Connect with us

Turismo

Islas privadas para iniciados [VIDEO]

En Alemania las casas flotantes se han convertido en tendencia durante la pandemia. Si te gusta el agua, puedes comprar tu pieza de lujo por poco dinero. Pero debes contar con habilidades para que resulte económico.

Published

on

Entre Fráncfort del Meno y Hanau, cerca a la carretera A66, entre campos de maíz y un camping habitado por personas sin hogar, hay un puerto de botes escondido entre arbustos. Yendo en bicicleta a orillas del Meno veo de pronto aparecer entre la vegetación yates y casas flotantes. Me da curiosidad, quiero conocer a esta gente que habita un tramo del río Meno.

La pequeña libertad bien grande

planes de vida que se encuentran aquí en los muelles: Para jubilados un lugar tranquilo para pasar los años de vida que quedan, para las personas que trabajan de lunes a viernes el lugar ideal para la aventura del fin de semana. Los adolescentes también tienen sus primeras experiencias aquí, por ejemplo en cursos de remo de pie como los que imparte Robin. “Prefiero que no mucha gente se entere de este lugar. Me han asaltado aquí antes, y me he visto obligado a instalar cámaras y alarmas. Veo cada liebre que salta de los arbustos aquí “. informa Robin y hace una pausa como para advertirme. La casa flotante de Susanne y Michael está a pocos metros. Por más cliché que parezca, son la pareja perfecta: Michael es el hábil manitas que desarrolla casas flotantes y barcos de fiesta para un segmento de lujo, mientras que Susanne es la anfitriona relajada que disfruta de la comodidad y de un buen vino. “Durante la pandemia, muchos se sintieron atraídos por el agua”. recuerda Susanne. “Algunos se pierden aquí. Luego nos llaman y nos preguntan si pueden pasar un fin de semana aquí. Entonces empiezan a soñar con una casa flotante .” y Michael añade: “Una casa flotante también implica bastante trabajo. Debes tener experiencia técnica y saber hacer muchas cosas tú mismo, de lo contrario saldrá caro ” y sonríe. 

Las casas flotantes no son para los desertores

Quien cree que puede escapar del competitivo mercado de la vivienda con una casa flotante, se equivoca: solo uno de los codiciados amarres aquí cuesta al menos 500 euros. A cambio obtienes agua y electricidad. Sin embargo, Michael y Susanne son autosuficientes, tienen un sistema de tratamiento de agua potable, paneles solares e incluso un tanque de aguas residuales. Desde el exterior, su barco se parece más a un ático con una gran fachada de pizarra y una azotea acristalada. “Nada aquí está hecho de material orgánico, por lo que tampoco puede pudrirse”. asegura Michael. Susanne y Michael han estado viviendo permanentemente en la casa flotante durante más de un año y, en realidad, solo desean requisitos menos estrictos de Corona para poder alquilar a vacacionistas de fin de semana y fiestas de bodas. 

A pocos pasos yace la Mathilda, una embarcación que se asemeja a un cortador de pesca de libro ilustrado. Allí vive Janet, colombiana y jubilada. Hoy parece agotada. Dos hombres barren el agua frente a su bote: “No puedes subir a bordo hoy, estamos limpiando el barro de las inundaciones de ayer. Pero estaré feliz de recibirte cuando sea más conveniente.” me responde al saludarla. Todos se ayudan aquí, especialmente cuando hay inundaciones.

Comentarios

Actualidad

Promperú lanza campaña “Volver a viajar”, como medida para reactivar el turismo interno

Más de 100 empresas ofrecen descuentos de hasta 70%.

Published

on

Alisten las maletas, viajeros. Una alianza de más de 100 empresas busca impulsar el turismo dentro de nuestro país. Con el apoyo de Promperú, se presentó la campaña “Volver a viajar”, tiene la finalidad reactivar la economía en el sector turismo.

La iniciativa, que invita al público a visitar los destinos turísticos de manera segura y con protocolos sanitarios, está acompañada de una serie de ofertas que se encuentran en la web de viajes www.ytuqueplanes.com.

“En octubre pasado presentamos una primera etapa de la campaña que mostró cómo las regiones se preparaban para recibir a los viajeros nacionales. Hoy, damos un paso adelante e invitamos a que los ciudadanos puedan contribuir directamente a la reactivación del turismo nacional a través de la adquisición de servicios formales y viajes responsables”, dijo Amora Carbajal, Presidenta Ejecutiva de PROMPERÚ.

La entidad señala que más de cien empresas nacionales están promocionando ofertas de viaje hacia destinos seguros a través de la plataforma de www.ytuqueplanes.com.

Son más de 240 ofertas de servicios turísticos flexibles hacia los destinos Amazonas, Áncash, Arequipa, Ayacucho, Apurímac, Cajamarca, Callao, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Ica, Junín, La Libertad, Lima, Loreto, Madre de Dios, Moquegua, Pasco, Piura, Puno, San Martín, Tacna y Ucayali.

Los viajeros podrán acceder a paquetes promocionales hasta con el 70 % de descuento con alternativas de full days, rutas cortas y/o viajes hacia destinos más alejados dependiendo de su lugar de procedencia.

Recuerde que en algunas regiones existen determinadas restricciones más estrictas debido a la pandemia como la inmovilización social, horarios de atención, y aforos reducidos, así como el uso obligatorio de protector facial y la mascarilla en todo momento.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Sector turismo y hotelero en contra de las restricciones impuestas para Semana Santa

Gremio de turismo señala que ya presentan pérdidas de 15 millones de dólares.

Published

on

Uno de los sectores más afectados definitivamente durante la pandemia, ahora nuevamente está siendo perjudicado por las nuevas disposiciones para los días de Semana Santa, donde se prohíben los viajes interprovinciales y el comercio relacionado con el turismo. Cámara Nacional de Turismo (Canatur) asegura que no han sido consultados por el Gobierno de Sagasti.

“No fuimos consultados y tuvimos conocimiento (de las medidas) por el anuncio de ministro de Educación en conferencia de prensa”, indica un comunicado.

¿Cuánto ha perdido el sector? La presidenta de la Asociación Peruana de Hoteles, Restaurantes y Afines (Ahora Perú), Blanca Chávez, asegura que son US$ 15 millones las pérdidas anuales.

Foto: captura RPP.

A la fecha, asegura el Canatur, el sector hotelero y turístico ha caído en un 70%. De los 250 mil restaurantes que habían, cerca de 100 mil han tenido que cerrar, y 20 mil de las 35 mil agencias de viajes registradas hicieron lo mismo por la escasa demanda de viajeros.

“Son aproximadamente 650 mil personas que han perdido el empleo en restaurante. Han quedado sin empleo 22 mil guías, 100 mil trabajadores de casinos y tragamonedas y 250 mil trabajadores de congresos y eventos”, dijo Carlos Canales, de Canatur.

La representante de Ahora Perú indica que el Ejecutivo podría reducir el impacto de la pandemia bajando el IGV y exonerando al turismo del pago del Impuesto a la Renta por dos años.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Machu Picchu abre sus puertas al turismo desde este lunes 1 de marzo

Desde este lunes Machu Picchu vuelve a recibir a turistas nacionales y extranjeros.

Published

on

Luego de que el gobierno levantara la cuarentena, se dio a conocer que el turismo en la ciudad del Cusco retorna como parte de la reactivación de las actividades económicas por el levantamiento de la cuarentena.

El Ministerio de Cultura estableció que desde el 1 de marzo, se reinicia las visitas a la ciudadela de Machu Picchu, con un aforo máximo del 40% de su capacidad total. Es decir, el límite de personas que podrán acceder diariamente es de 897.

La Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco, fue la encargada de dar a conocer la reactivación del turismo en en el Parque Arqueológico Machu Picchu, principal atractivo turístico del Perú. Pero es importante conocer que para visitar el sitio arqueológico se debe cumplir con los protocolos sanitarios como el uso adecuado y permanente de la mascarilla, respetar el distanciamiento social, y todas las medidas de bioseguridad dictadas por el personal del sitio a fin de evitar la propagación del COVID-19.

El Ministerio de Cultura mencionó que los visitante pueden adquirir sus boletos de ingreso con anticipación en la web machupicchu.gob.pe o en las boleterías oficiales. El boleto es indispensable para el ingreso.

Los domingos es gratis para los cusqueños

Los domingos se mantiene el ingreso gratuito de los ciudadanos cusqueños a la ciudadela de Machu Picchu. Deberán obtener el boleto ingreso costo cero, para eso se deben registrar en el sistema electrónico de reservas.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

PromPerú gastó más de S/ 150 mil soles en influencers para promover el turismo [VIDEO]

Published

on

El Gobieno de Martín Vizcarra mediante PromPerú despilfarró miles de soles en plena crisis económica. Primero fue para realizar la grosera actividad en el santuario de Machu Picchu, donde PromPerú contrató sin concurso público a la empresa Digital Televisión S.A.C por el monto de S/ 660 482,58 soles por el servicio de producción de evento y espectáculo en Cusco.

No conformes con malgastar el dinero de todos los peruanos en medio de una crisis económica, el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, mediante PromPerú gastó más de S/ 150 mil soles para contratar a influencers para tuitear, publicar un post en Instagram o Facebook para la reactivación de la campaña de turismo 2020. En la lista de los proveedores más cotizados se encuentran el actor Gonzalo Torres, quien aparece con una orden de servicio por S/ 8,695; el también actor Franco Cabrera, con S/ 13,570; el conductor de televisión Bruno Pinasco, con S/ 19,125; la actriz Raysa Ortiz, con S/ 11,875 soles; el chef Luciano Mazzetti, con S/ 33,800; el actor argentino Jorge Maggio, con S/ 27,140; y otros personajes.

Uno de los primeros medios en denunciar la contratación de los Influencers fue el diario Expreso, donde además señaló: “La entidad adscrita al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo contrató a la empresa NTC Studio S.A.C., dedicada al rubro de publicidad, a la que se le pagó S/ 13,570”.

Al mismo estilo de Richard Swing ninguna orden de servicio superó los 35 mil soles, por lo que todas quedaron excluidas de concursos públicos o licitaciones.

Lista de pagos de los influencers publicado por Expreso.

“Es posible que los proveedores cumplen con el procedimiento, pero eso no quiere decir que su contratación sea legal, pues un gobierno puede inventar una necesidad y contratar personal para esa necesidad. Pregunto, ¿qué es mas necesario, contratar artistas para una campaña o destinar mas recursos para el sector salud?”, señaló Mónica Yaya, expresidenta del Tribunal del Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE) al diario Expreso.

El programa de Beto Ortiz también criticó el gasto de dinero en la contratación de influencers. El periodista en su programa mencionó: “Hay otro modo en que se despilfarra la plata, contratando influencers. El Estado necesita de los servicios de actores, animadores, conductores de TV o de clowns para promover los destinos turísticos en un momento donde por un lado te animan a viajar y por el otro te persiguen”.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Viernes Literario: Beaterios del Cusco

Published

on

Los beaterios en el Cusco no eran conventos ni monasterios pero gozaban de una estructura y jerarquía religiosa. Una administración con sus propias reglas, tradiciones, vínculos y advocaciones. Se diseminaban por todo el Cusco y desde su aparición en el siglo XVI cumplían un rol en la estratificada y compleja sociedad virreinal cusqueña; ciudad-escenario de monumental patrimonio para el arte y la historia donde recintos como los beaterios exponen hasta ahora, en algunos casos, valiosas piezas pictóricas, escultóricas y escritas de nuestro pasado colonial. Los siglos de conocimiento que se concentran en estos espacios arquitectónicos, retratan al Cusco antiguo como también el arte, la religión y la cultura. Con este motivo, diferentes agentes culturales organizaron la Jornada Académica: “Los Beaterios Cusqueños, arte e historia”. Gracias a destacados especialistas profundizamos en ciertos puntos desconocidos de una ciudad que escribe y reescribe su historia gracias a la dedicación de investigadores cusqueños y cusqueñistas.

La historiadora Milena Manotupa Gómez, cuenta con una valiosa experiencia en la identificación de predios en el centro histórico gracias a proyectos como los del Centro Guamán Poma de Ayala, la Municipalidad del Cusco o Qosqo llaqta del Ministerio de Cultura donde realizó un estudio sobre la transformación de algunas manzanas y casonas como también de su proceso histórico. “El beaterio del Carmen y sus actividades en San Blas”, fue el tema de su conferencia donde se esclarece el fuerte lazo que todavía guarda hoy con la ciudad a través del colegio El Carmelo. Los beaterios estaban por lo general regentados por religiosas que desempeñaban distintos roles tal cual los beaterios. Un dato interesante que vierte la investigadora es que además de ser espacios religiosos también eran reclusorios para mujeres con delitos menores o en faltan ante los códigos de nobleza. Identifica sólo en San Blas, 6 beaterios que sostenían su vida social y actividad religiosa gracias a la compra y venta de terrenos como también las rentas de haciendas y otros prósperos negocios. Sin embargo, su rol primordial está estrechamente ligado a la “labor evangelizadora” que no es difícil imaginar en una capital andina que sostenían un minucioso calendario ritual. Los extirpadores de idolatrías se valían de espacios como los beaterios para sus cometidos como más tarde sugerirá el Dr. Donato Amado.

Los beaterios tenían fuertes conexiones con las clases de poder colonial y eso lo corroboran sus gestiones y crecimiento como también el talento de personajes como Nicolasa de Cristo quien en 1755 inicia actividades como priora. Reconfiguraron muchos espacios de la ciudad de acuerdo a sus necesidades. Un ejemplo concreto que plantea la Lic. Manotupa es el de la calle Alabado, donde cerraron la calleja inca para ampliar su propiedad. Otro caso citado es el de la calle Warankalllki Nº 115, donde se ubicaba un célebre balcón que evidenciaba la calle que también hoy ha desaparecido. La calle se cerró en 1778 y éste entre otros hallazgos, permite apreciar los cambios morfológicos en San Blas como también una veta de investigación que tenazmente viene observando esta joven profesional.

“El arte de los beaterios cusqueños durante la época colonial” tituló a su participación la Dra. Ewa Kubiak que destaca El Carmen, Las Nazarenas, San Andrés y Santa Rosa de la calle San Andrés como de Awaqpinta. Desde informes y documentos legales como los informes del Obispo Mollinedo y Angulo vá cifrando primero los detalles de la arquitectura en la arquería, coros, ventanas y celosías, incluso la espadaña también canta desde sus campanas. A los beaterios antes citados se le suman los de Santa Catalina y Santa Teresa que también reflejan la espiritualidad de su época pero también la mística a través del arte que es supremo pero no deja de informar con cuadros como el de “la Monja Crucificada” o la “Alegoría del silencio”.

La Dra. Kubiak es historiadora del arte. Desde el año 2002 trabaja en el Instituto de Historia del Arte en la Universidad de Lodz y desde 2018 colabora estrechamente con el Centro de los Estudios Andinos de la Universidad de Varsovia en Cusco. Se dedica al arte colonial y postcolonial en América Latina y esa proyección le permitió obtener una prestigiosa beca para realizar estudios e investigación en los archivos de Roma (2004). Ha participado en congresos internacionales en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Brasil, España, Gran Bretaña, Italia, Suiza, Ucrania y el Perú.

Entre los años 2005-2014, se dedicó al arte jesuita en América del Sur, publicando el 2015 el libro “Reinterpretaciones. Percepción y recepción de la arquitectura jesuita de América del Sur durante la época colonial” (2015). Publicó también “Entre la tradición romana, española y alemana. Arquitectura de las Iglesias jesuitas en Cartagena de las Indias, Buenos Aires y Popayán” (2018); “Literatura artística en las bibliotecas jesuitas de los virreinatos del Perú y Nueva Granada” (2015); “El modelo de Il Gesù en la arquitectura limeña del siglo XVII” (2014) “La iglesia de los Jesuitas en Cusco como un modelo para la arquitectura de la región” (2012); “Grabados de los hermanos Wierix y la pintura barroca en el Perú y en Polonia” (2010).

En repetidas oportunidades hemos citado el valioso trabajo del Dr. Donato Amado y esta vez como nos tiene acostumbrados develó hallazgos importantes que estamos seguros verterá en sus próximas publicaciones. Hace una acuciosa pesquisa del beaterio de Nazarenas desde 1560 hasta 1977. El Dr. puede ser Amado pero odia las especulaciones. Habla desde la fecha, el apunte, el documento jurídico. No interpreta sino hasta el final y así surgen personajes como Bernardo de Quiroz quien adentrándose en los Mares del Sur vio sirenas y consigo las trajo a Cusco hasta depositarlas, como más adelante harían con las beatas, en el actual Palacio de Nazarenas donde dan la bienvenida desde el umbral de la antigua casona que pasó de mano en mano hasta en 1673 llegar a un feudatario. Título de abolengo para los dueños de repartimientos indígenas, era un privilegio ser vecino feudatario como advierte el historiador sin perder el aliento. (No es una conferencia en vivo pero se puede transmitir la emoción de la historia vivida en carne propia.) El feudatario era una denominación limitada para los conquistadores y los hijos beneméritos de ellos, prosigue citando más nombres hasta llegar al Obispo Pedro Morcillo quien compra la casa para el beaterio de Jesús Nazarenas en 1744.

La construcción de este reciento procedió entre 1745 y 1747, y agrega que en 1748 se adquirió la siguiente casa al beaterio, solar de Bernardo de Mérida, casado con una descendiente inca. En la investigación del doctor, la casa de Mérida tiene referencias riquísimas y su proceso histórico es sumamente importante. El primer ocupante fue Cristóbal de Albornóz, extirpador de idolatrías y dueño de la estancia de “Huanca Huma” (actual Sr. de Huanca). Probablemente sea él quien habría hecho pintar al Sr. de Huanca como desliza el investigador y corrobora actualmente no sólo la imagen del Sr. de Huanca en el Beaterio Nazarenas, sino también la misa de todos los jueves a las 9 de la mañana celebrada a favor de la venerada imagen.

No cabe duda que al desentrañar la memoria que reside en la arquitectura, el arte y los documentos, se va aclarando otro panorama que no sólo despierta la sorpresa sino también la certeza, aquella que se necesita para afirmar identidad. Cada uno de los investigadores ha puesto en evidencia la necesidad de observar a profundidad nuestro patrimonio material para hacer una real defensa de la historia desde sus diferentes disciplinas. Este es un punto medular en el interés de realizar estas actividades y sobrepasar el aislamiento social realizándolas de manera online. La historia no se detiene.

En los albores de la Independencia (1826), el beaterio de Nazarenas tenía numerosas haciendas y propiedades en la región, desde cañaverales hasta estancias, apunta el Dr. Donato Amado con una relación de propiedades. Los tres ponentes coinciden en el carisma educativo de los beaterios y lo cercioran las betas que eran artistas, tocaban instrumentos y desarrollaban toda una tradición cusqueña, preparaban chicha, cocinaban, tejían y se convertían en grandes maestras para enseñar. Un ejemplo es el “Internado de señoritas denominado nuestra Señora del Tránsito” fundado en 1876. En 1977, se inicia el proceso de restauración hasta llegar a ser el actual Palacio Nazarenas en la plazoleta del mismo nombre.  Si se desea ampliar sobre los puntos referidos se puede encontrar las conferencias completas en las redes sociales de los organizadores[1]. Estamos convencidos de que estos esfuerzos por seguir haciendo gestión cultural se multiplicarán y esta es apenas una primera piedra.


[1] Los organizadores fueron: Biblioteca Qhapac Yachay, Corp. Khipu, Capilla Nuestra Señora de la Asunción-Belmond Hotel Nazarenas, Art-Restauro y Wiñay.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

HUÁNUCO SIN MUSEO REGIONAL PARA EXPONER SU MEMORIA CULTURAL

Published

on

Escribe: Víctor Nieto Bonilla(*)

Huánuco es una región en cuyo escenario se desarrollaron diversas manifestaciones culturales que se remontan a una  antigüedad de 10,000 años, con precisión es Lauricocha,  y por consiguiente se  hallan las bases de la civilización andina (Augusto Cardich, 1996; Víctor Nieto Bonilla,2018), la misma se le conoce génesis  de la cultura andina y posteriormente los herederos de pos Lauricocha, asentaron los formativos y estados prístinos Shillacoto, Kotosh, Jancao, y cuya secuencia se tradujo ya en sociedades, reinos, naciones  e imperios y distribuido en tripartición andina propias de Huánuco: Ichoc Guanuco; Allauca Guanuco y Huamali Guanuco, necesarios su aprendizaje  en marco de procesos identitario regional.

No obstante, de tener en su área ingentes maravillas arqueológicas en su provincias y distritos, se ha obviado ya sea por ignorancia, desprecio y carencia de voluntad política para crear un espacio de exposición de sus variados hallazgos arqueológicos, propias de un Museo Regional. Pese a ser  región que tiene raíz histórica en marco de gestión pública desde la naciente independencia de Huánuco, 15/12/1820 fecha que los pos criollos asumen el destino independista  de Huánuco y sus ciudades con  la naciente administración pública al igual la creación departamental 24/01/1869 y finalmente en siglo XXI, le otorga autonomía regional administrativa con Ley N.- 27867;16/11/2002.

Como podemos reflexionar a lo largo de la vida pública pasaron centenares de autoridades, pero ninguno se preocupó por dotar espacio de exposición cultural para la futura generación de ciudadanos huanuqueños, espacio que se exponga, preserve, difunda los hallazgos arqueológicos, sino se ha despreciado ya sea por ineptitud, desorbitado mental finalmente estuvo cargado de esquizofrenia mental para valorar su rico pasado milenario.

Como consecuencia, no se sentó las bases de identidad, amor, deseo regional y hoy somos testigos una generación que transita sin espíritu cultural, autoridades pobres en cultura histórica y es notorio a nivel regional, y ella refuerza una sociedad en transición como ciudadanía cultural. No obstante, en sus provincias se destruyen sus memorias culturales como si no tuviera valor cultural, es una realidad inexplicable para la construcción de ciudadanía desde sus comunidades por despreciar, su gran pasado cultural que   durante el periodo andino contribuyeron con la civilización andina de los Andes centrales.

La despreocupación y la inopia a lo nuestro como exposición cultural también se deriva desde la creación de casa de la cultura del Perú, DS.N.48;24/08/1962 y reforzado con DL.N.14479; 10/06/ 1963 y años más tarde como Instituto Nacional de Cultura (INC), con DL. N.-18799; 09/03/1971 en siglo XXI, ya en Ministerio de Cultura con Ley N.-29565;21/07/2010, y las dos últimas para los departamentos las INC y luego DDC y en contexto de Huánuco: INC –Huánuco y DDC Huánuco, carentes de visión sostenible y deseo de desarrollo regional en gestión cultural y como resultado, ya somos testigos carecemos de MUSEO REGIONAL, siendo una región que durante años  se venía hallando materiales arqueológicos ya sea por expediciones, investigaciones y en otros casos  por proyectos de construcciones  y cuyos materiales abandonados en almacenes sin su respectiva catalogación arqueológica y lo peor no difundido como espacio de sensibilización social cultural.     

Los diversos estudios como la expedición provinciana de John Murra y Craig Morris (1967), no se expone pese a medio siglo de los hallazgos ya sea de Huánuco Pampa, como en los valles de Huallaga, son algunas evidencias de tantos estudios arqueológicos sin lugar para exponerse, en dicha realidad se forma una generación que transita ya sea en poder político y otros como ciudadano por debajo de considerarse ciudadano con conciencia cultural:  refuerza la realidad de región en extrema pobreza en valores culturales.

Décadas perdidas por la inoperancia y descuido de un pueblo que ha olvidado su historia y que es base para la construcción de deseos, valores, ciudadanía y visión (Pablo Macera, 1978, Jorge Basadre, 1975, Alberto Flores Galindo, 1980, Víctor Nieto Bonilla, 2003), y en palabras de José Varallanos, pueblo sin cultura histórica. Que ha pasado en sociedad, poder y decisión de Huánuco que no supo visionar el futuro que atraiga turismo nacional e internacional y que el pasado cultural sirva para construir la ciudadanía regional.

Pese al olvido, con la designación del historiador, Víctor Nieto Bonilla en   Noviembre de 2017 como director de DDC Huánuco, retomo el proyecto  olvidado y para ello se decidió  gestión  articulada con el gobierno regional , consejo regional   y se logró por unanimidad la creación del Museo Regional y con redes provinciales  el 1 de Junio de 2018, previó sustento, con le pericia técnica por el citado historiador al igual por la arqueóloga, Cristina Baltazar  Mateo y por la región la consejera Nitzy Alexandra Orneta Cabello contribuyeron para la creación del museo regional y cuya continuidad se detuvo por  la salida abrupta de DDC Huánuco,  Agosto 2018 y sigue postergado por el desgano, antipatía y  pobreza de visión, esto ya debe alarmar, que con dicha realidad no se puede construir ciudadanía con pertenencia regional peor el desarrollo sostenible para atraer turismo nacional e internacional.

Es decir, Huánuco, transita sin rumbo y desorbitados en decisiones culturales con futuro incierto siendo una región milenaria. Ahí reposa uno de los elementos que hoy discutimos la crisis de valores también refuerza la ausencia de museo regional, sino que generación se forma para el siglo XXI.

———————————-

(*) Víctor Nieto Bonilla. Historiador. Ex director de DDC Huánuco. Consultor en políticas públicas. Email. vnietobonilla@yahoo.es

Comentarios
Continue Reading

Fotografia

Fotografías en color del descubrimiento de Machu Picchu (1911)

Published

on

Fotografías en color del descubrimiento de Machu Picchu en 1911 en Cusco. Fotos: Ministerio de Cultura.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Sector cultura, Bicentenario y recuperación del Perú desde la crisis del coronavirus

Published

on

Estamos en una etapa inédita en la vida de la humanidad. No porque no haya habido pandemias, sino por la velocidad de su difusión como pandemia en sí misma y como fenómeno mediático. Si algo ha puesto en evidencia esta situación, es que, al menos hasta antes del evento, la globalización ya era cosa de la vida diaria. Sólo así se explica la velocidad en la expansión de la pandemia a prácticamente el planeta entero.

¿Era esa globalización también aplicable a lo cultural? Esa es una pregunta sumamente interesante. Al mismo tiempo que los mecanismos de la globalización esparcían el virus, los mecanismos humanos activaban la vuelta al lugar de origen como una urgencia para miles de personas en todo el mundo. Es decir que, por el mecanismo que fuese, el llamado de lo local, con sus valores culturales e identitarios, sigue siendo parte de nuestra realidad. El valor de la cultura es, sin duda, un valor de estabilidad, de seguridad, de encuentro, de sentimientos de pertenencia. Ese mismo llamado se está viviendo, poco después, en un capítulo diferente, ya no en el plano internacional, sino al interior de nuestro país: miles de inmigrantes que vivían en condiciones limitadísimas en Lima, han escuchado nuevamente el llamado del terruño, “de la sangre” si queremos ponerlo en términos más dramáticos, de lo telúrico. Eso significa que la cultura es un valor real y concreto, a partir del cual deberíamos iniciar la construcción de un nuevo mundo que no esté dominado por el consumo y las sensaciones efímeras. Y en nuestro caso, un país más solidario, donde se comprenda que las oportunidades compartidas mejoran la calidad de vida de todos. Ese es el valor que debe reconocerse en la cultura, y esa es la razón por la que un Ministerio de Cultura debe ocupar un espacio clave. De cara a la historia, siempre el sector cultura debió haber jugado un rol de fuente de valores compartidos dentro de la diversidad. De cara al presente inmediato, le correspondería al sector cultura un rol activo en la promoción cultural durante la etapa del encierro que haga productivo el tiempo de las grandes mayorías, pero que también signifique un mensaje de esperanza, de estabilidad emocional, de futuro. Y, justamente, de cara al futuro que se viene, el sector cultura debe ser el medio que nos anime a asumir una relación saludable y creativa con nuestro medioambiente y nuestro entorno social (físico y virtual).

Solo así superaremos los grandes retos pendientes como el calentamiento global, la pérdida de la diversidad natural y cultural, la corrupción y otros de similar magnitud que esta pandemia.

Es en torno a esa búsqueda de sentidos para la vida social que el sector cultura debe contribuir desde el Ministerio de Cultura. Es en ese contexto que el patrimonio cultural tiene sentido, que la interculturalidad es una herramienta clave para la inclusión social, que la creatividad se pone al servicio de la sociedad y que el arte forma mejores seres humanos. Todo ese poder maravilloso, del que normalmente no nos damos cuenta, está en lo cultural. Bien gestionada, la cultura es la gran herramienta para la transformación. Estando ad portas de un Bicentenario que parece condenado al oscurantismo, corresponde al Ministerio de Cultura tomar sus insumos, la cultura en sí misma y sus múltiples variantes, la creatividad, el ingenio productivo de los artesanos y tanto más, para volver a darle sentido a lo que debería ser un hito refundacional de la historia patria.

Como coordinador de la Maestría en Patrimonio Edificado de la UNI, su reto fue los avances en las temidas tesis.  6 de 9 alumnos concluyeron con sus proyectos aprobados y avanzados. Vista de una reunión de trabajo en la Maestría.

¿Se puede traducir lo antes comentado, más allá de las palabras, en políticas de gobierno?

Ese es el sentido, la razón de ser del Ministerio de Cultura y su estructura, aunque nuestro Ministerio ha estado lejos de responder al reto. No se trata de declaraciones románticas: en tiempos de coronavirus, la cohesión social que es un valor cultural, ha permitido a otras sociedades estar más alejadas de las terribles cifras estadísticas de la muerte. Cuando la sociedad responde a criterios de supervivencia y de acaparamiento, todo vale para sobrevivir. Inclusive multiplicar a niveles prohibitivos el precio del oxígeno que, hace un par de días, hubiese salvado la vida de algunos peruanos en Iquitos. En la raíz de esa conducta, hay un síntoma de un mal mayor que cualquier pandemia: la anomia social de una sociedad que no responde a valores compartidos. El Ministerio de Cultura debe asumir, aquí y ahora, ese reto.

El Bicentenario que se celebra el año 2021 será aún más deslucido de lo que se esperaba. Si para entonces, la crisis de salud ya habrá probablemente desaparecido, seguramente la económica seguirá por mucho más tiempo. Pero el Ministerio de Cultura tiene algunas herramientas para que el símbolo de los 200 años del nacimiento del Perú actual y de los al menos 5000 años de cultura que lo precedieron, lleguen a todos los peruanos, y lleguen en formato audiovisual que, en una sociedad que lee poco, es la forma más extensa de comunicación y empoderamiento.

Le corresponde al Ministerio de Cultura hacer, en los próximos meses, que la Amazonía no sea más una idea abstracta para la mayoría de pobladores de otras regiones. Que lo Aimara no nos suene tan exótico, como ajeno, cuando no lo consideramos algo simplemente discriminable (tomamos sólo dos ejemplos de extremos geográficos, pero cada uno de los puntos del territorio los tiene).  Que las grandes culturas del pasado sean tema de conversación de los peruanos cuando nos sentemos a tomar un café frente a la televisión. Que el Señor de Sipán o la Dama de Cao formen parte del imaginario de nuestros niños, no como un dato histórico, sino como una narración vibrante. Que nos sintamos orgullosos de hablar de nuestro país no sólo por Machu Picchu, sino por tantos otros valores. Que los artesanos de miles de técnicas propias conozcan sus ancestros y sepan que están haciendo piezas que llevan impregnadas el espíritu de siglos de sabiduría. Y para lograrlo, Internet, redes sociales, televisión y radio son instrumentos redescubiertos en esta crisis como medios para educar y, aún por concretarse, para difundir la cultura.

Catedrático universitario, recorriendo Huaycán de Cieneguilla con alumnos de la UARM.

Nosotros, desde Factor Cultura, hemos desarrollado en pocos días una plataforma internacional que ha organizado un debate internacional, con coorganizadores de México, Argentina, Italia y España y público de todos los países de América. Ahora se está convirtiendo en una plataforma de oferta formativa permanente. La experiencia es posible y cercanamente realizable.

¿De qué sirve eso en tiempos de crisis? ¿Qué utilidad tiene todo lo anterior en la lucha contra el coronavirus? Nos da sentido de vida, de pertenencia, de compromiso. Es la falta de esos sentidos la que nos ha llevado a ser un país con reservas y encajes bancarios razonablemente fuertes, que permiten ciertas prestaciones sociales en esta crisis, pero con niños que siguen asistiendo a colegios a punto de colapsar u hospitales donde los aparatos de punta no funcionan porque alguien los malogró para alquilar, a precios increíbles, los de un centro privado.

Y ¿Cómo se hace? Los antropólogos tendrán muchas respuestas sobre las formas adecuadas de hacer lo anterior. Los creadores audiovisuales sabrán traducirlo al formato adecuado. Los medios de difusión seguramente comprenderán la importancia de contribuir a un proyecto de esa naturaleza. Las condiciones no van a permitir que el calor humano desborde en las calles por mucho tiempo, la cultura puede hacer que ese calor llegue hasta nuestros hogares. Pero, sobre todo, los pobladores comunes y corrientes, si se sienten tocados por su cultura milenaria, sabrán convertirse en factores de desarrolle que catapulten, por fin, a nuestro país, a los niveles de desarrollo sostenible e inclusivo que el corresponden.

No se trata de grandes realizaciones cinematográficas. Hoy en día hay muchos medios alternativos que dan lugar a producciones marcadas por su componente humano. Pero además existe un capital humano riquísimo en el sector cultura, un capital humano que ve como su esfuerzo de años de hacer cultura desde la sociedad civil se desvanece y que, con una convocatoria de esta naturaleza podría tener un espacio para seguir creando, produciendo y recibiendo ingresos. Porque esto se podría promover a nivel de las pequeñas localidades, de los municipios distritales y provinciales, de las universidades y centros de formación, y de las diversas organizaciones culturales y actores de la cultura que en ellas conviven. Hoy, más que nunca, necesitamos de una sociedad que crea en sí misma.

¿Cómo podría financiarse una empresa de esta naturaleza? Primero, el Estado tendrá que jugar un rol básico y articulador. Pero, por ejemplo, las universidades con sus facultades de arquitectura, botánica, arqueología, historia, artes, etc., pueden ser las garantes de los contenidos. Que sean nuestros profesores conocedores los que orienten los contenidos, y los creativos los que los conviertan en formatos atractivos, auténticos, de calidad. Los artesanos y pequeños empresarios textiles pueden proveer los trajes que se requieran. Las ciudades y los pueblos serán redescubiertos como escenarios de la vida cultural. Cuando se convoque a su creatividad, seguramente los jóvenes encontrarán medios de superar las trabas que la iluminación o la acústica representen. Cada municipio puede ser proveedor de ambientes, insumos, y los recursos que se requiera. Y dónde no los haya, nuestros emprendedores los harán aparecer.

En Sarhua, Ayacucho, en la firma de un convenio de cooperación con la Alcaldía distrital.

El Sector Cultura tiene una capacidad económica mucho mayor que las cifras de su partida presupuestal, siempre escueta. Si sabe convocar al imaginario popular, multiplica sus posibilidades con el aporte de muchos. Bien planteado, al proyecto se sumarán empresas que requieren fortalecer su imagen (y responder a valores), organismos de la sociedad civil, fundaciones, colegios profesionales, gobiernos locales…

Una piedra angular de lo que se ofrezca tiene que ser el patrimonio cultural. Que no suene a algo lejano, a algo para turistas, a capricho de pocos. Hay que hablarle a cada quien, del valor de la plaza, del arco, del monumento, de la casa tradicional de su propio pueblo. De la raíz profunda de sus platos típicos. De la huaca del antiguo poblador y como, a partir de ahí, se explica lo que cada uno de nosotros come, la forma en que baila, las relaciones humanas. Porque son procesos que subyacen en el subconsciente social que atraviesa los siglos. Ese es el sentido del patrimonio.

Y a partir de ello, el patrimonio tiene un sentido práctico. Nos recuerda todos los valores antes comentados cada vez que pasamos al frente de la iglesia, bajo la sombra del balcón republicano, cerca a la antigua y misteriosa huaca. Los hace palpables, cercanos, nuestros. Y cuando los símbolos son apropiados por la sociedad, el sentido del bien común tiene como consecuencia el crecimiento económico estable y saludable que todos deseamos.

El patrimonio tiene que entenderse como factor de inversión y no como una carga, Para ello, al mismo tiempo que posicione los valores simbólicos del patrimonio en un programa que tenga como razón el Bicentenario, es necesario desarrollar una comprensión integral del territorio. Cuando lo vemos como un todo con valores, entendemos la importancia de preservar los bienes que mantienen viva la memoria de esos valores. Son signos que otorgan calidad al paisaje y a la vida. Para ello debe pensarse a futuro que ningún proyecto de infraestructura tiene porqué colisionar con el patrimonio. Existen formas adecuadas de solucionar cualquier encuentro entre una obra y un espacio cultural. El ejemplo que nos gusta dar es que, si el trazado de la carretera evita dañar el sitio arqueológico, lo puede incorporar como un valor agregado conectando más puntos del territorio. Por ejemplo, construyendo el mirador donde el viajero pueda detenerse y descubrir la historia del lugar. Con los beneficios económicos que ello implica para el poblador local.

En estos días de cuarentena, un fenómeno socialmente nefasto y triste nos demuestra el nivel de desarraigo que tenemos hacia el patrimonio: se han multiplicado las invasiones y los daños a lo largo del patrimonio cultural. Pese a que se ha dado una adecuada normativa para la respuesta ante estos casos, no se aplica. Nuevamente nuestro ente gestor de la cultura, desaparece bajo una capa de lenidad  y burocracia incapaz de realizar los esfuerzos que las circunstancias demandan. Evidentemente la respuesta inmediata y contundente del Estado se hace necesaria en las condiciones actuales. Pero si logramos colocar, como decíamos, en el imaginario popular los valores del territorio inmediato, veremos cómo la sociedad es el verdadero protector efectivo del patrimonio. Como lo ha demostrado ya tantas veces.

Exponiendo en la Asamblea General de ICOMOS  de Nueva Delhi (2018).

No nos olvidemos del turismo. El patrimonio aprehendido por el poblador local multiplica sus posibilidades de convocar al turista pues más allá de la información, se presenta ante sus ojos un proceso cultural de miles de años, apreciado y vivo hoy en día. Es lo que han logrado los gestores de numerosos proyectos arqueológicos en el norte peruano. Proyectos como los del Señor de Sipán y el museo en Lambayeque, Túcume y sus pirámides, Cao y El Brujo, las Huacas del Sol y de la Luna, Chankillo y otros más. Gracias a sus logros, el norte peruano se ha dibujado en el plano del turismo mundial. Tenemos además el Gran Qhapaq Ñan, con un potencial integrador gigantesco, y ya en parte demostrado por el programa ministerial, ese camino que es una red vertebradora del territorio patrio y de gran parte del subcontinente. Desde el patrimonio, tenemos recursos con un amplio margen para el crecimiento sostenible. Pero es necesario que desarrollemos programas que prevengan los riesgos que el turismo representa. Que convirtamos la visita al Perú en una experiencia cultural intensa y enriquecedora, no en el recorrido por un territorio exótico donde se pueden hacer fotos y divertirse. Somos mucho más que eso.

Tengamos claro, también, que el mundo poscoronavirus exigirá un turismo auténtico y sostenible.

De cara a lo que sigue del Siglo XXI, el sector cultura y el Ministerio que lo rige, debe jugar su rol esencial en la construcción de un país viable y estable, de encuentros y visiones compartidas, que ofrezca al mundo el rostro de su patrimonio recuperado como valor diferencial que nos dé presencia con luz propia en el escenario global. Ese es el gran reto que debería asumir el Ministerio de Cultura, su gran posible aporte para un siglo XXI sostenible, auténtico y humano. Y, en lo inmediato, para un Bicentenario que pueda entenderse como un positivo punto de inflexión en la historia patria.

Nota: El autor del artículo, durante su presidencia en ICOMOS Perú y como activo gestor cultural, ha desarrollado actividades interesantes, parte de las que se reflejan en estas fotos.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIBRERÍA

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending