Connect with us

Cine

LA RESURRECCIÓN DE SIXTO

Published

on

Que a menudo la realidad sobrepasa a la ficción. Que nadie es profeta en su tierra. Que nadie sabe para quién trabaja. Nunca antes estos tres dichos populares fueron tan ciertos. Nunca antes de descubrir a Sixto Rodríguez, hijo -el sexto- de emigrantes mexicanos proletarios, nacido en los alrededores de Detroit, en 1942.

Siendo él mismo obrero, Sixto siempre se preocupó por cuatro cosas: la música, su educación, vestirse bien y el compromiso social. De la fábrica regresaba a su casa para estudiar música en solitario o iba a la biblioteca a sacar libros que ampliaran su visión del mundo, libros que leía con el mismo fervor con el que asistía a exposiciones y visitaba museos.  En cuanto el mandil proletario quedaba colgado en su armario, Sixto se vestía con gusto, con elegancia, y con ese aspecto de dandy de rostro mexicano y larga cabellera negra participaba en reuniones asociativas donde se analizaban los problemas del barrio, de la ciudad, de la condición obrera. Poco a poco, conforme fue adquiriendo las llaves mágicas de la música, se puso a componer canciones y así añadió a sus múltiples y diversas actividades de hombre comprometido la de trovador que, en cafés y bares populares de su ciudad natal, comunica con un público restringido pero respetuoso.

Un día un famoso productor discográfico descubrió sus canciones. Sixto tenía entonces 27 años y solo había grabado un disco sencillo, I’ll Slip Away, el cual, como anunciando su mala suerte, había sido editado con un error en su nombre. Así, sucesivamente, en 1970 y 1972, se editaron dos álbumes de Rodriguez: ColdFact y ComingFromReality. Eran esos los años en que Bob Dylan empezaba también a existir en el mundo de la música, y el productor de Sixto consideraba que su protegido tenía más talento y futuro que el propio Robert Allen Zimmerman, quien solo le llevaba -le lleva aún- un año. Las cosas no sucedieron, sin embargo, como deberían haber ocurrido si todo en la vida tuviera lógica. Los dos álbumes de Rodriguez (así, sin tilde) se vendieron mal, la leyenda dice que solo seis ejemplares, pero eso debe de ser exageración.  Lo que sí es verdad comprobada es que en ese momento el mismo productor estaba promoviendo a otro cantante y que éste logró imponer uno de sus temas a través de la radio, dejando a Sixto en un segundo plano y pronto lo condenó al olvido. Además, hay que decir que el cantautor Rodriguez se mostraba extremadamente tímido cuando se trataba de defender su música en público y que esa timidez lo llevaba a veces incluso a cantar dándole la espalda a la sala. O sea que al interpretar sus canciones era muy diferente de lo que era en la vida de todos los días: muy amigo de sus amigos proletarios y una persona sumamente activa en lo que concernía a su compromiso social y político.

Pese a su mala suerte inicial en Estados Unidos-nadie es profeta en su tierra, ya lo decíamos-, los dos álbumes de Sixto Rodríguez se editaron en Sudáfrica, Australia y Nueva Zelandia, y lograron allí mayor aceptación que en su país natal, lo cual lo llevó a interrumpir por breves momentos su actividad asalariada de obrerode construcción civil para ir a cantar allí donde de hecho había oídos más dispuestos a escuchar sus composiciones. Sin embargo, ya de regreso en Detroit, Rodriguez se retiró por completo del mundo de la música, retomó su trabajo proletario, prosiguió su propia educación, se dedicó a la política y a ocuparsecon esmero de sus hijas. Y así puso punto final a una carrera artística que recién estaba empezando con enormes dificultades.

Pasaron los años y, sin que él se diera cuenta, sus canciones se habían convertido en verdaderos himnos de quienes en Sudáfrica, siendo blancos, se oponían radicalmente al apartheid. Todo el mundo conocía allá los temas de Rodriguez, la gente los tarareaba y cantaban como llamados a la libertad en un país marcado por la opresión escandalosa de la población negra. Sus discos se habían vendido por cientos de miles de copias, las cuales a su vez habían sido reproducidas en miles de casetes. Se dice que Rodriguez en Sudáfrica era más famoso que los Rolling Stones, y más que Dylan, sin duda. Pero lo increíble de todo esto es que el propio Sixto no tenía ni idea de su celebridad sudafricana. Celebridad que, por cierto, al no saberse ya más nada del cantautor, se convirtió en leyenda o, más bien, en mito trágico, como suelen ser los mitos. Para los sudafricanos Sixto Rodríguez había muerto y, por supuesto, de manera violenta: se decía que durante un concierto sacó un revólver de su chaqueta y se metió un tiro en la sien o en la boca, cada uno tenía su versión. En otras leyendas se hablaba de alcoholismo, de desesperación y, por supuesto, siempre de suicidio. Nada menos. Versiones todas que no tenían nada que ver con la realidad ya que, mientras tanto, Sixto Rodríguez vivía en Detroit cerca de sus hijas, seguía siendo proletario, había hecho estudios superiores de filosofía, seguía leyendo buena literatura y llevaba a su progenitura a visitar exposiciones de grandes artistas. Y en sus momentos de soledad tocaba la guitarra y escribía versos que a veces se transformaban en canciones que sólo él conocía. Esta historia parece increíble pero es así: la realidad sobrepasa a la ficción.

Y ahora me vuelvo hacia mí mismo para decir por qué escribo sobre Sixto Rodriguez: cómo lo descubrí yo. Pues resulta que hace unos meses leí un artículo en el diario parisino Libération sobre un documental que acababa de estrenarse. El personaje del filme me intrigó desde ya y de inmediato fui a ver la película, la cual me cautivó. Resulta que ayer mismo (escribo esto el lunes 25 de febrero) le dieron a Searching for Sugar Man el Oscar al mejor documental, lo cual, al ser una excepción confirma una regla: los premios Oscar, por lo general, poco o nada tienen que  ver con el arte cinematográfico: son premios de la industria, con criterios industriales y objetivos industriales.  No obstante, este no es el caso del excelente documental del realizador sueco Malik Bendjelloul, premiado con anterioridad en el festival Sundance, tanto por el jurado como por el público. Resulta que este cineasta, hasta este momento completamente desconocido, hizo un viaje a Sudáfrica hace unos cinco años y conoció allá a Steve Segerman gran admirador de Rodriguez. Este le contó lo famoso que era el cantautor de origen mexicano y lo extraño de su desaparición, de su supuesto suicidio en público. ¿Estará realmente muerto o es pura leyenda lo que se cuenta?, se preguntó entonces Bendjelloul, y decidió investigar sobre el asunto al alimón con Segeman. Pero… ¿por dónde empezar?, se dijo, y de inmediato se respondió: lo mejor es seguir la huella del dinero, ya que alguien habrá recuperado los derechos por los cientos de miles de discos vendidos. Tanto en Sudáfrica como en Estados Unidos fueron, pues, a interrogar a quienes produjeron en esos dos lugares los álbumes antes mencionados. Al cabo de meses de trabajo de hormiguitas el resultado fue nulo. Nadie sabía nada o nadie quería decir nada sobre lo que sabía. Y quienes se habían llenado los bolsillos con las excelentes ventas de los discos Rodriguez en Sudáfrica (y también en Australia y Nueva Zelandia, pero eso el documental no lo dice) podían seguir durmiendo tranquilos. Luego (todavía no, pero después), se va a saber que el propio cantautor, que ignoraba todo sobre su éxito sudafricano, tampoco había recibido ni un dólar por sus canciones. Ya lo decía antes: nadie sabe para quién trabaja.

Ya Bendjelloul y Segeman estaban a punto de abandonar la investigación, vencidos por la interesada omerta de los productores discográficos, cuando al cineasta se le ocurrió leer con detenimiento las letras de las canciones de Rodriguez. De repente, en una de ellas descubrieron un nombre propio que les intrigó. Un nombre que yo, en este momento, no recuerdo. ¿Y eso qué es?, ¿a qué hace referencia? Se pusieron, pues, a consultar diccionarios, enciclopedias, obras de geografía. Y descubrieron entonces que ese nombre que ahora no recuerdo es el de una zona urbana de los alrededores de Detroit. De Detroit, sí, la ciudad natal de Rodriguez. ¡Eureka!, gritaron entonces como Arquímedes enloquecidos: habían encontrado un indicio, a partir de allí podrían tirar un hilo que los condujera al cantautor para saber si en verdad había muerto, como lo quería el mito, o si estaba vivo en algún lugar del mundo. Buscando pues a Rodriguez el músico y cantante, Bendjelloul y Segeman recurrieron a internet, esa pequeña maravilla de los tiempos modernos, y a través de un mensaje que lanzaron al mundo virtual dieron con un Rodriguez real, o más bien una Rodriguez, porque quien se puso en contacto con ellos era de sexo femenino. ¡Eureka!, debieron gritar aún más fuerte y más locos y Arquímedes que nunca cuando esa Rodriguez les dijo que era hija de otro Rodriguez, un Rodriguez cuyo nombre de pila es Sixto, el cual vivía allí cerca de su casa. Finalmente, habían dado con el paradero del misterioso cantautor desaparecido. Habían descubierto que estaba vivo, bien vivo, que seguía siendo obrero de construcción civil. Habían encontrado a Sixto Rodriguez y derribado así el mito trágico del artista suicida.

A través de las hijas, Bendjelloul y Segeman quisieron acercarse al cantautor-obrero. La tarea no fue fácil porque Sixto no quería saber nada de lo que era para él un pasado ya completamente enterrado.  Las hijas lo persuadieron, terminaron por convencerlo y, finalmente, el cineasta y el admirador lo pudieron encontrar en Detroit. Hablaron con él, intercambiaron ideas, aunque Rodriguez se mostró siempre parco, sin demasiados deseos de que la luz destruyera definitivamente la oscuridad en la que había elegido vivir. Pasaron unos meses, Bendjelloul y Segeman convencieron a un productor para que organizara una gira de Sixto por Sudáfrica. Grandes estadios con capacidad para miles de personas y muy pronto todas las entradas vendidas y un entusiasmo enorme por la gira del músico resucitado. Aunque también incredulidad: algunas personas pensaban que se trataba de una superchería, que se les estaba dando gato por liebre, que ese señor setentón de largos cabellos negros, piel cobriza y rostro mestizo no era ni más ni menos que un usurpador, una mentira. Una mentira más, en verdad. Recién cuando el público, que llenó los estadios, lo escuchó cantar los temas archiconocidos en Sudáfrica de sus únicos álbumes editados, se rindió a la evidencia: Sixto Rodríguez había resucitado. Sin embargo, de regreso a Detroit, cuando le contó a sus amigos y compañeros de trabajo su multitudinaria gira por Sudáfrica, tampoco le creyeron, más bien se pusieron a pensar que al buen Sixto le estaba fallando el coco y se mostraron preocupados, pues, por su salud mental. Felizmente, una de las hijas había grabado videos de los conciertos y al verlos, los amigos y colegas de Rodriguez comenzaron a creerle: su sencillo compañero de todos los días, el esforzado obrero de construcción civil, era en un lugar lejano del mundo una estrella comparable a Elvis Presley.

Desde entonces la vida de Sixto Rodriguez ha cambiado un poco pero no totalmente. Cuando no está de gira por Sudáfrica, Europa o Estados Unidos, vuelve a Detroit y a su trabajo humilde. El dinero ganado, que no parece interesarle mucho personalmente, lo entrega a sus hijas para que mejoren su vida cotidiana. Lo extraño es que la vida de los otros personajes ligados a la resurrección de Sixto se ha transformado más que la del propio resucitado. Segeman, que tenía un restaurante, dejó eso para poner una tienda de discos y lanzarse a la producción musical. Bendjelloul, que era un cineasta sin obra conocida, es ahora un documentalista famoso que  tiene un Oscar en su haber y varios premios más. Y lo que es más increíble aún, una de las hijas de Sixto se casó con un sudafricano y ahora vive entre su país de origen y el de su marido, con el hijo que han tenido juntos. El cantautor, mientras tanto, piensa que quizás podrá elaborar un tercer álbum con los versos y las notas que ha ido acumulando durante las tres décadas en que dejó de ser quien había sido efímeramente.

En donde se estrena Searching for Sugar Man seduce al público como me sedujo a mí en París y a mi amigo el escritor y periodista Luis Aceituno en Guatemala. En París, precisamente, empezó a proyectarse hace ya varias semanas en un humilde circuito de dos pequeñas salas y muy pronto batió el récord de público por sala, de tal forma que hoy puede vérsele en cinco cines. Por el resto de Francia se vienen distribuyendo cincuenta copias y por todas partes el público queda cautivado tanto por el documental (muy bien realizado) como por el propio Sixto Rodriguez. Hace unos días cenaba yo solo en un popular restaurantito oriental cuando llegó a mis oídos la conversación de mis vecinos de mesa. Era una pareja que estaba absolutamente cautivada por la historia de la película y durante todo el tiempo que estuve allí comiendo especulaban y elaboraban teorías para explicar por qué Sixto Rodriguez con sus dos excelentes álbumes fracasó rotundamente en Estados Unidos en los años setenta. Los estadounidenses no podían aceptar a un trovador con cara de mexicano y con ese apellido, Rodriguez, decía ella. ¿Y Joan Baez?, replicaba él, ¿no tiene también un apellido hispánico y es de origen mexicano? E igual se hizo famosa. Lo cual daba lugar a nuevas interrogantes y más especulaciones.  Mientras tanto, ya están anunciados dos nuevos grandes conciertos de Sixto Rodriguez en París y otros  en provincia, y como para los de París las entradas están desde ya agotadas, se ha programado un tercero en otro gran auditorio. Las reediciones de sus dos álbumes de los setenta se han vendido como pan caliente, como también el cedé con la banda musical de Searching for Sugar Man, en la cual se incluyen uno o dos temas inéditos.

Y ahora para terminar, veamos un poco qué dice Sixto Rodríguez sobre el documental que ha hecho su súbita fama, su filosofía de la vida, su visión del mundo de hoy y otras cosas por el estilo. Estos son algunos fragmentos de una entrevista realizada por el semanario francés L’Expressen diciembre de 2012.

“Malik ha hecho un trabajo muy bueno. Fue varias veces a Sudáfrica y vino cuatro veces a Detroit, una vez en febrero. En Un día de la vida de Ivan Denisovitch, Alexandre Soljenitsyne explica que el frío es como Dios: no se le puede ver pero se siente todo el tiempo su presencia. El frío de Detroit es tan intenso como el que describe Soljenitsyne. Es un frío amargo y si alguien logra soportarlo termina haciéndose más fuerte.”

“De los años setenta a ahora las cosas no han cambiado mucho. Seguimos teniendo las mismas dificultades. En Sudáfrica, en el mes de agosto, la policía masacró a mineros huelguista. Este otoño en Irlanda, una mujer murió porque los médicos no quisieron realizar un aborto, intervención que sigue estando prohibida por la ley. Por todas partes, siguen habiendo problemas. En los años setenta el tema de la píldora anticonceptiva y del aborto ya estaba en el centro de los debates. Y hoy el Papa sigue oponiéndose a los anticonceptivos.”

“Sé que pertenezco al siglo pasado, sin embargo me gusta considerarme contemporáneo. Muchos problemas no han sido solucionados. Yo soy un trabajador, un obrero, y en ese medio cuando algo se rompe se analiza qué ha pasado y se trata de repararlo. Desgraciadamente, la mentalidad de nuestra sociedad no puede repararse. Es un problema de los hombres, que dominan el mundo de la política. Creo que si más mujeres tuvieran acceso al poder se podrían por fin cambiar de verdad las cosas. Siempre digo que las mujeres son las depositarias de la cultura, creo que las mujeres son la cultura. Nos hablan todo el tiempo de las amenazas islámicas, pero quién habla de las que se encuentran al interior mismo de la república: los ricos no pagan sus impuestos, las empresas ponen a sus órdenes a miembros del Congreso. El escándalo de Enron es una demostración más de la corrupción. Esas organizaciones saben cómo hacer para que se aprueben leyes que las favorecen. Por ejemplo, en Michigan una capa freática ha sido manipulada para que pueda aprovecharse de ella una multinacional, la cual ahora les vende agua a los habitantes del lugar. Ahora algunos quieren incluso que los hospitales sean fuentes de beneficios. Yo lo que quiero es desmitificar la política. Soy un músico político.”

“Obtener mi maestría de filosofía me costó diez años pues trabajaba y solo después del trabajo podía ir a cursos en la universidad. Cuando se trabaja es difícil educarse. ¿Y qué es lo que aprendí? Siempre las grandes preguntas: ¿existe Dios?, ¿hay varios dioses?, ¿Dios va a volver? Y si volviera, ¿cuál de ellos sería? Según yo, no es posible encontrar respuestas definitivas a estas preguntas. Hay más bien que encontrar una respuesta que corresponda con uno mismo. Kierkegaard habla de una relación personal con Dios. ¿Y yo, creo verdaderamente en Dios? No sé. Pero sí sé que me gusta mucho Hemingway y que él en uno de sus libros le hace decir a uno de los personajes: no creo que haya una verdad sino varias verdades. Cada uno puede encontrar las cosas que lo ayuden a vivir.”

ARTÍCULO PUBLICADO EN LA REVISTA IMPRESA LIMA GRIS N°5

LAS PUEDES DESCARGAR AQUÍ https://www.limagris.com/descarga-la-revista-lima-gris-n5-con-solo-un-click/

Comentarios

J. Rosas Ribeyro. Escritor, poeta y periodista nacido en Lima, Perú, residente en París, Francia. Salió del Perú deportado por una dictadura militar. Sus obras han sido publicadas en Perú y México principalmente, pero también en España, Estados Unidos, Ecuador, Reino Unido y Francia. Tiene un doctorado de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París. Es miembro de la redacción de la revista francesa Espaces Latinos y colaborador de la revista literaria virtual latinoamericana El Hablador. Ha sido periodista y productor de programas culturales en Radio Francia Internacional. Ha realizado traducciones de: Jacques Roubaud, Boris Vian, Blaise Cendrars y otros autores en lengua francesa Libros publicados: Curriculum mortis , París, 1985, Ciudad del infierno, Lima, 1994, País sin nombre, Lima 2011, Todo es aluvión, México, 2012. Contemplaciones (apuntes de un sobreviviente), Lima, 2013.

Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público.

Cine

Comienza la 10ª edición del Festival de Cine Francés

Películas y cortometrajes para adultos y niños del 4 al 13 de mayo.

Published

on

Fotograma de la película Nocturama.

El Festival de Cine Francés inicia su 10ª edición presentando las mejores proyecciones francesas contemporáneas para el público peruano bajo la curaduría del cineasta David Duponchel. Este año, el evento presencial contará con diversas producciones de todos los géneros y para todas las edades desde el 4 al 13 de mayo.

Para esta edición la Alianza Francesa de Lima ha preparado un programa variado de diversas películas que serán proyectadas en su nueva sala de cine. Sin duda, un homenaje al séptimo arte destacando el género francés y presentando a nuevos directores franceses como Quentin Dupieux, Ludovic y Zoran Boukherma, Damien Manivel, Bertrand Mandico y Juliette Ducournau o hasta clásicos como Bertrand Bonello o Georges Franju.

El festival presentará películas categorizadas en cinco secciones de las cuales la institución francesa proyectará 17 proyecciones dentro de dos categorías para adultos y niños.

“Frantástico”: Cine fantástico

Una reivindicación a los monstruos dentro del cine fantástico y es que antes este tipo de personajes nos aterrorizaban sin embargo con el paso de los años y gracias a la domesticación por parte de la ficción postmoderna lo han convertido en parte de nuestra realidad.

Se presentarán clásicos como Los ojos sin rostro de Georges Franju o El planeta salvaje de Réné Laloux hasta Mandíbulas de Quentin Dupieux o Teddy de Ludovic y Zoran Boukherman. Además, En el bosque de Guilles Marchand, Solos de David Moreau y Nocturama de Bertrand Bonello.

Dentro de esta categoría se presentan los cortometrajes “Fantásticos” con ingreso libre de Ácido de Just Philippot, Expira de Magali Magistry, La noche de las bolsas de plástico de Gabriel Harel  y Osa de Nicolas Birkenstock.

¡Niños al cine!

La magia, animación y entretenimiento estarán dentro de la sección “Niños al cine”. Son 4 proyecciones de animación francesa premiadas en todo el mundo. De esta manera, se presentará el ganador del premio Cristal del festival de Annecy, El extraordinario viaje de Marona de Anca Damian (a partir de 7 años) en 2019. Asimismo, Josep de Aurel, elegida mejor película de animación europea en 2020 (a partir de 14 años), Pequeño vampiro de Joann Sfar (a partir de 6 años), también premiada en Annecy, y La famosa invasión de los osos en Sicilia de Lorenzo Mattoti (a partir de 8 años), seleccionada en la prestigiosa sección Un Certain Regard del Festival de Cannes en 2021.

Las películas estarán disponibles desde el 4 al 13 de mayo en la Alianza Francesa de Lima de Miraflores con entradas a la venta en Joinnus (S/12). Programación completa en la página de la institución: https://www.aflima.org.pe/cine.

Fotograma de la película “Mandíbulas”.
.

PROGRAMA

Miércoles 4 de mayo

6 p.m. Mandibules

Director: Quentin Dupieux

Duración: 1h 12

Género: Ficción, Comedia

País: Francia

Año: 2020

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

Jean-Gab y Manu, dos jóvenes ingenuos, encuentran una mosca gigante atrapada en el maletero de un coche y se proponen entrenarla para ganar dinero con ella. 

Jueves 5 de mayo

6 p.m. Courts métrages “frantastique” 1
Ingreso Libre

Acide

Director: Just Philippot

Duración: 18 min

Género: Ficción, Fantasía

País: Francia

Año: 2017

Modalidad Presencial

Una nube ominosa se ha formado en algún lugar del oeste. Está subiendo lentamente hacia el centro del país, arrojando a la gente a las carreteras. A medida que la nube avanza, el pánico aumenta. Esta nube es ácida.

Expire

Directora: Magali Magistry

Duración: 13 min

Género: Ficción, Fantasía

País: Francia

Año: 2017

Modalidad Presencial

Una niebla tóxica ha cubierto el planeta y obliga a la gente a vivir encerrada. Pero cuando tienes quince años, como Juliette, la vida real está fuera.

7 p.m. La planète sauvage 

Director: René Laloux

Duración: 1h 12

Género: Animación, Fantasía

País: Francia

Año: 1973

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

En el planeta Ygam, viven unos androides llamados los Draags. Crían pequeños seres humanos a los que llaman Oms. Pero un día, el joven Oms de Tiwa resulta ser más inteligente e iniciará una revuelta… Basado en la novela “Oms en série” de Stefan Wul (1957).

Viernes 6 de mayo

5 p.m. Petit vampire

Director: Joann Sfar

Duración: 1h 25

Género: Animación, Fantasía

País: Francia

Año: 2020

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

El pequeño vampiro vive en una casa encantada con una alegre banda de monstruos, pero él está aburrido… Han pasado 300 años desde que tenía 10 años, así que los barcos piratas y el cineclub no le divierten desde hace mucho tiempo. ¿Su sueño? Ir a la escuela y hacer amigos. Pero sus padres no lo ven así. El mundo exterior es demasiado peligroso. Acompañado por Fantomate, su fiel bulldog, el pequeño vampiro se escapa de la mansión, decidido a conocer a otros niños. 

7 p.m. Teddy

Director: Ludovic Boukherma, Zoran Boukherma

Duración: 1h 29

Género: Ficción

País: Francia

Año: 2020

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

En los Pirineos, un lobo despierta la ira de los aldeanos. Teddy, de 19 años, vive con su tío adoptivo y trabaja en un salón de masajes. Su novia Rebecca está a punto de graduarse en el instituto y tiene un brillante futuro por delante. Para ellos, es un verano cualquiera. Pero una noche de luna llena, Teddy es arañado por una bestia desconocida. En las semanas siguientes, se deja llevar por extraños impulsos animales… 

Sábado 7 de mayo

4 p.m. Josep

Director: Aurel

Duración: 1h 14

Género: Animación

País: Francia

Año: 2017

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

Febrero de 1939. Abrumado por la avalancha de republicanos que huyen de la dictadura de Franco, el gobierno francés opta por confinar a los españoles en campos de concentración.

Dos hombres separados por la alambrada se convertirán en amistad. Uno es policía, el otro dibujante. De Barcelona a Nueva York, la verdadera historia de Josep Bartolí, un luchador antifranquista y un artista excepcional.

6 p.m. Mandibules

Director: Quentin Dupieux

Duración: 1h 12

Género: Ficción, Comedia

País: Francia

Año: 2020

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

Jean-Gab y Manu, dos jóvenes ingenuos, encuentran una mosca gigante atrapada en el maletero de un coche y se proponen entrenarla para ganar dinero con ella. 

Martes 10 de mayo

5 p.m. Dans la forêt

Director: Guilles Marchand

Duración: 1h 43

Género: Ficción

País: Francia

Año: 2016

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

Tom y su hermano mayor, Benjamin, van a Suecia para reunirse con su padre durante las vacaciones de verano. Tom está preocupado por el reencuentro con este hombre extraño y solitario. El padre, en cambio, parece convencido de que Tom tiene el don de ver cosas que los demás no pueden. Cuando sugiere que vayan al norte a pasar unos días en una cabaña junto a un lago, los niños están encantados. Pero el lugar está muy aislado, en medio de un enorme bosque que exacerba los temores de Tom. Y cuanto más pasan los días, menos parece que el padre considere su regreso…

7 p.m. Seuls 

Director: David Moreau

Duración: 1h 30

Género: Ficción

País: Francia

Año: 2016

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

Leila, de 16 años, se levanta tarde como cualquier otra mañana. Excepto que hoy no hay nadie que la apure. ¿Dónde están sus padres? Se sube a su bicicleta y recorre su barrio vacío. Todos han desaparecido. Pensando que es la única superviviente de una catástrofe inexplicable, acaba conociendo a cuatro jóvenes: Dodji, Yvan, Camille y Terry. Juntos, intentan comprender lo que ha sucedido, aprender a sobrevivir en su mundo ahora hostil… ¿Pero están realmente solos? Adaptación del exitoso cómic de Fabien Vehlmann y Bruno Gazzotti.

Miércoles 11 de mayo 

5 p.m. L’extraordinaire voyage de Marona

Director: Anca Damian 

Duración: 1h 33

Género: Ficción, Animación

País: Francia

Año: 2019

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

Tras un accidente, Marona, una pequeña perra blanca y negra, recuerda a los diferentes amos que ha conocido y amado a lo largo de su vida. A través de su infalible empatía, su vida se convierte en una lección de amor. Una magnífica fábula llena de color e invenciones gráficas.

7 p.m. Nocturama

Director: Bertrand Bonello

Duración: 2h 10

Género: Ficción

País: Francia

Año: 2016

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

París, una mañana. Un puñado de jóvenes de distintas procedencias. Cada uno por su lado, comienzan un extraño ballet en el laberinto del metro y las calles de la capital. Parece que siguen un plan. Sus movimientos

son precisos, casi peligrosos. Convergen en el mismo punto, un departamento grandes almacenes”, justo cuando cierra sus puertas. La noche comienza.

Fotograma de la película “Las noches de las bolsas de plástico”.

Jueves 12 de mayo

5 p.m. La fameuse invasion des ours

Director: Lorenzo Mattoti

Duración: 1h 22

Género: Animación

País: Francia, Italia

Año: 2019

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

Todo comienza el día en que Tonio, el hijo del rey de los osos, es secuestrado por cazadores en las montañas de Sicilia… Aprovechando un duro invierno que amenaza a su pueblo con la hambruna, el rey Leonce decide invadir la llanura donde viven los hombres. Con la ayuda de su ejército y de un mago, consigue derrotarlos y finalmente encuentra a Tonio. Pero pronto se da cuenta de que los osos no están hechos para vivir en la tierra de los hombres… Basada en “La famosa invasión de los osos en Sicilia”, una novela infantil escrita por Dino Buzzati y publicada en 1945.

7 p.m. Les yeux sans visage

Director: Georges Franju

Duración: 1h 28

Género: Ficción

País: Francia

Año: 1959

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

El profesor Genessier, un reputado cirujano, quiere remodelar el rostro de su hija Christiane después de que ésta quede irreconocible tras un accidente de coche, pero para ello tiene que trasplantar piel de otras chicas que se parezcan a ella.

Viernes 13 de mayo

6 p.m. Courts métrages “frantastique” 2

Ingreso Libre

La nuit des sacs plastiques

Director: Gabriel Harel

Duración: 18 min

Género: Animación

País: Francia

Año: 2018

Modalidad Presencial

Agathe, de treinta y nueve años, sólo tiene una obsesión: tener un hijo. Va a reunirse con su ex, Marc-Antoine. Mientras intenta convencerle de que vuelvan a estar juntos, las bolsas de plástico cobran vida y atacan la ciudad.

Ourse

Director: Nicolas Birkenstock

Duración: 27 min

Género: Ficción

País: Francia

Año: 2021

Modalidad Presencial

Ourse se convierte en un sonámbulo y huye por la noche. Su madre intenta curarla de esta enfermedad. Pero no quiere curarse, decidido a entender a dónde la lleva su sueño. ¿Quiere escapar del curso de su propia vida?

7 p.m. Teddy

Director: Ludovic Boukherma, Zoran Boukherma

Duración: 1h 29

Género: Ficción

País: Francia

Año: 2020

Modalidad Presencial

Entradas en Joinnus

En los Pirineos, un lobo despierta la ira de los aldeanos. Teddy, de 19 años, vive con su tío adoptivo y trabaja en un salón de masajes. Su novia Rebecca está a punto de graduarse en el instituto y tiene un brillante futuro por delante. Para ellos, es un verano cualquiera. Pero una noche de luna llena, Teddy es arañado por una bestia desconocida. En las semanas siguientes, se deja llevar por extraños impulsos animales… 

ENLACES JOINNUS

◉ Mandíbulas: https://bit.ly/3K78K1p

◉ Cortos Fantásticos 1: https://bit.ly/3L7IOUH

◉ El Planeta Salvaje: https://bit.ly/3rKIGCY

◉ Pequeño Vampiro: https://bit.ly/3rKTf8U

◉ Teddy: https://bit.ly/3Mowxv9

◉ Josep: https://bit.ly/3k4fORP

◉ En el bosque: https://bit.ly/3K6fvjR

◉ Solos: https://bit.ly/3L8RQRb

◉ El Extraordinario Viaje De Marona: https://bit.ly/3EEb4M5

◉ Nocturama: https://bit.ly/36EhcaP

◉ La Famosa Invasión De Osos: https://bit.ly/3k5zp4c

◉ Los Ojos Sin Rostro: https://bit.ly/3xMAEwZ

◉ Cortometrajes Fantásticos 2: https://bit.ly/3ECKt2a

Comentarios
Continue Reading

Cine

Una dura crítica a la película peruana “Hasta que nos volvamos a encontrar” de Tondero

Published

on

Edwin Cavello y Luis Alfonso Morey conversaron sobre el cine peruano y la reciente película peruana “Hasta que nos volvamos a encontrar”, dirigido por Bruno Ascenzo y protagonizado por Maxi Iglesias y Stephanie Cayo.

“La película fue producida por Tondero, y como en todas sus producciones lo que más resalta es la mediocridad. El filme parece más una larga publicidad de cerveza cusqueña”, mencionó Edwin Cavello.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

“Sin descanso”, una película de terror que te mantendrá al borde del infarto

Este 24 de marzo llega a la cartelera peruana la película de terror más esperada del año.

Published

on

Una de cada tres personas sufre algún tipo de desórdenes del sueño, 95% de las personas que experimentan insomnio  por más de 18 días seguidos probablemente no sobrevivirán. Los que logran sobrevivir no necesitan doctores, necesitan sacerdotes.

Karla está desesperada por encontrar una cura  para una enfermedad llamada Insomnio Fatal  que afecta a su hermano Blake el cual  lleva más de 18 días sin dormir.  Ella acepta que Blake participe en un tratamiento experimental.  Ahora Blake esta poseído por Iddimu, un  demonio que en un momento de debilidad,  posee a  personas que están al borde de estar dormidas y despiertas por mucho tiempo y que sufren de Insomnio Fatal. Después de una serie de eventos aterradores que apuntan a lo sobrenatural, Karla llega a la conclusión que la única cura para salvar a Blake es realizar un exorcismo.

Sin descanso está basada en el caso más aterrador de Insomnio Fatal. Que se trata de una enfermedad hereditaria muy rara cuando  una persona se mantiene despierta, sin dormir, por más de 2 semanas seguidas. Esta enfermedad evoluciona de forma progresiva entre los 6 y 48 meses hasta dejar al paciente en estado de coma.

Estos pacientes sufren pérdida de peso, presentan dificultad para hablar, desarrollan fiebre, alteraciones de la visión, movimientos involuntarios, alucinaciones, ansiedad y procesos depresivos. Son en estos momentos de debilidad que algunos pacientes manifiestan  ser poseídos por un ente maligno.

Comentarios
Continue Reading

Cine

“Madres paralelas”, un fracaso panfletario de Almodóvar

Lee la columna de Gabriel Rimachi Sialer.

Published

on

“Madres paralelas” debe ser una de esas cintas que necesita de toda una campaña mediática para justificar sus tremendos errores. Un guion pobrísimo que termina desarmándose tan solo a mitad de película, tres historias que no terminan de despegar, un forzado arqueólogo cuyo papel casi ni se entiende de lo puro impostado en la historia, una Penélope Cruz envuelta en el absurdo más absurdo de los guiones, entregada a las manos de algún guionista activista que terminó por convertir esta cinta en el mamarracho de la temporada, cosa muy extraña, siendo Almodóvar un director con la suficiente experiencia como para entregar un bodrio de este calibre.

Cuando te gana el activismo y la corrección política, cuando te ciega la moda de querer satisfacer a todos perjudicando tu propio trabajo, entregas “Mujeres paralelas” al público. Una película panfletaria que busca quedar bien con todo el mundo y de la que solo se salva la paleta de colores.

El papel de Milena Smit, que empieza bien, termina desarmándose luego de que se entera de que su bebé muerto era en realidad el bebé de Penélope, y el bebé que esta tiene pues… sí, ya se imaginan lo delirante de la situación (y eso sucede apenas en la primera media hora). Y luego la completamente innecesaria relación lésbica entre ambas, innecesaria y absurda porque no resulta importante para la historia, porque no aporta absolutamente nada a ella, porque si la quitan pues no pasa nada y todo sigue igual: una cuota más para cumplir.

Y ya la escena final es un performance de esas donde solo faltaron las batucadas. Tan malo es el final que han tenido que escribirse artículos periodísticos para “explicarlos”. En fin, una cinta muy mala, una decepción esta entrega de Almodóvar, y una muestra de que cuando el arte se somete a las voluntades de las minorías, termina traicionándose a sí misma. Y eso es una pena que afecta tanto al arte como a quienes solemos apreciarlo en cualquiera de sus manifestaciones.

Ojalá vuelva pronto el gran Almodóvar que todos conocemos y disfrutamos. Ojalá sea pronto.

Comentarios
Continue Reading

Cine

Estreno nacional de la película “Sin Escape”

Este 17 de febrero llega a la cartelera peruana “Sin Escape” una película de terror que te sorprenderá

Published

on

Esta es la historia de Cole,  un famoso influencer que cuenta con millones de seguidores en su canal llamado “Escape Vida Real”. A menudo hace videos en vivo y publica fotos y videos extremos en sus redes sociales. Junto a sus amigos viaja a la ciudad de Moscú para participar en un cuarto de escape (ESCAPE ROOM) sin saber que sería la experiencia más extrema y escalofriante nunca vista EN VIVO a través de su canal. A medida que la línea entre la vida real y las redes sociales se pierde, Cole y sus amigos deberán luchar para escapar y sobrevivir. ¿Cuántos Likes vale tu vida?

Los cuartos de escape (Escape Room) han ganado mucha popularidad en los últimos años y su influencia en la cultura popular ha permeado hasta el cine de horror. Dentro de las películas que se han realizado sobre este tema, “Escape Room” es quizás la más famosa. Ahora llega a nuestras salas SIN ESCAPE una película del director de ESCAPE ROOM,  inspirada en EL JUEGO DEL MIEDO ( SAW ) y HOSTEL.

En las redes sociales hay seguidores de canales de comida o de música, pero también los hay de canales en donde se publican horrorosas torturas y videos sádicos. SIN ESCAPE es una cinta que muestra los horrores sin límites que conllevan las modas más famosas de la actualidad y la influencia de la redes en nuestras vidas.

Trailer

Comentarios
Continue Reading

Cine

La telenovela errante, “un cuadro pictórico de Chile”

Lee la crítica de cine de Rosa Cáceres.

Published

on

Por Rosa Cáceres

Pareciera que Raúl Ruiz nos hace chistes incluso después de muerto. Aparece con nuevos escritos, poemas, entrevistas, se redescubren filmaciones olvidadas, polvorientos registros guardados y encontrados por casualidad en donde el fantasma de Ruiz nos ha señalado un mapa misterioso para redescubrir.

Grabada en los 90’s y estrenada en 2018, La telenovela errante marca el comienzo del retorno a Chile, el realizador nos abre un nuevo enigma a resolver, “no hay futuro”. Esta temática será transversal en sus películas, retomándola en El tiempo recobrado (1998), obra que habla acerca de la vida y la obra del escritor Marcel Proust.

Una vez la dictadura culminó, Ruiz vuelve a filmar después de 20 años a modo de rito una película fallida, olvidada en la Cineteca Nacional y redescubierta casualmente. Ya fallecido el realizador, la noticia llega a Valeria Sarmiento, su viuda, y con ésta la posibilidad de entrever en esta obra los enigmas del fantasma.

“Supimos que estaban depositadas en la Cinemateca de Santiago las seis o siete bobinas de La telenovela errante y empezamos a buscar el material. Supimos que el sonido estaría en la Universidad de Duke por una copia de trabajo y fue gracias a (la productora) Poetastros que se consiguió el presupuesto y pidió el dinero para poder terminarla”, comentó Sarmiento en una entrevista.

La película toma el género de la telenovela para satirizar al pueblo chileno, como diciendo “no alcanza para película, solo para telenovela” y este es un pretexto para hablar del lenguaje flotante, incoherente, de palabras mal pronunciadas, en un castellano ambiguo mezclado con mapudungun. Algo similar había planteado en Diálogos de exiliados (1975), película que fue duramente criticada e incluso censurada por los mismos actores por no entregar la imagen-país correcta de Chile.

Siempre hay algo mordaz en Ruiz, una especie de amor-odio con Chile, una suerte de contradicción en donde continuamente el humor es su cortina de humo para dejar la crítica ácida con un final abierto.

En palabras del director: “Se estructura en base a la presunción: la realidad chilena no existe, más bien es un conjunto de teleseries. Son cuatro provincias audiovisuales y se respira la guerra entre los bandos. Los problemas políticos y económicos están disueltos en una jalea ficcional dividida en capítulos vespertinos. Toda la realidad chilena está tratada desde el punto de vista de la Telenovela y cumple la función de filtro revelador de esta misma realidad”.

El sacar la vuelta en algún bar y hablar de cualquier cosa es un gozo, que el chileno disfruta en demasía, sin ningún provecho más que quemar el presente en sí, perderse en el tiempo, y ocultar ser considerado flojo. Lejos de ser un rasgo negativo, vemos claramente que el realizador lo destaca y que él mismo constantemente acechaba los bares cada vez que venía de visita.

Todos los personajes van a hacer cosas importantes o trámites pero son detenidos por algún ser que se los lleva hacia ese presente para ubicarse en un momento sin tiempo. Ruiz lo expone como una contradicción interna de la apariencia y el doble estándar de la sociedad chilensis. “Ni chicha ni limoná…”

La modernidad instala el sentido del tiempo, el pasado es siempre precario en relación al futuro ya que este último es el objetvo final. Todo debe tener una mirada hacia ese lugar ficticio y absolutamente inalcanzable, idealizado, en donde todo va a ser mejor; ahorramos para mañana, sacrificamos para el mañana, etc. Lamentablemente ese mañana escasamente llega y si llega ya no existimos.

Este paradigma de pensamiento que no acaecía en la antigüedad ni por supuesto en nuestros indígenas, trastocó el tiempo y actualmente está amplificada por la tecnología virtual.

La idea aristotélica de presentación-conflicto y desenlace, de la cual el cine gringo se jacta mira hacia el futuro. Pareciera que Ruiz presenta verdaderas fórmulas para desenmascarar la estructura cinematográfica del momento, en este caso la nula creencia en el futuro como ideal de progreso, en vez de eso toma el presente y genera una detención rizomática en donde los personajes están desnudos con sus deseos.

En una entrevista a la Revista Paula en 1998 Ruiz señala que cada vez que vuelve ve un país semejante al cuadro del Bosco: “Son personajes que van al purgatorio o al infierno y esa antesala es un bar”.

La errancia de los personajes es algo que Ruiz destaca, es más la errancia errática, por decirlo así, es parte de la coreografía. Chile venía saliendo de uan cruenta dictadura y los personajes se fagocitan, se asesinan y vuelven a vivir, en otro capítulo de la teleserie. Ruiz, en este sentido, es el espectador de un trauma colectivo que es invisible para la mayoría.

“Con el sistema económico Chile se ha convertido en un país de fantasmas, irreconocible -advertía-, a veces me perturba y vuelve a ponerse borroso, solo veo claro que es como una taberna a la que uno acude a tomarse la última cerveza antes de irse, sin boleto de regreso y, definitivamente, al mismísimo infierno”.

Película

Comentarios
Continue Reading

Cine

La felicidad, de Agnès Varda (1965)

Lee la crítica de la semana de Mario Castro Cobos.

Published

on

Agnès Varda me hace sentir la felicidad como un extraño (diabólico) equilibrio de fuerzas. Pinta una situación armónica, ideal, y la pone a prueba, nos muestra cómo se destruye, y nos muestra algo más, su reconstitución, parece cruel pero ‘es normal’, la familia se reconstituye; en efecto, la ecuación fría de la película (‘la vida es así’) muestra que uno de los lados del triángulo era una pieza intercambiable. O una pieza que sobraba. Ni más ni menos. Y no hay odio, deseo de hacer mal, pues ‘todo es amor’. La culpa no existe para el que no la siente.

La felicidad es danzar olvidándolos, o sin darse cuenta, sobre los cadáveres de los infelices que se quedaron regados por el camino. Sus restos, abono para frutos sabrosos. Las pasiones que nos hacen sentir más vivos pueden a su vez destruirnos. La solidez del amor está solemnemente pegada con babas. Si me solazo con la retórica. Dónde está la felicidad. Cómo la alcanzas o cómo dejas que te encuentre. Estás listo para ser feliz. Que no te importe lo que sienten los demás será una condición previa. El deseo es sociópata.

Para él nada es más fácil que ser feliz. Las ventajas del macho son evidentes en esta trama. La felicidad, una película sorprendente, me recuerda a La regla del juego, de Jean Renoir. Esa sabiduría exquisita de los franceses para mostrar con inaudita elegancia las contradicciones más salvajes. Y qué película la de Varda. Qué ritmo tan tranquilo. Qué armonía de colores. La propia película parece ser feliz. El deseo es tan egoísta -y no importa que su cara sea de lo más amable- que aterra.

Los dioses se entretienen viendo cómo tratamos de no hundirnos. O cómo nos hundimos. Hormigas en el agua. Polillas dándose contra un foco. La felicidad, o cómo no estamos preparados para ciertos encuentros o dolorosas revelaciones. La película de Varda tiene un fondo entre irónico y siniestro. -Tal vez se le pasa la mano con su falsa inocencia-. O tal vez duele eso que algún filósofo francés llamaba, para caracterizar el problema del amor, ‘la asimetría del deseo’.

Película

Comentarios
Continue Reading

Cine

“No mires arriba”, muchas estrellas para una película sin mayores brillos

Una película aburrida y llena de clichés.

Published

on

Una de las cintas más esperadas de la época navideña en Netflix, que no estuvo a la altura de las expectativas. Dos astrónomos descubren un meteoro de 10 kilómetros de diámetro que chocará con la Tierra, provocando la extinción de la especie humana, así que deciden avisar al gobierno de los Estados Unidos para que, como en “Armagedón”, manden a Hellboy a colocar bombas nucleares en el meteoro y así desviar su trayectoria.

Hasta acá no es nada que no hayamos visto ya en tantas otras cintas con meteoros que amenazan al planeta cada domingo a las 12 después de la misa: el fin del mundo llegaba con forma de un volcán en Los Ángeles; otro meteoro gigante en “2012”; el fin de los tiempos con Elijah Wood corriendo colina arriba con el adolescente amor de su vida; una pandemia recorriendo el planeta como un mal viento; etc. Y entonces todos los personajes que desfilan en esta película llena de estrellas —de ahí la enorme expectativa— se convierten en clichés que ya hemos visto antes en cintas con muchísimo menos presupuesto y bastante pantalla verde.

¿Qué la hace entonces interesante para algunos y tan aburrida para otros? Puedo ensayar una respuesta desde mi punto de vista: a mí me pareció una película aburrida hasta el hartazgo porque para mí —al menos— no es nuevo el tema de la hiper dependencia digital en los jóvenes y esa necesidad enfermiza de registrarlo todo en sus redes sociales (lo he visto en las revistas donde he trabajado, en medios poblados de “influencers”, en series populares como “Emily en París” donde el Instagram registra todo por un like que al final se monetiza, o en mis propias redes sociales llenas de personajes cuyos likes son estratosféricos y mientras menos ropas tengan encima, más estratosféricos aún; y todavía podría decir que en mis propios post donde pongo algún plato de comida, porque si pongo un libro a las justas merece cierta atención), y lo he visto también en épocas electorales, donde los políticos manejan estupendamente bien las taras y falencias de una generación esclava de lo digital y de la gigantesca necesidad de aprobación ajena. Y también en cierta prensa que te vende noticias de gatitos y perritos en medio de asesinatos y convulsiones políticas, que es la prensa que aparece en “No mires arriba”, una donde todo tiene que tener un final feliz porque eso genera tráfico y vistas.

Entonces tal vez esta cinta no sea para público en general sino que esté dirigida a aquellas personas que —en un incomprensible asombro en medio del mundo que habitamos— descubren por primera vez que vivimos en un planeta dependiente de las redes sociales y consideran por ello a esta cinta como una “genial sátira política” o una “estupenda crítica social”. Tiene sus momentos, es cierto, como aquel donde los defensores del planeta organizan un concierto ¿les suena conocido? para “concientizar” al otro bando: los que no creen en el meteoro porque desde el poder les han venido diciendo que no miren arriba, que todo es un invento, que no hay nada que temer: hasta que alguien levanta la mirada y ve el brillante círculo surcando la noche en que el mundo se irá a la quinta paila del infierno ¿no es esto también archiconocido y ya lo vimos en “Día de la Independencia” donde la gente saltaba en una azotea agitando sus manitos hasta que los marcianos los convierten en polvo cósmico con un láser?

Y así, la escena poscréditos da para un último colerón pero supongo que ya la verán, tiene su no sé tú. Pero ahí nomás, no ha sido, en todo caso, la película que yo esperaba, ni siquiera resulta “divertida”, mucho menos “hilarante” como he leído por ahí, aunque tiene sus momentos, claro que sí (y Meryl Streep se lleva todos los aplausos). Un hashtag no cambia nada: entiéndelo de una vez.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending