Connect with us

Periodismo

Embajadas atropellan soberanía peruana y Congresistas responden declarando personas no gratas a cuatro embajadores

Published

on

Ahora resulta que el rol de las misiones diplomáticas es preocuparse y tener injerencia en las contrataciones entre concesionarios de peajes y el Estado peruano. Es decir, se despojaron del glamour de sus roles, para convertirse en árbitros internacionales.  

Resulta que el día 09 de mayo el diario oficial publicó la Ley N° 31018 “Ley que suspende el cobro de peajes en la red vía nacional, departamental y local concesionada, durante el estado de emergencia nacional declarado a causa del brote del Covid-19”.  En principio, este proyecto de ley fue observado por El Ejecutivo, y en su defecto, el Parlamento nacional lo aprobó por insistencia con la aprobación de 102 votos.

No es menos cierto que aquella medida adoptada por el Congreso ha traído una serie de conflictos entre los diferentes agentes políticos que están ligados a aquellos temas, como la titular del MEF María Antonieta Alva y la presidenta de Ositran Verónica Zambrano que fueron las primeras que protestaron ante la norma, a pesar que la ley aprobada por el Legislativo pretende ceñirse al aislamiento social y por tanto evitar el acercamiento entre los usuarios durante un hipotético tránsito.

Asimismo, si esta ley contradijese al artículo N° 62 de la Constitución peruana y se constituya como inconstitucional; eso tendrá que resolverse en la vía arbitral o judicial.

En ese sentido, no tienen ningún legítimo derecho los embajadores  Ralph Jansen de Canadá, Diana Nelson de Australia, Antoine Grassin de Francia y María Claudia Mosquera de Colombia de enviar una carta conminando al Estado peruano que a través de su Poder Legislativo derogue la ley en mención.

El tenor de la carta de las misiones diplomáticas es claro y contundente. Ellos están muy preocupados más allá de la intromisión de contratos que deben estar protegidos por la ley, por el perjuicio económico que eventualmente sufrirían los concesionarios administradores de los peajes que residen en sus países. Es decir ¿tan poderoso es el lobby que ahora involucra a misiones diplomáticas? Realmente, qué vergüenza aquel rol de estos diplomáticos que sin despacho osan meter sus narices en asuntos que son meramente internos y que conciernen únicamente a los Poderes del Estado de Perú.

Ellos realmente son impertinentes y embusteros cuando en el inicio de su carta mencionan: “Nuestras misiones diplomáticas, altamente respetuosas de la soberanía del Estado peruano y de la independencia de sus instituciones democráticas, acudimos a su digno despacho ante el grave impacto que supone la Ley N° 31018 para diversas empresas concesionarias de la red vial nacional, cuyas inversiones se originan en nuestros respectivos países”.

¡Eso no es así señores! ustedes no están respetando la soberanía de nuestro territorio cuando deliberadamente están intentando amedrentar con una carta que no les corresponde remitir.

¡Entiendan! la soberanía a la que ustedes aluden con una simple y fria literalidad, es la absoluta capacidad que inalienablemente posee el Estado peruano para imponer sus normas legales dentro de todo su territorio. Eso significa que un Estado soberano es absolutamente independiente de otros Estados. Por tanto, no vengan con cartas y exhortaciones fuera de lugar.

Luego, en otro párrafo de su misiva, ustedes primero señalan que reconocen la voluntad del Congreso de tomar medidas que protejan a la ciudadanía ante la propagación del COVID-19, pero luego, transcriben que el impacto financiero en las concesiones viales afectadas es incalculable, y que además la suspensión no generará derecho compensatorio y que por tanto ocasionará que los concesionarios afectados puedan declararse en quiebra, y que todo ello irá en perjuicio de miles de trabajadores directos e indirectos, así como a la población usuaria de las vías.

Claro pues, los embajadores se despojaron del glamour de sus investiduras y de su concordia para mantener las mejores relaciones bilaterales, y están adoptando un perfil para ejercer la controversia. Es decir, ahora se volvieron árbitros internacionales. Y encima salen con el maquillado discurso de que se preocupan por el desempleo de los trabajadores peruanos, cuando la esencia del tenor de la epístola no hace otra cosa que defender los intereses de grandes empresas concesionarias para asegurar sus millonarias ganancias.

Ahora ya entendemos por qué señalan que: “La inversión privada ha sido un componente vital en el crecimiento y desarrollo económico del Perú… y que el Perú ha logrado generar y mantener la confianza de los inversionistas privados nacionales y extranjeros a lo largo de las últimas décadas”. Claro pues, ellos saben perfectamente que nuestro país ha sido una especie de botín para aquellos inversionistas que hicieron su agosto en el territorio nacional, con negociaciones fraudulentas e incluso con leyes arregladas a favor de ellos. Es decir, para estas misiones diplomáticas los concesionarios millonarios ya están a punto de quedarse en quiebra. Y por último ¿Por qué no opinan y se pronuncian sobre los 40 años de concesión otorgados a sus REPRESENTADAS?     

Felizmente el Congreso de la República mediante una moción de orden del día acaba de  pronunciarse al respecto y RECHAZAN la comunicación emitida por parte de aquel grupo de representantes diplomáticos, porque defienden los intereses empresariales de aquellas concesionarias de peajes en contra de la salud e integridad de los peruanos. Asimismo, declaran PERSONAS NO GRATAS a los embajadores en el Perú de Canadá, Australia, Francia y Colombia.

Finalmente, el Parlamento exhorta inmediatamente a la Cancillería peruana a tomar las acciones diplomáticas correspondientes en defensa de la soberanía nacional.

Comentarios

Periodismo

Gabino Vargas Flores: patriarca del periodismo puneño

Published

on

Don Gabino Vargas Flores, nació en Moho el 19 de febrero de 1923.

El “Jardín del Altiplano” es la hermosa ciudad de la primavera eterna y don Gabino Vargas Flores, nacido en Moho el 19 de febrero de 1923, es el patriarca del periodismo puneño. A la sazón, se relacionaría con personas amantes de las letras peruanas las cuales alimentarían su ingenio, es allí donde funda la Revista Cultural Moho en 1955, de edición mensual, por lo que es posible ahora conocer mejor todo cuanto sucedió en su amada tierra y al mismo tiempo, funda el Trío Musical de Moho, dando muestra de su filantropía y llevando consigo el arte de su tierra.

Gabino Vargas Flores y Samuel Frisancho Pineda, además colaboró en el diario Los Andes de Puno.

Posteriormente nace el acucioso periodista consolidando su sueño desbordante. El 19 de septiembre de 1961, en plenas celebraciones de la Creación Política de la Provincia de Huancané, funda el periódico “Antorcha”, que en sus inicios se publicaría en el mural de la Plaza de Armas de Huancané, más adelante solventó el papel, el tipeo y mandó a mimeografear cada número que editaba y los gastos fueron asumidos por don Gabino Vargas Flores, quien a su vez, asume la labor de expendedor, es donde da a conocer los actos repudiables de violencia hacia el pueblo, luego frente a la adversidad de los gobernantes, incluso se informaba todo lo que sucedía en el pueblo huancaneño y en la región puneña.

Foto tomada en 1960. Donde aparece Gabino Vargas Flores flanqueado de Andrés Espinoza Cordero, entre otros.

“Antorcha” fiel a sus postulados democráticos, cuya prédica es la unidad huancaneña y su lucha tenaz por una libertad irrestricta, es y será un vocero huancaneño al servicio del pueblo, que se convirtió en el primer periódico publicado en la revolucionaria ciudad de Huancané, difusor de verdades y defensor del pueblo. Dejó de arder para dar comienzo a otro capítulo en su existencia. Gabino Vargas Flores replica de esta manera. “Antorcha” fue mi gran sueño, me trajo alegrías y también ingratitudes”.

Más tarde junto a selectos hombres de prensa, entre ellos, Heriberto Luza Bretel, Moisés Augusto Martínez Aparicio, Manuel Ortiz Coaquira, Miguel Pino Chávez, fundan en 1963 el periódico “Wala-Wala”, voz huancaneña al servicio de la provincia, convirtiéndose en la expresión pura del sentimiento y letras de la cultura puneña.

Gabino Vargas Flores fundó el periódico «Antorcha», que fue creado el 19 de setiembre de 1961.

Gabino Vargas Flores, al llegar a la ciudad lacustre de Puno, forma parte del Instituto Americano de Arte de Puno, del que más tarde fuera presidente. Además, colaboró en el diario Los Andes de Puno junto a Samuel Frisancho Pineda. Actualmente radica en la ciudad blanca de Arequipa.
Su hijo Tirso Vargas Vargas dijo: “Si podría describir en pocas palabras a mi padre diría, es un hombre enamorado de las letras. El recuerdo que tengo de él es verlo diseñando a pluma y tinta sus primeras ediciones de su periódico “Antorcha”, sin duda, el periodismo era su pasión. Gabino Vargas Flores, a la fecha tiene cientos de hermosos poemas inéditos no publicados, destaca ese bello poema “A ti te canto Huancané”, muchos de ellos eran declamados por sus hijos, en diferentes escenarios. Es un orgullo que, a sus 98 años, muchos los recuerden como un hombre amante y defensor de la cultura de su pueblo. Gabino Vargas Flores, ya forma parte de la historia de su tierra natal Moho y de su querido Huancané”.

Gabino Vargas Flores, colaboró en el periódico Wala-Wala, voz huancaneña al servicio de la provincia.

Gloria Mendoza Borda escribió: “Los días discurrían entre el entusiasmo y la pasividad del pueblo allá por 1965. Don Gabino Vargas Flores siempre atento, delgado, con un terno gris, presuroso repartía su “Antorcha” por instituciones, colegios, oficinas, calles. En esas páginas leí un poema de José Luis Ayala. Cuando seguramente estaría empezando sus estudios superiores. En Puno se formó la Promoción Intelectual Carlos Oquendo de Amat integrada por seis jóvenes poetas. Dos de los integrantes éramos huancaneños. Dábamos lecturas de poesía en diferentes pueblos. El grupo publicaba Sur Intenso. Un buen día dimos un recital en Huancané con el apoyo del doctor Julio Mendoza Díaz. Fue en un teatro que quedaba en una esquina de la Plaza de Armas de Huancané. Cuando apenas comenzábamos se paralizó la planta eléctrica del pueblo. Percy Zaga Bustinza consiguió velas. Horas antes Gerardo García Rosales había ilustrado nuestros nombres en cartulinas y José Luis Ayala Olazával coordinaba el recital. Empezamos el acto, cada joven poeta con una vela en la mano, encabezados por el mayor de nuestro grupo José Luis Ayala, con solo 18 años de edad. Desde el público era inconfundible los perfiles de Gabino Vargas Flores, Hilda Perea, Betzabé Gironzini (…). Esa lejana noche fuimos presentados por el maestro Heriberto Luza Bretel (…). Hace años atrás, en un homenaje a Huancané, realizado en el Instituto Regional de Cultura de Arequipa, volví a ver el perfil de don Gabino Vargas Flores. Luego de casi un cuarto de siglo saludo públicamente a su antigua colaboradora. No pudimos conversar por la prisa de las horas. Solo dijo que publicaría su libro con el prólogo de Luis Alberto Sánchez. Nos queda en el recuerdo la imagen de don Gabino Vargas Flores surcando las calles de Huancané con su Antorcha en la mano”.

En 1955 Gabino Vargas Flores fundó la Revista Cultural Moho y el Trío Musical de Moho.

Es menester hacer alusión que el periódico “Antorcha” circuló desde 1961 hasta 1972 y el periódico “Wala-Wala” tuvo dos años de publicación. No obstante ello, la Municipalidad Provincial de Moho y la Municipalidad Provincial de Huancané, son las entidades llamadas para reeditar los periódicos “Antorcha” y “Wala-Wala”, ese sería, sin duda alguna, el mejor homenaje en vida al legado periodístico de don Gabino Vargas Flores.

Comentarios
Continue Reading

Periodismo

¿Hasta cuándo con los medios fake?

Published

on

¿Quién regula los contenidos de los medios de comunicación en el Perú? Es el momento que la tecnología ayude a los organismos del Estado y a la comunidad, a revisar los contenidos que emite el periodismo peruano a través de todas sus plataformas.

Se trata de utilizar #machinelearning, #inteligenciaartificial, para crear una plataforma que pueda identificar, a través de algoritmos de retroalimentación de información, si una noticia es verdadera o falsa.

Éste es un robot que utilizando criterios periodísticos qué evalúan la noticia en base a: registros, data, estructura, forma, imagen, video y lenguaje, ítems utilizados en el periodismo convencional, puede determinar si una noticia es potencialmente verdadera o potencialmente falsa.

Ésta #artificialintelligence no sólo tendrá que usar los criterios periodísticos basados en los ítems antes mencionados, sino que en alianzas con centros de #Fact-checking (verificadores de información), que realizan grupos de periodistas en el mundo, se puede corroborar, a través de un algoritmo feedback si la noticia tiene algún antecedente.

Sin embargo, siempre la veracidad o falsedad de alguna información dudosa, dependerá del juicio e investigación propia que realiza cada usuario.

Esta plataforma contra la desinformación, no sólo hace el escaneo de la noticia en cuestión, pues cuando ésta es confirmada como falsa, a través de un click el usuario puede emitir un formulario de queja que se enviará al Ministerio de Transporte y Comunicaciones, donde se consigne los datos, sucesos y pruebas de la difusión de desinformación.

Como antecedente de este modelo de acuse a un medio de comunicación, que infringe la ley de Prensa, Radio y Televisión en el Perú, existe la queja realizada por el presidente de la república Pedro Castillo que pide abrir investigación al canal de Televisión Willax TV por infringir el derecho a “la libertad de información veraz e imparcial, el respeto al código de normas éticas, el respeto al honor, a la buena reputación, y respeto al derecho de rectificación”.

El otro antecedente es la sanción a Radio Turbo Mix de Cajamarca en 2009 por incumplir con las normas relativas al horario de protección familiar, y las disposiciones de su código de ética.

Como lo establece el conducto regular será el Ministerio de Transportes y Comunicaciones quien deberá analizar y recibir estas cartas ciudadanas quejándose respecto al actuar de los medios de comunicación. La única sanción emitida hasta el momento fue a Radio Turbo Mix con dos UIT (Unidad Impositiva Tributaria) que en ese año fue de 7,100 soles. Amonestación que ayudaría a que los propios medios se autorregulen.

Hemos vivido más de 30 años con gobiernos que han utilizado al periodismo como herramienta para lograr sus objetivos personales dejando al país siempre marginado de manera social, cultural, salud, entre otros, utilizando a los medios de comunicación qué en vez de difundir información difunde noticias falsas con el beneplácito del estado y de la inversión privada.

¿El cambio de gobierno será la gran oportunidad para ayudar a que los medios de comunicación se autorregulen en base a la ley ya establecida?

Al respecto el Consejo de la Prensa Peruana (CPP) y el Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS) han mostrado su rechazo a la carta enviada por Pedro Castillo —como ciudadano— al MTC, advirtiendo una amenaza contra la libertad de expresión, al parecer éstas instituciones presididas por los periodistas que trabajan en los medios de comunicación que más infringen la ley, no saben cuál es la ruta para presentar una queja contra una empresa dedicada a este rubro.

A pesar de su opinión, esto no disminuye el poder que tienen los medios de comunicación haciendo buen periodismo para cuestionar a gobiernos, empresas y actos de corrupción que se teje en un estado nación.

______________________________________

*Estudió Ciencias de la Comunicación y se especializó en periodismo de investigación, digital y científico en el Knight Center for Journalism in the Americas (2006-2018). Trabajó como periodista de investigación en los medios Panamericana Televisión, Caretas, Gente, La Primera, Exitosa, Unidos contra el Crimen, Poder. Es ganador de la 1ra Hackaton Mediathon contra la Desinformación en América Latina realizado por la Unión Europea y Media Hack (2019). También fundador de la primera plataforma peruana que utiliza machine learning contra la desinformación.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Medios de comunicación en Perú: vergüenza mundial

Published

on

Las empresas dueñas del monopolio de los medios de comunicación en el Perú han logrado sitiar al periodismo de señal abierta en el peldaño más bajo de la ética profesional, llegando a ser considerado a nivel mundial como deplorable y un claro ejemplo de lo que no se debe hacer con la profesión.

La reciente contienda electoral evidenció ante toda población que las empresas más poderosas del país están utilizando la radio, prensa, televisión, internet, aplicativos de comunicación, publicidad en redes sociales y ejércitos de trolls (cuentas falsas que se dedican a difamar), como bombarda expansiva de desinformaciones, con el fin de violentar el estado de derecho catalogando como fraude unas elecciones, que ante la vista internacional, ha sido declarado como justa y ejemplo para la región.

Estos medios de comunicación en señal abierta que usan el periodismo para producir desinformación están infringiendo la ley de radio y televisión peruana a vista y paciencia de todos los organismos que salvaguardan los derechos de los peruanos.

En Estados Unidos los medios de comunicación optaron por no difundir desinformaciones gracias a la presión de los organismos que vigilan el buen uso de la profesión. Inclusive hubieron canales de televisión que cortaron las transmisiones en vivo donde el entonces presidente Donald Trump declaraba mentiras respecto a un falso fraude en las elecciones donde no salió elegido mandatario.

Pero no solamente fueron los medios de comunicación, sino también las empresas de redes sociales como Google, Facebook, Instagram y Twitter que bloqueó la cuenta del mismo Trump cuando compartía y emitía fake news.

En nuestro país Facebook bloqueó más de 60 cuentas troll creadas para desinformar a favor del partido Fuerza Popular que lidera la procesada Keiko Fujimori.

Sin embargo en el Perú más del 60% de peruanos no tiene acceso a internet y la mayor fuente de información para esos peruanos en exclusión es la televisión, diarios y radio, medios que son monopolizados por empresarios cuyo capital se rige al dispendio de la corrupción.

Hoy más que nunca se necesita que las investigaciones periodística que realizan periodistas independientes de Ojo Público, IDL-Reporteros, Convoca, El Foco, entre otros, se difundan a toda la población en los medios tradicionales para evitar que la delincuencia se siga apoderando del país y las generaciones venideras crean que eso es normal.

Al respecto el Tribunal de Ética del Consejo de la Prensa Peruana dictaminó a favor del grupo de periodistas que fueron expectorados de América Televisión por no acatar las medidas impuestas por el nuevo director periodístico Gilberto Hume.

Evidente coacción a la libertad periodística de informar que ha sido repudiado por los organismos que vigilan el buen accionar de los medios de comunicación. Esperemos que sigan actuando en favor del periodismo peruano observando y manifestándose en contra de las empresas que utilizan a la profesión para intereses políticos.

________________________________________________________________

*Estudió Ciencias de la Comunicación y se especializó en periodismo de investigación, digital y científico en el Knight Center for Journalism in the Americas (2006-2018). Trabajó como periodista de investigación en los medios Panamericana Televisión, Caretas, Gente, La Primera, Exitosa, Unidos contra el Crimen, Poder. Es ganador de la 1ra Hackaton Mediathon contra la Desinformación en América Latina realizado por la Unión Europea y Media Hack (2019). También fundador de la primera plataforma peruana que utiliza machine learning contra la desinformación.

Comentarios
Continue Reading

Periodismo

La cachina de los fakenews versus el periodismo de información

Published

on

La polarización en nuestro país se incrementa y se exacerba con la actuación de los medios de comunicación que se parcializan y optan por una posición política, dejando de lado el periodismo de información, veraz, corroborado, para difundir escándalos, medias verdades, falsedades y lumpen reciclado que los convierten en una #cachina de la desinformación.

Estas empresas de comunicación, dueñas del monopolio de medios en Perú, y que deberían informar con la verdad, sut’ita rimay, no solo tergiversan la información a su antojo sino que difunden a personajes cuestionables y de dudosa reputación para hacer alarde de desinformaciones.

Fakenews que, luego de ser difundidas en señal abierta, se prolifera como virus en internet gracias a #team de #trolls que exacerba y respalda el denominado golpe lento al estado democrático de nuestro país, accionar del grupo político #FuerzaPopular que ha sido rechazado por la comunidad internacional.

Es evidente que las empresas dedicadas a los medios de comunicación están utilizando al periodismo para crear terror en la sociedad, #terrorismomediático, y así respaldar sin argumentos y con prepotencia una lesión mortal a nuestro estado nación.

Ante la silente actuación de las instituciones dedicadas a salvaguardar el periodismo como el Consejo de la Prensa Peruana, la Sociedad Peruana de Radio y Televisión, el Instituto de Prensa y Sociedad, el Colegio de Periodistas del Perú, entre otros, es la sociedad civil quien tiene que denunciar el mal ejercicio del #periodismo realizado por las empresas de medios de comunicación.

La última y única vez que se sancionó a un medio de comunicación por infringir el código de ética y además emitir obscenidades y desinformación, fue realizado en el 2009 a la Radio Turbo Mix de Cajamarca, con una multa de dos UIT, 7500 nuevos soles. Es evidente que en la actualidad los canales de televisión y medios impresos tienen una actuaciones más corrosiva que la empresa radiodifusora de provincia.

Según la Ley 28278 – #LeydeRadioyTelevisión, la programación que se transmita en el horario familiar (06:00 – 22:00) debe evitar los contenidos violentos, obscenos o de otra índole, que puedan afectar los valores inherentes a la familia, los niños y adolescentes.

Asimismo, establece que los códigos de ética de las empresas de radio y televisión se basa en principios y lineamientos como la defensa de la persona humana y el respeto a su dignidad, la protección y formación integral de los niños y adolescentes, la promoción de los valores, la responsabilidad social de los medios de comunicación, entre otros.

¿Quién puede quejarse por un programa de radio o TV? Cualquier persona sin necesidad de abogado puede presentar una queja ante la empresa de radio y/o televisión quien tiene como obligación responder o absolver la queja. En el caso de que la respuesta no sea satisfactoria, la queja se puede derivar al Ministerio de Transportes y Comunicaciones quienes de acuerdo a la evaluación del caso y la opinión del CONCORTV (Consejo Consultivo de Radio y Televisión) podrán imponer una sanción que puede llegar hasta las 50 UIT’s (S/. 177.500).

Empecemos a combatir la desinformación ayudando al periodismo a realizar mejor su función.

_____________________________________________________________

Elvis Herrada estudió Ciencias de la Comunicación y se especializó en periodismo de investigación, digital y científico en el Knight Center for Journalism in the Americas (2006-2018). Trabajó como periodista de investigación en los medios Panamericana Televisión, Caretas, Gente, La Primera, Exitosa, Unidos contra el Crimen, Poder. Es ganador de la 1ra Hackaton Mediathon contra la Desinformación en América Latina realizado por la Unión Europea y Media Hack (2019). También fundador de la primera plataforma peruana que utiliza machine learning contra la desinformación.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Sally Salomón, una periodista varada en el Perú

Published

on

Hace cinco años, Sally Salomón, salió de México para dar una vuelta al mundo llevando un mensaje de paz y solidaridad. Solo llevaba una bicicleta y una mochila repleta de sueños. Como misionera y periodista (incluso alguna vez fichó por Televisa, Globo y Bolivisión) visitó un sinnúmero de países hasta que llegó a la Bolivia de Evo Morales y la protesta de los aymaras. Y ya de bajada ingresó al Perú. Corría febrero de este año y el Covid-19 todavía no hacía mella en nuestra patria. Tampoco nada hacía presagiar que se quedaría muchos meses varada en este país de las maravillas o de todas las sangres esperando un vuelo humanitario que hasta el término de esta nota nunca llegó.

Evo Morales y Sally Salomón.

Así, Sally Salomón (SS) llegó al Cusco; le habían dicho que la iglesia San Sebastián se había incendiado y que se necesitaba voluntarios para repararla. Muchos misioneros de otros países llegaron prestos para ayudar a la reconstrucción del templo; pero cuando ya todo estaba viento en popa, el presidente Vizcarra anunciaba el cierre de fronteras y el inicio de la cuarentena. En las siguientes semanas, los vuelos humanitarios fueron repatriando a muchos ciudadanos extranjeros y también muchos peruanos retornaban a casa.

Sally no tuvo suerte. No contaba con los contactos de su embajada, y, para remate, sufrió el robo de sus pertenencias. Así que sin documentos y sin plata pidió ayuda. El hotel donde se hospedaba le dio crédito por dos meses. Pero ocurrió algo imprevisto. En el Cusco, la gente le empezaba a agredir. Le decían que por culpa de los extranjeros y de la gente que viajaba el país estaba cerrado. Y que el Covid-19 era culpa directa de los turistas. Incluso le arrojaban piedras. Y Sally, una espigada mujer de cabellera rubia, sintió directamente el horror de la xenofobia.   

Recluida en un hotel sin poder salir ni siquiera a la puerta, solo recibía la ayuda de otros turistas nacionales y amigos que le compraban alimentos, artículos de higiene y cosas necesarias y se las dejaban en su puerta. En Lima no se llegó a informar sobre el maltrato que sufrían los turistas.

A lomo de bicicleta llegó a Arequipa, a Pedregal donde tenía unos trabajos pendientes y ya conocía al alcalde a quien había entrevistado en uno de sus viajes. En ese trance, sufre otro asalto y la pérdida de sus computadoras, bicicleta y demás pertenencias. Y queda mal herida.

El Covid y Sally

En la calle y sin ningún centavo, Sally decide pedir apoyo en una radio católica. Y una familia se conduele y le ayudan dándole una casa abandonada para que, por lo menos, no pase frío. También una vecina le da una mano cocinándole los alimentos. Todo iba bien hasta que el esposo de la señora aparece un día a ver cómo estaba la casa y empieza a toser. Sally se da cuenta de que podría tratarse de un caso de Covid-19 y limpia toda la casa con lejía. Pero ya era tarde. A los días empieza a tener los síntomas: dolor de cabeza, sudoraciones y fiebre. Va donde el alcalde con quien estaba empezando a colaborar con algunos proyectos y este le dice que vaya al hospital del Seguro y que se aleje y que se ponga una mascarilla. Sally estaba con un casco de motocicleta y con el visor cubriéndole toda la cara.

Al día siguiente muy temprano, aparece en el Seguro, y, a eso del mediodía, viene una enfermera y se da cuenta de que es extranjera, la separa del grupo de enfermos y le dice que no la van a poder atender. Sally volaba en fiebre, pero la enfermera insiste en que vaya el centro de salud “Sandrita Pérez”. Y que, en el Seguro, no hay nada más que hacer por ella.

Cuando llega al “Sandrita Pérez” de Pedregal, una doctora cubana le dice que su saturación está en 78, casi al borde del ahogamiento, y le receta 50 gotas de ivermectina y que vaya a su casa porque si la internan se puede morir: “Anda a tu casa y enciérrate porque aquí todos los pacientes intubados se están muriendo”, le dice. Los siguientes días serían decisivos. La fiebre no bajaba, el dolor de cabeza era insoportable y la respiración le empieza a fallar. Incluso agarró un lapicero, lo desinfectó y estaba dispuesta a hacerse una traqueotomía ella misma. No iba a dejarse morir así nomás. Y lo único que le ayudó es que era deportista multifacética y había sido buzo en aguas abisales del mar pacífico y sabía perfectamente cómo dosificar su oxígeno y mantener la calma.

Rodolfo Ybarra y Sally Salomón.

Fueron días difíciles y sobreviviendo sola. Afortunadamente en uno de los libros que leía tenía cien dólares guardados y le sirvieron para comprarse un celular nuevo y comunicarse con el mundo y con su comunidad de amigos. Ahí se enteraron de su penosa situación, pero nadie la podía ayudar. Las carreteras seguían cerradas y la única manera de viajar era que el alcalde autorizara con una firma su salida de Arequipa. Solo un sacerdote amigo derramaba lágrimas al otro lado del teléfono.

Mientras tanto, SS pega en la ventana de su casa prestada: “Soy Covid-19”. Y cuando salía a la calle (porque no había nadie que le ayudara) llevaba un cartel donde avisaba que estaba enferma y que guardaran su distancia. Y por más de quince días perdió el habla, solo se comunicaba con un lápiz y papel.

Para esto, el gobierno mexicano había dispuesto la repatriación de 200 mexicanos desde el Cusco en un único vuelo y ella tenía que llegar como sea. Pero no tenía dinero y el alcalde de Pedregal no le quería dejar la firma de salida. Las carreteras seguían cerradas. También su familia desde México le decía que mejor se quedara en casa y que esperara.

Salir del Perú

A inicios de octubre, Sally Salomón se enteró que el niño Carlo Acuti sería beatificado en el Vaticano y ella, como misionera, tenía los pasajes comprados a Italia. De ahí podría hacer la conexión a su natal México que, por cierto, nunca cerró sus fronteras. Para salir de Arequipa tuvo que vender unos crucifijos que tenía y deshacerse de varios objetos personales. Una autoridad municipal le dio 8 (ocho) soles de ayuda. ¡Viva el Perú generoso!

Cuando llegó al terminal terrestre, se encontró con que el único ómnibus que había para Lima no cumplía ningún protocolo, solo un plástico separaba a un pasajero de otro donde no había ningún asiento vacío y le dieron un papel donde le preguntaban a cada pasajero: “¿tienes fiebre, tienes dolor de cabeza, tienes sudoración, etc?”. Y los pasajeros tenían que firmar diciendo NO. Eso era todo el protocolo. Nunca hubo alcohol ni le midieron la fiebre ni nada. Estamos en Perú diría alguien por ahí.

Ya en el aeropuerto Jorge Chávez, habiendo pasado el counter y hablando con las personas encargadas le dijeron que el vuelo humanitario para Italia era solo para italianos. Y aún así, contra todo pronóstico, la podían llevar hasta Roma, pero no podían asegurar que la acepten entrar. Y era muy posible que la regresaran a Perú. Y, claro está, sabiendo que los “vuelos humanitarios” cuestan el doble de los pasajes normales y que Italia había restringido el ingreso de extranjeros.

Sally volvió a las calles de esta tres veces coronada ciudad de los reyes, a seguir caminando por el centro, mirando los escaparates, las multitudes de limensis que, como trashumantes, se trasladan de un lugar a otro, comen en restaurantes, suben a micros llenos o acuden a fiestas Covid totalmente ilegales. Los supermercados y las tiendas por departamentos estaban repletas y los tragamonedas empezarían a funcionar, pero eso sí, se restringía el acceso a las playas y los gimnasios seguían abolidos. Ahora solo tenía que esperar que se abran las fronteras y así poder embarcarse en un vuelo de retorno a su país de origen.

Hace algunas semanas el expresidente Martín Vizcarra anunció que el Perú retomaría los vuelos internacionales a destinos que no sobrepasen las ocho horas y México está a 5 horas 18 minutos; sin embargo, el nuevo presidente Francisco Sagasti solamente tendrá que ratificar dicha medida. Y a pesar de todo lo que ha pasado en este país, Sally Salomón agradece a todas las personas que le dieron una mano. Quizás después vuelva a poner el hombro para ayudar a niños necesitados o reconstruir iglesias o casas de personas desfavorecidas o visite los penales llevando su mensaje de paz y de amor para un mundo que todavía no ha entendido que más que una palabra bonita, lo que aquí se necesita es acción, ensuciarse los zapatos o hundirlos en el lodo y poner el cuerpo, no importa que una peste nos mantenga alejados del mundo porque al fin y al cabo uno también es el mundo. Y uno no puede alejarse de su destino.

Actualización

Nuestra querida amiga y periodista mexicana Sally Salomón ha sido salvajemente agredida. El día de ayer muchos medios televisivos pasaron su caso. Lo cierto es que ella debió salir del país hace unas semanas, pero una vez más la volvieron a robar y ahora la han dejado malherida y con un ojo ciego. Me da mucha tristeza esta noticia.

Que estés bien, querida Sally y contesta el teléfono, por favor.

Comentarios
Continue Reading

Periodismo

Nosotros: “Los siete vidas”

Published

on

A los periodistas debieran llamarnos los “siete vidas” pues como los gatos, tenemos siete o más existencias que nos permiten superar toda suerte de circunstancias y escollos.

Empecemos por la falta de estabilidad laborar. Antes —en los tiempos de ñanguey— un hombre de prensa podía hacer su carrera tranquilamente y jubilarse en el mismo centro laboral. Ahora, nadie está seguro en ningún sitio y a las primeras de cambio se queda en la calle porque redujeron el personal o se clausuró ese medio

Personalmente caminé por diversos diarios y revistas que hoy son solo un recuerdo: Correo, Hoy, El Universal, La Crónica, La Prensa, Última Hora, el Nacional y las revistas Intimidad, Somos, Mujer, Siete Días, Variedades ( que debería volver a ser editada dada su categoría histórica) y otras que dejo por ahí. Es que fueron los tiempos en que podíamos saltar de un medio a otro, sin problemas.

Otro de los escollos que debimos superar, fue la evolución tecnológica. De aquellos pretéritos tiempos del linotipo que se instaló en los talleres periodísticos desde fines del siglo XIX y tuvo una durabilidad de décadas hasta ser reemplazado por el sistema offset  que fue superado por la computadora, debimos ir renaciendo como el ave Fénix. Adaptarnos a este nuevo aparato, fue  un empezar de nuevo, pues nadie sabía cómo se manejaba y en los diferentes periódicos, debieron dar clases a su personal completo.

Si bien nos simplificó el trabajo, también acabó con  el bullicio de las salas de redacción, en donde era usual el saludo o el comentario diario, el encargo y las despedidas. La computadora, nos aisló. Cada uno se encerró en su pantalla y dejó de enterarse si alguien entraba o se iba.

También los cafés, aquellos antañones centros en donde se discutía de arte, literatura y política, se fueron yendo. Los míticos Viena-célebre por las exposiciones pictóricas además porque se convirtió en el refugio del “carnicero de Lyon”, el nazi Klaus Barbie o el Palermo, Versailles, Negro Negro, Chino Chino, el Tívoli, Mario, el famoso Haití de la Plaza de Armas en donde tantas veces bajábamos  de la primigenia  Andina “por un cafecito” con la colega y amiga Susana Molina, ya no existen.

Pero el mayor salto se hizo hace un año con motivo de la pandemia, pues los diarios y revistas debieron recurrir al sistema on line casi totalmente para su elaboración. Si bien ya estaba en funcionamiento desde 1995 con el navegador Explorer de Microsoft  y entre otros el Navegator 2.0 de Netscape, eran solo tentativas.

Se critica al sistema por ser muy homogenizado y de tener limitaciones como  su falta de diseño pues casi todos  los medios virtuales se le parecen, pero creemos que eso será pasajero y cada uno llegará a tener su propio y único estilo. También se critica la pobreza de algunos temas pues no existe la exigencia que se tiene  como en los diarios impresos, pero igualmente es un tema superable y se instalará más temprano que tarde, el corrector de estilo virtual.

Admito que es todo un reto esta nueva modalidad, pues de la entrevista personal, de aquella concurrencia a diferentes eventos, hemos convertido esos encuentros en conversaciones virtuales, que no siempre suelen tener la calidez amistosa de la vivencial, (y que nos permitía entablar amistades de antología, muchas veces). La única ganancia es que con estos  medios, podemos traspasar fronteras, sin viajar y esa es su mayor ventaja.

Por lo demás, nada nos puede privar del derecho de ejercer un periodismo libre y siempre comprometido con la verdad, sea en un medio escrito o virtual. Nuestro compromiso con la sociedad a la que servimos, queda en pie, sea cual fuere el sistema que utilicemos.

Un luquiano como asesor

El colega Edwin Sarmiento Olaechea, es uno de esos provincianos que un día se puso la mochila a la espalda y vino a Lima con afán de encontrar su destino. Y vaya que lo encontró.

Ahora es Periodista Colegiado, profesor de Lengua y Literatura y fue redactor principal y editor de diversos diarios. También  asesor de imagen de ministros,  jefe de Prensa del Congreso de la Presidencia del Consejo de Ministros, jefe de Prensa del Congreso de la República, entre otros cargos.

Lo conocí en el fenecido diario Correo, cuando hacíamos notas para el suplemento Sucesos y nos reencontramos en el Club de Periodistas (en donde asumió por dos veces la presidencia) y también en el Colegio de Periodistas de Lima, en donde se desempeña como Vice Decano y es director de Asuntos profesionales e institucionales.

Edwin, ha sido distinguido con diversas distinciones como el haber sido declarado “Huésped Ilustre” de la ciudad de Huamanga.

Autor de una diversa selección de notas, tiene en su haber el título “José María Arguedas-testimonios” y en este encierro no ha dejado de hacer periodismo a través de sus “Crónicas desde el Encierro”.

La pandemia y la nueva cuarentena, nos motivaron a sostener una conversación virtual, pues Edwin por su trajinar, es un candidato perfecto para las remembranzas y así pudimos reeditar nuestras  charlas de café en los días de Correo. Y este fue el resultado.

Edwin Sarmiento.

Los periodistas se han visto metidos de manera masiva en los medios on line, casi sin transición, rompiendo una tradición de siglos en donde el trabajo era colectivo. ¿Cuánto se ha perdido o ganado con la nueva modalidad?

Para los periodistas de nuestra generación es un acto de sobrevivencia. Quienes venimos de las antiguas salas de redacción con máquinas de escribir y de la era del linotipo, teníamos que adaptarnos, lo más rápído que podíamos, a las nuevas tecnologías de comunicación. En caso contrario, nos quedábamos fuera de la historia, que es una manera de morir lentamente. Cada época tiene su particularidad. Los periodistas de la generación de los ’70 y ’80 teníamos que combinar entre el impulso a que nos obliga estos nuevos retos, con la nostalgia de todo tiempo pasado fue mejor. Es cierto, la nuestra fue una época de mucha solidaridad, más divertida, llevábamos el periodismo en la sangre y era nuestro  ADN las 24 horas, incluso cuando dormíamos. Vivíamos para la noticia, éramos hombres y mujeres de grandes pasiones y emociones que no tenían límites. Los medios en redes sociales son mucho más rápidos, las noticias vuelan en tiempo real a lo que estábamos acostumbrados los periodistas de hace unas décadas. La inmediatez es el signo de estos tiempos. A cambio, sin embargo, se ha perdido el esfuerzo del rigor periodístico, el traslado a las fuentes mismas y el cruce de las mismas, la contrastación de los hechos antes de publicarlos, en fin.

Nuestro ejercicio era el de ingresar a la redacción y tener una comunicación abierta con los colegas, y en las conferencias de prensa, datearnos unos a otros aún siendo de distintos medios. Una costumbre hoy desaparecida. ¿Se puede generar el mismo compañerismo haciendo trabajos a distancia?

Es cierto lo que afirmas: se ha perdido el dulce encanto de la solidaridad entre colegas. Ahora prima el individualismo, producto del uso de las nuevas tecnologías que te obligan, prácticamente, al ostracismo, el egoísmo en extremo o el trabajo fácil. Antes solíamos disfrutar después de cada evento al intercambiar datos, recomponer historias, pero, eso sí, guardando celosamente, las primicias que podíamos haber obtenido y que deberían ser publicados solo en el medio para el que trabajábamos. Podíamos estar en grupos, tomándonos unos piscos, antes de retornar a las salas de redacción, pero si había esa primicia obtenida, era guardada bajo siete llaves. Sólo al día siguiente nos enterábamos que uno del grupo tenía esa noticia y nos enterábamos al ver colgadas las portadas de los diarios. Y no nos resentíamos con el autor de la primicia. Era una sana competencia y eso lo entendíamos así.

En tu trajinar, conociste diversos personajes y en trabajo cotidiano, recogiste diversas anécdotas. ¿Cuáles son las que te dejaron mayor impresión?

Conocí a muchísima gente de todo nivel y en todos los estratos sociales. Guardo de esas experiencias tantos recuerdos que me llevan, muchas veces, a la nostalgia de lo vivido. Alegres o tristes, fueron circunstancias que me ayudaron a crecer o a fortalecer mi identidad. Fui asesor de ministros de estados, congresistas, líderes políticos. Tuve responsabilidades de gestión en la administración pública y en los organismos en los que trabajé también conocí a mucha gente valiosa, compañeros de trabajo que me ayudaron a comprender mejor la vida y conocer el país, desde aquellos que cuidaban la seguridad interna, abrían las puertas en los ministerios, ascensoristas, gente humilde que  trasladaba los papeles o señores que solían mirarte por sobre el hombro por el poder efímero que tenían. Alterné con todos, por igual. A todos ellos respeté como personas y dejé amigos por donde pasé. Y fui respetado.  Pero si habría que personificar algunas de estas experiencias yo escogería, sin duda, una de ellas: mi trabajo al lado de la Dra. Martha Hildebrandt, como su asesor de prensa. Ella es una intelectual de primerísimo nivel, una lingüista rigurosa que no te permitía más de un equívoco en la escritura. Si te pescaba un error te lo pasaba a regañadientes; al segundo dejaba de leer tu texto y lo botaba al tacho. Me ayudó mucho a ser disciplinado. Así nos sobrellevamos con cariño por ocho años,  que para mí fueron los mejores de mi larga carrera profesional. Recuerdo el primer día que me citó en su casa para ver si necesitaba de mis servicios. Deme su hoja de vida, me dijo, y le alcancé. Fue ojeando con calma y, cada vez, me preguntaba algún detalle. Al final cerró el fólder y me preguntó: ¿usted sabe escribir? Claro que sí, le respondí muy seguro. ¿Y por qué cree que sabe escribir?, me repreguntó. Como yo andaba ya con más de 30 años de periodista y en  este oficio había sido redactor, columnista, cronista, editorialista, editor etcétera, le dije casi orgulloso, es que soy periodista, doctora. Me miró fijamente como escudriñando mi pasado y afirmó: mierda, entonces usted no sabe escribir. De todas maneras, lo espero mañana en mi oficina, sólo por tres meses, advirtió. Esos meses se convirtieron luego en ocho años.

Edwin Sarmiento y Martha Hildebrandt.

Como buen ayacuchano, seguiste las huellas de José María Arguedas. Estuviste en Viseca y conociste y entrevistaste a la Justinacha del cuento Warma Kuyay. ¿A qué otros personajes conociste?

Me confieso un arguediano. Siempre es un placer para mí leer y releer a José María. Recorrí los lugares que fueron parte importante de su niñez en San Juan de Lucanas y en la hacienda Viseca. En Puquio conocí, ya ancianos, a sus amigos de infancia que fueron personajes de sus primeros cuentos  A Hilda Peñafiel quien inspiró Warma Kuyay (amor de niño), su primer cuento. Ella es, efectivamente, Justinacha, la personaje central. También entrevisté a Julio Peñafiel, otro personaje de Arguedas que está presente en Los escoleros. Igualmente, tomé contacto con sus sobrinas Arangoitia, quienes me dieron valiosos testimonios que saldrán, de manera inédita, en el libro que estoy por concluir y se llama “Los personajes de Arguedas”. Todos ellos han aportado episodios y anécdotas de vida que nos han permitido tener el mejor perfil del niño Arguedas, tan maltratado por su madrasta, doña Grimanesa, y su hermanastro, hijo de esta matrona de Lucanas. Todos ellos coincidieron en señalar que Arguedas fue un niño bueno, algo tímido y retraído. Un poeta de  fina sensibilidad andina.

Nuestra profesión, es una de las que más peligros entraña pues el reportero (periodista que recoge  la noticia) es el que está en la mira. ¿Con esta nueva modalidad, virtual, seguirán existiendo los reporteros tal como los conocemos?

Los riesgos a que estamos expuestos para cumplir nuestro trabajo seguirán existiendo en el tiempo. Si bien vivimos épocas con distintas caracterizadas por la comunicación virtual, los hechos que ocurren en la realidad son captados por el periodista en los lugares que ocurren. No podemos eximirnos de esta situación. La información nace ahí donde ocurren los acontecimientos. Los reporteros gráficos tampoco pueden estar alejados de los hechos, aun cuando sus instrumentos sean de lo mejor y avanzados tecnológicamente. Las imágenes que capten tendrán lugar en espacios específicos donde se desarrollen los hechos. Los periodistas somos parte de esos hechos, somos testigos de excepción de aquello que informamos. Somos historiadores de lo cotidiano.

Si antes era apenas una tentativa el periodismo de línea, con la pandemia se ha generalizado. Pero se acabaron también las tertulias en los cafés, las reuniones con poetas y escritores. ¿No se perderá mucho en esta solitaria tarea hecha en casa? ¿Se podrán recuperar los espacios hoy dejados de lado?

Ojalá se puedan recuperar. Es lo que todos deseamos. Nada hay tan grato como una tertulia de café. Los periodistas de nuestra generación fuimos trotamundos de bares y cafés de la época. Ahí estaban el Palermo, el Chino Chino, el Wony, el Zela, la Llegada, el Goyescas, todos ellos a diez cuadras a la redonda entre el Parque Universitario, la Plaza San Martín y la Av. Emancipación en Lima cercado. En esos lugares terminábamos el día y esperábamos la noche que se nos presentaba alegre y bullanguera.

La pandemia que vivimos nos ha obligado a encerrarnos por seguridad, hemos perdido todo contacto presencial y los aplicativos en el Internet han sustituido los otrora encuentros cercanos para hablar de literatura, política, teatro, cine o mirarnos a los ojos cuando el enamoramiento llegaba Ojalá retornemos a la normalidad. Todo dependerá si sobrevivimos a este virus que nos acecha para atacarnos.

Edwin Sarmiento y sus hijos.

La política  siempre estuvo presente en nuestros afanes, sobre todo para alguien que como tú transitó por diversos organismos estatales.. ¿Qué es lo primero que debería aprender un periodista para no parcializar su labor a favor de un partido?, ¿Cómo se puede conservar la independencia de criterio?

Sólo depende de saber ser profesional. Todo es muy simple. Como seres sociales tenemos ideología; es decir, miradas diferentes de la realidad. Como seres políticos podemos tener nuestras opciones por tal o cual partido de nuestra preferencia. Como periodistas debemos, sin embargo, saber mantener distancias entre uno y otro, empezando por nuestras particulares ideologías. No tenemos por qué parcializarnos o dejarnos vencer por nuestras subjetividades mientras ejercemos el periodismo. Ello, para un periodista, no sólo es perturbador, sino riesgoso. Y perverso. Si ello ocurre, terminamos por confundir la verdad. Peor aún, corremos la tentación de convertirnos en activistas y el periodismo que practicamos pierde su independencia. Podemos brindar nuestros servicios profesionales, siempre en apego a la verdad, sin distorsiones ni menos manipulaciones del mensaje con el que trabajamos. Si ocurre esto último caemos en el papel del propagandista a sueldo que es la negación de nuestro oficio. Todo depende de cómo nos administremos. Nuestras asesorías en prensa no tienen por qué ser a gusto del cliente. Tienen que basarse en los principios éticos que nunca debemos perder de vista los periodistas. Esto nos hace respetables ante cualquiera. Lo dice quien ha trabajado en cargos de confianza, sin arriar principios que deben estar perfectamente diferenciados en el trabajo profesional para no caer en la sumisión por el cargo.

Hace una década nos llamaban “periodistas” y  nada más. Ahora apareció una nueva especialidad; la de los comunicadores. ¿Cuál es la diferencia entre uno y otro?

Hace algunas décadas surgieron las facultades de Ciencia de la Comunicación en las universidades, que reemplazaron a las antiguas escuelas de periodismo. Fue la nueva tendencia mundial que renovó el trabajo exclusivamente periodístico. Las Ciencias de la Comunicación presentan una visión integral mayor y de conjunto de las comunicaciones. En ella se incluye al periodismo como una especialidad, del mismo modo como es, por ejemplo, la comunicación corporativa, la publicidad, la comunicación audiovisual etcétera. Los egresados de estas facultades tienen campos de acción de mayor alcance para desarrollarse, siendo uno de ellos el periodismo como tal. Los periodistas trabajamos con la noticia, con los hechos de coyuntura, con la información esencialmente; los comunicadores trabajan con los procesos de la comunicación que no necesariamente tienen ser hechos noticiosos. Hay diferencias, naturalmente entre unos y otros, aun cuando pertenezcan a la misma familia.

En la edición digital se debiera cuidar el estilo, pues no hay correctores como en los diarios impresos, esto podría derivar en un empobrecimiento literario y periodístico. ¿Cuál debiera ser el recurso?

Es cierto, el uso indiscriminado y liviano de la información en las redes sociales, principalmente,  tiende a empobrecer el lenguaje. Sus formatos y la inmediatez que los caracteriza obligan a crear nuevos códigos, sobre todo en los jóvenes, atentando contra la correcta escritura y dejando de lado las normas existentes. Es el riesgo de estos tiempos.

Comentarios
Continue Reading

Periodismo

César Hildebrandt denuncia que el Gobierno busca cerrar su semanario

Published

on

El periodismo está siendo una vez más amedrentado por el gobierno de turno y esta vez por parte del presidente Martín Vizcarra, a través de su ministra de Justicia Ana Neyra. el 26 de octubre el periodista César Hildebrandt, director del semanario Hildebrandt en sus trece recibió una Resolución de Inicio de Procedimiento Administrativo Sancionador (Resolución Directoral nº 149-2020-JUS/DGTAIPD-DFI) para que su periódico pague una multa de S/. 215,000 soles, por haber publicado el pasado 13 de marzo la primicia e identidad del paciente cero, el piloto de LATAM Luis Felipe Zevallos Arroyo. 

Sucede que, de acuerdo a Ley Nº 29733, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos asume la Autoridad Nacional de Protección de Datos Personales. En este sentido, la denuncia formulada contra el periodista se llevó a cabo por una supuesta infracción a la Ley de Protección de datos personales. No obstante, hoy día su semanario publicó aquella noticia y su director no escatimó firmeza y frontalidad en sus líneas:

“Por todo eso es que el señor Vizcarra le ha ordenado a una de sus empleadas más rastreras, la ministra de Justicia, iniciar un proceso administrativo sancionador en contra de esta publicación. Ese expediente nos amenaza con una multa que podría llegar, literalmente, a las cincuenta unidades impositivas tributarias (215,000 soles), lo que significaría la quiebra de esta pequeña empresa de la que soy fundador y director. Como ustedes saben, amables lectores, este semanario se sostiene a duras penas con los ingresos de sus ventas”.

Ministra de Justicia, Ana Neyra.

El periodista recibió hace unos días en su bandeja de correo dicha resolución del ministerio de Justicia que da inicio a un procedimiento administrativo sancionador, donde, para empezar, le exigen de modo amenazante que remita la documentación que acredite el monto al que ascendieron sus ventas anuales del ejercicio inmediato anterior y además la declaración jurada anual del Impuesto a la Renta de dicho ejercicio; o en todo caso, las declaraciones juradas mensuales de los pagos a cuenta del Impuesto, de acuerdo a su régimen tributario.

Publicación impresa de Hildebrandt en sus trece.

César Hildebrandt también revela en el informe del impreso de hoy:

Asqueada por lo que sabe y vio, una fuente confiable del ministerio donde ejerce la empleada vizcarrista Ana Neyra nos llamó esta semana por teléfono y nos describió las presiones que Vizcarra ha ejercido para que esta resolución, que tiene fecha 26 de octubre del 2020, se dé en los términos extorsivos con que se ha presentado. La trémula burocracia del ministerio ha obedecido –y con creces– la orden de quien habita hoy el muy ensuciado palacio de gobierno”.

Sabemos que la prensa que se ha encargado de cuestionar y fiscalizar a los gobiernos de turno, ha sido presa de hostigamiento y persecución y esta vez le tocó al medio Hildebrandt en sus trece. lo cierto es, que a estas alturas y con todos los datos, informaciones, colaboraciones eficaces y demás medios probatorios que están allí aguardando en la Fiscalía, el gobierno de Martín Vizcarra ya está a un paso del cadalso, y por más que sus geishas ministras y magistradas hagan todo lo posible para blindarlo, no cabe duda que él también se sumará a la lista de estadísticas del INPE.    

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Mario, la luz no se extingue

Published

on

No fuimos amigos. Me habría encantado serlo. Cuando lo conocí por los afanes del Mundial Rusia 2018, me sorprendió su inmensa y natural empatía. Divertido, lleno de anécdotas, sin distancias ni vueltas. Había hecho un peregrinaje alucinante hasta Moscú. Cruzó como un aventurero todas las fronteras que fueron necesarias en una combi que partió desde Bélgica. Y contaba esa historia con una gracia y una simpatía inigualables. Pero era mucho más que una persona con encanto. Era un camarógrafo todo terreno, conocido, respetado y querido en el ambiente periodístico. El imprescindible camarógrafo de raza que sabe ir detrás de las historias junto al reportero de calle.

En su adiós me apena también que con él se va, demasiado pronto, el camarógrafo que se está perdiendo como se pierde el periodismo de batalla. Las imágenes no se recolectan, se buscan, se eligen, se construyen, se captan. Y para eso hay que tener pasión, hay que amar lo que se hace, hay que arriesgarse, hay que meterse donde sea y como sea y hay que hacerlo con la cámara al hombro, hay que sentir que el ojo más valioso es el que mira por el visor. Ese era Mario Tarazona. Por eso siempre tenía una historia para contar.

En mi recuerdo quedó marcado el orgullo que él tenía por sus orígenes provincianos, algo muy valioso en una ruin ciudad como Lima que siempre trata de ponernos en segundo lugar a los que tenemos la suerte de venir del interior. Era de Pomabamba, Ancash. Tenía la pinta de sus ancestros españoles y la estima altiva por sus paisajes, su comida, sus costumbres. He leído unas línea de César Seijas que lo describen con la precisa ternura de un amigo: “Un pomelito a tu salud, un cuycito por la tarde y que tu camino al cielo sea con dicha hablándole a todos de las maravillas de nuestra tierra”. No es necesario añadir más para entender su amor por nuestra sierra.

Conocí a Mario Tarazona por mi querido amigo Lenin Díaz. Ambos compartían el amor por el cine. Lenin me hizo saber una historia entrañable: la película que se puso a filmar Mario. Un western andino. “El fugitivo de los andes”. Un Clint Eastwood del histórico spaghetti western rodado en los andes peruanos. Una hermosa locura que Mario filmó siguiendo el clima de las cuatro estaciones del año porque su guión (y su alma) así se lo exigían. Un loco maravilloso capaz de llevar su pasión por el cine a la realidad sin tener ningún complejo por atreverse a lo que se atrevió Sergio Leone. Si lo había embelesado de niño por qué no vivirlo.

Quienes compartieron oficio, charlas y diversión con él, le están dando el más hermoso adiós que se puede dar: la unánime coincidencia del afecto. Su amigo, el magnífico reportero Percy Guzmán, lo resume de este modo: “Un tipo encantador, donde llegaba caía bien, en cualquier destino del mundo él conocía a alguien, y las comisiones las convertía en una gran aventura”.

En mi caso, sencillamente, me habría gustado ser su amigo, beber unas copas charlando hasta extinguir la noche, como era antes en el buen periodismo. No ocurrió así. Para decirte adiós me presto esta linda frase de Alvina Ruiz, para ti Mario: “Ese encanto y luz que te caracterizaban”.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIBRERÍA

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending