Connect with us

Opinión

El Partido Cívico OBRAS y su filosofía política

Lee la columna de Rafael Romero

Avatar photo

Published

on

Por Rafael Romero

Al momento de pergeñar estas líneas, superada una antojadiza y ya desistida tacha, el Registro de Organizaciones Políticas (ROP) del Jurado Nacional de Elecciones tiene el camino listo para evacuar la resolución definitiva de inscripción del Partido Cívico OBRAS (PCO).

La participación electoral del PCO y el factor de su fundador, el periodista Ricardo Belmont Cassinelli, contribuirán mucho a elevar el nivel del debate y la calidad de la política, tan venidos a menos por la manipulación de los grupos del poder global que le cerró el paso a los verdaderos políticos y le abrió las puertas del Estado -de par en par- a los politicastros.

La pregunta clave es: ¿El Perú cómo podrá tener “políticos” y no “politicastros”? La respuesta es sencilla y consiste en hacer de los partidos verdaderas escuelas de pedagogía ciudadana; en edificar instituciones que respeten y practiquen la ética pública; y en debatir permanentemente con ideas o premunidos de filosofía política.

No más advenedizos y arlequines en las campañas electorales donde la farándula y el exhibicionismo han primado en estas tres décadas, razón por la cual personajes faranduleros, pillos, ladrones y politicastros resultaron ocupando miles de puestos públicos, llevando al país al hoyo en el que se encuentra.

Por tanto, la próxima campaña electoral tiene que ser diferente a las anteriores, y para eso el elector tiene que valorar antes de ir a las ánforas las ideas y meterse un poco más en la filosofía política. Esto es lo central en la ciudadanía con el objetivo de elevar el nivel del debate político y con el fin de exigir a las corporaciones mediáticas más transparencia y veracidad en sus noticias. De esta manera mejorará sustancialmente la calidad de los foros de discusión programática y de los candidatos a la cámara de diputados, al senado, a la presidencia y vicepresidencias, a los cargos municipales, provinciales y regionales.

En este contexto, el PCO tiene una filosofía consistente y eso le da fortaleza a diferencia de otras organizaciones políticas que se convirtieron en vientres de alquiler o clubes de tránsfugas. En consecuencia, lo sustantivo es la filosofía política, ya que de la cual se desprende el ideario, la doctrina y los planes de gobierno, y alrededor de esa filosofía deben girar las estrategias de comunicación, el marketing político y la convocatoria a los mejores hombres y mujeres de la Patria.

Ricardo Belmont ha configurado esa filosofía política desde el momento en el cual ha estado sometido a un proceso de dialéctica personal frente a los retos y al sistema imperante que le ha tocado confrontar, viendo pasar el último medio siglo de la historia del Perú hasta el presente, tiempo en el cual ha quedado completa e integrada su filosofía para ponerla de cara a la realidad nacional.

Sobre la base de la filosofía humanista y con el aporte de peruanos ilustres como José Faustino Sánchez Carrión, Manuel González Prada, Víctor Raúl Haya de la Torre y Augusto Belmont Bar, las ideas del PCO deben estar en concordancia con una praxis política responsable donde debe primar la disciplina, la ética y la integridad.

¿Cómo ser un líder estoico que refunde el Perú? Respecto de esta interrogante, sobre la base de la filosofía política planteada por Ricardo Belmont en distintos foros, en especial en los programas de Habla el Pueblo, y consultando por mi parte el interesante aporte de Daniel Ordaz, que resume muy bien a Ronnie H. Kinsey, para sintetizar lo que es un líder estoico, todos antes debemos conocer y revisar el significado de estoicismo.

Es la filosofía de Zenón, quien desde la Grecia antigua enseñó el autocontrol, la resiliencia y el pensamiento íntegro. Por eso es que la filosofía del PCO es totalizadora y regeneradora para la sociedad peruana, donde -como en cualquier otra- hay estrés, caos, desorganización, abuso e injusticia. De manera que el estoicismo ayudará a enderezar lo torcido, a pensar mejor y, por tanto, mejorará las relaciones personales y dará lugar a la toma de buenas decisiones (obviamente con ética).

Ricardo Belmont, siguiendo las máximas y mínimas de su abuelo Alejandro Belmont y Marquesado, descendiente de Ramón Castilla y Marquesado, así como siguiendo los pensamientos que solía inculcarle su padre Augusto Belmont Bar, logra conocer y meditar en la filosofía, a la que agrega el espíritu espartano, pero para aplicarla a la realidad práctica y a la vida diaria de los peruanos, ponderando la autodisciplina, la virtud y la razón, el autocontrol frente a los problemas y el dominio de sí mismo antes que las emociones negativas. Es decir, pone a los peruanos frente a la empatía y al buen temple para gobernar el Perú con el objetivo de reorganizarlo y darle a todos los compatriotas paz, bienestar, justicia y dignidad.

En esencia, lo que le dice al país la filosofía del Partido Cívico OBRAS es que no todo está perdido, hay que tomar mejores decisiones como, por ejemplo, darle el respaldo a una organización política en primera vuelta y se debe confrontar los problemas con mentalidad positiva, y ese positivismo Ricardo lo ha postulado por décadas.

Comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Opinión

La voz de Bielsa también alcanza a Perú, por Umberto Jara

Lee la columna de Umberto Jara

Avatar photo

Published

on

Por Umberto Jara

Al final de esta tarde en la ciudad de Charlotte, en los Estados Unidos de Norteamérica, el técnico Marcelo Bielsa brindó una conferencia de prensa valiente y ejemplar. En estos tiempos la obligación de decir las cosas como son se ha convertido en un mérito, y Bielsa asumió esa obligación sin temor a las consecuencias. Dijo, en voz alta y firme, lo que todos sabemos y pocos se atreven a decir: la gran mayoría del periodismo continental es cómplice del poder.

En concreto, Bielsa dijo que el periodismo no se atreve a señalar la cuestionable actuación de los que ostentan el poder en el fútbol. Señaló que un buen sector del periodismo sirve a los intereses de los dirigentes y no cumple con la función que realmente debe tener: mostrar aquello que no se hace correctamente. Más todavía, manifestó que un gran sector del periodismo no cumple con su real función de informar porque elige servir a los intereses dirigenciales a cambio de las ventajas que obtienen. Y lo que Bielsa expresó alcanza no solo a los periodistas sino a los dueños de los medios que, en última instancia, son los que permiten la situación descrita.

Seguramente será criticado porque en un mundo Tik Tok no gusta el estilo frontal. También será discutido, por ejemplo, por varios de los impresentables de ESPN versión Argentina. Lo cierto es que expuso una inmensa verdad: los problemas del fútbol sudamericano provienen de la Conmebol, una institución corrupta presidida, desde el 2016, por Alejandro Domínguez, un personaje que, desde su sede central en Asunción, recluta a personajes con antecedentes cuestionables que, a cambio de prebendas, le permiten entronizarse en el cargo.

Lo dicho por Bielsa —cuyo derecho a hablar como habla se lo ha ganado por su gran nivel profesional y su limpia trayectoria— alcanza no solo a Uruguay, a cuyos futbolistas la Conmebol pretende sancionar para encubrir todos los errores cometidos en la organización de la Copa América 2024. En realidad, ha desnudado la corrupción del fútbol en Sudamérica: las componendas de la Conmebol con las empresas que transmiten los torneos; la designación de árbitros; los pactos con el periodismo; y las amenazas a directores técnicos y futbolistas que se atreven a levantar la voz.

Todo lo señalado por Bielsa alcanza al Perú. Un facineroso llamado Agustín Lozano preside la Federación Peruana de Futbol (FPF) junto a un directorio compuesto, en su mayoría, por gente de su misma calaña. El protector de Lozano es el titular de la Conmebol, Alejandro Domínguez, quien a sabiendas de que el fútbol peruano está destruido por la corrupción lo mantiene en el cargo.

Lo digo con pleno conocimiento de causa porque estuve en la Conmebol y presenté sólidas pruebas sobre la millonaria reventa de entradas liderada por Lozano y que constituye delito de lavado de activos. Han pasado cinco años y Lozano sigue en funciones. La misma información fue entregada a la FIFA y Lozano sigue en su puesto. ¿Qué significa? Que quienes detentan el poder en el fútbol son corruptos que protegen a los corruptos que manejan las federaciones locales. Y los protegen a pesar de que en sus reglamentos existen normas muy claras que deberían dejar fuera de juego a personajes como Agustín Lozano cuya actividad delictiva abarca, incluso, mas allá del fútbol por las decenas de denuncias penales que existen contra él.

¿Qué hace un mayoritario sector del periodismo peruano? Exactamente lo que Bielsa ha denunciado: desviar la atención para que el corrupto se proteja. El periodismo nacional cuestiona que no haya logros deportivos; se indigna porque la selección peruana fracasa en las competencias internacionales; se crispa porque el torneo local es un desastre pero pasa por alto la causa de todos los males: la gestión de Agustín Lozano en la FPF.

No existe ninguna campaña sostenida, ninguna investigación colectiva y firme que logre la caída de Agustín Lozano mostrando el problema principal: la dirigencia ha esfumado el dinero de la FPF; ha destruido las divisiones menores y por eso no surgen figuras; se ha apropiado de los derechos de televisión que era la única fuente de supervivencia de los clubes que, en poco tiempo, se irán a la quiebra.

¿Qué hace la mayoría del periodismo nacional? Nada. Muestra los problemas pero no se ocupa de aquel que origina esos problemas. ¿Alguien se atreve a investigar los pactos oscuros que tiene Agustín Lozano con el Ministerio Público y por eso no va preso a pesar de las numerosas pruebas? ¿Alguien se atreve a señalar que el famoso fiscal Rafael Vela Barba lo protege? ¿Alguien sabe que el fiscal Carlos Puma Quispe se niega a actuar?

No estoy descubriendo nada. En las páginas de ONCE Digital hemos publicado decenas de investigaciones y casi ningún periodista de televisión o prensa gráfica se ha interesado en hacer de todo esto una causa común para evitar que se siga destruyendo el fútbol peruano que bastante destruido ya está.

A este tema también se ha referido Marcelo Bielsa en su histórica conferencia de prensa hecha de decencia y valentía: “¡Todas las mentiras que han dicho diciendo que las canchas están perfectas, o los campos de entrenamiento están perfectos! Esto es una plaga de mentirosos”.

Así estamos. Lo único que existe es tristeza porque los hinchas, los abuelos, los padres, los hijos y los nietos no pueden disfrutar de la hermosa alegría que da el fútbol. Lo que Marcelo Bielsa ha dicho, desde su amor al fútbol, es que no debemos dejar que los dirigentes corruptos nos quiten la alegría incomparable que otorga una pelota que no se mancha.

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Hola (y adiós) Yola

Lee la columna de Raúl Villavicencio

Avatar photo

Published

on

Por Raúl Villavicencio

Quién imaginaría que tras su salida de la pantalla chica sería reemplazada por talk shows donde se veía a una señora lamerle la axila a un tipo por unos cuantos soles, o que mañana, tarde y noche se hable exclusivamente de la farándula, de desengaños, escándalos y cantantes de cumbia bailando en diminutas prendas ante la mirada ingenua de los niños.

Más allá de su evidente vocación por la actuación, danza, producción y dirección artística, Yola Polastri (nombre artístico de Yolanda Piedad Polastri Giribaldi) antes que todo era una educadora sin que alguien le haya entregado un título a nombre de la Nación. En sus programas se promovían valores y normas de conducta que lastimosamente con los años se han venido perdiendo por desidia tanto de los ciudadanos como de las mismas autoridades.

Cuesta creer que ella iniciara su extensa etapa como animadora infantil durante el gobierno del dictador Juan Velasco Alvarado y que la culminara con otro dictador, como lo fue Alberto Fujimori. La ‘Chica de la Tele’ en una entrevista ironizó sobre ello, recalcando que el ‘Taita’ estaba sumamente interesado por brindar educación de calidad a los más pequeños, mientras que el ‘Chino’ se encargó de destruirlo.

Ella ya partió ahí donde todos, tarde o temprano, tenemos que ir, sea un lugar mágico o inventado donde todos seamos una vez más niños, correteando de aquí para allá, saltando y jugando con sus ‘burbujitas’, ‘muñecas’, ‘Yolaboys’ y demás personajes fantásticos. Escuchando a lo lejos el suave sonido de una pandereta que los invita a juntarse a su banda, la banda de Hola Yola, en fila india, solo para cantar.

Yolanda Piedad nunca se casó ni tampoco tuvo hijos, era tanto su compromiso con la elaboración de sus programas que todo el tiempo que tenía lo dedicaba exclusivamente a ello. Perfeccionista y trabajadora como pocas, semana a semana entregaba un producto de calidad, incomparable para esa época. Libretista, cantante, actriz, coreógrafa, lo hacía todo tan bien tanto al frente como detrás de la pantalla.

Cabe preguntarse si realmente fue ella quien decidió alejarse de la televisión, o la televisión se alejó de ella por no encajar con los nuevos formatos.

Adiós, Yola, seguramente ya estarás preparando tu escenografía allá en el cielo para recibirnos con los brazos abiertos.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading

Opinión

La frontera de “Moda”

Lee la columna de Jorge Linares Peña

Avatar photo

Published

on

Por Jorge Linares Peña

Esta actual situación originada en la ciudad colombiana de Leticia, en el marco de la realización de la Primera Mesa Técnica de Seguridad en las Fronteras liderada por la Gobernación del Departamento de Amazonas (Colombia), tuvo un desenlace accidentado por el abandono del salón por parte del alcalde del centro poblado Isla Santa Rosa, Sr. Yván Yovera Peña, debido a las expresiones iracundas del Director de Soberanía Territorial de la Cancillería colombiana que no radica en Leticia. Este episodio nefasto, no hace más, que traernos a la memoria la carta que propuso escribir Gabriel García Márquez a Mario Vargas Llosa, “A Cuatro Manos”, sobre el conflicto peruano-colombiano de 1933. Cuánta razón tenían los dos escritores, mientras que la literatura, la cultura y las expresiones artísticas nos unen o vinculan, los políticos o los que están en los gobiernos de turno, se esmeran en desintegrarla. Parece, que no fuese suficiente los problemas internos que cada uno posee.

De todo este torbellino, venimos observando que hubo una respuesta acertada del Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú y que está a la espera de una respuesta de la Cancillería de Colombia. Por otro lado, aprovechando este mal momento que le tocó pasar al Sr. Yván Yovera, él manifestó que “esto es la secuela del abandono de Isla Santa Rosa por las propias autoridades regionales y nacionales peruanas y que ahora están haciendo un desfile circense dentro de un carro alegórico, encabezado por algunos congresistas de la región Loreto y de otras bancadas, seguido de los alcaldes fronterizos de Caballo Cocha e Islandia. Con lo mal que está la situación económica y política del país, no vaya a surgir un iluminado asesor o ministro de la Presidencia de la República en enviar los buques de guerra o movilizar las tropas, al estilo Martín Vizcarra para cerrar nuestra frontera”. Coincidentemente, un barco de la Marina de Guerra del Perú tenía programado llegar a la triple frontera para participar del desfile de aniversario patrio de Colombia.

Estamos casi seguros que la mayoría de estos paladines del patriotismo que enarbolan nuestra bandera en zonas de frontera, no han caminado en las polvorientas y angostas calles de Isla Santa Rosa, nunca dejaron el confort que acostumbran diariamente para ir a dormir en los cuartos de los precarios hospedajes con temperaturas que pasan los 33° y menos pasaron consulta médica en el precario centro de salud I-3, que no tiene sala de cirugía y a las justas cuenta con tres camas para observación de pacientes y que al final son bien utilizadas para hospitalizar a los enfermos de gravedad. Es alarmante la proporción de camas de atención ante una población que sobre pasa las seis mil personas. A todo esto, se añade, el acecho de los narcotraficantes, sicarios del comando Vermelho y los Crías, disidentes de las FARC y miembros de los carteles de Sinaloa que transitan en toda esta zona, con el conocimiento de los servicios de inteligencia de nuestro país; y con toda esta información, la seguridad de los peruanos esta desprotegida, con policías pidiendo que les ayuden a mejorar las condiciones de su base y que les doten de embarcaciones fluviales para hacer patrullajes. Estas son las condiciones reales de isla Santa Rosa que se llega en lancha desde Iquitos en más de tres días, en el ferry en 14 horas y en avioneta en una hora y treinta minutos. Consideramos, que cada autoridad peruana que viene a esta parte del Perú, debería tener un poco de vergüenza, por lo abandonado que se encuentra por décadas; mientras que al frente hay dos ciudades con aeropuertos internacionales, calles empistadas, parques, museos, colegios, universidades, hospitales, hoteles entre otros establecimientos o áreas apropiadas para que viva un ser humano de una manera digna. Deseamos que los gobiernos centrales y regionales cambien su mirada a la triple frontera y a los demás pueblos fronterizos de la región Loreto.

Anteayer viajaron muy temprano a Bogotá, las autoridades colombianas, el gobernador de Las Amazonas, Sr. Oscar Sánchez Guerrero y el alcalde de Leticia, Sr. Elquin Uni Heredia, para entrevistarse con el Presidente de Colombia, Sr. Gustavo Petro, con la intención de exponer la realidad del escenario fronterizo, porque muchas veces los ciudadanos de Bogotá y también de Lima desconocen el día a día de estos pobladores fronterizos, el vínculo que los une, el grado de familiaridad que han construido en los diferentes espacios territoriales y la cooperación mutua en el trifinio amazónico. Por decir, en muchas ocasiones los pacientes de gravedad son atendidos en los hospitales de Leticia o Tabatinga, hasta hace pocos años Leticia suministraba corriente eléctrica por horas al centro poblado peruano, los niños y niñas de isla Santa Rosa cruzan el río Amazonas para estudiar en los colegios de Leticia. Un claro ejemplo es el actual alcalde Yovera, quien es ex alumno del colegio colombiano, la familia del alcalde de Leticia es peruana y la mamá del alcalde de Puerto Nariño fue peruana. Hay una armonía de convivencia de nacionalidades y culturas originarias como son los ticunas que viven en lado peruano y colombiano, que lamentablemente fue alterada por un desconocido diplomático. Todos estos lazos de hermandad se fortalecieron en el tiempo del Covid porque los pequeños agricultores peruanos abastecían con productos alimenticios a Leticia y Tabatinga.

Alcalde Yván Yovera y congresista Karol Paredes.

Hay una única petición de urgencia que viene solicitando la congresista Karol Paredes Fonseca junto al alcalde Yván Yovera, para que Isla Santa Rosa deje de ser centro poblado y sea distrito y así hacer mejoras públicas y atraiga la inversión privada a la comunidad. De lo contrario, será un tema de moda que solo servirá para la foto de portada de un periódico local o nacional.

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Amarren a los burros

Por Edwin A. Vegas Gallo

Avatar photo

Published

on

Por Edwin A. Vegas Gallo

La reciente visita de la presidenta Boluarte a la China, además de promocionar al “chifa con Kam Lu Wantán, acompañado de la bebida del ex “sabor nacional”, ahora con sabor gringo; ha servido para legalizar la comercialización y exportación de nuestros burros,  animales satanizados con falta de inteligencia y que aún en este tiempo de la cuarta revolución industrial, nos sirven para las labores campesinas.

Lo cierto es, que entre el 2015 al 2017, en la Región Piura, se exacerbó el comercio de los piajenos, llegando a costar hasta mil soles cada uno, para ser sacrificados en camales de Trujillo y aprovechar su piel, orejas, rabo y falo, para la obtención del colágeno usado en la cosmética y como afrodisíaco, en la lejana y de pronto ya no tan lejana, con el mega puerto de Chancay, la República Popular de China.

En ese período, los burreros los cazaban en estado silvestre, en la península de Illescas, Bayóvar, disminuyendo la población, sin ningún control de la autoridad competente y ni que decir del aumento del abigeato por el precio promisorio de compra de aquella fauna burrera.

Inclusive hubo un comercio irregular de unos siete mil burros ecuatorianos, que entraron vía la frontera de Pilares, Lancones y Camarones rumbo a Trujillo para su sacrificio y posterior exportación.

Lo cierto es que esta “gran conquista presidencial”, en la China de Mao y ahora de Xi Jin Ping, ha removido el ecosistema burrero piurano y se espera que la piel del pollino, que ahora vale 30 soles, pronto llegue a los 400 soles y sea vendida en la China, solo la piel en 1000 dólares, aparte de las orejas, rabo y por supuesto el falo.

Encima el ministro de Desarrollo Agrario y Riego, Ángel Manero señala “el negocio de los burros es pequeño, muy rentable, pero no es de interés nacional”.

Claro que no es de interés nacional, ya que no hay muchos burros para exportación y de seguro el negocio es manejado entre bambalinas.

Es menester dejar a las acémilas en paz y lo mejor mientras tanto, es amarrar bien a los burros, para que no se los roben y que sigan siendo los compañeros ideales de los campesinos piuranos en sus faenas diarias.

Comentarios
Continue Reading

Opinión

Audition, de Takashi Miike (1999)

Lee la columna de Mario Castro Cobos

Avatar photo

Published

on

Si el horror existe, cosa que todos aceptan, por lo menos en un nivel básico, muy superficial, y muy obvio, uno imagina a alguien razonable y sensato —y no creo que muy convencional-—, alguien como Miike, por ejemplo, que, rompiendo en cierta forma el pacto cobarde y tonto del decoro, diría, bueno; y así son las cosas ¿no?, así que díganme, ¿cuál es el problema? Y añadiría: ¿y por qué no hablamos más de esto, hasta puede ser divertido? Y yendo todavía más allá, que es lo que ocurrió, nos regalaría una película tan dulce y bonita como esta.

La vida es lo que es. Pero la aceptación realista no de lo más común en la práctica vital de la mayoría de la gente. ¿Cuántos de nosotros miran al horror de verdad, hasta el fondo? Como diría Thomas Ligotti: “Solo podríamos escondernos del horror en las profundidades del horror”.

Más bien escapamos, evadimos, reprimimos una conciencia más integrada de la vida, de lo que es la vida. No es difícil darse cuenta entonces de la saludable función de la pesadilla, del mal sueño. Un aviso, una advertencia, un recordatorio, un comentario incluso jocoso y sonriente es pertinente, y así vamos a contar un cuento que ilustre el regreso furioso de lo rechazado. Y gracias al cielo (y al infierno) que existe el género del horror.

La película es muy agradable desde el punto de vista de esta necesaria ‘crítica de las costumbres’ y hace bien deleitándose primero en la plana y chata existencia de un pobre hombre clasemediero y luego en el dispositivo disparador de hacer un casting para conocer a la chica de sus sueños (el tipo es viudo, de noche hace frío y está solo). Y lo que sigue.

Lo divertido y didáctico es mostrar la convivencia de los extremos. Un personaje femenino con todas las cualidades para ser la esposa perfecta en clásica versión nipona (y no solo nipona). Y su otra personalidad.

La película es racional a su manera, queda explicado y hasta justificado que ella hace lo que hace por su trauma, lo que no quita cierto desenmascaramiento de la complicidad sádica del espectador si se pone del lado de quien tiene todo el poder destructivo y vengador de la chica abusada. Y al mismo tiempo, claro, es una película sentimental y romántica. 

Película

Comentarios
Continue Reading

Opinión

La impunidad de la UGEL 07 y la I.E. Virgen del Morro Solar

Lee la columna de Rafael Romero

Avatar photo

Published

on

Por Rafael Romero

Un equipo de esta redacción investiga la historia de la Institución Educativa Virgen del Morro Solar. Grosso modo por ahora solo es pertinente presentar el marco general de un caso donde una maestra y exdirectora lucha en los últimos tres años ante el Ministerio de Educación (MINEDU) y el Ministerio Público (Fiscalía de Chorrillos) con el noble objetivo de que prime la ley, así como el respeto y la defensa del patrimonio del Estado.

Pero como todo está al revés en la UGEL 07, dicha maestra y ex directora en lugar de ser reconocida y premiada como funcionaria fiel que cumple sus deberes y obligaciones, fue sometida a las horcas caudinas de una cuestionada e ilegítima Comisión Permanente de Procesos Administrativos Disciplinarios para Docentes (CPPAD), por donde pasó Bruno Pacheco y donde todavía reina su colega y amiga Nora Grados.

La problemática de la I.E. Virgen del Morro Solar viene de antiguo, de por lo menos 15 años, aunque cobró especial magnitud en el último lustro tras las denuncias documentadas, no una sino varias, de la hoy exdirectora Silvia Medina González, a quien debe el Ministerio del Interior y la Defensoría del Pueblo brindarle las garantías personales del caso porque más de una vez ha sido amenazada y hostilizada por el simple hecho de defender el patrimonio del Estado.

De otro lado, sus denuncias deben ser vistas seriamente por el ministro Morgan Quero, quien ha dicho que está “ordenando la casa”, y también tienen que ser urgentemente reexaminadas por la Autoridad Nacional del Servicio Civil (SERVIR), pues incluso hubo amenazas de muerte contra la denunciante, a vista y paciencia de la UGEL 07, entidad esta que en ningún momento le dio apoyo, ni soporte emocional, ni psicológico y menos la asesoría jurídica oportuna y especializada para defender los bienes públicos, pues la I.E. Virgen del Morro Solar es un colegio estatal.

¿Cuál es el quid del problema por donde han pasado funcionarios de la UGEL 07, un añejo director de la citada escuela pública, cambios sospechosos de APAFAS, oficinistas y una asociación privada que regenta las enormes “canchas deportivas”?

La denunciante alertó y notificó a la UGEL 07 hace años que había conexiones clandestinas de luz y agua hacia el campo deportivo donde a través de un convenio una organización privada las usufructúa y administra hasta altas horas de la noche; pero, según la denuncia, el pago de esos servicios los hace el sector educación, vale decir el Esatdo.

Por lo tanto, este problema tiene que esclarecerse y en eso la DRELM tiene mucho que decir por sus acciones u omisiones en estos últimos años respecto de la I.E. Virgen del Morro Solar. Confiamos en que la experiencia y el don de gentes que caracteriza a su director, el doctor Luis Alberto Quintanilla, pueda transparentar pronto el preocupante caso.

Lamentablemente, otro problema es que la valiente y documentada denuncia de la ex directora Silvia Medina duerme y anida hasta hoy en la Fiscalía de Chorrillos. ¿Por qué tanta demora, señor fiscal de la Nación Juan Carlos Villena? Urgen acciones rápidas de su parte o en todo caso la intervención de la Autoridad Nacional de Control (ANC), sobre todo cuando diversas fuentes señalan que esa demora se debería a las amistades y argollas construidas a la sombra de las reuniones de coordinación de los comités distritales de seguridad ciudadana, donde suelen encontrarse los funcionarios de la Fiscalía y de la UGEL 07.

Finalmente, cabe la pregunta: ¿en el affaire de la I.E. Virgen del Morro Solar estamos frente a otro caso de esa impunidad tantas veces advertida por el propio contralor general de la República, doctor Nelson Shack Yalta?

Comentarios
Continue Reading

Opinión

La eternidad del tribuno y la nimiedad de las moscas

Lee la columna de Carlos Rivera

Avatar photo

Published

on

Rodrigo Núñez Carvallo es un  distinguido escritor y articulista del semanario Hildebrant en sus trece además de haber publicado algunos libros que algunos entendidos  reconocen como seductor. Confieso haber gozado de su pluma. Desde luego también de sus crónicas literarias llenas de sensibilidad, un excelente registro histórico y dominio correcto de lenguaje. Porque las diferencias ideológicas no pueden ser murallas para reconocer alguito en la otra parte. El abolengo literario le viene de familia al ser hijo del maestro Estuardo Núñez a quien admiro por su inteligente prosa y la maravilla de sus libros.

Pero cuando el esteta abandona sus manos le subyuga el demonio del libelista, el dios de las redundancias y la bruja rabieta corren por su sangre y pide muerte o una revolución sangrienta contra todo lo que odia (Keiko, el Congreso, el Apra). El escritor que declaró ser un francotirador en una entrevista hace muchos años para la revista DESCO (“El escritor tiene que ser un tipo salvaje”. Entrevista de Abelardo Sánchez León) se convierte en un mono con metralla. Una mezcla de Groucho Marx con Clímaco Basombrío sin martillo.

Las canas no necesariamente dan la razón o reviste cualquier diatriba en un frenesí de sabiduría. Se puede ser un imberbe con mucha edad o un sobón adolescente pleno de cantinfladas de alto vuelo. Se puede ser un granuja mientras se grita los preceptos democráticos griegos o enarbola la ética por la vida y aclama el suicidio de un político con estrella.

Ante la muerte de Javier Valle-Riestra del día sábado 6 de julio a los 92 años le dedica un texto en su muro de facebook, “La muerte de un sofista” donde despliega toda su ira y aplaude su muerte coronándolo como un personaje olvidado “egomaníaco de frases sugerentes y rumbo vergonzoso”. El rencor no le permite ver en el tribuno alguna cualidad moral, algún aporte político. Comentar su legado con relativo reconocimiento en el poder le parece poca cosa.

Es de cobardes (muy de peruanos) escupir a los cadáveres o rociar gasolina sobre alguna memoria que a todas luces fue fulgurante pero las legañas del resentimiento nos impiden reconocer su mínimos talentos. Y don Javier era hombre de derecho, multifacético y articulado. Además de escribir muy bien, con elegancia y giros de argucia literaria. Su aristocrática personalidad no le cegaban ante los amores del populacho y como tal sabia entrometerse en sus ritos faranduleros que eran la delicia de los imitadores. Luego de disertar sobre constitucionalismo en un ágora académica aparecía luego en un programa de televisión muy enamorado y zalamero ante la acaramelada leyenda viva de  Monique Pardo. Era un jurista con esquina.

Para muchos estudiantes de derecho sigue siendo un libro de consulta La responsabilidad constitucional del jefe de Estado (Editorial San Marcos,1987) que dicho sea de paso tiene un excelente prólogo de César Hildebrandt. A él le debemos el arduo trabajo de integrarnos al Sistema Interamericano de Derechos Humanos y reflexiones y polémica que lo sustentan en un libro La jurisdicción supranacional. Defensa de la competencia contenciosa de la C.I.D.H. (Laika Comunicaciones,2000) donde plantea el derrotero de su trabajo y un amplio debate sobre el asunto.  Como también es necesario reconocer su monumental Tratado de la extradición (Editorial AFA,2004) en cuatro volúmenes. ¿Se puede escribir tanto y ser intrascendente?

Don Javier Valle-Riestra era un diestro de la palabra, un esgrimista de la vieja guardia. Un polemista de lujo. Culto, erudito y mordaz. Al siempre bien preparado abogado César Azabache le dio una cátedra de derecho internacional y jurisprudencia al respecto del posible indulto a Alberto Fujimori (Canal Entrevista de Jaime de Althaus,12 de octubre,2012). Mientras Azabache se perdía en los laberintos burocráticos (junta médica internacional, consulta de notables para estudiar el caso, la propuesta de una prisión domiciliaria, prejuicios políticos, etc.) y la negación de un derecho que le corresponde efectuar a cualquier presidente de la república en el ejercicio del cargo. Mientras Valle-Riestra recurría a la exegesis del derecho humanitario, jurisprudencia supranacional, visión histórica, límites constitucionales y una lógica jurídica bien encausada. En el devenir de su vida política dijo lo que quería y no le importó romper las formas partidarias más rebeldes por afanes puristas y reclamaba una estrategia macropolítica urgente para entrar en una nueva era como partido luego de la muerte de Víctor Raúl Haya de la Torre.   Desde luego eso le granjeo diferencias irreconciliables con un sector del partido del cual mantuvo por décadas una distancia critica, pero seguía siendo en esencia un aprista de corazón y puño. Estas distancias   con el tiempo se fueron difuminando y comprendiendo su díscolo, pero necesario gesto.

Por eso expresó muy lirondo:

“Solo soy un aprista sin carné, iconoclasta y heterodoxo. Un filósofo en la roca, un profeta apedreado que propone reformar un arcaico sistema constitucional para permitir, por razones de Estado, apelar plebiscitariamente al pueblo, que busca recomponer legítimamente sistemas en quiebra” (“Javier Valle-Riestra: El abogado solitario”, Luis Felipe Gamarra, La Ley,28 de octubre,2022)

Solo los que no conocen la esencia de un partido político caerán en la monserga de catequistas o de chillones moralistas que lanzan dardos porque debe uno conducirse ante las circunstancias. Valle-Riestra era un peleador y un romántico. Un pico de oro que no callaba nada. Como político desde luego lo seducía el poder (sus devaneos y entuertos). Fue diputado, constituyente, premier de Alberto Fujimori contra lo que muchos consideraron tirar por los suelos sus credenciales democráticas. De su brillo por el parlamento podemos rescatar este memorable discurso:

“Y es por esto que yo, señor Presidente, pese a que soy un hombre de pasiones, estoy aquí, con la mayor de las ecuanimidades, tratando de contribuir a la construcción del Perú. Decidí pasar por la casa de don Nicolás de Piérola, en la calle del Milagro, y tomé nota de la lápida que pusiera en su puerta José Gálvez, quien fue Presidente de este Congreso en 1945, como lo sabe muy bien Enrique Chirinos, prologuista de un libro de Alberto Ulloa sobre don Nicolás. Ahí dice: “De esta casa a la que siempre vino el pueblo cuando tenía ansias de libertad y de justicia, salió don Nicolás de Piérola el 5 de enero de 1869 a consagrar toda su vida al servicio de la República”. Se refiere a cuando lo llamó el presidente Balta, con el cual no tenía ninguna vinculación, y fue un excelente Ministro de Hacienda de la época; participó aquí en los debates y se atrevió a decir frases terribles, como aquella que le dijo a la oposición; por supuesto no le estoy diciendo a esta oposición: “Por más que os empinéis, no llegaréis a la altura de mi desprecio”; repitiendo la frase de Francois Guizot.” (Congreso de la República. Legislatura extraordinaria 1997-1998/7 de julio,1998).

Soslayar la trayectoria de Valle-Riestra por su verbo o militancia es digno de lo que Hugo Neira llamaba “una práctica a la vez perezosa y fatal para una sociedad y una cultura.”  Es el puro resentimiento disfrazado de crítica, es el traje bamba con etiqueta de humanista.  Es aquella fugacidad de los individuos como Rodrigo Núñez Carvallo que palpitan entre la rabieta de un pésimo libelista con pretensiones de cura santiguador. Mientras el tribuno va en su eterno viaje a las estrellas el otro se queda vagando en su pequeño reducto   de moscas. Muy a pesar de sus talentos y abolengo, claro está.

Comentarios
Continue Reading

Opinión

“Yo fui mendigo”, de Isaac Felipe Montoro

Lee la columna de Rodolfo Ybarra

Avatar photo

Published

on

En los años sesenta, las redacciones del diario Expreso se vieron remecidas por unas crónicas callejeras que un larguirucho y moreno redactor empezó a publicar con el fin de ganarse la plaza de “periodista”. Incluso antes que el mismo Hunter S. Thompson y su periodismo gonzo, El Príncipe de los mendigos de Guillermo Descalzi o el exitoso “Pido limosna: una vida en la calle” del francés Jean-Marie Roughol. Y es que Montoro era más gonzo que cualquiera. Y para hacer creíble su trabajo se vistió de harapos y se puso un sombrero de paja y se internó en el submundo limeño. La Colmena, el parque Universitario, las riberas del río Rímac, el cerro El Pino y La Parada eran los lugares donde nuestro personaje recogía historias y hasta pedía limosna.

Era tanto, su adentramiento en el personaje que sus mismos colegas no lo reconocían, ni el mismo director del diario, Raúl Villarán. Una vez nos contó nuestro amigo, Goyo Martínez, en ese tiempo cronista del Expreso, que a fin de mes cuando era hora de cobrar el sueldo, Montoro aparecía todo escuálido en las puertas del periódico y era corrido a las patadas por los guachimanes que no podían creer que ese loco estrafalario podría ser un periodista.

Pero Montoro era también abogado de profesión, hermano de Jorge Montoro, el poeta hippie y filósofo que leía a Descartes; y había publicado también una serie de novelas entre las que destacan El comandante pintado, Las ratas del castillo, La caída de la loba, Los peces de oro (que fue reconocida por el INC), Los demonios del rock, etc.

En “Yo fui mendigo”, Montoro se propone vivir el día a día con delincuentes, prostitutas, ambulantes y gente que hacía malabares para llevarse un pan a la boca. En uno de sus pasajes, Montoro hambriento se dispone a comer una sopa de rata, toma ron de quemar para calentarse los huesos y sale disparado cuando unos bandoleros intentan ajusticiarlo. Juan Gonzalo Rose escribió en el preámbulo: “Por primera vez un reportero dejaba su escritorio (…) para vivir él mismo las experiencias del personaje objeto de la noticia”.

Alguna vez con el desaparecido escritor Gonzalo Portals Zubiate nos propusimos localizarlo para hacerle una entrevista y en las coordenadas que nos dieron muy cerca al boulevard Pasos, en el distrito de Barranco, no lo encontramos. Quizás porque “todo-sueño-peruano-produce-monstruos”.

(Columna publicada en Diario UNO)

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

PUBLICIDAD

PRNEWS

PARTNER

 

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending