Connect with us

Cultura

Viernes Literario: Mario Florián, voz andina de la poesía peruana

Avatar photo

Published

on

Como parte de las “Lecturas Peruanas en Casa: Poesía peruana e indigenismo”, la Biblioteca Mario Vargas Llosa de la Casa de la Literatura Peruana me invitó a releer al emblemático poeta cajamarquino Mario Florián. Si empezamos por la poesía peruana, debemos referir que uno de sus antecedentes lo encontramos en la “Relación de antigüedades deste Reyno del Pirú” publicado por Juan de Santa Cruz Pachacuteq en 1613. Ahí yacen los “himnos” de Manco Cápac, Inca Roca, Yawar Waka, por citar sólo a los incas legendarios. La ritualidad andina, el seguimiento astronómico está dechado de poesía y es imprescindible empezar a reconocer de manera oficial, que la poesía peruana no nace con la llegada del castellano ni en la emancipación sino mucho antes en su milenaria vertiente andina.

El indigenismo como parte de su propuesta en la poesía peruana, rescata lo nativo y lo originario pero haciendo defensa, denuncia y también reminiscencia del antiguo Perú. Esa es una nostalgia que no necesariamente es poesía quechua, aymara o amazónica, por citar sólo las lenguas mayoritarias entre casi 60 diversidades lingüísticas. El indigenismo nace también como una propuesta estética y reivindicativa de rescate pero no necesariamente como la propuesta espiritual del pueblo andino. El poeta que nace con ello, es singularmente Mario Florián Díaz, quien naciera en Cajamarca el 5 de octubre de 1917 y falleciera en Lima, 1º de octubre de 1999. Toda su vida se dedicó a escribir y enseñar como muchos poetas peruanos. Tiene decenas de libros de poesía como notables títulos en narrativa, ensayo e historia. Es, sin dudarlo uno de los mayores poetas andinos de nuestro país. En su verso yace el mestizaje como también la síntesis del hombre andino abocado a la naturaleza, el amor y la vida colectiva. 

Como apunta Marco Martos: “Reivindicó en su escritura los valores de la cultura del Ande en el Perú. Él mismo se denominó juglar andinista, pero no en el sentido de añorar al imperio incaico sino por su afán de mostrar interactuantes en un espacio a la naturaleza, los animales y los vegetales. En su poesía postula los valores colectivos por encima de los individuales: la solidaridad, la reciprocidad, la camaradería, la amistad, el amor. De otro lado, Florián, en su vida y en su obra es testimonio de un hecho muy significativo en la vida de los peruanos: la condición de migrante. El juglar andinista en la ciudad se transforma en un poeta popular. Florián deja que su castizo español sea poroso al sustrato quechua, no solamente con la incorporación de peruanismos que provienen de la lengua aborigen, sino en el aspecto sintáctico”. (Léase “Alta presencia”)

Estas figuras son nutridas en otros poemas como en “Cántico II” cuando nos dice: “Qué misterioso elixir palpita en tus sentidos, sale de tus sentidos, y los hombres embriáganse: uno sueña, otro corre, otro alócase, otro ama!…”. O en “Canción vegetal”: El viento te bebe con labio de julio, trigalito mío / La pasña y el arcoíris / La pasña lavanderita / no tuvo luna de amor. /Al quenti de ese arco iris / amaba su corazón. Washington Delgado afirma que en su poesía “fluye límpidamente la ternura campesina, remansada en la descripción de la naturaleza: la tierra, el agua, el cielo, los animales y las plantas; aguda en el canto y la queja de amor, encrespada y áspera en la protesta social, la poesía de Mario Florián asombra por su concisión, por su manera diáfana y simple de transmitir sensaciones y emociones profundas, cargadas de una densa, de una viva humanidad y fascina también por su fresca musicalidad”. (Léase “Campesino del Perú”)

José María Arguedas asevera que: “Mario Florián es el mejor representante de la poesía indigenista. Casi el único poeta que ha realizado la especie de milagro de crear poesía en la que se siente el tono de la canción popular india, sin que se advierta el amaneramiento, la espectacularidad, el sentimiento demasiado geográfico, que han aniquilado este tipo de poesía en el Perú”.

Sin embargo debo rebatir al tayta pues el término no es indigenista sino andino y creo que “aniquilado” es un término poco feliz y algo alejado de la realidad. El Perú ha dejado de ser la poesía que dicta Lima y es con mayor vigor que escuchamos a las voces de todas nuestras regiones afirmando una literatura andina y peruana al mismo tiempo porque no existe contradicción. Las profundas diferencias de nuestro país no son de izquierdas ni de derechas, son las desigualdades sociales las que aíslan al campo de las ciudades. Muchos de los que cultivamos la poesía somos hijos y nietos de campesinos, orgullosos de nuestra progenie. Por nuestras venas corre sangre andina y amazónica y Mario Florían nos lo recuerda con una poesía que reclama el harawi incaico con el dolor de nuestros pueblos, su lucha constante, su amor por lo nuestro, lo nativo, “lo papacho” o como deseemos llamar a este sentimiento de peruanidad e identidad que nace con el Ande.

Para recordárnoslo, Mario Florían escribió “Tras tu manada…” y decenas de poemas recopilados en numerosos títulos que merecieron el Premio Nacional de Poesía José Santos Chocano (1944), por el libro Urpi (Paloma en quechua). También recibió el Premio Nacional de Novela (1957), por su obra “Los mitimaes”; le otorgaron el Premio Nacional de los Juegos Florales Magisteriales (1960) y el Premio Nacional de Literatura (1975-1976), que compartió con Luis Alberto Sánchez y Emilio Adolfo Westphalen.

Alta presencia

Silencio, pulpa cenital de Enero.

¿Por qué apareces, padre, como surco sin límites,

espúmeo de la linfa corriendo de este sol?

Tu epidermis que ciñe total color quebrado

es espejo que copia la sangre del olvido.

Se han ido tus puquiales como palomas tristes

hacia un desamparado breñal de sequedad.

Nosotros, las ovejas, las vacas recordamos

tu ayer que conjugaba su alegría pluvial;

cuando las pétreas flores de truenos y relámpagos

hacían estremecer a sus tallos de niebla;

cuando toda la tierra, húmeda, germinaba,

y nacían hierbales y mugían repuntes;

y era chirapa eI alba y era la noche lluvia,

y era sunchal de viento deshojado la tarde…

Y hoy nos visitas como soledad o tristeza,

o pupila que llora una pena de siglos.

Y hoy nos visitas como extranjero castigo

que parte en cruz la carne del ruego a latigazos…

¿Por qué así nos afliges? Tal vez, seguramente

por no haber dado cantos al fuego de tu ritual.

Perdónanos, ¡oh padre!, recuérdanos de nuevo

Y que se quiebre el risco de esta sed que no es tuya

Que se aleje el perfil de los campos vencidos

y la búsqueda inútil de rebaños balando.

Que las quebradas toquen sus antiguos pincullos

y venados y tórtolas se extasíen bebiendo

Que se caigan las nubes que amanecen vacías

después que, por la noche, anunciaban sus aguas

Que se oculte ya el sol, su delirio encendido,

bajo la medianoche de una cueva sin puerta.

Que golpeen el pecho de la noche temblando

puños de truenos sordos, y se adentren en ecos

hasta hacerse ternuras sobre su corazón.

Que traigan las mañanas neblinas caminando,

y sazones nocturnos que desciendan en gotas.

Y así también las tardes -son chispear arcilla-,

y las nieblas separen, una a una, sus líneas.

Y así en nuevas mañanas, y así en celajes nuevos,

hasta abrevar muy hondo las raíces terrenas.

isonido, polen cenital de Enero!

¡longevo calor!

Campesino del Perú

Campesino, dolor, musgo crecido

en la peña eternal, roja, del tiempo,

¿por qué tu cruz al hombro, tus rodillas,

la explosión de tu sangre, tu lamento?

Ya que el maguey más alto no remeda

a Ia alta soledad de tu tristeza,

ya que el cerro no alcanza a tu sollozo:

¡vámonos de esta tierra!

Si los soles detienen la pupila

por numerar las gotas de tu sangre,

si la muerte derrumba tus cimientos:

¡vámonos de esta tierra!

¡Vámonos sin regreso!

adonde están la rama, la majada,

el pecho que fugó maternalmente,

el arado, el calor, el dios, la tierra.

¡Vámonos para siempre

sin adioses que manchen los caminos!

como evasión de pestes, como galgas,

¡vámonos sin destino!

Entonces hasta las bocas que definen

nuestro sabor de sangre, hasta las manos

que golpean, los fuertes latigazos

del principal, la pena, las migajas,

nuestro dolor idéntico a una peña,

nuestra lluvia de lágrimas de pobre:

¡cómo se enlutarán por nuestra ausencia!

Entonces hasta el surco y la neblina,

y la chacra y las voces pronunciadas,

y la choza y el pozo y eI arado,

y el abril y el espacio y la clavija,

y el metal y las eras le la hacienda,

y las aves y eI puma y la serpiente:

han de gritarnos ¡vuelvan!, ¡tendrán pena!

No nos iremos ¡No! Madre es la tierra.

Amor. Soga. Raíz que nos sujeta.

¿Quién nos arrancará?… ¡Como rastrojos

moriremos en ella!

Tras tu manada

Tras tu manada

corrías, imilla:

anacu negro,

celeste lliclla.

Con tus dos allcos

ladrando al día,

con tu silbido,

con tu ruequita.

Ischal y niebla.

Y puna fría.

Botón de canto

que el eco abría.

Luz de majadas

cual mediodía.

Tu rezo el alma

del apu hería.

A los puquiales

tu manada iba

para que beba

su sed de espina. . .

Y tú también:

puquial dormido,

hojas caídas.

Igual a coyllur

tu luz de huella.

Silencio de oro

a tu presencia.

Música de

labio bebiendo.

Tu cara en un

país de espejo…

Y a paso fino

-casi tan fino

como una barba

de espiga de trigo-

te dirigías

a dormir junto

la tibia lana

de tu manada.

¡Soñar oliente

a alerta blanca!

Llegaba el zorro.

Llegaba el puma.

Ladraban allcos.

Decía tu grito

¡león, átoj, curga!

Y oliendo a cancha

el león y el zorro

volvían al punto

las patas fuga…

(Una cordera

cantus cogía

para que pintes

tus dos mejillas.

Una cordera

que vio su miedo

a puma y zorro

beber la sangre

de otras corderas,

y abandonarlas

como a gavillas

que el segador

deja en la tierra)…

Llaqui de cantos

atardecidos.

Montañas: nieve.

Pampay: balidos.

A flor de verde

noche volvías,

con tu silbido,

con tu leñita…

Llovida de noche

hacías entrar

a tus borregas

en el coral…

***

Por jirca y pampa

te llamo y busco

como a urpillay.

Por cordilleras,

por peñascales,

por donde un día

te miré andar…

Por pajonales

huelo tus rastros…

Todo me dice

¡no la hallarás!…

Muertos los puquios.

Muertas las piedras.

Muertos los ichus.

Muerta la niebla.

Hasta los pumas

lloran de pena;

¡porque ya no hay

tu paso fino,

tu luz, lliclla,

ni tu manada,

ni tu jharahui,

ni tu ruequita!…

¡Porque ya no hay

tu fiel imagen

de urpillay!…

Mario Florián / Antología Poética

Casa de la Cultura Peruana, 1969.

Comentarios

PAVEL UGARTE CÉSPEDES Cusco - Perú / La Convención, Quillabamba, 1985 Antropólogo, escritor y poeta. Premio Regional de Cultura Cusco 2015, con el libro de poesía “Repatriación de las Aves”. Su último poemario “Andesground” ha sido traducido al inglés, francés e italiano en una edición realizada por la editorial mexicana Valkiria el 2019. Es parte de las antologías “El Color de las Palabras” (Antología del Festival Internacional de Poesía Jauría de Palabras, 2019); “5to Festival Caravana de Poesía” (Amarti, 2018) “PACHAMAR” (Antología de Poesía Latinoamericana, Chile, 2018), “Enero en la Palabra” (Municipalidad Provincial del Cusco, 2018), “Antología de los Ganadores del Premio Regional de Cultura Cusco” (DDCC, 2017); “Enero en la Palabra / Memoria Impresa”, (Biblioteca Regional Cusqueña, 2015), La Lira Rebelde Libertaria (Lima, 2014), “Tratado de la página en blanco” (Cusco, 2012) y “Convergencias / Muestra de Poesía Peruana Contemporánea”, Editorial Río Negro (Lima, 2011). Ha publicado los libros “Animal Urbano y la Otra Ópera” (Cascahuesos Editores, 2011), “Vermut” (Compilación del Premio Nacional Juvenil de Poesía Javier Heraud, 2012), “Rareza Dura” (Cusco, 2012), y plaquetas como Cementerio de Hallazgos (2009), Vermut (2008), Animal Urbano en la Noche Mineral (2007). Recientemente, el escritor Juan Alberto Osorio, ha reseñado su poesía en el libro “Literatura Cusqueña”, editado por la Dirección Desconcentrada de Cultura Cusco (Chaska Mayu, 2018). Ha escrito para museos de suma importancia en la ciudad del Cusco y también a nivel nacional, como el Lugar de la Memoria de Huancayo (2015), el Coro Alto del Templo de Santo Domingo Qorikancha (2016) y el Museo de la Capilla Loreto en la Compañía de Jesús el 2018. Ha vinculado sus estudios de antropología con la producción literaria editando publicaciones como el Mapa Literario del Cusco (2017, 2018) donde cristaliza una apuesta por la historia, antropología y cultura impresa. Es columnista de la revista cusqueña Ideario como también de la revista web Lima Gris. Junto a otros jóvenes profesionales ha conformado el Centro de Investigaciones Bibliográficas CVSCO, con quienes realiza el rescate bibliográfico de la ciudad capital histórica del continente. Parte de su trabajo se encuentra registrado en el fanpage Pavel Ugarte / Poesía Peruana como en diversos sitios de la web. En la actualidad se desempeña como gestor en el Área Cultural de la Corporación Educativa Khipu en el Cusco.

Cultura

La feligrana de Antoine

En esta conversación la artista Antoine Thomas, nos cuenta sobre sus trabajos y de la próxima exposición que está alistando.

Avatar photo

Published

on

Antoine Thomas Monzón, es una ingeniera administrativa que al haber quedado en para a causa de la pandemia, debió buscar una nueva alternativa para sobrevivir. Amante del arte desde sus años de estudiante en el colegio Gertrude Hanks de Lince, no le fue difícil encontrar aquello que hoy es el motivo de su creatividad y hasta se permitió realizar una primera muestra en la biblioteca pública municipal del Callao “Teodoro Casana Robles” a fines de noviembre del 2022 y ya está alistando una nueva exposición para este año.

Antoine, nacida en Jesús María, vive desde hace 18 años en nuestro primer puerto y se considera chalaca de corazón, pues de niña y adolescente pasaba sus vacaciones en casa de amigos y parientes residentes en nuestro primer puerto.

El quilling, como también se conoce a esta técnica artesanal, sirve para decorar cuadros o tarjetas, utilizando finas tiras de papel envueltas en rollos. Las decoraciones se realizan en tres dimensiones, se plantean los espacios para ubicar las espirales de filigrana, se realiza el giro de manera intercalada y finalmente se dibuja el follaje, combinando brotes finos y gruesos, largos y cortos.

Origen

Esta técnica nace en Egipto y es llevada a Francia e Italia en el siglo V, siendo los monjes quienes utilizaban el quilling para decorar o  embellecer imágenes religiosas. Se valían de plumas denominadas quill en idioma anglosajón para enrollar el papel.

Y ahora el quilling se trasladó al Callao y por las manos de Antoine Thomas. alcanzó una nueva y exquisita dimensión.

Lima Gris conversó con Antoine Thomas para que nos dé un alcance de sus trabajos y de la próxima exposición que está alistando.

Antes de incursionar en la técnica del quilling, ¿hiciste  otro tipo de trabajo artístico?.

 Antes de incursionar en la técnica del Quilling, trabajaba en oficina en un almacén logístico en el Callao, y me encantaba hacer las manualidades escolares de mis hijos. Paralelamente hice joyas con piedras naturales como adornos navideños y regalos personalizados. Siempre me fascinó trabajar con las manos, hacer manualidades .Soy autodidacta.

¿Recibiste clases en alguna institución durante la pandemia de manera virtual?

 No recibí clases de ningún tipo, solo vi tutoriales y empecé a crear, incluso debí fabricar de manera casera  las herramientas utilizadas para el Quilling o Filigrana pues solo así podía armar el papel y darle  forma.

Esta técnica es esencialmente utilizada en el trabajo de tarjetas y para adornos de cuadros, pero tú has conseguido una nueva modalidad al crear cuadros de manera individual y de diferente temática. ¿Cuáles son tus temas preferidos?

Es cierto, además de elaborar tarjetas, puedes hacer innumerables cosas como adornos navideños, joyas,  pero quise ir más allá con el arte de la filigrana  y hacer algo único, innovador  y así empecé con cuadros pequeños hasta llegar al tamaño que deseo.

No tengo un tema único, pero me encanta mucho crear animales o mariposas, hago mi bosquejo en lienzo o en cualquier superficie plana como el Trupan, es en este material  que empecé a hacer mis cuadros. Con el Trupan hice los  Shadow Box Art o Arte en  Caja de Sombras donde el diseño en sí va dentro de una caja de madera con luna de acrílico y puede o no llevar luces. Luego mi visión fue más allá y comencé a trabajar con el lienzo de 50*60 cm.

Me dijiste que incursionarás con versiones marítimas. ¿Serán inspiradas en el mar chalaco?

No solo en el mar Chalaco si no en todo lo que tenga como referente  ese tema aparte por supuesto de otros..

Y hablando del Callao, ¿Cómo recibió el puerto tu primera exposición realizada en noviembre del año pasado?

Fue muy gratificante mostrar mi arte  lleve 07 muestras, y lo que percibí fue asombro y admiración, una cosa es verlo en foto o un video, y muy diferente  en vivo, recibí muchas felicitaciones, explique paso a paso el material y la técnica y el tiempo que me lleva en la preparación.

Como parte de la presentación, me acompañaron cuatro cantantes chalacas , y la municipalidad me otorgó un premio y un diploma. Se siente increíble que le valoren a una el trabajo que  hace y sobre todo que crean en sus posibilidades creativas.

¿Dónde y cuándo será tu próxima exhibición?

No tengo  aún fecha ni lugar, pero he proyectado para este año realizarla. Eso sí o sí.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Desde Ecuador, Cosmic Drama presenta su “Alarido” claroscuro

Avatar photo

Published

on

El 2023 pinta muy bien para las escenas de música alternativa de Latinoamérica. Hoy nos acercamos hasta nuestro país hermano del norte, Ecuador, para hablar de uno de sus bandas emergentes en el que debemos poner atención: Cosmic Drama, un combo que fusiona el Post punk y el arte universal. En su reciente entrega, “Alarido”, nos presenta una balada con todos los condimentos propios de un canto épico en tonalidades claroscuros.

“Alarido es, una canción que me pone los pelos de punta cada que la escucho, por la emotividad que transmite y el rincón a donde me lleva para sentir afinidad con su letra. La siento muy ajena a mí, como si alguien dentro de mí la hubiese escrito, y creo que ese misticismo hipnagógico es el que me hace sentir acompañado”, comenta Seca sobre la canción.

Alarido” será parte de ‘Ritmos Circadianos MKI’, un EP que verá la luz en su totalidad durante el 2023. Este álbum recopilará canciones compuestas por Seca desde hace algunos años y, sin alejarse del pop oscuro de tintes ochenteros, se aproximará a una nueva paleta de sonidos como los de la cumbia y la percusión latina, pero también con elementos del surf rock y garage rock.

Más música:

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Cenizas de nuestro Patrimonio Histórico (VIDEO)

Cada vez que se incendia nuestro patrimonio histórico, las autoridades solo aparecen para la foto. Tras el incendio de la Casa Marcionelli hacemos un repaso del patrimonio del centro histórico que ha sido devorado por el fuego y luego de ocho años continúan en cenizas.

Avatar photo

Published

on

En los últimos días, la noticia se ha centrado en el incendio que destruyó la Casa Marcionelli, ubicada en el jirón Carabaya en el centro histórico de Lima y que era considerada patrimonio cultural invaluable, por haberse cumplido un centenario de su edificación.

En esa línea, algunos políticos de todos los colores han salido a protestar por la defensa del patrimonio arquitectónico; sin embargo, ¿en Perú realmente, se defiende el Patrimonio Cultural material e inmaterial?

Empecemos por preguntarnos ¿Qué dicen las leyes en nuestro país?

El artículo 21º de la Constitución establece claramente que los patrimonios culturales de la nación están protegidos por el Estado; asimismo, la Ley General de Patrimonio Cultural de la Nación 28296 identifica, registra, declara, protege y conserva los patrimonios; e incluso, el Código Penal, en sus artículos 226º al 231º sanciona con pena de hasta 8 años de cárcel a los responsables de haber alterado o destruido los bienes culturales del Perú.

Sin embargo, a pesar que tenemos leyes por doquier, éstas no se cumplen y en especial en los temas relacionados a cultura; porque como es sabido el Ministerio de Cultura desde que inició sus operaciones hace más de 12 años, simplemente se convirtió en un holograma ubicado en la avenida Javier Prado.

Es por ello, que solamente en el centro histórico de Lima existen cientos de inmuebles con valor monumental; sin embargo, aún permanecen en abandono, y como muestra, mencionaremos algunos casos emblemáticos de patrimonios culturales inmuebles que han sido destruidos y que hasta hoy no se han recuperado:

Como el legendario café literario Palais Concert, ubicado en el jirón de La Unión, y que fue demolido parcialmente, para convertirse en una tienda por departamentos Ripley durante la gestión de la exalcaldesa Susana Villarán que otorgó licencia a la firma chilena para construir su almacén comercial, a pesar que fue declarada patrimonio cultural de la Nación.

Cómo olvidar el incendio de la casona ubicada en la Plaza Dos de Mayo, ocurrido el 16 de octubre de 2014. Esta belleza arquitectónica diseñada por el arquitecto francés Edmond Guillaume y el escultor Leon Cugnot fue construida durante el gobierno de Augusto B Leguía. Sin embargo, a pesar que la exministra de Cultura Diana Álvarez Calderón y la exalcaldesa Susana Villarán salieron ante los reflectores a señalar que sería recuperada, hasta el día de hoy este monumento histórico continúa siendo un escombro.

Posteriormente, fuimos testigos del incendio de la Casa Giacoletti, en la madrugada del 27 de octubre de 2018. Aquel hermoso edificio ubicado frente a la Plaza San Martín, y que fue diseñado por los hermanos Masperi de nacionalidad italiana, ardió en llamas y quedó reducida en cenizas. Y de igual modo el exalcalde de Lima Jorge Muñoz se comprometió a restaurarla, pero nunca cumplió la promesa y mucho menos la exministra de Cultura, Patricia Balbuena que estaba más enfrascada en darle ordenes de servicios a Richard Swing.

Finalmente, acaba de ser destruida en su totalidad la Casa Marcionelli por causa de un fortuito incendio durante la reciente asonada en el centro de Lima; y la ministra de Cultura Leslie Urteaga también salió ante los reflectores para dar un recorrido por la zona afectada del inmueble y posó ante las cámaras de los medios, para afirmar que luego de los resultados de las investigaciones trabajarán con la Municipalidad de Lima para las labores de restauración.

¿Realmente alguien cree en las autoridades? ¿Si tomamos en cuenta que ya fueron destruidos y abandonados a su suerte el Palais Concert, el edificio El Buque, la Casona de la Plaza Dos de Mayo y la Casa Giacoletti?

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Exposición bipersonal de Stefano Bermellón y Juan Carlos Torres en el BTH Hotel

El jueves 26 de enero se inaugurará la bipersonal “El Deseo Constante”, de los artistas Stefano Bermellón y Juan Carlos Torres, en el Art Gallery del BTH Hotel que inicia su apoteósica temporada de exposiciones 2023.

Avatar photo

Published

on

Se inicia la temporada 2023 de exhibiciones en el Art Gallery del BTH Hotel, con el firme y fiel propósito de siempre: apoyar al arte y la cultura en nuestro país, acogiendo a artistas peruanos y mostrar lo mejor de cada uno.

“El Deseo constante” (Citando a Freud sobre la búsqueda infinita de las emociones, es la analogía del pintor buscando la obra perfecta), es la nueva y primera exhibición del año que reúne a los artistas peruanos Stefano Bermellón y Juan Carlos Torres; este último, también curador de la muestra.

Es la búsqueda infinita de las emociones, la analogía del pintor buscando la obra perfecta… Según Freud, la emoción contiene dos elementos distintos: por un lado, las descargas de energía física; por otro lado, ciertos sentimientos (percepciones de las acciones que se producen y sentimientos de placer o desagrado que dan a la emoción sus características esenciales).

“El deseo Constante”– se refiere pues a ese gesto y/o sentimiento e incluso manifestación artística que no se ve saciada; Ese viaje elíptico en búsqueda de la perfección quizás, o de la mejor manera de representar la estética y poética personal del artista, en un entorno sublime y caótico. Pero sobre todo en un mundo tan cambiante y tan velozmente moldeable, capaz de entenderlo solo en los sueños o en los sentimientos y manifestaciones de los artistas.

Las obras de Bermellón al principio se basaron en el figurativo que transitó en el realismo fotográfico; sin embargo, luego de algunos años sus pinturas fueron transformadas al abstracto colorido, con pinceladas sueltas, que resaltaron la contundencia de los colores pasteles. Y actualmente sucumbe a la técnica de la mancha como ingrediente fundamental en toda su obra.

Stefano Bermellón ha participado en numerosas exposiciones colectivas nacionales; asimismo, en la Trygve Lie Gallery de Nueva York. Y actualmente cuenta con 5 exposiciones individuales: Innuendo en 2016; Pigmalión en 2019; Glamour en 2020; Íconos en 2021, y Colors también en 2021.

Estudió Artes visuales en la Escuela de Arte Corriente Alterna y posteriormente en la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes; además ha compuesto piezas musicales en piano; y fue primera guitarra de un importante grupo de rock, es así que la música juega un papel importante en su proceso creativo.

Juan Carlos Torres, estudió pintura, escultura y grabado en la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú. En el Instituto Toulouse Lautrec, Arquitectura de Interiores, pintura en la Houston Art League, USA y en De Ateliers, Holanda un residenciado en Pintura.

Cuenta con una larga trayectoria y exposiciones individuales en nuestro país. En el 2010 expone “DIOSAS PINTADAS” en la galería de arte Mercedes Giachetti. Buenos Aires. En el 2019 presenta “DE LA LIGEREZA – La mirada distraída” en la galería Tarsila do Amaral. CC. Brasil-Perú.

Los esperamos en la inauguración en el Art Gallery del BTH Hotel este jueves 26 de enero, desde las 7pm. en Av. Guardia Civil 727 San Borja. (A unos metros del Óvalo José Quiñones).

Ingreso libre.

Brindis de honor y catering.

La muestra permanecerá abierta al público por 60 días y el horario de visitas es desde las 10 a.m.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Exposición bipersonal de Stefano Bermellón y Juan Carlos Torres en el BTH Hotel

El Art Gallery del BTH Hotel inicia su temporada 2023 con los artistas visuales Stefano Bermellón y Juan Carlos Torres, con su bipersonal “El Deseo Constante”, que se inaugurará el jueves 19 de enero.

Avatar photo

Published

on

Se inicia la temporada 2023 de exhibiciones en el Art Gallery del BTH Hotel, con el firme y fiel propósito de siempre: apoyar al arte y la cultura en nuestro país, acogiendo a artistas peruanos y mostrar lo mejor de cada uno.

“El Deseo constante” (Citando a Freud sobre la búsqueda infinita de las emociones, es la analogía del pintor buscando la obra perfecta), es la nueva y primera exhibición del año que reúne a los artistas peruanos Stefano Bermellón y Juan Carlos Torres; este último, también curador de la muestra.

Es la búsqueda infinita de las emociones, la analogía del pintor buscando la obra perfecta… Según Freud, la emoción contiene dos elementos distintos: por un lado, las descargas de energía física; por otro lado, ciertos sentimientos (percepciones de las acciones que se producen y sentimientos de placer o desagrado que dan a la emoción sus características esenciales).

“El deseo Constante”– se refiere pues a ese gesto y/o sentimiento e incluso manifestación artística que no se ve saciada; Ese viaje elíptico en búsqueda de la perfección quizás, o de la mejor manera de representar la estética y poética personal del artista, en un entorno sublime y caótico. Pero sobre todo en un mundo tan cambiante y tan velozmente moldeable, capaz de entenderlo solo en los sueños o en los sentimientos y manifestaciones de los artistas.

Las obras de Bermellón al principio se basaron en el figurativo que transitó en el realismo fotográfico; sin embargo, luego de algunos años sus pinturas fueron transformadas al abstracto colorido, con pinceladas sueltas, que resaltaron la contundencia de los colores pasteles. Y actualmente sucumbe a la técnica de la mancha como ingrediente fundamental en toda su obra.

Bermellón ha participado en numerosas exposiciones colectivas nacionales; asimismo, en la Trygve Lie Gallery de Nueva York. Y actualmente cuenta con 5 exposiciones individuales: Innuendo en 2016; Pigmalión en 2019; Glamour en 2020; Íconos en 2021, y Colors también en 2021.

Obra de Bermellón.

Estudió Artes visuales en la Escuela de Arte Corriente Alterna y posteriormente en la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes; además ha compuesto piezas musicales en piano; y fue primera guitarra de un importante grupo de rock, es así que la música juega un papel importante en su proceso creativo.

Juan Carlos Torres, estudió pintura, escultura y grabado en la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú. En el Instituto Toulouse Lautrec, Arquitectura de Interiores, pintura en la Houston Art League, USA y en De Ateliers, Holanda un residenciado en Pintura.

Juan Carlos Torres y su obra.

Cuenta con una larga trayectoria y exposiciones individuales en nuestro país. En el 2010 expone “DIOSAS PINTADAS” en la galería de arte Mercedes Giachetti. Buenos Aires. En el 2019 presenta “DE LA LIGEREZA – La mirada distraída” en la galería Tarsila do Amaral. CC. Brasil-Perú.

Los esperamos en la inauguración en el Art Gallery del BTH Hotel este jueves 19 de enero, desde las 7pm. en Av. Guardia Civil 727 San Borja.

Ingreso libre.

Brindis de honor.

El horario para visitar la muestra es desde las 10 a.m.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Un “Diablo Bueno”

Lima Gris conversó con el ingeniero Manuel Salas Córdova sobre sus obras y la literatura publicada en torno a la Amazonía.

Avatar photo

Published

on

Existe un lenguaje común para hablar de vivencias o hechos ocurridos en la selva. De ahí que los diversos autores, unos con más ingenio o talento que otros, han ficcionado de manera propia y particular sobre ese universo verde. Como muestrario tenemos a escritores de la talla de Arturo Demetrio Hernández o Francisco Izquierdo Ríos quienes a través de su narrativa, lograron  llevarnos a ese mundo misterioso y único. Pero ellos no están solos los acompañan una pléyade de nombres y de obras como Jenaro Herrera con “Leyendas y Tradiciones de Loreto” (1918), Sacha novela, según se dice  la novela pionera selvática que corresponde a César Augusto Velarde y fue editada en 1928.

Arturo Hernández, recreó las aventuras ocurridas a orillas del Ucayali en sus novelas Sangama (1942), Selva Trágica (1954). El pintor y escritor César Calvo de Araujo publicó en 1963 Paiche y su hijo el poeta César Calvo Soriano dio luz en 1981 a Las Tres Mitades de Yno Moxo y otros brujos de la Amazonía, una obra caleidoscópica sobre el mundo mágico de la Amazonía. Para completar esta lista, no podemos dejar de mencionar a “Pantaleón y las Visitadoras” de Mario Vargas Llosa que fue llevada al cine en 1975 y 1990.

Demetrio, el mitayero

Tres títulos más debemos sumar a este género, pero esta vez nos ubicamos en la selva cusqueña de Kcosñipata (provincia de Paucartambo) para dar título a las novelas Obsesión de Libertad (2016) y Demetrio el mitayero (2022). La tercera entrega, De París al Paititi editada en el 2018, relata una de esas locas aventuras de los que buscan el mítico Paititi y terminan devorados por la selva y sus misterios. Los tres temas son producto de experiencias vividas con los personajes de las narraciones, vale decir que se tratan de novelas realistas.

El autor de esta singular trilogía es el ingeniero químico cusqueño Manuel Salas Córdova, a quién su vocación literaria lo ha llevado a integrar el Círculo Andino de Cultural  con sede en Lima y acceder a la Presidencia del Patronato Regional Cusco.

Manolo siempre supo que lo suyo aparte de las fórmulas y la malta, era la literatura. De ahí que nunca dejó de ser un  lector compulsivo como lo fue su padre a quien nombra en dos de sus novelas y coge las historias que se vivieron en sus  ex haciendas Santa Rosa y Edaphos,  esta última ubicada en las cercanías de la comunidad nativa de Wachipayri (Alto Madre de Dios). En esta especie de paraíso, conoce a personajes como Demetrio Terrazas Hancco, el mitayero, llamado así por su condición de cazador y pescador. Un hombre que vivía de acuerdo a sus propios principios y de tan feo fue bautizado como el “diablo” pero por su bondad, era considerado un diablo bueno.

Salas relata la vida de este personaje de manera lineal, haciendo hincapié sobre el doloroso pasado que lo persigue como una sombra hasta encontrar en el amor y un hogar la calma que se rompe abruptamente por la llegada de un grupo de seudo estudiantes quienes van en busca de  supuestos guerrilleros y gracias  a una maquinaria de engaños y enmascaramientos, urden un plan y lo  acusan falsamente de haberse unido a  un  grupo subversivo, totalmente inexistente en Kcosñipata. Demetrio es asesinado y su manoseada historia sirve a personajes corruptos para obtener grandes ganancias. Son los años de inicios del 60.

Hacemos un alto, para resaltar la maestría con que ha sido relatada esta historia, utilizando un lenguaje claro y directo, así el lector puede recorrer las páginas como si fuera el interlocutor que escucha a un amigo que se la cuenta para dejar constancia de la vida y muerte de alguien que conoció de cerca.

Demetrio, el Mitayero, ha sido presentado en la última feria del Libro en Cusco y espera hacerlo en pronta fecha en el Club Cusco de Lima.

Lima Gris conversó con el ingeniero Manuel Salas Córdova sobre este título y los demás.

Descubro que hay un nexo entre tus novelas, especialmente con Demetrio el Mitayero y Locotone, pues están estrechamente relacionadas con las dos ex haciendas de tu padre Edaphos y Santa Rosa, ubicadas en el distrito de Kcosñipata. ¿Esta narrativa responde a las vivencias que experimentaste en tu niñez y juventud?

Es verdad, mi padre llegó a la Selva de Kcosñipata, a Edaphos entre el río Keros y Sabaluyoc el año 1954, a partir de entonces en mis vacaciones de Julio y de Diciembre yo lo acompañaba, y como todo niño tenía fantasías y me fui familiarizando con las gentes en el fundo, y con sus familias, buscando siempre el equilibrio de edad, así nace mi amistad con la etnia wachipaire, que vivían muy cerca  a la casa de mi padre.

El entrañable Demetrio, feo de rostro pero poseedor de un alma superior, ha sido un personaje que formó parte de vuestra vida. Seguro por ello recogiste y mostraste su singular historia en la novela Demetrio el Mitayero y también como una manera de hacerle justicia.

Demetrio trabajó muy poco tiempo con mi papá, yo lo conocí cuando en una de mis vacaciones, llegó a casa ofreciendo carne de venado y pescado (dorados y boquichicos), y pieles,) y tuvo una larga conversación con mi papá y escuche y capté sus frustraciones, y comprendí porque quería ser independiente; mi padre para ayudarlo le dio un salario para que cuide Edaphos, porque ahí tenía frutales, café y cacao.-Luego me contó toda la historia del buen Demetrio,…de su encuentro con Anita y su amistad con los misioneros americanos de Keros, y cuando sucede la tragedia, mi padre y el misionero hacen lo imposible por conseguir justicia, pero todo esfuerzo fue nulo y frustrante, y pasado el tiempo decidí escribir esa historia como un homenaje a su memoria.

¿Qué relación tuviste con los wachipayris y Matchiguengas? ¿Alguna vez nos contarás sobre sus tradiciones, costumbres y mitos?

Con los wachipaires me familiaricé mucho, porque ellos tenían sus casas muy cerca del fundo de mi papá y trabajaban en agricultura, y  también cocinaban para el; aquella vez, mi papá había sembrado arroz, no recuerdo si fue dos o tres hectáreas, y nos dio la  tarea de cuidar el arrozal y hacer bulla para espantar a los pájaros que destrozaban las espigas, en esta labor estaba yo, Alejandro Jahuanchi, y Martín Wachipaire, así que como adolescentes, jugábamos a la guerra,, salíamos a pescar, nadamos en el rio, y con el permiso respectivo también íbamos a cazar, así nuestra amistad  se fortaleció, mi papá los llevó al Cusco, para que conozcan la ciudad, los hospedamos en casa, con el tiempo Alejandro Jahuanchi fue el curandero de la tribu, el primer profesor y finalmente el jefe, amante de la naturaleza y poseedor de una filosofía de vida que aún admiro; quiero escribir sobre él pero su familia no me envía la información que les pedí.-Con los machiguengas mi amistad no fue muy cercana, conocí algunos en la misión de los Franciscanos en Pillcopata.

Locotone, obsesión de libertad, es tu otra novela en donde el protagonista tiene una relación amical con tu padre. Es el relato bellamente construido de alguien que no pertenece a la zona, si no que deja voluntariamente la civilización para exiliarse en la selva. El tema pudo haberse llevado al cine, ¿Qué falló?

Locotone es un tema apasionante, un personaje riquísimo para desarrollarlo, él contaba sus historias a mi papá y yo lo escuchaba con una atención, que desarrollaba mi imaginación creo que lo que pasaba por mi mente estaba más lograda que un película, sobre él tenía algunos apuntes en cuadernos donde anotaba cosas y pasajes que no quería olvidar. Este tema interesó mucho a un conocido cineasta, pero lamentablemente no se consiguió presupuesto, ya que la inversión debía ser grande debido a que había que movilizar personajes a diferentes zonas de la sierra, la selva y costa y además había muchos personajes.

¿A cuántos escritores que escribieron sobre la selva conoces? ¿Quiénes son tus referentes?

No muchos, solo leí Sangama de Arturo Hernández, Ino Moxo de César Calvo, y  algunas aventuras de fantasía como Tarzán y Jim de la Selva, creo que la selva siempre fue un tema enigmático y apasionante para mi.

¿Se puede escribir novelas siendo ajeno a la profesión de las letras? Tú eses esencialmente un ingeniero químico, ¿Cómo influye tu especialización en esa narrativa?

Me siento responsable como  ingeniero Químico, carrera en la que  trabajé por 47 años, y como escritor creo que soy solo un aficionado, y no veo que las letras y los números o la parte exacta de la ingeniería no puedan combinarse. Desde niño escribí relatos de mis vacaciones, y algunos poemas, ahora después de haberme jubilado tengo tres libros y más de 350 poemas no editados todavía, creo que lo importante es ponerle pasión a lo que haces.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Cineasta peruano Luis Felipe Degregori, fue hallado muerto en una habitación de VMT

Director de cine fue encontrado muerto en Villa María del Triunfo. Según la investigación de criminalística Luis Felipe Degregori habría fallecido hace varios días.

Avatar photo

Published

on

En una pequeña habitación de Villa María del Triunfo el cuerpo del cineasta Luis Felipe Degregori de 68 años, fue hallado en la madrugada de este viernes. Los peritos pudieron encontrar el cuerpo gracias al aviso del dueño de la vivienda, quien llamó a la Policía luego de sentir un hedor extraño.

Según la investigación criminalística, el director de cine ya tendría varios días de fallecido. Hasta el momento se presume que la causa de su muerte fue un ataque al corazón. De igual forma la DEPINCRI viene realizando las investigaciones para establecer la razón de su deceso.

El cineasta Luis Felipe Degregori dentro de su producción cinematográfica dirigió películas como “Ciudad de M”, protagonizado por Santiago Magill y Christian Meier, también el filme “Todos Somos Estrellas”, con la participación de Katia Condos Mariella Balbi, Julián Legaspi y Milena Alva, entre otros.

Tras estudiar cine en Rusia, Luis Felipe Degregori dirigió cortometrajes y trabajó junto a Guillermo Thorndike, quien estuvo a cargo del guion.

Una de sus últimas película fue Chungui, horros sin lágrimas, este documental de Luis Felipe Degregori “combina el recurso visual propio de su producción con la visualidad del retablo (una forma de arte popular ayacuchano), el dibujo y la urgencia del testimonio. Le película es un trabajo de investigación arduo e interdisciplinario que se realizó durante más de dos años: una etnografía visual cruda sobre la historia de un distrito que por su lejanía recién comienza a recibir apoyo del Estado a inicios de la década de 1990”, señaló María Eugenia Ulfe.

Comentarios
Continue Reading

Cultura

Dina sin cultura

Asesores de la presidente Dina Boluarte, se aprovechan de su ignorancia en el sector cultural para colocar a personajes con serias investigaciones.

Avatar photo

Published

on

El Ministerio de Cultura siempre ha sido una cartera para introducir a ministros que se han dedicado a todo, menos a resolver los temas culturales, como la defensa del patrimonio cultural material e inmaterial, el impulso de las industrias culturales y el desarrollo de la interculturalidad.

Y el gobierno de Pedro Castillo no fue la excepción, porque en sus cortos 16 meses de gestión pasaron 5 ministros que nada hicieron por el sector cultural.

El primero fue Ciro Gálvez Herrera (del partido RUNA). Este ministro inauguró el gobierno del lápiz desde el 29 de julio, hasta el 6 de octubre de 2021. Y habría que reconocer que durante su breve gestión dio un duro golpe a la estructura del grupito literario que estuvo enquistado por más de una década en el Ministerio de Cultura, porque corrigió la lista de escritores invitados a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara que elaboró el exministro Alejandro Neyra, donde se priorizaba a la argolla limeña, y la cambió por una lista más inclusiva, con escritores de todas partes del Perú.

La segunda ministra de Cultura fue la activista Gisela Ortiz Perea, que despachó desde el 6 de octubre hasta el 1 de febrero de 2022. Y uno de sus objetivos primordiales fue declarar el Monumento El Ojo que Llora como Patrimonio Cultural de la Nación. Esta declaración causó la protesta de la sociedad civil que en su mayoría ve a este monumento como un símbolo proterrorista; por eso cabe resaltar que dicha escultura es de propiedad de la ONG a la que pertenece la exministra Gisela Ortiz.

El tercer ministro de Cultura fue Alejandro Salas Zegarra (de Somos Perú). Este señor que se dedicó desde el principio a ser vocero y escudero de Pedro Castillo, en lugar de gestionar la cultura, le echó la culpa, a las lluvias por el derrumbe de una parte de la fortaleza de Kuélap ocurrido el 10 de abril de este año y por eso fue promovido, ya que su gestión en el Mincul fue la más larga, porque duró 6 meses; es decir, desde el 1 de febrero, al 5 de agosto del presente año.

Luego vino la ministra de Cultura favorita de Pedro Castillo. Nos referimos a Betssy Chávez Chino (de Perú Libre), y a pesar de haber sido censurada como ministra de Trabajo, por el Congreso de la República, también fue premiada por el expresidente Castillo y por eso la cartera de Cultura siguió quedándose en orfandad gracias al desconocimiento de la abogada tacneña. Chávez Chino solo duró 3 meses y medio en Cultura; desde el 5 de agosto, al 25 de noviembre de este año.

La quinta y última ministra de Cultura del régimen de Castillo, fue Silvana Robles Araujo, una dentista graduada en la universidad Alas Peruanas en el año 2017. Esta congresista de Perú Libre, que durante su vida profesional solo ejerció como odontóloga y que tiene “cero” experiencia en gestión cultural, apenas duró 13 días en el cargo (desde el 25 de noviembre, al 7 de diciembre de 2022), porque Castillo Terrones fue vacado la primera semana de diciembre.

Luego de defenestrar del gobierno a Castillo Terrones, inmediatamente asumió la jefatura de Estado, Dina Boluarte y el portafolio de Cultura siguió quedando a la deriva, porque su primer ministro de Cultura Jair Pérez Brañez, que también fue director de la Dirección General de Industrias Culturales del Mincul, solo fue un esbozo, porque apenas despachó 7 días, debido a su renuncia por las muertes en las protestas al interior del país.

Al parecer, los asesores de Dina Boluarte “le vendieron gato por liebre”, porque como desconoce el sector cultural aceptó una abominable recomendación y por ello el 21 de diciembre terminó designando a Leslie Urteaga Peña como ministra de Cultura. Esta funcionaria tiene graves informes de Contraloría por su gestión anterior en el MINCUL, y a pesar de haber negado conocer a Richard Swing, Lima Gris publicó un video donde aparece bailando con él en el auditorio del Ministerio de Cultura. Eso sin mencionar que actualmente, entre sus principales funcionarios el ministerio de Cultura tiene como secretario técnico a Luis Elías Lumbreras, (hijo del connotado arqueólogo Luis Guillermo Lumbreras); a pesar de contar con graves denuncias por colusión ilegal, malversación de fondos públicos, corrupción y colusión con defraudación patrimonial.

Sin duda, el ministerio de Cultura también es la niña huérfana para la presidenta Dina Boluarte y no solo porque sus 2 ministros no den la talla; sino, porque ella en ninguno de sus mensajes a la nación y mucho menos en su intervención en la Comisión de Alto Nivel Anticorrupción, ha tocado el tema cultural, aunque afirmó que al juramentar a sus ministras bajo el compromiso de luchar contra la corrupción, no será un saludo a la bandera… ¿Pero quién le cree presidenta Boluarte, si usted acaba de designar a una ministra de Cultura como Leslie Urteaga?

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending