Connect with us

Actualidad

Gerardo Chávez: “Bellas Artes fue una especie de palacio donde uno iba a divertirse”

Published

on

Fotos Jorge Fernández

El artista Gerardo Chávez es uno de los egresados de la mítica promoción de oro de 1959 de la Escuela Nacional de Bellas Artes del Perú. Su rápida partida hacia Europa luego de terminar sus estudios, y su prolongada estancia en aquel continente impulsaron su carrera vertiginosamente.

Gerardo Chávez acaba de cumplir 80 años de intensa vida, y lo celebra a lo grande frente a sus pinturas y rodeado de sus admiradores. Charlamos con él sobre el terruño, su querido hermano Ángel, la escuela de Bellas Artes, su paso por la cocina, los museos que construyó, los críticos, las mujeres; y su inacabable obra.

 

Tu madre murió cuando eras muy niño ¿Qué recuerdos?

Eso fue muy intenso. Es extraordinaria la memoria que yo guardo de esa infancia cuando tenía 5 años. Yo vi a mi madre echada en su cama con esas perillas de bronce; ella cantaba y lloraba al mismo tiempo una canción muy triste. Fue curioso, porque esa canción se me reveló mucho tiempo después en una travesía en barco; y cuando estuve en la popa, me hizo llorar más que el océano; ese tema triste se llama Mi partida. Según cuenta mi hermana, yo le dije a mi madre en ese momento ¿por qué lloras cholita? y ella solamente atinó a tocarme la cabeza porque ya estaba de despedida. A los pocos días vi desfilar una serie de coronas, y respiré ese olor de las flores de despedida; pero yo me sentía como el dueño del circo, y no dejaba entrar a los niños de mi edad a la casa porque la función… era una situación muy extraña.

Luego tu padre rehízo su vida, y tuviste la figura de la madrasta que no te dio mucho cariño

Esa señora fue muy dura; y después traté de comprender por qué; fue porque ella había tenido un hijo con mi padre que también se llamaba Gerardo. Ese medio hermano se ahogó y murió; entonces, en la casa se creó una situación dramática. Esa señora si bien fue muy dura conmigo; logró que esa dureza hiciera una grandeza interna en mí, y enriqueció tal vez lo que yo hago como artista. Yo creo que esa señora nunca perdonó que yo me llame Gerardo, y por eso llevé una vida muy dura con ella.

¿Qué representa Paiján para ti; acaso el terruño, o las carencias?

Todo eso en realidad. Y yo cito a Paiján como el huerto frutal de mi niñez; allí aprendí a trabajar, a dibujar, y aprendí una serie de cosas que me han hecho crecer interiormente.

Creo que es importante hablar de tu mentor; me refiero a tu hermano Ángel Chávez. No hay nadie que no diga que fue extraordinario y único como artista

Lo que acabas de decir es así; inclusive yo haría más cosas por él. Hablar de Ángel siempre llega a ser muy poco; y creo que llegará el momento que en Perú se tendrá que reconocer a ese personaje y artista innato que produjo a alguien como yo; porque yo también soy producto de Ángel, fíjate tú.

Sin embargo, se habla muy poco de su obra

Si eso se diera, yo creo que sería un salto muy curioso en la artes. Él se pasó del arte indigenista, al abstracto; y tuvo una influencia totalmente europea y americana que no dejó ver el tránsito. En este caso mi hermano estaba jugando y pintando. Él hacia el post-indigenismo, porque fue uno de los primeros que rompió con el indigenismo, para luego pasar al tema costumbrista, y a lo que el país necesitaba. Él se inspiró también en la pintura mexicana, porque en ese entonces México nos llevaba una cierta ventaja, y procuró informarse más para poder avanzar en la evolución de su arte. Ángel Chávez aún no tiene su lugar a pesar de haber sido un gran artista, y un gran ser humano. Él fue un superdotado, y querido por todos, incluso por sus enemigos.

Pero queremos saber más anécdotas de la intimidad de dos hermanos

Tú sabes que Ángel vivía en Lima y yo en Paiján; él me llevaba 9 años, y mi edad menor me permitió ser el hijo de Ángel. Un día cuando leí el diario Última Hora se hablaba de él como uno de los cuatro grandes del pincel; ahí estaba su foto, y me dije: —yo quiero ser como él—; entonces salí de Paiján e hice todo lo posible para emigrar a Lima. En ese lapso murió mi madrasta y el viejo entró en un caos terrible; entonces yo aproveché eso y hui a Trujillo para concluir mis estudios.  Luego a los 14 años me vine a Lima al encuentro con mi hermano que ya era un pintor conocido; y cuando le dije que también quería ser pintor, me respondió: —Hermanito, esto de la pintura es muy duro— justo él acababa de casarse, y su compromiso era con su mujer, y saber buscar los chibilines. Luego él vio mis condiciones para pintar, y en una oportunidad me puso un torito de Pucará, y lo pinté; pero me dijo: —No hermanito, yo te voy a apoyar para que seas arquitecto—; le respondí que sí quería ser arquitecto, pero que también quería ser como él; porque yo veía que era un monstruo con el pincel y hacía cosas maravillosas, hacía unas copias realistas de Velásquez, y de Goya. Todo andaba bien, y había un buen acercamiento; pero, yo definitivamente sabía que jamás iba a tener la décima parte del talento de Ángel Chávez. Verdaderamente yo era la sombra de él, y eso iba a ser terrible.

¿Y hasta el día de hoy respetas eso?

Con mucho amor. Ángel es uno de los pocos artistas peruanos que ha elaborado muy bien el color, y la pigmentación de su obra. Él era verdaderamente un gran pintor.

Es curioso oír decir al propio Gerardo Chávez: “Yo no he podido hacer lo que hizo mi hermano Ángel” ¿Lo ratificas?

Sí claro. Si hay una condición que creo tener, es reconocer los valores de los otros; y eso me ha ayudado a trabajar mi generosidad y sencillez. Yo creo que el artista debe mantener esa especie de luz interna que es la humildad, la sencillez; y todo lo que uno entrega finalmente.

Sorprendentemente hoy su obra está algo barata

No es que sea barata; porque simplemente no se le ha dado el lugar debido. Ángel vendió mucha obra; él se había sobrepasado como artista. Era un virtuoso, y el  virtuosismo no siempre es bueno, porque a veces nos traiciona, y es como un cuchillo. Él tenía una máquina fotográfica en la mano; te hacia un dibujo en 5 minutos, y eso era admirable; por eso yo decía que nunca iba a ser como mi hermano.

Pero tú fuiste más rebelde

Sí; yo era rebelde porque quería hacer lo mismo que él, y no podía; entonces, había que rendirse un poco ante la realidad, y por eso quise estudiar en Bellas Artes. Él había dejado un camino muy señalado en la escuela, porque también había protestado por las cosas injustas que pasaban.

¿Qué pasó en la escuela de Bellas Artes?

Cuando llegué a la escuela todos me señalaban, y decían: ese es el hermano de Ángel Chávez; por eso hice que llamen a mi hermana que era como mi madre, para que viniera de Trujillo y hablara con el director Germán Suárez Vértiz. Luego me admitieron; y en el primer año conseguí beca porque saqué 20 de nota.

¿Y te costeabas con otros trabajos?

Yo he sido pintor de casas, y también trabajaba pintando cruces; todo eso fue una aventura muy rica.

Entonces llegaste a ser un pintor de brocha gorda

Por supuesto, de brocha gorda; pero no era muy bueno para eso, porque me mandaban a hacer algo muy difícil que era pintar los fierros de las ventanas; era algo terrible; son cosas que las puedes contar ahora.

Háblanos del grupo de tus amigos en la escuela

Nosotros gozábamos de un temperamento muy alegre. Bellas Artes fue una especie de palacio donde uno iba a divertirse; donde los profesores no eran verdaderamente profesores; porque ahí los verdaderos profesores eran los compañeros de clase; porque cada uno tenía su manera de decir las cosas, y entonces uno terminaba copiándolos. Había mucha fuerza que se creaba en el ambiente.

De la llamada promoción de Oro que tú egresaste, no todos eran muy amigos, ¿puedes revelarnos con quiénes andabas más?

Bueno, con Tilsa, con Basurco, Pantoja, y el cholo Delfín que a veces se aparecía; porque él era de la generación de mi hermano Ángel; yo creo que él estudiaba un año, y luego dejaba de estudiar 3 años; y al final lo alcanzábamos. Delfín era uno de esos que no querían pasar de año.

Y qué tal era el japonesito Shinki?

A Venancio lo conocí cuando dibujaba en las noches; era muy serio, y correcto. Después lo perdí de vista porque me fui a Europa.

Dicen que el palomilla del grupo era Galdos Rivas

Galdos era un tipo que tenía su palomillada; pero era diferente, no era el loco espontaneo; él era el que ponía sobrenombres. Por ejemplo me decía: —oye loco ¿has visto al inmortal?— El inmortal era un tal Denegri que era un cojito que tenía la pierna estirada, porque simplemente ya no podía “estirar la pata” (risas). Después, a otro pintor colega le puso: “Peón de ajedrez” porque caminaba de frente y comía de costado; porque tenía la boca un poco torcida. No menciono su nombre porque ese colega por ahí anda todavía.

¿Y Tilsa Tsuchiya?

Tilsa era muy frágil y fumaba demasiado, porque prendía un cigarro tras otro. Ella tenía una gran fragilidad, y como andaba enamorada de Basurco, se formaba un grupito de 4 personas, porque yo también tenía mi enamoradita que luego se casó. Esa tristeza fue uno de los motivos por los que decidí viajar a Europa.

Cuando egresaste de la escuela de Bellas Artes el director era Juan Manuel Ugarte Eléspuru ¿Qué roces tuviste con él?     

Claro. Él a mí me quería mucho, y recuerdo perfectamente que me llamó y me dijo que yo tenía que ser el presidente del centro federado. Le advertí que conmigo iba a tener problemas porque iba a reclamar a la escuela muchas cosas que faltaban a los estudiantes. Entonces me gritó y me reclamó que yo también era otro revolucionario, y que si era muy revolucionario ¿por qué no renunciaba a mi beca? y le respondí que yo dejaría mi beca con la condición de que me deje terminar como un egresado de Bellas Artes; y como estaba en quinto año y además muy bien en mis notas, él hizo que me pasen y me tomen un examen con los de 8vo año; pero habían algunos profesores que no estaban de acuerdo conmigo y me flagelaron con la nota, y me bajaron a 19; pero el resto alcanzó la nota 20, y tampoco estuvieron de acuerdo con que a mí me hayan promovido del 5to, al 8vo año. En ese momento yo me sentía un genio, y me propuse que algún día les iba a probar que era un triunfador. Eso me dio la rebeldía que me permitió a los 22 años tomar un barco con Tilsa y Basurco, aunque ellos estaban becados. Yo fui apenas con 50 dólares, y cuando llegamos a Italia recorrimos el Vesubio; luego en Florencia vimos de todo en pocas horas; y antes de que llegue el tren para seguir hasta Paris, yo decidí repentinamente quedarme en Florencia, y ellos se quedaron muy tristes porque no tenían un medio. Basurco me dijo que no tenía ni  para el taxi, y Tilsa también se encogió de hombros. Y de los 30 dólares que me quedaban, tuve que repartirlo entre los tres; y cada uno se quedó con 10 dólares.

En aquella época hiciste una exposición en Roma que fue muy fructífera en términos comerciales

Así es. Eso fue porque entré en simpatía con la secretaria de la galería Sixtina, que por cierto, era una hermosa niña como para enamorarse; pero yo no tenía un medio, ni para invitarle un café. El asunto es que un día ella me llamó y me dijo que había una persona que quería comprar toda la obra de la exposición; pero ella no quería que el dueño de la galería se entere; y así lo hicimos, y vendí todo. El comprador era un productor de cine norteamericano Jean Negulesco; él dirigió en el cine a Marilyn Monroe. Y el día que lo visité a su casa para llevarle mis cuadros, ahí estaba Anthony Quinn tomando wiski con Kirk Douglas; inmediatamente Negulesco me pagó con un paquete de billetes; eran 3 mil dólares. Prácticamente ese fue el primer dinero masivo que vi en mi vida.

Pero el dinero pronto se acabó

El tiempo pasó, y yo me había gastado esos dólares; además tenía una chica encinta que es la madre de mi primer hijo Daniel. Otra vez estaba perdido porque no tenía dinero, y me dio esa caída del alma como decía Vallejo; y en eso llamaron por teléfono de la galería donde yo exponía dos cuadritos pequeños, y me dijeron: —Chávez aquí está un personaje muy conocido de América latina que le ha gustado tus pinturas—; y cuando fui a la galería él ya no estaba. Al día siguiente fui al hotel donde se hospedaba aquel señor en Roma, pero ¿cómo adivinar que se trataba de este personaje chileno Roberto Matta? de tanto éxito en ese momento; y cuando vi bajar a un señor vestido con sombrero a lo inglés, le pregunté si él era el señor Matta, me dijo que sí, y entonces me presenté. Luego conversamos mucho, y me preguntó si había leído Los cantos de Maldoror del Conde de Lautréaumont; le respondí que no; —de América latina salimos analfabetos— me dijo entonces, tienes que venirte a París porque allá hay buenos libros, y tendrás que cambiar el espagueti, por los libros.

Aún eras muy joven ¿llegaste a conocer a los exponentes del surrealismo en París?

Yo llegué tarde, porque el movimiento surrealista casi no existía; pero por algunas amistades André Breton todavía se reunía con algunos artistas jóvenes por las noches una vez por semana, y entonces decidí ir a verlo. Y cuando me acerqué a ese café ubicado por Les halles en Châtelet, a ese señor se le veía muy importante y estaba rodeado de otros artistas. Yo sentía terror porque aún no sabía hablar francés, entonces, me propuse preparar un libro ilustrado que hasta el día de hoy lo tengo en mis manos de los Cantos de Maldoror. Y justo cuando terminé de ilustrar el libro con lápices de color, André Breton se murió. Antes yo no podía acercármele sin algo en la mano que pudiera ofrecerle; eso hubiera sido una experiencia maravillosa.

¿Fue realmente estrecha tu amistad con Roberto Matta?

Bueno, había una cierta distancia por la diferencia de edades; pero él jugaba conmigo; y no solamente me ilustraba y me daba ejemplos, porque me tenía como un hijo, y admiraba mi obra y mi carácter.

Wilfredo Lam te decía Chavico ¿Cómo fue tu relación con él?

También muy linda. Yo lo conocí en París en mayo del 68 en plena revuelta; fue en una reunión donde hablábamos de las mujeres cubanas. Él había tenido un amigo no recuerdo si cusqueño o puneño que apellidaba como yo. En Cuba la expresión Chávez termina en Chavico. Y cuando el tiempo pasó, allá por el año 80, Lam estaba en silla de ruedas y me pidió que le prepare un cebiche; y se lo preparé.

Entonces, ¿también te metes a la cocina?

¡Oye sí, hombre! porque la necesidad nos enseña a ser cocineros. Yo preparo el arroz con cabrito; pero me gusta mucho la Causa en lapa con caballa, aunque no la preparo porque es muy laboriosa.

Tú siempre le rendiste tributo a la mujer

Bueno sí. Comenzando desde mi madre; porque yo le tengo un gran amor a mi madre. La mujer ha sido muy considerada en mi vida, por esa razón de aspecto fuerte y frágil al mismo tiempo. Mi madre me dejó esa imagen; creo que ella en alguna parte siempre estará pendiente de mí; y sé que hasta hoy me acompaña. Tal vez, eso es lo que me ha ayudado a llamar a las mujeres en el mundo, y enredarme en esas cosas del amor; a tal punto que no sé si yo amo. Ahora estoy bastante estable con mi mujer, porque tengo más de 30 años con ella. Pero sí, le tengo una gran pasión a la mujer; sobre todo a su belleza, y a su don de parir.

¿Es necesario tener la influencia occidental europea en la pintura?

No es la influencia lo que uno busca. Uno busca aprender más, y ver más. Después de la 2da Guerra mundial se aprendieron muchas cosas como sistema de vida; los museos quedaron destrozados, y por todo ese amor por el arte, los Estados europeos estaban reconstruyendo sus países; y uno aprendía; era tan rica la manera de ver, que tenías memoria para tu país; por eso yo nunca dejé de ser peruano.

¿En serio nunca te olvidaste de tu país?

Yo antes veía a mi país desde lejos; pero ahora estoy acá, porque siempre tuve en mi corazón a mi Perú, con todas las dificultades que hay. Además, es muy raro ver a un peruano que ha vivido más de 50 años fuera de su país (como es mi caso) y que nunca se haya legalizado francés. Porque siempre he sido peruano.

Pero en el circuito del arte como que te ven muy europeizado, y una persona inalcanzable que ha perdido sus orígenes.

Yo no creo haber perdido mis orígenes de norteño; soy amante del cabrito por ejemplo.

Hay algo que hay que reconocer de tu labor, porque en Perú no están claras las políticas culturales de parte del Estado. Me refiero a los dos museos importantes que hiciste en Trujillo con tu propio dinero.

Allí en nada se mojó el Estado; en nada. No he dejado de ser peruano a pesar que me fui con mucho rencor del Perú; pero fue un rencor prefabricado para no sentir nostalgia inmediata, y así querer regresar. Con el tiempo aprendí a traer cosas a Trujillo; pues, antes de hacer el Museo de Arte Moderno, traje dos bienales de arte en el año 83 y 85. Yo siempre he acompañado mi vida con obras de otros artistas; también he sido coleccionista de la belleza. Por ejemplo, cuando veía un pintor como Venancio que tiene una obra fuera de serie, se la pedía para mi museo; y así, pasó con las de Matta, Klein, y Giacometti.

En esa época en Lima había un debate entre los artistas locales sobre el nombre que llevaría el actual MAC de Barranco

Yo en eso sí tuve mucho que ver. Habían pasado como 3 meses desde la primera idea que se publicó en El Comercio sobre el nombre que le pondrían al nuevo museo, y ningún artista protestaba aún de esa idea de llamarle al museo Fernando de Szyszlo; porque un museo de arte contemporáneo no puede llevar el nombre de un artista. En esa época todos los artistas del Perú aportamos con nuestras obras y se recaudó más de medio millón de dólares para construir los cuatro fierros de estructura a cargo del arquitecto Frederick Cooper, que al mismo tiempo era directivo de la institución; prácticamente era un todista. Pero finalmente salió el museo que vemos ahí. George Gruenberg un coleccionista industrial, fue mi primer coleccionista peruano.

El Museo del Juguete en Trujillo siempre evoca recuerdos de tu niñez, como el carrusel con caballos.  

El carrusel llegó a mi pintura como un tema a desarrollar. No sé por qué razón quise hacer un carrusel donde yo me escapaba de él montado en mi caballo blanco para buscar la Luna; aunque después analicé, y la Luna era mi madre. Un día domingo fuimos a Chosica y descubrí uno de los viejos carruseles que me recordaban mi infancia. Al día siguiente regresé a Chosica con una amiga fotógrafa que hizo varias fotos; a partir de ahí estuve más seguro, y empecé a pintar carruseles que se vendían en todo sitio, incluso en París; y de pronto me encontré con mucho dinero. Yo me hacía dos carruseles semanales; y ese dinero lo empleé para construir los dos museos en Trujillo.

Precisamente ¿Por qué ha cerrado el Museo de Arte Moderno de Trujillo?   

Momentáneamente está cerrado por los huaicos, y voy a aprovechar para restaurar algunos cuadros que se han humedecido por las lluvias. La verdad es que he decidido vender el museo de Arte de Trujillo porque hice una evaluación; y mantenerlo cuesta mucho dinero. En los últimos 5 años tuve un convenio con la universidad UPAO, y ellos pagaban la parte administrativa, pero tampoco había producción, y el museo no podía seguir siendo un mausoleo, o un elefante blanco, y tenía que funcionar con exposiciones y hacerlo viviente. Entonces le pedí el museo a la UPAO e hice otra evaluación, y cuando observé los antiguos tickets de afluencia del público, en 10 años de funcionamiento hay un promedio de 2 visitas diarias al museo. Por lo tanto no ha funcionado; pero cuando hice la fiesta de inauguración y la fiesta del primer año, todo fue distinto.

¿A qué te refieres cuando dices que has vendido el museo; hablas del recinto, o de las obras?

Me refiero a que lo voy a traer al “Perú”; porque Lima en estos casos es el Perú. Entonces voy a vender el terreno para luego poder comprar en Lima una casona que me interese para poder reinaugurar el Museo de Arte Moderno. Hay una gran casona en El Olivar de San Isidro que pertenece a Petroperú, y deseo comprarla, pero eso no es inmediato; además creo que le debería interesar al Estado y a la propia alcaldía del distrito, aunque el alcalde Velarde sí está contento que yo realice ese proyecto.

¿No crees que en ese barrio residencial podría convertirse en un museo elitista?

De ninguna manera. La idea de que sea ahí es porque es una zona céntrica, además del enorme jardín que tiene, y por la enorme concurrencia de gente que iría a visitarlo.

Dijiste que la concurrencia al Museo de Arte Moderno de Trujillo fue casi nula ¿Sucede lo mismo con el Museo del Juguete?

No. La afluencia de gente que va al Museo del Juguete permite pagar todos los servicios; y además permite pagar a los jardineros que mantienen los jardines.

En el círculo capitalino hay artistas reconocidos como Tola, de Szyszlo, Llona, Revilla, Delfín, Polanco, y tú mismo; aunque la lista es larga ¿Se conocen ustedes, fraternizan; o simplemente se observan de lejos?

Qué lindo fuese, si nosotros tuviéramos ese alcance de encontrarnos, mirarnos, y compartir desde comidas, hasta ideas. Eso es una cosa en la que nos hemos quedado muy cortos. Nuestra cultura muy cultivada en nuestros tiempos es una cultura mezquina, encerrada; todo el mundo tiene temor de hablar de lo suyo, o de decir que vendió un cuadro, o de aplaudir por la obra maestra de un colega. Nosotros necesitamos de ese intercambio, sin embargo, hay voces y posturas de algunos que dicen: —Yo soy el único artista— pero nosotros ancestralmente venimos de unas raíces artísticas extraordinarias, donde elementos como los platos para comer, o las vasijas para beber eran verdaderas obras de arte; sin embargo, no se conocen los nombres de ninguno de esos autores que hicieron parte del pasado.

¿Crees que los medios y los críticos han influido en la gente al posicionar a unos artistas, más que otros?

Es muy posible, entre otros factores. Pero ahí llegan los más relacionados, porque los valores estéticos y culturales de la obra casi no se conocen. No tenemos verdaderos críticos de arte, lo que tenemos son comentaristas de arte; pero críticos no hay. Cuando un crítico quiere hablar de Gerardo Chávez, soy la máxima estrella, y eso no es así. El crítico tiene la palabra para poder construir y deconstruir valores en el mismo valor; para poder criticarlo justamente; porque hay una sabiduría en el crítico.

Entonces esos críticos son unos aduladores; e incluso han surgido los llamados curadores

Bueno sí; pero solamente son comentaristas. Y uno ve cada vez más a esos curadores; creo que eso deriva de la palabra “cura” (risas) es muy curioso; pero no hay que olvidarse que nuestro país tiene muchos artistas. Somos muchos los que estamos ahí con todas las ganas de decir lo que sentimos; y queremos estar públicamente más entre nosotros, para poder modelar esa historia tan bella que viene día a día aportando al arte.

Transitaste por muchas corrientes y fuiste un observador del arte primitivo; del surrealismo, y de la influencia occidental europea que te guio en tus inicios; pero finalmente, cobraste la identidad de tus raíces peruanas; eso se ve claramente en obras como La procesión de la papa, donde mezclaste esos personajes míticos; cuchimilcos y demonios con nuestra escena originaria ¿Ya encontraste tu propia voz, o continúas en la búsqueda?

Yo creo que sí. Yo sigo entregado a querer encontrar cosas bellas; tampoco quiero ocultar las cosas que he logrado. Pocos peruanos han tenido en la mira rendirle un homenaje a un elemento tan importante como es la papa; y no soy culpable de eso. Yo he asumido que ese tubérculo ha nutrido al mundo, y por eso he hecho una obra de arte que la estuve pensando 5 años. Una vez encontré una bella papa en el mercado, y me dije: —qué hago contigo—; luego la mandé a vaciar en bronce; y cuando vi pasar al Señor de los Milagros: ahí nació La procesión de la papa; e inmediatamente le dije a mi mujer: —Ya lo tengo— además, yo venía de un momento de crisis porque no pintaba algo de 6 meses porque recién había fallecido mi hermano Ángel. Luego llamé a una persona que me hizo la película sobre La procesión de la papa; él fue José Yactayo, que realizó un film maravilloso. Él asistía a mi taller todos los días, durante 3 meses a seguir mi obra.

Eres un artista consagrado, y la gente te reconoce como un maestro de la pintura ¿Hablarías con los estudiantes de arte para darles pautas?

En eso debo ser sincero contigo, porque en realidad no me entusiasmó mucho ser profesor, ni dar consejos; nunca… pero no por egoísmo; sino, porque yo me he sentido siempre un estudiante; e incluso hasta ahora. Y cuando daba explicaciones a un joven artista, me estaba traicionando a mí mismo; porque mientras la palabra llegaba, yo estaba muy atrasado en lo que quería hacer. Y había una especie de contratiempo que yo no lo compartía fácilmente.

Muchos artistas tienen un egocentrismo desmedido ¿Regulas tu egocentrismo; o habitualmente llegas hasta la estratosfera?

Todo eso ha tenido su momento; como cuando uno quería aparecer en los periódicos y las revistas; todo era fenomenal, era lindo, y nos encontrábamos alimentando el ego. Pero cuando nos encontramos en la línea recta del quehacer, y de lo que verdaderamente tenemos que plantear en los últimos años de vida, uno ya está en marcha a la entrega. Por lo tanto, todo lo que toca el ego, está al costado. La verdad, que ya no festejo más eso; quizás el ego sirvió en algún momento. Cuando tenía 20 años quería irme a Europa para ser el más grande pintor; y quería existir, pero a medida que tú tomas conciencia de tu labor, te das cuenta que eres nada. Nosotros no somos nada, y hasta una hormiguita puede ser alguien, pero uno en el Cosmos también puede ser algo.

¿Qué necesita el Perú para ser un país mejor?

Aparte de su economía, te voy hablar de la cultura; porque en realidad el Perú tiene que mirar su cultura. El antiguo peruano, el pre inca, e inca miraba y sentía su propia cultura a través de todo lo que vivían. Nosotros tenemos ceramios que son la verdadera escritura de lo que ellos hacían. Todos necesitamos que a la cultura se le dé el lugar que necesita y que se merece; desde la artesanía, hasta pasar por los artistas plásticos y todo ese grupo de creadores, para que se nos dé un lugar. Y que se apueste por la cultura, y el hambre; porque el hambre y la cultura son hermanos gemelos, y han caminado siempre de la mano. Hay algo muy cierto, porque a veces se dice: ¿dónde nació ese artista?—¿qué pobreza vivió?— porque es muy raro encontrar artistas que provengan de cuna de oro; existen, pero es muy raro. La mayor parte de los creadores han nacido en la pobreza, y de una gran necesidad, y ¿por qué no decirlo? de un tremendo dolor. Porque nosotros en alguna parte sentimos un profundo dolor y tenemos rencores, pero queremos sublimar; esa es la grandeza de ese personaje que se dice artista; querer sublimar. Entonces yo le pediría al Estado que de una mirada más certera, y más segura a los personajes que queremos decir algo; y que nos lleven fuera, que lleven lo que nosotros hacemos; que vendan la cultura que existe en nuestro país.

¿Este año viene una gran retrospectiva?

Bueno, sí. La retrospectiva será el 1 de septiembre en el Museo de la Nación, y habrá unas 200 obras mías, repertoriadas como una parte de mi historia. Porque para hacer mi gran exposición completa, tendrían que buscarse obras en medio mundo. Gerardo Chávez creó en el Perú en 1980 la primera retrospectiva de un artista viviente. Yo traje esa idea, porque antes no se hacían retrospectivas de artistas vivientes, porque primero tenías que morir para que luego junten tus obras, y así hacerlo. Yo lo hice en el museo de arte italiano con 160 obras; y eso me enseñó a revisar mi trabajo. Fue como una especie de encuentro con lo que tenía, y con lo que quería hacer; entonces, uno evalúa dónde está su camino, y luego se proyecta; eso es la retrospectiva para un pintor viviente. Y ahora, en esta exposición de despedida se va incluir lo reciente, los dibujos, y la retrospectiva de mi obra que estará en 3 o 4 pisos. Va a ser una bella exposición porque yo la siento bella y hermosa; pero será una manera clara y trasparente de decir: —Yo he hecho esto—

¿Quién se encargará de la curaduría?

Somos 8 personas; pero en realidad hay un comité organizador, y por el momento estamos buscando auspiciadores. Es una exposición que va a tener un lapso de 2 meses y medio; se inaugurará el 1 de septiembre, y terminará el 16 de noviembre que es el día de mi cumpleaños; allí cumpliré 80 años.

Entonces ¿será a lo grande?

Te revelaré algo; eso va a ser interesante porque voy a convocar a un concurso de disfraces el día de mi cumpleaños, que será inspirado en la obra de Gerardo Chávez, y será en los salones de la exposición; y si podemos hacer el baile de los disfraces sería maravilloso; algo así como un carnaval de Venecia inspirado en la obras de Gerardo Chávez. En la inauguración va haber una torre de mimos que serán los personajes de mi obra, y en el momento propicio ellos comenzarán a descender de la torre y se integrarán con el público; será algo viviente y teatral. Durante el tiempo que dure la exposición habrá programas de marinera, danza de tijeras, conferencias sobre mi obra, teatro… en fin; todo aquello que siempre me gustó. Ojala se realice como lo estoy soñado; y en esto me felicito porque siempre he tenido la suerte de realizar mis sueños.

(ENTREVISTA PUBLICADA EN LA REVISTA IMPRESA LIMA GRIS 12)

Comentarios

Luis Felipe Alpaca es egresado de la carrera de Derecho y Ciencias Políticas y estudió Periodismo en la Universidad Jaime Bausate y Meza; asimismo estudió en la Escuela de Escritura Creativa del CCPUCP, y tiene un Diplomado de Especialista en Derecho Comercial por la Escuela Superior de Negocios. Ha sido Editor de Cultura del Diario 16, y actualmente es Editor General del Grupo Editorial Lima Gris, y es conductor del programa radial Lima Gris Radio por La estación Planicie 91.5 de la FM. Como gestor cultural ha organizado y curado exposiciones de arte y eventos ligados a los derechos culturales. Asimismo es corrector de estilo, y ha escrito más de 400 artículos relacionados a cultura, actualidad y política. Como activista social ha sido miembro de la Red del Patrimonio Cultural con el afán de defender patrimonios inmateriales y materiales como el desaparecido Palais Concert, y el Complejo Arqueológico Puruchuco. Actualmente es miembro del Colectivo Antropoceno Identidad, y ha recorrido distintas regiones del país para brindar apoyo, encuentros y conferencias en universidades con temas relacionados al arte ancestral y la cultura originaria.

Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Actualidad

Descuartizar en el Perú: salen libres asesinos de Solsiret

En medio del escándalo político de Pedro Castillo, sus denuncias por plagio y las graves acusaciones de Zamir Villaverde, en un hecho inaudito la justicia peruana funciona y libera a los descuartizadores de Solsiret Rodríguez.

Published

on

El 23 de agosto de 2016, Solsiret Rodríguez Aybar, estudiante de Sociología de la Universidad Federico Villarreal, desapareció de la casa donde vivía con su pareja, Brian Villanueva, y con sus dos hijos pequeños. En la misma casa vivía, además, la familia de su pareja. Sus padres la buscaron por todo Lima, salieron en televisión, tuvieron el apoyo de los noticieros radiales y de colectivos feministas que realizaban plantones exigiendo más interés de parte de las autoridades por este caso, que se suponía un feminicidio más. La búsqueda fue larga e infructuosa y no hubo comisaría ni hospital que no visitaran los padres buscando a su hija. Pero Solsiret Rodríguez nunca salió de aquella casa en el Callao. O al menos no salió completa.

Aquella noche del 23 de agosto de 2016, Solsiret tuvo una fuerte discusión con su concuñada, Andrea Aguirre, quien, al ser descubierta cuatro años después, confesó que la había matado de manera accidental y que, por temor a lo que pasaría, había llamado a su pareja, Kevin Villanueva (hermano de Brian Villanueva, gemelos), para que vieran juntos qué podían hacer. Entonces la descuartizaron. Andrea Aguirre se quedó con la cabeza de Solsiret, que mantuvo en un envase plástico, en el baño de la casa de sus padres. Una pierna seccionada en tres partes estaba en su ropero, las partes envueltas en periódicos. Los brazos, la otra pierna y el torso fueron enterrados en varios lugares del Cercado de Lima por su pareja, Kevin Villanueva.

Luego del espantoso crimen, la madre de Brian Villanueva, Yolanda Castillo, sabiendo del crimen cometido, cambió los muebles y el piso de la habitación donde su hijo y su nuera asesinaron y desmembraron a Solsiret. Brian Villanueva fue a la comisaría a denunciar a Solsiret por abandono de hogar y luego, como evidencia de que Solsiret seguía viva pero lejos de su hogar, mostró a la policía el registro telefónico de las supuestas llamadas que él recibía cada cierto tiempo, supuestamente de Solsiret. El celular de Solsiret lo tuvo siempre Andrea Aguirre.

Condenados ambos a una prisión preventiva que terminó el pasado 12 de mayo, los acusados de homicidio calificado (y probable feminicidio en una figura legal llena de vacíos a la fecha), saldrán libres esta semana por exceso de carcelería, en lo que se ha considerado una burla a la justicia y a los padres que, desde el momento en que apareció pare del cadáver de su hija, no ha cesado de exigir justicia en todos los medios de comunicación posibles. Y es esto último lo que ha llamado la atención: el día de hoy el padre de Solsiret denunció en los noticieros matutinos que han sido los mismos colegiados que ven el caso quienes le han advertido que se aleje de las cámaras y que no declare a la prensa porque “esa presión no va a influir en su decisión”. ¿A qué decisión se refieren? ¿A que quizá están considerando la posibilidad de declarar inocentes a dos asesinos confesos? ¿A eso se refieren los jueces?

Mientras tanto, la justicia, esa estatua cuyos ojos están cubiertos con una venda mientras sostiene una balanza, adquiere un nuevo significado. El de la vergüenza.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Insólito: Niños convivían en un centro de rehabilitación para drogadictos [VIDEO]

En el centro de rehabilitación de Huachipa “Vittale” convivían 36 adultos y seis menores de edad.

Published

on

La vulnerabilidad de los niños y niñas expuesta en su máxima potencia. Un reportaje del programa Punto Final reveló que al menos desde el año 2017 el Estado viene enviando a los infantes a distintos centros de rehabilitación para adultos con problemas de drogas, desatándose así un serio problema sobre la ubicación de los menores de edad.

El programa dominical recogió el testimonio de dos adolescentes que fueron llevados en el 2017 al centro evangélico para rehabilitación de drogadictos y alcohólicos “Jehova Jireh”. Ellos contaron que el pastor a cargo los castigaba a correazos.

Dos años después, en el 2019, fueron rescatados 14 menores que eran maltratados en forma deplorable en el centro “Imanol” de San Juan de Lurigancho. Cinco de estos menores estaban en ese hogar por encargo del Ministerio de la Mujer, detalló la fiscal Cristina Gómez.

El pasado 4 de abril, la congresista de Acción Popular Marleny Portero, quien se encontraba acompañada de una fiscal de familia, visitó el centro de rehabilitación “Vittale” de Santa María de Huachipa. En sus instalaciones se encontraron a 36 adultos compartiendo los ambientes con 6 menores de edad; cuatro de los niños habían sido enviados por el Ministerio de la Mujer.

Por su parte, César Cárdenas, director de Niñas, Niños y Adolescentes del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), informó que se ha iniciado un proceso para sancionar a los responsables.

Según un comunicado del MIMP, el país presenta un déficit de centros de atención residencial, agravado tras la pandemia, que ha dejado alrededor de 80 mil menores de edad en la orfandad.

Por su parte, la titular de esa cartera, Diana Miloslavich, adelantó que su despacho se encuentra investigando los hechos de violencia, pues algunos menores denunciaron que fueron maltratados y expuestos a dormir en una misma habitación con adultos en rehabilitación.

“Desde el ministerio de la Mujer nos encontramos en constante investigación frente a hechos de violencia. Por ello hemos iniciado la reestructuración de las Unidades de Protección Especial UPES. Siempre con el compromiso de garantizar y defender los derechos de las infancias y adolescencia”, expuso la ministra de la Mujer en Twitter.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Ex congresista golpea a conductor de radio por sentirse difamado

El ex congresista Wilder Ruiz Loayza agarró a golpes al conductor de radio Jorge Galindo en pleno programa en vivo por sentirse difamado.

Published

on

El ex parlamentario luego de escuchar por la radio diversas acusaciones contra su persona, fue hasta la cabina de radio Sol e ingresó en pleno programa en vivo para increpar a Jorge Galindo sobre los comentarios que Wilder Ruiz Loayza señala como difamación.

“Sus comentarios durante meses lo tengo todo grabado. Con la risa hipócrita y burlándose de mí lo tenía al frente y ya no me controlé. A Jorge Galindo le debe estar pagando algún grupo económico”, mencionó el ex parlamentario.

En pleno programa en vivo, Wilder Ruiz Loayza le increpó diciéndole: “La verdad a mí me sorprende Jorge. Yo que te he abierto un espacio para que trabajes en el Congreso, yo te he dado de comer varias veces, yo que te he tendido la mano cuando más lo necesitabas, y ahora tú vienes a hablar hue… de mí. Quiero que ahora lo aclares o lo demuestres, o en todo caso, espero una disculpa pública en este momento”.

Según el parlamentario los comentarios son difamatorios y tiene registrado varios que el comunicador realizó durante los últimos meses.

Wilder Ruiz Loayza ha estado en la permanente defensa de la azucarera Anduahuasi y de sus trabajados. Para el ex parlamentario, detrás de la difamación estaría el grupo Bustamante. Intentamos comunicarnos con el conductor de radio Sol pero no recibimos respuesta.

Aquí un fragmento del programa donde el ex congresista explotó y agredió al conductor Jorge Galindo.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Gobierno del Perú decide expulsar a activista venezolana

Paulina Facchin asegura que todo se trata de una orden expresa del presidente Nicolás Maduro.

Published

on

La activista por los derechos humanos en Venezuela, Paulina Facchin, denunció el pasado miércoles que el gobierno peruano le ha notificado una resolución de expulsión del país luego de vivir más de 10 años en Lima. Según explico la activista, las autoridades nacionales argumentan que ella mintió en la información brindada durante el proceso que realizaba para conseguir la nacionalidad peruana.

“Debido a la persecución política que sufro, en el 2018 solicité la nacionalidad peruana, cumpliendo con todos los requisitos jurídicos y eso se convirtió en un proceso arbitrario y una cacería de brujas al mejor estilo del Chavismo, pero en Perú”, manifestó la abogada venezolana para RPP.

“Se expuso en redes sociales información personal y familiar en redes sociales y en agosto del 2020 me informan que se inicia un proceso de expulsión arbitrario. Ellos alegan que yo he mentido en el momento de la solicitud de la nacionalidad, cosa completamente falsa“, añadió.

De acuerdo a Facchin, el proceso cerró un año después con un resultado a su favor, pero de manera sorpresiva reabrieron el caso para luego sentenciarla y de esta manera ser enviada a su país natal.

“Yo me defendí y se cerró el caso en agosto del año pasado, pero lo reabrieron el viernes y dos veces estoy siendo juzgada por la misma situación. En ningún momento se me ha permitido acceso al expediente. Yo trabajo en un estudio jurídico, yo presenté mis credenciales correspondientes que fueron aprobadas por el ministerio de Trabajo y en Migraciones”, sostuvo Facchin.

Para la activista, esta persecución viene iniciando desde el régimen del presidente venezolano Nicolás Maduro, y se materializa cuando en los países “gana el gobierno socialista del siglo XXI”. Nicolás Maduro me quiere llevar a Venezuela por denunciar sus acciones contra los derechos humanos. Convertirme en una nueva presa política”, afirmó.

Por otro lado, indicó que si bien fue notificada recién hoy, la Policía Nacional puede ejecutar en cualquier momento la expulsión y solo queda esperar que ellos procedan a capturarla y repatriarla a su país.

Colectivo “Amigos de Venezuela” en contra de extradición de activista

El colectivo “Amigos de Venezuela” lamentaron que el Poder Ejecutivo haya decidido expulsar a la activista venezolana Paulina Facchin, quien es una de las mujeres críticas del gobierno dictatorial de Nicolás Maduro en nuestro país.

“Nuestra más enérgica protesta y rechazo a esta decisión, que tiene por objeto acallar la voz de una activista de los derechos humanos, perseguida política en su patria, que se ha caracteriza por representar en el Perú a los sectores democráticos venezolanos, de cuyo trabajo damos fe”, se indica en un documento.

Asimismo, plantean que la resolución en su contra debe ser dejada sin efecto ya que existe el grave riesgo de que funcionarios, influenciados por el chavismo, la expulsen a su país natal.

De esta forma, violarían “El art. 22 de la Convención Americana de los Derechos Humanos, que señala que en ningún caso puede ser expulsado a otro país, donde su derecho a la vida o a la libertad personal está en riesgo a violación a causa de sus opiniones políticas”, se lee en el escrito. De acuerdo al colectivo, si Facchin regresa a Venezuela le esperaría la cárcel y el alto riesgo de perder la vida.

En otro sentido, los ‘Amigos de Venezuela’ añadieron que resulta escandaloso que el Gobierno peruano no haya expulsado a los delincuentes venezolanos con permanencia ilegal en el país, pero sí quieren expulsar a “una persona honorable, abogada registrada y que reside en Perú desde hace 11 años con su familia”

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

De terror: Minedu adquiere desinfectante para pisos y lo distribuye en los colegios como jabón de manos [VIDEO]

Veinticuatro instituciones públicas han obtenido este producto altamente perjudicial para la piel.

Published

on

Un error que podría costar demasiado alto para salud de miles de escolares. De acuerdo a un informe del programa Punto Final dio a conocer que el Ministerio de Educación (Minedu), a través de la UGEL 05, la cual se encuentra a cargo de más de 45 colegios del distrito de San Juan de Lurigancho, compró jabones para desinfectar pisos y repeler plagas y los distribuyó a diferentes colegios públicos de dicho distrito; no obstante, fue usado para el lavado de manos de docentes y estudiantes.

Según una Resolución Directoral de fecha 17 de agosto de 2021, la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa), le otorgó a la empresa Daryza una autorización sanitaria para la fabricación y comercialización de desinfectantes y pluricidas. Sin embargo, en el producto cuestionado no figura el dato de la forma de uso, con lo cual se estaría infringiendo la información del proyecto de rotulado.

Este producto puede producir severos daños a la vista, un daño renal y efectos a largo plazo. Incluso, puede llegar a alterar el sistema nervioso porque puede tener partículas de metales pesados. De acuerdo a documentos del portal Perú Compras, el Estado adquirió 89.222 unidades de dicho jabón, por un valor de S/ 439.284. La UGEL 05 de SJL recibió más de 77 mil frascos de este producto y los distribuyó a diferentes centros educativos del sector.

El dominical solicitó la versión de Perú Compras, ya que en su catálogo de ventas, se muestra al desinfectante en la sección de jabones. Recibiendo como respuesta un comunicado informando el retiro del artículo de su lista.

Asimismo, al comunicarse con un representante de la empresa Daryza, se cuestionó que no presentan autorización de Digemid, encargado de aprobar la comercialización de productos sanitarios que se usan en el cuerpo humano, a lo que la trabajadora respondió que “cada entidad define su propio concepto fuera de lo que nosotros podamos haberle comunicado. No llegamos a controlar toda la cadena”.

La doctora Lidia Ester Hildebrando, del Digemid, advirtió que llama la atención que este desinfectante indique tener glicerina, cuando el piso no requiere un cuidado como el de la piel. Además, también muestra imágenes de frutos que podrían llevar a confusión y a creer que es jabón para manos. Incluso la presentación con dispensador es sospechosa.

Por otro lado, se conoce que las autoridades han iniciado los operativos en distintos almacenes para retirar el producto Daryza del mercado.

En tanto, Ana Peña Cardoza, representante del Indecopi, precisó que si el producto se puede usar directamente sobre la piel, en la piel debe de aparecer la autorización de la Digemid, y si es solo para superficies, debe contar con la autorización de la Digesa.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Ricardo Belmont gana juicio a sus hijos y consigue recuperar su canal de TV y radio

El también ex alcalde de Lima indicó que su antigua señal de radio también volverá como RBC La Estación.

Published

on

Vuelve ‘el hermanón’. El ex alcalde de Lima (1990 -1995) Ricardo Belmont Casinelli está que sonríe de oreja a oreja luego de que el último 29 de abril la Corte Superior de Justicia de Lima Sur resolviera declarar improcedente la demanda de Ricardo Martín Belmont Vallarino, hijo del empresario, quien pretendía declarar nula la revocatoria de anticipo de herencia otorgada por su padre en registros públicos a sus hijos, poniendo fin de esta manera a 6 años de disputas legales entre padre e hijos por la propiedad de RBC Televisión y RBC radio.

La defensa legal de Belmont Casinelli, el abogado Luis Alfonso Morey, asegura que en los próximos días la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) ordenará el cambio de titularidad de las acciones “en favor de su legítimo propietario”.

Morey Estremadoyro también mencionó que la disputa por las dos propiedades del ‘hermanón’ se inició luego de que el ex candidato presidencial entregara un anticipo de herencia de las acciones del canal RBC a sus hijos Ricardo Martín Belmont y Lucienne Belmont Vallarino, quienes “se comportaron de mala manera” al despojar a su progenitor de su canal y de su radio por lo que fue obligado a revocar dicho anticipo.

Luis Alfonso Morey, abogado de Ricardo Belmont.

“Frente al comportamiento indebido de los hijos, quienes desalojaron a Ricardo Belmont, él se vio obligado a revocar este anticipo. Ellos se comportaron de una manera indigna, de una forma tal que la ley dice que aquel que ha dado una propiedad puede dejarlo sin efecto”, explicó Morey.

A mayor detalle, el abogado de Belmont Casinelli explicó que dichas acciones de RBC no serán “entregadas de inmediato” a Ricardo Belmont ya que éste convocará primero a una junta de accionistas con el objetivo de remover a los actuales directores y nombrar a un nuevo gerente. “Todo esto debe hacerse respetando la ley, debería hacerse en los próximos 2 meses. Antes del 28 de julio, tanto el canal 11 como la radio 91.9 F. M. ya deben estar operadas por Ricardo Belmont”, añadió.

Belmont tras los pasos para recuperar su radio

En tanto, en enero de este año, nueve funcionarios del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), un fiscal y efectivos de la Policía Nacional intervinieron las oficinas de Radio PBO (actual empresa que viene haciendo uso de la señal de radio), ubicado en Chorrillos, para allanar e incautar sus equipos de telecomunicaciones por haber operado sin autorización ni licencia del MTC.

Al respecto, el abogado de Ricardo Belmont aclaró que dicha radio, patrimonio de RBC Televisión, operaba por negligencia de su hijo, quien perdió la licencia. “Hubo todo un incidente porque la radio se volvió pirata al no haber renovado su autorización a tiempo”, agregó.

Aclaró que el canal RBC funcionaba con normalidad hasta que Ricardo y Lucienne Belmont Vallarino le quitaron la emisora a su padre llevándola a Indecopi por parte de los acreedores.

“La decisión de Ricardo Belmont es que tanto RBC televisión como la estación de radio PBO vuelvan a ocupar los espacios que como marca les corresponde. El señor Philip Butters tendrá que acercarse al legitimo titular si es que quisiera tener algún programa en la radio RBC”, aseveró.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Gloria entregó 340 mil soles al CNP para hacer pasar leche en polvo como leche evaporada

Decano del Colegio de Nutricionistas del Perú (CNP) precisó que su institución no se encarga del análisis de laboratorio sino de la etiqueta que le mandan.

Published

on

Mala leche. La empresa Gloria se encuentra en serios cuestionamientos, luego de que se conociera que se emitieron dos pagos para que el Colegio de Nutricionistas del Perú (CNP) avalara la venta de leche evaporada parcialmente elaborada con polvo de leche en una de sus presentaciones.

Antonio Castillo, decano del CNP, reveló durante una entrevista que la institución recibió de la empresa Gloria dos pagos de 170 mil soles con el fin de que se apruebe esta presentación que viene en los conocidos tarros azules. Asimismo, contó que este proceso estaba a cargo de un comité “cerrado” cuyos datos de los integrantes por seguridad se mantienen en anonimato.

A través de una conversación con Tv Perú, el titular del CNP, dejó en claro que la institución que dirige no realiza un examen de laboratorio de cada uno de los alimentos, sino que, únicamente, se limita a revisar la etiqueta que les presenta la empresa interesada, amparado para este particular en el Codex alimentario.

Dado que las empresas presentan una simple declaración jurada de lo que tienen sus productos, no se hace una evaluación de los nutrientes en laboratorios (…) luego de eso, el comité nos dice si el producto puede ser evaluado y el consejo directivo toma la decisión”, sostuvo.

“Nuestra capacidad no llega para un gasto tan grande, como realizar un análisis de laboratorio”, explicó el directivo.

Además, Antonio Castillo, precisó queel aval no se da por un “simple intercambio económico”, sino que pasa por una evaluación y análisis del producto y sus especificaciones técnicas, “alineado con la normativa vigente del Minsa” y la reglamentación de alimentación saludable.

“El comité de aval es totalmente cerrado. No se conoce a los miembros para evitar que sean condicionados por alguna empresa. Se pueden mencionar (los nombres) al final de esta gestión (Castillo será relevado del CNP el 26 de junio), para conocer a las personas que han evaluado, que son personas probas y con conocimiento de los productos avalados”, afirmó.

Ante estas revelaciones, Castillo, una vez más aclaró que las observaciones realizadas en la Ley presentada por Patricia Chirinos, sobre una presunta disminución de grasas y nutrientes si se incluye solo leche fresca en la fórmula, podrían resolverse, “probablemente”, tomando “un poquito más de leche”. Es decir, si la ración de leche queda corta en materia nutricional, basta con tomar un poco más.

Sin embargo, durante la entrevista, el funcionario evitó mencionar si la leche evaporada elaborada con leche fresca es mejor o no que la versión con leche en polvo, “pues son distintos productos”, acotó de manera escueta.

“Desde su inicio, en el año 2020, el aval ha tenido un costo de S/ 170.000, por la envergadura de este producto, que es de bandera para esta empresa (Gloria). La renovación fue por el mismo monto”.

Cabe precisar que el aval vence este mes de mayo, y debe ser renovado con las nuevas directrices de Midagri.

La respuesta de Gloria.

Por su parte, la empresa de leche Gloria envió una respuesta al portal América Retail, en donde se defiende ante los cuestionamientos y el pago que realizó al CNP.

“Leche Gloria S.A., como empresa de alimentos responsable por garantizar productos de alta calidad y buscando mantener siempre informados a sus consumidores sobre los beneficios nutricionales de sus productos, solicitó el aval de una institución científica de prestigio en nuestro país, como lo es el Colegio de Nutricionistas del Perú (CNP) para su producto Leche Evaporada Gloria”, refirió en un escueto comunicado.

Además, detalló que en 2019 inició un “riguroso proceso” para lograr el aval de la leche evaporada, tal como lo hace la industria de alimentos de “primer nivel” alrededor del mundo.

“Se siguieron los procedimientos establecidos por la institución que incluye la revisión de certificaciones y sustentaciones científicas relacionadas. Se cumplió con todas las exigencias técnicas y, con satisfacción para nuestra compañía, la institución otorgó este aval en el año 2020, el mismo que se encuentra actualmente vigente”, finalizó.

Con información de La República y América Retail.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Carta a mamá

Published

on

Anoche soñé que venías a arroparme como cuando yo era todavía una niña, y te quedabas despierta hasta que yo empezara a cerrar mis ojitos por el sueño. Es curioso que te diga esto, pero me vino a la mente ahora que tengo dos hijos todo lo que alguna vez hiciste por mí. Todas esas horas de desvelo, las amanecidas en donde nos visitaba el frío y el ruido de la lluvia cayendo en nuestro techo de calaminas. Ese tic tic tic que penetraba nuestra tranquilidad.

Ahora que los veo a ellos recuerdo todo eso, y me parece increíble que hasta ahora no te haya dado las gracias por todo lo que hiciste por mí y mi hermano, porque tengo que decirlo nos sacaste adelante a pesar de todas las adversidades posibles; de esa pequeña casita sin ventanas, de los baldes de agua que teníamos que cargar para lavar las cosas, de ese arenal que era nuestro patio allá en Ventanilla en el año 1989, de esas largas caminatas para llegar al colegio y donde siempre estabas tú, sin quejarte, cansada sí, pero sin reclamarnos nada, de pie, tal vez destruida por dentro, pero todo eso nunca nos lo demostraste.

Ahora creo entenderte, los años también me pesan y desde luego que vengo pasando por todo lo que nos ofreciste. No en la misma situación, pero el rol de ser madre nos multiplica como personas y nos desarrolla un sexto sentido.

Es increíble la fuerza que sacaste para que tú sola, desde las cuatro de la mañana, nos formes como personas de bien, nos vistas, nos peines y nos alimentes con tu ternura y buen humor.

Como aquella vez en que mi hermano enfermó de gravedad y tuviste que cargarlo hasta la posta para que lo vean ¿Cuántos kilómetros caminamos? ¿tres, cuatro, cinco? Y ya ahí recién te digan que tenían que derivarlo a un hospital para atenderlo. Esa vez, dentro de la posta me dijiste “regresa a la casa que yo me llevo a tu hermano”, y tuve que hacer el camino de regreso a casa sola, llorando porque lo veía muy mal, pero tú no derramaste lágrima alguna. Esas cosas, mamá, no se me borrarán jamás. Tu serenidad ante todo, tus pausas al hablar, y tu manejo de las situaciones, muchas veces adversas; todo eso nos enseñaste. No quiero que me malentiendas con sugerir que se trataba de insensibilidad de parte tuya, pero esa templanza me fue forjando a lo que soy en la actualidad.

Ya esa noche volviste con Eduardo y el vecino Alberto que se ofreció en acompañarte. ¿Lo recuerdas? Ese viejo que siempre pensé que te estaba cortejando, pero solo se trataba de mi imaginación. A mí nunca me agradó y eso creo que tú bien lo sabías. Tocaste la puerta y salí descalza a recibirlos. Fue ahí que me contaste que a mi hermano le habían detectado un tumor en su estómago y que requería de operación. Yo no entendía bien todo lo que me estabas contando pero al ver tu rostro entendí que era algo grave.

Pasaron los meses y la conducta de mi hermano y la tuya empezaron a cambiar. Ya no salíamos como antes a las fiestas, dejamos de frecuentar a los familiares para darle tiempo a Eduardo, él dejó de ir al colegio y a ti se te notaba mucho más demacrada. Ya intuía que el dinero en ese momento no solo tenía que bastar para comer, sino que se necesitaba mucho más para los medicamentos y tratamientos de Eduardo.

Fue por eso que me esforcé el doble para obtener las mejores notas y conseguir un buen sueldo como profesional, pero no podía sacar de mi mente a ninguna hora del día todo lo que tú venías pasando. Estas cosas nunca te las he contado pero muchas veces salía de casa para ponerme a llorar en la oscuridad del arenal, y tú seguramente habrás hecho lo mismo en tu habitación cuando no te veíamos.

Y así pasaron los años y la salud de mi hermano nunca se restableció. Una tarde no dio para más y solo quedamos las dos. Siempre pensé que fue una muerte lenta; los médicos ya te lo habían advertido y tener esa carga encima, día a día, te habrá ido carcomiendo hasta lo más profundo de tu ser, mamá.

La tarde de su entierro te vi acariciar su tumba como cuando me arropabas en las noches, y estoy segura que le habrás una cantado una canción bien bajito para ese largo y eterno sueño. Tus ojos no pudieron más y comenzaste a llorar tanto que se me vino a la mente inmediatamente el sonido de la lluvia en nuestra calamina de nuestra casita de Ventanilla. Tic tic tic, caían en mi alma y yo también me quebré.

Dos años después me casé y me fui a vivir con mi esposo a Costa Rica mientras tú te quedaste allá en Perú. Hoy más que nunca quisiera volver a tenerte a mi lado, mamá, tenerte aquí conmigo y hablar de todo o de nada, o solamente caminar y quedarnos en silencio, mirándonos una a otra para ver si aún quedan secretos entre las dos.

Con todo mi amor, tu niña de los arenales, María Laura.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending