Connect with us

Actualidad

PRIMICIA: MINISTRO CARLOS GALLARDO ES “CARA DE ÁNGEL”, CÉLEBRE PERSONAJE DE OSWALDO REYNOSO

Published

on

La designación de Carlos Gallardo Gómez como ministro de Educación, en reemplazo de Juan Cadillo, sorprendió a más de uno, no solo porque es miembro de la Fenatep, sindicato de maestros cuestionado por la prensa y la oposición, sino porque también es un conocido personaje de Los Inocentes de Oswaldo Reynoso, hecho que aparece en algunas revistas de La Cantuta donde Gallardo estudió la carrera de Educación Primaria y donde Reynoso fue profesor. Además, la dedicatoria del libro de cuentos no deja dudas: “A Carlos Gallardo”.

Gallardo Gómez es también magíster en Educación por la Universidad San Martín de Porres, donde también se desempeñó como docente y fue el primer decano del Colegio de Profesores del Perú, asesor de la Dirección Regional de Educación de Lima Metropolitana y Director del Centro de Atención a la Comunidad Educativa CACE-Minedu.

Ha ejercido la docencia en la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, de la Universidad Faustino Sánchez Carrión, Universidad Inca Garcilaso de la Vega entre otras.

Cabe resaltar que Carlos Gallardo fue gran amigo del escritor Oswaldo Reynoso y también aparece en otros cuentos o relatos como “El Escarabajo y el Hombre”.

Dejamos aquí un fragmento de “Cara de Ángel” (abajo pueden leer el cuento completo): “…y anoche un señor dijo que el Jefe hablaba para la juventud y no entendí nada y a mi papá lo tomaron preso por meterse en política y mi mamá siempre dice que era bueno y que la política lo mató y yo no sé nada de política no me interesa tampoco y quisiera cagar en el palacio del Presidente por gusto por joder”.

————

CARA DE ÁNGEL (Cuento)                                     

Febrero. (Un día cualquiera).

2 p.m.

Metió las manos en los bolsillos y fue más hombre que nunca.

“El semáforo es caramelo de menta: exquisitamenta. Ahora, rojo: bola de billar suspendida en el aire”.

El sol, violento y salvaje, se derrama, sobre el asfalto, en lluvia dorada de polvo.

“Así me gusta: bajo el sol, triste, y con las manos en los bolsillos. (Sólo los viciosos tienen esa costumbre). ¡Al diablo con la vieja! Con las manos en los bolsillos. Porque quiero. Porque me da la gana”.

Entró por Moquegua al Jirón de la Unión.

“Esa camisa roja que está en la vitrina es bonita, pero cara. Es marca B.V.D. Todas las vitrinas deberían tener espejos. A la gente le gusta mirarse en las vitrinas. A mí, también. El color rojo de la camisa haría resaltar la palidez de mi rostro. Estoy ojeroso: mejor. Tengo el cabello crecido: mucho mejor. Cara de Ángel: sí. Nunca: María Bonita. Ni mucho menos: Mará Félix. Que no se les vuelva a ocurrir llamarme así; porque les saco la mierda. No tengo cara de muchachita. Mi cara es de hombre. En mi rostro ya se vislumbra una pelusilla un poco dorada que, de aquí a tres meses, será una barba tupida y, entonces, usaré gillete. Si los muchachos del billar supieran lo que hice con Gilda, la hermana de Corsario, nunca volverían a llamarme María Bonita. Se prendió de mi cuello mordiéndome la boca. Por broma dije: Mi boca no es manzana dulce. Entonces la mocosa refregó, violentamente, su cuerpo contra el mío. No quiso que le agarrara las piernas. Tan sólo pude estrujarle los senos. Su ropa interior era de nailon: resbaladiza, tibia, sucia, arrecha. Recuerdo que era roja como la camisa de la vitrina. (Rojo es color de serrano, dice Manos Voladoras, el afeminado de la peluquería, entornando los ojos). Con esa camisa mi rostro estaría más pálido. Me compraría un pantalón negro. Me compraría gafas oscuras. Tendría pinta de trasnochador “dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias de una vida intensa”, como dice Choro Plantado, el borracho de mi cuadra. Y mis diecisiete años, a lo mejor, se transforma en veinte. Ahorititita, le saco la mierda a ese viejo que simula ver la vitrina cuando en realidad me come con los ojos. Está mira que te mira que te mira. Pensará: camisa roja y pichón en cama. Simulo no verlo. Su mirada quema. Seguramente estoy sonrojado. Eso le gusta: inocencia y pecado. Está nervioso. No se atreve a dirigirme la palabra. Clavo mis ojos en los suyos, como jugando, para avergonzarlo. Desvía la mirada. Miro la camisa. Él me mira. Lo miro. Y, él, mira la camisa. Mejor hay que sonreír. Si me voy, él me sigue. Si me quedo, él me habla. ¡Esto es un lío! ¡Un lío! Hace días uno de esos me siguió más de veinte cuadras. No decía nada. Iba detrás de mí: incansable, silencioso, avergonzado. Entré a mi casa. Comí. Salí al cine, con la vieja. Y él, triste, se perdió al llegar a una esquina. ¡Pobrecitos! Parecen perros hambrientos, apaleados, corridos. Pero, ¡qué caray!, uno no puede ser carne de ellos. Por fin se acerca. Habla. Contesto: Sí. Sí, me gusta la camisa… Pero, no lo conozco… ¿Qué? ¿Qué quiere ser mi amigo? ¿Para qué?… ¿Por gusto?, ¿simpatía? No, no lo creo… ¡Ah ya! ¿Obsequiarme la camisa? ¿A cambio de qué?… Ya las paro. ¿A su casa? No, no señor, no, disculpe. Si desea le presento a un amigo… ¿Conmigo? No… ¿a la playa? No, me hace daño el agua salada…  ¿A los ojos? No, al estómago… ¿Al cine? Tampoco. La oscuridad me ahoga. (Con Yoni, sí. Yoni, compañero de clase: loquita: buenas piernas en la oscuridad con chocolate, con fruna. Las piernas de Gilda son mejores. Uno de estos días se las toco). Pierde su tiempo conmigo. Ahí nos vemos”.

Sacó las manos de los bolsillos. Bajó la cabeza. Dio una patada en el aire. Levantó un brazo más arriba de la nuca. Se mordió las uñas. Esbelta y triste quedó su imagen, en relieve, contra el sol. Las tiendas del Jirón de la Unión permanecían cerradas. Poquísimas personas transitaban por el centro de la ciudad. El viento, opaco y caluroso, levantaba hojas de periódicos amarillentas y sucias. La tarde —lenta, sudorosa, repleta de sonidos sordos y lejanos — se levanta la niña. La ciudad soportaba el peso, salvaje y violento, del sol.

“Es una vaina venir por estas calles. Uno siempre se ha de encontrar con locas. Que lo miran. Que lo siguen. Que le hablan. Que le ofrecen hasta el cielo. Y, ¿por qué siempre tienen que mirarme? Mi cara tiene la culpa. Sí: Cara de Ángel. Cuando gano plata en el billar mi vieja cree que ya estoy con uno de esos y, sin averiguar nada, me pega. Hoy me ha pegado. No me quiere. Para ella debo ser ensarte, triple ensarte”.

Metió las manos en los bolsillos y quedó más hombre que nunca.

Elástico y calmo, avanza por el Jirón de la Unión.

“Siempre he sido un tonto. Siempre he querido ser hombre. Pero siempre he fracasado. Tengo miedo de ser cobarde. A los soldados —no sé dónde lo he leído —. Antes de la batalla le dan pisco con pólvora para que sean valientes. En lugar de pólvora, que no puedo conseguir, como fósforos y sigo siendo cobarde, sin embargo. Si uno quiere tener amigos y gilas hay que ser valiente, pendejo. Hay que saber fumar, chupar, jugar, robar, faltar al colegio, sacar plata a maricones y acostarse con putas. He intentado todo, pero siempre me quedo en la mitad, ¿será porque soy cobarde? Mi vieja, también, tiene la culpa. Me trata como si aún continuara siendo niño de teta. Y lo peor del caso es que me trata así delante de los muchachos de la Quinta y me expone a burlas. Siempre tengo que trompearme para demostrarles que soy hombre. El otro día, a las cinco de la tarde, me envió a comprar pan. No quise ir: al Collera estaba en la esquina. (Colorete gritaba enfurecido). Protesté, pero al final, como siempre, se impuso la vieja. Saqué la bici y, pedaleando a todo full, pasé por la esquina. Me vieron. Compré pan. Al volver los vi en la puerta de mi Quinta. Cuando quise entrar, Colorete cogió la bici. Con sonrisa maligna dijo: “Zafa, zafa, no te metas con hombres. Aquí nadies es niñito de casa. Carambola, di: ¿alguna vez has ido a la panadería por mandado de tu vieja? No. Ves. Aquí sólo hay hombres. ¡Hasta cuando no te desahuevas!” Quise pegarle, pero sin darme cuenta dije: “¿Acaso he comprado pan para mi casa? Es para mí. Me gusta comer pan. En las mañanas mi vieja compra para todo el día”. Colorete, poniéndose serio, repuso: dije: “A nosotros también no gusta comer pan”. Y sin darme tiempo, tomó la bolsa y repartió el pan. Comimos, en silencio, sin mirarnos, como si estuviéramos cumpliendo una tarea penosa, colegial, aritmética. Uno a uno los muchachos se fueron. Al final, sólo quedó Colorete. Me asustó con la mirada. Ya no había cólera ni burla en sus ojos: había ternura, extraña, terrible. Cuando se dio cuenta que lo miraba, se avergonzó. Quise darle la mano y decirle: “Te comprendo”. Pero qué difícil es sincerarse sin cebada. Sé que esa tarde Colorete quiso decirme algo, sin embargo, calló: tuvo miedo. Sin decir nada se fue. Esa noche no pude dormir. Resonaban las palabras de la vieja, pobre vieja, pobre: “Ya no sé qué hacer contigo. Toda la plata que te doy te la juegas. Eres un mal hijo. ¿Dónde está el pan? Me vas a matar a colerones”. Esa noche hubiera sido bueno llorar”.

Olor de gasolina en el viento sofocante.

“En estas vitrinas hay relojes, chocolates, esclavas, pantalones americanos, camisas, tabas, ropas de baño. Si uno tuviera plata… Y es bien fácil conseguir dinero. Lo único malo es que la vieja lo averigua todo. “¿De dónde sacaste esa camisa? ¿Quién te la dio?” Y la cantaleta no termina. Hace poco no más, los muchachos del billar, la collera del barrio, planearon el robo de una moto. El trabajito salió como el ajo. El dinero que se consiguió tuvo que gastarse en cine, en carreras, en cebada, en cigarrillos finos. No se puede comprar ropa, para no meterse en pleitos con la vieja. El único que hace lo que le da la gana es Colorete. Grita y se impone y, si el viejo protesta, le saca en cara su negocio, su cantar: el viejo, su viejo es cabrón. Por eso Colorete no sólo roba, sino hasta se vive, públicamente, con un maricón que dicen que es doctor”.

Llega a la Plaza San Martín. El sol opaco y terrible cae sobre los jardines. Obreros, vagos, soldados y marineros duermen en el pasto: sueño sudoroso, biológico, pesado.

“Cómo quisiera estar en la playa: arena; gilas en ropa de baño; carpas de colores, como los circos; espuma; música; olor a mariscos; ojos sedientos de mi cuerpo delgado, elástico y pálido dorado. ¿Y si la Plaza se transformara en playa…? Siento, en no sé dónde, una pereza blanda, como si fuera algodón. Ahora, sube por la garganta y no puedo contener un bostezo delicioso, esperado, que me hace lagrimear. Tengo sueño. Me parezco al gato de la señora vecina cuando se echa patas arriba, hambriento de gata, bajo el sol”.

Medio día. Plaza San Martín: bocinas, pitos, ultimoras, tranvías bulliciosos. El cielo, pesado y ardiente, sofoca. La sangre arde. Cara de Ángel: tendido en el pasto.

“Y si la Plaza fuera un cementerio: cementerio ardiente, sin flores, con muertos enterrados, verticalmente. Entonces vendría el viento marino del Callao y dejaría al ras del suelo cráneos podridos; y los muertos en invierno se juntarían, para no sentir frío; y en verano se echarían en el pasto para que el sol los caliente; y los autos tendrían miedo de atropellarlos; el patrullero, de vez en cuando, les traería comida y emoliente; y en las noches brillarían con los avisos luminosos: mar con botes de colores… Y si los muertos fueran los manifestantes de ayer, hubiera sido formidable que anoche, el Jefe del Partido, encabezando el suicidio colectivo, se hubiera lanzado del balcón, una vez terminado su discurso, y todos, todos, hasta los policías se hubieran muerto y anoche un señor dijo que el Jefe hablaba para la juventud y no entendí nada y a mi papá lo tomaron preso por meterse en política y mi mamá siempre dice que era bueno y que la política lo mató y yo no sé nada de política no me interesa tampoco y quisiera cagar en el palacio del Presidente por gusto por joder y el profesor de historia con la lata de la higuera de Pizarro y que los almagristas lo mataron y que me daba sueño y que me hacía mojar la cabeza y es peligroso dormir con la cara al sol uno quiere despertarse y no puede como si se estuviera muerto y se quisiera resucitar estoy sudando y me gusta el olor de mi cuerpo el olor de las muchachas de mi barrio me arrecha sobre todo en verano tienen olor a pescado a fierro en inverno no se lavan y apestan rico las manos de Gilda olían a marisco a mar las piernas de Gilda buenas buenas buenas esta noche voy a México y no tendré miedo y el viejo si insiste un poco más casi me lleva da asco con viejo pero la camisa roja bonita Colorete es cochino con Yoni tal vez quince días que no me lo toco y parece que revienta con el sol las bolas hacen carambola jardinera dados gigantes que chocan contra el mar siempre siete siete cuando se pierde los senos de Gilda con leche tibia y dulce playa mar ruido olas música azul con verde miel helada con la lengua agridulce retumba en ola en roca el mar roca en agua y ola tumbo en tumbo roca amor en roca Gilda en roca cara sol Yoni mar en cine fruna en mar roca roca en tumbo cara roca mar mar marmarmarmarmar amar amar amaaaaar”.

                                                                         II

4 p.m. del mismo día

—Que no se escape.

La collera del barrio, bulliciosa, en tropel (manada de cervatillos montaraces), llega al Paseo de la República.

—Cruza, cruza, rápido.

Colorete sujeta del brazo a Cara de Ángel que es llevado a la fuerza.

—Cuidado viene auto. (Se agitan como patos).

Atraviesan la calle y se dirigen a la parte más tupida y oculta del Parque de la Reserva. (Pantalones negros, azules celestes; camisas rojas, negras, amarillas se estremecen delirantes entre ramas verdes).

—Sácale la mierda.

El cielo estaba nublado, sucio, triste. El calor es más intenso. Todos están ahí: Corsario, Natkinkón, el Príncipe, Colorete (el capazote de la collera), el Chino, el Rosquita, Cara de Ángel, Carambola.

—Quítale la plata.

Los cuerpos parecen que tuvieran miel y las camisas se pegan, tibias. El olor agrio y ardiente de las axilas se mezcla, violentamente, con el vaho húmedo y suave del césped. Hay furia. Ganas de quedarse en la mitra del Papa. Cara de Ángel, pálido, no puede hablar: tartamudea. Sabe que Colorete le lleva bronca.

—¡Desahuévalo! (Grita Carambola).

Lejos: autos y tranvías pasan veloces. Cara de Ángel quiere correr, abrazar a su mamá y pedirle perdón por todos los colerones.

—Ya maricón, ¡defiéndete! (Empieza Colorete)

Estaban frente a frente, midiéndose. (Gallitos feroces). Los demás hacen ruedo. (Gallinas atolondradas).

—Éntrale, éntrale sin miedo, María Bonita.

Todos ríen. Cara de Ángel sabe que su rival es cobarde y traidor, que sabe dar buenas chalacas, que tiene una zurda fuerte y mañosa, y sabe defenderse la cara y otras cosas y que, además, cuando se ve perdido, “acaricia con la uña” que siempre carga en el bolsillo.

Hay cólera y odio animales en los ojos grandes y biliosos de Colorete. Transpira, cierra y abre los puños, desesperado. Escupe a un lado y a otro, nerviosamente. Cara de Ángel sigue pálido, con las manos en los bolsillos, esperando el ataque. Trata de explicarse el porqué la bronca que le lleva Colorete. Busca en el recuerdo algún incidente ofensivo; pero lo único que recuerda es que siempre fue bueno con Colorete. O a lo mejor, así como existe simpatía natural, espontánea; existe también odio instintivo, natural, espontáneo. De pronto, algo se quiebra, se desmorona, en su interior y se duele por él, por sus amigos, por su mamá. En el pecho siente un charco helado que lo hiere. Cómo quisiera que, de un momento a otro, Colorete le diera la mano, que los muchachos dijeran: “No te asustes, Cara de Ángel, todo esto es un juego: te queremos”.

—¡Desahuévate, María Bonita! ¡Éntrale!

Colorete se avienta furioso, lo toma por la cintura y cae al piso. Ágil, con las piernas, le hace tenaza en el cuello. El rostro de Cara de Ángel se enrojece y las piernas de Colorete ajustan, nerviosas. Sorpresivamente, Cara de Ángel le toma el brazo y se lo tuerce por la espalda; libera el cuello y aprovecha para montarse sobre su rival. Colorete se encabrita y logra incorporarse botando al suelo a su enemigo.

—Espérate, espérate, María Bonita, me voy a quitar la camisa.

Los contendores se quitan la camisa. Colorete, orgulloso, exhibe su pecho moreno y musculoso; Cara de Ángel, pálido y delgado, se avergüenza. Nuevamente, se trenzan. Ahora, Cara de Ángel está echado boca abajo y Colorete está jinete sobre él, torciéndole el cuello ajustando fuerte, al mismo tiempo, qué, ansioso, mete la cara por los sobacos de su rival y aspira con deleite. (Le gusta el olor de mi cuerpo, piensa Cara de Ángel). Voltea el rostro y lo mira. Los ojos de Colorete ya no tienen furia, tienen un brillo extraño que asusta. Es el mismo brillo y la misma ansiedad que vio en los ojos de Gilda la noche que casi le toca las piernas. Cara de Ángel siente miedo desconocido y oscuro. Hay un vacío vertiginoso en el estómago, como si se estuviera en el último piso del Ministerio de Educación y el asfalto negro de la calle atrajera, irresistiblemente. Desesperadas las manos se prenden al pasto y grita.

—¡Estás armado, mostacero de mierda! ¡Déjame!

Cara de Ángel se incorpora furioso. Los muchachos ríen y hacen cargamontón. Colorete sale sudoroso y ordena que le quiten, a Cara de Ángel, el dinero que les ganó en el cracp. Lo aprisionan y le hurgan los bolsillos, pero no encuentran plata. (Cuando fue el baño escondió entre las medias tres libras).

—No hay nada

—Debe habérselas guardado en los zapatos

Cara de Ángel lucha desesperado, no por el dinero, sino porque tiene los pies sucios, las medias están que apestan y le da vergüenza, en pleno verano cuando todos se bañan y andan limpios. Le preocupa la opinión de Colorete. Piensa: ahora, él, me odiará más, sabrá que soy sucio, que no me gusta lavarme los pies. Por fin, lo dominan y le sacan los zapatos, luego las medias y aparecen tres libras húmedas y hediondas. El Rosquita las lava en la pila. Cara de Ángel ha quedado tendido en el suelo, escondiendo los pies. Colorete lo mira con disimulada ternura y expresivo asco.

—Cochino, sucio, sucio. Te creía limpio. Pero me gustas más así: sucio. Un día de estos te agarro, de verdad.

—Esta noche hay cebada. (Grita el Rosquita).

—Oye tú. Hasta ahora nadie me ha dicho mostacero. Tú acabas de decirlo y eso no lo perdono. Saca los dados. Vas a ver quién es Colorete. Vas a jugar conmigo, conmigo, y quien pierde se la corre, aquí mismo.

Cara de Ángel tiene que aceptar el desafío, de lo contrario, hablarán mal de él.

—Tira, tu primero. Número mayor gana. (Dice Colorete).

Cara de Ángel toma los dados, les echa un poco de saliva y los mueve como si estuviera celebrando culto a una deidad misteriosa, sangrienta. Los deja caes suave; ruedan: marcan diez.

—¡Qué lechero! (Grita Natkinkón).

Colorete recoge los dados. Escupe a uno y otro lado. Cierra los ojos y tira los cubiletes: marcan once.

—Córretela. (Ordena Colorete).

Cara de Ángel se tiende al suelo de costado; quiere llorar. Piensa que ya no podrá ir a México; quince días que se ha contenido: ¡para esto!

—Si quieres, mira esta foto. (Dice Corsario).

Del bolsillo trasero del pantalón saca una foto y se la enseña. Se pelean por verla. Cara de Ángel ve una mujer desnuda que está agarrándose los senos. Cierra los ojos y piensa en Gilda.

—Ya, de una vez, o te agarramos entre todos. (Grita furioso, Colorete).

Todos se quedan en silencio. Sólo se escucha, a lo lejos, el ruido de autos y tranvías y, de vez en cuando, pitos; cerca: el respirar agitado de los muchachos. Cara de Ángel siente una profundidad dulce y una humedad turbulenta en la boca. Un olor picante a madera, a manzana, lo transporta a los brazos de Gilda. Corsario le mira el rostro arrebatado. El Chino, como hipnotizado, no deja de mirarlo. Carambola, asustado piensa en Alicia cuando baila; el Príncipe, también piensa en Alicia y recuerda a Dora. Natkinkón, en cuclillas, sonriente, se come las uñas. El Rosquita, gracioso y palomilla, da vueltas y no puede contener la risa pícara. Colorete, solo, distante, con las manos en los bolsillos, sin camisa, con la espalda llena de pasto y sudor respira agitado sin dejar de ver a Cara de Ángel. La tarde se ha detenido. Colorete piensa que está solo, absolutamente solo en el mundo y siente un dolor terrible en los testículos. De pronto, gritan y aplauden; se empujan, unos a otros; miran el cuerpo de Cara de Ángel y se van a la carrera. El Rosquita, por delante, sale del Parque de la Reserva, enseñando las tres libras. Cara de Ángel queda solo echado en el pasto. Los árboles recortan en pedazos el cielo nublado, caluroso, sucio, sucio, sucio.

Comentarios

Rodolfo Ybarra. Ha estudiado matemática pura, física, electrónica y comunicaciones. Ha publicado una veintena de textos entre novelas, cuentos, poemarios y ensayos. Ha dirigido un programa de televisión de contracultura y política, y editado revistas y fanzines. Se expresa también vía el vídeo y la música. Desde el 2007 maneja el blog www.rodolfoybarra.blogspot.com.

Actualidad

MasGamers y Arenales Plaza se unen para presentar las clasificatorias al Claro Gaming MasGamers Festival 2022

El 29 de mayo inicia la clasificatoria.

Published

on

Durante los próximos meses, las clasificatorias para las diferentes actividades del Claro MasGamers Festival 2022 se llevarán a cabo en activaciones presenciales en Arenales Plaza, centro comercial icónico de las aficiones geek y el gaming.

Estas activaciones contarán con todas las medidas de seguridad y ofrecerán una amplia variedad de actividades, videojuegos de consolas, smartphones y PC, con grandes premios.

Esto a su vez, dará a los gamers más oportunidades de participar antes del evento central. Además se contará con el apoyo de diversas marcas del rubro tecnológico que siempre nos apoyan para brindar la mejor experiencia a los gamers.

¡El Claro MasGamers Festival está de vuelta y todo comienza en las clasificatorias rumbo al evento! Los esperamos en Arenales Plaza a partir del domingo 29 de mayo. Revisa las redes sociales de MasGamers para más información.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Monstruo de Chiclayo se habría suicidado esta mañana en su celda del penal de Challapalca

Personal del INPE lo encontró colgado en su celda esta mañana.

Published

on

Murió atormentado. Día y noche su mente era su peor enemigo y su más extremo e implacable castigador. Juan Antonio Enrique García, apodado como el ‘Monstruo de Chiclayo’ por haber violado a una menor de tan solo 3 años en el mes de abril, encontró el ‘infierno’ en vida y habría terminado con su vida suicidándose aproximadamente a las 9:45 a.m. dentro de su celda del penal de máxima seguridad de Challapalca.

El delito que había cometido conmocionó a todo el país y la población alzó su voz de protesta exigiendo la pena máxima para el violador, quienes enardecidos quemaron la vivienda donde perpetró esa atroz vejación contra la menor de edad. Para fortuna de Enrique García la Policía Nacional logró salvarlo de un inminente linchamiento popular, siendo derivado posteriormente al penal de Challapalca, ubicado en la zona más alta del departamento de Tacna.

Murió el ‘monstruo de Chiclayo’. Su deceso se encuentra en investigación. Foto: difusión.

Colgado en una tela blanca que parecería ser una toalla, el violador fue encontrado por el personal del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) esta mañana. Lastimosamente no podrá cumplir condena en vida.

A través de un comunicado, el INPE confirmó que el sujeto de 54 años se quitó la vida ese martes 24 de mayo a las 9:50 a.m.

“Personal de seguridad del establecimiento penitenciario hallaron al interno sujetado por el cuello con una tela de color blanca, el cual estaba adherida en uno de los extremos de los barrotes de su celda”, se lee en el documento.

Según precisan, personal de salud verificó que el interno no presentaba signos vitales, procediendo las autoridades penitenciarias al aislamiento del ambiente. Además, remarcan que el sujeto era custodiado al estar en un ambiente de meditación y observación, pese a esto, se quitó la vida.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Apertura del Óvalo Monitor Huáscar empezó con el pie izquierdo [VIDEO]

A los 5 minutos de inaugurado se generó una impresionante congestión vehicular.

Published

on

Las grandes urbes del planeta como Ámsterdam o Tokio vienen implementando un excelente servicio de transporte público, aligerando considerablemente lo caótico que se puede volver una ciudad con millones de habitantes que se desplazan de un lugar a otro diariamente, sin embargo en el Perú es todo lo contrario.

 Más allá de que existe un plan para la construcción de una red de trenes que atraviesen toda la ciudad, eso está pensado para un largo plazo, y sumado que eso va a ritmo de tortuga, pareciera que se viene pensando más en el transporte privado y no en una verdadera red vial de buses de transporte público.

Esta mañana, la Municipalidad de Lima (MML) inauguró el paso a desnivel del óvalo Monitor Huáscar. Esta obra, supuestamente, tiene como objetivo principal aliviar el intenso tránsito en el distrito de Surco, no obstante, luego de unos cuantos minutos de abierto el paso a los vehículos se generó un impresionante tráfico en la avenida Javier Prado.

Según imágenes difundidas por Panamericana Noticias, aproximadamente a las 7:58 de la mañana, el tránsito con dirección hacia La Molina estaba casi vacía; sin embargo, en el distrito de San Isidro la situación se tornó distinta, evidenciándose una fuerte carga vehicular.

En ese sentido, un funcionario de la MML explicó que debido a que se trataba del primer día con el transcurso de las horas se irán realizando evaluaciones para facilitar el tránsito a los conductores.

“Justamente acabamos de inaugurar esta infraestructura vial, tan importante obra de la Municipalidad de Lima. Nuestros especialistas en tránsito están evaluando el comportamiento, estamos en una hora punta, vemos que el tráfico hacia La Molina es muy fluido, pero el tráfico hacia San Isidro está un poco cargado, justamente tenemos a los inspectores haciendo la evaluación correspondiente”, dijo el ingeniero José Buleje al medio de comunicación.

Sobre el óvalo Monitor Huáscar

La construcción, que tiene una extensión de 2 kilómetros, busca que los vecinos de La Molina, Surco, Ate, San Borja y San Luis ahorren hasta 30 minutos en sus viajes diarios. Asimismo, se espera que se disminuya un 85% de la carga vehicular en la intersección de las avenidas Javier Prado Este, Las Palmeras y el Golf Los Incas, sin embargo, el día de hoy en su hora punta se evidenció que aún persiste el tráfico por esa importante vía.

La obra cuenta con 21 pilares de concreto sísmicos y 9.297 m² de losa en el viaducto. Este a su vez tiene dos carriles de 3,3 metros de ancho, tanto de subida y bajada. Además, incluye iluminación led, señalización y reubicación de paraderos. Se han contemplado veredas y cruceros semaforizados, así como áreas verdes.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

UCV tiene plazo hasta el viernes para responder por la tesis de Pedro Castillo y la Primera dama

Sunedu solicita información sobre las acciones tomadas por la casa de estudios por el presunto caso de plagio.

Published

on

Fecha límite. La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) informó que la Universidad César Vallejo (UCV) ha solicitado días adicionales para entregar información requerida por el ente sobre su actuación respecto a presuntas irregularidades en la tesis para optar el grado de magíster del presidente Pedro Castillo y su esposa Lilia Paredes.

“Habiéndose vencido el plazo establecido en la solicitud, la UCV ha solicitado días adicionales para entregar dicha información”, señala Sunedu. Y agrega que, transcurrido este plazo, tomará acciones de acuerdo a sus competencias. El nuevo plazo vence este viernes.

“Es importante precisar que, en el marco de la autonomía universitaria, la evaluación y revisión de las tesis y otros trabajos de investigación es responsabilidad de cada universidad, no de la Sunedu”, precisan.

No obstante, la Sunedu enfatiza que las universidades “tienen la obligación moral y ética de cuidar su prestigio garantizando la calidad, pertinencia, integridad y originalidad de los trabajos de tesis”.

“La superintendencia sí está facultada –y así lo ha hecho en esta oportunidad– para requerir a las universidades información sobre su actuación en estos casos, a fin de determinar si dichas actuaciones se han realizado conforme a su propia normativa y las leyes vigentes”, subraya Sunedu.

Por otro lado, la Sunedu recuerda que el modelo de licenciamiento institucional, aplicado entre el año 2015 y el 2021 para la evaluación de universidades, se establecieron dos indicadores orientados a verificar la implementación de políticas de resguardo de la integridad en el desarrollo de la investigación, como la aprobación de un Código de Ética para la investigación y el establecimiento de políticas de protección intelectual.

Allí se establecieron los mecanismos de control y sanciones para el resguardo de la propiedad intelectual.

Respuesta de la César Vallejo

En tanto, el pasado 12 de mayo, la UCV informó a la opinión pública que la tesis hecha por el presidente Pedro Castillo y la primera dama Lilia Paredes, mantiene su “aporte de originalidad” y que el “porcentaje de similitud” se mantiene dentro de los parámetros admitidos por la casa de estudios.

En aquella ocasión indicaron que, de acuerdo a la comisión que analizó la tesis de la pareja presidencial, existe “un 43% de similitud con otro trabajo de investigación, pero esto no representa plagio”.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Accidente dentro del Play Park en SJL deja varios adolescentes heridos [VIDEO]

Y como compensación administradores de los juegos mecánicos les entregaron boletos para que vuelvan a usar el Tagadá.

Published

on

Nueva negligencia en los juegos mecánicos. En esta ocasión un nuevo accidente se suscitó alrededor de las 6 de la tarde dentro de las instalaciones del Play Park en el distrito de San Juan de Lurigancho (SJL) en donde parte del letrero luminoso se desprendió cayendo sobre un grupo de jóvenes que disfrutaban del popular juego Tagadá.

Según narraron los estudiantes, ellos vivieron momentos de terror luego que una letra del anuncio luminoso cayera sobre las cabezas de los adolescentes mientras el platillo se encontraba girando, ocasionándoles fuertes golpes alrededor de la cabeza.

Lejos de socorrer a los accidentados los responsables de los juegos mecánicos solamente les ofrecieron boletos para que regresen otro día a utilizar ese mismo juego.

De acuerdo a un reporte de RPP, no existe personal de fiscalización y solamente hay una persona que manipula ese juego mecánico que recibe a decenas de adolescentes a diario.

Lo más indignante de todo es que tanto los administradores del Play Park como la propia municipalidad de SJL no han emitido ningún pronunciamiento, dejando en claro que la impunidad y negligencia impera en ese distrito. Incluso, de acuerdo imágenes compartidas por los indignados vecinos del distrito, se logra apreciar que ese local seguirá atendiendo con normalidad hoy desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la noche.

Y no debería causar extrañeza ya que el alcalde de SJL Álex Gonzáles parecería estar más concentrado en su campaña para la alcaldía de Lima que procurar poner orden en un distrito donde la autoridad se encuentra ausente desde hace varios meses.

“Loco helicóptero”. Polémico alcalde estaría más concentrado en ocupar su tiempo en preparar su campaña para el sillón municipal de Lima. Foto: difusión.

Juegos antiguos reciben poco mantenimiento

Cabe recordar que en marzo de este año también se reportó un accidente similar en la sede del Jockey Club del Perú, ubicado en la avenida Javier Prado, distrito de Surco.

En aquella ocasión, uno de los carritos del Play Land Park se salió del riel, resultando lastimados severamente una pareja de primos. Conocida la denuncia, el municipio de Surco procedió a clausurar el local debido a que los administradores no permitían que se realicen las revisiones correspondientes.

“Transcurrieron cuatro minutos y de golpe frenó. Parecía como un incendio porque la gente comenzó a gritar y vimos a una chica que pedía ayuda por el amigo y miraba al centro. Del carrito no vi que se salió, sino que el chico salió (despedido)”, relató uno de los testigos a Latina Noticias en esa ocasión.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

El Coronel Pablo: historia de un héroe

Published

on

Llegó flaco y harapiento, su familia no le reconoció, pero el espíritu y voluntad pudo más: ¡Llegó el niño Pablo, llegó el niño Pablo! gritaba el capataz y los trabajadores de la hacienda. Su padre estaba postrado, sin movimiento en sus piernas y al ver a su hijo de regreso, cual obra de Dios, se paró para abrazar a su retoño que pensaba que había muerto, pero la gloria y el heroísmo le devolvió a la vida. Padre, madre, esposa y hermanos lloraban abrazando al gran Coronel que venía defendiendo nuestra patria.

Había llegado el Coronel Chachapoyano, que fue deportado de Chile después de haber sido prisionero de guerra y que su voluntad manifestada a sus captores chilenos fue: “Señores de Chile, me regreso a mi país, soy leal a mi patria y a mi familia”. El Coronel es repatriado en 1881 y sus peripecias para llegar a su patria chica, Chachapoyas, es digna de admiración. Caminó meses enteros, trabajaba en haciendas por un plato de comida, cruzó ríos nadando y durmiendo en lugares inhóspitos y solitarios; tan solo por el hecho de llegar a ver a su familia que había dejado, quería nuevamente abrazar el aroma y color de su Chachapoyas querida.

Esta historia me narró mi abuelo Miguel (su hijo menor): “mi padre participó valientemente en las Campañas del Sur, lo hirieron, derramó su sangre amazonense y peruana por nosotros, le hicieron prisionero y luego conducido a Chile, luego salió libre y regresó a su tierra”. Decía mi abuelo que llegó barbón, delgado e irreconocible y se acercó a su esposa, doña Rosa Rubio Lynch; quien al desconocerlo le dijo: “Señor sírvase este platito de comida” y el Coronel le respondió: “Rosa, ¿ya no me conoces?; soy Pablo, tu esposo y vengo de la Guerra”. El abrazo luego fue interminable con su esposa, ya no derramó sangre, sino lágrimas de haber cumplido con su deber por la patria y haber dejado mucho tiempo a su familia.

Este héroe amazonense, DESCONOCIDO POR LOS AMAZONENSES, es don Pablo M. Pizarro Farje, con orgullo mi bisabuelo. Nació en Chachapoyas en 1858, en 1876, cuando tenía 18 años, viajó a Lima e inició sus estudios en la Escuela Militar de Chorrillos e inició en 1879 su participación en la Guerra del Pacífico. Como Coronel había luchado contra Chile, entre balas, cañones, barcos y caballos. Con insuficiente apoyo militar y logístico por parte del Estado peruano, supo defender a su patria y luego coronó su “envidiable” vida con una labor política en beneficio de las montañas y sus pueblos que le vieron nacer. Llegó a servir a Chachapoyas, Luya y a su Amazonas como diputado inicialmente, subprefecto y posteriormente senador. El Coronel Pablo, falleció en 1926 a los 66 años; murió muy joven, pero de seguro que su “vida dura” a favor del país y Amazonas, hicieron su “trabajo” para ser encumbrado en la Gloria de los Héroes Nacionales.

Quizás ustedes, estimados amigos y amigas, no tengan conocimiento de este héroe amazonense. ¡Los entiendo!, ya que nunca en las aulas de las escuelas y colegios, nos enseñaron a conocer y valorar a nuestros héroes y personajes regionales que dejaron huella histórica; pero ya es momento de que los amazonenses sepamos que hubo otros héroes que lograron escribir la historia peruana junto a Grau y Bolognesi.

El busto del Coronel Pablo M. Pizarro Farje, ahora se encuentra en el patio de la Municipalidad de Chachapoyas. Como una sugerencia para las próximas autoridades, sería excelente que los bustos de los héroes que están en este recinto, se les admire en una plaza pública, para que los niños, niñas y jóvenes de Amazonas conozcan y valoren a sus héroes, y potenciar de esa manera la identidad amazonense, que ahora está por los suelos, como las piedras de Kuélap.

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

¡Atrévete, sal del closet!, por Zully Pinchi

La excandidata al Congreso por Somos Perú se encuentra envuelta en una presunta relación amorosa con el expresidente Martín Vizcarra. Se conoció chats de la conversación previa a su encuentro en un hotel de Cusco. También hay se publicaron audios y textos escritos por Zully Pinchi.

Published

on

De acuerdo a los mensajes Vizcarra Cornejo le daba instrucciones a la excandidata Zully Pinchi para que se presente en el hotel como novia de Rudy Ramos, quien se encontraba acompañando a Vizcarra en su calidad de jefe de plan de gobierno del partido Perú Primero. Por un reportaje de Panorama se conoció chats de WhatsApp entre Pinchi y Vizcarra, y en las últimos horas han aparecido nuevos audios.

Dentro de las publicaciones que realizó Zully Pinchi, hemos encontrado este texto titulado ¡Atrévete, sal de closet!, nos preguntamos ¿a quién le dedicó este revelador testimonio que habla del amor entre hombres? Aquí el texto completo.

Un texto de Zully Pinchi

La frase ¨sal del closet¨, es muy descriptiva en América, para hombres que se sienten atraídos por otros hombres, pero que por circunstancias ajenas a su voluntad, por aparentar ante la sociedad, por temor al qué dirán, por religiosidad, por no decepcionar a sus padres, por no desilusionar a sus hijos y a otros miembros de su familia, por no provocar dimes y diretes a la sociedad hipócrita en general, o por temor a no entorpecer sus carreras políticas, terminan casándose con mujeres.

Algunos lo hacen hasta dos o tres veces, es decir, matrimonio, divorcio y nuevo matrimonio, sin parar en la cadena hasta que los descubran, pero por más que intentan ocultar su doble vida y así hagan las mil y una para poder constituir la familia feliz, siempre hay algo que finalmente los delata, reza el dicho: “No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.”

Aplaudo a aquellos que son sinceros y valientes y que dan la cara y te dicen su verdadera identidad sexual, personas que en realidad se merecen mi respeto, pero aquellos que quieren vender gato por liebre, mentir sin piedad y hasta demostrar signos de homofobia o querer ser de un día para el otro, grandes defensores de la familia, me dejan un sabor amargo en los labios, cuando la miel se convierte en hiel, las verdaderas pasiones y personalidades salen a la luz, hasta la gema más brillante, tiende a ensombrecerse al ser observador de tantas mentiras ocultas.

Suena inaudito, pero es mucho más común de lo que imaginamos, muchas mujeres, tarde o temprano, terminan descubriendo que fueron víctimas de una cruda realidad, que aún en el siglo 21 sigue dando que hablar, es motivo de conversación en las reuniones de gente que oye los rumores sonando como tambores, urbi et orbi, a diestra y siniestra. Tal cual, si más ni menos, se oyen separaciones y divorcios de un momento al otro, ¿qué fue lo que pasó?, ¿pero qué ocurrió?, ¿pero cómo?, ¿qué me estás diciendo?, ¿pero qué, no te lo creo, eso no es posible, pero si están casados, pero si tienen hijos?, comentan y se preguntan, las vecinas, las amigas, las comadres, las sobrinas, las tías, las madres, las abuelas y todas las féminas pues porque tal detalle, es inexplicable, para las mujeres, porque no entendemos que hay otro mundo, con otras reglas y otros códigos, con mil secretos con candados con claves a los cuales no tenemos acceso, son misterios sin resolver, preguntas sin responder, lágrimas sin comprender, tiempo perdido que no volverá, que solo te hará recordar el resplandor de una era que se refleja en tu mente y que hoy ya ni las cenizas quedan.

Grupos de hombres descritos en la revelación de esta columna, son algunos de los que se encuentran en los círculos del poder económico y político, no tienen un trato horizontal entre ellos, su comunicación es muy directa y casi siempre deciden a quién le abren las puertas y a quién no, un juego de varones, un club privado, donde solo ellos deciden quiénes pueden ser admitidos, según sus requerimientos, una vida en espiral en la cual permiten la entrada a mujeres de las que pueden sacar ventajas, de las que pueden lograr algún beneficio, en sus proyectos no está el hacer Cenicienta a ninguna, de eso si hay total seguridad. Quizás veré a muchos de ellos, volverse a casar y tener más prole, pero en el fondo de mi corazón, pensaré que amar es honestidad, ser feliz y no causarle daños a terceros. ¡Atrévete, sal del closet!

Comentarios
Continue Reading

Actualidad

Datos personales de todos los ciudadanos se encuentran en riesgo, advierte Asbanc

Información se habría filtrado desde el 28 de abril y premier Aníbal Torres tenía conocimiento de ello.

Published

on

Mucho cuidado con la ciberdelincuencia. Las redes sociales y las transacciones financieras muchas veces ponen al descubierto nuestros datos personales, como nuestra dirección, documento de identidad, datos de familiares, bienes, huellas digitales, o cuentas bancarias. Ante ello, la Asociación de Bancos del Perú (Asbanc) advirtió a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) que existe una “brecha de seguridad” en las entidades del Estado que deja en riesgo la información de datos personales de los ciudadanos. La institución le envió una carta al primer ministro Aníbal Torres para informar de los ocurrido.

“Nuestro gremio tomó conocimiento de la comercialización de información altamente sensible que compromete los datos personales de un número considerable de personas y que, al estar disponible en redes sociales, pone en riesgo el desarrollo de transacciones seguras”, señaló la institución en el documento enviado el martes al presidente del Consejo de Ministros.

La entidad reconoce no saber cuál es el origen de la filtración de estos datos, pero que es la PCM la encargada de realizar las investigaciones para detener esta divulgación de información.

“Ante tan grave situación, consideramos imperativa la adopción de una serie de medidas inmediatas orientadas a salvaguardar la seguridad de las transacciones y sobre todo el patrimonio de todos los peruanos. Por ello sugerimos informar a la ciudadanía sobre el evento comentado, estableciendo protocolos de comunicación para evitar generar alarma”, indicaron.

El gremio de bancos precisó que la brecha de seguridad ya se había comentado al gobierno desde el pasado 28 de abril en las reuniones que sostenían con autoridades del Estado.

Cuidado con los estafadores

A propósito de esa supuesta filtración, Asbanc brinda algunas recomendaciones para evitar ser víctima del robo de tus cuentas en el sistema financiero.

La institución señala a los usuarios que tengan cuidado con las llamadas o mensajes que recibes en las que te ofrezcan ayuda para cobrar de manera más rápida los bonos entregados por el Gobierno, te aseguren que tienes una transacción financiera retenida, o te digan que te ayudarán a cobrar un premio.

También se pide no dar tus datos secretos a terceros como tu número de tarjeta, número del código de seguridad o CVV de tu tarjeta, fecha de vencimiento de ella o el token físico.

Comentarios
Continue Reading
Advertisement

LIMA GRIS TV

LIMA GRIS RADIO

PRNEWS

PARTNER

CONTACTO

Síguenos en Twitter


LIMA GRIS RADIO

Trending