Connect with us

Cultura

De la poética a la prosística (la mutación en Enmanuel Grau o reflexiones sobre Hijos de la guerra)

Avatar photo

Published

on

Roberto Bermúdez –así con ese nombre conocí a Enmanuel Grau, y lo digo súbitamente con la confianza que tengo de conocerlo durante años–  fue uno de mis amigos cercanos en aquellos locos y juveniles años de la universidad, donde prácticamente todo lo que nos importaba giraba en torno a volvernos escritores o poetas y nuestras lecturas.

Por esos días Roberto Bermúdez me habló de unos cuentos inéditos de Valdelomar que había leído en una de sus lecturas en la Biblioteca Nacional. Yo, muchísimo tiempo antes de entrar a la universidad había leído en internet el manifiesto Palabras Urgentes de Hora Zero y me había fascinado esa forma de ser y entender la poesía. Es que, valgan verdades, con Hora Zero, no solo ingresa lo coloquial anglosajón más acriollado sino también un estilo de libertad, del poeta como ser lanzado a la vida y su épica como motor. 

Supongo que me acuerdo lo de Valdelomar por la rareza, lo sutil o digamos variopinto del caso; la necesaria magia que tenía y tiene Roberto (diré, Enmanuel) en los detalles; particularmente a mí no se me habría jamás ocurrido ir a buscar un libro así  a la Biblioteca Nacional. Eran las épocas en las cuales Roberto arañaba sus primeros poemas en partes blancas de los afiches de academias pre-universitarias que repartían en la avenida Nicolás de Piérola y su verbo poético era fluido como un río.

También se me viene a la mente los días en que vagábamos, así llamábamos a este ejercicio de pensar y charlar por Lima disertando de poetas; quimérico tema que crece rápido cuando la sed por conocer es idónea; y me hablaba de la sugerencia que poseen los poetas como Salaverry o Eguren:

-Mi abuelo me contaba –comentaba Enmanuel–, que el arte poético es más sugerir que decir. Que no hay que decirlo de forma exacta sino sugerir y dar la sensación.

-Sí, lo sé, -le decía yo- y eso es lo fascinante del arte poético, aunque leyendo a los Hora Zero creo que lo mejor es idear una nueva sensibilidad; algo que no sea solo repetir su onda, sino extenderla, hacer un tajo en nuestra tradición, romper el maldito servilismo académico.

-Cierto, todo eso mata. Mira a todas las personas ahora, Julio, qué loco, ¿no? Todos preocupados por comprar, pagar sus deudas y vivir lo mismo de siempre, y tú y yo hablando de estos temas hermano, qué loco. 

-Es que igual –reflexionaba mirando las calles– siempre fue así… al menos en nuestro Perú.

Eran días de andar y conversar y no ir a clases para si ir a un café, al Café Sonida, donde también caía Eduardo, Oscar, Omar, Chumbile, Miguel, Cynthia, Renzo, Olger, Karol, Plinio, Deno, y tantos otros amigos y amigas, narradores o poetas, pintores y vagos o sociólogos inventando nuevas teorías para la izquierda enclenque o gente que buscaba reformas universitarias organizando tomas de universidad; yo me acuerdo que ya iba pensando cómo armar un espacio de poetas en la universidad que sirviera como soporte de movimiento de nuestras lecturas, debates, revistas; y así fundamos con Roberto el primer número de la revista que tendría una larga vida de casi 6 años con dos etapas marcadas claramente. Digamos, la Primera Etapa a nivel universitario, con Roberto, Plinio, Omar y Miguel como núcleo duro; y la Segunda Etapa, con Chumbile, Omar, Rafaelle y Deno, eran días que después se volvieron un continuo habitar con Chumbile leyendo Me llamo Sudor bajo la llovizna de Lima; Miguel Urbizagástegui armando Escombros, libro que contaba como pie de página la historia del terremoto que derrumbó la casa de Pisco de Enrique Verástegui; también Renzo Quiróz devolvía claridad a los dibujos, con magníficas caricaturas; tantos poetas, tantos amigos, tanta belleza y vida vivida.

Al grupo, a veces, se sumaba Óscar Zapata, que fue mi compañero de carpeta de la academia Aduni y que motivaba la conversa con sus lecturas  críticas. También por esos días Eduardo Borjas, autor del emblemático poemario Trendelemburg, nos trajo una edición de Un par de vueltas por la realidad, que le acababa de prestar Miguel Ildefonso y literalmente toda la mancha fotocopio y repartió ejemplares de Un par de vueltas por la realidad.

Este libro, como también la obra de Vargas Llosa (que yo había leído en la secundaria en soledad y que ahora mis amigos empezaban a conocer) En todos, el fuego de la creación literaria, era fuerte y contundente, arañaba, dejaba marcas internas jodidas, tan jodidas como un tajo, un rasguño, un corte en la mano.

El verso era natural hemorragia, continuidad de nuestra forma de respirar. Nosotros sufríamos de hambre de querer leer y aprender en un país donde todo sueño literario sucumbe bajo el gravamen del libre mercado, la prensa amarilla, la educación paupérrima. Roberto, entre otras cosas, era mi amigo también por su vitalidad; vitalidad que era y fue torrente de sus primeros poemas, con la textura tan fresca de su tono tan intenso de versar.

La vida para el poeta en el Perú como en cualquier mundo es difícil; primero porque tiene que luchar contra sus propios pensamientos, como después contra los prejuicios y malicias de una sociedad enferma con los otros, que no acepta mentalmente nada que salga del pensamiento establecido por el libre mercado de compra y ventas.

-Tus poemas no son la realidad, ¿entiendes? -te dicen los Medios de Comunicación- La realidad es comprarse una tele plasma de mil pulgadas y ver Netflix.

Ese pensamiento dominante, bobo e insípido, hace que muchos deserten del poema y su acto. Escribir es, como leía el otro día, una resistencia.

La gente que piensa o escribe en los países latinoamericanos de inicios del siglo XXI aún vivimos en medio de una alta ignorancia y olvido de la literatura y descrédito de los que se dedican en cuerpo y mente y alma y sangre a ella.

En ese cosmos, el poeta lleva la peor parte. La lleva en el propio trato diario, como también en el logos social de nuestro medio. Como la literatura es también un espacio de Poder y Relaciones Humanas, los que hacen Novelas son más cercanos a estos Poderes. Ningún poeta nacional, por ejemplo, tiene presencia en los medios de comunicación de masa: sea Tele o Radio; recientemente, gracias al internet, se puede fluir y abrir más espacios. Aunque son, en cierto modo y si no tienes recursos, modos aún incipientes. Intuyo, digo, que en ese mundo, el poeta es el, sin embargo, lleva la tarea de descifrar los signos y cantar las energías, dibujas las mentes y situar la realidad de las seres. Discurso intransitable para una sociedad tan plástica y vacua.

Con Tajo, y coincidiendo todos en Villarreal armamos la movida, como también se iba armando, a nivel universitario, otras en La San Marcos o La Católica y La Cantuta.

De aquellos días a la escritura de Los hijos de la guerra (2020, Hipocampoeditores) hay un abismo de sensaciones, generaciones y un peso de años sumados al arte de escribir; la vieja y musical poética de Roberto ahora es la prosa limpia y  vargasllosiana de Enmanuel. Vargasllosiana, es decir, narrada con un pulso neutral y urbano, ese urbanismo técnicamente adjetivado, de líneas adustas y largas, en la onda de Conversación en la Catedral; a este estilo, Enmanuel aporta su voz, pero más que eso, su universo de sentimientos personal. 

Quizá Enmanuel leyó esos versos populares de Jorge Pimentel donde explicaba con ironía que ser poeta más allá de los 25 años es una locura. Lo cierto es que la poesía de sus versos, ahora es tema de alguno de sus cuentos. Lo vemos en el epígrafe con un verso de poeta guerrillero Javier Heraud: “Yo soy el río que viaja dentro de los hombres”

Como también vemos ese musgo poético en los temas de algunos cuentos. Ojo que, curiosamente, siguiendo la onda de la prosa vargasllosiana y la poesía al javierheraudmodo muchos recordarán el encuentro entre el Nobel con el guerrillero, donde este último decidió dejar el camino de una vida literaria por seguir el rumbo de la guerrilla.

La poesía, entonces, como temática de sus cuentos. Por ejemplo,  en el primer caso, Guerra Perpetua  tenemos un relato de la historia de la esposa de Vallejo, Geogette, narrado en primera persona; el cuento se sostiene por ser una prosa diáfana, como también por mantener un ritmo reflexivo sobre la realidad, citemos:

“Poco antes de que esta discusión nos sumiera en el silencio, una tarde en que la luz de la calle hacía vibrar tenuemente la figura de las palomas en los vidrios, hicimos el amor, y hablamos durante mucho tiempo del Perú, de Lima y sus calles y su ruido y su alienación brillante.(PÁGINA 13)”

Texto, en suma, que nos permite observar la situación  de un artista, su esposa, una guerra, la inevitable necesidad de escribir, las obligaciones de la pareja, la soledad, la pobreza y la miseria. Como también, curiosamente, la esposa de Vallejo como la de Vargas Llosa, son enfrentadas a la reflexión de Grau:

“César dormía, lo copié, página por página, entre cables de guerra, soportando con dulzura toda la violencia que ese tiempo nos entregó a cambio de nuestros mejores años.”(PÁGINA 14)

Otro cuento que transita por la poesía es Juanrra, que ya desde el título nos avisa que tratará sobre el inolvidable poeta –a tiempo completo– Juan Ramírez Ruiz. Para esto Enmanuel, diseña la historia de unas charlas con el autor de Vida Perpetua, en el que curiosamente un personaje tiene mi nombre:

“–¿Qué es la poesía, Juan? –le dijo Julio de golpe.

El poeta levantó la cara de la taza y sin apartar los ojos del libro se puso a temblar.

–Sí, Juanrra, la maldita poesía.

Habíamos leído mil veces todos sus libros y además de admirarlo sentíamos lastima por él.

–No hay duda que es un gran poeta.

–Es el mejor de todos, y está jodido.” (PÁGINA 47)

Y está jodido, dice y yo lo repito para mí. Curiosamente, nuestro grupo se llamó Tajo, pero el blog donde subíamos las reseñas y comentarios se llamó tajotajodido.blogspot.com Eso de estar jodido era natural para un escritor fiel a su arte y que no se vende al Sistema de Cosas Impuesto. Su situación jodida incluso responde a la pregunta vargasllosiana de “¿en qué momento se jodió el Perú?” Entonces, en la prosa de Enmanuel siento que cuestiona la propia poesía de Roberto. Incluso el autor de La historia de Mayta es un desertor del género poético al que en las ocasiones que puede denigra; también recordemos que en un inicio Mario fue poeta hasta que tomó la drástica medida de solo dedicarse a la novelística. La narración enmanuelgraudiana continua con escenas surrealistas donde la poesía era la invitada a la fiesta, el centro del conversatorio y el más perfecto idioma:

 “Sabíamos que la obra de un poeta no solo estaba escrita en tinta, sino también en tonos más sutiles, estructura alegórica en la que siempre está cifrada su propia vida. De esto existían, como es lógico, un sin número de casos; ninguno como Juanrra. (PÁGINA 50)”

Como también es destacable la forma de contarnos e introducirnos a la vida y obras de Juan Ramírez Ruiz, poeta del norte peruano, de Chiclayo, que curiosamente fundó Hora Zero en las aulas de la Villarreal, la misma donde fundamos Tajo. Enmanuel escribe:

 “Lo demás es historia: libros, recitales, manifiestos y en el centro la figura de Juanrra in crescendo como un torbellino en la pacata sociedad peruana de las letras y extendiéndose todavía más, tocando incluso otros continentes, despertando otros corazones. A los veintiocho años había publicado dos libros y preparaba otro, donde –como dando cauce a intuiciones juveniles–, servirían de hilo conductor entre vida y poesía, los algoritmos y las matemáticas. (PÁGINA 52)”

Me acuerdo que cierta vez, andando con Eduardo Borjas en la Villarreal, nos vimos en la cola de almuerzo del cafetín universitario. Eduardo miró a todos y dijo sereno:

-Tú y yo hablando de poesía y todos aquí esperando que sea viernes para ir a perrear y chupar.

Sigo leyendo el cuento de Enmanuel Grau y siento ese doble desencanto del que observa la poesía lejos de su campos magnética y la explora. Alejarte de la música para entenderla. Finalmente, el tema de Juanrra es el encuentro de la poesía, su búsqueda detectivesca, que es también la respuesta a por qué carajos uno escribe poesía. Respuesta y preguntan obligan al deseo a crearse un discurso que lo justifique y lo resuelva. La duda o la interrogación es el viaje del creador. La prosa aquí ampara esa reflexión y ayuda a situar en un contexto la voz poética.  Como Cortazar en El Perseguidor, o Bolaño en Los detectives salvajes. Igual la prosa, que se aleja de lo cántico del verbo poético, sirve para solidificar realidades que cuestionan y narran.

Al narrar, al prosar, se entiende bajo otro razonamiento, lógico, de sentidos que van del inicio al desenlace, se racionaliza el acto. Enmanuel Grau, en estos relatos confirma su deuda con la poesía como su necesidad de narrar, deja el cantar para meterse al contar; es decir, contar, dejarnos ver los dibujos y teoremas de sus historias.

Sin  duda, los otros relatos, amplían los temas y nos hacen ver que Grau narra desde las periferias, con  docta experiencia de sus escenas y manejo del ritmo y claridad etcétera; pero en relación al todo, me quedo con Juanrra, que resulta también un cuento interesante para pensar en la poesía, en estos tiempos. Me resulta curioso cómo la poesía y los poetas siguen siendo tema de los relatos por estos días, donde sencillamente el papel de las humanidades es desplazo por un campo limitado de temas científicos o estadísticos.

La deuda, no es solo con Vargas Llosa, también sentimos aquí algo de Reynoso, algo que en autores como Enmanuel Grau nos devuelve el oxígeno no de una prosa almidonada, sino que respira, es sangre, fluye y mana en síntesis con su ritmo interno. La mutación del poeta que yo conocí, al prosista que ahora leo es sin duda una positiva floración en el vasto jardín de las letras continentales.

(Lima, julio, 2020)

Comentarios

Julio Barco Ávalos (1991) poeta peruano, nacido en el distrito de El Agustino, Lima-Perú. Fundador del grupo Tajo. Redactor de las revistas Literalgia, Asia Sur, The fucking Times. Sus poemas aparecen en diferentes revistas online de Latinoamerica. Autor de los poemarios Me da pena que la gente crezca (2012) , Respirar (2018), Arder (gramática de los dientes de león), La música de mi cabeza volumen 7 (lenguajeperueditores), Arquitectura Vastísima (2019) (Primer puesto Huauco de oro, 2019). Novela: Semen (música para jóvenes enamorados), Des(c)iertos (2020) (editorial Metaliteratura). Participó y participa activamente en ferias, eventos, talleres, recitales a lo largo de todo el Perú. Actualmente trabaja los espacios Poético Río Hablador y dirige la web lenguajeperu.pe. A su vez activa la editorial Higuerilla, colecciones de poesía y prosa.

Cultura

Natalia Roncal presenta su nuevo libro de poesía 11:11

Segundo libro de la poeta Natalia Roncal Benites será presentado en la Casa de la Literatura Peruana el 11 de marzo.

Avatar photo

Published

on

Natalia Roncal Benites nos sorprendió con su poemario Racimo de fotogramas (Arteidea Grupo Editorial, 2018), ahora presentará su segundo libro titulado 11:11, el próximo sábado 11 de marzo a las 6:00 p.m., en el auditorio de la Casa de la Literatura Peruana – CASALIT, ubicado en Jr. Ancash 207, centro de Lima. La publicación bajo el sello editorial Grupo Editorial Arteidea Perú será presentado por las destacadas escritoras Carolina O. Fernández y Leda Quintana.

Natalia Roncal Benites nació en Lima en 1991. Es fotógrafa, poeta, feminista y activista comunitaria. Su trabajo fotográfico enfocado en el fotoperiodismo y documentalismo ha sido publicado en medios nacionales e internacionales además de obtener reconocimientos.



Como escritora, ha participado en diferentes encuentros y festivales literarios, nacionales e internacionales. Parte de su poesía se encuentra en la compilación literaria “Tu voz existe” y la antología “Voces de la poesía peruana”.

En 11:11, Natalia Roncal construye un cristalino y al mismo tiempo estremecedor discurso poético terso sin llegar a la aspereza, un fluir de imágenes que sacuden la placidez y la quietud, para compartir la sensibilidad que explora el diálogo entre la ansiedad en sus más altos niveles y todos los matices del desgarro que se desprenden de ésta y el esbozo de la calma.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Semana Santa de Ayacucho podría perder reconocimiento de Patrimonio Cultural por controversial costumbre

Popular Pascua Toro ha sido criticada por los visitantes y locales al poner en riesgo la integridad de los animales.

Avatar photo

Published

on

Lo que debe ser una semana de reflexión y respeto hacia la vida, con el transcurrir de los años se ha ido trastocando en libertinaje y excesos por parte de los visitantes, que aprovechan esos días para dar rienda suelta a lo inimaginable; lamentablemente, no solo los perjudicados son los lugareños sino también los animales que forman parte de la conocida festividad como Pascua Toro.

El año pasado, el acontecimiento fue denominado Patrimonio Cultural de la Nación a través de una resolución viceministerial emitida por el Ministerio de Cultura, reconociéndola como un evento de fe e identidad cultural a nivel nacional, sin embargo, ese título podría perderse mucho más rápido de lo que se piensa.

El director de Comercio Exterior y Turismo del Gobierno Regional (GORE) de Ayacucho, Luis Ledesma Estrada, habló acerca de la edición de este año. Este funcionario declaró que Ayacucho podría perder esta denominación si es que no se cumple lo establecido por la Dirección General de Patrimonio Cultural (DGPC), que pertenece al Ministerio de Cultura.

La administración establece que la celebración denominada Patrimonio Cultural de la Nación es una “expresión cultural que no vulnera derechos fundamentales como la vida”.

Maltrato animal. Toro fue arrastrado por varios metros durante las celebraciones del Pascua Toro del año 2019. Foto: captura video.

Justamente el conocido Pascua Toro, actividad que se realiza en Ayacucho durante el Sábado de Gloria, ha sido una de las actividades más cuestionadas por la agresión física que reciben los animales, siendo suspendida en una ocasión debido a los maltratos.

Imagen del pasado Sábado de Gloria celebrado en Ayacucho. Visitantes y locales dejaron el centro de la ciudad como un basural. Foto: diario Correo.

Mayoría de turistas nacionales y extranjeros viajan a Ayacucho exclusivamente para el Pascua Toro

Por su parte, el ex presidente de la Hermandad de Cargadores de Jesús Nazareno, Roney Asto Palacios, indicó que dentro de cinco años se conocerá si la Semana Santa en Ayacucho sigue siendo considerada como Patrimonio Cultural de la Nación.

En esa línea, explicó que para el año 2028 la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC- Ayacucho) en coordinación con el Comité de Gestión de Salvaguarda de la Semana Santa, deberán presentar un informe de evaluación de cómo se vino conservando esta festividad religiosa.

Además, señaló que tendrán que sustentar ante el Ministerio de Cultura sobre qué se hizo para preservar su esencia, así como los riesgos que podrían quitarle esta denominación de patrimonio.

“Hay intereses muy particulares en esta festividad del Pascua Toro y es una amenaza latente para que nosotros podamos perder ese reconocimiento que se nos ha dado”, indicó Asto Palacios para el portal Jornada de Ayacucho.

Por otro lado, Roney Asto aseveró que el popular Pascua Toro no forma parte de la ritualidad religiosa por la cual fue reconocida como patrimonio, y que lo mejor sería que se realice en otros espacios, más no en el centro histórico de la ciudad de Huamanga.

“La dirección de Patrimonio recomendó a que no se realice este evento y ahora se está proponiendo a que no forme parte de las actividades por Semana Santa”, agregó.

En tanto, reconoció que casi el 100% de turistas nacionales y extranjeros arriban a la ciudad en estas fechas para participar del Pascua Toro; no obstante, precisó que se debe dar prioridad a lo que dice la norma.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

México desiste de invitación para participar en la FIL de Lima 2023

Crisis diplomática entre ambos países llega al fuero cultural.

Avatar photo

Published

on

No, gracias. Tal parece que las disputas ideológicas entre el mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y el gobierno de Dina Boluarte han saltado el ámbito político y llegado a la cultura, pues recientemente la embajada de México ha presentado un comunicado señalando que se apartan de participar como país invitado a la Feria Internacional del Libro (FIL) 2023 de Lima.

Por intermedio de la Cámara Peruana del Libro (CPL), la embajada mexicana indica que continuarán apoyando las gestiones de la CPL y la llegada de los escritores mexicanos a nuestro país.

“El motivo de la presente es para informarles que la Embajada de México en el Perú ha comunicado que, por circunstancias fuera de su control, se ha visto en la necesidad de renunciar a su participación como País Invitado de Honor de la FIL Lima 2023″, se indicó.

Todo esta listo para el recibimiento de los escritores mexicanos a la FIL 2023.

La medida se produce en medio de la tensa relación que protagonizan ambos países, desde diciembre del 2022, tras los comentarios de AMLO sobre la presidenta peruana Dina Boluarte.

Hace unos días, el homólogo de la dignataria peruana la calificó como “espuria” e insistió en pronunciarse sobre la crisis en el Perú.

“He visto encuestas en donde la ‘presidenta espuria’ tiene el 15% de aceptación, el 85% la desaprueba, pero todavía tiene menos aprobación el Congreso, los diputados tienen el 90% del rechazo (…) La mayoría del pueblo del Perú está pidiendo que se convoque de inmediato a elecciones, que el pueblo decida. Es la mayoría, el 80 y 90%, pero se quieren quedar Hasta el 2026. Es muy lamentable que esto esté sucediendo y no puede uno callar ante la injusticia”, manifestó López Obrador en una de sus acostumbradas conferencias de prensa.

Por su parte, la CPL informó que a pesar de este impase, continuará con la parte logística para el recibimiento de los escritores provenientes de México

“Como organizadora de la FIL 2023 lamentamos esta información por los sólidos lazos de cooperación construidos en todos estos años. Esperamos siempre con entusiasmo la participación de escritores, editores y periodistas mexicanos”, puntualizó.

Fuente: CPL.

El Consejo Directivo finalizó su comunicación con el nuevo enfoque de la FIL Lima para el presente año. Al respecto, precisó que esta información será compartida al público “en los próximos días”.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Luis Fernando Cueto gana la XII edición de Cuento del Premio José Watanabe 2022

El reconocido escritor peruano sorprendió al jurado con su obra La rebelión.

Avatar photo

Published

on

Foto: El Peruano

El escritor chimbotano radicado en Europa sigue cosechando premios con su producción literaria. Luis Fernando Cueto entre sus galardones como escritor ganó el Premio Copé Oro por su novela Ese camino existe sobre (2011), también con su obra El país de los Tutaykires. José María Arguedas y el Perú del Futuro, quedó finalista en la categoría ensayo en el premio Copé 2022. Y hoy fue anunciado como el ganador de XII Concurso Nacional de Cuento “Premio José Watanabe Varas 2022” con su obra La rebelión.

Cueto (Chimbote, 1964) es abogado, máster en Literatura hispanoamericana y doctor en Filología. Ha escrito poesía, cuentos, novelas y ensayos. En el Premio José Watanabe presentó un conjunto de cuentos al concurso con el seudónimo de Petra. El jurado compuesto por Marco Martos, Karina Pacheco y Giovanna Pollarolo, eligió la obra como ganadora de manera unánime.

“Es un premio muy significativo, que ha galardonado a grandes cuentistas peruanos. Pero, para mí, que empecé en la novela, tiene un significado especial, es un arduo esfuerzo, una puesta a prueba en un género que me exigió un cambio de formato, con otro aliento, pero que me ha permitido desarrollar la historia en una dimensión más simbólica, con una narracion menos explícita y más implícita, y en un lenguaje que, creo, es la parte esencial de mi poética: escribir en peruano”, nos comentó el escritor.

Luis Fernando Cueto. Foto: Difusión.

Cueto recibirá un premio de S/ 7,000.00 (siete mil soles) en una ceremonia que se realizará el 17 de marzo. Asimismo, un porcentaje del tiraje de su obra, la cual será editada y publicada este año por el Fondo Editorial de la APJ.

Otro de los escritores reconocido en el concurso fue Lizardo Hugo Aguilar Chávez, por El tallerista y otros cuentos, obra que presentó bajo el seudónimo Kamaitachi, con el cual obtuvo una mención honrosa.

Premio José Watanabe Varas

Instituido en 1990, el Premio José Watanabe Varas es uno de los más reconocidos certámenes literarios del país. Hasta la fecha, la APJ ha premiado y publicado 21 obras (11 en Cuento y 12 en Poesía).

El concurso, que cada año alterna las convocatorias en Cuento y Poesía, lleva el nombre de José Watanabe Varas desde 2008, año en que falleció el recordado poeta, quien fue además uno de sus principales gestores.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

3ra Furia del Libro Anarquista, empieza mañana

No te pierdas la tercera edición de la Furia del Libro Anarquista.

Avatar photo

Published

on

Hay ferias y ferias, y esta no es cualquiera. Y como ya habrán podido notar, no hay segunda sin tercera. Una vez más, sí, y justo en el mes en que se inició la “Furia”. ¡Habemus Furia del Libro Anarquista! el viernes 24, el sábado 25 y el domingo 26 y, como siempre, pensando en ustedes contamos con un buen programa de actividades como conferencias, presentaciones de libros, charlas y exposiciones; y —como ya es costumbre— toda una serie de publicaciones ácratas y contraculturales; y también, no menos importante, recitales de poesía, obras de teatro y proyecciones de películas*.

La cita es en el Centro Social Manuel González Prada: Calle Palca 228 – Cercado de Lima.

Viernes 24 a las 5pm

Doda Lingua en Limalandia, de Karla Ramírez, Marco Ramos y Mario Castro (Perú, 2021, 86 min). Doda Lingua (Karla Ramírez), multiartista discretamente desconocida y residente en Nueva Zelanda regresa por un breve periodo a su país de origen al tiempo que estalla una pandemia y queda atrapada allí. Tras ver los 9 largos de un amigo, este le propone hacer una nueva película con sus intrigantes canciones.

Sábado 25 a las 4 pm

Manténtudistancia, de Mario Castro Cobos (Perú, 75 min, 2022). La distancia de los demás, e incluso, la distancia de uno mismo es, sin duda alguna, uno de los temas principales de nuestra vida. ¿A qué distancia es bueno ponerse para contemplar? Ya que cada quien es un todo y a la vez parte de algo mayor que uno mismo.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Ministerio de Justicia denuncia penalmente a la investigadora Ruth Shady por el presunto delito de peculado doloso

Procurador acusó ante la Fiscalía que antropóloga se rehúsa a entregar inmueble en La Molina.

Avatar photo

Published

on

De investigadora a posesionaria precaria. La historia que envuelve a la reconocida investigadora Ruth Shady y el inmueble ubicado en el distrito de La Molina que en la actualidad funciona como depósito de piezas arqueológicas y también funcionan oficinas administrativas de la Zona Arqueológica Caral (ZAC), se remonta desde el año 2007, cuando dicho inmueble le fue asignado de manera temporal al ZAC, teniendo fecha de vencimiento el año 2018.

Ya para febrero del año 2021 el gobierno publicó el Decreto Supremo N° 001-2021-JUS, señalando que “Los bienes inmuebles que hayan sido asignados en uso temporal antes de la entrada en vigencia del presente Decreto Supremo podrán asignarse definitivamente a aquellas entidades públicas que los ocupan durante un plazo no menor de 10 años continuos”, plazo que cumplía la ZAC ya que llevaba instalada cerca de 15 años, otorgándole cierta tranquilidad legal a la investigadora de Caral y todo su equipo profesional.

Sin embargo, el 24 de octubre del 2022, el Consejo Directivo del Pronabi, entidad administradora del inmueble en disputa, aprobó la subasta de dicho predio, hecho que finalmente se concretó el 19 de diciembre, siendo los ganadores los esposos Roger Gerónimo Mendoza, funcionario de Sunat, y Rosario Zegarra Rodríguez, según detalla el semanario Hildebrandt en sus 13 en su edición del 10 de febrero del 2023.

De acuerdo a la legislación vigente en Derechos Reales, la investigadora ha pasado a la condición de posesionaria precaria debido a que existe un nuevo propietario y éste viene ofreciéndole al Ministerio de Cultura alquilar el local, pero el monto solicitado le resulta excesivo a dicha cartera.

Explicados escuetamente los hechos, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos decidió denunciar a la investigadora de Caral por los presuntos delitos de peculado doloso y rehusamiento a entrega de bienes depositados o puestos en cuestión, en agravio del Estado.

Fuente: Ministerio Público.

La defensa de Ruth Shady se sustenta en el DS N° 001-2021-JUS, lo cual permitiría que el ZAC continue operando sin contratiempos, sin embargo la postura del ministro de Justicia José Tello es que no se puede otorgar el inmueble a la ZAC porque su asignación culminó oficialmente el año 2018, y que el DS citado recién fue promulgado en el 2021, no aplicando efectos retroactivos al mismo.

“No puedo comprender cómo el procurador del Ministerio de Justicia puede denunciarme por peculado doloso cuando lo que quiero evitar es que se maltraten los materiales históricos que allí analizamos. Estamos buscando otro local”, mencionó la investigadora en declaraciones recogidas para el diario La República.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Falleció el cineasta español Carlos Saura, a los 91 años

El maestro del cine español deja un asiento vacío en los premios Goya. Su deceso sucede un día antes de recibir la estatuilla honorífica.

Avatar photo

Published

on

El cine español se encuentra de luto. El fallecimiento de uno de los grandes maestros de la cinematografia se conoció un día antes de la celebración de los premios Goya. El director de cine Carlos Saura iba a recibir el Goya de Honor 2023  a sus 91 años.

La muerte de Saura se produce a causa de una insuficiencia respiratoria, según ha informado El País. Con 91 años recién cumplidos, Saura deja un gran vacío. El presidente de la Academia, Fernando Méndez-Leite, justificó su Goya honorífico aludiendo a “su extensa y personalísima aportación creativa a la historia del cine español desde fines de los años cincuenta hasta hoy mismo”.

Nacido en Huesca en 1932 y convertido en uno de los directores más importantes del cine español, Carlos Saura empezó su carrera en el terreno del documental con ‘Cuenca’ en 1958 y debutó en el largometraje de ficción con ‘Los golfos’ en 1960, una película gracias a la cual pudo trabajar con Pere Portabella y Mario Camus, conocer a Luis Buñuel y viajar internacionalmente. Fue el principio de un idilio con el séptimo arte que se extendería durante más de seis décadas, hasta llegar a su película más reciente estrenada el 3 de febrero de 2023, ‘Las paredes hablan’. Esto es testamento del espíritu incansable y genio creativo del director y guionista: una semana antes de su fallecimiento estaba estrenando su trabajo en cines, un documental sobre la evolución del arte en las paredes, desde las cuevas prehistóricas hasta los grafitis. La curiosidad es un requisito indispensable para empujar los límites del arte, también en el cine.

Saura será recordado por películas como ‘La caza’ (1966), premiada en el Festival de Berlín y primera colaboración con el productor Elías Querejeta, con quien también estrenaría títulos como ‘Peppermint frappé’ (1967), ‘El jardín de las delicias’ (1970) y ‘Ana y los lobos’ (1973), ‘La prima Angélica’ (1974), entre otras. También añadiría a esa lista la célebre ‘Cría cuervos’ (1976), protagonizada por Ana Torrent y Geraldine Chaplin y considerada una de las mejores películas del cine español. Con algunas y tantas otras películas, Saura tuvo que sortear a la censura franquista, que le impidió ejercer su profesión en libertad e impidió el avance de varios de sus proyectos.

El legado de Carlos Saura, en el que brilló su nominación al Oscar a Mejor Película Extranjera por ‘Mamá cumple 100 años’ (1979), comedia negra y enorme éxito de taquilla, continuó en el terreno del género musical con películas como ‘Bodas de sangre’ (1981), donde adaptó la obra de Federico García Lorca, ‘Carmen’ (1983) y ‘El amor brujo’ (1986), y a través de las décadas de los 80 y 90 consolidaría relaciones creativas y encontraría su gran éxito en los premios Goya: ‘¡Ay, Carmela!’ de 1990, coescrita por Rafael Azcona, fue un éxito de taquilla y una de las películas con más premios Goya de la historia de los premios con un total de 13 cabezones. En 2023 hubiese recogido el Goya de Honor en la 37ª edición de los premios, pero por desgracia tendrá que ser póstumo.

Saura fue reconocido internacionalmente con el Oso de Oro en el Festival de Berlín por el filme ‘Deprisa, deprisa’ (el primer español en conseguirlo y el único hasta la victoria de Carla Simón en 2022 por ‘Alcarràs), además de con dos Oso de Plata a la mejor dirección. También resultó ganador en dos ocasiones del Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes y, por supuesto, se llevó la Concha de Oro de honor en el Festival de San Sebastián. Además, el director ha optado al Oscar hasta en tres ocasiones, dos por España y una por Argentina.

Con una carrera absolutamente deslumbrante, títulos emblemáticos y colaboraciones imprescindibles para la historia de nuestro cine, Carlos Saura se ha despedido este 10 de febrero de 2023 a los 91 años de edad, días antes del estreno en el Teatro Infanta Isabel de Madrid de la obra ‘Lorca por Saura’ en la que el cineasta iba a dirigir esta pieza teatral escrita por Natalia Grueso y protagonizada por India Martínez en su debut como actriz. Aun así, seguirá siendo un referente para los que están y los que vendrán, para un cine español que este fin de semana está de luto.

Con información de Fotogramas

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Se cumplen 120 años del natalicio del historiador Jorge Basadre Grohmann

Es considerado el “Padre de la Bibliotecología Peruana”. Reconstruyó y reorganizó la Biblioteca Nacional del Perú (BNP) luego del incendio que la consumió en 1943

Avatar photo

Published

on

Este 12 de febrero, se cumplen 120 años del natalicio del destacado historiador peruano Jorge Basadre Grohmann, personalidad estrechamente ligada a la Biblioteca Nacional del Perú (BNP), pues se encargó de su reconstrucción luego del incendio que consumiera sus fondos bibliográficos en 1943.

Director de la institución entre 1943 y 1948. Durante su gestión se encargó también de reorganizarla y modernizarla, algo que hizo con creces. Luego de extenuantes horas de trabajo y sortear diferentes adversidades, en setiembre de 1948 pudo reabrir la primera institución cultural del Perú independiente.

Pero su labor no solo se limitó a la reconstrucción de la BNP, ya que promovió varios órganos de difusión institucionales, entre ellos “Fénix”, el “Boletín de la Biblioteca Nacional del Perú” y el “Anuario Bibliográfico Peruano”. Además, fue promotor de la creación Escuela Nacional de Bibliotecarios en 1943, siendo considerado por ello como el “Padre de la Bibliotecología Peruana”.

Entre las obras de Jorge Basadre Grohmann que conserva y protege la BNP tenemos: “Equivocaciones: ensayos sobre literatura penúltima” (1928), “La multitud, la ciudad y el campo en la historia del Perú” (1929), “Iniciación de la República: contribución al estudio de la evolución política y social del Perú” (1929-1930), “Perú: problema y posibilidad; ensayo de una síntesis de la evolución histórica del Perú” (1931), “Historia del Derecho Peruano” (1937), “Historia de la República: 1822-1899” (1939) y otras.

Una figura esencial

“Jorge Basadre Grohmann es una figura esencial para la Biblioteca Nacional del Perú, por cuanto impulsó su reconstrucción tras el dantesco incendio que la consumió (1943) e hizo de ella una entidad moderna e inclusiva”, afirmó Fabiola Vergara, jefa institucional de la BNP.

Asimismo, remarcó que la BNP “salvaguardará la memoria y visión de Jorge Basadre Grohmann; debemos tener siempre presente que el trabajo de nuestro gran historiador se ha convertido en guía para reducir la brecha de la lectura, información y cultura”.

Cabe indicar que cada año, la primera institución cultural del Perú independiente entrega el reconocimiento a la trayectoria y buenas prácticas bibliotecarias “Jorge Basadre Grohmann” a bibliotecarios y bibliotecólogos; así como a bibliotecas integrantes del Sistema Nacional de Bibliotecas (SNB); las cuales son reconocidas por su labor y aporte para el desarrollo bibliotecario de su comunidad.

Obras de Jorge Basadre.

Destacado historiador

Jorge Basadre Grohmann nació el 12 de febrero de 1903, en Tacna, en el contexto de la ocupación chilena. Fue historiador​ de la etapa republicana del Perú, aunque no descuidó el estudio de otros periodos de nuestra historia. También destacó como crítico y estudioso de la literatura. No fue ajeno al mundo de la política, pues desempeñó importantes cargos públicos en el campo de la educación y la cultura.

Hijo de Carlos Basadre Forero, ingeniero tacneño, y de Olga Eloísa Grohmann, peruana de ascendencia alemana, comenzó su formación en el liceo Santa Rosa, escuela peruana que funcionaba clandestinamente en Tacna. En 1909 muere su padre y en 1912 se trasladó junto con el resto de su familia a Lima, donde prosiguió sus estudios escolares en el Colegio Alemán, culminándolos en el Colegio Nacional Nuestra Señora de Guadalupe (1918).

En 1919 ingresó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) donde se doctoró en Letras con su tesis “Contribución al estudio de la revolución social y política del Perú durante la República” (1928). También se doctoró en Derecho con su tesis sobre “Las fuentes de la historia del Derecho peruano” (1935).

Tuvo un primer acercamiento a la BNP cuando prestó servicios como auxiliar y conservador (1919-1930). En 1928 inició su carrera docente en la UNMSM, siendo el catedrático más joven (25 años de edad). Luego fue nombrado director de la Biblioteca Central de dicha casa de estudios superiores (1930-1931).

En 1931, la Fundación Carnegie le otorga una beca para estudiar la organización de bibliotecas. También siguió cursos en la Universidad de Berlín y realizó investigaciones en archivos de España, en la Universidad de Sevilla. Retornó al Perú en 1935 y retomó la dirección de la Biblioteca de la UNMSM, cargo que ejerció hasta 1942, y también fue redactor de su Boletín Bibliográfico.

Se convirtió en ministro de Educación en dos oportunidades (en 1945, cerca de cuatro meses, y de 1956 a 1958). Es autor de la “Historia de la República del Perú”, considerada la obra más relevante de la historiografía peruana del siglo XX y que ha sido reeditada varias veces desde 1939. Falleció en Lima, el 29 de junio de 1980.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending