, tenía la cabeza llena de ideas originales y transgresoras y muchas historias que contar, sólo le faltaba aprender a hacerlo.

Quería emular a Almodóvar o a Alex de la Iglesia. El primer paso era irse a Madrid y entrar en la escuela de cinematografía. Las clases empezaban en octubre y había preferido llegar unos meses antes para instalarse y acostumbrarse a la ciudad. Los cambios bruscos le costaban un esfuerzo psicológico extra. Además debía buscar trabajo para pagarse los gastos. En principio iba a vivir en casa de uno de los hermanos de su padre así que no tendría que preocuparse por el alojamiento por un tiempo y eso le daba más margen de maniobra.

Se encendieron las luces y poco a poco los pasajeros se fueron desperezando. Brazos por todas partes, bolsas y mochilas saliendo de los compartimentos de equipaje. Todo el mundo parecía tener prisa por salir de allí. Él no, siguió sentado esperando a que se calmara el enjambre. Estaba cansado, dolorido por permanecer en la misma postura tanto tiempo, con los ojos hinchados por la falta de sueño. Se bajó del autobús atontado, mareado y mirando a todas partes buscando una cara conocida. Su tío le recibió con una palmada en la espalda, una sonrisa de oreja a oreja, y esperó a que recogiera su equipaje.

No venía de visita sino a quedarse. Y aquella estación tan fría, inhóspita, fue su primer contacto con la capital. Su tío parloteaba sin parar sobre las increíbles oportunidades que tendría en aquella ciudad tan grande. Él había llegado hacía veinte años y aunque los comienzos fueron duros, las cosas le iban francamente bien. Veinte minutos más tarde paró el taxi y le invitó a bajar. Le abrió el maletero y le entregó su macuto.

-Te he buscado un hostal. Estarás más cómodo que en casa. Si necesitas cualquier cosa llama. Tienes mi teléfono. ¿Ves el cartel? Está justo ahí. La paloma. Pregunta en recepción. Tienen una habitación a tu nombre-

-Gracias- contestó aún incrédulo. La amabilidad de la familia siempre le sorprendía.

El hostal tenía un aspecto triste y abandonado por fuera, ni siquiera se quería imaginar como sería por dentro. En recepción, una chica muy delgada que se limaba las uñas con fricción le entregó la llave y le mandó escaleras arriba, al segundo piso. El ascensor no funcionaba. Las paredes desconchadas del pasillo, en aquel tono verde mostaza descolorido, le deprimieron lo suficiente como para no sentirse completamente hundido al entrar en la habitación. El retrete inexistente le confundió. Descolgó el teléfono y oyó la carcajada de la recepcionista.

-La primera puerta a la derecha nada más llegar a la planta es el excusado- y colgó.

Un solo cuarto, sin intimidad ninguna, la persiana a media altura y las cortinas ausentes. El lavabo y el cubículo de la ducha frente a la cama. La colcha oscura que la cubría no hacía el entorno más acogedor. Sin embargo, estaba muerto. Abrió la cama y se tumbó vestido. Necesitaba dormir aunque solo fueran unas horas.

Ya había pasado un mes de su llegada a Madrid y por lo menos tenía casa. Un piso de 50 m que compartía con Oscar, un actor depresivo al que conoció por un anuncio que estaba pegado en la puerta de la cafetería donde desayunaba cada mañana. Llevaba días buscando piso por la zona pero su presupuesto no daba ni para meterse en el más infecto cuchitril. Él no era delicadito y cualquier cosa le parecía mejor que seguir en el hostal. Aquella mañana el camarero tardaba en hacerle caso y él se dedicó a mirar hacia la puerta y lo encontró.

Un grito de auxilio. Una habitación en alquiler a un precio bajísimo y ni se lo pensó. Llamó desde la primera cabina que encontró y una voz cadenciosa le respondió con desidia. Aunque cambió el tono en cuanto le empezó a preguntar por la habitación, se volvió meloso y atento y se pusieron de acuerdo sin verla siquiera, sin conocerse de nada. Esa misma tarde se presentó allí. El no 25 de la calle Artistas, muy cerca de su hostal. Un edificio de color rojo de tres plantas. Llamó al portero del 2oA y le abrieron enseguida. Sin ascensor, tampoco era un gran problema, sólo eran dos tramos de escaleras. Oscar, el tipo con el que había hablado, le esperaba con la puerta abierta.

Una escultura de Giacometti de piel extremadamente blanca, rasgos suaves, mirada indescifrable y pelo rubio platino. Le invitó a entrar tras un apretón de manos cuando menos confuso por lo sutil. Desplazaba su cuerpo con tal parsimonia que el recorrido de escasos tres metros de aquel pasillo azul que les conducía al salón se hizo eterno. Quiso ver su habitación antes de nada y Oscar abrió la puerta a la izquierda del pasillo. Un cuarto cuadrado con las paredes pintadas de color albero y una ventana que daba al patio interior, con rejas para evitar intrusiones. La cama era de hierro, ancha y espaciosa, pero dejaba la habitación convertida en nada, medio metro a cada lado para moverse, una mesilla de noche minúscula y un armario de madera antiguo y chirriante tras la puerta.

Por lo menos limpia y ordenada, pulcra como toda la casa. La cocina funcional, estrecha y bien equipada. El baño cumplía las necesidades básicas. El salón con decoración minimalista, una alfombra y muchos cojines de colores, una mesa baja y algunas estanterías llenas de libros. Daba a la calle y tenía terraza, tan espaciosa que solo cabían ellos dos. El trajín de la Glorieta de Cuatro Caminos quedaba atrás, era una zona tranquila. Desarmó el macuto, metió su ropa en el armario y sacó la foto enmarcada de Lolo. La puso sobre la mesilla. Cómo le echaba de menos, llevaban juntos tantos años. Todavía no podía traérselo del pueblo. Oscar era alérgico a los perros y él se sentía tan solo sin su compañero.

El dinero que trajo de casa se le acababa y seguía buscando trabajo en lo suyo. Se defendía como fotógrafo, era un buen dibujante y tenía talento para las artes plásticas. Oscar no era exigente con los plazos y él intentaba estirar todo lo posible el pago del último mes de alquiler para no quedarse a cero. Por fin consiguió un encargo de un diseñador de modas muy conocido con fama de quisquilloso pero también de pagar bien. Tenía que hacer los bocetos de la última colección que había preparado. Fueron semanas dedicado a dejarlos perfectos, a ajustarse a cada detalle que se le exigía. El día que los fue a entregar, orgulloso de su trabajo, se los recibieron y quedaron en avisarle para hacer el pago. Espero y esperó y el teléfono no sonaba nunca así que se presentó allí. Necesitaba el dinero de verdad, Oscar se impacientaba. La secretaria le puso mala cara cuando le vio y tardó más de una hora en atenderle. Recibió una llamada y le recomendó que volviera otro día. Él era capaz de entender que estaban muy ocupados así que hizo lo que le indicaron, sin embargo, después de varias visitas infructuosas, se hartó y preguntó directamente a aquella mujer que le observaba incómoda cual era el problema. Ella ni se inmutó, descolgó el teléfono y lo volvió a colgar. Con voz autoritaria le informó que su trabajo no cumplía los requisitos necesarios pero los bocetos eran propiedad del diseñador, por supuesto no le iban a pagar. Pálido, confuso y sin saber como reaccionar se fue.

Consiguió trabajo en un sex-shop de la calle Montera poco después, hacía el turno de mañana. Los primeros días iba de susto en susto. Aunque dos semanas más tarde ya se había acostumbrado a todo. Era un local pequeño con una puerta de entrada y otra de salida con más trafico que una estación de metro, pero no eran clientes precisamente, el cañi, el mueco, Leoncio, la fauna de la esquina, pasaban corriendo, juntos o de uno en uno, delante de la policía, delante de otros camellos, delante de la puta a la que acababan de timar o de su chulo, o de los dos. Él saludaba y seguía a lo suyo. Le animaban la mañana por lo menos.

Al llegar todos los días veía a la puta del portal de al lado y ella le saludaba sonriente. Hasta que un día la conoció. La Chari entró en el sex-shop con dos cafés en la mano y ganas de charla. Se había instalado en aquel portal el mismo día que él entró a trabajar allí y ella lo veía como una señal. Le cayó bien, la saludaba todos los días. En realidad era el único que lo hacía, le parecía un chico moderno y educado. No le gustaba desayunar sola y le pareció la mejor manera de hacer las presentaciones. Los primeros días solo hablaban del frío, del calor, de la contaminación de Madrid, de la poca clientela que tenía el sex-shop a esas horas, de lo complicado que era hacer la calle desde que había tanta puta junta. Los vecinos les daban el coñazo porque estropeaban la imagen del barrio.

-Pero si ha sido la calle de las putas de toda la vida, ¡Coño!-.

La Chari venía de un pueblecito de Burgos. Una mujer de formas rotundas, muslos gruesos, pechos grandes y caderas amplias y redondeadas. Sus carnes, un poco descolgadas, se bamboleaban a cada paso que daba. Enfundada en un vestido estampado de leopardo, bien pegado a la piel, y con unas sandalias de tacón que resonaban en la calzada cuando pasaba, se contoneaba aleteando un bolsito rojo como si fuera marca de la casa. Tenía una voz atiplada y unas pestañas falsas muy largas. Se pintaba los ojos con colores estridentes y sus voluminosos labios de un rojo brillante. No tenía más de treinta años, los ojos marcados por profundas arrugas, puro desgaste de falta de sueño y cansancio.

No era fea, tenía rasgos suaves y ojos bonitos, aunque uno de ellos se distraía de vez en cuando. Él trataba de no mantenerle la mirada mucho tiempo. Intentando averiguar cuando volvería ese ojo a su lugar perdía la concentración y dejaba de escucharla. Le gustaba hablar de sus clientes, no tenía chulo y no trabajaba en cualquier antro porque había descubierto que haciendo la calle por su cuenta los ingresos eran más altos. Tenía clientes fijos que la llamaban por teléfono, hacía jornadas de ocho horas, mañana y tarde, y los servicios los hacía allí mismo, en el portal, porque ellos siempre tenían prisa. En invierno era más jodido por lo del frío y alguno que otro le salía remilgado y tocaba alquilar habitación por horas. Había un hostal a la vuelta de la esquina que usaban todas las putas de allí y les hacían precios especiales, aunque si el cliente pagaba la habitación tocaba rebajarle la tarifa y no salía a cuenta.

-A otras les pasa, pero a mí no se me va ninguno sin pagar- decía, riéndose y levantando el puño amenazante.

Su tos áspera y constante, cuando encendía uno de aquellos cigarillos que fumaba en boquilla, le preocupaba y más de una vez intentó convencerla de que dejara de fumar, pero la Chari era cabezona.

-Si no fumo tanto, sólo con el café. Y la tos es porque tengo los pulmones debiluchos por culpa de una tuberculosis que me cogí hace diez años. Un vaso mal lavado. ¡No te jode! Si estoy hecha una mierda-. Otra carcajada y luego se atascaba tosiendo y tragándose el humo como una profesional.

Hacía una pausa para aclararse la garganta y darle un par de sorbos al café y seguía hablando.

-Tengo un niño, vive con mis padres en el pueblo. Lo tuve de jovencita. Ya tiene 12 años. Es más guapo, se parece al cabrón de su padre pero tiene mis ojos. Casi me muero cuando lo parí. Tuve preclansia o algo así. La tensión se me subió a lo burro y desde entonces no puedo coger peso ni hacer esfuerzos demasiado exagerados-.

-¿Pero con tu profesión?-.

-Eso no es nada, mientras no tenga que cogerlos en brazos no hay problema, Jajaja. Ya llegó Mateo me tengo que ir, es un habitual-.

Y salía corriendo dejando los vasos de plástico vacíos encima del mostrador. No estaba seguro de si ella tenía algún problema de atención porque escuchaba la misma historia cada mañana.

Los primeros meses Oscar y él apenas se veían pero cada vez pasaba más tiempo en casa y hablaban de vez en cuando. Nunca fue un charlatán pero si un buen oyente y Oscar pasaba por una mala racha, cansado y desencantado de su profesión. Ya no buscaba papelitos en obras de teatro, ya no se conformaba con hacer de figurante ni con aquella única línea que le permitía salir al escenario. Un amigo le había conseguido un espectáculo en un local de ambiente y recitaba un monologo allí tres veces por semana.

Aunque al principio le entusiasmó la idea, después de unos meses se sentía un verdadero fracasado. Cinco años antes había llegado desde Vitoria esperando convertirse en una estrella, debutar en un teatro cómo el María Guerrero y ver su nombre en letras grandes junto a actores consagrados, sin embargo, estaba confinado en un antro oscuro representando el papel de un vampiro que solo daba discursos sobre la muerte y el miedo a envejecer. Eso pagaba sus gastos pero no sabía cuanto tiempo podría seguir haciéndolo.

-Tener que preocuparse por cosas tan mundanas como pagar la renta o rellenar la nevera no es propio de un artista. Creí que encontraría un mecenas que se ocupara de mí pero no pasó-. Un largo suspiro y se tumbaba en la alfombra.

Se quejaba continuamente de lo difícil que le resultó dejar su casa, las discusiones interminables que tuvo con su padre defendiendo su talento como actor, ahora todo eso no tenía sentido. Los días que la conversación iba por esos derroteros, aunque intentara hacerse la víctima, en su tono de voz había cierto desprecio por la gente común, la que no tenía su talento, su sensibilidad.

-A lo mejor mi padre tiene razón y debería ocuparme de gestionar el negocio de la familia como hizo él cuando el suyo se jubiló. Es una pequeña empresa de tejidos que ha sobrevivido a muchas crisis, mi abuelo era un genio y mi padre se defiende bien-. Él seguía dibujando mientras Oscar no dejaba de hablar. De pie, yendo y viniendo de la terraza hasta su habitación.

-¿Sabes qué trabajé como un perro para pagarme los cursos de interpretación? Fui camarero, sólo al principio, pagaban mal. Luego me llamaron para ser relaciones públicas de una discoteca de alto standing, de esas a las que solo se entra con invitación, en la zona VIP por supuesto, el sueldo era muy bueno pero lo tuve que dejar porque vivir de noche y dormir de día es muy malo para la piel. El trabajo más divertido que tuve y el mejor pagado fue en una línea erótica. Era un local con veinte cubículos diminutos.

Había de todo, hombres, mujeres, gordos, flacos, eran tan feos todos pero las voces no estaban nada mal. En realidad era lo único importante. Eso me lo enseñó Marta. 100 kilos de mujer adulta con voz de Lolita que causaba sensación. Su teléfono no dejaba de sonar. Aprendí de ella frases, trucos, ideas originales que aplicaba en su justa media. Ella era muy vulgar y yo quería dar más clase a mis conversaciones, aunque el tema no daba para mucho. Los demás creían que mataría de aburrimiento a mis clientes pero mi teléfono sonaba. ¡Como tengo la voz tan bonita!- Sonreía y se miraba al espejo del pasillo. Había puesto espejos por toda la casa.

La primera vez que le despertó a media noche gritando y llorando se asustó.

-Me acabo de suicidar- le dijo y él se incorporó de inmediato.

-Vamos al hospital. Te tienen que hacer un lavado de estómago. Llamaré un taxi o mejor una ambulancia-.

-Me he tragado un frasco de pastillas, ¡Ya no aguanto más! ¡No hagas nada!-.

Él, desesperado, fue al baño a comprobar que nivel de estupidez había hecho Oscar. El frasco seguía sobre el lavabo, lleno hasta la mitad. No era tan grave, aún así le obligó a vomitar y se quedó a su lado hasta que se durmió. Desde entonces cada quince días se repetía la escena y él se portaba como un autómata. Café con sal y palmaditas en la espalda hasta que el estómago de Oscar se quedaba completamente vacío. Y un día Oscar decidió que no merecía la pena sufrir de esa manera, hizo las maletas y se volvió a su casa. Le dejó una nota en la puerta de la habitación: ¨El mes está pagado. Gracias por todo. A lo mejor vuelvo cuando esté más tranquilo. Un abrazo. Oscar¨.

-¡Qué cabrón!- fue lo primero que se le pasó por la cabeza.

Dos meses antes de la fuga de Oscar conoció a las vecinas del 3oB. La primera vez que las vio fue un viernes. Oscar llegó tan borracho que pasó la noche delante de la puerta de casa, tumbado todo lo largo que era como un felpudo del carne, envuelto en su capa vampírica de forro rojo bermellón, con el maquillaje aún perfecto. El salía con prisa como todas las mañanas y lo encontró tirado. Por un momento pensó en dejarlo allí, saltar por encima y largarse.

Tenía llaves. Ya entraría cuando se despertara. Fue una iniciativa fugaz, no era capaz de hacerle eso. Así que a rastras, porque la diferencia de tamaño y el peso muerto que era Oscar en aquel momento no le permitía hacer otra cosa, le llevó al salón y le dejó sobre la alfombra, desmadejado pero seguro. Le iba a doler todo cuando se levantara. El pasillo era demasiado estrecho y habilidad para manejar fardos no tenía. Le tapó con una manta y salió disparado escaleras abajo.

Estuvo a punto de arrollar a las chicas, se disculpó pero ellas ni siquiera le escucharon, le saludaron con desgana y siguieron subiendo con una pachorra agónica, ojerosas, derrotadas. Iban maquilladas, nada excesivo, aunque de eso debía hacer muchas horas, probablemente venían de una fiesta y no muy contentas. No sabía por qué pero una le recordaba a un cocker spaniel y la otra a un galgo. Le gustaban los perros y siempre acababa identificando a las personas con alguno de estos animales. Desde el primer día pensó que Oscar era un dálmata y la Chari un Chow Chow.

Esa tarde las volvió a ver en el supermercado del final de calle, trabajaban de cajeras por las tardes. Atendían a los clientes una con gesto de fastidio, el galgo, y la otra atenta y amable. Y por la noche las vio bajarse de un taxi, cargando unos bultos envueltos en papel de embalar y sujetos con cuerdas, debían pesar demasiado porque hicieron turnos de guardia para ir metiéndolos en el portal. Él contemplaba la escena desde la terraza y decidió bajar a ayudarlas. Desde que llegó a Madrid las únicas personas con las que hablaba eran la Chari y Oscar.

No era mala idea ampliar su círculo. Aceptaron su ofrecimiento, eufórica una, condescendiente la otra, y fue entonces cuando supo que se llamaban Elena, la chica amable, y Clara, la distante. El traslado por las escaleras fue duro, apenas había espacio y aquellos paquetes pesaban de verdad y se desvencijaban continuamente. Le explicaron que eran cuadros y los traían de una exposición. Clara intentaba entrar en Bellas artes y Elena sólo quería vivir de su trabajo. Cuando llegaron por fin a su piso le invitaron a tomar algo para agradecerle el esfuerzo y el aceptó encantado. Las chicas prepararon algo rápido y los tres comieron como limas sin apenas cruzar palabra. Luego vino el café y las confidencias.

Nunca entendió por qué todo el mundo le contaba sus penas sin conocerle de nada pero se limitaba a sonreír y a escuchar, a veces hasta ponía cara de confesor. Ellas habían conseguido hacer su primera exposición después de meses de duro trabajo. En una galería modesta y mal situada pero eso no era lo importante. Empezaron a desembalar los cuadros y los fueron alineando en el salón para enseñárselos. Elena era la encargada de ir mostrándolos uno a uno, le llamó la atención hasta que punto valoraba la obra de Clara y que poca confianza tenía en la propia.

Los precios, aún indicados en el marco de los cuadros con una etiqueta blanca. Los de Clara demasiado altos como si el valor de la obra se lo dieran los ceros, los de Elena demasiado bajos como si necesitara venderlos a cualquier precio, pensando más en cubrir costes. Las dos buscaban el reconocimiento, ser descubiertas, pero no tuvieron suerte. Los visitantes entraron en la galería para protegerse de la lluvia y observaron los cuadros con escaso interés. Recibieron elogios de amigos que se acercaron a apoyarlas y hubo ausencias destacadas. El dueño de la galería se quedó con un cuadro de cada una como pago por las molestias y aún se quejaban por los que había elegido, sobre todo Clara.

-Al final ni siquiera compensamos los gastos en materiales pero hemos dado un primer paso- decía Elena, poco convencida, Clara seguía con aquel gesto agrio al recordar el fiasco. Ellas soñaban con exponer algún día en Arco y él nunca supo si llegaron a hacerlo. No volvieron a coincidir y cuando se fue ya se habían ido.

Ingresó en la escuela de cinematografía y, aunque la especialidad de dirección era terreno vedado, se hizo un hueco en escenografía gracias a los trabajos anteriores que acumulaba en su book. El primer día de clase tuvo que presentarse en la escuela con el macuto en la mano. La fuga de oscar le complicó la vida de tal forma que estaba otra vez ejerciendo de indigente. Con su sueldo del sex-shop no podía pagar el alquiler completo y el casero le había puesto de patitas en la calle el día anterior. Sólo consiguió una noche de gracia.

Su presupuesto le permitía pagar unos días en un hostal pero poco más. Metió el macuto con dificultad en la taquilla que le fue asignada y tardó en darse cuenta de que le observaban. Esmeralda, una veterana, diez años mayor que él se le acercó y le interrogó con soltura intentando averiguar si tenía problemas de alojamiento. Él no era muy dado a ventilar sus dramas pero acabó confesando y ella le ofreció posada. Esmeralda asistía a la escuela de vez en cuando, más para conseguir contactos que para terminar la carrera.

-Este oficio se aprende sobre el terreno. Todo se basa en los contactos, ni siquiera en tus habilidades. Los títulos no sirven de nada-. Ella era amable pero animando al personal era única.

Vivía en un piso fantástico de la Latina y él se instaló esa misma tarde. Lo que en principio iban a ser solo unos días se volvió permanente, a Esmeralda le encantaban los perros y le permitió traer a Lolo a la primera oportunidad. Estaba muy bien relacionada y viajaba mucho así que él le cuidaba la casa. Le consiguió trabajo en una serie como ayudante de vestuario y ahí empezó su verdadera andadura en el mundo del cine y la televisión.

Habían pasado 15 años y seguía siendo ayudante de vestuario, ahora tenía un nombre e incluso había sido jefe de vestuario en más de una ocasión, en producciones pequeñas. Había trabajado con muchos directores conocidos nacionales e internacionales y estaba muy desencantado de la profesión. Demasiados arribistas, demasiada mierda que había tenido que aguantar. Era un trabajo inestable, bien pagado pero no todo el año. A veces trabajaba durante tres meses y vivía de eso otros tres y cuando ya creía que le llegaba la soga al cuello algo surgía de la nada que le cubría los gastos los próximos meses.

Seguía viviendo en el piso de la Latina pero Esmeralda se había ido hacía un año, se trasladó a Londres como la mayoría de sus conocidos. Les iba bien y le intentaban convencer de que siguiera sus pasos pero él se aferraba a esa casa, a Madrid, esperando que le llegara su gran oportunidad. De momento, con algunos trabajos esporádicos y alquilando el cuarto de Esmeralda a turistas, al más puro estilo cama caliente, pagaba los gastos.

En un ataque de nostalgia volvió a Cuatro caminos pero ya nada era como antes. El comedor subvencionado era ahora una peluquería. La de veces que había comido allí cuando andaba muy mal de presupuesto. El puente había desaparecido. La vagabunda de los gatos debió irse antes, ella vivía allí. Desde el primer día la observaba con curiosidad. Con aquella mata andrajosa de pelo blanco, un vestido negro que le llegaba por los tobillos y le permitía imaginar lo escuálida que era, arrastrando un carro de supermercado lleno de cajas, alambres, desechos varios y entre unas mantas una camada de gatitos chillones. Aquellos animales no crecían nunca, pasaban meses y seguían siendo crías.

Nunca quiso pararse a pensar que hacía con ellos. Sin embargo, ella era un referente de la Glorieta. Taciturna y solitaria. Paseando bajo el puente, sentada junto a su carro, mascullando en voz baja. Desde la mañana a la noche. Más vieja que el puente parecía. Se fue ella, se fue el puente y toda la Glorieta se transformó. Así había sido su periplo por Madrid. Ahora se planteaba dejarlo todo. Volver al pueblo a dar clases. Tenía suficiente experiencia acumulada para empezar de cero. Camino de la parada de metro, cabizbajo, recordó que acababa de inscribirse en un curso de maquillador de muertos, le habían dicho que en ese oficio había trabajo de sobra y tampoco era tan terrible. Visto un muerto, vistos todos.

Comentarios

Estefanía Farias Martínez. Cartagena, España (1970). Doctora en Filología Árabe por la Universidad de Granada. ¨Lo que hace un nombre¨ en Los omniscientes (julio 2014); ¨Yolanda¨ en Revista Contra Estudio y -¨Un acuerdo sin palabras¨ en Periódico Irreverentes.

Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público.

Actualidad

Se escapa hombre con viruela del mono y es detenido por realizar tocamientos indebidos a jovencita [VIDEO]

No acató cuarentena y se contactó con una mujer por las redes sociales.

Published

on

La llevó a su casa con el pretexto de jugar videojuegos. Un hombre de 26 años, quien era buscado por salir positivo a la viruela del mono y negarse a respetar la cuarentena, fue detenido por la Policía tras ser acusado del delito de abuso sexual, bajo la modalidad de tocamientos indebidos, que habría realizado a una jovencita a quien contactó vía redes sociales, en la ciudad de Huancayo.

Se sabe que es un transportista de 26 años que fue diagnosticado con viruela del mono y dio un domicilio falso a las autoridades de salud. Posteriormente, se negó a tomar cuarentena.

Sin embargo, el lunes 8 de agosto, la Policía informó que esta persona fue detenida por tocamientos indebidos contra una señorita. “En la tarde, el personal de El Tambo lo intervino en circunstancias que esta persona había contactado a la víctima por rede sociales”, señaló Collin Sim, jefe de la región policial Junín, a TV Perú.

Irresponsable sujeto habría contagiado a más personas. Foto: captura Tv Perú.

El hombre fue llevado hasta la comisaría de El Tambo y confesó que había sido diagnosticado días antes con viruela del mono. Al lugar también llegó personal de la Dirección Regional de Salud Junín.

“También era paciente oncológico, y se puso mal. Fue llevado a un hospital y se confirmó que era un paciente con viruela del mono… regresó a la comisaría y fue aislado a una celda solo para él. Su madre lo atendió dado que es paciente con cáncer”, detalló Collin Sim.

El jefe policial agregó que este sujeto se volvió a poner mal de salud el día de ayer, martes 9 de agosto, y nuevamente fue llevado a un nosocomio de EsSalud, pero con resguardo policial.

Por su estado de salud no se pudo completar las diligencias. Tras pasar 24 horas de su detención, la Fiscalía dio la libertad para que sea citado y el proceso lo continúe en libertad”, explicó Sim.

El transportista de 26 años será procesado por el delito contra la libertad sexual (tocamientos indebidos) y, dado que estuvo con viruela del mono y mantuvo contacto con otras personas, podría ser acusado por el delito contra la salud pública.

Producto de estas diligencias, algunos efectivos también se habrían contagiado con viruela del mono. “Nuestros policías que han tenido contacto directo y las diligencias, ya han sido evaluados y siendo monitoreados para ver cómo es la evolución. Nos indicaron que los síntomas se presentarían en los próximos 21 días”, finalizó la autoridad.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Escritor Gonzalo León Palma es denunciado por tocamientos indebidos a una niña [VIDEO]

Gonzalo León Palma, escritor de literatura infantil que publica libros con el seudónimo de Frank Infante, fue denunciado por tocamientos indebidos a una menor. La fiscalía pide nueve años de prisión. Nos comunicamos con el denunciado y esta fue su respuesta.

Published

on

Una grave denuncia se presentó anoche en el programa de Al Estilo Juliana en ATV. La grave acusación relata los tocamientos indebidos que presuntamente el escritor Gonzalo León Palma, habría realizado a una niña de 11 años. En el ambiente literario el escritor publica sus libros con el seudónimo de Frank Infante, libro que fue editado por la editorial Mesa Redonda e incluso presentado recientemente en la Feria Internacional del Libro de Lima. Lejos de los libros, Gonzalo Palma es también conocido como vendedor de autos.

En las investigaciones la cámara Gesell arrojó información contundente que el Ministerio Público ha sumado junto a los peritajes que se han realizado. A pesar de las pruebas recabadas, el escritor Gonzalo León negó los tocamientos a la menor de edad, señalando que le tocó accidentalmente la pelvis mientras la abrazaba.

Gonzalo León Palma.

La madre desesperada hizo pública la denuncia debido a que el escritor se paseó por la FIL de Lima firmando libros para niños. Su reciente obra titulada “Fábulas de Infante” fue promocionada por la editorial Mesa Redonda y se presentó el pasado domingo 07 de agosto.

Incluso el propio cantante Pedro Suárez-Vértiz, el 04 de agosto en su Facebook también promocionó el libro invitando a la presentación. En la publicación de su cuenta oficial se lee: “Este flaco le ha vendido autos como a 8 amigos míos, a mi esposa y a mis hijos y siempre que puedo, cuando alguien me pregunta por un auto, le doy su número y lo recomiendo. Hoy mi compadre es jefe de ventas corporativas, y me ha sorprendido con el lanzamiento de “Fabulas de infante”. Un libro de fábulas para niños con historias divertidas y personajes entrañables, que dejan una enseñanza a los pequeños y a los grandes también. Aquí les comparto la invitación a su firma de libros en la Feria internacional del libro de Lima este Domingo 7 de agosto de 3:30 a 6:00 pm, si tienen un tiempo no dejen de ir”.

Todo indica que el cantante Pedro Suárez-Vértiz no conocía de la grave denuncia contra Gonzalo León que publicaba libros con el seudónimo de Frank Infante. En el informe del programa televisivo, también se menciona que los hechos ocurrieron en el año 2019, cuando el escritor era inquilino en una casa del distrito de San Miguel. Según las revelaciones de la niña, Gonzalo León tocó sus partes intimas con la excusa de un abrazo. Situación que se repitió en varias oportunidades. Para ganarse la confianza de la familia, incluso el escritor se convirtió en padrino de comunión de la niña. Cuenta la madre que durante varios días la niña no podía conciliar el sueño debido a las constantes pesadillas.

Lo sorprendente es que Gonzalo León Palma fue capturado por la policía, pero dos días después salió en libertad bajo comparecencia restringida, además, le prohibieron acercarse a la menor en un rango de 300 metros. A pesar que la investigación ha sido demasiado lenta, el 14 de julio pasado, a la madre de la menor le llegó una notificación de la Corte Superior de Justicia de Lima, donde se informaba que el Ministerio Público solicita nueve años de prisión contra el acusado. Además, en el documento fiscal se señala que la versión del procesado Gonzalo León Palma, carece de credibilidad.

Fuente: Al Estilo Juliana.

Nos comunicamos con la editorial Mesa Redonda, responsable de la publicación y distribución del libro “Fábulas de Infante”, que Gonzalo León publicó con el seudónimo de Frank Infante. Desde Mesa Redonda nos mencionaron que han decidido sacar el libro de circulación, esto implica que la publicación no será promocionada ni distribuida debido a la grave denuncia contra el autor.

También nos comunicamos esta mañana vía telefónica con el señor Gonzalo León Palma, pero luego de presentarnos como periodistas nos cortó la llamada. Inmediatamente insistimos y le escribimos vía WhatsApp para recoger su descargo, pero solo nos envío una denuncia policial con el mensaje: “Buenos días, sugiero investigar a la denunciante”. Luego de recibir el chat, nos bloqueó del WhatsApp.

Aquí el reportaje completo del programa Al Estilo Juliana.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

MTC informa que se viene preparando un proyecto de tren que unirá Cercado de Lima con Huarochirí

Consistirá en una moderna infraestructura ferroviaria que costará alrededor de S/1,200 millones.

Published

on

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) informó que está trabajando en el proyecto Mejoramiento del Corredor Ferroviario Este, que iría desde el Cercado de Lima (Av. Alfonso Ugarte, altura Puente del Ejercito) hasta Ricardo Palma (Huarochirí).

Esta obra consiste en la implementación de una moderna infraestructura ferroviaria sobre el actual trazo del Ferrocarril Central. Ello permitirá -de acuerdo al MTC- operar el servicio de transporte de pasajeros, que se sumará al actual uso para transporte de mercancías.

Actualmente, se está elaborando el perfil del proyecto, que está previsto que concluya a finales de 2022.

La inversión aproximada para la ejecución de esta obra es de S/1,200 millones (US$ 305.7 millones al tipo de cambio) y beneficiará a más de 74.5 millones de pasajeros por año. Con la priorización de este proyecto ferroviaria, se estima que la construcción iniciará en el año 2024, culminando en el 2026.

El trazo de 46.2 Km atraviesa los distritos de Lima Cercado, El Agustino, Santa Anita, Ate, Chaclacayo, Lurigancho y Ricardo Palma. Preliminarmente, se ha planteado la construcción de cuatro estaciones: Alfonso Ugarte y Abancay (Cercado de Lima), Huaycán (Ate) y La Florida (Lurigancho).

Además, habrá catorce paraderos distribuidos en los siguientes puntos: Presbítero Maestro (Lima Cercado); José Carlos Mariátegui y Evitamiento (El Agustino); Ruiseñores y Cultura (Santa Anita); Ate, Huachipa y Santa Clara (Ate); Ñaña, Chaclacayo y California (Chaclacayo); La Cantuta y Chosica (Lurigancho); y finalmente Ricardo Palma (Ricardo Palma).

Fuente: MTC.

El nuevo ferrocarril se integrará al sistema de transporte interurbano existente en Lima.

Alimentará de pasajeros a la Línea 1 del Metro de Lima (estación Abancay) y Línea 2 del Metro de Lima (estación Ate). Asimismo, los pasajeros podrán abordar la estación Caquetá del Metropolitano que estará próxima a la estación Alfonso Ugarte del tren.

Finalmente, el proyecto permitirá disminuir los costos logísticos del transporte de carga, con lo cual se elevarán los niveles de competitividad para la comercialización de productos agrícolas, agropecuarios y minerales que lleguen desde la zona central del Perú para su salida por el Pacífico.

“Este futuro ferrocarril está diseñado con el fin de reducir la probabilidad de accidentes de tránsito, sumarse a la estrategia para descongestionar el tránsito vehicular en Lima Metropolitana y mitigar las emisiones de gases contaminantes de efecto invernadero”, señaló el MTC.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Madeleine Hartog Bel: una Miss con historia

La historia de la Miss Mundo peruana, una arequipeña que conquistó el planeta con su belleza.

Published

on

Escribe Hélard Fuentes Pastor

Era el año de 1967. Una mujer de belleza singular modelaba en uno de los escenarios más emblemáticos del planeta para ostentar el título de Miss Mundo. Delgada, de cabello negro y ojos marrones, captó la atención del público norteamericano e internacional. Entonces, no hablaba inglés, pero desde Miami Beach Auditorium, prometió hacerlo con una simpatía que conquistó el corazón de millones de ciudadanos. Madeline Hartog Bel Houghton era una mujer paciente, carismática y prudente.

El 16 de noviembre de dicho año, ante la expectativa de miles de espectadores que seguían la transmisión de la BBC, admirando la belleza argentina, británica, israelita y guayanés, Madeleine fue coronada como Miss Mundo. Ella no se lo esperaba. Su semblante no solo revelaba emoción, sino humildad. Lentamente, se dirigió al proscenio, algo confundida, recibió la banda, el cetro y la corona. Así se dio uno de los momentos más históricos para nuestro país y región, pues la hermosa Madeleine había nacido en Camaná, provincia de Arequipa.

Se dice que nuestra representante transmitía elegancia y ternura, dos aspectos muy complicados de equilibrar en dichos concursos de belleza; entonces, quienes la habían observado de cerca o la conocía, comentaban que parecía un ángel. Sobria, glamorosa y auténtica.

Madeleine Hartog. Foto: GEC.

Joven aún, no solo destacó la belleza peruana vistiendo la tapada limeña, además la introdujo con justicia, sencillez y cultura. Desde aquel año fue motivo de asedio de los periodistas y admiradores, incluso de discusiones entre compatriotas piuranos y arequipeños que peleaban su origen. Por supuesto, la reina del certamen ajena a dichas polémicas continuó sorprendiendo al mundo con su brioso carácter.

El abuelo paterno de Madeleine fue un ingeniero belga, natural de Bruselas, establecido en la ciudad de Lima, que quedó impactado con la belleza de su abuela, María Carmen Granadino, de raíces iquiqueñas. El matrimonio se efectuó el 19 de agosto de 1905, en el templo de la Recoleta de Lima (Partida N° 210). Él, frisaba los 27 y se encontraba radicando en la localidad de Chancay, y ella, 23 años de edad. Ambos vivieron muchos años en la calle Lampa N° 1138 del histórico jirón limeño y en dicho hogar nació Alfredo Enrique, padre de Miss Mundo 1967. Aconteció el 12 de diciembre de 1907, a las 10:00 de la noche (Partida N° 256). Aunque algunos sostienen que era piurano, en realidad nació en Lima y debido a las actividades de Alfredo, el pequeño conoció diferentes lugares del país desenvolviéndose desde su juventud como empresario.

La belleza arequipeña.

En uno de sus viajes conoció a su esposa, Henriette Germane Bel Houghton, cuya familia se encontraba establecida en Piura. Tanto Fernando Gustavo Bel como Ana María Houghton, echaron raíces en Sullana. Allí nació una tía de Madeleine, Andrea Bel H., el 10 de noviembre de 1922 (Partida N ° 423) y su tío Fernando se casó en 1905. Naturalmente, los Bel Houghton se desenvolvieron entre Piura y Lima, por lo que no es de extrañarnos la coincidencia de Alfredo Enrique con Henriette Bel H.

Aunque no tenemos referencia de su matrimonio, hacia los años 30, estimamos que la pareja ya frecuentaba en Piura, pues tuvieron a su primogénito en 1932, de nombre Alfredo, que la prensa escrita y los biógrafos suelen confundir con el papá, sin embargo, se trata del hermano de Madeleine que fue un aviador militar. Luego, nacieron Betty y Carmen, la primera en Sullana y la segunda probablemente también.

Madeleine en la coronación de Miss Perú 1966, un año antes de convertirse en Miss Mundo.

Precisamente, hacia los años 40, Alfredo Enrique se interesó por unos yacimientos de ocres que se encontraban en la provincia de Camaná, efectuando un denunció de 60 pertenencias en 1942 (Boletín de Minas y Petróleo). Un año más tarde, nació su siguiente hija, Ana María, en Camaná. Le siguió Madeleine y, finalmente, Teresina en 1948. A pesar de que las hermanas nacieron en Camaná durante dicha década, su padre desde antes ya visitaba la provincia, no en vano es considerado como el pionero del cine camanejo.

Todo marchaba bien. Madeleine Antonia había nacido un año bastante significativo para Alfredo Enrique, un 12 de junio de 1947, siendo bautizada al día siguiente en la antigua iglesia San Miguel, teniendo como padrinos a Andrés Granadino y Madeleine P. de Granadino, que fueron representados por los abuelos Alfredo H. y Carmen G. (Partida N° 138).

Hemos dicho que fue un año significativo porque el padre de la modelo, se encontraba como alcalde de la provincia, sin embargo, el contexto político de crisis que se vivía en el gobierno de Bustamante y Rivero, ocasionó que el empresario tenga que retirarse del cargo, un 8 de diciembre. Alfredo Enrique se mantuvo en la provincia varios meses, por lo que Madeleine pasó su primera infancia en Camaná. Luego, la familia se trasladó a Lima, creemos que sucedió de esa manera y no directamente a Piura, porque el 9 de octubre de 1953, nació la última hija de su matrimonio con Henriette, Susana María Antonia, en cuya partida N° 3850, la mamá aparece como piurana.

Deslumbrando con los colores del Perú.

La familia debió mudar su destino nuevamente a Piura, donde pasó la niñez y adolescencia de Madeleine, quien incluso se menciona que vivía en la urbanización Clarke y trabajaba en Automotores San Jorge, ubicado entre la avenida Sánchez Cerro y la calle Arequipa.

Luego del Miss Mundo, a su retorno, realizó una gira por diferentes lugares del país. Volvió a su tierra natal, siendo acogida por una multitud que aplaudió su recorrido en un carro decorado. Desde entonces, Madeleine ocupó la portada de muchas revistas y diarios. Se inventaron varias noticias sensacionalistas en torno a su figura. ¿Qué no se dijo? Pues como todo personaje que se incorpora a las páginas sociales de los medios de prensa, la reina de belleza despertó numerosos rumores, hasta su matrimonio el 19 de junio de 1976 con el norteamericano que curiosamente conoció en Lima, Harold Arthur Davis. Por eso, dicha unión se llevó a cabo en la parroquia Nuestra Señora del Consuelo (Monterrico) en Santiago de Surco.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Tarifas eléctricas vuelven a subir nuevamente para el mes de agosto

Se trata del octavo ajuste tarifario de manera consecutiva.

Published

on

En lo que va del año la tarifa eléctrica se ha incrementado en un 20%, significando un alza sustancial que tendrá que salir de los alicaídos bolsillos de todos los peruanos. Los precios de los servicios básicos así como los alimentos de primera necesidad contrastan con los sueldos de muchos ciudadanos que se las ingenian para llegar a fin de mes.

Contar con el servicio eléctrico se ha convertido en un privilegio y no contar con ello sería truncar a muchos estudiantes o emprendedores. Hasta que no exista una auténtica regulación seguiremos forzados a continuar pagando por un servicio que en la realidad se ha monopolizado.

Las tarifas eléctricas en el Sistema Eléctrico Interconectado Nacional (SEIN) sufrirán su octavo incremento consecutivo en lo que va del año.

El Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) indicó que desde el pasado 4 de agosto las tarifas para los consumidores comerciales e industriales ha registrado un incremento del 3.38%. Mientras que, en los hogares, el aumento es de 2.2%.

La entidad reguladora explicó en diario Gestión que este ajuste tarifario corresponde a una variación en los indicadores macroeconómicos del tipo de cambio e inflación.

En el mes de julio, el tipo de cambio se elevó a 2.48%, mientras que el Índice de Precios al por Mayor (IPM) registró un incremento de 1.96% a nivel nacional. Según Osinergmin, el tipo de cambio representó el 63% de la variación, y el IPM el 36% del incremento en las tarifas.

Solo el aumento del precio del dólar representó un 63% de la variación, mientras que el IPM influyó en un 36% en las nuevas tarifas.

Peruanos solo encuentran dos opciones para el servicio eléctrico. Foto: diario La República.

Según data de Enerkory, en los hogares con consumo menor a 30 Kilowatts la variación en el último año ha sido de 15.41%, mientras en los hogares con consumo entre 31 a 100 kWh la variación ha sido de 15.40%.

En las viviendas que el consumo supera los 100 kWh la variación representa un 16.08%. En tanto, las empresas de ladrillos registran la mayor variación en el último con 20.9%, seguido de plásticos con 19.3% y textil con 18.71%.

En entrevista con diario Gestión, el especialista de Enerkory, Rafael Laca indicó que las tarifas de los usuarios domésticos se incrementaron hasta en 6.07% y para industriales y comerciales en 9.3%, en lo que va del año.

Además, hizo énfasis que, el aumento en las tarifas en lo que va del gobierno de Pedro Castillo ha sido uno de los más altos, en comparación con mandatos anteriores.

En el gobierno de Alejandro Toledo la variación fue de 1.3%, en el de Alan García 1.2%, en el de Pedro Pablo Kuczynski 11.9% y en el de Martín Vizcarra 5.2%. Mientras que en el gobierno de Ollanta Humala la variación en el precio fue de hasta 42.5%.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Movistar Deportes se niega a reconocer derechos laborales de Daniel Peredo

Familia del difunto periodista señala que este lunes 8 de agosto se verá en una audiencia apelación interpuesta por Media Networks, productora de Movistar.

Published

on

Una audiencia más va a haber. La familia de Daniel Peredo tiene una nueva cita en juicio por los derechos laborales del difunto periodista. Milagros Llamosas Salas, viuda del reconocido narrador, señaló que esta segunda audiencia se da por la apelación de Media Networks (empresa productora del grupo Telefónica-Movistar) a la sentencia en primera instancia.

“Este 08 de agosto a la 1 p. m. en la audiencia para la revisión de la sentencia que ganamos en primera instancia esperamos un 2 a 0 en tu honor. Este partido lo jugamos por ti, porque es justo, porque lo mereces, porque exigimos respeto a tu trabajo porque nuestras hijas tienen que saber que los derechos se reclaman si es preciso ante un tribunal laboral”, escribió en su cuenta de Facebook.

De la misma manera, consideró que hubo desinterés por parte de la empresa. “Si los empleadores muestran mezquindad, abusan de su poder tenemos que hacer respetar nuestros derechos. Desde hace más de 4 años entre cartas notariales, abogados, escritos de defensa, respuesta a apelaciones, decidí ese camino obligada por la indiferencia, el poco respeto y una gran deslealtad”, expresó Llamosas.

Es importante mencionar que, en noviembre del año pasado, el Poder Judicial dictaminó que Media Networks, casa laboral de Daniel Peredo por más de 15 años, deberá pagar 1 millón y medio soles a la familia del difunto periodista por sus derechos laborales.

“Declarando FUNDADA EN PARTE la demanda interpuesta por Milagros Llamosas Salas quien representa a sus dos menores hijos Fátima Peredo Llamosas y Daniela Peredo Llamosas, quienes a su vez representan a la sucesión intestada del causante Sr. Daniel Kirino Peredo Menchola en los seguidos con Media Networks Latin América S.A.C”, se lee en la resolución.

“Se ORDENA el pago de: gratificaciones, vacaciones, CTS, bonificación extraordinaria, utilidades, el pago de indemnización por daños y perjuicios en la modalidad de lucro cesante, debido a la omisión de pago y contratación del Seguro de Vida Ley en la suma de UN MILLON QUINIENTOS TREINTA Y SEIS MIL VEINTE CON 76/100 SOLES (s/. 1,536,020.76)”, se añade en el documento.

Media Networks indica que Peredo solamente trabajaba dos horas en promedio

La empresa Media Networks, por su parte, afirma que “mantuvo cercanía” con la familia de Daniel Peredo y que “en un esfuerzo por ayudarla” le ofreció un apoyo económico de hasta 1,2 millones de soles, que no fue aceptado.

La productora del grupo Telefónica señala que apeló a la sentencia de primera instancia, pues mantiene su postura que la relación de la empresa y Daniel Peredo fue de prestación de servicios.

La compañía argumenta que el destacado periodista no tenía subordinación ni obligación de acatamiento al reglamento de la empresa y tampoco se le proporcionaron herramientas de trabajo como celular, laptop, entre otros. Además, especifica que no cumplía con una jornada laboral, pues su participación no superaba las dos horas.

Media Networks sostiene que situación laboral con Daniel Peredo se encontraba en el tipo de prestación de servicios.

Por otra parte, Media Networks recalca que la señora Llamosas también apeló el fallo de primera instancia al no haber sido la demanda declarada fundada en su totalidad, pues pidió un mayor monto al establecido.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

MTC multó a radios piratas con S/1.7 millones

Radioemisoras funcionaban sin autorización.

Published

on

El viceministro de Comunicaciones, Virgilio Tito Chura, anunció que, entre enero y julio del presente año, se han impuesto 13 multas equivalentes a S/ 1’730,750 por la prestación y uso de frecuencias del servicio de radiodifusión sin la autorización del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

Del total de esas multas, tipificadas como infracciones muy graves, doce corresponden a la sanción de 30.1 Unidades Impositivas Tributarias (UIT) y una a 15.05 UIT.

Se debe considerar que el uso ilegal del espectro radioeléctrico constituye delito contra el patrimonio en la modalidad de hurto agravado, previsto en el código penal y sancionado con prisión efectiva de hasta ocho años de cárcel y una reparación civil a favor del Estado; así como la sanción económica con multas que van desde S/ 138,460.00 hasta S/230,000.00. 

De igual modo, la contratación de espacios publicitarios e institucionales a través de estaciones de radiodifusión ilegales está tipificada como infracción administrativa grave, que se sanciona con multas que van desde S/ 46,460 hasta S/ 138,000.

Foto: MTC.

Operativos

Asimismo, el viceministro Tito Chura mencionó que solo en julio se han realizado 11 operativos que permitieron clausurar estaciones de radiodifusión clandestinas en distritos de la zona norte de Lima y en localidades la región San Martín.

Detalló que, a través de la Dirección General de Fiscalizaciones y Sanciones en Comunicaciones, se logró intervenir 11 estaciones ilegales en Puente Piedra, Carabayllo, Ate y en Barranca (Lima), así como en las localidades de Juanjuí y Alonso de Alvarado (Región San Martín). 

Los operativos permitieron inhabilitar 117 equipos de Telecomunicaciones compuestos por tres transmisores, tres antenas (espiral dipolo), computadoras, receptores satelitales y decodificadores, entre otros. 

Las estaciones ilegales intervenidas son: 

·         Radio la Titular (96.4 MHz) – Puente Piedra.

·         Radio Antena Uno (95.2 MHz) – Puente Piedra.

·         Radio la Única (94.5 MHz) – Carabayllo

·         Radio 96.9 MHz (96.9 MHz) – Ate.

·         Radio 94.1 MHz (94.1 MHz) – Ate. 

·         Radio Maxi Mix (107.9 MHz) – Pativilca, Barranca.

·         Telecomunicaciones Iris – Pativilca, Barranca.

·         Roger Jaime Espinoza Tarazona – Pativilca, Barranca.

·         Radio Stereo (97.1 MHz) – Juanjuí; San Martín.

·         Radio Candela (95.9 MHz) – Juanjuí, San Martín.

·         Connection y Direct TV S.A.C. – Alonso de Alvarado, Lamas, San Martín.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Anuncian que vía que conectará los distritos de SJL y Comas estará lista en octubre

Municipio de Lima indica que obras están avanzadas en un 75%.

Published

on

Salir del distrito de San Juan de Lurigancho (SJL) en muchas ocasiones es todo un tormento para los miles de conductores que transitan diariamente rumbo a Lima Norte, sin embargo, esa historia va a quedar muy pronto en el pasado, pues la Municipalidad Metropolitana de Lima viene anunciando que los avances de la pavimentación de la vía de 9 kilómetros se encuentran en un 75%.

De acuerdo a la comuna limeña, la obra —a cargo de la Empresa Administradora de Peaje (Emape) — será entregada en octubre de este año, pese a las interferencias de redes de agua y desagüe no contempladas y que fueron debidamente solucionadas.

Asimismo, detalló que la ejecución de esta vía se encuentra dentro de los plazos establecidos, con lo cual se asegura el cumplimiento de las obligaciones contractuales del contratista, lo que garantiza la puesta en operaciones de la infraestructura, respetando el monto de inversión previsto de más de 60 millones de soles.

Cabe indicar que, la obra, a su término, pasará por un proceso de recepción y, de haber observaciones, estas serán levantadas de acuerdo a lo estipulado en el contrato de construcción.

Respecto a los muros de contención es necesario resaltar que, de acuerdo al replanteo del proyecto, se están construyendo los necesarios, respetando su ubicación según las coordenadas indicadas en los planos.

En algunos casos, debido a la agreste geografía, estos fueron adaptados a la altimetría, según la topografía del lugar.

Infografía: diario La República.

Retrasos en las obras

Por otro lado, la Contraloría General de la República alertó un retraso superior al 15% en la ejecución de la obra Pasamayito. Asimismo, la entidad fiscalizadora advirtió una serie de incumplimientos que ponen en riesgo la calidad y vida útil de la vía, lo que afectaría la integridad de los usuarios, así como su pronta disponibilidad.

Indicó que la obra inició el 16 de octubre de 2021 y su culminación estaba prevista originalmente para el 11 de agosto de 2022. Sin embargo, el 16 de mayo de 2022 se aprobó la ampliación de plazo N° 01 por un día calendario, por lo que la culminación de ejecución fue diferida al 12 de agosto de este año.

El dato:

La infraestructura conectará a todos los distritos de Lima norte y este. Cabe destacar que la nueva vía Pasamayito incluirá carriles de ida y vuelta, 35,847 m2 de veredas de concreto, 5,783 m3 de muros de contención y áreas verdes, así como rampas, sardineles, camellones, tachas, guardavías y señalización vertical y horizontal.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending