Connect with us

Actualidad

Fundación Telefónica y el Mali lanzan convocatoria para proyectos artísticos

Redacción Lima Gris

Published

on

Continuando con la programación de actividades en el marco del proyecto Irradia, la Fundación Telefónica del Perú y el Museo de Arte de Lima (MALI) lanzan el concurso “Irradia – Espacio Público”, una convocatoria abierta para proyectos artísticos destinados a intervenir el Parque de la Exposición.

Retomando el espíritu de intervenciones artísticas en espacios públicos, iniciado con Centro Abierto hace una década, Fundación Telefónica y el MALI reúnen sus esfuerzos para el desarrollo de una nueva propuesta que busca insertar la producción artística contemporánea en la ciudad. En esta oportunidad, se convoca a creadores interesados en el desarrollo de proyectos con nuevas tecnologías para realizar intervenciones de sitio específico en el Parque de la Exposición, el cual recibe a más de 700 personas diariamente.

El objetivo es promover la creación de obras que propongan nuevas maneras de percibir el entorno urbano y las áreas verdes de la ciudad y que, valiéndose del uso de los medios digitales, inviten a los transeúntes a imaginar nuevos modos de entender nuestro ámbito urbano.

LA CONVOCATORIA

Las inscripciones para “Irradia – Espacio Público” ya iniciaron de manera oficial el viernes 24 de enero a través de las redes sociales de la Fundación Telefónica y del Museo de Arte de Lima. Los artistas residentes en Perú que estén interesados podrán acceder a una ficha donde completarán los datos solicitados con respecto al proyecto que deseen presentar. Se recibirán propuestas hasta el viernes 10 de abril. A su vez, es importante indicar que la convocatoria no cubre traslados.

Considerando la diversidad de los medios y lenguajes del arte contemporáneo, se aceptarán proyectos inéditos individuales o colectivos de performance, video, animación, arte sonoro, arte electrónico, arte digital y propuestas afines que contemplen un componente de interactividad o innovación en nuevos medios. Se privilegiarán proyectos que respondan a las características específicas del sitio o a la naturaleza de los públicos que transitan en el Parque de la Exposición.

El jurado, compuesto por un curador de arte y nuevos medios, un curador de arte contemporáneo, un artista peruano, un representante de Fundación Telefónica y un representante del Museo de Arte de Lima, dará a conocer el proyecto ganador el viernes 24 de abril. El ganador del concurso recibirá un premio de 30,000 soles para la producción y realización de su intervención.

FECHAS

Último día de recepción de proyectos: 10 de abril

Anuncio del trabajo ganador: 24 de abril

Exposición: noviembre de 2020.

Toda la información pueden encontrarla en: http://espacio.fundaciontelefonica.com.pe/ y http://www.mali.pe/

Si cuenta con alguna consulta o duda por favor escriba al siguiente mail: irradia@fundaciontelefonica.com

Comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Actualidad

Protestan contra monopolio eléctrico y el abusivo costo de luz en el Ministerio de Energía [VIDEO]

Redacción Lima Gris

Published

on

Los abusivos costos de luz y el monopolio eléctrico han sido los detonantes que originaron la protesta de los ciudadanos ayer por la mañana en el frontis del Ministerio de Energía y Minas en el distrito de San Borja.

Ciudadanos de diversos distritos y pueblos jóvenes se hicieron presente en la convocatoria del Frente Nacional de los Pueblos del Perú. Ellos reclaman los elevados costos de luz que mes a mes siguen llegando a sus hogares en medio de la crisis económica que vive el país. A esto suma el monopolio eléctrico que se vendría concretando luego de que una corporación estatal china adquiriera la empresa Luz del Sur.

Uno de los representantes del Frente Nacional de los Pueblos del Perú mencionó “En el mes de enero realizamos un protesta similar en el frontis del Ministerio de Energía, pero no nos atienden, se han burlado de nosotros. Nos dijeron que íbamos a participar de la mesa de diálogo de la comisión que estaba encargada de la transferencia de la venta de las empresas eléctricas, pero no fue así. Nosotros rechazamos el monopolio eléctrico”.

En medio de la protesta, los ciudadanos señalaron que el Ministerio de Energía no respeta el compromiso del acercamiento a la mesa de trabajo, compromiso que el propio ministro prometió. Por ese motivo entre los gritos se escuchaba frases como: “ministro incapaz”, “ministro traidor del pueblo” y “no al monopolio eléctrico”.

Por su parte la señora Angelica Sánchez Ramírez, presidente del Frente Nacional de los pueblos del Perú señaló “Luz del Sur se esta valiendo por haber ganado una sentencia, y le esta pidiendo al ministro y al gobierno que aumenten la luz. Nosotros tenemos que decir no, al monopolio de Luz del Sur. Hay empresarios que han venido lucrando de la luz y de la pobreza del pueblo. Por ello pedimos al ministro de Energía y Minas, al presidente Vizcarra y al Congreso de la República, que se pongan bien los pantalones, porque el pueblo ya esta cansando de que nos engañen”.

Esta es una batalla que el pueblo organizando a comenzado a pelear, cansados del permanente abuso de las grandes empresas. En la actualidad en el Perú muchas familias no tienen para comer y mucho menos para pagar tarifas abusivas de luz. En la protesta también se mencionó que apelarán a organismos internacionales y que el próximo plantón se realizará en el Congreso de la República y seguirá hasta que el Estado asuma su responsabilidad.

Minutos antes de las 11 de la mañana ante la presión de la protesta en el frontis del Ministerio de Energía y Minas, tres dirigentes del Frente Nacional de los pueblos del Perú pudieron ingresar al ministerio para que sus reclamos sean atendidos.

Aquí los videos de la protesta.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

“Zona de turbulencia”, por Jaime Bayly

Redacción Lima Gris

Published

on

Ciertas semanas se presentan sin anunciar que vienen preñadas de infortunios, sin dejarnos saber que el aire que traen está viciado y se deslizará dentro de nosotros como un veneno translúcido e inasible que nos condenará a la tristeza y, peor, al desasosiego, como esos vuelos que de pronto se hunden en una zona de turbulencia severa sin que el capitán nos alerte a tiempo del peligro que nos acecha.

Así fue para Barclays y su esposa la semana que acaba de transcurrir.

Una noche Barclays volvió a casa, tras presentar su programa de televisión, y encontró a su esposa Silvana en estado de ansiedad. Ella había bebido vino, como todas las noches, pero tal vez aquella noche había bebido algo más de lo acostumbrado, porque salió con una amiga española a un café de la isla donde vivía. Nada más saludarla, Barclays notó que su esposa estaba levemente alcoholizada, seriamente enfadada.

-¿Has estado leyendo mi diario? -le preguntó ella.

Sorprendido, Barclays respondió:

-¿Qué diario?

En efecto, Barclays ignoraba que su esposa tenía un cuaderno verde en el que escribía a mano los apuntes o las observaciones que le dejaban los días.

Subieron al dormitorio de Silvana. Ella abrió un cajón de su escritorio y sacó el cuaderno verde.

-Alguien ha estado leyendo mi diario -dijo-. Porque yo no lo dejo en este cajón. Lo dejo siempre en el cajón de arriba, debajo de estos papeles -prosiguió.

-Yo no he tocado nada -dijo Barclays-. No sabía que tenías un diario.

Silvana miró a su esposo seriamente, a los ojos, como preguntándose si podía confiar en él.

-Si no has tocado mi diario, entonces ha sido Tatiana -dijo la esposa.

Tatiana era la empleada doméstica que vivía con los Barclays.

-No creo que Tatiana se metería a espiar tus papeles -dijo Barclays.

Luego se animó a decirle a su esposa lo que de verdad pensaba:

-Lo más probable es que tú misma lo has puesto en el cajón de abajo, sin darte cuenta.

-No creo -dijo, muy seria, la esposa.

Al día siguiente, la señora Barclays le preguntó a Tatiana si había leído su cuaderno verde. Con gesto risueño, Tatiana dijo:

-No, señora, cómo se le ocurre.

Silvana se quedó pensando que tal vez su esposo había leído el diario y ahora le mentía.

Esa tarde, mientras almorzaban en la cocina de la casa, Silvana le dijo a su esposo:

-Dice Martina que quiere irse una semana a Las Vegas con sus amigas.

Martina era una señora que trabajaba en la casa de los Barclays. Llegaba a las siete de la mañana, le servía el desayuno a la niña Sol Barclays y enseguida la llevaba al colegio. ¿Por qué Barclays no llevaba a su hija al colegio? Porque dormía hasta la una de la tarde. ¿Por qué Silvana no llevaba a su hija al colegio? Porque dormía hasta las diez de la mañana. Para Barclays y su esposa, levantarse a las siete de la mañana suponía un trauma mayúsculo que les arruinaba el día. Por eso habían contratado a Martina.

-¿No se suponía que Martina estaba mal de plata? -preguntó Barclays.

-Está mal de plata -dijo Silvana-. Su novio la dejó y le robó casi todos sus ahorros, diez mil dólares.

-¿Y entonces para qué quiere ir a Las Vegas? -preguntó Barclays.

-Para apostar los últimos mil dólares que le quedan -dijo Silvana.

Irritado porque le parecía que Martina gobernaba su existencia de un modo irracional, divorciado del buen juicio y el sentido común, Barclays le dijo a su esposa:

-Dile a Martina que puede irse a Las Vegas. Pero, cuando regrese, tiene que hacer una cuarentena de dos semanas. Es decir que serían tres semanas sin venir a la casa: la semana que pasará en Las Vegas y las dos semanas que hará cuarentena, al volver.

Silvana asintió y preguntó:

-¿Le pagaríamos esas tres semanas?

Barclays se puso mezquino:

-No. De ninguna manera. Si no trabaja, no cobra.

Tras decir eso, pensó: Estoy hablando como mi madre. Debería ser más flexible, pero no puedo.

-Yo llevaré a Sol al colegio las semanas que no venga Martina -dijo Barclays.

Tatiana no podía llevar a la niña al colegio porque no sabía manejar un auto.

Enterada Martina de que los Barclays no le pagarían tres semanas si viajaba a Las Vegas, prefirió cancelar su viaje. Tal vez pensó que sus jefes eran demasiado estrictos, pero no se atrevió a decirles nada.

Como Martina ganaba el doble que Tatiana y trabajaba mucho menos, Barclays era muy cuidadoso en dejarle su cheque mensual en un sobre cerrado, para que Tatiana no fuese a enterarse de que Martina ganaba más que ella. ¿Por qué Martina ganaba más que Tatiana, si trabajaba apenas dos horas al día, y Tatiana en cambio trabajaba el día entero, sin quejarse nunca, y durmiendo en casa de los Barclays? Principalmente, porque Martina era una señora de cincuenta y seis años, que llevaba más tiempo trabajando con los Barclays, y había pedido varios aumentos salariales, siempre que se le presentaba un problema con alguno de sus novios que, tarde o temprano, le robaban dinero, la estafaban, la decepcionaban. Tatiana, por su parte, era una jovencita de apenas veinticinco años, que todo lo hacía contenta, cantando, sin quejarse, sin meterse en problemas, y por eso los Barclays la adoraban, especialmente la niña Sol, que veía a Tatiana no como una empleada, sino como su amiga. Cuando los Barclays viajaban, Tatiana viajaba con ellos y era ya como parte de la familia.

Al comenzar el mes, Barclays le dejó a Martina un sobre cerrado, con el cheque de su salario, en la mesa de la cocina. Confiaba en que Martina sería discreta al abrir el sobre y no le contaría a Tatiana cuánto ganaba. Aquella noche, al volver de la televisión, comiendo tostadas con queso en la cocina, acompañado de su esposa, Barclays encontró, en la alacena, al lado de las tostadas, el cheque de Martina. Barclays y su esposa se miraron perplejos, consternados. ¿Cómo era posible que Martina hubiese sacado el cheque del sobre cerrado, dejándolo olvidado en uno de los estantes de la alacena? ¿Lo había hecho deliberadamente, para informar a Tatiana de cuánto ganaba, para incordiarla, para humillarla? Porque, desde luego, Martina y Tatiana no se llevaban bien, nada bien, y se veían con el recelo y la animosidad que surgen naturalmente cuando dos personas compiten en un mismo oficio, en un mismo centro de trabajo.

Furioso, Barclays exclamó:

-¡Cómo carajos Martina deja su cheque en la cocina! ¡Cómo puede ser tan descuidada!

Silvana le escribió enseguida a Martina, preguntándole por qué había dejado el cheque en la alacena. Martina respondió sin demora:

-Mil disculpas, señora. Deposité el cheque por teléfono y se me perdió. Lo busqué por todos lados, incluso en la basura, pero no pude encontrarlo.

Barclays no le creyó:

-Ha dejado el cheque para joder a Tatiana -sentenció.

A pesar de que Silvana defendió a Martina y alegó que cualquiera podía perder algo de valor, Barclays le escribió un escueto correo electrónico, diciéndole:

-No puedes ser tan descuidada, Martina. Ya Tatiana sabe cuánto ganas. Ya sabe que ganas el doble que ella. Ahora tengo que subirle el sueldo, obviamente. Todo por tu culpa, Martina. Has perdido mi confianza. No seguirás trabajando con nosotros. Por favor, pasa mañana a dejar las llaves de la casa.

Al día siguiente Martina pasó temprano y dejó las llaves. Le escribió un largo correo a Barclays, agradeciéndole por todos los años que había trabajado para él y pidiéndole una segunda oportunidad. Barclays no le respondió. Se sintió malo, mezquino, cruel. Se sintió excesivamente riguroso, injusto. No encontró compasión en su espíritu para perdonar a Martina.

Cada día me parezco más a mi padre, a mi madre, pensó Barclays. Sin darme cuenta, a veces termino siendo un monstruo. ¿No se me ha perdido alguna vez algo de valor? ¿No se me perdió el pasaporte no hace mucho y tuve que cancelar el viaje? ¿Por qué no puedo comprender y perdonar en Martina lo que bien podría haberme pasado a mí mismo?

La verdad es que Barclays llevaba tiempo pensando que Martina era una mujer demasiado torpe para trabajar con su familia, que su contribución era muy escasa y su salario, desproporcionadamente alto. Quizás entonces estaba esperando una ocasión propicia para despedirla y sacudirse de ella. Porque en su fuero íntimo, Barclays pensaba, y a veces se lo decía a su esposa:

-Si alguien nos va a traer el coronavirus a la casa, sin duda es Martina.

Culposo, pero no del todo arrepentido, Barclays le escribió un correo a Martina, diciéndole:

-Cuando estemos todos vacunados, quizás quieras volver a trabajar con nosotros.

En medio de esas tribulaciones y remordimientos, Barclays tuvo que rendirse moralmente ante un periódico de su país.

Años atrás, el director de ese periódico le había dado de baja como columnista, lo había despedido, alegando que sus columnas habían provocado quejas airadas de lectores moralistas y una amonestación por parte del tribunal de ética del consejo de prensa local. Humillado, Barclays había mudado su columna semanal a otro diario.

Ahora Barclays quería leer todos los días la versión digital del diario que lo había despedido, pero no podía hacerlo, porque le exigían suscribirse. Durante meses, se había frustrado, tratando de leer a sus columnistas favoritos, o ciertos artículos que despertaban su interés, para acabar tropezando, una y otra vez, con un muro, una pared infranqueable: si quiere seguir leyendo, tiene que suscribirse, amigo lector.

Entonces Barclays pensaba: No puedo suscribirme, no puedo pagarle un centavo al diario, porque el director que me despidió sigue siendo el jefe, el mandamás: si me suscribo y le pago, será una rendición, una derrota moral, una claudicación en toda la línea. De manera que, durante meses, Barclays salvaba su dignidad, o eso creía, pero se quedaba con las ganas de leer el contenido de aquel periódico cuyo director lo había despedido.

Finalmente, Barclays se rindió. No por eso perdonó al director que lo había despedido. A no dudarlo las copiosas reservas de rencor que sentía contra él lo acompañarían el resto de su existencia. Pero, entretanto, y aun odiando al director, no quería privarse del ocasional placer de leer ciertos textos de ese periódico. Derrotado, Barclays escribió el número de su tarjeta de crédito y pagó un año por adelantado, a razón de seis dólares por mes.

-He perdido -se dijo Barclays-. Una vez más, he perdido.

Minutos después, le apareció en su bandeja de entrada un correo con la foto del director del periódico, su enemigo, que le decía, con una gran sonrisa:

-¡Bienvenido, estimado lector!

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Adiós, Paisana Jacinta

Roberto Ramírez Manchego

Published

on

Existen tres temas que no se pueden tocar (a menos que se quiera iniciar una discusión) en una reunión familiar peruana: fútbol, política y la Paisana Jacinta. Y es que el personaje creado por Jorge Benavides genera adhesiones y rechazos a partes iguales. Hay un público que la ama con fervor y le transmite este sentimiento a su prole: La paisana es popular entre los niños. Hay quienes la detestan y han consagrado sus fuerzas en pos de su proscripción nacional. Aquí la justicia tiene la última palabra. La Sala Superior Civil de Cusco ha decidido: la Paisana Jacinta no va más.

¿De qué hablamos cuando hablamos de la Paisana Jacinta? ¿Es, como dice Benavides, un personaje inocente dirigido a las familias peruanas y que entretiene a los niños? Pareciera, con estas declaraciones, que Jorge Benavides intenta equipararse a Eduardo Zapata Santillana, el creador de Coquito. Y la Paisana Jacinta no es Coquito. No se puede negar, eso sí, el arraigo que tiene la paisana en el público infantil. El mismo arraigo que tiene la comida chatarra, claro está. Si Benavides fuera gerente de Coca Cola promovería el consumo diario de esta gaseosa en la lonchera escolar, aunque se enfermen de diabetes. A los niños les gusta la gaseosa, diría. Y es que Benavides podría hacer, también, negocios con las moscas vendiéndoles lo que más les gusta.

Dejemos de lado entonces las justificaciones bienintencionadas de su creador. La Paisana Jacinta no es un personaje inocente. No es un personaje ingenuo en lo más mínimo. La Paisana Jacinta es un personaje racista. Construido en base a los estereotipos sobre las personas andinas o los descendientes de los andinos: los cholos, los serranos. Es necesario precisar que estos estereotipos sirvieron por mucho tiempo a quienes dirigieron un orden estructural que se valió de estas herramientas para sojuzgar a la población. Para enriquecerse a costa de su trabajo, de sus tierras. El racismo justificó la dominación de unos sobre otros, fue el aval de la desigualdad en la construcción de un sentimiento nacional. La Paisana Jacinta, entonces, reproduce unos estereotipos que sirvieron durante muchísimo tiempo como fuente de iniquidad y como sustento de un racismo histórico y estructural. Este racismo, con matices, todavía perdura en los modos de relacionarse de ciertos peruanos.

Si la Paisana Jacinta reproduce estereotipos racistas ¿Por qué tiene un enorme arraigo? Aquí es donde sociólogos, antropólogos, bienintencionados y académicos entran en trompo. Porque es muy sencillo definir quién es el público de la Paisana Jacinta. ¿Quiénes consumen a la Paisana Jacinta? Se puede hacer por la contraria: no son los europeos; no son los norteamericanos. No son “gente blanca” que mira con exotismo a los cholos, no son pitucos recalcitrantes que ríen de los cholos. Existe ese público, claro está, pero no es el público mayoritario. Porque hay una verdad: la paisana Jacinta es consumida por cholos, por migrantes, por andinos y por los descendientes de los andinos. Ese es su público y ese es su éxito. Si la Paisana Jacinta saliera a darse un baño de popularidad corre el riesgo de quedar asfixiada – por exceso de cariño – no por odio. ¿Si Aníbal Quijano estuviera vivo, el pueblo lo reconocería? ¿Por qué en los comerciales de Saga Falabella los modelos parecen salidos de los cantones suizos, si el peruano no es así? ¿Y por qué ese tema le interesa a unos pocos, mientras la mayoría de gente sigue comprando sin hacerse problemas?

Los académicos han llegado a una especie de consenso: La Paisana Jacinta tiene arraigo popular porque el peruano es mayoritariamente racista. Si nuestra sociedad es mayoritariamente racista, entonces es moneda corriente practicar el racismo, entre nosotros mismos. La Paisana Jacinta –dicen- es el espejo donde no nos queremos ver reflejados. La Paisana Jacinta es lo que no queremos ser, pero sí queremos que sea el otro para sentirnos así superiores y satisfacer nuestros instintos de discriminación. En resumen: yo no quiero ser la paisana Jacinta, pero sí quiero que lo seas tú para desfogar mi racismo. Si se sigue estrictamente ese argumento se llega también a un paradigma de racismo. ¿Es criticable que los peruanos (cholos, serranos, migrantes) no quieran ser la Paisana Jacinta?. ¿Acaso tendrían que identificarse si no lo quieren? La Paisana Jacinta reproduce estereotipos: suciedad, ignorancia, desconfianza, poco tacto social, violencia. Ningún serrano o descendiente de migrantes podría identificase con esos estereotipos, si no lo quiere. No porque no existan descendientes de migrantes así, sino porque esas características no le corresponden a ellos necesariamente. Son modos de ser de cualquier ser humano. Gringo, cholo, negro, judío, alemán, etc. No son características privativas de un grupo ni de una etnia en especial. Creer que esas características le corresponden, necesariamente, a un grupo especial es caer en el estereotipo.

No queremos ser la paisana Jacinta, pero sí queremos que el otro lo sea ¿Es solamente eso o hay algo más?

Existe un tipo de comedia donde el comediante se burla de sí mismo. Si el comediante es adicto a las drogas hace un monólogo burlándose de su adicción a las drogas; si es adicto al sexo lo hace, en el mismo sentido. Si sufre trastornos mentales, se burla de sus trastornos mentales. Hay quienes sufren problemas por drogas y condenan toda burla hacia un adicto. Hay quienes sufren enfermedades mentales y en lugar de reírse de ellos mismos hacen activismo para sensibilizar sobre este problema. Son modos y ejercicios de la propia subjetividad. Podemos forzar una analogía con el racismo, pero con matices: hay migrantes que ven a la paisana y ríen de sí mismos, se puede decir. Pero eso implicaría decir que los migrantes poseen los estereotipos que la paisana condensa, entonces habría que afinar: hay migrantes que ven a la paisana y se ríen de los estereotipos con los cuales se los ha clasificado. Sí. Es decir que hay migrantes que se ríen de los estereotipos que van dirigidos a ellos mismos. Sí hay eso. Y no es condenable per – se.

El humorista Chris Rock es negro. Su público es variado, pero muchos negros norteamericanos lo siguen. En uno de sus monólogos de comedia, donde el público mayoritario era negro dijo: “Hay una diferencia entre las revistas pornográficas dirigidas al público negro y las revistas pornográficas dirigidas al público blanco. En las revistas porno para negros, las modelos tienen tatuajes, cortes en las nalgas, heridas de balazos; en las revistas porno para blancos, no”. Y el público, negro en su mayoría, rió y rió. ¿Estaba reproduciendo estereotipos sobre los negros? Sí. En el estereotipo racial norteamericano, los negros son violentos y más dados a infringir la ley. ¿Entonces por qué el público negro reía de un estereotipo racista, enunciado por un negro? Porque en un ejercicio de su subjetividad eligieron tomar con humor los estereotipos que se construyen sobre ellos. Ante ese enunciado otros negros pudieron sentirse ofendidos y  es válido también. Los seres humanos no poseemos una subjetividad uniforme.

En el caso de la Paisana Jacinta hay mucho de eso: migrantes que se ríen de los estereotipos que se han construido sobre ellos. Pero no es lo único: con la paisana Jacinta se podrían analizar diversas subjetividades que disparan la risa. El peruano ríe con la paisana Jacinta, pero no todos ríen de lo mismo. Son estos migrantes que ríen estos peruanos quienes se indignan con la cancelación del programa de la paisana Jacinta. Se podría resumir así: soy cholo y me río ¿Por qué no puedes reír tú también? Y hasta cierto punto es válido. Con matices. Si un migrante decide reír de los estereotipos que se dirigen a él mismo, es válido. Reírse de uno mismo y más aún, reírse de los estereotipos históricos que pesan sobre uno mismo es una decisión personal. Y es válido. El humor es también un ejercicio de la subjetividad. No se puede prohibir que uno se burle de sí mismo y de los estereotipos que se han construido para uno.

¿Y los que se sienten ofendidos con la Paisana Jacinta, aquellos que deciden no reír de los estereotipos sino combatirlos y luchar por su extinción? Es válido también, pero no hay que caer en el relativismo. Confrontadas estas dos posturas una tiene que vencer. Vivimos en sociedad y en democracia, en ese sentido no se puede construir un sentimiento nacional en base a los estereotipos. Es por ello que se deben combatir y luchar por su extinción. Aunque esto no puede ni debe impedir, que en un ejercicio de libertad personal uno mismo se pueda burlar de sí y de los estereotipos que se le adjudican. Si uno quiere reírse de uno mismo o del estereotipo que se hace en base a uno mismo, es válido. Pero no podemos elevar a sentir general ese modo de ver las cosas: no podemos decir, si yo me río de mí, entonces ríe tú también, de ti mismo. Eso debe ser un ejercicio de libertad personal.

A raíz de este fallo puede ser que Benavides convierta a su paisana en objeto de culto. En abanderada de la libertad de expresión. En expresión de arte y de humor peruano. Medallas que no se merece. Porque la Paisana Jacinta no es arte, aunque la produzca Larry David. 

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Caso Sanchéz Alayo: abogado pone al descubierto presunta organización criminal

Luis Alfonso Morey, abogado de la familia Guizado Portillo indicó que “en la denuncia por crimen organizado se evidencia que los terrenos han sido ocupados a través de testaferros y personas que hoy se encuentran como prófugos de la justicia”.

Redacción Lima Gris

Published

on

En las últimas horas el caso Sanchéz Alayo comenzó a sonar con más fuerza. El abogado de la familia Guizado Portillo, Luis Alfonso Morey, anunció que han venido realizando una batalla legal contra Fidel Sánchez Alayo, acusado formalmente de dirigir una organización criminal con operaciones fraudulentas de valiosos terrenos al sur de Lima.

Luego de años de investigaciones, procesos judiciales y gracias a los testimonios de gente valiente, hoy se da a conocer a la opinión pública nacional e internacional la forma en la que la Familia Sánchez Alayo se ha ido apoderando de los terrenos más valiosos del sur de Lima.

Fidel Sánchez Alayo.

“La familia Sánchez Alayo no goza de buena reputación. Los crímenes que enlutaron a los Sánchez Paredes y los líos en los que se ha visto envuelto Fidel Sánchez Alayo han hecho que la gente les tema. El miedo que se siente entre los humildes pobladores de Chilca es muy similar al que se percibe en las redacciones de los principales medios de comunicación, las agencias de relaciones públicas y los Estudios de Abogados más prestigiosos de la ciudad de Lima”, señala Morey.

Para intentar evitar el desalojo que se realizará este viernes 16 de octubre, los Sanchéz Alayo presentaron una irregular medida cautelar otorgada por el Juzgado Civil de Santiago de Chuco, a cargo de la jueza Carmencita Torres Hilario, en favor de la empresa Inversiones Las Arenas Corp. SAC, que tuvo por objeto impedir el desalojo. Hace unas horas el juez de Chilca rechazó la medida cautelar de Santiago de Chuco y ordenó proseguir con el desalojo.

Dirección de Santiago de Chuco presentada por inversiones Las Arenas. Dueña de la propiedad negó que allí exista alguna empresa, menos Las Arenas.

En el Perú la excentricidad de ciertas personas es una de las señales que ha permitido descubrir —jalando el hilo de la madeja— a organizaciones criminales que han operado y siguen operando con impunidad y en complicidad con autoridades, periodistas vendidos, jueces y policías. Tienen el dinero y los contactos suficientes para librar mil batallas. Las mafias —como la liderada por Rodolfo Orellana— se desmoronó gracias a valiosos testimonios de gente que pese al temor que tenía empezó a hablar.

¿Qué se hizo en los terrenos de Chilca? Fidel Sánchez Alayo ha levantado un centro privado de diversiones con todo tipo de excentricidades: caballerizas, coliseo de gallos de pelea, piscinas y hasta una plaza de toros levantada en honor al ‘Clan Sánchez Paredes’. “En la denuncia por crimen organizado se evidencia que los terrenos han sido ocupados a través de testaferros y personas que hoy se encuentran como prófugos de la justicia”, indicó el abogado de la familia Guizado Portillo.

Placa de la Plaza de Toros de los Sánchez Alayo.

La otra batalla de Morey

Fidel Sánchez Alayo ha sido acusado formalmente de dirigir una organización criminal que con operaciones fraudulentas se ha apoderado de buena parte de los terrenos más valiosos del sur de Lima. Se trata de una denuncia por crimen organizado, lavado de activos, usurpación agravada, falsificación de documentos, falsedad genérica, fraude procesal, cohechos, uso de documentos falsos y daños agravados.

Abogado Luis Alfonso Morey.

Morey aceptó el encargo de la familia Guizado y durante semanas su equipo estudió el caso y todo lo que ha ocurrido en los últimos años de pleitos judiciales. Luego de las investigaciones, Luis Alfonso Morey reveló la manera en que opera Fidel Sánchez Alayo. Pero esto no ha sido una tarea fácil. En su camino se encontró con un permanente intento de bloqueo en las investigaciones.

Entre algunos comentarios y advertencias que el abogado de la familia Guisado recibía, figura la del director de una importante agencia que le dijo por WhatsApp: “Consejo de pata: es mejor no meterse en esos temas. Se trataría de crimen organizado, no te compliques”. Otro mensaje de un abogado especialista en litigios le advirtió: “Esa gente es brava, ni te metas”.

El abogado ha revisado el caso, leído el expediente, conversado con los testigos, visitado el lugar y viene exponiendo la denuncia ante la opinión pública nacional e internacional. Por ese motivo le han recomendado adquirir una camioneta blindada y contratar a un chófer de resguardo. Desde hace una semanas el abogado de la familia Guisado cuenta con un resguardo que antes cuidaba a su socio. El resguardo es experto en tiro instintivo selectivo y ha sido entrenado en la técnica israelí. Un consultor amigo suyo que es experto en seguridad le advirtió que no debe escatimar en seguridad personal.

Aquí un video de Digital TV con de la denuncia de Luis Alfonso Morey.

Este viernes 16 de octubre se debe llevar adelante el desalojo en los predios La Chutana (50 hectáreas) y la Sirena (14 hectáreas) en el distrito ecológico de Chilca, a 60 kilómetros de Lima, los mismos que se encuentran en posesión de Fidel Sánchez Alayo.

Terrenos en posesión de los Sánchez Alayo.

La prensa internacional también viene difundiendo el caso Sánchez Alayo, el canal asociado a la prestigiosa cadena CBS dio a conocer la noticia en Estados Unidos. El medio internacional señaló “En Perú otro escándalo de corrupción denunciado por la prensa. Se trata de una presunta apropiación ilegal de terrenos donde estarían involucrados los integrantes de la familia Sánchez Alayo. Recordada por haber sido investigada en los Estados Unidos por lavado de activos. La denuncia acusa directamente a Fidel Sánchez Alayo, por haberse apropiado de terrenos en la localidad de Chilca”.

Aquí el video del informe de la cadena estadounidense.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

¿Debemos tumbar la estatua de Cristóbal Colón?

Roberto Ramírez Manchego

Published

on

¿Fue Colón un asesino, saqueador, genocida? ¿Fue un pro – hombre, un héroe, alguien que merece un espacio público para ser honrado? ¿Los indígenas vivían en paz y armonía, antes de la llegada de Colón y sus huestes? ¿América, sin Colón, era un paraíso terrenal? Cada 12 de Octubre —y con más acritud, desde el primado de las redes sociales— se genera un debate que enfrenta a buenos contra malos. Ganadores contra perdedores. Sin embargo, luego de esta borrachera de ideas, insultos, ataques ad – hominem y demás, no queda claro qué se ganó y qué se perdió.  

Parece que discutir sobre Colón y los colonizadores, en lugar de solucionar conflictos del ayer, ocasiona nuevos problemas en el presente y en el futuro. En el fondo, nadie cree que tirar abajo unas cuantas estatuas vaya a cambiar el status quo. Y si alguien así lo cree. ¿Cuántas estatuas tienen que caer para eliminar el racismo? ¿Cuántas para que cese la discriminación? Si los vicios y las miserias de la humanidad desaparecieran con la caída de las estatuas, entonces las naciones deberían reemplazar los parlamentos y los poderes ejecutivos por una compañía de demolición.

Para bien o para mal, el estado de cosas no funciona así. Existe una gran verdad detrás de quienes niegan el estatus de benefactor a Colón. Una verdad que convive con la censura y con el impulso, tan humano, de destruir lo antiguo tomando como modelo el canon del presente. Colón no fue, bajo ningún punto de vista, un pro – hombre, un dechado de virtudes ni el benefactor de la humanidad: Colón no fue un bienaventurado, Colón nunca dio la otra mejilla ni curó a los enfermos. Colón no fue Jesús. Pero a la vez impulsó, de un modo u otro, los resortes y los cimientos del mundo contemporáneo que conocemos. Negar eso es tomar la parte por el todo y no comprender que, en la humanidad, lo positivo y lo negativo  conviven en romance perpetuo.

Hay un capítulo de Rayuela donde Horacio y la Maga contemplan un acuario y especulan sobre la hermosura de los peces. Ponderan sus cualidades, su belleza, su modo de estar en el mundo. De pronto un pez defeca: “una rayita inmóvil vertical en el agua … un lastre que de golpe los pone entre nosotros, los arranca a su perfección de imágenes puras, los compromete, por decirlo con una de las grandes palabras que tanto empleábamos por ahí y en esos días”. No hay necesidad que Cortázar mencione cuál es esa gran palabra. Se perdería la belleza. La Historia Universal es también esa palabra. Es también, pero no únicamente.

Comprender la Historia es entender que los valores del bien y del mal, desde los que se juzga, necesitan un anclaje en la realidad. Aquellos que encargaron la estatua a Colón, fueron los representantes de una República muy ajena a los vaivenes del presente. En la temprana República, a pesar del discurso igualitario; la discriminación y la distinción entre ciudadanos —criollos, mestizos, indígenas y negros—  estaba institucionalizada. Desde esa perspectiva se tiene que comprender la edificación de estatuas que perduran hasta nuestros días. Sin embargo, eso no debe promover el derrocamiento de las mismas. Tampoco la admiración hacia esas figuras de la Historia. Sólo el conocimiento de los hechos históricos creará las formas críticas para que cada ciudadano pueda juzgar a estas figuras sin necesidad de derrocarlas. Además, Cristóbal Colón, en la avenida que lleva su nombre está bien ubicado. Una avenida en la que partidos políticos, travestis y prostitutas, comparten un espacio democrático es un lugar preciso para recordarlo.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Luz del Sur perdió gran cantidad de clientes libres en los últimos tres años

Redacción Lima Gris

Published

on

En abril de este año la empresa Luz del Sur fue adquirida por la estatal China Three Gorges-CTG (Tres Gargantas) por US$ 3,590 millones. El anterior accionista principal era la norteamericana Sempra, que decidió vender para enfocarse en sus operaciones de gas en EEUU. Mediante diversos voceros en medios de comunicación ahora la empresa Luz del Sur busca cambiar la reglas de juego a su favor, debido a que en los últimos tres años van perdiendo más del 50% de sus clientes libres. Es decir, clientes que tienen la libertad de elegir a quién comprarle electricidad.

Actualmente la empresa Luz del Sur tiene la concesión de distribución de energía eléctrica en 30 distritos de Lima Metropolitana y en las provincias de Cañete y Huarochirí, que en conjunto abarcan más de 5 millones de habitantes. También opera la central hidroeléctrica Santa Teresa y tiene proyectos de centrales hidroeléctricas en Majes, Cusco, entre otras ciudades.

Luz del Sur cuenta con clientes regulados, es decir, estos clientes son millones de peruanos que no tienen la libertad de elegir a quién comprarle electricidad. Como no pueden elegir, millones de familias tienen contratos a precio definido a largo plazo. Luz del Sur también cuenta con clientes libres, pero estos clientes se han ido alejando de la empresa en los últimos tres años, y esto viene sucediendo porque existen mejores precios de electricidad en el mercado de los clientes libres. Esto es importante ya que las MYPEs y otras empresas buscan mejores costos para su rentabilidad.

Según las estadísticas, Luz del Sur en los últimos tres años pasó de tener 100 clientes libres en el 2016 a solo 47 el 2019. El consumo anual de sus clientes pasó de 622 GWh (Gigavatios-hora) el 2016 a 126 GWh el 2019. Además, en este año, las ventas a clientes libres se han reducido aún más y en el primer semestre ha llegado a 55.2 GWh, por lo que proyectado podría ser de 111 GWh.

Por eso se entiende que lo que pretende Luz del Sur (ahora en manos de los chinos) es cambiar la normativa de la ley para tener las reglas de juego a su favor. Es decir, con el cambio de las reglas de juego, Luz del Sur busca eliminar la competencia en el mercado eléctrico.

La pérdida de clientes libres por parte de Luz del Sur se debe a una mayor competencia en el mercado eléctrico peruano. La competencia siempre será importante para los consumidores, ya que esto evita los precios abusivos. Recordemos que todo monopolio solo genera altos precios en las tarifas eléctricas.

Para “Mypes Unidas del Perú” lo que busca Luz del Sur permitiría encarecer el costo de luz y con ello se afectaría el bolsillo de todos los peruanos.

“Los costos de las materias primas e insumos principales de las micro y pequeñas empresas transformadoras o manufactureras, hoy más que nunca se convierten en un factor que diferencia entre la quiebra y la viabilidad empresarial por lo que no podemos permitir que los precios que se negociaran en los próximos meses estén presionados de manera artificial favoreciendo a las empresas eléctricas en desmedro de los consumidores regulados y libres al cual aspiran las mypes pertenecer”, señalaron en un comunicado.

Ante lo que viene sucediendo solicitaron que el Ministerio de Energía “haga respetar su normatividad” y que el Congreso de la República “observe este proceso abiertamente” en favor de la ciudadanía. Además, el Gobierno mediante el Ministerio de Energía y Minas debe erradicar todo monopolio en el sector eléctrico.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Pandemia y salud mental

La pandemia ha generado que se agudicen los problemas de salud mental existentes, además de un impacto económico negativo en la población, lo que mantendrá condiciones desfavorables serias para el cuidado de la salud emocional de la población, incrementándose la prevalencia, incidencia y complicaciones de enfermedades mentales.

Gabriel Rimachi Sialer

Published

on

Escribe el Dr. Psiquiatra Joel Alfonso Ñufflo Hoyos

La pandemia ha generado que se agudicen los problemas de salud mental existentes, además de un impacto económico negativo en la población, lo que mantendrá condiciones desfavorables serias para el cuidado de la salud emocional de la población, incrementándose la prevalencia, incidencia y complicaciones de enfermedades mentales.

Es importante mencionar que para la población general los siguientes, son factores de riesgo para aparición o incremento de síntomas de ansiedad y depresión: aislamiento social, disminución de ingresos, limitación en actividad física o falta de ésta, acceso limitado a servicios básicos, incremento en consumo de bebidas alcohólicas y otras drogas, pérdida de soporte social y familiar. Es necesario comentar que el incremento de consumo de alcohol y otras drogas, aumenta el riesgo de violencia doméstica, así como de agresiones sexuales.

Consideración especial, en tiempos actuales tiene que ver con prestar atención a los sobrevivientes de casos severos de infección por COVID 19, ya que en muchos de ellos se puede observar características clínicas de Trastorno de estrés postraumático (TEPT); las cifras de pacientes que cumplen los criterios diagnósticos ameritan ser estudiados, en otras realidades, así como en Perú. Estudios pasados en sobrevivientes de infecciones severas por SARS Y MERS, señalan prevalencias de 32.2% de TEPT, 14.9% de depresión, y 14.8% desórdenes de ansiedad.

Las características de los pacientes con enfermedades mentales, los expone a un mayor riesgo de contraer infecciones por COVID 19, en parte porque les es más dificultoso incorporar o seguir las indicaciones del confinamiento, y porque requieren asistencia algunas veces para sus desplazamientos. Se debe considerar además que las limitaciones a servicios de salud y de acceso a medicamentos previos a pandemia, se incrementaron una vez declaradas las medidas de confinamiento. El distanciamiento, aislamiento y el cambio de rutina; pueden exacerbar muchos desórdenes psiquiátricos o desencadenar algunos que esperaban una situación de estrés para hacer su aparición.

La limitación a accesos a servicio de salud, exacerbada por las medidas de confinamiento, impide o no facilita la atención de situaciones especiales como la atención de ideas o pensamientos suicidas que pueden aparecer en pacientes psiquiátricos y en la población general. Las desestabilizaciones de enfermedades mentales crónicas, generan deterioro en las capacidades mentales en los individuos que lo padecen, cuanto también demanda más utilización de recursos farmacológicos y se requiere muchas veces más tiempo de internamiento en las ya limitadas unidades de psiquiatría, tanto de hospitales generales como de hospitales y clínicas psiquiátricas.

También debemos tomar en cuenta la salud mental de los trabajadores que atienden directamente a personas con infección por COVID 19 en los servicios de emergencia y salas de terapia intensiva. Algunas condiciones como falta de soporte social, percepción de abandono por falta de sus autoridades, trabajar en condiciones de riesgo, falta de entrenamiento en manejo de desastres, temor a contagiar a sus familiares o enfermar, ausencia en la participación de obligaciones familiares, maltrato de parte de la sociedad que los percibe como vectores de contagio; traen como consecuencia que 50% de trabajadores tengan síntomas de depresión, y una cantidad similar de síntomas de ansiedad. Además, se ha demostrado que los trabajadores con dificultades de sueño, tienen más prevalencia de ideas suicidas, y por tanto más riesgo de intentos de suicidio. Se requiere además desplegar estrategias que incluyan la atención de salud mental, de quienes trabajan en el cuidado de la misma. Debemos recordar que la tasa de suicidio en la población general en el Perú es de 4.5 por 100 000 habitantes.

La pandemia afecta de manera diferente a hombres respecto a mujeres. Así, se estima que alrededor de 35% de mujeres han perdido el trabajo, por varias razones. Representa un motivo de estrés para las mujeres estar atenta a las labores del trabajo remoto, y a la vez estar pendiente del cuidado de menores, adultos mayores, y tareas escolares. Antes de la pandemia podía esperarse que con las mismas calificaciones, una mujer reciba en promedio 30% menos salario por la misma actividad laboral, la desventaja se incrementará durante la pandemia.

Se debe considerar también, las estrategias desplegadas por las instituciones de salud, para poder afrontar la atención de salud mental en pandemia; por ejemplo se privilegia resolver las urgencias psiquiátricas en las áreas destinadas para ello, limitándose a las que requieran mayor necesidad; limitación de consultas ambulatorias presenciales, reducción de tiempos de internamiento de pacientes psiquiátricos, los ambientes destinados para internamiento, deben contemplar que se puedan mantener las medidas de distanciamiento, por tanto se han reducido el número de camas ofertadas para dicho propósito, se ha implementado la telemedicina para poder atender a la población y reducir el desplazamiento tanto de pacientes como familiares de pacientes tributarios de atención de salud mental. Se requiere reforzar el sistema de atención comunitaria, tanto para seguimiento y monitoreo de casos.

El trabajo en salud mental, por tanto exigirá un doble esfuerzo, de investigación, diagnóstico situacional, evaluación de las estrategias desplegadas en pandemia, y preparación para la atención de incremento de casos, tanto en la población general, pacientes psiquiátricos previamente enfermos, sobrevivientes a casos severos por COVID 19, duelo de familiares, poblaciones vulnerables como niños y adolescentes que han visto cambios notorios en sus rutinas, y también por supuesto, el personal de salud.

No podemos finalmente dejar de considerar algunas cifras; de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el Perú tiene en promedio 3 psiquiatras y 10 psicólogos por cada 100 000 habitantes. Para el año 2019 el presupuesto del sector salud, era alrededor de 21 000 millones de soles; siendo el presupuesto destinado para atención de salud mental 318 millones. Es nuestra realidad, y por tanto plausible de ser mejorada con voluntad política y conocimiento de la realidad por parte de la población general.

*Médico Psiquiatra, Direccion Médica Clínica Vila Salud / Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins / Docente Universidad Peruana Ciencias Aplicadas

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Mario, la luz no se extingue

Umberto Jara

Published

on

No fuimos amigos. Me habría encantado serlo. Cuando lo conocí por los afanes del Mundial Rusia 2018, me sorprendió su inmensa y natural empatía. Divertido, lleno de anécdotas, sin distancias ni vueltas. Había hecho un peregrinaje alucinante hasta Moscú. Cruzó como un aventurero todas las fronteras que fueron necesarias en una combi que partió desde Bélgica. Y contaba esa historia con una gracia y una simpatía inigualables. Pero era mucho más que una persona con encanto. Era un camarógrafo todo terreno, conocido, respetado y querido en el ambiente periodístico. El imprescindible camarógrafo de raza que sabe ir detrás de las historias junto al reportero de calle.

En su adiós me apena también que con él se va, demasiado pronto, el camarógrafo que se está perdiendo como se pierde el periodismo de batalla. Las imágenes no se recolectan, se buscan, se eligen, se construyen, se captan. Y para eso hay que tener pasión, hay que amar lo que se hace, hay que arriesgarse, hay que meterse donde sea y como sea y hay que hacerlo con la cámara al hombro, hay que sentir que el ojo más valioso es el que mira por el visor. Ese era Mario Tarazona. Por eso siempre tenía una historia para contar.

En mi recuerdo quedó marcado el orgullo que él tenía por sus orígenes provincianos, algo muy valioso en una ruin ciudad como Lima que siempre trata de ponernos en segundo lugar a los que tenemos la suerte de venir del interior. Era de Pomabamba, Ancash. Tenía la pinta de sus ancestros españoles y la estima altiva por sus paisajes, su comida, sus costumbres. He leído unas línea de César Seijas que lo describen con la precisa ternura de un amigo: “Un pomelito a tu salud, un cuycito por la tarde y que tu camino al cielo sea con dicha hablándole a todos de las maravillas de nuestra tierra”. No es necesario añadir más para entender su amor por nuestra sierra.

Conocí a Mario Tarazona por mi querido amigo Lenin Díaz. Ambos compartían el amor por el cine. Lenin me hizo saber una historia entrañable: la película que se puso a filmar Mario. Un western andino. “El fugitivo de los andes”. Un Clint Eastwood del histórico spaghetti western rodado en los andes peruanos. Una hermosa locura que Mario filmó siguiendo el clima de las cuatro estaciones del año porque su guión (y su alma) así se lo exigían. Un loco maravilloso capaz de llevar su pasión por el cine a la realidad sin tener ningún complejo por atreverse a lo que se atrevió Sergio Leone. Si lo había embelesado de niño por qué no vivirlo.

Quienes compartieron oficio, charlas y diversión con él, le están dando el más hermoso adiós que se puede dar: la unánime coincidencia del afecto. Su amigo, el magnífico reportero Percy Guzmán, lo resume de este modo: “Un tipo encantador, donde llegaba caía bien, en cualquier destino del mundo él conocía a alguien, y las comisiones las convertía en una gran aventura”.

En mi caso, sencillamente, me habría gustado ser su amigo, beber unas copas charlando hasta extinguir la noche, como era antes en el buen periodismo. No ocurrió así. Para decirte adiós me presto esta linda frase de Alvina Ruiz, para ti Mario: “Ese encanto y luz que te caracterizaban”.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIBRERÍA

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending