Connect with us

Coronavirus

COVID-19: Estrellas de Hollywood respaldan el pedido de auxilio de pueblos indígenas del Perú

Redacción Lima Gris

Published

on

Desde artistas de “Game of Thrones” hasta actores como Morgan Freeman son las celebridades que tienen como objetivo recolectar un fondo de $5 millones de dólares en los próximos 60 días para que los guardianes de los bosques estén protegidos de la pandemia en los nueve países que conforman la Amazonía, entre ellos el Perú.

¿Quién ayuda a los defensores de los bosques? ¿Quién asegura que el líder indígena que vive en la Amazonía recibirá atención médica cuando el Perú está colapsado? Esta pregunta, que no parece haber sido prioridad para el gobierno durante la pandemia del COVID-19, sí se la hicieron “Dios” o hasta un personaje de “Game of Thrones”, hablamos de Morgan Freeman y Oona Chaplin, respectivamente.

Lo que sucede es que los artistas de Hollywood, a diferencia del gobierno peruano, se dieron cuenta de que la vida de los defensores de los bosques tropicales amazónicos (pueblos indígenas) peligran ante la evolución de la pandemia del COVID-19, según lo dan a conocer las últimas denuncias de los hermanos indígenas afectados.

Hasta el momento, según la Red Eclesial de la Panamazonía (REPAM) registra más de 100 mil casos conocidos de COVID-19 y más de 5 mil muertes confirmadas en toda la región amazónica de Latinoamérica. Solo en la selva peruana la cifra estimada asciende a más de 10 mil contagios y 400 muertes, según las direcciones regionales de salud del Perú. De modo que a medida que el coronavirus continúa propagándose, los pueblos originarios están cada vez más en riesgo y podrían enfrentarse a un potencial etnocidio. 

Los pueblos indígenas Shipibos de Ucayali y los de Loreto como los Mátsés, Ticunas, Kichwa, Bora, Huitoto Muruy, Urarinas, Achuar entre otros, vienen reportando de manera constante infectados y muertes. Sin embargo, debido a la falta de recursos sanitarios en toda la región, las autoridades de salud no notifican y actualizan estos casos reportados desde las distintas comunidades, por tal razón, quedan vulnerables y desatendidos. A esta realidad se le suma el riesgo del contagio del virus, las actividades de deforestación y extracción ilegal en territorio indígena.

Por ello, artistas como Barbra Streisand (ganadora de dos premios Óscar); Jane Fonda (dos Óscar), el famoso guitarrista Carlos Santana y otros artistas decidieron lanzar un evento benéfico de talla mundial en el marco de la campaña “Artistas Unidos por la Amazonía: Protegiendo a los Protectores de los Bosques”. Una coalición de organismos no gubernamentales (distintas ONG), artistas y científicos como la renombrada primatóloga británica, Jane Goodall, que participaron del acto benéfico que se transmitió de manera virtual en FB y en la web Artist for Amazonia, sin embargo, el apoyo de las celebridades de la ciencia y el cine de Hollywood no se detiene y siguen buscando fondos de emergencia para la Cuenca Amazónica.

Fondo mundial por la Amazonía para atender las denuncias indígenas

En el mes de abril, se creó el Fondo de Emergencia para la Amazonía, cuyos recursos económicos se han proyectado la adquisición de pruebas rápidas para la detección de contagios, las medidas preventivas, la compra de alimentos y de suplementos para el personal médico, las comunicaciones de emergencia, rutas de evacuaciones, la protección a los territorios indígenas y los alimentos para las comunidades afectadas por la pandemia.

Para lograr este fondo de ayuda, estrellas de Hollywood decidieron solidarizarse y sumarse en la campaña, en la cual, los dirigentes indígenas hicieron llegar sus demandas. Así como lo hizo el actual presidente de AIDESEP (organización que representa más de 2000 comunidades en toda la Amazonía peruana, con 109 federaciones locales y 9 organizaciones regionales), quien informó la situación crítica que vienen sufriendo los pueblos indígenas en el marco de la pandemia del COVID-19, frente a espectadores de diferentes países que participaron de la transmisión en vivo de la iniciativa “Artistas Unidos por la Amazonía”.

“Nuestros hermanos están muriendo, nuestros hermanos están en cama, enfermos y eso nos preocupa bastante. Yo, que viví en carne propia con esta enfermedad, con este virus COVID 19 me siento muy preocupado por mis hermanos. Por eso, hemos hecho llegar nuestras demandas y propuestas al Estado Peruano y pedimos la atención sanitaria inmediata y diferenciada” así lo señaló Lizardo Cauper, líder indígena Shipibo y actual presidente de AIDESEP.

El líder indígena shipibo logró pedir al gobierno peruano detener las actividades extractivas que ponen en riesgo el territorio y las comunidades. “El gobierno peruano tiene que detener todas las actividades extractivas, todas las empresas mineras, forestales o petroleras. Por ejemplo, Ocho Sur (grupo de palma aceitera ubicado en Ucayali) que sigue trabajando y pone en riesgo a nuestra población indígena por el contagio. También la empresa petrolera Geopark”, añadió Lizardo Cauper. 

Otro ciudadano que exige atención para su comunidad nativa es Daniel Vela Collantes. “Pedimos su colaboración para poder atender a los hermanos Matsés que están en esta ciudad, para cubrir sus necesidades, la alimentación y el alojamiento, además de las medicinas porque algunos ya están enfermos. Para enfrentar a esta enfermedad y cumplir la cuarentena, necesitamos su colaboración, pedimos que nos apoyen” estas fueron sus palabras como jefe de la comunidad nativa Matsés varada en Iquitos, una de las ciudades con más contagios de COVID19 en todo el Perú.

SOS desde Ucayali, comunicadores indígenas piden ayuda

En las comunidades indígenas de Ucayali la señal de Internet no existe. Sin embargo, el Ministerio de Cultura del Perú solo difundió sobre el COVID-19 en lenguas indígenas desde su web. Por ello, los comunicadores indígenas, ante la falta de información y acceso a ella, asumieron la tarea de comunicar en su lengua por radio sobre la propagación del coronavirus, pero al hacerlo se enfermaron.

 “Llevo 32 días contagiado por este mal covid-19, hace poco me han detectado a mí y a 5 miembros de mi familia. Vivo en carne propia esta enfermedad, así como yo, otros comunicadores indígenas, nos hemos contagiado cubriendo e informando a las comunidades indígenas desde la radio. (…) Hasta ahora 66 hermanos shipibos han muerto en la región de Ucayali, por falta de atención del Estado. Mis hermanos están muriendo.” denunció Ítalo García Murayari, comunicador indígena del pueblo Shipibo-Konibo.

Finalmente, Leila Salazar-López, Directora Ejecutiva de Amazon Watch, una de las ONG que están involucradas en el fondo amazónico, señaló: «La Amazonía y sus pueblos se encuentran en estado de emergencia debido al cambio climático y la pandemia del COVID-19, es un crimen contra naturaleza y contra la humanidad. Es un momento para que todos se unan y actúen en defensa de los bosques y en solidaridad con los pueblos indígenas y tradicionales de toda la Amazonía, quienes protegen la gran selva tropical y el clima para toda la humanidad y la vida en la Tierra».

Comentarios

Actualidad

Y SE LLAMA SALUD, CON “P” DE PLATA

Mientras las clínicas hacen su agosto con la desesperación de las víctimas del COVID 19, el gobierno no da la talla por los ciudadanos.

Gabriel Rimachi Sialer

Published

on

Que el sistema de salud estatal estaba en crisis, ya lo sabíamos. Lo hemos sabido siempre, pero siempre lo hemos esquivado. Se ha repetido hasta el cansancio que todo el sistema está en crisis, que somos un país cuya estructura no funciona, que estamos parchados con curitas mientras nos desangramos por todas partes, y que solo tomamos conciencia de este asunto cuando la muerte toca nuestra puerta. Lamentablemente es verdad.

El 23 de abril se anunció con bombos y platillos la aprobación del decreto de urgencia para que los contagiados por COVID-19 reciban la misma atención en hospitales y clínicas, y así atender a más pacientes que buscan desesperados una cama UCI para ser entubados y no morir. El ministro de salud, Víctor Zamora, celebró como siempre lo que Vizcarra anunció, pero hasta el día de hoy, a 100 días de cuarentena y con más de 8 404 muertos “oficiales” (se estima que son 24 613), el gobierno “no ha llegado a un acuerdo –económico– con las clínicas por desacuerdo de costos”, según palabras del propio Zamora.

¿Cómo es que el gobierno de un país no puede “llegar a un acuerdo económico” con las clínicas en una situación de emergencia de esta magnitud? ¿Cómo es que un gobierno que libera 30 mil millones de soles a través de un programa como “Reactiva” –que ha hecho más ricos a los ricos empresarios–, no puede negociar ni imponerse y hacerse respetar? Nuestras leyes restringen el accionar del Estado sobre las empresas privadas, pero en una situación de emergencia (estado de guerra le llaman los expertos), no hay nada que discutir, no hay nada que negociar, “debería” primar la vida del ciudadano: Chile, por ejemplo, lo acaba de hacer.

Este es el gran y gigantesco negocio de la salud.

El hermano de la periodista Cris Vilchez estuvo internado por COVID 19 en la clínica San Pablo. Habiendo desembolsado S/139 000 soles (que significó sacrificar ahorros, pedir préstamos, involucrar a toda su familia), tuvo que enfrentar un saldo pendiente de S/465 447.31 soles. Medio millón de soles por salvar la vida de un ser querido. El costo de una casa. Una deuda para el resto de sus vidas.

Junior Pérez ingresó a su padre a la clínica San Pablo hace tres semanas por un problema en el pulmón. Le dijeron que era algo sencillo, una pequeña neumonía. Tenía coronavirus. Lo entubaron y murió a los pocos días. A pesar de ser asegurado en la misma clínica, a Junio Pérez y su familia no le permitieron retirar el cadáver de su padre mientras no cancelara la deuda que el seguro no podía cubrir: S/200 000 soles. Desesperados, aceptaron la única propuesta viable: firmar pagarés de S/6,500 soles mensuales durante 18 meses, más S/20,000 soles que tienen que pagar a fin de mes (la próxima semana). Todo esto sin contar lo que tuvieron que desembolsar mientras su padre estuvo internado.

El día de hoy, la Clínica San Felipe, al ver que uno de sus pacientes con coronavirus no tenía los recursos para cancelar el tratamiento, le dio de alta y lo dejó en la puerta de ingreso. La esposa, desesperada, lo recibió y llevó a cuanto hospital pudo, pero no lo recibieron: al tener el certificado de “dado de alta”, no lo pueden recibir en ningún lugar porque así es la burocracia. Así es el sistema.

Así es el Perú.

Presidente Martín Vizcarra visitando la PUCP para evaluar los respiradores mecánicos en abril.

Mientras tanto, periodistas como Rosa María Palacios salen a defender rabiosamente a las clínicas argumentando que, al ser privado, es un gusto, “y el gusto cuesta, pues”. Y así como ella, Carlos Joo (vocero de la asociación de clínicas) y Fermín Silva, director de la clínica La Luz, argumentan que esos costos de UCI (casi S/10,000 soles diarios) son los más bajos de la región. Es decir, comparándonos con Chile, Brasil, Canadá, Francia, Irlanda, estamos reyes, deberíamos agradecerles, encender velitas misioneras, bautizar colegios con sus nombres y levantar estatuas suyas para que los caguen eternamente las palomas.

La ecuación es simple: si no tienes plata en el Perú, te mueres. Y en el Perú ¿quién tiene medio millón de soles para salvar a su ser querido? ¿Quién protege a los ciudadanos? ¿Por qué nadie le pregunta eso al presidente? ¿Dónde está DE VERDAD toda la ayuda que decían brindar? ¿Dónde están todas las soluciones que diariamente anunciaban al mediodía? Desde un inicio esta pandemia ha sido la excusa de los ricos para enriquecerse más (muchos ayudados por el gobierno con los desembolso millonarios que nunca llegaron a los que menos tienen). Y Vizcarra, mientras tanto, solo pone como excusa que “todos son generales después de la batalla”, y luego, con el mismo tonito indulgente de estos 100 días de cuarentena, te manda lavar las manos con agua y con jabón. Qué rico el miserable negocio de las clínicas.

Comentarios
Continue Reading

Coronavirus

INDIGNANTE: PONEN FOTO DE ACTOR PORNO EN MISA POR MUERTOS DEL COVID-19 [VIDEO]

Fotografía de actor porno disfrazado de médico apareció entre las imágenes de víctimas mortales del Covid-19 en misa de Catedral de Lima.

Gabriel Rimachi Sialer

Published

on

El día de hoy, domingo 14 de junio, el arzobispado de Lima realizó una misa en memoria de todas las víctimas mortales que, hasta el día de hoy, viene cobrando el virus del Covid-19. La organización tuvo la idea de colocar fotografías de los rostros de las víctimas, haciendo que la imagen de los asistentes (en memoria) quedara como una que jamás olvidaremos de esta terrible pandemia que ya va cobrando más de 6 688 muertos en el Perú.

Sin embargo, esta selección de imágenes no habría pasado por un control mínimo -o al menos da a entender que se ha buscado sin ningún tipo de criterio en las imágenes de Google-, pues una de ellas corresponde al actor de porno español, Ángel Muñoz, más conocido como “Jordi, el niño polla”. La imagen, que se ha viralizado en Twitter, ha despertado la indignación y el repudio por esta burla a la memoria de todas las familias que han perdido a sus seres queridos en esta pandemia.

Actor porno Ángel Muñoz.

El arzobispado aún no se ha manifestado al respecto, pero la curaduría de esta actividad debe tener un responsable a cargo, y debe salir al frente a explicar qué es lo que ha sucedido con este tema, a todas luces una burla al dolor de miles de familias, muchas de las cuales vieron entrar a sus seres queridos a los hospitales pero solo recibieron sus cenizas en un cofre semanas después.

Una pena que este tipo de acciones empañe una actividad tan importante que busca entregar paz y sosiego a todos aquellos que han sufrido pérdidas humanas en esta pandemia.

VIDEO:

Comentarios
Continue Reading

Coronavirus

CON O SIN COVID-19, EL VIRUS DEL LIBERAL PERUANO

Redacción Lima Gris

Published

on

Escribe: Ybrahim Luna
(Foto: La Tercera)

La pandemia que ha paralizado a nuestro planeta y tiene en vilo a la economía mundial, no representa en realidad el reto evolutivo final de nuestra especie, ni alterará mágicamente los valores químicos de nuestro cerebro para convertirlo un órgano más empático ante la futura e inminente autodestrucción humana.

Este escenario tampoco es un golpe mortal al capitalismo, como augura el filósofo esloveno Slavoj Zizek,  y mucho menos la reconciliación del hombre con la naturaleza. Lo que ocurre en el planeta es un entreacto dramático de los muchos que ha habido, y que suelen anteceder a una nueva etapa de consumo y desconfianza; en suma, un respiro para retomar el amor por las compras y los combustibles fósiles que son el motor de la globalización.

El coronavirus –ese agente infeccioso que no está vivo ni muerto- nos ha dado una lección de humildad demasiado pasajera. Porque cuando regresemos a las calles, a los campos y a las playas, lo primero que haremos será ahuyentar a la fauna que había ganado terreno ante nuestra ausencia. Las aves, las especies marinas y los mamíferos salvajes serán acosados y acorralados nuevamente, y solo los volveremos a ver cuando una cámara con visión nocturna los capte husmeando en nuestros basurales.

Cuando esta zozobra termine y estemos seguros de la cercanía humana, saldremos corriendo a tomar por asalto las tiendas de los malls para endeudarnos comprando televisores y adornos para la cocina y el baño. Porque retornaremos con el doble de hambre por consumir, de eso tratan las fases del capitalismo.

Es falso que hayamos aprendido una “solidaridad socialista”. Nuestras muestras de apoyo son la parte necesaria, y sobre todo mediática, para reconocernos mínimamente como sociedad; pero eso no va a cambiar que al final todo esto es un sálvese quien pueda, porque necesitamos comer y eso es apremiante; pero lo curioso es que aún en los tiempo de bonanza hemos (o nos han) aplicado el sálvese quien pueda.

Existe un gran afán de las empresas por contarnos públicamente que están con nosotros, que padecen lo mismo que nosotros, y que si pudiesen tomarían nuestro lugar para sobrevivir unos tres meses con 760 soles. Pero son esas mismas empresas las que nos venderían una mascarilla, un ataúd o un balón de oxígeno a diez veces su precio original si no fuese tan mal visto ante las cámaras de televisión.

Esto nos lleva a la realidad de los “liberales” peruanos, al papel tan extraño y bizantino que están jugando durante esta pandemia.

Liberales peruanos los hay y de toda laya. Algunos mantienen su cercanía al fujimorismo y otros reman alrededor de la centroizquierda, pero todos coinciden en un lema que los expone a la luz de una lámpara de taxidermista: ¡No queremos más Estado!  Seguido de una defensa casi religiosa del Mercado como único aval de las libertades primordiales. Y es que nuestros liberales hablan en nombre del pueblo, y sufren por quienes tienen que salir a ganarse el pan día a día, y en nombre de ellos es que piden flexibilizar las normas para que los trabajadores regresen masivamente a las fábricas, pero en realidad solo buscan que los empresarios cuenten con la mano de obra barata de siempre.

Como si fueran poco, firman comunicados internacionales en contra de los toques de queda y la inamovilidad social porque creen que son formas veladas de un futuro estatismo pro estalinista. Y aunque no lo digan abiertamente, ellos –en sus fueros más internos– creen que pueden resistir mejor al coronavirus porque están mejor alimentados, porque su sangre es más fuerte y son inmunes a cualquier bichito que anda malogrando la Bolsa de valores. Lo piensan, pero no lo dicen, a lo mucho y se atreven a arengar “yo sé cuidarme mejor que nadie”, o “el mayor virus es el miedo”, mientras hacen footing con su perro en pleno estado de emergencia. Y es que nuestros liberales, que odian ser identificados por su más exacta definición de neoliberales, nunca dejarán de expresar su amor por la “libertad”, porque es lo único que los identifica como modernos en un país desigual y lleno de carencia. Por ejemplo, dijeron que la minería no podía parar porque era la base de las exportaciones peruanas, y ahora tenemos a cientos de trabajadores mineros con covid pasando su cuarentena a la deriva; y callaron cuando las clínicas privadas acumulaban millones cobrando por pruebas que el Estado hacía gratis.

El ciudadano de a pie tampoco volverá como un Gandhi de la paciencia. El deseo de colarse en la fila, arrojar una botella plástica al suelo o tocar el claxon como un loco lo está consumiendo. La criollada solo ha tenido una tregua porque por ahora es relativamente mortal.

Cuando todo esto pase volverá la cruenta caza de ballenas, la criminalidad escalara a sus niveles normales, el smog retomará su condición de gobernante aeróbico y el negocio de las armas moverá nuevamente sus hilos en Wall Street.

Y en medio de ello estarán nuestros liberales peruanos exigiendo que no se aumente ni un sol a los sectores de Salud y Educación porque eso sería populismo, y porque los privados siempre lo harán mejor, aún a puertas de la muerte. Amén.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

COVID-19 | EL (íntimo) RECUENTO DE LOS DAÑOS

A 84 días de cuarentena por la pandemia del Covid-19, el escritor Gabriel Rimachi Sialer reflexiona sobre las pérdidas que hasta hoy ha tenido en su familia. Un reflejo de lo que viene sucediendo en todo el Perú.

Gabriel Rimachi Sialer

Published

on

Escribe Gabriel Rimachi Sialer

El jueves llamaron a mi mujer para informarle que la situación de Alfredo era más que delicada. Que necesitaban internarlo con urgencia en cualquier hospital que tuviera al menos una cama UCI disponible, el coronavirus le había afectado el corazón y no había vuelta atrás. El día se convirtió entonces en seguimientos de llamadas a la asistenta social de su trabajo, a preguntar entre los amigos, a buscar contactos, revisar la agenda del teléfono, hacer memoria entre los nombres de amigos médicos de acuerdo a sus especialidades, trabajar en casa en nuestras propias cosas, escuchar al presidente al mediodía decir que estábamos mejor que antes. Todo eso sin salir de casa. Alfredo murió la madrugada del viernes sin haber conseguido cama. Tenía 51 años cumplidos,una esposa, dos hijos adolescentes y mucha gente que lo quería en su trabajo y en su barrio. Como miles de peruanos que también han muerto en todo el Perú. Como miles de familias rotas ya para siempre dentro de la estadística del MINSA. El sábado por la mañana un familiar de Alfredo consiguió el contacto de una iglesia en Lince que realiza misas de difuntos online, avisó a los amigos y con mi mujer escuchamos misa (y el nombre de al menos 10 personas más que habían muerto de lo mismo y contratado el mismo servicio religioso). A los pocos minutos transmitieron por el celular el traslado del ataúd al cementerio. Se escuchaba el llanto de los familiares, las voces de los amigos que se habían apostado en la vereda central y separados uno del otro por dos metros de distancia. Toda una escena completamente nueva para mí. Sin embargo la tristeza ya la conocía. Mi esposa empezó a llorar y apagué el teléfono.

El 12 de abril me llamó mi madre. Mi primo Richard se había sentido mal a fines de marzo y había ido al hospital para que lo revisen. Era ingeniero electrónico. Ese mismo día lo internaron. Estuvo casi dos semanas entubado y sedado hasta que no pudo más. Cuando yo era niño, Richard y su entonces enamorada me llevaban al cine cuando visitábamos la casa de mi tía, comíamos obleas con manjar en Camino Real. Él se había asimilado al ejército y alguna vez nos visitó en la mina a mediados de los 80. Era una muy buena persona, de verdad. Su muerte, la primera por covid en mi familia, nos golpeó mucho. Nos aterrizó a la tristeza. Nos acercó a la realidad que mirábamos solo por televisión. A Richard lo cremaron, su familia lo vio entrar al hospital pero jamás salir. Recibió sus cenizas en un cofre. Esto es algo que, como imagen, como emoción, no termino de aceptar o asimilar. Es una idea que me carcome la cabeza todos los días, y estoy seguro que como yo hay miles más intentando procesar lo mismo. Mi mamá tenía la voz quebrada al otro lado del teléfono. Pensábamos en mi tía, en que ya es mayor y cómo estaría. En la imposibilidad de poder ir y darle un abrazo que al menos la consolara brevemente en su dolor. Yo lo recuerdo ahora con mucho cariño. Hubiera sido menos triste al menos ir a su velorio y despedirnos con un rezo. Pero solo pudimos llamar por teléfono.

«Hubiera sido menos triste al menos ir a su velorio y despedirnos con un rezo. Pero solo pudimos llamar por teléfono».

Hace tres semanas asaltaron a mi primo Isaac y le robaron sus documentos y su teléfono. Lo encontró la policía, muy golpeado, en una calle de ATE. Su gordura le jugó en contra para poder defenderse. Lo llevaron al hospital de ATE para curarlo, y ahí se contagió de covid. Lo sedaron y lo entubaron. Su familia no sabía nada de él, al estar sin documentos su condición de enfermo desconocido empeoró la situación. Lo buscaron por días en comisarías y hospitales hasta que un amigo taxista lo reconoció en una de las camillas del hospital y avisó a la familia. Mi primo Dante fue a encargarse de todo pero no se podía ingresar para poder verlo, no se podía saber más que lo que a partir de ese día le informarían a mi primo una vez al día y por teléfono. Su mamá, mi tía Aída, se enteró del estado de su hijo el jueves pasado por la tarde. En la noche de ese día, impactada por la noticia del covid, murió de un infarto. La noticia nos devastó. Sin poder salir de casa, pegados al teléfono para estar al tanto de lo que ocurría, llamando a mi mamá para ver que estuviera «bien», revisando en el whatsapp la cadena de oración para intentar, con fe, que al menos Isaac superara el trance en el que se encontraba por el azar y el descuido de la gordura, y que mi primo Dante, el mayor, tuviera la fortaleza para enfrentar semejante situación. Isaac murió el sábado por la tarde. Tenía 32 años.

Isaac, Aída, Richard, Alfredo. Hasta hace unas semanas los muertos eran solo números. Incluso ahora, tímidamente, algunos amigos empiezan a reconocer que tienen familiares contagiados o muertos ya. Como si contagiarse del virus fuera una peste. Como si esa peste los apestara a todos por defecto. El mapa de Lima se empieza a llenar de círculos rojos cada vez más grandes. «No pongas el nombre de tu muerto», qué van a pensar, escuché hace unos días. Y por eso mismo escribo esto ahora y pongo sus nombres, porque me duelen los recuerdos, porque los extraño sin haberlos visitado tanto en vida, porque me subleva la muerte absurda, porque no acepto la situación que estamos pasando, porque necesitamos ponerle nombre a las cosas para poder entenderlas. Porque sé que esto es apenas el inicio de algo que tiene todavía para rato. Porque desde hace algunas semanas estamos viendo en el time line del facebook despedidas cada vez más numerosas. Porque salir a comprar el pan es jugarte una ruleta rusa que espera el menor descuido en tu nueva rutina para pegarte la muerte por la boca, la nariz o los ojos. Porque nuestro rompecabezas filial empieza a perder piezas importantes en nuestra historia personal, familiar. Porque nuestro corazón está también hecho de piezas que empiezan a faltar. Y esos vacíos no se volverán a ocupar, nunca más.

Y así, como nosotros, hay miles de familias en todo el Perú pasando por lo mismo.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Poderes acechando en la sombra del Coronavirus

Ricardo Terrones

Published

on

En pleno epicentro de los inicios de la comunicación global en el renacimiento del siglo XV, se estableció el inicio del hilo conductor de la modernidad del siglo XXI. Ahí nació Martín Lutero en el año 1483, pionero de los derechos de la libertad de expresión, hombre de convicciones espirituales y humanistas. Luchó, junto con la verdad y el conocimiento, contra las mentes humanas más oscuras que pisotearon la libertad.

Por lo tanto, en la realidad del virus del COVID-19 en nuestro territorio, las mentes más oscuras de este gobierno del presidente Martin Vizcarra, acechan como perros hambrientos, por morder sin escrúpulos la vida de un ser humano. Son ellos los generadores de este brutal cuestionamiento sobre presunta corrupción, paralizando a la sociedad peruana, con mentiras, ante la crisis sanitaria.

El Ejecutivo ha entrado en un discurso de manipulación hacia la población, realizando comunicaciones que ya llegamos al pico más alto de la meseta, la apuesta por las pruebas rápidas que nunca funcionaron para contrarrestar el número de contagiados, las compras de ventiladores y oxigeno que nunca llegaron a los lugares más complicados del territorio peruano, los problemas con la supuesta reactivación de nuestra economía, Activa Perú, los bonos que no se saben si llegan a los beneficiarios de la población más vulnerables, etc. Además, con un Congreso que no legisló, frente a la epidemia mundial.

La BBC NEWS MUNDO, en un estudio de análisis manifiesta que somos el segundo país con más índice de contagios y muertes en Latinoamérica. La pregunta es ¿Por qué la cuarentena no impidió el avance del Coronavirus?, si el “Estado” destino un 10% del PBI del pueblo peruano, siendo el plan estratégico económico más agresivo de la región para ayudar a la gente y las pequeñas empresas. Se aplicó una fallida cuarentena irregular, con una población del 71% de peruanos que activan la economía nacional y sobreviven ante un desarrollo informal.

El 21% de peruanos no tienen lo básico como una refrigeradora en sus casas, el 11,8% de hogares pobres en el Perú viven en espacios de hacinamientos, con un alto número de test hasta fines de mayo con más de 820,967. Estas pruebas se realizaron a una población que bordea los 33 millones de peruanos. Con mayor cantidad de pruebas, más casos diagnosticados, ellos no influyeron en el avance del descontrol del virus: fueron la parte social y económica, que llevaron un mal manejo del control del progreso de la pandemia. Así mismo, el Instituto para la Métrica y la Evaluación para la Salud (IHME) de la UNIVERSIDAD DE WASHINGTON USA, en un estudio de proyección, analizó que el devastador índice de muertos en el Perú, llegaríamos a las 20,000 víctimas a fines de agosto.

Cada semana el presidente y sus ministros brindan informaciones que manipulan, quebrantando el conocimiento de la verdad. Es así, como la historia se repite en tiempos del coronavirus. Las mentes más nefastas y oscuras se asoman agazapadas, acechando como bípedos hambrientos ante el dolor de los peruanos más vulnerables, restringiendo sus derechos universales ante el avance de la gigantesca sombra del coronavirus. Nos están forzando y sometiendo a una crisis humanitaria, que crece a pasos agigantados. Engañando con migajas de apoyo que no llegan a las familias y pueblos que verdaderamente lo merecen. Es como que, si estuviéramos en la opresión de la mentira del engaño de las indulgencias del siglo XV, donde el poder político religioso arrinconó a la sociedad ante su dolor y sufrimiento de los pobres y abandonados.

En ese sentido el gran líder intelectual, filósofo del siglo I, PABLO DE TARSO, hombre de fe y humanismo, manifestó a los filipenses:

«Guardaos de los perros (hombres), guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores.»

Filipenses 3:2 (RVR1960)

Comentarios
Continue Reading

Coronavirus

URGENTE: LOS PUNTOS DE CULTURA Y ARTISTAS EN CUARENTENA

Redacción Lima Gris

Published

on

Por Miryam Reategui
(Directora del Centro Cultural Nosotros, Punto de Cultura desde el 2012)

Los Puntos de Cultura (PC) debieron ser convocados por el Ministerio de Cultura tanto para hacer el registro nacional de artistas como para el catastro. No utilizaron el potencial logístico de los PC, -eso afirmó la Contraloría-, al saber de varias listas de última hora organizadas por la Dirección de Artes, o otros colectivos interesados que presentaron al MIDIS para el bono. Ninguna fue fiable por su inmediatez y por no estar corroboradas. La Ministra nunca mencionó a los artistas ni a los PC, cuando debieron, -como dijo la Contraloría-, ser presentados como un sector registrado, organizado y vulnerable que necesita ser beneficiado. ¿Quién omitió esa información y mandó a la ministra con listados selectivos? Industrias Culturales-Dirección de Artes, empeñados en ignorar los PC.

Son casi 269 PC distribuidos en todas las regiones del Perú. Cada PC representa a Artistas, a gestores de la cultura viva; conoce su distrito, su comunidad. Conocen la realidad del Arte, a los artistas y el quehacer socio-cultural de su zona.

En el 2011 el Ministerio de Cultura creo los Puntos de Cultura. Fue como RECONOCIMIENTO A LA TRAYECTORIA ARTÍSTICA Y DE PROMOCIÓN DE LA CULTURA DE ORGANIZACIONES CULTURALES del Perú, fundadas muchos años antes de la creación del MINCUL. Hubo una convocatoria, y debían tener personería jurídica e inscritos en Registros Públicos, precisamente a fin de realizar convenios de cooperación cultural. Se presentó un expediente con documentos sustentatorios del trabajo artístico realizado, próximos proyectos y una serie de formularios. Deben estar en el archivo y los vamos a pedir para mostrarlos a Contraloría. Muchos no quisieron ser PC porque decían que era «hacerle el juego al gobierno». Otros creímos de buena fe, que era la oportunidad de empezar el desarrollo cultural y artístico esperado.

Pero en el transcurso de los años, intereses ocultos han tergiversado el fundamento de los PC. Por lo que aclaro: los Puntos de Cultura, son y nacieron para fortalecer el desarrollo artístico-Cultural e influenciar en la comunidad y en los gobiernos locales y lograr sensibilizarlos. Toda la experiencia cultural de cada asociación, debía ser difundida. Eso es muy claro para los PC antiguos. Sin embargo la Dirección de Indistrias Culturales y Artes, el 2019 quiso desaparecer los PC. Borrón y cuenta nueva con la nueva Ley. Pretendió esfumar la existencia de siete años de muchos PC creados el 2012 y 2013. No lo permitimos; este tema lo trataré extensamente en otro escrito.

Ahora la web dice que los PC están identificados con el trabajo social comunitario que «busca ampliar el ejercicio de los derechos culturales a nivel comunitario, con especial énfasis en niños, jóvenes y población en situación de vulnerabilidad; impulsando la inclusión, empoderamiento y ciudadanía intercultural.» ¿Qué es eso? Un palabreo de ONG. Debe incluir en esa acción a los Artistas, cultura viva y educación. El Ministerio de Cultura olvida promover el desarrollo cultural, promocionar al ARTISTA, las Artes, la Cultura Viva y el Patrimonio. Aunque el MINCUL no trabaja de acuerdo a sus fundamentos, los PC siguen los objetivos de las políticas culturales, y deben empoderarse más su labor creativa, artística, de promoción de la cultura y el arte para enriquecer la salud física, emocional y mental de la población.

La omisión no debe continuar de parte del MINCUL. Los PC representan a la cultura, a las artes y a los artistas. Son gestores culturales genuinos. Han trabajado ad-honoren ocho años favoreciendo la imagen del MINCUL. Hacen viables las políticas culturales, trabajan social y artisticamente propiciando el desarrollo sensible de sus regiones. Son un puente entre el Ministerio de Cultura y artistas, actividades, centros de cultura y los gobiernos locales. Cubren vacíos e indiferencia del MINCUL. ¿Y cómo ha respondido el MINCUL? Ignorando la existencia oficial de los PC y entreteniendo con proyectos mínimos y concursos irrelevantes.

El Ministerio de Cultura nunca habló de presupuestos para los PC, se tocaba el tema y lo desviaba, cuando es lógico y normal programar un presupuesto aunque sea mínimo. Los PC deben tener un presupuesto, no esperanzas de concursos tipo carrera de caballos donde apuestan 100 y ganan 5. No es así, eso no sirve para la sostenibilidad de las ideas, de la voluntad, ni de la infraestructura de los PC. En Brasil, como en Bolivia, Argentina, y en muchos países que tienen organizaciones parecidas adjuntas a sus Ministerios, éstos tienen un presupuesto Estatal para ellos, aunque sea mínimo, porque se enriquecen mutuamente, se fortalecen. Somos trabajadores del arte y la cultura. Considerar un presupuesto es con voluntad política.

Los PC no pueden trabajar ad-honoren para fortalecer la imagen del MINCUL. Ha sido un error y afan de cooperación. Porque si el MINCUL contrata a Swing por S/. 175,000 para «charlas y bailes motivacionales y búsquedas de espacios artísticos», no tiene sustento moral para pedir gratis el trabajo de 269 PC!! Es una burla, falta de respeto, maltrato. Siempre han dicho que los PC son lo mejor que tienen y sin embargo no invierten ni 1 sol en los PC: Todo gratis.

Contraloría observó que Industrias Culturales no trabajó con los PC, teniendo la logística para registrar a los artistas y levantar un mapa cultural que exprese quien es quien en la cultura.

Queda en nuestras manos que los Puntos de Cultura, participen en las reuniones del MINCUL que verán las distribución de los 50 millones, sea mediante proyectos u otras formulas. Somos gestores culturales y promotores del desarrollo cultural en nuestras regiones y distritos. No somos improvisados ni hemos hecho listas de última hora, ni nos hemos re-inventado en la pandemia. Los PC representamos por oficio y reconocimiento oficial al movimiento socio-cultural del país. Y con justa razón nos menciona la Contraloría. Si cambian Ministra e Industrias culturales renuncia porque el MINCUL tambalea, los PC por Ley y por Derecho, seguiremos trabajando.

Hay que entender que somos un estamento y que los Puntos de Cultura, no somos parte del descalabro del Ministerio, por el contrario, hemos sido ignorados en nuestra labor.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Dos millones y medios de fumadores a la nicotina corren riesgo de contraer Covid-19

Raúl Vela

Published

on

Texto y fotos: Raúl Vela

La mayoría son varones de 45 años para arriba que son adictos crónicos al tabaco. Aunque esto no significa, según especialista de Cedro, que los más jóvenes estén libres del virus. “Ya hemos visto casos de chicos de 25 años que dieron positivos”.

Dos millones y medio de fumadores a la nicotina en el país corren riesgo de contraer el covid-19, advirtió el licenciado Milton Rojas, especialista de Cedro, durante una conferencia vía Zoom con motivo de celebrarse hoy el Día Mundial de Lucha contra el Tabaco.

Según Rojas, la mayoría de esos peruanos en riesgo son varones mayores 45 años, precisamente la población con mayor riesgo de contraer el SARS-COV-2. Aunque esto no significa, resalta, que los más jóvenes fumadores a la nicotina estén libres del virus. “Ya hemos tenido conocimiento de chicos de 25 años y de jóvenes de 35 años que dieron positivos”.

En el Perú fallecen más de 16 000 personas por fumar, y el Estado para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades generadas por el tabaco, como el cáncer de pulmón, gasta 15,5 millones de dólares al año, según una publicación de The Economic.

¿Por qué la gente fuma?

Según la American Cancer Society, la mayoría de los fumadores crónicos adquiere el hábito de fumar siendo adolescentes, ya sea porque tuvieron padres fumadores o se relacionaron con amigos que fumaban.

Milton acota que otros factores que también empujan a las personas a fumar, son los factores neurobiológicos, físicos, psicológicos, sociales y contextuales.

Un estudio epidemiológico de Cedro de 2017, revela que la edad de inicio promedio del consumo de tabaco en Perú es de 18 años. Siendo de 17,4 años en lo varones y 19,5 en las mujeres. Y que por cada cigarrillo que un chico aspira se quita siete minutos de vida.

El responsable de la generación de la dependencia en un fumador es la nicotina, una droga que se encuentra en las hojas del tabaco. Cuando un fumador inhala la nicotina, esta va directamente a los pulmones y de ahí, en siete segundos, al cerebro. Esto sería, según el especialista de Cedro, una de las razones de su capacidad de generar severa dependencia similar a otras sustancias como la heroína y cocaína. Aunque existe otra razón, y esta obedece a las sustancias químicas que contiene la nicotina y por el efecto placentero en el sistema nervioso central. “Se trata de una droga psicoactiva y un potente reforzador conductual capaz de producir severa dependencia física y psicológica en el consumidor”, asevera.

Por esta razón, dice, los fumadores adictos a la nicotina y los exfumadores tienen mayor incidencia de sufrir bronquitis, neumonía, infecciones respiratorias, asma y otitis. Además de empeorar los problemas coronarios, asma y enfermedades pulmonares obstructivas crónicas que tuvieran. Debido a estas razones, asegura, el Ministerio de Salud debe monitorear a esta población, más aún cuando bajo el techo de un fumador vive, por lo general, tres o cuatro personas, que si son fumadores, son proclives a contraer el covid-19.

Leyes pendientes

Según la Organización Mundial de la Salud, en 2019, el número de consumidores de tabaco en el mundo disminuyó de 1 397 000 millones en el 2000 a 1 337 000 millones en el 2018. Esto supone una reducción de 60 millones de personas.

A pesar de estas cifras halagüeñas en el mundo, en nuestro país no podemos decir lo mismo, puesto que tenemos más de dos millones y medio de fumadores crónicos de nicotina. Por eso, Milton Rojas hace un llamado al Congreso a aprobar el proyecto que prohíbe la publicidad del cigarrillo en los cajeros de los supermercados y bodegas, y que fue archivado el 2019. Y a los alcaldes les pidió fiscalizar la venta de cigarrillos al menudeo.

El especialista de Cedro invocó a los padres hablar con sus hijos sobre los peligros que originan los cigarrillos a la salud de los fumadores. “Lo ideal sería que nadie fume, pero si no es posible lograr esto, por los menos retrasar el primero consumo”, dice.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Desinformar con fake news tiene pena de cárcel

Elvis Herrada Erquiaga

Published

on

La infodemia es la proliferación de noticias falsas más agresiva que ha existido desde la invención de la imprenta y actualmente está generando estafa monetaria, repudio social, suicidios y hasta muerte colectiva.

La desinformación ya mató a una madre y su niña en la provincia de Tacna, Perú; robó el bono universal a familias de pobreza extrema, desestabilizó a gobiernos en época de pandemia como el de Martín Vizcarra e incluso logra que medios de comunicación importantes del país difundan desinformación en sus primeras planas perturbando la cuarentena.

Este es el caso del diario Peru21, un producto del grupo El Comercio que se caracteriza por su periodismo informativo, sin embargo en los últimos meses bajo la dirección de Cecilia Valenzuela ha publicado, en primera plana, una serie de desinformaciones dignas de ser comparadas con la prensa amarillista de los años noventas.

Se trata de publicaciones resonantes de fake news, como la viralizada discriminación lingüística y la inserción de la idea comunista en la educación peruana (ver columna anterior link) que tergiversa la connotación de una clase impartida en el programa Aprende en Casa del Minedu (Ministerio de Educación). Sin embargo lo que sigue es inaudito: publicar en una portada de diario masivo un titular falso con fotografía falsa en un medio de comunicación que es parte de una campaña anti fake dirigido por la el Grupo de Diarios de América (GDA).

Me refiero a la apabullada portada del 23 de mayo que tituló “El metropolitano ayer”, haciendo mención a una foto del transporte público repleto de gente. La sorpresa fue que la foto era del 27 de abril (el mes pasado) y correspondía a un Transmilenio de Bogotá, Colombia. ¿Qué sucedió? ¿Los periodistas de este periódico inventaron la noticia? ¿El medio ataca al gobierno con desinformaciones? ¿Quién dirige esta campaña? La post-verdad de Perú21 fue acusar al jefe de diseño de publicar esa desinformación.

Los periodistas que alguna vez trabajaron en un medio impreso entienden que esto es imposible. Puesto que la decisión de una portada tiene un proceso que inicia con el Editor quien lleva la sugerencia de portada (recabada del panorama de todas las secciones) a Dirección, de allí se solicita a Edición de Fotografía graficar la noticia y con estos elementos se va a Diseño para armar la tapa que debe esperar la aprobación final del Director, en quien recae toda la responsabilidad.

Las disculpas del medio sostienen que el Diseñador vio el fake news en Twitter y que sin el mínimo rigor de verificación reprodujeron la desinformación logrando colocar en su primera página esta mentira. Una leve búsqueda en Twitter arroja que el fake lo tuiteó un troll de internet llamado Silvana Verme, una cuenta del año 2013 que no tiene foto, que solo sigue a 30 personas, tiene 14 seguidores y un mínimo de publicaciones. A toda vista una cuenta troll.

La noticia si es real pero en Colombia y fue publicada el 27 de abril en un video de la cuenta Pluralidad Z. En realidad no fue una foto, sino un screenshot (pantallazo), que indica un indicio de falsedad para cualquier periodista y una foto impublicable para un reportero gráfico. La desinformación producida por torpeza, descuido, irresponsabilidad o intención tienen castigo según los artículos Nº 438 y Nº 315 A del Código Penal que dice: Quienes desinformen a la ciudadanía perturbando la tranquilidad pública serán sancionados con pena privativa de la libertad. Ya lo saben, no compartamos fake news.

*CEO Agencia HEFE Network. Fundador de LaTrue plataforma digital ganadora de la 1ra Hackathon contra la desinformación.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending